Edom

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa del sur del Levante mediterráneo, c. 830 a. C.      Reino de Judea      Reino de Israel      Ciudades-Estado filisteas      Estados fenicios      Reino de Amón      Reino de Edom      Reino de Aram-Damasco      Tribus arameas      Tribus árabes      Tribus nabateas      Imperio asirio      Reino de Moab

Edom (en hebreo: אֱדוֹם, Edom; en hebreo tiberiano ʼĔḏôm ; "rojo"; en asirio: Udumi; en siriaco: ܐܕܘܡ) o Idumea (en griego: Ἰδουμαία, Idoumaía; en latín: Idūmaea) era una región histórica semítica habitada del Levante sureño localizada al sur de Judea y del Mar Muerto. Se pronuncia como la palabra bíblica para rojo y, por extensión, suele utilizarse para designar las piedras de arena rojiza de Edom.

Edom es también un nombre alternativo para Esaú, que significa velludo, según la Biblia en Génesis 25:25. En Génesis 25:30 dice que Jacob su hermano preparó un "plato bermejo" - guiso rojo - (al parecer, lentejas) y Esaú vendió los derechos de su primogenitura por ese potaje rojo y por ello Esaú fue llamado también Edom. El libro del Génesis menciona la palabra "rojo" varias veces al referirse a Esaú, estableciendo así una conexión entre el color rojo y él. Los descendientes de Esaú fueron llamados edomitas y así el lugar donde habitaron, por lo cual la tierra tomó el nombre de Edom. Más tarde, los edomitas fueron llamados idumeos por los romanos.

Habitualmente se localiza la tierra de Edom en las montañas al este de Uadi Arabá, en la frontera meridional de Jordania e Israel, extendiéndose hasta el norte de la península arábiga.

Edom ocupaba la región montañosa al sureste del Mar Muerto, llamada originalmente Monte de seir (significa velludo), otra alusión al nombre de Esaú, que significa velludo, como un abrigo de piel (ver Génesis 25:25), y más tarde conocida con el nombre de Idumea. Es una región montañosa y extremadamente abrupta.

Sus ciudades importantes fueron Petra (en griego, significa piedra) o Sela (en hebreo) su capital. Cuando Amasías, rey de Judá, se apoderó de ella, le dio el nombre de Jocteel según 2 Reyes 14: 7; Asiongaber, Elat, Temán -patria del amigo de Job-, Elifáz y Sefarat, hoy la moderna ciudad Sarafand en el Líbano.

Hasta hace poco se estimaba, basándose en estudios de campo, que el reino de Edom existió sólo a partir del siglo VIII a. C. Estudios recientes, publicados en 2005 en la revista Antiquity, muestran la existencia de un reino que trabajaba el cobre en esa región y en la época del Rey Salomón. Se encontraron rastros de la explotación del cobre durante los siglos XII y XI a. C. También se han hallado muestras de importantes edificaciones fortificadas y producción de metales a escala industrial en una ciudad de al menos cien edificaciones.

Petra o Sela fue redescubierta por Jean Louis Burckhardt en 1812 y se halla en el fondo de un profundo circo, excavado por la acción del agua, sobre el flanco noreste del monte de Hor. La garganta principal se llama Wadi Musa, un arroyo atraviesa este lugar en sentido longitudinal. Las rocas presentan coloraciones diversas del rojo al pardo, púrpura y amarillo, lo que añade belleza al lugar. Allí se ven sepulcros, templos en ruinas, un anfiteatro, un arco de triunfo. La mayor parte de estos monumentos datan de la época romana.

Edomitas es un término general que engloba no solamente a los descendientes de Esaú, sino atodos los que se incorporaron a ellos, como los árabes en el siglo V a.C. apoderándose de Edom y en el siglo II a. C. los árabes nabateos hacia el 300 a. C. dominaron la región y edificaron la ciudad de Petra (Sela) en la Jordania actual. Su capital estaba enclavada en una meseta sobre un acantilado rocoso al que se llegaba por una estrecha garganta. Era inexpugnable. Los moradores vivían en las hendiduras de las peñas (Abdías 3). En tiempos de Moisés tenía campos, viñedos, pozos y una carretera. Algunos edomitas se establecieron en el Judá meridional. Los herodianos eran edomitas y muchos de los zelotes tomaron parte en la defensa de Jerusalén. Después de esto se dice muy poco de ellos. Para el año 70 d. C. los edomitas, asimilados completamente por el imperio romano, desaparecieron completamente de la historia.

Véase también[editar]