Judaísmo jasídico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El jasidismo o hasidismo es una interpretación religiosa ortodoxa y mística dentro de la religión mosaica o judaísmo, que destaca por la minuciosidad de los mandamientos que la regulan.

Etimología y definición[editar]

La palabra jasid ("piadoso") es hebrea y deriva de la raíz חסד ("bondad" o "piedad"), que produce la palabra jasidut: חסידות, que significa "práctica de la piedad y la bondad".

El jasidismo o hasidismo es un movimiento religioso ortodoxo y místico dentro del judaísmo, y es parte del sector conocido como jaredí. Este tipo de judaísmo se divide en varios grupos dirigidos por un rabino al que se denomina admor (plural: admorim). Se dice que la palabra admor es resultado de las siglas de las palabras hebreas para: "jefe", "maestro" y "rabino".

Las principales características del jasidismo son:

1) la influencia de la Cábala,

2) la vida en comunidades insulares y tradicionales,

3) la observación estricta de la halajá o aplicación de los preceptos de la Toráh o ley judía, así como

4) el seguimiento de los dictámenes y recomendaciones del admor en todas las áreas de la vida.

La raíz hebrea .ח.ס.ד (j.s.d.) ya mencionada, da origen también a Jésed (igualmente: "bondad o piedad"), nombre de una de las diez Sefirot o "enumeraciones" cabalísticas que componen el diagrama conocido como Etz Jayim o Árbol de la Vida. En el esquema antropomórfico de la Anatomía sagrada, Jésed está representada por el brazo derecho y -como tal-, es uno de los nombres y atributos de Dios: "Bondad".

Historia[editar]

El movimiento surgió en la Europa oriental, específicamente en Bielorrusia y Ucrania, en el siglo XVIII. Fue fundado por el rabino Israel ben Eliezer conocido como el Baal Shemtov (1700–1760), también llamado el Ba'al Shem Tov (en hebreo, literalmente: "Señor del buen nombre").

A fines del siglo XVIII, el judaísmo europeo había sufrido crueles persecuciones con miles de víctimas. Esto volcó al pueblo al estudio del Talmud y la Halajá. Muchos judíos pensaron que la mayor parte de las expresiones de la vida judía se habían hecho demasiado académicas, alejándose así de la espiritualidad y la alegría.

El Ba'al Shem Tov produjo una verdadera revolución espiritual. Ésta ganó -al principio- a la mayor parte de sus adeptos entre los judíos más pobres, porque se oponía a una rígida práctica formal de la religión judía, y porque la comunidad estaba dirigida por los judíos más adinerados.

Esto produjo una fuerte oposición por parte de varios líderes judíos contemporáneos (mitnagdim = "opositores"). El más destacado fue el Gaón de Vilna, en Lituania, que condenó y excomulgó en masa a los judíos jasídicos. Más tarde -con el advenimiento de la Haskalá (nombre que se dio en el judaísmo al Iluminismo o Ilustración)-, ambas corrientes antagónicas se unieron ante el enemigo común.

En el siglo XIX y principios del siglo XX, el jasidismo llega a ser la más popular e importante rama de la ortodoxia judía, con varios millones de seguidores y decenas de grupos diferentes. Los principales centros jasídicos se encontraban en Polonia, Ucrania y Hungría. El grupo Agudat Israel fue fundado a fines del siglo XIX como órgano central del judaísmo jaredí, dirigido principalmente por los admorim de Gur (nombre hebreo de Polonia).

Algunos judíos jasídicos emigraron a la Tierra Santa formando grupos como Toldot Aharón, centrados en Jerusalén, y que llegarían a jugar un papel central dentro del judaísmo jaredí antisionista, incluyendo la Edah Haredit.

En la Shoáh (comúnmente conocida como Holocausto), la corriente jasídica sufrió muchísimo y casi desapareció. Algunos rabinos que sobrevivieron a la II Guerra Mundial, emigraron a Israel, Canadá, los Estados Unidos de América y la Europa Occidental, e iniciaron de nuevo sus comunidades.

Rabinos dirigentes del grupo jasídico de "Chernóbil" portando el sombrero Shtreimel.

Doctrina[editar]

El jasidismo produjo formulaciones sorprendentes y originales. Entre sus doctrinas centrales está la importancia del apego constante a Dios. Ya no era necesario ser un erudito para estar cerca de Dios, porque Dios siempre está presente en el corazón de las personas buenas que cumplen sus preceptos por amor a Él.

Algunas corrientes jasídicas desacreditan el sionismo como una herejía, se enfrentan activamente con el Estado israelí y todos los judíos que se identifiquen con él y se niegan a hablar neohebreo, usando en su lugar yidis. Esto se debe a que creen que la existencia del Estado de Israel impide la llegada del Mesías.

El centro de la comunidad era -como ya se ha dicho-, su líder espiritual, el admor, a quien se denominaba tzadik (heb. = "justo") cuando se trataba de un hombre santo y virtuoso que se constituía en un modelo de vida a seguir, un reflejo de Dios en la tierra, y a quien -en no pocos casos- se atribuían milagros. Actualmente se denomina "rebbe" en yidis a los rabinos jasídicos.

Literatura[editar]

El jasidismo generó un gran caudal de literatura religiosa con una visible influencia mística cabalistica. Entre este género se encuentran obras como Likuté Amarim Tania del rabino Schneur Zalman de Liadí, quien explica sistemáticamente los principios de la Cábala. Los libros Noam Elimelej del Rabino Elimelej de Lizhensk, Kedushat Levi del Rabino Levi Itsjac de Berditchev y Ohev Israel del Rabino Avraham Yehoshua Heshel de Apt son ejemplos de comentarios a la Toráh (o Pentateuco), de los primeros maestros jasídicos, y muestran una fuerte influencia mística. El libro Likuté Moharan del Rabino Najman de Breslav habla del sistema cabalístico formulado por este rabino, en el que se enfatiza la alegría como experiencia religiosa.

También son famosos los cuentos jasídicos que transmiten importantes enseñanzas de orden moral, ético y religioso. Gran parte de estos cuentos fueron recopilados y recreados libremente por Martin Buber (1878-1965).

Vestimenta[editar]

Una de las características más conocidas de los diferentes grupos jasídicos es la forma particular de vestir de sus miembros varones. Durante los días de entre semana, se suelen usar trajes largos de colores negro -muy oscuro- o azul marino y sombreros de un negro claro o desteñido. Algunas personas llevan un sombrero conocido como biber hit, plano por arriba y forrado de terciopelo. Durante los servicios religiosos portan una cinta negra de seda llamada gartel. En Shabat (sábado) se usan trajes negros de seda llamados bekishes, y los hombres casados llevan sombreros de piel conocidos como Shtreimel.

Una variación de estos es el spodik usado por los jasidim de Guro. Algunos admorim utilizan el shtraimel y el bekishe negros durante la semana, y en Shabat llevan bekishes de diferentes colores, o con rayas de terciopelo negro que representan los tefilim o filacterias de oración. Algunos grupos jasídicos de Jerusalén usan un bekishe blanco con pequeñas rayas verticales.

Los varones jasídicos normalmente no se rasuran la barba, y se dejan crecer mechones largos de pelo a los lados de la cabeza frente a las orejas (en hebreo: peyéh, plural: peyot), que suelen arreglar como caireles, o también se dejan crecer una larga cola de caballo. El resto del cabello se lleva cortísimo.

La vestimenta de las mujeres es modesta, de manera similar a la de cualquier denominación judía ortodoxa aunque, en algunos casos -como el de la secta de Satmer- es más estricta. Las mujeres llevan siempre el cabello cubierto con pañoletas o pelucas; tradicionalmente, una mujer judía ortodoxa jamás muestra su cabello a nadie, sino a su esposo, en la intimidad.

Principales grupos: dinastías jasídicas[editar]

Este tipo de judaísmo se divide en varias Dinastías jasídicas, dentro de las cuales encontramos a la de Breslev (Ucrania), Satmar (Rumania) y la de Jabad Lubavitch (Bielorusia), entre los más expandidos por el mundo entero. Antes de la II Guerra Mundial, el grupo más grande era el de Gur (Polonia) con alrededor de 250.000 miembros. También se destacan los Jasidim de Breslov, seguidores del Rabino Najman de Breslav.

Liturgia y costumbres relacionadas[editar]

La liturgia jasídica está basada, principalmente, en el rito ashkenazí, con muchas modificaciones místicas basadas en la Cábala, provenientes del rito sefaradí. A la liturgia jasídica se le denomina comúnmente Nusaj S'farad. Una variación de ésta -corregida por el Rabino Shneur Zalman de Liadi- es el Nusaj Ha-Ari, usada principalmente por el grupo Jabad Lubavitch, aunque no sólo por ellos.

Los varones de los diferentes grupos jasídicos acostumbran sumergirse en el baño ritual denominado mikvéh todos los días, por la mañana, antes de las plegarias matutinas. En la mayoría de las sectas jasídicas, los varones acuden a la sinagoga el viernes por la noche después de la cena para participar en la sobremesa del rabino denominada Tisch. Ahí se distribuye comida, se cantan y bailan melodías tradicionales y se escucha una plática (drasháh) del rabino.

Es común que la lengua principal hablada en casa sea el yiddish, y que la educación sea de un carácter predominantemente religioso.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]