Haskalá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Haskalá (en hebreo: השכלה; "Iluminismo", "educación", de la raíz sekhel "intelecto", "mente"), también conocida como el Iluminismo judío, fue un movimiento que se desarrolló en la comunidad judía europea a fines del siglo XVIII que tomó los valores del siglo de las luces, buscando una mejor integración con el entorno e incrementar la educación del hebreo, la historia judía y demás conocimientos seculares, fuera del ámbito de la escuela religiosa o yeshivá.

La haskalá, en este sentido, marca el inicio del intento de integración de los judíos europeos con el mundo secular, concluyendo, finalmente en el primer movimiento político judío y la lucha por la emancipación. La división de la judería askenazí en distintos movimiento religiosos o denominaciones, especialmente en Estados Unidos y Europa, comenzó históricamente como una reacción a la haskalá.

El término haskalá también puede ser utilizado en otros sentidos. Designa el método de estudio usado para el análisis de los libros religiosos tradicionales como la Torá, la Mishná y el Talmud, basado en el método histórico crítico moderno, diferenciándose de la forma de estudio tradicional usada por el judaísmo ortodoxo. También se emplea para el estudio del hebreo bíblico, los textos poéticos, científicos y otros componentes de la literatura hebrea.

La corriente de pensamiento[editar]

Desde el siglo X y XI los judíos de la Europa cristiana vivían en comunidades segregadas, las relaciones con el medio no judío eran mínimas, reducidas al comercio y no existían marcos de convivencia social. Estaban organizados: normalmente el rabino era el miembro más influyente y se solía abonar un tributo anual al obispo o autoridad que había dado el permiso de residencia. Al igual que los gremios medievales, tenían su propia estructura de justicia, administrada por un Bet Din (juzgado rabínico) en los casos que ambas partes eran judías y se regían por la halajá, (ley judía).

La idea motivadora de los seguidores de la haskalá era "salir del gueto" no solo física sino también mental y espiritualmente para lograr integrarse entre las naciones gentiles.

Moses Mendelssohn.

Moses Mendelssohn (1729-1786) fue uno de los líderes de este movimiento, junto con Aaron Halle-Wolfssohn (1754- 1835) y Joseph Perl (1773 -1839.)

El éxito logrado por Mendelssohn como filósofo y literato mostró una posibilidad de integración a la sociedad y la presunta aceptación de los judíos por parte de los gentiles. Mendelssohn también mostró a los judíos cómo ingresar a la sociedad alemana. Un buen conocimiento del idioma nacional era necesario para asegurar la entrada a los círculos culturales alemanes, y una excelente manera de adquirirlo fue provista por Mendelssohn en su traducción al alemán de la Torá.

Este trabajo se transformó en un puente por el cual muchos jóvenes judíos pudieron ingresar al mundo del conocimiento secular.

El biur, análisis de la Biblia siguiendo el método histórico-crítico, preparado bajo la supervisión de Mendelssohn, fue diseñado para contrarrestar la influencia de los métodos tradicionales rabínicos de exégesis. Junto con la traducción, este fue la herramienta básica de la haskalá. El movimiento rápidamente se expandió por toda Europa, y sus adherentes fueron llamados maskilim.[1]

El lenguaje jugó un papel clave en el movimiento de la haskalá y Mendelssohn, junto con otros, llamaron a un resurgimiento del hebreo y una disminución en el uso del yiddish, con el objetivo final de lograr su extinción. Esto también estaba motivado por un rechazo de la sociedad alemana al yiddish, que lo veía como un dialecto espurio en lugar de un idioma con identidad propia.

El resultado fue el surgimiento de una nueva y poderosa literatura secular, y de nuevos estudios critico-históricos de los libros religiosos tradicionales.

Julius Fürst, junto con otros estudiosos judeo-alemanes compilaron diccionarios y gramáticas del hebreo y el arameo. Ahora los jóvenes judíos también podían estudiar y comunicarse en el lenguaje del país donde vivían, lo que les brindaba otros caminos hacia la integración.

Efectos[editar]

Les facilitó la integración, la haskalá también dio lugar a un renacimiento de la identidad secular judía, con un énfasis en la historia judía e identidad judía. El resultado fue el surgimiento del compromiso de los judíos con la vida política los países en los cuales residían. Esto se expresó de múltiples maneras, incluyendo la lucha por la emancipación judía y el nacimiento de nuevos movimientos políticos judíos, y en última instancia el desarrollo del sionismo frente a las persecuciones a fines del siglo XIX.

Otra de las consecuencias fue el surgimiento de la corriente reformista, luego dividido generando el movimiento masortí. También esto tuvo influencias en la ortodoxia como el movimiento musar en Lituania, o la concepción de Torah im Derech Eretz del Rabino Samson Raphael Hirsch (1808 – 1888), que marcaba la relación con el mundo gentil desde el punto de vista ortodoxo (también llamado neo-ortodoxo).

De la población judía al año 2007 en el mundo, estimada en 14.000.000 , más del 70% vive integrada a la sociedad moderna siguiendo los conceptos de la haskalá, siendo una minoría el sector ortodoxo y haredí.

Referencias[editar]

  1. (Mapa de la expansión de la Haskalah)

Bibliografía[editar]

  • Paul Johnson La historia de los Judíos ISBN 959-15-1052-2
  • Simón Dubnow Historia Universal del Pueblo Judío Tomo VIII Editorial Sigal Buenos Aires

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]