José Luis Rodríguez Zapatero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Luis Rodríguez Zapatero
Presidente José Luis Rodriguez Zapatero - La Moncloa 2011.jpg
Zapatero en el Palacio de la Moncloa (2011).

Escudo de España (mazonado).svg
Presidente del Gobierno de España
16 de abril de 2004-21 de diciembre de 2011
Monarca Juan Carlos I
Gabinete Gobiernos de la VIII y IX Legislatura
Vicepresidente  
Predecesor José María Aznar
Sucesor Mariano Rajoy

Escudo del Consejo de Estado de España.svg
Consejero de Estado de España
Actualmente en el cargo
Desde el 9 de febrero de 2012
Presidente Francisco Rubio Llorente
(2012)
José Manuel Romay Beccaría
(2012-actualidad)

Logotipo del PSOE.svg
Secretario general del PSOE
22 de julio de 2000-4 de febrero de 2012
Presidente Manuel Chaves
Predecesor Joaquín Almunia
Sucesor Alfredo Pérez Rubalcaba

European Council logo.svg
Presidente de turno del Consejo Europeo
1 de enero de 2010-30 de junio de 2010
Predecesor Fredrik Reinfeldt
Sucesor Yves Leterme

Escudo de España (mazonado).svg
Diputado en Cortes Generales de España
por la Comunidad de Madrid
8 de abril de 2004-27 de septiembre de 2011

Escudo de España (mazonado).svg
Diputado en Cortes Generales de España
por la Provincia de León
15 de julio de 1986-19 de enero de 2004

Datos personales
Nacimiento 4 de agosto de 1960 (54 años)
Bandera de España Valladolid, España
Partido Partido Socialista Obrero Español
Otras afiliaciones políticas Unión General de Trabajadores[2]
Apodo ZP
Padres Juan Rodríguez García-Lozano
Purificación Zapatero Valero
Cónyuge Sonsoles Espinosa
Hijos Laura y Alba
Profesión Ayudante de Derecho Constitucional en la Universidad de León
(1983-1986)
Ocupación político
Alma máter Universidad de León
Religión Agnóstico[3]

Jose Zapatero Signature.svg
Firma de José Luis Rodríguez Zapatero

[editar datos en Wikidata]

José Luis Rodríguez Zapatero (Valladolid, 4 de agosto de 1960) es un político español. Fue miembro del Partido Socialista Obrero Español, forma parte del Consejo de Estado. Fue el quinto presidente del Gobierno de España desde la Transición, tras su victoria en las elecciones generales de 2004, y de nuevo en la IX Legislatura, tras revalidar su cargo en las elecciones generales de 2008.

Su época como presidente estuvo dividida en dos etapas, coincidentes con las legislaturas octava y novena de la democracia española. Durante su primera etapa, las principales medidas de su gobierno fueron la retirada de las tropas españolas de Irak, el envío de tropas a Afganistán y la promoción de la Alianza de Civilizaciones. La estabilidad política y económica del período 2004-2007 permitió el desarrollo de un programa progresista con acciones como la legalización del matrimonio homosexual, la Ley de la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, la Ley para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, la creación de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer, una nueva regularización de inmigrantes, el intento de proceso de paz con ETA, la Ley antitabaco o la reforma de Estatutos de Autonomía, como el de Cataluña.

Su segundo mandato estuvo intensamente marcado por el impacto de una crisis económica mucho más grave y profunda de lo previsto por su Gobierno y por la mayoría de organismos económicos internacionales. Este período de recesión, agravado por el colapso del sector financiero y por la debacle del sector inmobiliario (principal motor económico y laboral de España en los quince años previos) conllevó un brusco deterioro de la economía nacional y un rápido crecimiento del desempleo (que llegó a superar los cinco millones de parados). En el Comité Federal del PSOE celebrado el 2 de abril de 2011 anunció que no se presentaría como candidato a unas hipotéticas elecciones en 2012, renunciando así a un posible tercer mandato. Finalmente, el 29 de julio de 2011 anunció un adelanto electoral para el 20 de noviembre de ese mismo año. Un mes antes de las elecciones, el 20 de octubre, la organización terrorista ETA anunció el cese definitivo de la violencia.

Tras abandonar la presidencia del Gobierno, el 9 de febrero de 2012 tomó posesión como miembro nato del Consejo de Estado.

Rodríguez Zapatero es popularmente identificado por su segundo apellido y también por las siglas ZP (Zapatero Presidente, que correspondían al logotipo de la campaña electoral de las elecciones generales de 2004).[4] Debido a que su segundo apellido incluye estas dos letras, en la actualidad desde diversos ámbitos se utiliza el acrónimo "ZP" para hacer referencia a Rodríguez Zapatero.[5] [6] [7] Para las elecciones generales de 2008 su eslogan fue Con Z de Zapatero.[8]

Infancia y juventud. Estudios y aficiones (1960-1986)[editar]

José Luis Rodríguez Zapatero nació en Valladolid, Castilla y León (España), el 4 de agosto de 1960, aunque su familia es natural de León. Fue el segundo hijo del matrimonio, después de un hermano cuatro años mayor, Juan. Su padre, Juan Rodríguez García-Lozano, es abogado. Su madre, Purificación Zapatero Valero, murió el 30 de octubre del año 2000 debido a una grave enfermedad.[9] Su abuelo paterno, Juan Rodríguez Lozano, capitán del ejército bajo el mando de la república, fue ejecutado por los sublevados el 18 de agosto de 1936 en el barrio de Puente Castro de León, durante la Guerra Civil Española, por negarse a participar en la sublevación en León.[10] Fueron sus abuelos maternos, Faustino Zapatero Coronel, pediatra en Valladolid, y Natividad Valero Asensio, fallecida el 28 de julio de 2006 a la edad de 103 años. Rodríguez Zapatero creció en León. Estudió Primaria en el Colegio Discípulas de Jesús, de León (19661970); Bachillerato y COU en el centro privado Colegio Leonés (19701977). De niño veraneaba en Luanco o en Gijón (Asturias).[11]

El 15 de agosto de 1976, antes de la legalización de los partidos políticos, asistió a un mitin de Felipe González en Gijón en el que se despertó su vocación política.[12] Se afilió a las Juventudes Socialistas en 1979, al poco de cumplir la mayoría de edad, y fue secretario de la organización en León.[12]

En el deporte, Zapatero es un gran aficionado del fútbol, su equipo de fútbol favorito es el Fútbol Club Barcelona, aunque destacó más como jugador de baloncesto. Otra afición suya era pescar; frecuentaba los ríos Porma u Órbigo. Además es un gran lector de literatura hispanoamericana, en particular de Jorge Luis Borges.[11]

Estudió Derecho en la Universidad de León. En las aulas de la Facultad de Derecho conoció a Sonsoles Espinosa —con la que más tarde contraería matrimonio el 27 de enero de 1990 y tendría dos hijas, Laura y Alba—.[13] Él estudiaba cuarto curso, y ella segundo.

Zapatero obtuvo la licenciatura en 1982, con una tesina sobre el Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Después de licenciarse, Zapatero fue contratado como ayudante de Derecho Constitucional en la misma Universidad (1983-1986).[14]

José Luis Rodríguez Zapatero con su mujer, Sonsoles Espinosa Díaz.

Inicios de su carrera política (1986-2000)[editar]

En 1986 obtuvo un escaño en el Congreso (legislatura 1986-1989) por la provincia de León, convirtiéndose en el diputado más joven de la cámara y permaneciendo hasta 2011 como representante electo. Las sucesivas prórrogas del servicio militar obligatorio por razones de estudios terminaron por excusarle de éste al ser elegido. En el Congreso de los Diputados formó parte sucesivamente de las comisiones de Justicia e Interior, Constitucional, del Defensor del Pueblo y de Administraciones Públicas, en la que era portavoz de su grupo.

La sorpresiva elección de Zapatero para la Secretaría General de la Federación Socialista Leonesa (FSL) el 19 de junio de 1988, en el V Congreso del PSOE provincial celebrado en Astorga, fue ligada por los medios de comunicación a un pacto entre los hombres fuertes y facciones del socialismo leonés, caracterizado por los enfrentamientos internos, la tradición sindicalista y un fuerte apego al obrerismo minero. Su reconocida capacidad para limar las discrepancias ideológicas y personales entre sus compañeros y sosegar los ambientes crispados iba a ser el mejor instrumento en la promoción política de quien todavía era en Madrid un diputado absolutamente anónimo.

Zapatero fue reelegido secretario general con el 68 % de los votos en el VII Comité Regional leonés celebrado en julio de 1994. En las elecciones generales de 1996 Zapatero mantuvo su escaño en el Congreso de los Diputados siempre por la Provincia de León. Al año siguiente Zapatero fue nuevamente reelegido secretario general del PSOE de León, y entró también como vocal en la Ejecutiva Federal, máximo órgano del partido.[15]

Zapatero no se adscribía, al menos expresamente, a ninguna corriente interna, su aparente neutralidad continuó tras el XXXIV Congreso, del que salió convertido en uno de los 33 miembros de la nueva Comisión Ejecutiva Federal (CEF), como titular de una de las vocalías. El 16 de noviembre de 1997 el VIII Congreso del PSOE leonés le confirmó como secretario general regional.[15]

El 12 de marzo de 2000, el PSOE perdió sus segundas elecciones generales consecutivas contra el PP de José María Aznar. Zapatero mantuvo su acta de diputado, pero el Partido Socialista Obrero Español obtuvo solamente 125 escaños, 16 menos que en las elecciones generales de 1996.

La plataforma Nueva Vía[editar]

Rodríguez Zapatero decidió que optaría a dirigir el PSOE durante el XXXV Congreso Federal de junio de 2000, tras la dimisión de Joaquín Almunia. Impulsó una nueva corriente dentro del partido, más centrista y a la vez más liberal, llamada la Nueva Vía. El proyecto Nueva Vía, más perfilado en lo programático que en lo ideológico, evocaba la Tercera Vía (Third Way) del primer ministro laborista británico Tony Blair y también el Nuevo Centro (Neue Mitte) del canciller socialdemócrata alemán Gerhard Schröder, los cuales pivotaban en nociones tales como el pragmatismo y la eficiencia a la hora de revisar las relaciones entre Estado y ciudadanía y de asumir con naturalidad los imperativos de la economía del libre mercado en las sociedades contemporáneas. Por la misma razón, la propuesta de Zapatero parecía alejarse del socialismo más clásico que caracterizaba, por ejemplo, al primer ministro francés Lionel Jospin, quien educadamente se distanció de las tesis de sus colegas de Londres y Berlín.[15]

El 25 de junio de 2000, Zapatero anunció su intención de presentar su candidatura para la secretaría general en una reunión en León. En su discurso, hizo una declaración de principios:[15]

  1. Construir una sociedad que acepte a todos los inmigrantes.
  2. Dar prioridad a la educación y crear empleo estable.
  3. Dar a los padres más tiempo para pasar con sus hijos y cuidar a los ancianos.
  4. Promover la cultura.
  5. Convertir a España en un país admirado por ayudar a los más necesitados.
  6. Ayudar a éstos con iniciativas de calidad.
  7. Fomentar la democracia, adecentar la política y promover los valores por encima de los intereses coyunturales.[10]

Compitió por la secretaría general con José Bono, Matilde Fernández y Rosa Díez. Zapatero era el "candidato sorpresa", y los críticos señalaban su inexperiencia mientras que los que le apoyaban indicaban que era la figura reformista que necesitaba el PSOE. El 22 de julio Zapatero ganó por un escaso margen (de 995 sufragios, obtuvo 414 apoyos; José Bono consiguió 405). Esta inesperada victoria se produjo gracias al apoyo del PSC.[16]

Líder de la oposición (2000-2004)[editar]

La elección de Zapatero supuso un verdadero relevo generacional en el PSOE. El dirigente leonés había conseguido unificar el partido, cerrar la grave crisis que arrastraba desde hacía cuatro años por las luchas de banderías y el vacío de liderazgo, y presentar a la militancia un proyecto esperanzador.

Como líder de la oposición, Rodríguez Zapatero declaró que sería constructivo y no intentaría dañar al gobierno, incluso acuñó la expresión «oposición tranquila». Su estrategia de oposición se basó en proponer varios pactos al partido en el gobierno en temas fundamentales de Estado, el terrorismo en particular. De esta forma el Pacto Antiterrorista fue una de esas propuestas formuladas por el PSOE bajo la dirección de Zapatero. Este perfil de opositor moderado no fue bien comprendido por algunos sectores del partido, empeñados en la confrontación. No obstante, los sondeos de opinión y las encuestas revelaron una recuperación progresiva de las expectativas de los socialistas.

Confrontación con el Gobierno[editar]

Zapatero fue cambiando progresivamente su discurso a medida que avanzaba la legislatura. El Gobierno de José María Aznar contaba con mayoría absoluta en la VII Legislatura, y durante la misma, la adopción de normas polémicas en los terrenos social y laboral (reformas de la Ley de Extranjería y de la protección del desempleo, leyes orgánicas de Calidad de la Educación, LOCE, y de Universidades, LOU), conllevaron que el enfrentamiento entre oposición y gobierno se endureciera.[15]

El primer enfrentamiento político serio de Zapatero con el gobierno llegó a causa de la petición de una reducción de impuestos para compensar el aumento del precio del crudo. A finales del mismo año, la enfermedad de las vacas locas volvió a la actualidad después del brote de 1996. Zapatero criticó en varias ocasiones la política del gobierno respecto a la crisis, argumentando que estaba fuera de control. Zapatero pidió la creación de una comisión interministerial junto con otras 10 medidas para afrontar la crisis.[17]

En 2000 el submarino nuclear británico Tireless atracó en Gibraltar para reparar su reactor. Zapatero criticó que no se presionara al gobierno británico para que retirase el submarino, que abandonó el peñón un año después.[18]

El 19 de diciembre de 2001 viajó a Marruecos después de que el gobierno alauí expulsara al embajador español en Rabat, en un gesto criticado por el gobierno del Partido Popular. Zapatero argumentaría que el viaje tenía por objeto reducir la tensión entre ambos países.

Zapatero mostró su desacuerdo ante la posición de apoyo activo por parte del gobierno del PP a la invasión de Irak, impulsada por los EE.UU. y Gran Bretaña. En este asunto la oposición de Zapatero fue mucho más dura.[15]

Irak y la política exterior[editar]

Los sondeos de opinión arrojaban en 2003 que una mayoría de los votantes españoles estaba en contra de la invasión. Como varios gobernantes europeos, Zapatero consideraba que un ataque armado no autorizado por las Naciones Unidas sería ilegal y se opuso al concepto de guerra preventiva.[19]

La primera fricción de Zapatero con Estados Unidos tuvo que ver también con su postura sobre la guerra. El 12 de octubre de 2003, durante el desfile del Día de la Hispanidad, Zapatero no se levantó al paso de la bandera estadounidense. Dijo que su acción fue una protesta contra la guerra de Irak y no un insulto al pueblo estadounidense, sin embargo, este gesto fue dura y prolongadamente criticado por el Partido Popular y la prensa conservadora, considerándolo como lo que sería el inicio de una política exterior y una imagen de España perjudicial cuando Zapatero llegase al poder.[20] Ana Botella, la esposa del entonces presidente José María Aznar y actual alcaldesa de Madrid, llegó a afirmar que por culpa de aquel gesto de Zapatero, la capital española no fue elegida para albergar los Juegos Olímpicos de 2012. Izquierda Unida, en cambio, apoyó a Zapatero, compartiendo la idea de no "arrodillarse" ante la política exterior de Estados Unidos.[21]

En su programa electoral, Zapatero aseguró que retiraría las tropas españolas desplazadas a Iraq si antes de junio de 2004 no se conseguía una resolución de la ONU que lo apoyara. Una vez en el gobierno, Zapatero retiró las tropas de Iraq en abril de 2004, algo que no fue bien recibido por el Presidente de los Estados Unidos.

Terrorismo[editar]

En este período, el asunto más destacado fue la firma del "Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo", a propuesta de Rodríguez Zapatero. Conocido también como Pacto Antiterrorista, fue un acuerdo firmado por el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español el 8 de diciembre de 2000.

El objetivo principal del acuerdo era fomentar la unidad entre ambos partidos en la lucha contra el terrorismo. Se incluyeron algunas cláusulas para asegurar que las políticas contra el terrorismo no se utilizaran como arma arrojadiza electoral.

Elecciones generales de 2004[editar]

En octubre de 2002, Rodríguez Zapatero fue designado candidato de su partido a la presidencia del gobierno en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004. Durante la campaña electoral para las elecciones generales, las encuestas eran favorables al candidato popular Mariano Rajoy, aunque había serias dudas sobre si podría revalidar la mayoría absoluta conquistada en 2000. El 26 de enero de 2004, el diario ABC desveló que el Conseller en cap, Josep Lluís Carod-Rovira se había reunido entre diciembre de 2003 y enero de ese mismo año, en Perpiñán (Francia) con la banda terrorista ETA,[22] y con la que se cree que llegó a un acuerdo, ya que al mes siguiente ETA declaró una tregua únicamente en Cataluña.[23] Carod-Rovira formaba parte del Gobierno tripartito formado en Cataluña y presidido por el socialista Pasqual Maragall, Zapatero no desautorizó a Maragall, ni le exigió que ERC (el partido de Carod) saliera del gobierno.

Campaña electoral[editar]

En la campaña electoral de 2004, Zapatero criticó la gestión del PP respecto al desastre del Prestige, el apoyo a la guerra de Irak y el fuerte crecimiento del precio de la vivienda. Prometió construir 180 000 nuevas viviendas cada año y mantener el equilibrio presupuestario, aunque de forma más flexible. En los colegios prometió educación bilingüe y un ordenador para cada dos alumnos. Además, aseguró que incrementaría las partidas presupuestarias para I+D+I, concretamente un 25 % anual hasta 2008, para equiparar la inversión tecnológica con la de la media comunitaria. Mariano Rajoy, el nuevo líder del PP tras la retirada de Aznar, partía con ventaja gracias a los buenos datos macroeconómicos que se venían registrando desde 1996. Rajoy advirtió de que si Zapatero llegaba a la Moncloa, probablemente tendría que gobernar con socios como IU o ERC, a los que definió como radicales e inestables.

La ausencia de debates entre ambos candidatos fue otro punto de enfrentamiento. Zapatero propuso debatir con Rajoy previo a las elecciones generales de 2004, pero éste se negó.[24]

Atentados del 11-M[editar]

El jueves 11 de marzo de 2004 se produjo el atentado terrorista más grave de la historia reciente de España. Las explosiones en varios trenes de cercanías en Madrid causaron 192 víctimas mortales y miles de heridos. La conmoción fue total en el mundo occidental. Los atentados tuvieron lugar tres días antes de las elecciones generales y todos los actos de la campaña electoral se cancelaron. Sin embargo, en lugar de unir a todos los dirigentes políticos, los atentados provocaron amargas divisiones entre ellos.[25] Existe aún hoy desacuerdo sobre si fueron los atentados terroristas o los sucesos posteriores a los mismos los que provocaron el vuelco electoral, ya que el gobierno de Aznar en un principio atribuyó la autoría a ETA pese a las pruebas que apuntaban a terroristas islamistas. Los sucesos de aquellos días, fueron interpretados por gran parte de la opinión pública como una falta de transparencia, debido a ello cientos de ciudadanos se manifestaron en las principales ciudades españolas acusando al Gobierno de ocultar información.[26]

Resultados electorales[editar]

Los partidos mayoritarios en cada provincia en las elecciones generales de 2004.

Se celebraron las elecciones generales el día 14 de marzo de 2004 y el Partido Socialista Obrero Español obtuvo la victoria, aunque sin alcanzar la mayoría absoluta. Esta situación le obligaba a buscar pactos con otras formaciones políticas minoritarias para, en un principio, conseguir que Zapatero llegase a presidente del gobierno y después mantener la gobernabilidad del país.

El PSOE obtuvo la victoria alcanzando 164 escaños y un 43,27 % de los votos emitidos, frente a los 146 escaños y 37,81 % de los votos obtenidos por el PP. En el senado, el PP perdió 25 senadores, consiguiendo una mayoría relativa pese al descenso. Por su parte, el PSOE aumentó su representación en 28 senadores.[27]

El 16 de abril de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero obtiene la confianza del Congreso de los Diputados para ser nombrado Presidente del Gobierno conforme al procedimiento establecido en el artículo 99 de la Constitución.[28] [29] En la votación de investidura, Zapatero recibe 183 votos a favor (PSOE, IU, ERC, CC, BNG y CHA), 148 en contra (PP), y 19 abstenciones (CiU, PNV, EA y NaBai).[30] [31]

Presidente del Gobierno (2004-2011)[editar]

La legislatura de los cambios (2004-2008)[editar]

Primer gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, abril de 2004.

El giro en la política exterior: la retirada de Irak y el retorno a la «vieja Europa»[editar]

Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores entre 2004 y 2010.

La primera decisión que adoptó el nuevo gobierno socialista presidido por José Luis Rodríguez Zapatero fue ordenar la retirada de las tropas españolas de Irak, cumpliendo así lo prometido durante la campaña electoral,[32] lo que estuvo acompañado del acercamiento a Alemania y a Francia. De esta forma se pudieron desbloquear las negociaciones del nuevo Tratado por el que se establece una Constitución para Europa que fue firmado en Roma el 29 de octubre de 2004. Zapatero se apresuró a convocar un referéndum de ratificación del tratado celebrado el 20 de febrero de 2005. Consiguió la aprobación del 75 % de los votantes pero se registró la abstención más alta de toda la democracia.[33] Sin embargo, Rodríguez Zapatero quedó aislado internacionalmente cuando el proyecto de la Constitución Europea naufragó y, sobre todo, cuando Alemania y Francia se reconciliaron con Estados Unidos. Además su propuesta de la Alianza de Civilizaciones presentada ante la Asamblea General de la ONU de 2004 como alternativa a la guerra contra el terrorismo del presidente Bush encontró poco respaldo internacional.[34]

La «estrategia de la crispación», la «ampliación de derechos» y la movilización de la Iglesia Católica[editar]

Eduardo Zaplana, portavoz parlamentario del PP

El Partido Popular culpó de su derrota en las elecciones a la «manipulación» de la opinión pública durante los dos días siguientes al atentado del «11-M» por parte del PSOE y de los medios de comunicación afines. Así, el PP cuestionó implícitamente la legitimidad del nuevo gobierno y en las sesiones de la comisión parlamentaria que se formó para investigar los hechos los portavoces del PP encabezados por Eduardo Zaplana asumieron la llamada teoría de la conspiración del 11-M.[35]

El gobierno de Rodríguez Zapatero llevó al parlamento una serie de reformas legales para la «ampliación de derechos» ciudadanos, algunas de las cuales encontraron una dura oposición por parte de los sectores conservadores, especialmente la ley del reconocimiento del matrimonio homosexual, la llamada ley de divorcio exprés, la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres o la Ley de la Memoria Histórica.[36] En las movilizaciones contra estas reformas, que fueron apoyadas por el PP, tuvieron especial protagonismo diversas organizaciones católicas y la propia la jerarquía eclesiástica española.[37] Asimismo los obispos católicos —como el PP— se opusieron frontalmente a la reforma educativa de la LOE promovida por el gobierno y especialmente a la introducción en las escuelas de la nueva asignatura de Educación para la ciudadanía.[38]

La polémica del nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña y el giro en la política antiterrorista[editar]

El socialista Pasqual Maragall, presidente de la Generalidad de Cataluña entre 2003 y 2006 y principal impulsor del proyecto de nuevo Estatuto.
Manifestación convocada en Barcelona por Esquerra Republicana de Cataluña el 18 de febrero de 2006 bajo el lema Som una nació. Tenim dret a decidir ('Somos una nación. Tenemos derecho a decidir') para oponerse al acuerdo Zapatero-Mas. En el centro el secretario general de ERC Josep Lluís Carod Rovira.

Después de muchos meses de intensos debates, el Parlamento de Cataluña aprobó el 30 de septiembre de 2005 el proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña en el que se afirmaba en su artículo 1º que «Cataluña es una nación». Enseguida arreciaron las críticas por parte del PP y de los medios de comunicación afines porque según ellos suponía la instauración de un nuevo modelo «federal» o «confederal» del Estado que rompía abiertamente con la Constitución de 1978.[39] También dentro del PSOE se alzaron voces en contra del Estatuto y en contra del presidente de la Generalidad de Cataluña Pasqual Maragall, del PSC. Mientras, el PP apoyado y alentado por los medios de comunicación conservadores convocaba actos y manifestaciones «en defensa de España».[40]

El 22 de enero de 2006 Zapatero llegó a un acuerdo con el dirigente de CiU Artur Mas por el que la definición de Cataluña como nación fue relegada al preámbulo del Estatuto y se matizaron sus elementos «soberanistas», incluida la financiación autonómica y la relación «bilateral» entre el Estado Español y Cataluña.[40] Pero Esquerra Republicana de Cataluña rechazó este pacto por lo que se produjo la paradoja de que en el referéndum que se celebró en Cataluña el 18 de junio de 2006 para aprobar el nuevo Estatuto ERC, uno de los impulsores del mismo, pidió el NO,[41] lo que obligó a disolver el gobierno tripartito y a convocar nuevas elecciones para el 1 de noviembre de 2006, a las que ya no se presentó Pasqual Maragall, obligado a retirarse por su propio partido. El también socialista José Montilla fue el nuevo presidente de la Generalidad de Cataluña, gracias a que se alcanzó un nuevo acuerdo tripartito entre el PSC, ICV y ERC. Por su parte, el Partido Popular, que también hizo campaña por el "NO" en el referéndum, presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional.[41]

Manifestación en Madrid del 25 de noviembre de 2006 en contra de la negociación con ETA convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En el centro el periodista de la COPE César Vidal.

En cuanto al País Vasco, Rodríguez Zapatero anunció poco después de haber rechazado el 1 de febrero de 2005 en el Congreso de los Diputados —con el apoyo del PP— el Plan Ibarretxe,[42] que estaba dispuesto a «dialogar» con ETA para poner fin al terrorismo.[43] Casi un año después, el 22 de marzo de 2006, ETA anunciaba un «alto el fuego permanente» y que hablaría con el gobierno sobre el «fin de la violencia» si paralelamente se formaba una «mesa de partidos» que incluiría a la ilegalizada Batasuna. La respuesta del PP fue acusar al gobierno de haber roto unilateralmente el Pacto Antiterrorista de 2000 y a continuación lo sometió a un intenso acoso tanto en las Cortes como en la calle, apoyando la larga serie de manifestaciones contra la «rendición» ante ETA que convocó la Asociación de Víctimas del Terrorismo.[44]

Atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas, 30 de diciembre de 2006.

Sin embargo, la movilización contra el «proceso de paz», como lo llamaron sus defensores, no impidió que el gobierno iniciara los contactos con la dirección de ETA. Esta para presionar al gobierno intensificó la lucha callejera (kale borroka) y finalmente el 30 de diciembre de 2006 puso una bomba de gran potencia en la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas que causó la muerte de dos personas y enormes daños materiales.[45] El gobierno dio por «suspendido» el «proceso de paz» y el 4 de junio ETA anunció el fin de la tregua. Se reanudaron los atentados y miembros de ETA y de Batasuna fueron detenidos. Asimismo se inició el proceso de ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y de Acción Nacionalista Vasca. Como respuesta ETA asesinó a sangre fría a un exconcejal socialista de la localidad guipuzcoana de Mondragón la víspera de las elecciones generales de marzo de 2008.[46] [47]

Del «boom económico» a la la «desaceleración»[editar]

Pedro Solbes, ministro de Economía y Hacienda entre 2004 y 2009.

Cuando el PSOE llegó al gobierno la economía española estaba en plena expansión.[48] Uno de los factores que la habían hecho posible había sido la llegada de varios millones de emigrantes procedentes de América Latina, el Magreb y Europa oriental. Pero una parte de ellos eran emigrantes sin papeles por lo que el gobierno decidió proceder a una «regularización» masiva a lo largo de 2005 que afectó a unas 700 000 personas que obtuvieron el permiso de residencia presentando un contrato de trabajo. El PP acusó al gobierno de estar provocando un «efecto llamada» de nuevos emigrantes.[49] [50] La integración de los cuatro millones de emigrantes que habían llegado a España en los últimos 10 años —por lo que los extranjeros suponían ya casi el 10 % de la población— planteó un enorme reto para la sociedad española.[49] [51]

El principal «motor» del crecimiento económico estaba siendo el sector de la construcción,[52] impulsado por el crecimiento de la demanda. Sin embargo, gran parte de ella era el resultado de un movimiento especulativo en torno al «ladrillo» ya que muchas personas no compraban las viviendas para habitarlas sino para colocar sus ahorros esperando venderlas más tarde a un precio superior. Así fue como se alimentó la «burbuja inmobiliaria en España».[53] Pero en el verano de 2007 el estallido de la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos tuvo una inmediata repercusión en Europa y especialmente en España, donde los precios de la vivienda dejaron de aumentar, el sector de la construcción se paralizó y ello arrastró al conjunto de la economía que comenzó a crecer a menor ritmo con el consiguiente incremento del desempleo. Así a partir del otoño de 2007 el debate político pasó a centrarse en la «desaceleración», como llamó el gobierno a la crisis económica, y se convirtió en el tema central de la campaña de las elecciones generales de marzo de 2008.[54]

La legislatura de la crisis (2008-2011)[editar]

Mariano Rajoy junto a su esposa en el balcón de la sede del PP en la calle Génova de Madrid la noche de las elecciones del 9 de marzo de 2008. Como consecuencia de la derrota su liderazgo fue cuestionado pero en el congreso celebrado en junio en Valencia fue reelegido como presidente del partido.[55] .

El PSOE revalidó su triunfo de 2004 en las elecciones generales de marzo de 2008, aunque siguió sin alcanzar la mayoría absoluta. En esta ocasión Rodríguez Zapatero no quiso negociar ningún apoyo para lograr la investidura como presidente del gobierno, por lo que salió elegido únicamente con los votos de su partido el 11 de abril de 2008.[55] [56]

La crisis económica y el «giro» hacia las políticas de «ajuste»[editar]

Zapatero prometiendo su cargo de presidente del gobierno ante el rey Juan Carlos I en abril de 2008

En esta segunda legislatura las perspectivas económicas no sólo no mejoraron sino que empeoraron notablemente a partir de septiembre de 2008 como consecuencia del impacto de la crisis internacional desencadenada por la quiebra del banco de inversión norteamericano Lehman Brothers. El paro se disparó, inicialmente en el sector de la construcción —la burbuja inmobiliaria española también estalló— y luego en el resto de sectores,[48] siendo los más afectados los emigrantes.[57]

El gobierno, al que le costó reconocer la gravedad de la crisis,[58] respondió con la puesta en marcha de medidas de política económica típicamente keynesianas, entre las que destacó el Plan Español para el Estímulo de la Economía, más conocido como «Plan E», aprobado a finales de 2008. Sin embargo, el PIB cayó en 2009 un 3,7 % y la tasa de paro superó el 20 % de la población activa.[59]

Segundo gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, abril de 2008.

Como consecuencia del incremento del gasto para estimular la demanda y la caída de los ingresos a causa de la recesión, el déficit público se disparó hasta aproximarse al 10 % del PIB. El ministro de Economía y Hacienda Pedro Solbes defendió entonces la necesidad de reducir el gasto público para sanear las cuentas públicas pero el presidente Rodríguez Zapatero no estuvo de acuerdo por lo que Solbes abandonó el gobierno con la remodelación del gabinete del 7 de abril de 2009, siendo sustituido por Elena Salgado. Por esas mismas fechas el desempleo superaba la barrera de los cuatro millones de parados.[60] Poco meses después el gobierno presentó el proyecto de Ley de Economía Sostenible pero apenas tuvo repercusión entre la opinión pública y su tramitación parlamentaria fue extremadamente lenta por lo que no se aprobó hasta el 4 de marzo de 2011.[61]

Poco antes de la salida de Solbes del gobierno se había iniciado la crisis de las cajas de ahorros, debida a que durante el «boom» habían financiado a constructoras, a urbanizadoras y a compradores de viviendas por lo que cuando la burbuja inmobiliaria española estalló en 2007-2008 se encontraron con que no iban a poder recuperar muchos de los créditos que habían concedido, creándose así un enorme agujero en sus cuentas.[62] La primera en «caer» fue la Caja Castilla-La Mancha siendo intervenida por el Banco de España, organismo que impulsó la fusión de las cajas más problemáticas con las más sanas para «limpiar» los balances junto con su «bancarización», al privatizarse su patrimonio dejando de ser entidades públicas. El Estado tuvo que aportar dinero público a través del FROB para sanear algunas de ellas y hacer posible las fusiones.[63]

Elena Salgado, nueva ministra de Economía y Hacienda a partir de abril de 2009 en sustitución de Pedro Solbes.

En los primeros meses de 2010 la crisis económica se agravó a causa del estallido de la crisis de la deuda soberana europea iniciada por la declaración de insolvencia de Grecia.[64] Enseguida la deuda del resto de los países de la zona euro que, como el caso de España, presentaban un fuerte déficit en su balanza de pagos comenzó a ser «atacada» en los mercados financieros con el consiguiente aumento de la prima de riesgo respecto del bono alemán. Entonces los países acreedores de la zona euro, encabezados por Alemania, impusieron a los deudores la disminución de su gasto público para reducir el déficit presupuestario.[65]

El presidente Rodríguez Zapatero y la canciller alemana Angela Merkel, la principal responsable de la imposición de las políticas de «ajuste» a Irlanda y a los países del sur (palacio de La Moncloa, febrero de 2011).

El ultimátum de las instituciones europeas al gobierno español se produjo en la reunión del Consejo Europeo del 9 de mayo de 2010. Tres días después, el 12 de mayo, el presidente del gobierno Rodríguez Zapatero anunció en el Congreso un drástico recorte del gasto público por valor de 15 000 millones de euros —los salarios de los funcionarios públicos fueron reducidos un 5%, las pensiones se congelaron, se paralizó la inversión en infraestructuras, entre otras medidas—, consumándose así el giro de la política económica del gobierno socialista hacia las políticas de «ajuste». La consecuencia fue cortar de raíz la incipiente recuperación y provocar la caída en una nueva recesión a finales de 2011, con el consiguiente aumento del desempleo.[66]

Siguiendo las directrices de las instituciones europeas, la política de «ajuste» fue acompañada de la introducción de tres importantes «reformas estructurales»: la reforma del mercado de trabajo de septiembre de 2010 con el propósito de hacerlo más «flexible»; la nueva ley sobre las pensiones aprobada en junio de 2011 que elevó la edad de jubilación de los 65 a los 67 años; y el Real Decreto Ley, también de junio de 2011, que «flexibilizaba» el sistema de negociación colectiva.[67] También se subió el tipo general del IVA del 16 al 18 %.[68]

El giro en la política económica provocó la ruptura del gobierno con los sindicatos que convocaron una huelga general para el 29 de septiembre de 2010, la primera desde que Zapatero estaba en el poder.[69]

El presidente Rodríguez Zapatero firma la reforma del artículo 135 de la Constitución.

A pesar de todas las medidas adoptadas por el gobierno la prima de riesgo de la deuda española siguió subiendo y en el verano de 2011 la situación se hizo insostenible. Entonces el Banco Central Europeo se decidió a actuar comprando deuda pública española —y de otros países con problemas, como Italia—,[70] pero a cambio exigió nuevas «reformas estructurales». La respuesta del gobierno de Rodríguez Zapatero fue proceder rápidamente a la reforma del artículo 135 de la Constitución de 1978, en lo que contó con el inmediato apoyo del Partido Popular, para establecer el compromiso del Estado y de las Comunidades Autónomas de no «incurrir en un déficit estructural que supere los márgenes establecidos, en su caso, por la Unión Europea para sus Estados Miembros».[71]

La percepción generalizada sobre la gestión económica del gobierno de Rodríguez Zapatero durante la «legislatura de la crisis» fue que había fracasado, a pesar de haber conseguido evitar el rescate europeo. Esa percepción fue clave para la aplastante victoria del Partido Popular en las elecciones generales de noviembre de 2011.[72]

La crisis política[editar]

Pancarta de la acampada del Movimiento 15-M en la Puerta del Sol de Madrid (mayo-junio de 2011)

La profunda crisis económica se tradujo en una crisis política desde el momento en que la falta de confianza en la capacidad del gobierno para afrontarla se trasladó a toda la «clase política» y al conjunto del sistema.[73] A esto se añadió la proliferación de escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos los dos principales partidos —caso Gürtel, caso Palma Arena, caso de los ERE—, e incluso la Casa Real al ser imputado en 2011 el yerno del rey Iñaki Urdangarín, un caso que tuvo una enorme repercusión mediática y que deterioró la imagen de la monarquía.[74] [75]

Jaume Matas, presidente del gobierno balear entre 2003 y 2007 por el Partido Popular, acusado de varios delitos a raíz del caso Palma Arena.

La valoración del gobierno, de su presidente y del PSOE fueron cayendo en las encuestas y en las elecciones al Parlamento Gallego de 2009 y en las elecciones al Parlamento Europeo del mismo año los socialistas fueron derrotados.[76] La caída se acentuó tras el giro de la política económica de mayo de 2010.[77] La primera confirmación del desplome socialista se produjo en las elecciones catalanas de noviembre de 2010 en las que el Partido de los Socialistas de Cataluña perdió nueve diputados, y el tripartit fue desalojado del poder por CiU —el convergente Artur Mas sustituyó al socialista José Montilla al frente de la Generalidad—.[78]

Mariano Rajoy en un mitin en la Plaza de Toros de Valencia, acompañado de Francisco Camps, Rita Barberá y Alfonso Rus.
Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, vicepresidente y portavoz del gobierno hasta el 12 de julio de 2011, cuando fue designado por el PSOE como candidato a la presidencia del gobierno.

El 2 de abril de 2011, mes y medio antes de que se celebraran las elecciones municipales y autonómicas, Zapatero presionado por su propio partido comunicó que no sería el cabeza de lista en las próximas elecciones generales. Sin embargo, la renuncia de Zapatero no evitó el descalabro socialista en las municipales y autonómicas ya que el PSOE se situó 10 puntos por debajo del Partido Popular.[72] [79] Poco después el PSOE nombraba a Alfredo Pérez Rubalcaba como su nuevo candidato a la presidencia del gobierno.[80]

Puerta del Sol el 20 de mayo de 2011

El domingo anterior a la celebración de las elecciones municipales y autonómicas, 15 de mayo de 2011, se produjeron manifestaciones de «indignados», en su mayoría jóvenes, en las principales ciudades españolas convocadas por la plataforma «¡Democracia Real Ya!». Al día siguiente un grupo de ellos decidió acampar en la puerta del Sol de Madrid y el desalojo por la policía no hizo sino aumentar el número de acampados que acabaron ocupando toda la plaza y consiguiendo una gran cobertura mediática nacional e internacional, además de que su ejemplo se extendió rápidamente a las plazas de muchas ciudades. Allí permanecieron durante varias semanas.[81] Uno de los eslóganes más repetidos en las asambleas que celebraron fue el de «¡No nos representan!» en referencia a los grandes partidos políticos. Así nació el que sería conocido como el movimiento 15-M.[82] [83]

El desafío del independentismo en Cataluña y el fin de ETA[editar]

Otro elemento importante de la crisis política fue el espectacular crecimiento del independentismo en Cataluña a raíz de la publicación a finales de junio de 2010 de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006,[84] [85] que después de cuatro años de deliberaciones supuso un duro golpe a las aspiraciones del nacionalismo catalán. El 9 de julio de 2010 se celebró en Barcelona una gran manifestación de rechazo a la sentencia con el lema Som una nació, nosaltres decidim, que derivó en un plebiscito a favor de la independencia. Cuatro meses después se celebraron las elecciones al parlamento catalán que ganó CiU y su líder Artur Mas fue investido como nuevo presidente de la Generalidad.[84] [86]

Rufi Etxeberria, por la izquierda abertzale, y Pello Urizar, por Eusko Alkartasuna se dan la mano tras la firma en junio de 2010 del Acuerdo estratégico entre Eusko Alkartasuna y la izquierda abertzale que constituirá el primer paso para formar la coalición Bildu.

El cambio de gobierno en Euskadi tras las elecciones elecciones al Parlamento Vasco de 2009 —el socialista Patxi López sustituyó al peneuvista Juan José Ibarretxe—, la salida de las instituciones de los grupos herederos de Batasuna y la eficacia de las fuerzas y cuerpos de seguridad en la lucha contra ETA —en menos de dos años fueron detenidos todos los miembros de la dirección que había impuesto en 2007 la ruptura de la tregua—, entre otras razones, obligaron a la izquierda abertzale a replantearse su estrategia política. Así en febrero de 2010, Batasuna presentó un primer documento en el que apostaba por un «proceso democrático en ausencia de violencia», que fue seguido de la llamada «Declaración de Bruselas» en la que un grupo de intermediación internacional encabezado por el abogado sudafricano Brian Currin hizo un llamamiento a ETA para que declarara un alto el fuego permanente.[87]

El 20 de octubre de 2011, a un mes de las elecciones generales españolas en las que la izquierda abertzale se presentaba dentro de la coalición Amaiur, ETA anunciaba el abandono definitivo de la «lucha armada» lo que abrió un nuevo escenario político en el País Vasco.[88]

Ideología[editar]

Zapatero junto al primer ministro del Reino Unido, David Cameron en el transcurso de una rueda de prensa en la residencia de Downing Street (Londres). Julio de 2011.

A la hora de situarse en el espectro político, Zapatero afirmó que "Más que un socialdemócrata soy un demócrata social". Para Zapatero, "El programa de una izquierda moderna pasa por una economía bien gobernada con superávit de las cuentas públicas, impuestos moderados y un sector público limitado. Todo ello, conjugado con la extensión de los derechos civiles y sociales".[89]

Zapatero afirmó que aunque "Hay mucha gente en este país que echa de menos un partido de centro", "Yo nunca seré de ese partido de centro". Respecto a sus rivales de derechas, matizaba su afirmación a la popular revista Marie Claire de que "nada me ha enseñado la derecha"[90] diciendo que "La derecha en este país me ha enseñado que la izquierda hace avanzar la democracia".[91] Igualmente resaltó que "Los grandes avances en el mundo se han hecho defendiendo la causa de los dominados".[90]

En este sentido, Zapatero ha hablado en numerosas ocasiones de cómo la memoria de su abuelo fusilado, Juan Rodríguez Lozano, motivó sus convicciones políticas. Zapatero se muestra también como un ferviente pacifista y partidario del diálogo para solucionar los conflictos, habiendo promovido la retirada de las tropas españolas de Irak, la Alianza de Civilizaciones o el proceso de paz con ETA, no obstante intervino militarmente en la guerra de Libia y envió tropas a la guerra de de Afganistán. En este sentido, el presidente de Gobierno, preocupado por una necesaria lucha contra el deterioro medioambiental a la que no se destinan los mismos recursos que a la guerra contra el terrorismo, ha afirmado que el cambio climático "ha provocado ya más víctimas que el terrorismo internacional y su potencial de destrucción es también muy superior".[92]

Asimismo en el prólogo del libro de Jordi Sevilla De Nuevo Socialismo, Zapatero declaraba:

"Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica (...) Si en política no sirve la lógica, es decir, si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el método deductivo, sino tan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos, entonces todo es posible y aceptable, dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas".[93] [94]

Expresidente del Gobierno[editar]

Al abandonar la Moncloa, Zapatero pasó a formar parte del Consejo de Estado como miembro nato. Además preside la Fundación Progreso Global, de la que forman parte entre otros Bill Clinton y Felipe González, cuya sede se encuentra en unas dependencias del PSOE de la calle Gobelas de Madrid. Allí cuenta con un jefe de gabinete y una secretaria. Ingresa 78.000 euros por consejero de Estado y 74.000 euros como ex presidente del gobierno.[95]

Según ha trascendido, está preparando un libro sobre sus vivencias durante la crisis económica a la que tuvo que hacer frente su gobierno. Según han declarado miembros de su entorno, el libro "será autocrítico", en la línea del discurso que pronunció el 3 de febrero de 2012 en el último congreso del PSOE en el que reconoció dos grandes errores durante su mandato: advertir con retraso la gravedad de la crisis y no haber pinchado a tiempo la burbuja inmobiliaria. El 10 de mayo iba a asistir a la presentación del libro de Ignacio Sánchez Cuenca sobre su gobierno titulado Años de cambios, años de crisis. Ocho años de gobiernos socialistas pero finalmente desistió y le sustituyó la exministra socialista Carme Chacón. El otro libro que se ha publicado que hace balance de su gestión está escrito por dos colaboradores suyos en la Moncloa, Andrés Ortega y Ángel Pascual-Ramsey, titulado ¿Qué nos ha pasado? El fallo de un país.[95] El 11 de diciembre de 2013, en una entrevista al canal Autonómico catalán, TV3, explica que en ocasiones han pretendido insultarle llamándole "catalán".[96]

Hasta el momento se ha abstenido de intervenir en los debates políticos (carece de jefe de prensa), al contrario de sus dos predecesores en el cargo José María Aznar y Felipe González. Lo que sí ha hecho, como estos últimos, es dar conferencias (la primera fue el 21 de marzo de 2012 en Maracaibo (Venezuela) y participar en foros internacionales (como el celebrado en Doha el 3 de mayo de 2012). En Doha concedió su primera entrevista como expresidente a la cadena Al Jazeera. Con el nuevo líder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba habla con cierta frecuencia, con Mariano Rajoy solo un par de veces en cinco meses. Mantiene su relación de amistad con Carme Chacón, José Antonio Alonso y Trinidad Jiménez. Reside en Somosaguas (Madrid) en una casa de alquiler.[95]

El 19 de diciembre de 2013, fue invitado y entrevistado en el programa de El Gran Wyoming, El intermedio (La Sexta).

Dos años después, en el mes de enero, Zapatero se reunió teniendo como anfitrión a José Bono con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias y con el número dos de su partido, Iñigo Errejón.[97]

En el mes de febrero de ese mismo año, Zapatero se reunió en La Habana con el presidente de Cuba Raúl Castro.[98] Días después realizó una visita de alto nivel a Bolivia. Fue condecorado Doctor Honoris Causa por la Universidad Mayor de San Andrés en la ciudad de La Paz y recibió el "Cóndor de los Andes", la máxima condecoración que otorga el Estado Boliviano, de manos del presidente Evo Morales.

Al mes siguiente, el 13 de marzo [99]

Cargos desempeñados[editar]

  • Diputado por León en el Congreso de los Diputados (1986-2004).
  • Secretario provincial del PSOE de León (1988-2000).
  • Secretario general del PSOE (2000-2012).
  • Diputado por Madrid en el Congreso de los Diputados (2004-2011).
  • Presidente del Gobierno de España (2004-2011).
  • Presidente de la Fundación IDEAS (desde 2008).
  • Presidente de turno del Consejo Europeo (primer semestre de 2010).
  • Miembro del Consejo Asesor del Institute for Cultural Diplomacy de Berlín desde Abril de 2014.

Distinciones y condecoraciones[editar]

Españolas[editar]

Extranjeras[editar]

Trabajos publicados[editar]

Véase también[editar]


Predecesor:
Maximino Barthe
Logotipo del PSOE.svg
Secretario general del PSOE de León

1988-2000
Sucesor:
Miguel Martínez
Predecesor:
Joaquín Almunia
Logotipo del PSOE.svg
Secretario general del PSOE

2000-2012
Sucesor:
Alfredo Pérez Rubalcaba
Predecesor:
José María Aznar
Escudo de España (mazonado).svg
Presidente del Gobierno de España

2004-2011
Sucesor:
Mariano Rajoy
Predecesor:
Fredrik Reinfeldt
European Council logo.svg
Presidente de turno del Consejo Europeo

Primer semestre de 2010
Sucesor:
Yves Leterme

Referencias[editar]

  1. (como vicepresidenta de Asuntos Económicos)
  2. Díez, Anabel (20 de junio de 2010). «El PSOE encaja el golpe de la huelga». El País. Consultado el 1 de febrero de 2014. 
  3. «El diccionario de Zapatero». El País. 29 de junio de 2008. Consultado el 2 de noviembre de 2009. 
  4. «El PSOE presenta su campaña para el 14-M bajo el lema 'Merecemos una España mejor'». El País. 2004. 
  5. «Zapatero vs. ZP, en Google Fight». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  6. Diario de León. 2008 http://www.diariodeleon.es/inicio/noticia.jsp?CAT=345&TEXTO=6640033 |url= sin título (ayuda). 
  7. «ZP en Google Noticias». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  8. «"Con Z de Zapatero", el lema del PSOE para explicar los logros del Gobierno». Público. 2008. 
  9. Hemeroteca El País
  10. a b Campillo, Óscar (2004). Zapatero. Presidente a la Primera. Madrid: Esfera de los Libros. ISBN 84-9734-193-7. 
  11. a b «Biografía de José Luis Rodríguez Zapatero, en Biografía y Vidas». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  12. a b «Cronología de José Luis Rodríguez Zapatero, en La Esfera de Libros». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  13. Elvira y Sonsoles, la discreción une a estas dos mujeres de ideología contraria. 20 minutos. Consultado el 9-3-2013.
  14. «Nota biográfica de Europa Press en Yahoo Noticias». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  15. a b c d e f «Biografía de José Luis Rodríguez Zapatero, en Fundación CIDOB». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  16. «Zapatero dobló el pulso al aparato con el apoyo de guerristas, IS y partidarios de Díez y Borrell». ABC.es. 23.07.2000. Consultado el 22 de enero de 2015. 
  17. «Zapatero propone 10 medidas para combatir el mal de las 'vacas locas'». El Mundo. 2001. 
  18. «El 'Tireless' abandona Gibraltar, después de permanecer un año varado en el puerto del Peñón». El Mundo. 2001. 
  19. «Resolución 1511 de Consejo de Seguridad ONU sobre Iraq, en la página del Departamento de Estado de los EE.UU.». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  20. Antonio López-Istúriz, secretario general del PP Europeo: “En EE UU no olvidan que ZP no se puso en pie ante su bandera” - La Gaceta
  21. Botella dice que Madrid 2012 fue perjudicada por el desplante de Zapatero a la bandera de EEUU - El Mundo
  22. «Carod-Rovira ultima un pacto con ETA para que la banda terrorista no atente en Cataluña». ABC.es. 26.01.2004. Consultado el 3 de abril de 2014. 
  23. «ETA anuncia una tregua sólo en Cataluña y desata una tormenta». El Mundo.es. 18.02.2004. Consultado el 3 de abril de 2014. 
  24. «Rajoy veta para su debate con Zapatero a la televisión pública». El País. 2007. 
  25. «Especial sobre los atentados del 11-M». El Mundo. 2004. 
  26. «Especial sobre las elecciones generales de 2004». El Mundo. 2008. 
  27. «Resultados de las elecciones generales de 2004, en la página del Ministerio del Interior». Consultado el 18 de marzo de 2008. 
  28. «Artículo 99». Constitución española de 1978. Consultado el 24 de noviembre de 2013. 
  29. «Real Decreto 552/2004, de 16 de abril, por el que se nombra Presidente del Gobierno a don José Luis Rodríguez Zapatero». Boletín Oficial del Estado. 17 de abril de 2004. Consultado el 24 de noviembre de 2013. 
  30. «Zapatero, investido presidente con 183 votos». El País.com. 17 de abril de 2004. Consultado el 24 de noviembre de 2013. 
  31. Congreso de los Diputados, ed. (16 de abril de 2004). «Sesión plenaria núm. 3 celebrada el viernes, 16 de abril de 2004». Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. Consultado el 24 de noviembre de 2013. 
  32. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 680.
  33. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 666; 681.
  34. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 681-683.
  35. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 672-673.
  36. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 684-686.
  37. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 684-685.
  38. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 685.
  39. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 677-678.
  40. a b García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 678.
  41. a b García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 679.
  42. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 669-670.
  43. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 674-675.
  44. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 675-669.
  45. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 676.
  46. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 676-677.
  47. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 97-98.
  48. a b Sánchez-Cuenca, 2012, p. 70-71.
  49. a b García de Cortázar, González Vesga, p. 686-687.
  50. "Casi 700.000 empleos ilegales afloran en la mayor regularización de la historia de España", El País, 8 de mayo de 2005.
  51. Tomás Bárbulo, "¿Hay un millón de 'sin papeles'?", El País, 19 de febrero de 2008.
  52. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 71.
  53. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 59.
  54. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 72.
  55. a b García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 688.
  56. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 69.
  57. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 690.
  58. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 73-74.
  59. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 74-75.
  60. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 693-694.
  61. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 75-76.
  62. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 694-695.
  63. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 695-696.
  64. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 45-46.
  65. Sánchez-Cuenca , 2012, p. 76-79.
  66. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 80-82.
  67. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 84-87.
  68. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 82.
  69. Sánchez-Cuenca, 2012, p. 82-83.
  70. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 711-712.
  71. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 87-90.
  72. a b Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 93.
  73. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 15-18.
  74. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 67-71.
  75. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 706-707.
  76. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 712-713.
  77. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 98-99.
  78. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 713.
  79. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 714-715.
  80. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 100-101.
  81. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 704-705.
  82. Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 103-105.
  83. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 64.
  84. a b Sánchez-Cuenca, 2012, pp. 97.
  85. Sánchez-Cuenca, 2014, pp. 72.
  86. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 699-700.
  87. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 702-703.
  88. García de Cortázar y González Vesga, 2012, p. 703-704.
  89. «Dos conversaciones con José Luis Rodríguez Zapatero». El Mundo. 2005. 
  90. a b «Entrevista a Zapatero de la revista «Marie Claire»». ABC. 2005. 
  91. «Zapatero: "La derecha en este país me ha enseñado que la izquierda hace avanzar la democracia"». El Mundo. 2005. 
  92. «Zapatero: "El cambio climático ha provocado ya más muertos que el terrorismo internacional"». El Mundo. 2006. 
  93. Editorial Crítica, Barcelona 2002.
  94. Blog de Jordi Sevilla - De Nuevo Socialismo
  95. a b c Luis R. Aizpeolea (3 de junio de 2012). «Zapatero se autocritica en un libro». El País. Consultado el 2012. 
  96. «Entrevista en el canal autonomico Catalán (minuto 20:20)» (en castellano / Catalan). TV3.cat. 11 de diciembre de 2013. 
  97. «Zapatero confirma que se reunió con Iglesias a instancias de Bono y lo comentó con Sánchez después». El Mundo.es. 22.01.2015. Consultado el 23 de enero de 2015. 
  98. «Moncloa estalla contra Zapatero por desleal: "Va en contra de España"». Libertad Digital.com. 26.02.2015. Consultado el 26 de febrero de 2015. 
  99. «Zapatero culmina su visita a Marruecos con otra foto para la vergüenza». Libertad Digital.com. 14.03.2015. Consultado el 14 de marzo de 2015. 
  100. «Real Decreto 2096/2011, de 30 de diciembre, por el que se concede el Collar de la Orden de Isabel la Católica a don José Luis Rodríguez Zapatero.». BOE. 31 de diciembre de 2011. Consultado el 2 de enero de 2012. 
  101. Listado de galardonados del Premio Nicolás Salmerón en la web oficial www.premiosalmeron.com/premios-2009.html consultada el 22 de febrero de 2014.
  102. República Portuguesa. Base de datos de condecorados. Consultado el 24 de marzo de 2014.
  103. Casa del Libro

Bibliografía[editar]

  • Campillo, Óscar (2004). Zapatero. Presidente a la primera. La esfera de los libros. ISBN 84-9734-193-7. 
  • De Toro Santos, Xesús Miguel (2005). Madera de Zapatero. Retrato de un presidente. RBA. ISBN 8489662919. 
  • García Abad, José (2010). El Maquiavelo de León. La esfera de los libros. ISBN 978-84-9734-941-3. 
  • García de Cortázar, Fernando; González Vesga, José Manuel (2012). Breve historia de España (6ª edición). Madrid: Alianza Editorial. ISBN 978-84-206-7374-5. 
  • Sánchez-Cuenca, Ignacio (2012). Años de cambios, años de crisis. Ocho años de gobiernos socialistas, 2004-2011. Madrid: Los Libros de la Catarata-Fundación Alternativas. ISBN 978-84-8319-682-3. 
  • Sánchez-Cuenca, Ignacio (2014). La impotencia democrática. Sobre la crisis política de España. Madrid: Los Libros de la Catarata. ISBN 978-84-8319-881-0. 
  • Valenzuela, Javier (2007). Viajando con ZP. Debate. ISBN 84-8306-712-9. 

Enlaces externos[editar]