Orden de Cristo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Cruz de la Orden de Cristo, símbolo que adornó, entre otras cosas, las naves portuguesas durante los Descubrimientos.

La Orden de Cristo (en portugués: Ordem de Cristo) es una orden militar portuguesa, heredera del Temple en esta nación.

Origen[editar]

En los siglos XII y XIII, en plena Reconquista, la Orden de los Caballeros Templarios ayudó a los portugueses en las batallas contra los musulmanes. Como recompensa recibieron extensas tierras y poder político. Los castillos, iglesias y poblados prosperaron bajo su protección.[cita requerida]

En 1314 el papa Clemente V suprimió la rica y poderosa orden del Temple. En 1319 el rey Don Dinis asignó las propiedades portuguesas y privilegios de los templarios a la recién fundada Orden de Cristo,[1] que se convirtió así en la continuación del Temple en Portugal. No obstante, la Orden de Cristo mantenía una fuerte vinculación con la corona portuguesa, que se arrogó desde el principio el derecho a nombrar el Gran Maestre. Eso, junto al abandono de la Regla del Temple, en cuanto a nombramiento de cargos, normas de ingreso e independencia frente al poder secular, permite considerar a la Orden de Cristo como una sucesión del Temple en un aspecto meramente formal, a fin de dar cabida al enorme potencial humano y recursos económicos de los caballeros templarios, fundamentales para mantener Portugal a salvo de invasiones o incursiones enemigas. De hecho, la Orden de Cristo tomó como sede Castro Marim, a fin de proteger el Algarve portugués. No obstante en 1357 la sede ya se había instalado en Tomar, la antigua sede de los Templarios. La nueva Orden tomaría como Regla la de San Benito y las Constituciones de Calatrava.[2]

Características[editar]

Entre los votos que tenían que prometer estos caballeros, estaba el de obediencia al Rey, algo totalmente desconocido para la Orden del Temple. El primer Maestre de esta Orden fue Don Gil Martínez, caballero de la Orden de Aviz, una filial de la Orden de Calatrava. Así pues, el primer maestre de esta Orden no fue un caballero del Temple.

Bandera de la Región Autónoma de Madeira, que ostenta la Cruz de la Orden de Cristo en recuerdo de sus descubridores, miembros de esta Orden.

En la era de los descubridores[editar]

A principios del siglo XV, el Gran Maestre de la Orden, el Infante don Enrique, invirtió las ganancias de la Orden en la exploración marítima. El emblema de la orden, la Cruz de la Orden de Cristo, adornaba las velas de los navíos portugueses que exploraban los mares desconocidos. El papa Calixto III le concedió la jurisdicción eclesiástica en todos los territorios "desde los cabos de Bojador y de Nam a través de toda Guinea y más allá hasta la orilla meridional sin interrupción hasta los Indios".[3]

Actualmente[editar]

El poder y la riqueza acumulados por la Orden la convirtieron en un posible peligro para el Estado. Por ello, en 1551, el título de Gran Maestre fue unido irrevocablemente al de rey de Portugal.[1] En 1780 fue secularizada.[1] A partir del siglo XIX su actividad se redujo al mantenimiento de sus bienes y se convirtió en una orden honorífica, la mayor distinción del Reino de Portugal.

Abolida la monarquía, se transformó en la Orden Militar de Cristo, destinada a la distinción de los funcionarios portugueses que hayan desempeñado notablemente sus funciones.

Personas asociadas a la Orden de Cristo[editar]

Patrimonio[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c DAVENPORT, Frances Gardiner (1917). European Treaties Bearing on the History of the United States and Its Dependencies. Washington: Carnegie Institution. , p.28
  2. Masoliver, Alejandro María (1994). Historia del Monacato Cristiano. Encuentro. ISBN 84-7490-327-0. 
  3. Bula Inter caetera (1456)