Corsario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El español Amaro Pargo fue uno de los corsarios más famosos de la Edad de oro de la piratería.

Corsario (del latín cursus, «carrera») era el nombre que se concedía a los navegantes que, en virtud del permiso concedido por un gobierno en una carta de marca o patente de corso, saboteaban el tráfico mercante de las naciones enemigas de ese gobierno, generalmente hundiendo sus naves y, en algunas ocasiones, saqueando o raptando.

Diferencias entre piratas y corsarios[editar]

La principal diferencia entre un pirata y un corsario radica en la legalidad. Ambos grupos se dedicaban a saquear barcos, pero los segundos lo hacían sólo en tiempos de guerra y bajo el permiso de un gobierno, que se los otorgaba para así debilitar a la nación enemiga. Sin embargo, a lo largo de la historia muchas veces el límite se vuelve difuso, ya que algunos gobiernos dieron autorizaciones indiscriminadamente permitiendo que piratas operaran bajo un marco de legalidad.

Curiosidades[editar]

El único lugar del mundo donde se ha erigido un monumento a los corsarios, es en la isla de Ibiza, el monumento fue obra del arquitecto Augusto Font Carreras, la primera piedra fue puesta el 1 de junio de 1906 y se inauguró el 6 de agosto de 1915. Se tiene una incorrecta información sobre lo que era un corsario. El monumento levantado en Ibiza, fue hecho en honor de Don Antonio Barceló, que de simple marinero en el jabeque de su padre, comerciante balear que comerciaba entre las Islas y la Península, llegó, por sus méritos militares y hazañas en contra de los piratas berberiscos que infestaban el Mediterráneo Occidental, a teniente general de la Armada Española.

Véase también[editar]

Biografías de corsarios[editar]

Categoría principal: Piratas y corsarios

Navíos corsarios[editar]

Categoría principal: Barcos corsarios

Temas relacionados[editar]

Enlaces externos[editar]