Guillermo III de Inglaterra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guillermo III de Inglaterra
Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, príncipe de Orange y estatúder de las Provincias Unidas
William III of England.jpg
Rey de Inglaterra e Irlanda
(Junto a María II hasta 1694)
13 de febrero de 1689 - 8 de marzo de 1702
Predecesor Jacobo II
Sucesor Ana
Rey de Escocia
(Junto a María II hasta 1694)
(Como Guillermo II)
11 de abril de 1689 - 8 de marzo de 1702
Predecesor Jacobo II
Sucesor Ana
Información personal
Coronación 11 de abril de 1689
Nacimiento 14 de noviembre de 1650
La Haya
Fallecimiento 19 de marzo de 1702
Palacio de Kensington
Entierro Abadía de Westminster
Familia
Casa Real Casa de Estuardo
Padre Guillermo II
Madre Maria Enriqueta Estuardo
Consorte María II
Coat of Arms of England (1694-1702).svg
Escudo de Guillermo III de Inglaterra

Guillermo III de Inglaterra fue un aristócrata holandés y príncipe protestante de Orange desde su nacimiento, y fue rey de Inglaterra e Irlanda –como Guillermo III– desde el 13 de febrero de 1689, y rey de Escocia –como Guillermo II– desde el 11 de abril de 1689, en cada caso hasta su muerte en 1702.

Primeros años[editar]

Nacido como un miembro de la Casa de Nassau y de la rama de Orange-Nassau, Guillermo III consiguió las coronas inglesa, escocesa e irlandesa después de la Revolución Gloriosa, durante la cual depusieron a su tío y suegro a la vez, Jacobo II. En Inglaterra, Escocia e Irlanda, gobernó en común con su esposa, María II, hasta la muerte de ella el 28 de diciembre de 1694. Entre los actuales unionistas en Irlanda del Norte se conoce con el apodo de rey Billy.

Guillermo III fue nombrado estatúder de Holanda el 28 de junio de 1672, y permaneció en el cargo hasta su muerte. En ese contexto se le denomina a veces como "Enrique Guillermo, príncipe de Orange" como traducción de su título holandés, Willem Hendrik, Prins van Oranje. Siendo protestante, Guillermo participó en muchas guerras contra el poderoso rey católico Luis XIV de Francia. Muchos protestantes lo llamaron Campeón de su Fe; consiguió la corona de Inglaterra debido en parte a esa reputación, pues muchos de ellos eran fervientes anti-católicos (sin embargo su ejército y flota, la más grande desde la Armada, fueron razones más poderosas para explicar su éxito).

Su reinado marcó el principio de la transición del gobierno personal de los Estuardo al gobierno tipo parlamentario de la casa de Hannover.

Guillermo nació en La Haya, el 14 de noviembre de 1650, siendo el único hijo de Guillermo II, príncipe de Orange-Nassau y de María Estuardo, Princess Royal. Ocho días antes de nacer, el 6 de noviembre, su padre murió víctima de viruelas; así, Guillermo le sucedió como príncipe soberano de Orange desde el mismo momento de su nacimiento.

El 23 de diciembre de 1660, cuando Guillermo tenía apenas 10 años de edad, su madre murió de viruelas mientras visitaba a su hermano, el rey Carlos II, en Inglaterra. En su testamento, María designó a Carlos II como el tutor legal de Guillermo. Carlos delegó esta responsabilidad en la abuela paterna de Guillermo, la princesa Amalia de Solms-Braunfels, con la condición de que el consejo de Carlos en los asuntos de gobierno sería buscado siempre que fuera necesario.

Entrada en la política[editar]

En 1666, cuando Guillermo cumplió los 16 años, los Estados Generales de las Provincias Unidas le dieron oficialmente un puesto en la sala del gobierno, o como Guillermo mismo lo llamó, lo hicieron un Niño del Estado. Esto se hizo supuestamente para preparar a Guillermo para el gobierno de la nación, aunque no se especificó cuál sería este papel. Cuando su tiempo en la sala del gobierno terminó tres años más tarde, Guillermo volvió a la vida privada.

En 1672 Guillermo III obtuvo el cargo de estatúder de Holanda, Zelandia, Utrecht, Güeldres y Overijssel. Las cinco provincias, sin embargo, habían suspendido el cargo de estatúder tras la muerte de Guillermo II. Durante la "Primera Era de Estatúderes", el poder de facto estuvo en manos de Johan de Witt y Andries de Graeff. En 1667, cuando Guillermo III se acercaba a la edad de 18 años, al partido pro-Orange trató de restaurar al príncipe en el poder asegurando para él los cargos de estatúder y de capitán general. Para prevenir la restauración de la influencia de la Casa de Orange, De Witt, De Graeff, Gaspar Fagel y Gillis Valckenier procuraron la emisión del Decreto Eterno (o Decreto Perpetuo), que declaró que el Capitán General o Almirante General de los Países Bajos no podría servir como estatúder en ninguna provincia. Además, la provincia de Holanda suprimiría el cargo de estatúder (otras provincias siguieron su ejemplo).

Enfrentamientos[editar]

El año 1672 fue tan calamitoso para los Países Bajos, que llegó a ser conocido como el "año del desastre". Los Países Bajos fueron invadidos por Francia, por orden de su rey Luis XIV, que tenía la ayuda de Inglaterra, (tercera guerra anglo-holandesa), Münster, y Colonia (holandés: Keulen, alemán: Köln). El ejército francés tomó rápidamente la mayoría de los Países Bajos, aunque Holanda se las arregló para seguir siendo segura. De Witt falló al no poder asegurar la paz con Francia, y fue derrocado. Luego, él y su hermano, Cornelis de Witt, fueron asesinados brutalmente por una multitud enojada en La Haya. Hoy, la mayoría de los historiadores asumen que Guillermo estuvo implicado en el asesinato. La victoria para el partido de Orange era completa; el Decreto Eterno fue declarado nulo, y Guillermo elegido estatúder de Holanda, de Zelandia y Utrecht. También lo designaron Capitán General y Almirante General de los Países Bajos. Gueldres y Overijssel, que tenían ya un pariente de Guillermo como estatúder, no eligieron a Guillermo para el cargo hasta 1675.

Guillermo III continuó luchando contra los invasores de Inglaterra y Francia, aliándose luego con España. Después de que el almirante Michiel de Ruyter hubiera derrotado a la Marina de Guerra Real inglesa, Guillermo firmó la paz con la nación que más adelante gobernaría, Inglaterra, en 1674. Para consolidar su posición, se compromete con su prima María, la hija de Jacobo, duque de York (el futuro Jacobo II de Inglaterra). El matrimonio se celebra en el palacio de St. James, en Londres, el 4 de noviembre de 1677. La unión fue infeliz e infructuosa, pues la princesa perdió los tres embarazos que tuvo. Encontrando que una guerra con Inglaterra y los Países Bajos sería desventajosa, el rey Luis XIV de Francia firmó la paz en 1678. Luis, sin embargo, continuó su agresión, haciendo que Guillermo III se uniera a la Liga de Augsburgo (una coalición anti-francesa que también incluyó al Sacro Imperio Romano Germánico, Suecia, España y varios estados alemanes) en 1686.

En 1685, el suegro de Guillermo subió al trono inglés como Jacobo II, un católico que era impopular en sus reinos protestantes. Guillermo procuró conciliar con Jacobo, que él esperaba que se uniría a Liga de Augsburgo, mientras que al mismo tiempo intentaba no ofender el partido protestante en Inglaterra. Pero antes de 1687, llegó a estar claro que Jacobo II no uniría a la Liga. Para ganar el favor de los protestantes ingleses, Guillermo expresó su desaprobación a las políticas religiosas de Jacobo. Viéndolo como amigo, muchos políticos ingleses comenzaron a negociar con él una invasión armada a Inglaterra.

Ascenso al trono de Inglaterra[editar]

Guillermo al principio se oponía al proyecto de invasión. Mientras tanto, en Inglaterra, la segunda esposa de Jacobo II, la reina María de Módena, da a luz un hijo, Jacobo Francisco Eduardo, que desplazó a la esposa de Guillermo para convertirse en el primero en la línea de la sucesión. La cólera pública también aumentó debido al juicio de siete obispos que se habían opuesto en público a las políticas religiosas de Jacobo II y le habían solicitado reformarlas. La absolución de los obispos señaló una derrota importante para el gobierno de Jacobo II, y animó una resistencia adicional a sus actividades.

No obstante, Guillermo aún era renuente a invadir, creyendo que el pueblo inglés no reaccionaría bien ante un invasor extranjero. Por lo tanto exigió que los protestantes ingleses más eminentes lo invitaran primero a que invadiera el país. El 30 de junio de 1688 –el mismo día que los obispos eran absueltos– un grupo conformado por figuras políticas conocidos como los "Siete Inmortales" cumplen con su petición, enviándole una invitación formal. Guillermo comenzó a hacer los preparativos para la invasión; sus intenciones eran de conocimiento público para septiembre de 1688. Con un ejército holandés, Guillermo arribó en Brixham, en el sudoeste de Inglaterra, el 5 de noviembre de 1688. Llegó a tierra en la nave "Brill" conducida por un pescador local, Peter Varwell, para proclamar "las libertades de Inglaterra y de la religión protestante que mantendré". Guillermo había traído consigo 15.500 soldados y hasta 4000 caballos. Gilbert Burnett, obispo de Salisbury, era más exacto y dijo que, según sus cuentas, eran 14.352 hombres. Los leales a Jacobo se dispersaron casi inmediatamente; Los oficiales protestantes desertaron del ejército inglés (el más notable de ellos fue John Churchill, el comandante más eficaz de Jacobo), y los nobles influyentes a través del país declararon su ayuda al invasor. Aunque la invasión y el derrocamiento subsecuente de Jacobo II se conoce comúnmente como la Revolución Gloriosa, era en realidad un coup d'état (golpe de estado).

Jacobo, al principio, había tratado de resistir a Guillermo, pero vio que sus esfuerzos eran en vano. Envió representantes para negociar con Guillermo, pero trató secretamente de huir el 11 de diciembre. Un grupo de pescadores lo capturó; traído de nuevo a Londres, logró escapar con éxito en un segundo intento, el 23 de diciembre. En realidad, Guillermo había permitido que Jacobo huyera del país porque no deseaba hacerlo un mártir para la causa católica.

Reinado[editar]

Guillermo III de Inglaterra» et Maria II

En 1689, una Convención Parlamentaria convocada por el príncipe de Orange abre sesión, y comienza una discusión referente a la línea de conducta que debía seguirse. Guillermo III se sentía inseguro sobre su posición; aunque solamente su esposa era formalmente elegible para asumir el trono, él deseaba reinar como rey por propio derecho, en lugar de ser un mero consorte. El único precedente para una monarquía común en Inglaterra databa del siglo XVI, cuando la reina María I se casó con el príncipe español Felipe (luego rey Felipe II de España): Se convino estonces que Felipe tomaría el título del rey, pero seguiría siendo rey solamente en vida de su esposa, y con restricciones en su poder. Guillermo, por otra parte, exigió continuar como rey incluso después de la muerte de su esposa. Aunque algunos propusieron a su esposa hacerla soberana única, María, leal a su marido, rechazó la propuesta.

El 13 de febrero de 1689 el Parlamento decretó que el rey Jacobo II en su intento de fuga del 11 de diciembre de 1688, había abdicado del gobierno del reino, de tal modo que el trono quedaba vacante. La corona no fue ofrecida al hijo mayor de Jacobo II, Jacobo Francisco Eduardo (quien en circunstancias normales sería el heredero natural), sino a Guillermo y a María como soberanos en conjunto. Esto, sin embargo, bajo la condición de que "el ejercicio único y completo del poder real esté solamente ejecutado por el dicho príncipe de Orange en nombres suyo y de la princesa durante sus vidas en común".

Guillermo y María fueron coronados juntos en la abadía de Westminster el 11 de abril de 1689 por el obispo de Londres, Henry Compton. Normalmente, la coronación era realizada por el arzobispo de Canterbury, pero el arzobispo en ese entonces, Guillermo Sancroft, se negó a reconocer la deposición de Jacobo II. El día de la coronación, la convención de los Estados de Escocia –que estaba mucho más dividida que el Parlamento inglés– finalmente declaró que Jacobo no era más el rey de Escocia. Ofrecieron a Guillermo y María la corona escocesa, que aceptaron el 11 de mayo. En Escocia, Guillermo era llamado oficialmente "Guillermo II", porque había solamente un rey escocés anterior llamado Guillermo I.

En diciembre de 1689, uno de los documentos constitucionales más importantes de la historia inglesa, el Acta de Derechos, fue aprobada. En ella, entre otras cosas, se regulaba la sucesión de la corona. En primer lugar, Guillermo III seguiría reinando aun si su esposa María II hubiera muerto; la siguiente en la línea sucesoria sería la princesa Ana y sus descendientes, y finalmente estarían los hijos que Guillermo tuviera de un matrimonio posterior.

Gobierno[editar]

Guillermo estuvo ausente del reino por largos períodos durante su guerra con Francia. Inglaterra se unió a la Liga de Augsburgo, que entonces era conocida como la Gran Alianza. Mientras Guillermo estaba ausente batallando, su esposa, María II, gobernó en su lugar, pero siempre siguiendo sus consejos. Cada vez que él volvía a Inglaterra, María se hacía a un lado y le dejaba el poder exclusivamente a él. Tal arreglo duró el resto de la vida de la reina.

Aunque la mayoría de la población en Inglaterra aceptó a Guillermo como soberano, él hizo frente a una oposición considerable en Escocia e Irlanda. Los jacobitas escoceses –quienes pensaban que Jacobo II era el legítimo soberano– obtuvieron una victoria impresionante el 27 de julio de 1689 en la batalla de Killiecrankie, pero sin embargo fueron derrotados un mes más tarde. La reputación de Guillermo se vio afectada por la masacre de Glencoe (1692), en la cual un centenar de escoceses fueron asesinados por no prometer correctamente su lealtad a los nuevos reyes. Para tratar de atraerse a la opinión pública, Guillermo despidió a los responsables de la masacre, aunque todavía gozaron de su favor; en palabras del historiador Lord Acton, "el primero se convirtió en un coronel, el segundo en un caballero, un tercero en un par, y un cuarto en un conde."

En Irlanda, en donde los franceses ayudaron a los rebeldes, la lucha continuó por mucho más tiempo, aunque Jacobo II tuvo que huir de la isla después de la batalla del Boyne (1690). Después de que la marina anglo-holandesa derrotara a la flota francesa en La Haya en 1692, la supremacía naval de los ingleses llegó a ser evidente, e Irlanda fue conquistada pronto después de eso. Al mismo tiempo, a la Gran Alianza le fue mal en tierra. Guillermo perdió Namur, una parte de su territorio holandés, en 1692, y fue derrotado de manera desastrosa en la batalla de Landen en 1693.

Vida privada[editar]

María II murió de viruela en 1694, dejando a Guillermo III como gobernante en solitario. Aunque él la había humillado ante los ojos de todos al tener varias amantes (la más conocida de ellas fue Isabel Villiers), a Guillermo le afectó profundamente la muerte de su esposa. Aunque fue criado como calvinista, él se convirtió al anglicanismo. Su renombre, sin embargo, decayó durante su reinado como gobernante único.

Guillermo –de acuerdo con algunos eruditos modernos– pudo haber sido bisexual, pues tuvo varios favoritos masculinos, incluyendo a Van Zuylen de Nijveld, bailío de Rotterdam. Concedió dignidades inglesas a dos de sus cortesanos holandeses: Hans Willem Bentinck fue nombrado conde de Portland, y Arnold Joost van Keppel conde de Albemarle.

Política externa[editar]

En 1696, la provincia holandesa de Drenthe nombró a Guillermo como su estatúder. El mismo año, los jacobitas hicieron una nueva tentativa de restaurar a Jacobo II en el trono inglés asesinando a Guillermo III, pero el complot falló. En vista de este fracaso, Luis XIV ofreció a Jacobo la corona de Polonia en el mismo año. Jacobo temió que la aceptación de la corona polaca (en las mentes de la gente inglesa) lo hiciera inelegible para volver a ser rey de Inglaterra. Al rechazar esta oferta, Jacobo tomó una decisión fatal: menos de un año más tarde, Francia dejó de apoyarlo. De acuerdo con el Tratado de Ryswick (20 de septiembre de 1697), que terminó la guerra con la Gran Alianza, Luis XIV reconoció a Guillermo III como rey de Inglaterra, y prometió no dar ninguna otra ayuda a Jacobo II. Así privado del auspicio francés desde 1697, los jacobitas no volvieron a ser más una amenaza seria durante el resto del reinado de Guillermo.

Mientras que su vida se perfilaba hacia el ocaso, Guillermo, como muchos otros gobernantes europeos, sintió preocupación por la cuestión sucesoria al trono de España, que traía con ella, además, extensos territorios en Italia, los Países Bajos y el Nuevo Mundo (América). El rey de España, Carlos II, era un inválido impotente sin ninguna perspectiva de tener descendencia; entre sus parientes más cercanos estaban el rey Luis XIV de Francia y Leopoldo I, emperador de Alemania. Guillermo intentó evitar que la herencia española pasara a cualquiera de éstos monarcas, porque él temía que tal calamidad trastornara el equilibrio de poderes en Europa. Guillermo y Luis XIV firmaron el Primer Tratado de Partición, que generaba la división del Imperio Español: el príncipe José Fernando de Baviera (a quien Guillermo mismo eligió) obtendría España, mientras que Francia y el emperador dividirían los territorios restantes entre ellos. Los españoles, sin embargo, expresaron indignación por la intromisión de Guillermo; no habían sido consultados previamente sobre la desmembración de su propio imperio, y se esforzaron por mantener los territorios bajo soberanía española unidos.

Al principio, Guillermo y Luis no hicieron caso de los deseos de la corte española. Cuando, sin embargo, José Fernando murió de viruela –o según su propio padre, envenenado por un espía austriaco–, (6 de febrero de 1699) las luchas reiniciaron. En 1700, los dos monarcas pactaron el Segundo Tratado de Partición (también llamado el Tratado de Londres), bajo el cual los territorios en Italia pasarían a uno de los nietos del rey de Francia, y los otros territorios españoles serían heredados por el segundo hijo del emperador. Este arreglo enfureció a los españoles –quienes todavía intentaron impedir la disolución de su imperio– y al emperador, a quien los territorios italianos le eran mucho más útiles que las otras tierras. De una manera totalmente inesperada, el inválido rey de España, Carlos II, interfirió al darse cuenta que se estaba muriendo, a finales de 1700. De manera unilateral, él quería que todos los territorios españoles pasaran a manos de Felipe, el segundo de los tres nietos de Luis XIV. El rey francés hizo convenientemente caso omiso del Tratado de Londres y demandó la herencia española en su totalidad. Además, Luis XIV se enfrentó a Guillermo III reconociendo a Jacobo Francisco Eduardo Estuardo –el hijo de Jacobo II, que había muerto en 1701– como rey de Inglaterra. El conflicto subsecuente, conocido como la Guerra de Sucesión Española, continuó hasta 1713.

Últimos años y sucesión[editar]

La herencia española, sin embargo, no era el único problema que le preocupaba a Guillermo. Su unión con María II no le había dado hijos, y él no parecía muy inclinado a volverse a casar. La hermana de María, la princesa Ana, había tenido numerosos embarazos, pero todos sus hijos habían muerto al nacer o a los pocos años de edad. La muerte de Guillermo, duque de Gloucester –el único hijo superviviente de Ana– en 1700 dejó a princesa Ana como la única heredera en la línea de la sucesión establecida por el Acta de Derechos. Como el agotamiento completo de la línea de la sucesión podría animar a una restauración de la línea de Jacobo II, el parlamento decide evitarlo a toda costa aprobando el Acta de Establecimiento (1701), en la cual se estipulaba –entre otras cosas, como el debilitamiento del poder real en favor del Parlamento– que la corona sería heredada por la más cercana pariente protestante de María, Ana y Guillermo, la princesa Sofía de Wittelsbach, Electora de Hannover o en su defecto por sus descendientes protestantes si la princesa Ana moría sin descendencia que le sobreviviera, y si Guillermo III no tenía hijos vivos de alguna unión subsecuente (varios católicos romanos con mayores derechos dinásticos fueron relegados en favor de Sofía). El Acta fue aprobada en Inglaterra e Irlanda, pero no en Escocia, que no había sido consultada antes de la selección de Sofía.

Durante una cacería, sufre una aparatosa caída que le provoca serias heridas, entre ellas la más grave, una fractura de clavícula; esto, sumado a una fulminante neumonía, provocaron el final de Guillermo.

Murió en el palacio de Kensington, el 19 de marzo de 1702, siendo sepultado en la abadía de Westminster al lado de su esposa.


Predecesor:
Guillermo II
Príncipe de Orange
1650 - 1702
Sucesor:
Juan Guillermo Friso
Predecesor:
Gobierno de facto
Estatúder de las Provincias Unidas
1672 - 1702
Sucesor:
Predecesor:
Jacobo II
Rey de Inglaterra, Irlanda y Escocia (con María II hasta 1694)
1689 - 1702
Sucesor:
Ana

Enlaces externos[editar]