Andrew Jackson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Andrew Jackson
Andrew Jackson

4 de marzo de 1829-4 de marzo de 1837
Vicepresidente   John C. Calhoun (1829-1832)
Martin van Buren (1833-1837)
Predecesor John Quincy Adams
Sucesor Martin Van Buren

Datos personales
Nacimiento 15 de marzo de 1767
Waxhaw, Carolina del Norte Bandera de los Estados Unidos
Fallecimiento 8 de junio de 1845 (78 años)
Nashville
Partido Demócrata
Padres Elizabeth Hutchinson y Andrew Jackson
Cónyuge Rachel Donelson Robards Jackson
Profesión Agricultor, militar (General de División)
Religión Presbiteriana
Firma Firma de Andrew Jackson

Andrew Jackson (15 de marzo de 17678 de junio de 1845) fue el séptimo Presidente de los Estados Unidos (1829-1837).

Biografía[editar]

Jackson era hijo de Andrew Jackson (padre) y Elizabeth Hutchinson Jackson, unos inmigrantes protestantes del Úlster; eran éstos personas muy pobres de ascendencia escocesa. De hecho Jackson y sus hermanos mayores conservaban en su forma de hablar muchos fragmentos del escocés del Ulster (dialecto que usaban los nativos del Úlster de sangre escocesa).

En aquella época los protestantes del Ulster que pertenecían a las Iglesias presbiterianas (como era el caso de la familia de Jackson) odiaban a las autoridades británicas casi tanto como los irlandeses católicos; ya que el Gobierno inglés hostigaba y reprimía a los protestantes que no estaban afiliados a la Iglesia de Inglaterra (del anglicanismo). Por eso Jackson fue inculcado en el odio a los ingleses desde niño.

Prisionero de guerra[editar]

Jackson ha sido posiblemente el único Presidente de los Estados Unidos que fue prisionero de guerra; cuando tenía sólo 12 años de edad se alistó en la Milicia revolucionaria patriota que luchaba contra el Ejército Británico en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. Los dos hermanos mayores de Jackson también se alistaron para luchar contra los británicos, y uno de ellos murió con sólo 15 años de edad.

En un combate el casi niño Andrew Jackson fue herido y capturado por las tropas enemigas; y siendo prisionero de guerra fue objeto de maltrato en una anécdota célebre que se destaca en todas sus biografías. Un oficial inglés ordenó a Jackson que le limpiara sus botas, pero el prisionero se negó a acatar esa humillante orden; enfurecido el oficial le dio un fuerte golpe en la cabeza con un sable. La espada le hizo una fuerte herida en la cabeza y en los dedos de una mano (que había usado para defenderse); y la marca le quedó por el resto de su vida, agitando el apasionado odio que sentía contra los británicos.

Cuando fue liberado de la prisión, Jackson padecía de viruela y tenía accesos de malaria; lo que dejó secuelas en su salud para toda la vida.

La victoria de la Guerra de 1812[editar]

En 1812 se inició el conflicto llamado Guerra Anglo-Estadounidense de 1812, que se extendió hasta 1815; siendo que la paz había sido acordada, pero no había sido ratificada por el Congreso, tropas de la marina real británica se encontraron contra las fuerzas estadounidenses dirigidas por Jackson. Las tropas estadounidenses, unos 3.000 efectivos (incluyendo la ayuda del corsario franco-estadounidense Jean Lafitte y unos mil piratas) se enfrentaron a los británicos y los derrotaron en la Batalla de Nueva Orleans. Aunque la paz ya se había firmado semanas antes, por las dificultades de comunicación de la época la victoria estadounidense no se conoció hasta después de concluida la batalla. Este hecho elevó la reputación de Jackson y probablemente lo llevaría a la presidencia con el recién fundado Partido Demócrata.

Primera Candidatura Presidencial Derrotada[editar]

Las elecciones presidenciales de 1824 fueron las primeras elecciones presidenciales estadounidenses en las que el voto popular elegiría de forma directa a los miembros del Colegio Electoral. En aquella época la mayoría de los Estados reformaron sus leyes estatales para que fueran los propios ciudadanos y no las Legislaturas Estatales (Asambleas Legislativas de los Estados) los que eligieran a los funcionarios denominados Electores presidenciales; que tenían a su vez la responsabilidad de elegir al Presidente de la nación. En otras palabras, se buscaba convertir un sistema de elección presidencial de Tercer Grado a uno de Segundo Grado; permitiendo así que fuera el sufragio popular directo el que definiera la composición del Colegio Electoral encargado de designar al Presidente federal (nacional).

Darle a todos los ciudadanos independientemente de su clase social, nivel económico o grado de educación (con la sola excepción de las mujeres y de los negros, tanto los esclavos como los libertos) una participación tan directa y decisiva en la elección presidencial era un cambio revolucionario; una ruptura con la filosofía de los padres de la patria norteamericana que desconfíaban del sufragio popular directo, y por eso le habían puesto tantas "alcabalas".

Sin embargo, eso ocasionó una división en el seno del Partido Demócrata-Republicano, ya que como los aspirantes presidenciales podían apelar directamente al pueblo, valiéndose de su carisma y de campañas populistas; necesitaban mucho menos de los pactos entre dirigentes a "puertas cerradas" que habían caracterizado al partido hasta ese momento. Muy pronto hubo cuatro pretendidos dirigentes demócrata-republicanos disputándose la Presidencia; uno de ellos era Andrew Jackson y los otros tres eran John Quincy Adams, Secretario de Estado de Monroe e hijo del expresidente John Adams, que después de haber comenzado su carrera política como miembro del Partido Federalista de su padre se había cambiado de partido para militar en el Demócrata-Republicano; William H. Crawford, Secretario del Tesoro (Hacienda y/o Economía) de Monroe; y Henry Clay, para ese momento Speaker de la Cámara de Representantes (cargo equivalente a Presidente de esa Cámara del Congreso). Pronto estalló una "guerra" a muerte dentro del partido entre las diferentes facciones que apoyaban a los citados candidatos.

Jackson había sido ya nominado candidato presidencial desde 1822 por la Legislatura Estatal de Tennessee, y en 1824 fue ratificado por una Convención de Demócratas-Republicanos de Pensilvania.

Cuando se celebró la elección el día 9 de noviembre de 1824, Jackson obtuvo 151.363 votos (otras fuentes hablan de hasta 153.544 votos) que representaban un 41,36% de los votos populares; mientras que Adams obtuvo entre 108.740 y/o 113.142 votos (alrededor de un 30,92% del voto popular); Clay llegó de tercero en el sufragio popular con 47.545 votos ó 47.136 (12,99% del voto popular); y Crawford fue el menos votado con 41.032 votos ó 46.618 (11,21% de ese sufragio popular). Otros 6.616 votos populares (1,81%) fueron para nominados a Electores demócratas-republicanos no comprometidos previamente con ningún candidato presidencial; y 6.230 votos populares (1,70%) a otras opciones.[1] [2]

Sin embargo, en el Colegio Electoral las cosas fueron algo diferentes: Jackson tenía 99 Electores, Adams 84, Crawford 41, y Clay 37. Como ninguno tenía mayoría absoluta en ese Colegio Electoral, según las normas constitucionales la Cámara de Representantes de los Estados Unidos debía elegir al nuevo Presidente entre los tres candidatos que reunían más apoyo en el Colegio Electoral; es decir, entre Jackson, Adams y Crawford (quedando eliminado Clay).

En la Cámara de Representantes los congresistas de cada Estado debían decidir a que candidato darle el voto de su Estado respectivo, ya que de acuerdo a la Constitución en la elección cada Estado tenía un voto; y una vez tomada la decisión por la mayoría de la delegación congresional del Estado su voto iba para el candidato escogido. Clay, al verse eliminado de la contienda presidencial, llegó a un acuerdo con Adams por el cuál éste último se comprometía a nombrarle Secretario de Estado a cambio de su apoyo para ser electo Presidente; en consecuencia, Clay usó su poderosa influencia en el Cámara de Representantes y Adams fue electo Presidente con el apoyo de 13 estados contra 7 que apoyaron a Jackson y 4 a Crawford.

Jackson y sus partidarios denunciaron lo que consideraban una vergonzosa componenda política destinada a "robarle" la victoria al pueblo; y de hecho resultaba bastante irónico que en la primera elección por sufragio popular el ganador fuera designado por un acuerdo político que dejaba por fuera al candidato más votado y beneficiaba al que había perdido en votos populares.

Sin embargo, la campaña electoral le había permitido a Jackson fundar un nuevo partido basado en la facción del antiguo Partido Demócrata-Republicano (o Partido Republicano Antiguo o de Jefferson como también se le denomina en la actualidad) que lo había acompañado en su aspiración presidencial; se trataba del Partido Demócrata de los Estados Unidos (que entonces aún no se llamaba definitivamente así) que sería el instrumento de Jackson para hacer oposición al "usurpador" Quincy Adams y llegar al poder.

Victoria Electoral. Jackson Presidente[editar]

El mismo año de 1825 en que fue derrotado por la presidencia y apenas unos meses después del inicio del gobierno de su rival John Quincy Adams, Jackson fue de nuevo proclamado candidato presidencial por la Legislatura Estatal de Tennessee dando inicio de hecho a una campaña electoral que se prolongó casi cuatro años. Durante todo el gobierno de Adams, Jackson no dejó de atacarlo duramente como sí estuviera en plena campaña electoral, denunciando sin cesar el "pacto corrupto" que lo había llevado al poder y criticando su gestión de gobierno, creando así una intensa polarización entre él y Adams.

Por su parte Adams fue proclamado candidato a la reelección por sus partidarios en las Legislaturas Estatales de varios estados y en concentraciones partidistas. Adams era candidato del Partido Nacional-Republicano fundado por él y por Henry Clay con las facciones del antiguo Partido Demócrata-Republicano que los apoyaban; Jackson era el candidato de su Partido Demócrata.

Andrew Jackson, retrato oficial.

La campaña electoral de 1828 fue muy sucia, con insultos personales entre los candidatos; incluso se descendió al terreno de la vida privada de los candidatos cuando se acusó a Rachel, la mujer de Jackson, de haber sido una adúltera porque la primera vez que se casó con él seguía casada con su anterior marido. En realidad lo que había ocurrido al parecer es que tanto Jackson como ella habían creído que el proceso de divorcio de la mujer de su primer marido había concluido, y al darse cuenta de su error volvieron a casarse luego de tener la sentencia definitiva de divorcio en sus manos. Pero eso no impidió que la campaña de Adams denigrara a Jackson y su esposa, lo que enfureció a éste; la escalada de insultos y acusaciones difamatorias entre las partes no paró durante toda la campaña.

Las votaciones por sufragio popular para elegir a los miembros del Colegio Electoral no tuvieron lugar en la misma fecha en todos los Estados del país; comenzaron en Ohio y Pensilvania el 31 de octubre de 1828 y concluyeron en Carolina del Norte el 13 de noviembre de 1828. En total y a nivel nacional, Jackson obtuvo 642.553 votos populares que equivalían al 55,97% de los sufragios; Adams obtuvo 500.897 sufragios populares que equivalían al 43,63% de los votos emitidos. Otros 4.568 votos que representaban 0,40% fueron para electores no comprometidos. En el Colegio Electoral Jackson obtuvo 178 Electores y Adams obtuvo 83; por lo tanto Jackson ganó y se convirtió en Presidente electo, consumando su revancha contra Adams.[3]

Jackson tomó posesión el 4 de marzo de 1829, y ese día una multitud de más de 21.000 personas (10.000 de ellas llegadas de fuera de la ciudad de Washington DC) lo acompañaron; la masa popular ingresó con él a la Casa Blanca, bebieron en el jardín de la residencia presidencial y causaron destrozos a la porcelana y al mobiliario de la mansión. La élite política presenció aquello horrorizada y como mal presagio de lo que el primer Presidente demócrata iba a causar con su populismo.

Reelección Presidencial[editar]

Jackson fue proclamado candidato presidencial para su reelección por unanimidad de la primera Convención Nacional del Partido Demócrata, celebrada del 21 de mayo al 23 de mayo de 1832 en la ciudad de Baltimore, en Maryland; en esa campaña electoral presidencial los partidos políticos usaban por primera vez la figura de una Convención Nacional con delegados que representaban a los militantes de todo el país para escoger a los candidatos a Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos.

Por su parte la Convención Nacional de el opositor Partido Nacional-Republicano celebrada en diciembre de 1831 eligió candidato presidencial casi por unanimidad (con una sola abstención) a Henry Clay, el enemigo político jurado de Jackson desde la controversial elección de 1824.

Un tercer partido, el Partido Antimasónico, escogió candidato presidencial a William Wirt en su Convención Nacional celebrada en septiembre de 1831 (la primera Convención Nacional partidista para escoger candidato presidencial en la historia de Estados Unidos).

La campaña electoral giró fundamentalmente en torno a la polémica por el Segundo Banco de los Estados Unidos, al que Jackson se empeñaba en negarle la renovación de la concesión del Poder Federal (central o nacional) con la que operaba; los críticos pretendían presentar a Jackson como un tirano que se comportaba como un Rey y no como un gobernante republicano y democrático, abusando de sus poderes. Pero Jackson y su campaña lograron presentar la polémica como un enfrentamiento entre los intereses de la élite y los del pueblo llano, éste último defendido por Jackson. Los actos de campaña de Jackson fueron multitudinarios y congregaron a grandes masas de personas.

Cuando la elección presidencial se llevó a cabo el 2 de noviembre de 1832 Jackson obtuvo 701.780 votos populares que equivalían al 54,23% de los sufragios emitidos; Clay obtuvo 484.205 sufragios que equivalían al 37,42%, y Wirt obtuvo 100.715 votos equivalentes al 7,78%. Otros 7.273 votos equivalentes al 0,56% fueron para otras opciones. En el Colegio Electoral Jackson obtuvo 219 Electores, Clay sacó 49 y Wirt obtuvo 7; pero además los 11 Electores de Carolina del Sur fueron para John Floyd, del pequeño Partido Nulificador, a pesar de que Floyd no había competido en las elecciones, debido a que en ese Estado todavía era la Legislatura Estatal y no el pueblo por sufragio popular la que elegía a los Electores. Otros 2 Electores no fueron para ninguna opción. En definitiva Jackson había logrado una arrolladora victoria y quedó reelegido.[4]

Comenzó su segundo mandato el 4 de marzo de 1833.

Política exterior[editar]

Fue el primer presidente elegido por sufragio universal y que no perteneció al círculo de políticos que participaron en la guerra de independencia ni en la redacción de la constitución. Es uno de los grandes ídolos de la historia de su país por haber hecho concluir eficazmente la llamada Guerra de 1812 (batalla de Nueva Orleans), que enfrentó por segunda vez a EE.UU. con el Reino Unido, por haber anexionado la península de Florida tras comprarla a los españoles en 1819 (durante la administración del presidente James Monroe) y haber dirigido las guerras indias contra las tribus creek, seminola y cheroqui (1817-1819 y como presidente 1835-1842), que tuvieron como objetivo empujarlas más al oeste para permitir a los blancos establecerse hasta el Misisipi. En 1837 Jackson también reconoció a la nueva República de Texas, cuyo territorio poco antes había pertenecido a México y en cuya creación también influyó.

Su papel en el gobierno nacional[editar]

Además de ser el primer presidente de origen humilde y nacido en el sur, proyectó la imagen de defensor del hombre común. Sus diferencias con el Banco Nacional (hábilmente dirigida por Nicolas Biddle), promovida también por granjeros del oeste, sufridores de la crisis económica de 1819, consistían en la suspicacia del pueblo ante la ambición de políticos, banqueros e inversionistas extranjeros. Y todo esto llevó a que desconfiaran de los billetes emitidos por los bancos, y a exigir a que se pagase con monedas de oro o plata. Por encima de todo, Jackson consideró al Banco una institución anticonstitucional y antidemocrática, porque privilegiaba a unos pocos habitantes, los más ricos, frente a la mayoría. Entonces, cuando en 1832 el Congreso aprobó la solicitud de renovación de la licencia del Banco Nacional para 1836, el presidente interpuso el veto. Los cuatro años que siguieron a esta decisión del ejecutivo, fue un auténtico duelo entre Jackson y Biddle. La batalla la ganó el presidente retirando los fondos federales para enviarlos a pequeños bancos y el propio Biddle se declaró en quiebra en 1841. El cierre del BUS provocó una grave crisis económica, muchos granjeros se arruinaron y gran parte del capital extranjero se retiró de la nación ante la inestabilidad económica. Cuando llegó el desastre, Jackson ya no estaba en la Casa Blanca para presenciarlo.

Sobre lo anterior dijo Jackson:

¿No constituye un peligro para nuestra libertad e independencia el tener un banco que tiene tan poco en común con nuestra nación? ¿No representa el mismo una causa de temor el pensar en la pureza y la paz de nuestro proceso eleccionario y en la independencia de nuestro país en guerra? El tener control de nuestro dinero, el recibir el dinero público y el mantener a miles de nuestros ciudadanos en un estado de dependencia, sería peor y más peligroso que cualquier enemigo militar y naval. — Herman E. Cross, Documentary History of Banking and Currency in the United States, Chelsea House, pp. 26, 27.

En 1830 se aprobó en el Congreso la subvención a una carretera en Kentucky de 100 kilómetros que él vetó. Vetó este proyecto por considerar que los fondos públicos podían ser malversados con facilidad y porque un proyecto de estas características beneficiaba a un Estado y no al conjunto de la nación. Con respecto a la venta de tierras, Jackson adoptó la opción favorable de defender a todos aquellos colonos que quisieran establecerse en las nuevas tierras de forma libre. El precio de la venta de las tierras fue muy bajo, sólo para mantener al personal de estas operaciones. Esta medida, junto con el desalojo de los indios produjo un nuevo impulso a la colonización.

La amenaza de nulidad y secesión de los Estados (pues Carolina del Sur en 1830 al ver que Jackson no tenía interés en cambiar las tarifas de aranceles amenaza con la separación si no se anulaba la Tarifa de Abominaciones de 1828), la no renovación de la cédula del Banco Nacional y el traslado de los indígenas hacia el oeste (donde Jackson aplica agresivamente la Ley de Remoción de los indios que resultó en un desplazamiento forzoso de miles de indígenas al Territorio Indio) fueron los asuntos más importantes de la era de Andrew Jackson.

Con respecto a la problemática de la esclavitud, el ejecutivo ignoró bastante el tema para que no aflorara como arma política. No obstante, es necesario señalar que, pese a que en los Estados del norte se concentraban los abolicionistas, los prejuicios contra los negros eran generalizados tanto en el norte como en el sur. Con respecto a los católicos irlandeses, eran una fuente de votantes vital en el noroeste, pese al amplio sentimiento anticatólico y xenófobo de la militancia demócrata.

Atentado[editar]

El 30 de enero de 1835 sufrió un atentado de bala. Fue el primero realizado contra la vida de un presidente de los Estados Unidos de América. El atacante fue Richard Lawrence quien le disparó dos tiros en Washington D.C.

Referencia bibliográfica[editar]

  • El Nacimiento del Mundo Moderno (título original en inglés: The Birth of the Modern: World Society 1815-1830), Paul Johnson, 1991. Javier Vergara Editor S.A., edición 1992 ISBN 978-950-15-1191-8
  • Estados Unidos. La historia (título original en inglés: A History of the American People), Paul Johnson, 1997. Ediciones B Argentina, S.A. para el sello Javier Vergara Editor S.A., primera edición abril de 2001 ISBN 950-15-2143-5

Referencias.[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
John Quincy Adams
Seal of the President of the United States.svg
Presidente de los Estados Unidos
18291837
Sucesor:
Martin Van Buren