Guillermo de Orange

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guillermo de Orange-Nassau
Antonio Moro - Willem I van Nassau.jpg
Guillermo I de Orange, el Taciturno, en su juventud (1555), retrato de Antonio Moro.
capitán
Lealtad Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas de los Países Bajos

Nacimiento 24 de abril de 1533
Dillenburg, Países Bajos españoles
Fallecimiento 10 de julio de 1584 (51 años)
Delft, Provincias Unidas de los Países Bajos
Guillermo de Orange, el Taciturno, en 1580 según Adriaen Thomasz Key.

Guillermo de Orange-Nassau (en holandés Willem van Oranje-Nassau) (Dillenburg, Alemania, 24 de abril de 1533Delft en los Países Bajos, 10 de julio de 1584) llamado el Taciturno. Miembro de la Casa de Nassau se convirtió en Príncipe de Orange en 1544. Descontento con la falta de poder político de la nobleza local y la persecución de los protestantes holandeses por parte de las tropas españolas, se unió a la rebelión contra la Corona Española. Pronto se reveló como el más influyente y políticamente capaz de los rebeldes, convirtiéndose en el principal líder de la rebelión que desembocó en la Guerra de los Ochenta Años. Dicha guerra culminó con el reconocimiento de la independencia de las Provincias Unidas (precursoras de los actuales Países Bajos) en 1648. Declarado rebelde por Felipe II de España en 1580, fue finalmente asesinado por Balthasar Gérard (o 'Gerardts') en 1584, cuando su popularidad estaba en declive.

Infancia y juventud (1533 - 1559)[editar]

Guillermo nació en el castillo de Dillenburg en el Ducado de Nassau, Alemania. Fue el primogénito de Guillermo el Rico, Conde de Nassau-Dillenburg, y Juliana de Stolberg-Wernigerode, fue educado en la fe luterana. Tuvo cuatro hermanos y siete hermanas: Juan, Hermanna, Luis, María, Ana, Isabel, Catalina, Juliana, Magdalena, Adolfo y Enrique.

Cuando apenas tenía once años, la muerte sin descendencia de su primo Renato de Châlon, Príncipe de Orange, acaecida en 1544, le convirtió en heredero de todas las propiedades de los Châlon. La herencia incluía el título de Príncipe de Orange y extensas propiedades en los Países Bajos.[1] Debido a su corta edad, el Emperador Carlos V actuó como regente del principado hasta que Guillermo pudo hacerse cargo del mismo. Carlos V exigió antes que el heredero recibiera educación católica, y Guillermo fue enviado a Bruselas a estudiar bajo la supervisión de María de Austria, hermana del Emperador y regente de los dominios de los Habsburgo en los Países Bajos. En Bruselas, Guillermo adquirió conocimientos de idiomas y recibió educación militar y diplomática.

El 6 de julio de 1551 se casó con Ana de Egmond-Buren, rica heredera de las tierras de su padre Maximiliano de Egmond. Con esto Guillermo ganó los títulos de Señor de Egmond y Conde de Buren. En ese mismo año de 1551 Guillermo fue nombrado capitán de caballería. Favorecido por Carlos V, fue ascendido rápidamente y ya era comandante de uno de los ejércitos del Emperador a la temprana edad de 22 años. En 1555 se convirtió en miembro del Consejo de Estado (en holandés Raad van State), el más alto organismo político consultivo de los Países Bajos. Ese mismo año Carlos abdicó en favor de su hijo Felipe II el trono de España y sus posesiones en los Países Bajos.

Su primera esposa, Ana, falleció el 24 de marzo de 1558. En 1559 Felipe II nombró a Guillermo estatúder (en holandés stadhouder) de las provincias de Holanda, Zelanda, Utrecht y Borgoña, lo cual incrementó enormemente la influencia política de Guillermo.

De leal a rebelde (1560-1568)[editar]

La Batalla de Heiligerlee se considera usualmente como el inicio de la Guerra de los Ochenta Años.

Aunque Guillermo nunca se opuso directamente al Rey de España, pronto llegó a ser uno de los miembros más destacados de la oposición en el Raad van State, junto con Felipe de Montmorency, conde de Horn (en holandés Filips van Montmorency, graaf van Horne) y Lamoral, conde de Egmont (en holandés Lamoraal, Graaf van Egmond). El objetivo principal de esta camarilla era obtener mayor poder político por parte de la nobleza local, y sus quejas eran constantes contra el excesivo número de españoles implicados en el gobierno de los Países Bajos.

Guillermo también estaba descontento con la creciente persecución que sufrían los protestantes. Educado primero como luterano y luego como católico, Guillermo era muy religioso, pero a la vez defensor de la libertad religiosa. La actuación de la Inquisición en los Países Bajos, dirigida por el Cardenal Granvela, incrementó la oposición al gobierno español entre la población de los Países Bajos, entonces mayoritariamente católica. Granvela era presidente del Consejo de Estado bajo las órdenes de la nueva regente Margarita de Austria y Parma (1522-1583), hermana de Felipe II.

El 25 de agosto de 1561 Guillermo se casó en segundas nupcias con Ana de Sajonia, hija del elector Mauricio de Sajonia. Ana aparece descrita en las crónicas de la época como "fea y de mal carácter" y es generalmente aceptado que Guillermo se casó con ella para ganar influencia en Sajonia, Hesse y el Palatinado.

A principios de 1565, un nutrido grupo de nobles de menor rango, que incluía al hermano menor de Guillermo, Luis, formó la Asamblea de Nobles. El 5 de abril de 1566 presentaron el Compromiso de Breda, una petición a la regente Margarita pidiendo el fin de la persecución a los protestantes.

De agosto a octubre del año 1566, una ola de iconoclasia (conocida como Tormenta de las imágenes o Asalto a las imágenes, Beeldenstorm en holandés) se extendió por los Países Bajos. Los calvinistas, enfadados por su persecución por parte de la Iglesia Católica, y opuestos a las imágenes católicas (que desde su punto de vista contradecía al segundo mandamiento), destruyeron cientos de estatuas de iglesias y monasterios en todos los territorios de Holanda..


Tras el Asalto a las imágenes cundió el desorden en los Países Bajos, y Margarita accedió a conceder los deseos de la Confederación a cambio de que la nobleza restaurara el orden. Igualmente, permitió a algunos nobles destacados, incluyendo a Guillermo, ayudar a la Confederación. A finales de 1566 y comienzos del 67 resultó evidente que no podría cumplir sus promesas, y tras el fracaso de varias rebeliones de escasa entidad, muchos calvinistas, el grupo protestante mayoritario, y luteranos abandonaron el país. Después del anuncio de que Felipe II, descontento con la situación en los Países Bajos, había enviado al Duque de Alba (conocido como "el Duque de hierro") para restaurar el orden, Guillermo abandonó sus funciones y se retiró a su Nassau nativo en abril de 1567. Había estado implicado financieramente en varias de las rebeliones.

Tras su llegada en agosto, Alba estableció un Tribunal de los Tumultos (conocido popularmente Tribunal de la Sangre) para juzgar a los implicados en las revueltas y la iconoclastia. Guillermo fue uno de los 10.000 convocados, pero no apareció. Fue declarado fuera de la ley, y sus propiedades confiscadas. Como uno de los más importantes y populares políticos de los Países Bajos, Guillermo se convirtió en el líder de la resistencia armada. Financió a los Mendigos, grupos de refugiados Protestantes que actuaban como corsarios y asaltaban las ciudades costeras, matando por igual a españoles y daneses. También reclutó un ejército, formado principalmente por mercenarios alemanes, para enfrentarse a Alba en tierra. Guillermo se alió con los Hugonotes tras el fin de la Segunda Guerra de Religión francesa, cuando estos pudieron disponer de tropas libres.[2] Dirigido por su hermano Luis, el ejército invadió el norte de los Países Bajos en 1568. Sin embargo, el plan fracasó casi desde el comienzo. Los hugonotes fueron derrotados por las tropas reales francesas antes de que pudieran invadir Países Bajos, y una pequeña fuerza bajo Jean de Villiers fue capturada al cabo de dos días. Villiers entregó todos los planes de la campaña a los españoles tras ser apresado.[3] El 23 de mayo, el ejército de Luis derrotaba a los españoles dirigidos por el Duque de Aremberg en la batalla de Heiligerlee en la provincia de Groningen. Aremberg murió en la batalla, al igual que Adolfo, uno de los hermanos de Guillermo. El duque de Alba respondió ejecutando a varios nobles convictos (incluyendo a los condes de Egmont y Hoorn), y lanzando una expedición sobre Groningen. Allí, aniquiló a las fuerzas de Luis en territorio alemán en la batalla de Jemmingen el 21 de julio, aunque Luis logró escapar.[4] Estas dos batallas se consideran el inicio de la Guerra de los Ochenta Años.

Guerra[editar]

Escudo de armas de Guillermo
La conocida como Prinsenvlag (bandera del príncipe), basada en los colores del escudo de armas de Guillermo de Orange, fue usada por los rebeldes holandeses, y fue la base de la actual bandera de los Países Bajos.

Guillermo respondió marchando sobre Brabante al frente de un gran ejército, pero Alba evitó el enfrentamiento directo, esperando que el ejército rebelde se desmoronara rápidamente. A medida que Guillermo avanzaba, comenzaron los desórdenes, y con el invierno en puertas y poco dinero, Guillermo decidió regresar.[5] Gullermo elaboró nuevos planes de invasión para los años siguientes, pero no consiguió ningún avance debido a la falta de apoyo y dinero. Continuó siendo popular entre el pueblo, en parte gracias a una campaña publicitaria a gran escala realizada a través de panfletos. Una de sus afirmaciones, con la que pretendía justificar sus actos, fue la de que él no estaba luchando contra el legítimo dueño del territorio, el rey español, sino contra los gobernantes de los Países Bajos, y contra la presencia de soldados extranjeros.

El 1 de abril de 1572, una banda de "mendigos del mar" capturó la ciudad de Brielle, que había sido abandonada a su suerte por la guarnición española. Contrariamente a su habitual táctica, los Mendigos ocuparon la población y reclamaron la presencia del príncipe izando la bandera de Orange sobre la ciudad.[6] Tras esta ocupación, varias otras ciudades abrieron sus puertas a los Mendigos, y pronto muchas ciudades de Holanda y Zelanda estuvieron en manos rebeldes, con las notorias excepciones de Amsterdam y Middelburg. Las ciudades rebeldes convocaron entonces unos Estados Generales (aunque técnicamente no estaban facultadas para ello) e instauraron a Guillermo como Estatúder de Holanda y Zelanda.

Al mismo tiempo, ejércitos rebeldes ocupaban ciudades por todo el país, desde Deventer hasta Mons. El propio Guillermo avanzó entonces con sus propias tropas hacia el sur, capturando Roermond y Lovaina. Guillermo había contado con la intervención de los hugonotes, pero la matanza de San Bartolomé el 24 de agosto marcó el comienzo de una ola de violencia contra los protestantes franceses. Tras una victoria española sobre su ejército, Guillermo se vio obligado a retirarse a Enkhuizen en Holanda. Los españoles tomaron represalias y saquearon varias ciudades rebeldes, masacrando en ocasiones a la población civil, como en Malinas o Zutphen. Tuvieron más problemas con las ciudades de Holanda, donde el asedio de Haarlem se extendió durante siete meses y ocasionó 8.000 bajas españolas y se vieron obligados a levantar el sitio a Alkmaar.

En 1573, Guillermo se unió a la iglesia Calvinista.[7] Y en 1574, los ejércitos de Guillermo obtuvieron algunas pequeñas victorias, incluyendo encuentros navales. Los españoles,dirigidos ahora por Luis de Zúñiga y Requesens, después de que Felipe decidiera sustituir al duque de Alba, obtuvieron también alguna victoria. Su mayor éxito fue la batalla de Mook, al sureste, en la que perdieron la vida dos de los hermanos de Guillermo, Luis y Enrique. El ejército español puso también sitio a Leiden, pero se vieron obligados a retirarse después de que los daneses rompieran varios diques cercanos. Esta victoria significó una gran alegría para Guillermo, que fundó entonces la Universidad de Leiden, primera universidad de las Provincias del Norte.

Guillermo había disuelto legalmente su primer matrimonio en 1571, basándose en la locura de su esposa Anna. En 1575 se casó por tercera vez, en este caso con Carlota de Borbon-Montpensier, monja francesa que gozaba también del favor popular. Juntos, tuvieron seis hijas.

Tras el fracaso de las negociaciones de paz en Breda en 1575, la guerra continuó. La situación mejoró para los rebeldes tras la inesperada muerte de Requesens en marzo del 76, y el amotinamiento de un gran número de soldados españoles tras no haber recibido su salario en meses. Esta revuelta, que concluyó con el saqueo de Amberes constituyó una inmejorable propaganda para los Revuelta holandesa. Mientras que un nuevo gobernador, Juan de Austria se dirigía a Holanda, Guillermo de Orange consiguió que la mayoría de las provincias firmaran la Pacificación de Gante, donde se comprometían a luchar juntas por la expulsión de las tropas españolas. Sin embargo, no se logró la unidad en materia religiosa. Las ciudades y provincias católicas no permitirían calvinistas y viceversa.

Cuando Juan de Austria firmó el Edicto perpetuo de 1577, prometiendo cumplir las condiciones de la Pacificación, parecía que los rebeldes habían ganado la guerra. Sin embargo, tras la toma de Namur por los españoles en 1577, el levantamiento se extendió por todos los Países Bajos. Don Juan intentó negociar la paz, pero el príncipe hizo fracasar las negociaciones. El 24 de septiembre de 1577, Guillermo hizo su entrada triunfal en Bruselas. Al mismo tiempo, las posturas de los calvinistas rebeldes se radicablizaban, tratando de prohibir el catolicismo en sus áreas de influencia. Guillermo se oponía a esto por razones personales y políticas. Deseaba la libertad religiosa, y necesitaba el apoyo de católicos y protestantes moderados para lograr sus objetivos. El 6 de enero de 1579, varias provincias del sur, descontentas con el radicalismo de algunos de los partidarios de Guillermo firmaron la Unión de Arras, por la que aceptaban como gobernador a Alejandro Farnesio, duque de Parma, sucesor de Juan de Austria que había fallecido unos meses atrás.

Cinco provincias del norte, seguidas poco después por la mayor parte de las ciudades de Brabante y Flandes, firmaron entonces la Unión de Utrecht el 23 de enero, confirmando su unidad. Guillermo se opuso inicialmente a este acuerdo, esperando poder unir aún a todas las provincias bajo un mismo bando. No obstante, dio finalmente su apoyo a Utrecht el 3 de mayo. Esta unión de Utrecht se acabaría convirtiendo en una constitución de facto y constituiría la única unión formal de las provincias holandesas hasta 1795.

Declaración de Independencia[editar]

Francisco de Anjou, que había sido reclutado como rey por Guillermo como soberano de los Países Bajos fue tremendamente impopular entre el pueblo.

Pese a la unión de Utrecht, el duque de Parma consiguió recuperar la mayor parte del sur de los Países Bajos. Debido a que había accedido a eliminar las guarniciones españolas de las provincias del Tratado de Arras y a que Felipe II lo necesitaba en otros destinos, Farnesio no pudo realizar más avances hasta finales de 1581. Mientras tanto, Guillermo y sus partidarios buscaban el apoyo internacional. El príncipe había intentado obtener la ayuda francesa en varias ocasiones, y finalmente logró el apoyo de Francisco, duque de Anjou, hermano de Enrique III de Francia. El 29 de septiembre de 1580, los Estados Generales (excepto Zelanda y Holanda), firmaron el Tratado de Plessis-les-Tours con el duque de Anjou. El duque recibiría el título de "Protector de la Libertad de los Países Bajos" y se convertiría en el nuevo soberano. Esto, no obstante, exigía que los Estados Generales y Guillermo renunciaran al apoyo formal recibido del rey de España, del que oficialmente disfrutaban.

El 22 de julio de 1581, los Estados generales proclamaron su decisión de dejar de reconocera Felipe II como su rey en el Acta de abjuración. Este acta constituía una declaración de independencia formal, lo que permitió al Duque de Anjou acudir en ayuda de los rebeledes. No llegaría a los Países Bajos hasta el diez de febrero de 1582, siendo reconocido oficialmente por Guillermo en Flushing. El 18 de marzo, el español Juan de Jáuregui intentó asesinar a Guillermo en Amberes; aunque Guillermo resultó herido, sobrevivió gracias a los cuidados de su esposa Carlota y su hermana María. Sin embargo, mientras Guillermo se recuperaba, su esposa Carlota enfermaba y fallecía el 5 de mayo. Entretanto, el duque de Anjou no había conseguido ganarse el cariño de los holandeses y las provincias de Zelanda y Holanda se negaron a reconocercomo soberano, mientras que Guillermo era criticado por su política francesa. Cuando las tropas francesas de Anjou llegaron a Países Bajos a finales de 1582, los planes de Guillermo parecían cumplirse al fin, ya que incluso el Duque de Parma temía ahora la victoria rebelde.

Sin embargo, el propio duque estaba descontento con sus poderes limitados y decidió tomar Amberes por la fuerza el 18 de enero de 1583. Los ciudadanos, que habían sido advertidos, defendíeron la ciudad en lo que es conocido como Furia Francesa. El ejército de Anjou fue completamente aniquilado y el duque recibió reprimendas tanto de Catalina de Medici domo de Isabel I, a la que había cortejado. La posición de Anjou tras esta acción se hizo insostenible, y abandonó finalmente el país en junio. Su partida constituyó un descrédito para Guillermo, que mantuvo su apoyo al francés. Quedó por ello políticamente aislado, aunque Holanda y Zelanda le mantuvieron como Estatúder e intentaron declarle conde de Holanda y Zelanda, lo que le convertiría oficialmente en soberano. En medio de todo, Guillermo se había casado por cuarta y última vez el 12 de abril de 1583 con Luisa de Coligny, una hugonote francesa hija de Gaspar de Coligny. Ella sería la madre de Gaspar de Coligny. Ella se convertiría en la madre de Federico Enrique de Orange-Nassau, el cuarto de sus hijos legítimos.

Asesinato[editar]

Agujeros de bala en el Prinsenhof en Delft

Balthasar Gérard (nacido en 1557) era un francés católico partidario de Felipe II que consideraba que Guillermo de Orange había traicionado al rey español y a la religión católica. Después de que Felipe II hubiera proclamado fuera de la ley a Guillermo y ofrecido 25.000 coronas por su cabeza,, Gérard decidió viajar a los Países Bajos para asesinar a Guillermo. Sirvió en el ejército del gobernador de Luxemburgo, Pedro Ernesto de Mansfeld durante dos años, esperando acercarse lo suficiente a Guillermo cuando ambos ejércitos se encontraran. Esto no llegó a suceder y Gérard abandonó el ejército. Se presentó ante el Duque de Parma con sus planes, pero no logró impresionar a Farnesio. En mayo de 1584, Gérard se presentó ante Guillermo haciéndose pasar por un noble francés, y le entregó el sello del conde de Mansfeld. Este sello permitiría falsificar mensajes y enviarlos en nombre del conde. Guillermo envió a Gérard a Francia para que entregara el sello a sus aliados franceses.

Gérard regresó en julio, tras haber comprado pistolas en el viaje. El 10 de julio concertó una cita con Guillermo de Orange en su residencia de Delft, ahora conocida como Prinsenhof. Ese día, Guillermo estaba cenando con Rombertus van Uylenburgh. Tras abandonar Guillermo la cena y subir las escaleras, Van Uylenburgh oyó a Gérard disparar a Guillermo a escasa distancia, tras lo que huyó para cobrar su recompensa.

Según los registros oficiales,[8] Se dice que las últimas palabras de Guillermo fueron:[9]

Mon Dieu, ayez pitié de mon âme; mon Dieu, ayez pitié de ce pauvre peuple.

Dios mío, ten piedad de mi alma; Díos mío, ten piedad de esta pobre gente.

Gérard fue capturado antes de que pudiera abandonar Delft y encarcelado. Fue torturado antes de su juicio el 13 de julio, donde fue sentenciado a ser brutalmente ejecutado. Los magistrado decretaron que la mano derecha del asesino debía ser quemada con un hierro al rojo vivo, que su carne se separara de su cuerpo con pinzas en seis puntos diferentes, que se le descuartizara y eviscerara vivo, y que su corazón se le arrancara del pecho para finalmente decapitarle.[10]

Tradicionalmente, los miembros de la familia Nassau eran enterrados en Breda, pero como la ciudad estaba en manos hispanas a la muerte de Guillermo, éste fue enterrado en Nieuwe Kerk en Delft. El monumento que se levantó en su tumba era inicialmente muy modesto, pero fue reemplazado en 1623 por uno nuevo, obra de Hendrik de Keyser y de su hijo Pedro. Desde entonces, la mayor parte de los miembros de la Casa de Orange-Nassau, incluyendo ltodos los reyes de Holanda, han sido enterrados en la misma iglesia. Su bisnieto Guillermo III, rey de Inglaterra y Escocia y Estatúder de los Países Bajos fue enterrado en la Abadía de Westminster.

Según la historiadora Lisa Jardine, Guillermo de Orange fue el primer jefe de estado asesinado por arma de fuego, pero Guillermo nunca fue oficialmente proclamado jefe de estado y el regente escocés Jacobo Estuardo había sido disparado 13 años antes.


Descendencia directa[editar]

Guillermo tuvo dieciséis hijos de sus varios matrimonios y relaciones extramatrimoniales. Muchos de ellos fueron importantes figuras de la Historia de los Países Bajos y de Europa en general.

De su primera esposa Ana de Egmond-Buren tuvo tres hijos:

  • María (1553-1554), fallecida en la infancia;
  • Felipe-Guillermo (1554-1618), Príncipe de Orange y Señor de Breda, vivió casi 30 años en España como rehén;
  • María (1556-1616) se casó con Felipe de Hohenlohe y defendió vigorosamente los derechos de su hermano durante su larga ausencia.

Con Eva Elincx mantuvo una breve relación, de la que nació un hijo ilegítimo:

De su segunda esposa Ana de Sajonia tuvo cinco hijos:

  • Ana (1562), fallecida en la infancia;
  • Ana (1563-1588), casada con Guillermo Luis de Nassau;
  • Mauricio Augusto Felipe (1564-1566), fallecido en la infancia;
  • Mauricio (1567-1625), estatúder y Príncipe de Orange;
  • Emilia (1569-1629), casada con el príncipe Manuel de Portugal (1568-1638), hijo del Antonio, pretendiente a la Corona portuguesa.

De su tercera esposa Carlota de Borbón-Montpensier tuvo seis hijas:

De su cuarta esposa, Luisa de Coligny, tuvo un hijo:

Curiosidades[editar]

Hay varias explicaciones sobre el origen de su sobrenombre "el Taciturno" (en holandés de Zwijger). La más común es que Guillermo raramente expresaba una opinión clara sobre temas controvertidos, ya fuera en la corte o en público.[11]

En los Países Bajos también se conoce a Guillermo como Vader des vaderlands ("Padre de la patria"). El himno nacional holandés, el Wilhelmus, está escrito en su honor.


Predecesor:
René de Châlon
Príncipe de Orange
1544 - 1584
Sucesor:
Felipe-Guillermo de Orange-Nassau
Predecesor:
René de Châlon
Barón de Breda
1544 - 1584
Sucesor:
Felipe-Guillermo de Orange-Nassau
Predecesor:
---
Estatúder de las Provincias Unidas
1559 - 1584
Sucesor:
Mauricio de Nassau

Notas[editar]

  1. En la época se conocía como 'Países Bajos' al territorio de 'Las Diecisiete Provincias' que incluyen la totalidad de los actuales Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo y partes del norte de Francia.
  2. Wedgwood (1944) p. 104.
  3. Wedgwood (1944) p. 105.
  4. Wedgwood (1944) p. 108.
  5. Wedgwood (1944) p. 109.
  6. Wedgwood (1944) p. 120.
  7. G. Parker, The Dutch Revolt (revised edition, 1985), p. 148
  8. Minutes of the States-General of 10 July 1584, quoted in JW Berkelbach van der Sprenkel, De Vader des Vaderlands, Haarlem 1941, p. 29: "Ten desen daghe es geschiet de clachelycke moort van Zijne Excellentie, die tusschen den een ende twee uren na den noen es ghescoten met een pistolet gheladen met dry ballen, deur een genaempt Baltazar Geraert... Ende heeft Zijne Excellentie in het vallen gheroepen: Mijn God, ontfermpt U mijnder ende Uwer ermen ghemeynte (Mon Dieu ayez pitié de mon âme, mon Dieu, ayez pitié de ce pauvre peuple)".
  9. Aunque generalmente aceptadas, sus últimas palabras pueden haber sido modificadas con propósitos propagandísticas. Ver Charles Vergeer, "De laatste woorden van prins Willem", Maatstaf 28 (1981), no. 12, pp. 67–100. En el debate han aparecido críticas señalando que Guillermo murió inmediatamente después de los disparos, mientras que otras afirman que habría habido muy poco tiempo para fabricar el discurso entre el momento de su asesinato y el anuncio de su muerto a los Estado Generales. Las diferencias entre las diferentes versiones son muy ligeras y son sobre todo de estilo.
  10. Motley, John L. (1856). The Rise of the Dutch Republic, Vol. 3. http://www.gutenberg.org/etext/4836. 
  11. Israel, Jonathan I. (1998), The Dutch Republic. Its Rise, Greatness, and Fall 1477-1806, Clarendon Press, Oxford, ISBN 0-19-820734-4. página 139

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]