Batalla de Nieuwpoort

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Nieuwpoort
Guerra de los Ochenta Años
Terciosmarchando.jpg
Tercios marchando en formación durante la batalla
Fecha 2 de julio de 1600
Lugar Nieuwpoort, en la actual Bélgica
Coordenadas 51°09′21″N 2°44′18″E / 51.155833333333, 2.7383333333333Coordenadas: 51°09′21″N 2°44′18″E / 51.155833333333, 2.7383333333333
Resultado Victoria táctica de las Provincias Unidas, actual Holanda
Beligerantes
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas de los Países Bajos Flag of Cross of Burgundy.svg Monarquía católica
Comandantes
Mauricio de Nassau Archiduque Alberto de Austria
Fuerzas en combate
10.000 hombres 8.700 hombres
Bajas
2.000 muertos y heridos 2.500 muertos y heridos, 600 capturados
[editar datos en Wikidata ]

La batalla de Nieuwpoort o primera batalla de las Dunas entre las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos, bajo el mando de Mauricio de Nassau, y el ejército español, bajo el mando del archiduque Alberto de Austria, tuvo lugar el 2 de julio de 1600 cerca de la ciudad belga de Nieuwpoort. Es la primera batalla importante ganada por los holandeses en campo abierto, tras las profundas reformas a las que Mauricio sometió a su ejército.

Campaña[editar]

A pesar de la oposición de Mauricio, los Estados Generales le ordenaron desembarcar al ejército en territorio controlado por los españoles para destruir la ciudad de Dunkerque, principal base de los corsarios dunkerqueses al servicio de la corona española.

El 22 de junio las tropas de Mauricio toman tierra y al enterarse el archiduque Alberto sale de Bruselas al encuentro del ejército protestante con tres tercios, una unidad española amotinada en Diest a la que el archiduque solicita ayuda, y varias unidades valonas, italianas y alemanas. El ejército español interceptó a las fuerzas de Mauricio obligándolas a presentar batalla.

Fuerzas[editar]

Flanco norte:

Provincias Unidas: 4 cañones, 650 mosqueteros ingleses.
España: 6 cañones, 600 jinetes, 1.400 infantes, entre los que se incluye a los amotinados.

Flanco sur:

Provincias Unidas: 1.200 jinetes.
España: 1.000 jinetes.

Centro:

Provincias Unidas: 9.300 infantes.
España: 7.300 infantes, en los que se incluye a los tres tercios españoles.

La batalla[editar]

Tras marchar más de 45 km en un día y una noche la vanguardia del ejército español, formada por los amotinados, se topa con dos mil infantes del ejército holandés y unos escuadrones de caballería enviados a su encuentro, a los que aplastan. Sin detenerse alcanzan las posiciones de Mauricio en la playa, apostado sobre unas dunas en las que dispone a su ejército.

El archiduque Alberto, a pesar de que parte de la infantería todavía estaba en camino, el cansancio de la marcha, y tener el sol y el viento en contra que les echaba la arena en los ojos, decide atacar. Contra la línea de dunas los españoles lanzan tres asaltos, que solo en el último intento tiene éxito, apoderándose de una de las dunas y haciendo vacilar a todo el ejército protestante. La caballería holandesa carga contra la caballería española dispersándola pero viéndose detenida por la infantería española. Tras reagruparse la infantería lanza un nuevo asalto a la siguiente duna y esta a punto de tomarla, pero Mauricio lanza de nuevo contra la caballería española sus tres últimos regimientos de caballería que permanecían en reserva, arrollan de nuevo a la caballería española y se lanzan contra la infantería. La infantería, agotada tras la marcha, los cuatro asaltos realizados en la arena de la playa y ante el contraataque simultáneo de la infantería holandesa y la caballería, se hunde. El archiduque Alberto intenta evitar la derrota pero el mismo es herido en la cabeza por un enemigo.

Resultado[editar]

A pesar de que Mauricio venció al ejército español, una proeza de la que pocos podían vanagloriarse en el siglo XVI, no pudo sacar ningún provecho de la campaña, aparte de la inyección de moral que supuso para las tropas y la población de las Provincias Unidas, vencer en campo abierto a los tercios españoles. Las líneas de comunicación y aprovisionamiento de las fuerzas de las Provincias Unidas se habían estirado al máximo y Mauricio tuvo que retirarse a fines de mes. Los flamencos a los que Mauricio esperaba llevar a la rebelión contra la corona española permanecieron leales a esta. El puerto de Dunkerque, que era el principal objetivo permaneció en manos españolas. Los corsarios con base en este puerto continuaron atacando las naves comerciales y pesqueras holandesas, hasta el declive de la marina española en el mar del Norte.

Enlaces externos[editar]