Aborto en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Legislación sobre el aborto en el mundo
     No punible si se realiza antes de un plazo establecido.      No punible en casos de peligro para la vida y/o salud física o mental de la madre, violación, defectos en el feto o factores socioeconómicos.      No punible en casos de peligro para la vida y/o salud física o mental de la madre, violación o defectos en el feto.      No punible en casos de peligro para vida y/o salud física o mental de la madre o violación.      No punible en casos de peligro vida y/o salud física o mental de la madre.      Punible sin excepciones.      Varía por región.      No hay información.

El aborto en Argentina, referido a la interrupción voluntaria del embarazo o aborto inducido, es un delito descrito en el Título I, Capítulo I "Delitos contra la vida" del Código Penal argentino. Asimismo, dicho código establece como aborto no punible el que se practicare a fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer (aborto terapéutico); o el que interrumpiere un embarazo fruto de una violación o de un atentado contra el pudor cometido sobre una mujer idiota o demente.[1] [Nota 1]

En ciertos casos, se ha interpretado que la violación debía ser cometida solo sobre mujeres con las discapacidades antes mencionadas para que el aborto resulte no punible (aborto eugenésico).[2]

En marzo de 2012, la Suprema Corte de Justicia argentina precisó que el aborto es no punible en violaciones cometidas sobre cualquier mujer; y además indicó que no es necesario recurrir a la justicia para su realización.[3]

Guía técnica para la atención integral de los abortos no punibles[editar]

En octubre de 2007, el Ministerio de Salud de la Nación, a través de su Programa de salud sexual y reproductiva elaboró la denominada Guía técnica para la atención integral de los abortos no punibles.[4] La misma indica que tiene como propósito promover la igualdad de derechos, la equidad y la justicia social así como contribuir a mejorar la estructura de oportunidades en el campo de la salud sexual y reproductiva y, en particular, "definir medidas para reducir y eliminar las barreras para el acceso al aborto permitido por la ley".

La guía fue actualizada en junio de 2010.[5] La misma fue inicialmente anunciada como resolución ministerial, hecho que tuvo que ser desmentido por el Ministro de Salud Juan Manzur.[6]

Estadísticas[editar]

La guía ofrece un breve resumen con información estadística. Se cita un trabajo realizado por la doctora Edith Pantelides y la licenciada Silvia Mario, quienes estimaron que la cantidad de abortos por año en Argentina es de 460.000. Para calcular ese número, se basaron en la cantidad de egresos hospitalarios por aborto (tanto inducidos como espontáneos) ocurridos en el año 2000, y le aplicaron determinadas fórmulas estadísitcas.[7]

En la guía de 2007 se especifica que, según los registros propios del Ministerio de Salud de la Nación, ocurren 100 muertes al año por abortos inseguros, siendo ésta la principal causa de muerte materna. Asimismo, se contabilizaron un total de 78.894 hospitalizaciones por aborto, indistintamente si fueron inducidos o espontáneos.

En la guía de 2010, la cantidad de muertes por abortos inseguros se redujo a 80, y pasó a ser solo una de las principales causas de muerte materna, representando alrededor del 30 % de las mismas. En esta publicación, las hospitalizaciones por aborto inducido y espontáneo se redujeron a 59.960.

Estas cifras han sido consideradas como exageradas y falsas por algunos analistas, quienes entienden que se manipulan los datos a fin de impulsar la despenalización del aborto.[8]

Marco Jurídico y Principios[editar]

La guía expone un resumen de la legislación relacionada con el tema, citando artículos de la Constitución Nacional, de tratados internacionales, del Código Penal de la Nación y de la Ley Nº 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Menciona además una serie de principios a seguir entre los que se destaca el de favorabilidad, que dice que en caso de dudas acerca del sentido de una norma o de su aplicación, debe adoptarse la interpretación o la aplicación que mejor se compadezca con los derechos de las mujeres.

Definición y Constatación de No Punibilidad[editar]

La guía enumera los casos de no punición del aborto de la siguiente manera:

  • En casos de peligro para la vida de la mujer.
  • En los casos de peligro para la salud de la mujer.
  • Cuando el embarazo sea producto de una violación.
  • Cuando el embarazo sea producto del atentado al pudor sobre una mujer idiota o demente.

Indica que debe interpretarse como salud el “completo estado de bienestar físico, psíquico y social, y no solamente la ausencia de enfermedades”, tal como define la OMS.

La no punibilidad de los casos de peligro para la vida o la salud de la mujer debe ser constatada por el médico tratante, quien además podrá hacer una interconsulta con otro médico o bien, en los casos de peligro para la salud mental, con un profesional de la psicología.

En los casos de violación o de atentado contra el pudor, en la guía del 2007 se especificaba que se debía presentar una denuncia policial o judicial. A partir del lanzamiento de la guía del 2010, si no existe una denuncia, es suficiente con presentar una declaración jurada.

También declara que cualquier imposición de exigencias adicionales se considera una violación a los derechos de la mujer al acceso al aborto en los casos permitidos por la ley.

Métodos de Aborto[editar]

La guía enumera los distintos métodos seguros para abortar, haciendo una distinción entre Métodos Preferidos y Otros Métodos e indicando las semanas que deben transcurrir desde la última menstruación.

Los Métodos Preferidos son:

  • Aspiración al vacío manual o eléctrica: entre 5 y 12 semanas desde la última menstruación. Podrán pasar hasta 15 semanas siempre que sean proveedores bien entrenados.
  • Dilatación y evacuación: entre 13 y 22 semanas desde la última menstruación.
  • Mifepristone y Misoprostol (o gemeprost): entre 5 y 9 semanas desde la última menstruación. Se está investigando si se puede aplicar este método hasta pasadas 12 semanas. Entre 13 y 22 semanas, las dosis de Misoprostol (o gemeprost) deberán ser repetidas.
  • Prostaglandinas vaginales en dosis repetidas: entre 12 y 22 semanas desde la última menstruación.

Los Otros Métodos son:

  • Dilatación y curetaje: entre 5 y 11 semanas desde la última menstruación.
  • Soluciones hipertónicas: entre 12 y 22 semanas desde la última menstruación.
  • Prostaglandinas intra amnióticas o extra amnióticas: entre 12 y 22 semanas desde la última menstruación.

Historia de la legislación del aborto[editar]

En 1886 se sanciona el primer Código Penal de Argentina. El mismo penaliza el aborto en todos los casos. En 1903, el código es reformado por primera vez y establece que los casos de tentativa de aborto no sean punibles. Los casos de no punibilidad que actualmente se encuentran vigentes surgen de la segunda reforma del código, sancionada en el año 1921.

La Comisión de Códigos del Senado argentino que aprobó el nuevo código estaba integrada por los legisladores Joaquín V. González, Enrique del Valle Iberlucea y Pedro A. Garro. Esta comisión explicó que, en lo concerniente al aborto, se basó en el texto del anteproyecto penal suizo de 1916. También entendió que la no punibilidad del aborto terapéutico no necesitaba explicación; mientras que, para los casos de atentado contra el pudor sobre mujeres con discapacidad mental, se justificó con la siguiente cita del abogado y político español Luis Jiménez de Asúa referida al anteproyecto suizo: "Es la primera vez que una legislación va a atreverse a legitimar el aborto con un fin eugenésico, para evitar que de una mujer idiota o enajenada, o de un incesto, nazca un ser anormal o degenerado". Si bien el texto helvético hacía mención al caso del incesto, éste quedó excluido del código argentino.[9]

En 1968, durante el régimen de la autodenominada Revolución Argentina, comandado por Juan Carlos Onganía, entra en vigencia el Decreto Ley Nº 17.567, el cual establecía la excepción del delito si el peligro para la vida o la salud de la mujer fuere grave; o en cualquier caso de violación, siempre que éste estuviere judicializado, y con el consentimiento de un representante legal si la mujer fuere menor, idiota o demente. Tras la llegada de la democracia en 1973, estas modificaciones fueron dejadas sin efecto a través de la sanción de la Ley Nº 20.509.

En el año 1976, durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, se sanciona el Decreto Ley Nº 21.338, que reincorpora las modificaciones realizadas en el decreto ley de Onganía. Sin embargo, en 1984, ya en democracia, se sanciona la Ley Nº 23.077, que retrotrae nuevamente la situación a lo sancionado en 1921.[10]

El debate público: sanciones, fallos judiciales y declaraciones[editar]

En 1984 se sanciona la Ley Nº 23.054, la cual aprueba la Convención Americana sobre Derechos Humanos, tratado internacional cuyo texto declara que el derecho a la vida existe "en general, a partir del momento de la concepción".[11] Desde su reforma en 1994, la Constitución Nacional establece la jerarquía constitucional para dicho tratado en su artículo 75, inciso 22º.[12]

En 1990, se sanciona la Ley Nº 23.849, en donde se aprueba la Convención sobre los Derechos del Niño. El artículo 2 de la ley declara que debe interpretarse que un niño es un ser humano desde el momento de la concepción y hasta los 18 años.[13]

En 1998, luego de una entrevista con el Papa Juan Pablo II en la Ciudad del Vaticano, el presidente argentino Carlos Menem aprobó un decreto que declaró el 25 de marzo el Día del Niño por Nacer.[14] Durante la primera celebración, en 1999, el presidente afirmó que "la Argentina ha colocado entre las prioridades de su política exterior, una firme y decidida acción en defensa de la vida".[15]

En el año 2002, la Corte Suprema de Justicia falló a favor de la asociación civil Portal de Belén, que había denunciado al Ministerio de Salud de la Nación por autorizar el uso del fármaco Inmediat, el cual impide la implantación del blastocisto. En el texto del fallo se afirma que "el comienzo de la vida humana tiene lugar con la unión de los dos gametos, es decir con la fecundación; en ese momento, existe un ser humano en estado embrionario".[16]

En 2004, la jueza Carmen Argibay fue designada para formar parte de la Corte Suprema de Justicia argentina.[17] Debido a su posición a favor de la despenalización del aborto, diferentes organizaciones pro vida habían presentado impugnaciones a su postulación.[18]

Ese año, Ginés González García, Ministro de Salud del gobierno de Néstor Kirchner, declaró su apoyo a la despenalización del aborto.[19] Posteriormente, el propio presidente Kirchner manifestó su rechazo a la propuesta, pero señaló que "en eso hay libertad de conciencia".[20]

En julio de 2007, la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas publicó un dictamen sobre el proyecto de abortos no punibles en el que se sostuvo que "Las normas de cualquier nivel que se sancionen por el Congreso, las legislaturas y los consejos municipales, y que autoricen la muerte provocada de modo directo de una persona inocente, carecen de validez constitucional, resultando irrelevante que los afectados tengan una semana o tres meses de gestación, un año u ochenta años de vida. Todos tienen el mismo derecho a la vida".[21]

Durante la campaña electoral del año 2007, la entonces candidata a presidente Cristina Fernández de Kirchner se declaró en contra del aborto, aunque aclaró: "no creo que los que abogan por la despenalización del aborto estén a favor del aborto: eso sería una simplificación".[22]

En marzo de 2010, en un examen realizado por el Comité de Derechos Humanos sobre Argentina, se expresa, en el párrafo 13, "su preocupación por la legislación restrictiva del aborto contenida en el artículo 86 del Código Penal, así como por la inconsistente interpretación por parte de los tribunales de las causales de no punibilidad contenidas en dicho artículo. (Artículos 3 y 6 del Pacto)" y se recomienda que "El Estado Parte debe modificar su legislación de forma que la misma ayude efectivamente a las mujeres a evitar embarazos no deseados y que éstas no tengan que recurrir a abortos clandestinos que podrían poner en peligro sus vidas. El Estado debe igualmente adoptar medidas para la capacitación de jueces y personal de salud sobre el alcance del artículo 86 del Código Penal".[23]

En junio de 2010, en un examen realizado por el Comité de los Derechos del Niño sobre Argentina, se le recomienda al Estado, en el párrafo 59, que, entre otros puntos, "Adopte medidas urgentes para reducir la mortalidad materna relacionadas con el aborto, en particular velando por que la profesión médica conozca y practique el aborto no punible, especialmente en el caso de las niñas y mujeres víctimas de violación, sin intervención de los tribunales y a petición de ellas" y que "Enmiende el artículo 86 del Código Penal en el ámbito nacional para prevenir las disparidades en la legislación provincial vigente y en la nueva en lo que respecta al aborto legal".[24]

En septiembre de 2010, la Academia Nacional de Medicina publicó una declaración en donde sostuvo lo siguiente:

  • Que el niño por nacer, científica y biológicamente, es un ser humano cuya existencia comienza al momento de su concepción por lo que, desde el punto de vista jurídico, es un sujeto de derecho como lo reconocen la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país.
  • Que destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano.
  • Que el pensamiento médico a partir de la ética hipocrática ha defendido la vida humana como condición inalienable desde la concepción. Por lo que la Academia Nacional de Medicina hace un llamado a todos los médicos del país a mantener la fidelidad a la que un día se comprometieron bajo juramento.
  • Que el derecho a la “objeción de conciencia” implica no ser obligado a realizar acciones que contrarían convicciones éticas o religiosas del individuo.[25]

En marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia argentina, a través del fallo “A. F. s/medida autosatisfactiva”, y con el fin de desambiguar el inciso 2º del artículo 86 del Código Penal, precisa que el aborto es un derecho para toda víctima de violación que presente ante el personal sanitario una declaración jurada constatando tal situación. El Máximo Tribunal afirma que el Estado Argentino es garante del acceso al aborto en las condiciones que la ley establece. En este fallo se citan trabajos realizados por la Organización Mundial de la Salud; y observaciones del Comité de Derechos Humanos y del Comité de los Derechos del Niño.[3]

La Corporación de Abogados Católicos emitió una declaración cuestionado los distintos alcances del fallo, entre ellos, permitir el aborto para cualquier caso de violación, que no sea necesaria una denuncia previa, que se haya exhortado a las autoridades nacionales y provinciales a implementar protocolos hospitalarios y que el tiempo en que el médico ejerce su objeción de conciencia sea limitado.[26]

Interpretaciones a la Convención Americana sobre Derechos Humanos acerca del aborto[editar]

Existen diferentes interpretaciones sobre lo estipulado en la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación al aborto.

El doctor en derecho Gregorio Badeni sostiene que la Convención prohíbe el aborto, indicando que "el art. 4º, inc. 1º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos establece que el derecho a la vida está protegido a partir del momento de la concepción".[27]

Por otro lado, la abogada venezolana Luz Patricia Mejía, relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, afirma que dicho tratado no es contrario al aborto, sino que "cuando la Convención dice que el derecho a la vida estará protegido a partir del momento de la concepción, se aclara que es 'en general'. Esto se hizo así para que los estados que en el momento de la sanción de la Convención tenían el aborto legalizado pudieran formar parte de la misma".[28]

En el año 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos zanjó las diferencias interpretativas en el fallo del caso "Artavia Murillo y otros ("fecundación in vitro") vs. Costa Rica", en el cual interpreta el artículo 4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Allí afirma, en el párrafo 263, que "la Corte concluye que el objeto y fin de la cláusula 'en general' del artículo 4.1 de la Convención es la de permitir, según corresponda, un adecuado balance entre derechos e intereses en conflicto. En el caso que ocupa la atención de la Corte, basta señalar que dicho objeto y fin implica que no pueda alegarse la protección absoluta del embrión anulando otros derechos". En el siguiente párrafo indica que "es posible concluir de las palabras 'en general' que la protección del derecho a la vida con arreglo a dicha disposición no es absoluta, sino es gradual e incremental según su desarrollo, debido a que no constituye un deber absoluto e incondicional, sino que implica entender la procedencia de excepciones a la regla general". Asimismo, en el párrafo 185 deja sentado que "hay concepciones que ven en los óvulos fecundados una vida humana plena. [...] Estas concepciones no pueden justificar que se otorgue prevalencia a cierto tipo de literatura científica al momento de interpretar el alcance del derecho a la vida consagrado en la Convención Americana de Derechos Humanos, pues ello implicaría imponer un tipo de creencias específicas a otras personas que no las comparten".[29]

En relación a este fallo, las juristas Aída Kemelmajer de Carlucci, Marisa Herrera y Eleonora Lamm han señalado la importancia de la decisión de la Corte Interamericana en el debate regional por la legalización del aborto: "Puede pensarse, entonces, que la máxima instancia judicial en la región ha dado luz verde para legalizar la interrupción del embarazo en América en un abanico mucho más amplio de casos."[30]

Organizaciones pro vida[editar]

Existen distintas organizaciones en Argentina a favor de la postura pro vida. Están, por un lado, las organizaciones vinculadas directamente con la Iglesia católica en Argentina, cuyo máximo referente a nivel nacional es la Conferencia Episcopal Argentina.[31]

Asimismo, esta postura también es defendida por diversas instituciones del ámbito académico y científico. Entre ellas se encuentra la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, como se observa en su dictamen de julio de 2007;[21] la Academia Nacional de Medicina, como se aprecia en su declaración de septiembre de 2010;[25] el Colegio Médico de Salta;[32] la Academia del Plata;[33] y la Sociedad Argentina de Ética Médica y Biológica (SAEMB).[34]

Organizaciones pro elección[editar]

Las organizaciones pro elección, las cuales apoyan la aprobación de una ley que despenalice el aborto, están nucleadas en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Cuentan con la adhesión de más de 300 organizaciones de distintos puntos del país. Incluye movimientos sociales; sindicatos; y agrupaciones científicas, académicas y de derechos humanos.[35] Entre ellas, también se encuentra Católicas por el Derecho a Decidir, asociación que se autodenomina católica aunque sus actos y argumentos no lo sean. La Iglesia católica desmintió que esta asociación pertenezca a la misma. .[36]

Numerosas universidades argentinas apoyan la legalización del aborto. El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba estableció, mediante una resolución con fecha del 29 de junio del 2010, “adherir al tratamiento del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, radicado en la Cámara de Diputados”.[37] La Universidad de Buenos Aires se ha manifestado a favor de la legalización del aborto, mediante una resolución emitida el 16 de julio del 2014 por el Consejo Superior de dicha Universidad.[38] También la Universidad Nacional de La Plata,[39] la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo,[40] la Universidad Nacional del Comahue,[41] la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires,[42] la Universidad Nacional de Mar del Plata,[43] la Universidad Nacional de La Pampa,[44] la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco,[45] la Universidad Nacional de la Patagonia Austral,[46] la Universidad Nacional de General Sarmiento[47] y la Universidad Nacional de Entre Ríos[48] han mostrado su apoyo a la legalización del aborto mediante sendas resoluciones de sus consejos directivos.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. El código refiere por «idiota» a quien padece idiocia, trastorno caracterizado por una deficiencia profunda de las facultades mentales, congénita o adquirida en las primeras edades de la vida; y por «demente» a quien padece un deterioro progresivo e irreversible de las facultades mentales, con graves trastornos de conducta.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. «Título I, Capítulo I "Delitos contra la vida"». Código Penal de la Nación Argentina.
  2. MAFFÍA, Diana (2006). «Aborto no punible: ¿qué dice la ley?». Consultado el 6 de mayo de 2013.
  3. a b «La Corte Suprema precisó el alcance del aborto no punible y dijo que estos casos no deben ser judicializados». Centro de Información Judicial/Agencia de Noticias del Poder Judicial (13 de marzo de 2012). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  4. Ministerio de Salud de la Nación Argentina (octubre de 2007). «Guía técnica para la atención integral de los abortos no punibles 2007». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  5. Ministerio de Salud de la Nación Argentina (junio de 2010). «Guía técnica para la atención integral de los abortos no punibles 2010». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  6. «La guía sigue vigente, la firma no». Diario Página 12 (22 de julio de 2010). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  7. MARIO, Silvia y PANTELIDES, Edith Alejandra. «Estimación de la magnitud del aborto inducido en la Argentina». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  8. GINÉS, Pablo (8 de noviembre de 2011). «El caso de México y el de España demuestran que los abortistas inventan las cifras de Argentina Y Europa». Diario Digital Forum Libertas. Consultado el 9 de noviembre de 2011.
  9. SORIA, Eduardo R. (agosto de 2009). «El aborto eugenésico en el Código Penal Argentino (1853-1922)». Consultado el 4 de septiembre de 2013.
  10. BERGALLO, Paola y RAMON MICHEL, Agustina (abril de 2009). «El aborto no punible en el derecho argentino». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  11. «Parte I, Capítulo I, Artículo 4 "Derecho a la vida"». Convención Americana sobre Derechos Humanos.
  12. «Segunda Parte, Título Primero, Capítulo Cuarto "Atribuciones del Congreso"». Constitución de la Nación Argentina.
  13. «Apruébase la Convención sobre los Derechos del Niño». Ley Nacional Nº 23.849.
  14. «Menem instituyó el día del niño nonato». Diario La Nación (9 de diciembre de 1998). Consultado el 8 de junio de 2013.
  15. «Discurso del Presidente Dr. Carlos Saúl Menem». Vida Humana Internacional (19 de junio de 2012). Consultado el 4 de septiembre de 2013.
  16. «Portal de Belén – Asociación Civil sin Fines de Lucro c/Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación s/amparo» (5 de marzo de 2002). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  17. «Ajustadamente el Senado aprobó la designación de Carmen Argibay». Diario Parlamentario (8 de julio de 2004). Consultado el 2 de abril de 2014.
  18. «Impugnaciones a la doctora Argibay». Agencia Informativa Católica Argentina. Consultado el 29 de agosto de 2006.
  19. «Aborto». Diario Página 12 (25 de noviembre de 2004). Consultado el 2 de abril de 2014.
  20. «Kirchner rechazó el aborto y calmó a la Iglesia». Diario Río Negro On Line (27 de noviembre de 2004). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  21. a b Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas (16 de julio de 2007). «Dictamen Sobre el Proyecto de Abortos no Punibles». Consultado el 2 de abril de 2014.
  22. «En el final, Cristina habló sobre aborto, marihuana, gays y cirugías». Diario Perfil (25 de octubre de 2007). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  23. «Comité de Derechos Humanos. Examen de los informes presentados por los estados partes con arreglo al artículo 40 del pacto» (26 de marzo de 2010). Consultado el 13 de julio de 2014.
  24. «Comité de los Derechos del Niño. Examen de los informes presentados por los Estados partes en virtud del artículo 44 de la Convención» (11 de junio de 2010). Consultado el 13 de julio de 2014.
  25. a b Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires (30 de septiembre de 2010). «Declaraciones». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  26. «El fallo de la Corte conlleva “inconstitucionalidad manifiesta”». Agencia Informativa Católica Argentina (16 de marzo de 2012). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  27. BADENI, Gregorio (8 de agosto de 2006). «Derecho a la vida y aborto». Persona, vida y aborto. Aspectos Jurídicos. Consultado el 29 de mayo de 2013.
  28. «Embarrar la cancha en el debate sobre el aborto». Diario Tiempo Argentino (20 de septiembre de 2011). Consultado el 29 de mayo de 2013.
  29. «Caso Artavia Murillo y otros (“fecundación in vitro”) vs. Costa Rica"» (28 de noviembre de 2012). Consultado el 13 de julio de 2014.
  30. «Breve análisis de la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del 28/11/2012» (6 de febrero de 2013). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  31. Conferencia Episcopal Argentina (25 de febrero de 2011). «Celebrar la vida desde el comienzo». Consultado el 2 de abril de 2014.
  32. «Argentina: Colegio Médico de Salta rechaza practicar abortos». ACI Prensa (12 de abril de 2012). Consultado el 28 de septiembre de 2014.
  33. Academia del Plata (12 de abril de 2012). «Dictámenes y Declaraciones». Consultado el 28 de septiembre de 2014.
  34. Sociedad Argentina de Ética Médica y Biológica (10 de agosto de 2009). «Dr. Jérôme Lejeune». Consultado el 28 de septiembre de 2014.
  35. Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (28 de octubre de 2011). «Adhesiones». Consultado el 29 de mayo de 2013.
  36. Católicas por el Derecho a Decidir. «Católicas por el Derecho a Decidir Argentina». Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  37. «Resolución del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba/2010» (29 de junio de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  38. «La UBA manifestó su apoyo al proyecto de legalización del aborto». Diario Notas (17 de julio de 2014). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  39. «Por un cambio en la legislación nacional». Diario Página 12 (29 de septiembre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  40. «Resolución del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo» (6 de octubre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  41. «Resolución del Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue» (25 de octubre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  42. «Resolución del Consejo Académico la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Centro» (5 de noviembre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  43. «Por la legalización». Diario Página 12 (8 de noviembre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  44. «Resolución del Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Pampa» (30 de noviembre de 2010). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  45. «El Consejo Superior de la Universidad Nacional de la Patagonia a favor del aborto legal» (30 de marzo de 2011). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  46. «Resolución del Consejo Superior de la Universidad Patagonia Austral» (26 de mayo de 2011). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  47. «Expediente de la Universidad Nacional General Sarmiento» (29 de noviembre de 2011). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  48. «La UNER adhirió al proyecto de despenalización del aborto» (23 de julio de 2012). Consultado el 14 de septiembre de 2014.

Enlaces externos[editar]