Colegio Nacional de Buenos Aires

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Colegio Nacional de Buenos Aires
Vista de la fachada en 2013.
Autoridades
Rector:
Gustavo Zorzoli
Vicerrectores:
Silvina Marsimian

Juan Carlos Manteola

Carolina Bellusci
Dependencias:
Dirección General:
Alejandro Ibarra
Secretaría Técnica:
Patricia Isabel Basualdo
Dirección de Personal:
Claudio G. Singer
Dirección de Asuntos Económico-Financieros:
Federico Suárez
Dirección de Servicios Generales:
Manuel Alberto Rodríguez
Biblioteca:
Adriana Carreira
Área de Servicios Web:
Carlos Blanco
Dirección de Servicios Informáticos (D.S.I.):
Damián Alejandro Fernández Sosa
'
Título:  Bachiller
Duración:  Cinco años. Sexto optativo.
Admisión:  Curso de ingreso anual
Idiomas:  Inglés, francés, latín y griego antiguo
Deportes:  Atletismo, básquet, fútbol, gimnasia general, handball, judo, hockey, natación, rugby, vóley
Alumnos:  2017[1]
Sitio Web:  www.cnba.uba.ar

El Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA) es un instituto preuniversitario de enseñanza secundaria, público y laico, de la ciudad de Buenos Aires, perteneciente a la UBA, del que se egresa con el título de bachiller (bachiller especializado si se cursa 6.º año). Es el colegio más antiguo de la ciudad de Buenos Aires, fundado en la época colonial por la administración española como colegio jesuita bajo el nombre de Colegio Real de San Carlos, conoció después de la Revolución de Mayo, en consonancia con los sucesivos regímenes políticos, muchos cambios de orientación ideológica (y concomitantemente de denominación) y algunos avatares arquitectónicos, sin desencauzar, a los ojos de los argentinos, la permanencia de esta institución que funciona como semillero de personalidades ilustres, y que fue en parte responsable de que a la manzana donde está emplazado se la denominara en 1821 "La Manzana de las Luces[cita 1] ". En el año 2013 festejó su 150vo aniversario con el nombre actual[2] [cita 2] .

Posee un estricto curso de ingreso que tiene un año de duración, luego del cual ingresan un poco más de 400 alumnos divididos en 3 turnos (mañana, tarde y noche), siendo la deserción de un 50%[cita 3] a lo largo de los 5 años de cursada. Es un colegio que se caracteriza por gozar de gran presupuesto para mantenimiento y actividades (posee por ejemplo, observatorio, microcine y pileta de natación dentro del edificio, un campo de deportes en Puerto Madero en el que se realiza una amplia variedad de deportes, y presupuesto para actividades extracurriculares como navegación a vela). Sus egresados se destacan en las estadísticas de carreras universitarias y olimpíadas,[5] y hay una larga lista de exalumnos de renombre.

Desde 1943 el solar del Colegio es monumento histórico.

Ubicación[editar]

El Colegio Nacional de Buenos Aires tiene su sede en la calle Bolívar 263, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la República Argentina. Es uno de los edificios de la tradicional Manzana de las Luces, ubicada en el barrio porteño de Monserrat, en pleno centro de la ciudad. A sólo 200 metros de la Plaza de Mayo, forma parte del casco histórico urbano.

Historia[editar]

A partir del siglo XVII y prácticamente sin solución de continuidad, instituciones escolares portadoras de diferentes nombres se sucedieron en el lugar donde hoy funciona el Colegio Nacional. Suelen considerarse, incluso por el mismo colegio, como si se tratara de una única institución que fue cambiando de manos, de orientación ideológica y pedagógica, reflejando en buena medida las diferentes circunstancias históricas por las que atravesó el país.[6]

Período colonial (1772-1810)[editar]

En 1654 el Cabildo de Buenos Aires encomendó a la orden de los jesuitas atender la educación juvenil. En 1661 se instalaron en esta manzana (que luego sería denominado la Manzana de las Luces), delimitada por las actuales calles Bolívar, Moreno, Perú y Alsina.

Fachada del antiguo Colegio jesuita.

Los jesuitas fueron expulsados de América en 1767, y Juan José de Vértiz y Salcedo, por entonces gobernador, fundó el Real Colegio de San Carlos que inauguró el 10 de febrero de 1772, luedo de haberse expedido favorablemente el Cabildo Eclesiástico en un informe que, bajo la guía de Juan Baltazar Maziel, proponía la creación de un convictorio y universidad en el Colegio Grande, tomando por modelo el Colegio de Montserrat fundado en Córdoba en 1687. A comienzos de 1773, la Junta designó cancelario y regente de los reales estudios al propio Maziel, que redactó el reglamento de estudios y dirigió con acierto los destinos del Colegio durante catorce años.

Elevado a la categoría de virrey, Vértiz estableció el 3 de noviembre de 1783 el Real Convictorio Carolino. Su primer rector fue Vicente de Jaunzarás, cuya autoridad referida al Convictorio coexistió con la de Maziel, que atendía los reales estudios. A éste último, desterrado en Montevideo por Nicolás del Campo, virrey de Loreto (1787), sucedió Montero, y a Jaunzarás, tras el itinerato de José Antonio Acosta (1786-1791), Luis José de Chorroarín, ahijado de Vértiz y egresado del propio Colegio, quien desde 1804 y por renuncia de Montero, unificó ambos cargos.

Comedor de alumnos en el antiguo edificio colonial.

Durante el período colonial estudiaron en el Colegio personalidades políticas de la Historia argentina que contribuyeron a la independencia, entre ellos, seis de los nueve miembros de la Primera Junta: el presidente Cornelio Saavedra, los secretarios Mariano Moreno y Juan José Paso, y los vocales Manuel Belgrano, Juan José Castelli, y Manuel Alberti. A ellos se sumaron numerosos hombres públicos, como Domingo French, Feliciano Antonio Chiclana, Manuel J. García, José Valentín Gómez, Manuel Moreno, Bernardo de Monteagudo, Nicolás Rodríguez Peña, Manuel Dorrego, Antonio Balcarce, Mariano Necochea, Tomás Guido y Martín Rodríguez; nueve de los veintiún diputados de la Asamblea del Año XIII; el presidente del Congreso de Tucumán, Francisco Narciso Laprida; el director supremo Juan Martín de Pueyrredón; el primer presidente de la República, Bernardino Rivadavia, y su sucesor interino Vicente López y Planes, autor del himno nacional argentino.

Período de la emancipación (1810-1852)[editar]

Por orden de la Asamblea del Año XIII, el Colegio fue fusionado con el Seminario Conciliar, aunque esta etapa tuvo una duración muy limitada. En 1817, Juan Martín de Pueyrredón lo reorganizó bajo el nombre de Colegio de la Unión del Sud, el cual comenzó a funcionar en 1818. En el que cursarían estudios Justo José de Urquiza y Florencio Varela.[7]

En 1821, bajo el gobierno de Martín Rodríguez, se estableció la Universidad de Buenos Aires, y en 1823 el Colegio de la Unión del Sud se transformó en el Colegio de Ciencias Morales durante el ministerio de Bernardino Rivadavia, bajo la tutela de la flamante Universidad y dirigido por Miguel Belgrano.[8] En esa época, el Colegio era un internado de la Universidad, con una disciplina muy rígida. El Colegio de Ciencias Morales formó a muchos hombres clave de la generación de 1837: Esteban Echeverría, Vicente F. López, Juan María Gutiérrez, Miguel Cané (padre), José Mármol, Félix Frías, Carlos Tejedor, Marco Avellaneda, Antonino Aberastain, Marcos Paz, Juan Bautista Alberdi, quienes inspiraron la Constitución Argentina de 1853 y promovieron la organización nacional.[9] El futuro presidente Domingo Faustino Sarmiento se lamentó en su obra Recuerdos de provincia no haber conseguido una beca para entrar, no obstante haberla merecido.[10]

Al caer Bernardino Rivadavia, el gobernador Juan José Viamonte fusionó el Colegio con el de Estudios Eclesiásticos. En 1830, el gobernador Juan Ramón González de Balcarce clausuró el Colegio. En 1836 fue reabierto —aunque arancelado— por Juan Manuel de Rosas, quien lo entregó a seis religiosos jesuitas, a los que posteriormente expulsó acusándolos de conspirar con los unitarios. Durante esa etapa que se extendió entre 1836 y 1841, la institución tomó el nombre de Colegio de San Ignacio. Allí se educaron Guillermo Rawson, José Benjamín Gorostiaga y Eduardo Costa.[11] Luego de la batalla de Caseros, el solar del Colegio fue usado por un tiempo como cuartel.

Período de la cultura nacional (1852-1962)[editar]

Pastor Obligado restableció la vieja institución, a la que llamó Colegio Eclesiástico, bajo la dirección del rector José Eusebio Agüero.[12] En él estudiaron Juan José Romero, Juan Antonio Argerich y Dominguito Fidel Sarmiento, hijo del presidente Sarmiento.

Fundación del Colegio Nacional[editar]

Amadeo Jacques.JPG
José Manuel Estrada.jpg
A la izquierda, retrato de Amadeo Jacques, autor del plan de estudios de 1863 y personalidad que ejerció una influencia emblemática durante su breve rectoría del Colegio Nacional. A la derecha, retrato de José Manuel Estrada, rector del Colegio Nacional entre 1876 y 1883.

Luego de la unificación argentina, el presidente Bartolomé Mitre creó en el mismo lugar el Colegio Nacional de Buenos Aires por decreto 5447 del 14 de marzo de 1863,[13] pivote de su política integradora de porteños y provincianos. Amadeo Jacques, autor del plan de estudios de 1863, fue su rector más emblemático, tal como relata el ministro Miguel Cané en su libro autobiográfico Juvenilia, que retrata vivamente el período del Colegio entre 1863 y 1868.

A Jacques lo sucedió Alfredo Cosson (1865-1876), y más tarde José Manuel Estrada, designado el 16 de julio de 1876.[14] Estrada rigió el Colegio hasta que en 1883 fue desplazado del cargo por el presidente Julio A. Roca y su ministro Eduardo Wilde en razón de sus convicciones político-religiosas, en medio de la escalada de hechos que enfrentó al gobierno con la Iglesia católica.[15] Estrada fue reemplazado por Amancio Alcorta (1883-1890). Le siguieron Adolfo Orma (1890-1892), Valentín Balbín (1892-1896), Juan P. Aguirre (1896-1900) y Manuel B. Babia (1900-1902). En esa época el alumnado del Colegio se politizó de forma notable: se llegó a conformar un Comité que editaba un diario dirigido por los futuros radicales Mario Guido y José P. Tamborini.[16] Les siguió en el rectorado Enrique de Vedia (1902-1911).

Incorporación del Colegio a la Universidad de Buenos Aires[editar]

El colegio fue incorporado a la Universidad de Buenos Aires por decreto del 4 de noviembre de 1911 firmado por el exalumno y presidente de la Nación, Roque Sáenz Peña. La anexión no fue del agrado de todos, y el 13 de noviembre renunció el rector del Colegio, Enrique de Vedia, a quien sucedió Eduardo Otamendi (1911-1915) que había oficiado de vicerrector.[17] Luego de varios años de debates, polémicas e intentos de devolver el Colegio a la órbita del Ministerio de Instrucción Pública, el exalumno, profesor y diputado Luis Agote planteó desde su banca en el Congreso una discusión a fondo que desembocó en la sanción de la ley 10654, por la cual el Colegio Nacional de Buenos Aires se anexaba a la Universidad, refrendando así lo establecido en el decreto de 1911.[18]

Ricardo Rojas: el «colegio de la patria»[editar]

RicardoRojas.JPG
Einstein, arce, gallardo.jpg
A la izquierda, Ricardo Rojas, rector de la Universidad de Buenos Aires, quien en 1926 llamó al Colegio Nacional de Buenos Aires el «colegio de la patria». A la derecha, Albert Einstein en ocasión de una conferencia que brindó en el Colegio en 1925, en presencia de los científicos argentinos José Arce y Ángel Gallardo.

Con el tiempo quedó a la vista el acierto que significó la incorporación del Colegio a la Universidad, y pronto aparecieron iniciativas para extender las ventajas de tal sistema a otras instituciones. Así, en las ciudades de Córdoba y de La Plata se adoptaron planes de estudio similares al vigente en el Colegio Nacional de Buenos Aires, con lo que se establecía que los estudios secundarios debían ser formadores y ajenos a cualquier preocupación utilitaria.[19]

En su discurso del 12 de agosto de 1926 Ricardo Rojas, rector de la Universidad de Buenos Aires, expresó:

Grande es la responsabilidad que la Universidad de Buenos Aires tomó sobre sí al reanexionar este instituto, cuyo pasado obliga por lo menos a mantener el prestigio de esa tradición... Mi presencia en el estrado no a pasivo cumplimiento de un deber oficial, sino móviles más dinámicos de simpatía humana, que nacen de mi culto por la tradición de este colegio histórico en el cual se formaron hombres de nuestra emancipación, y al cual después de ciento cincuenta años de labor civilizadora, podríamos, por antonomasia, llamarlo ya el colegio de la patria.[20]

Ricardo Rojas

Ricardo Rojas refería así un hecho constatable: que el Colegio Nacional de Buenos Aires era ya a principios del siglo XX el que mayor proporción de hombres eminentes había dado a la República, el que mayor porcentaje de laureados había generado en cualquier campo de la inteligencia organizada. En el estudiaron los dos primeros Premios Nobel argentinos, Bernardo Houssay y Carlos Saavedra Lamas, y tres presidentes argentinos finalizaron allí sus estudios secundarios, Carlos Pellegrini, Roque Sáenz Peña, y Marcelo Torcuato de Alvear. El Colegio fue educador de científicos como Luis Agote, Ángel Gallardo e Ignacio Pirovano; juristas como Estanislao Zeballos, Luis María Drago, Eleodoro Lobos y Roberto Repetto; litaratos de la talla de Rafael Obligado, Ricardo Güiraldes, Baldomero Fernández Moreno, Calixto Oyuela, Eugenio Cambaceres, Lucio V. López y Enrique Larreta, y personalidades públicas como Antonio Dellepiane, José Nicolás Matienzo, Pedro Goyena, Aristóbulo del Valle, José Ingenieros, Mario Sáenz, Ernesto Quesada, Belisario Roldán, Martín García Mérou, Carlos Ibarguren, Abel Cháneton, Manuel Carlés, Nicasio Oroño, José León Suárez, Tomás Le Bretón, Norberto Piñero, Rodolfo Rivarola, Juan B. Justo, Nicolás Repetto, Alfredo Palacios, Aníbal Ponce, Juan José Díaz Arana, entre otros.[20] (Para un listado más completo, ver la sección final sobre alumnos destacados).

El «Colegio de Nielsen»[editar]

Durante los rectorados de Eduardo Otamendi (1911-1915), José Popolizio (1915-1918) y Tomás Cullen (1918-1924), Juan Nielsen fue quien orientó toda la política educativa. Designado rector del Colegio, lo reorganizó y le infundió un nuevo impulso creador. Su rectorado se extendió desde 1924 hasta 1941.[21] Nielsen fue el encargado de finalizar el nuevo edificio, para cuya remodelación se había contratado al arquitecto belga Maillard. Ese edificio con algunas características propias de un palacio, fue inaugurado el 21 de mayo de 1938, en un acto encabezado por el presidente Roberto Marcelino Ortiz. Cinco años más tarde fue declarado solar histórico.[22]

A partir de 1955, con la autonomía universitaria, el Colegio recobró su función de escuela piloto de experimentación. Incorporó a las mujeres, alumnas y docentes. Las primeras alumnas ingresaron en 1959 y se graduaron en 1964. Muchas de sus experiencias han trascendido primordialmente a las escuelas organizadas por otras universidades nacionales, y es considerado una de las instituciones educativas más prestigiosas de la Argentina.

El Colegio es una personalidad espiritual. En él se formaron los próceres de la independencia, la hueste civil de Echeverría que dictó la Constitución Nacional, los organizadores del 80, y muchedumbre de sabios, artistas, profesores, magistrados y hombres útiles a la República.[23]

Horacio J. Sanguinetti

Instalaciones y actividades[editar]

El Colegio cuenta con la cuarta biblioteca en tamaño de la ciudad de Buenos Aires (dato significativo porque dicha ciudad aloja la Biblioteca Nacional y la Biblioteca del Congreso), un observatorio astronómico, una pileta de natación, un microcine, una estación de radioaficionados, y numerosas actividades de extensión, entre las cuales se hallan; ajedrez, lecciones de piano, entrenamiento en matemáticas, enseñanza de historia del cine, clases de diversos idiomas (v. gr., alemán, francés, japonés), navegación a vela, aikidō, cerámica, tango, ensamble de música, coro, etc.

El Colegio cuenta con su propio campo de deportes ubicado en Puerto Madero (en Juana Manso y Trinidad Guevara[24] ), que todavía conserva a pesar de los reiterados intentos de venderlo que ocurren desde que se parceló la zona del puerto y se vendieron los terrenos a manos privadas habilitando la construcción.

El deporte es obligatorio pero a elección luego de que se aprueba el examen de natación, hay fútbol, handball, hóckey, atletismo, danza deportiva, natación, judo, etc.

Actualidad[editar]

En la actualidad, una de las características distintivas del Colegio es su curso de ingreso, situación que no parece levantar muchas voces en contra: cuando no hubo ingreso, el 40% abandonaba a mitad de año.[25] "La modalidad del ingreso ha ido cambiando. Hubo de todo", dice el ex rector Horacio Sanguinetti, y recupera anécdotas: "Durante el gobierno de Perón, en lugar de rendir examen había que presentar un aval de la CGT, y en tiempos del Proceso había que cumplir un perfil de familia: venían los padres e hijos de la mano, prolijitos, y se les preguntaba a los chicos quién era su mejor amigo —que debía ser el papá— y cosas por el estilo. También hubo momentos de mucho acomodo. Por eso, los papás ahora firman un papel, que dice que si intentan pedir algo usando influencias la solicitud será publicada. ¡Y lo hago!" -recordaba el rector.[25] El curso de ingreso de 8 meses de duración se cursa en paralelo a séptimo grado de la primaria, durante los sábados, a lo largo del año se toman exámenes de Matemática, Castellano, Historia y Geografía. "Los exámenes se imprimen acá y a los chicos no les toma su profesor. Ni siquiera los evalúa dos veces el mismo docente. Todo es anónimo y nos manejamos con códigos y sobres cerrados" asegura Gustavo Zorzoli, quien en el momento de la nota fuera coordinador del ingreso para el Buenos Aires y el Pellegrini.[25] El 60% de los ingresantes busca clases de apoyo en academias, el 20% abandona antes de terminar el curso de ingreso.[25] Entran alrededor de 400 alumnos, sorteados en 3 turnos (mañana, tarde y noche).

Estadísticamente, su éxito como secundario se acredita por el rendimiento de sus bachilleres en las universidades, así como por la obtención de importantes distinciones nacionales e internacionales (durante su estadía en el Colegio): Olimpiada Internacional de Informática en Bielorrusia 1990, Olimpíada Iberoamericana de Matemática en Valladolid 1990, Olimpiada internacional de química en Moscú [1] (2007), Olimpíada Iberoamericana de Física (2007), Premio Borges de Poesía 1991, Becas del Instituto Científico Weizmann (1991 y 1992), participación en el Proyecto MEDRACO -investigación que el SEM, de la NASA, incluyó en las actividades de un transbordador espacial- (1999), entre otras.

En el Colegio Nacional de Buenos Aires cursan 2.017 alumnos (año 2008). Su plan de estudios matiza Humanidades y Ciencias; su sexto año orientado registra equivalencias con el Ciclo Básico Común, y toda su estructura educativa intenta ser una síntesis de tradición y modernidad.

A pesar de lo estricto del curso de ingreso, a lo largo de los 5 años de cursada se registra una deserción a otros colegios menos exigentes de alrededor del 50%.

Componente destacado de la cultura argentina[cita 4] , según Brandariz (2013[3] ) se percibe así: "El Colegio Nacional de Buenos Aires es una institución grande, potente, muy independiente, frecuentemente rebelde, indomable y creadora". Su propuesta pedagógica se empeña en fomentar la capacidad del alumno de relacionar diferentes materias y su percepción como protagonista activo de su propio aprendizaje[cita 5] Decía Amadeo Jacques, principal responsable de la estructura pedagógica actual: "Abrir al espíritu todas las perspectivas y descubrirle todos los horizontes, ejercitar a la observación y fomentar la sagacidad en la experiencia, así como habituar al cálculo y dar el secreto de su alcance; acostumbrar a la inteligencia a remontarse a los principios primeros de las cosas, a bajar a las últimas consecuencias de los principios; mezclar a la teoría, la práctica que fecundiza a ésta; e ilustrar la práctica por la teoría, sin la cual, la práctica es una rutina bruta y ciega."[3]

Edificio[editar]

Este busto a la entrada es del rector Juan Nielsen (1924-1941), responsable del avance y la inauguración del actual edificio.

El actual edificio del CNBA fue proyectado hacia 1910 por el arquitecto francés Norbert Maillart, también autor del Correo Central y del Palacio de Tribunales, con 9.826 m2 cubiertos (es decir, sin contar las ampliaciones realizadas posteriormente). En 1908 se había realizado un concurso para construir la nueva sede central de la Universidad de Buenos Aires y el Colegio Nacional, utilizando toda la manzana (la que posteriormnte en 1821 se bautizaría Manzana de las Luces[cita 1] ), incluyendo los terrenos con edificios coloniales en la calle Perú. Con un proyecto mucho más pretencioso y de mayor tamaño, había sido elegida la propuesta del arquitecto Gino Aloisi, pero finalmente no se construyó y el proyecto para instalar allí a la UBA quedó abortado.

En septiembre de 1910 el presidente José Figueroa Alcorta y su ministro de justicia e instrucción pública Rómulo S. Naón encabezaron el acto de colocación de la piedra fundamental del nuevo edificio diseñado por Maillart, y la construcción comenzó, a cargo de "Zacarías Marioni, Hno. y Compañía". Al año siguiente se revocó el contrato, para iniciar uno nuevo con Vinent, Maupas y Jáuregui, hasta que finalmente en 1915 la compañía alemana GEOPÉ se hizo cargo de la construcción.[26]

El edificio fue construido en dos etapas, empezando por la fachada principal de la calle Bolívar y todo el sector de Biblioteca, Rectoría y los gabinetes del claustro Bolívar, y siguiendo por los tres claustros paralelos a la calle Moreno, de tal modo que durante un tiempo convivieron el antiguo edificio jesuita con la nueva casa de estilo francés clásico, y mientras se construia la fachada principal, los alumnos entraban por el lateral de la calle Moreno hacia el viejo patio con baldosas en damero. Para 1929, el edificio del Colegio Nacional había costado ya m$n 4.672.521, aún faltando parte importante de la obra. El nuevo colegio sería inaugurado por completo recién el 25 de mayo de 1938 por el presidente Roberto M. Ortiz.[27]

El estilo predominante es el academicismo francés de la École des Beaux-Arts parisina en una versión monumentalista dada por la escala de las columnas y los arcos de entrada en el frente principal, destacándose el techo a la mansarda, la imponente fachada con galería y escalinata de mármol rodeada de bustos de antiguos rectores, y los amplios claustros de techos altos en el interior.[28] La planta es completamente simétrica, a pesar de tratarse de un terreno con dos medianeras y sólo dos frentes directos a la calle, lo cual obligó al arquitecto Maillart a crear patios internos de aire y luz adonde ventilasen los claustros de los lados norte y oeste.

El establecimiento cuenta con tres pisos (más un subsuelo semi-enterrado y la mansarda sobre la calle Bolívar, que funciona como depósito). Desde la entrada principal por la calle Bolívar se ingresa a un amplio vestíbulo de gran altura, donde funciona la portería, conectado directamente con el claustro central y con la sala de profesores del lado sur, y los sectores administrativos del lado norte. Al eje de entrada al edificio se cruza otro eje perpendicular, un amplio pasillo con columnas que conduce a dos escaleras de honor simétricas de mármol blanco con alfombras rojas, conduciendo al primer piso, donde se encuentran el Aula Magna, inspirada en la Sala Principal de la famosa Ópera de París diseñada por Charles Garnier, y equipada con un órgano de 3600 tubos (el órgano laico más grande del país), y la Biblioteca de más de cien mil volúmenes, cuya hemeroteca es la más completa de Argentina en publicaciones del siglo XIX. Junto a ellas funciona la Rectoría, cuyas oficinas se mantienen decoradas con los papeles tapices originales y pisos de roble.

Pasillo del Subsuelo

Una vez pasado el “sector noble” del edificio, decorado con columnas y mármol y revocado con piedra París, se accede a los claustros estudiantiles, donde los muros están revestidos con característicos azulejos verdes, y sobre los pasillos amplios se abren las puertas de madera de las diversas aulas. En el primer piso funciona el gabinete de física, y en el segundo piso funcionan los gabinetes de biología, geografía y química. En la terraza hay un observatorio equipado con un telescopio. Allí varios alumnos asisten a charlas, cursos y observaciones astronómicas.

Las instalaciones del CNBA también cuentan con un Salón de Usos Múltiples construido en la década de 1970 en el tercer piso, un Microcine con capacidad para más de doscientos espectadores, una pileta de natación, un comedor (todos en el subsuelo), dos patios secos, archivo de discos, una sala de tiro que no está en uso, gabinetes de Ciencias, Artes Plásticas y geografía, aulas en las que se dictan clases, una biblioteca con más de 130 000 libros, revistas y folletos y un salón de informática.

Campo de deportes[editar]

Cartel a la entrada del Campo de Deportes, "desde 1915".
Vista del interior. Al fondo se ve la torre de oficinas premium Madero Office, construida en el 2008-2011 en Puerto Madero.

El primer lugar recreativo con el que contó el colegio era llamado "la chacarita de los colegiales", propiedad de los jesuitas ubicada en lo que hoy es el barrio Chacarita que también proveía al colegio de sus productos agrícolas. La constitución de 1783 reglamentaba que los alumnos pasaran sus vacaciones de verano, que no debían exceder de 2 meses, en esa casa de campo, en ese escenario ha narrado Cané sus vacaciones en Juvenilia. La chacarita fue parte del colegio hasta 1871, en que a raíz de la epidemia de fiebre amarilla que diezmó a la población de Buenos Aires, la parte principal fue destinada a cementerio municipal, que conservó el nombre con que habían bautizado al lugar los jesuitas: Chacarita.[29]

Desde 1915, el CNBA cuenta con un campo de deportes destinado a la práctica de actividades deportivas y recreativas por parte de sus alumnos. Está situado en la calle Juana Manso al 500 (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), pleno corazón del moderno barrio de Puerto Madero. Se encuentra frente a la Reserva Ecológica de Buenos Aires. Los alumnos, a través del CENBA, han contribuido durante las décadas de 1990 y 2000 a la defensa de este patrimonio, en relación a los intentos de la Corporación Antiguo Puerto Madero Sociedad Anónima (CAPMSA) de comprar el terreno.

En el año 2005, el ex rector de la UBA, Guillermo Jaim Etcheverry, firmó un contrato de venta del predio. Las movilizaciones de los estudiantes frustraron la intentona y el convenio se venció. Sin embargo, la construcción de grandes emprendimientos inmobiliarios, como las Torres del Yacht acarrearon consecuencias para la infraestructura del lugar. Los vestuarios masculinos debieron ser apuntalados internamente, la casa del sereno fue demolida y no hay estudios realizados sobre las consecuencias del socavamiento de los terrenos ganados al río.[cita requerida]

Los deportes que allí se practican son

Además, los alumnos también realizan otras prácticas deportivas dentro del edificio principal del colegio.

Hasta aproximadamente 1976, estaba incluido en la currícula el tiro; a pesar de que aún se conserva el viejo polígono de tiro, éste deporte nunca volvió a practicarse.

Centro de estudiantes[editar]

Los estudiantes han organizado un centro de estudiantes a través del cual desarrollan sus propias reivindicaciones gremiales. Con una larga tradición de lucha estudiantil, la actividad política en el CNBA se interrumpió durante los años más sangrientos del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Bajo el auspicio de una revista estudiantil clandestina, Aristócratas del Saber, el Centro se reconstituyó en 1982, tomando el nombre de C.E.N.B.A. (Centro de Estudiantes del Nacional de Buenos Aires). Hoy en día, este órgano gremial sigue siendo un emblema para el movimiento estudiantil secundario a nivel nacional.

Terminada la dictadura militar, el C.E.N.B.A. tuvo una conducción pluralista, integrada por el Frente Secundario Intransigente (FSI, rama estudiantil del Partido Intransigente), la Federación Juvenil Comunista (FJC), la Juventud Peronista Evita (JP Evita) y la Franja Morada Secundarios (rama estudiantil de la Unión Cívica Radical). Sus primeros secretarios generales fueron Gabriel Puricelli (FSI) y Francisco Arturi (FJC), en 1984, y Claudio Suárez (JP Evita) y Santiago Villalba (FSI), en 1985. Villalba integraría en 1985 la primera conducción de la Federación de Estudiantes Secundarios (FES) de la Capital Federal, en representación del FSI.

Entre sus logros más destacados se encuentran el impedimento a la venta del campo de deportes de la institución o la posibilidad de que estudiantes, docentes y no docentes pudieran discutir los problemas internos del colegio, obtenida a través de la ocupación ("toma") del establecimiento educativo a mediados de 2006.

En 2007, luego de que, a principio de año, Escoria, una agrupación independiente de izquierda, ganara las elecciones para la presidencia del Centro, comenzó formalmente la lucha por la democratización, es decir, por el cogobierno definitivo de la institución por estudiantes, docentes y no docentes. Este conflicto, abierto desde ese momento, es llevado adelante en conjunto con el Centro de Estudiantes de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini.

Las elecciones de 2007, que determinaría la presidencia del Centro a lo largo de 2008, fueron ganadas por el Frente de Estudiantes en Lucha (FEL), agrupación por entonces perteneciente a la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS), rama juvenil del Partido Obrero, de tendencia trotskista. A lo largo de 2008, la lucha por la democratización alcanzó un punto cúlmine con una nueva ocupación del edificio, que tuvo como resultado la creación del Consejo Resolutivo.

A fines de 2008 la Corriente Estudiantil del Buenos Aires (CEBA), otra agrupación independiente de izquierda, triunfó en los comicios para la presidencia, razón por la cual condujo el Centro de Estudiantes a lo largo de 2009. A lo largo de 2010, año durante el cual fue conducción Desde Bolívar, agrupación surgida tras una división de la CEBA y de ideología similar, se desarrolló un conflicto por la remoción unilateral, por parte del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, de la entonces rectora González Gass (relacionada con el Partido Socialista Auténtico, del Movimiento Proyecto Sur). Los estudiantes impidieron la entrada al establecimiento a las nuevas autoridades designadas durante un mes. El conflicto se cerró cuando el Consejo Resolutivo del Colegio aceptó realizar elecciones (indirectas) a rector, para formar una terna sobra la cual debía decidir el Consejo Superior de la Universidad.

Lista de presidentes del CENBA[editar]

Año Nombre Agrupación
2000 Mariano Jaimovich El Puente
2001 Nayla Siancha El Puente
2002 Nahuel Berguier El Puente
2003 Guadalupe Atienza El Puente
2004 Lucía Maffrey La Kosteki
2005 Pablo Broide Estudiante × Estudiante (ExE)
2006 Julieta Mellano Estudiante × Estudiante (ExE)
2007 Mariano González King Escoria
2008 Nicolás Segal Frente de Estudiantes en Lucha (FEL)
2009 Hernán Novara CEBA
2010 Mariana Katz Desde Bolivar
2011 Irene Ávila La Jauretche + Encuentro de Estudiantes (EDE)
2012 Camila Simiani Lista 36 (CARAVANA+Desde Bolivar)
2013 Juan Manuel Cuello Oktubre (UJS+ind.)
2014 Santiago Tognetti Consciente Colectivo

Asociación de exalumnos[editar]

A 25 años del egreso de un contingente de exalumnos, el rector Dr. Juan Nielsen prometió su apoyo para crear la Asociación el día 14 de junio de 1934. Encabezados por Rómulo Gallegos Echagüe, los bachilleres de la promoción de 1909 convocaron a los exalumnos de todas las promociones a una asamblea en el salón cedido por el diario La Prensa, en Avenida de Mayo 525, el 23 de agosto de 1934. La Asociación redactó su estatuto el 10 de noviembre de 1934, y se decidió que fuera conducida por una comisión directiva que duraba en su mandato 4 años, renovándose por mitades cada dos años.[30]

Bajo el slogan "Hermanos en el aula y en la vida", la Asociación de Ex Alumnos posee una sede que es utilizada para actividades profesionales, físicas o recreativas, y publica la revista La Campanita, a la que, desde el número 34, se puede acceder online,[31] con notas sobre el CNBA, sobre egresados vivos y antiguos, sobre actividades realizadas en la sede, y las reuniones de cada promoción desde el último número. Con el dinero recaudado la Asociación colabora económicamente con el Colegio.

Es en el seno de la Asociación de Ex Alumnos donde cristalizó en el 2004 el proyecto de una editorial que publica obras de exalumnos, que es llamada Juvenilia Ediciones.[32]

La Asociación de Ex Alumnos anuncia, sin organizarlos, los tradicionales torneos del Fútbol de Ex Alumnos (FECNBA),[33] cuya cobertura en fotos y periodística, compartida con los torneos de alumnos, está en la revista Campo de Juego CNBA.[34]

Padrinazgos[editar]

En respuesta a la cantidad de aspirantes el ex rector Horacio Sanguinetti ha procurado extender el modelo a otros colegios, pero cuenta, "desde la Secretaría de Educación no logré difundirlo por la potencial amenaza de la malhadada Ley Federal de Educación", aunque consideraba un éxito el padrinazgo del Colegio Nacional de Ushuaia, del Nacional de San Isidro y del Instituto Libre de Segunda Enseñanza.[35] Sin embargo a pesar del esfuerzo, el Nacional de San Isidro no logró el status de preuniversitario y a partir del 2010 se empezó a articular de acuerdo a la ley de Educación.

El Colegio Nacional de Ushuaia[editar]

El Colegio Nacional de Ushuaia fue fundado en 1994 apadrinado por el Colegio Nacional de Buenos Aires, del cual adoptó el curso de ingreso, el plan de estudios, los programas, los reglamentos y el ceremonial. El primer rector fue el profesor de historia del CNBA Lucas Potenze (ex alumno promoción 1967), en el 2011 sucedido por Adrián Parra (ex alumno del CNBA promoción 1991) hasta la fecha.[36]

"En la época de su inauguración, Tierra del Fuego vivía un tiempo de cambios: impulsada por la promoción industrial, el turismo, y la creación de la nueva provincia, en los últimos 20 años la población se había casi quintuplicado, especialmente con gente joven y niños en edad escolar. Entonces, un grupo de vecinos pensó en la necesidad de crear un centro educativo de calidad, que preparara a sus alumnos para el ingreso a cualquier universidad. Para llevarlo a cabo un grupo de padres creó una asociación civil sin fines de lucro y acudió al Colegio Nacional de Buenos Aires, donde el Dr. Horacio Sanguinetti propuso firmar un convenio de padrinazgo y apoyo profesional para la creación y el sostenimiento de un nuevo bachillerato."[36]

"En los primeros 17 años transcurridos han pasado por las aulas del CNU más de 1000 alumnos y 13 promociones terminaron sus estudios. Con el exclusivo aporte de los padres, se logró construir un edificio propio inaugurado en medio de la crisis del año 2000, un tiempo después se construyeron los laboratorios de informática y de ciencias naturales y se habilitó un SUM (salón de usos múltiples) con sistema de proyecciones y una biblioteca que lleva el nombre del Dr. Gerardo Pagés y que guarda cerca de 10.000 volúmenes. Desde 1998 funciona una subsede del programa UBA XXI de la Universidad de Buenos Aires."[36]

"Dentro del proyecto de apoyo académico, profesores del CNBA viajaron a Ushuaia para dar cursos de capacitación y asesorar en temas puntuales al cuerpo docente, además de substanciar los concursos con los que se seleccionó a los profesores del colegio hasta que quedó completa la planta funcional. Además, desde 1994, todos los años se realizan viajes de intercambio entre alumnos y profesores de ambos colegios".[36]

"El colegio también tiene su lema: CONAMUR TENUES GRANDIA. Una sentencia latina tomada de una oda de Horacio, que el Dr. Gerardo Pagés tradujo como: "aunque seamos pequeños, aspiramos a cosas grandes". Está grabado en una placa de bronce en el dintel de la entrada y testimonia el espíritu que animaba a quienes soñaron con llevar el espíritu del viejo Nacional a la ciudad más austral del país, allí donde termina -o empieza- el territorio argentino".[36]

Tradiciones extraescolares y comunidad[editar]

Una de las características más sobresalientes del CNBA es la profusión de actividades culturales y recreativas impulsadas por su propia comunidad. Su rica vida social que incluye Olimpíadas deportivas los fines de semana, bandas musicales, fiestas, festivales de Cultura (organizados por la Comisión de Cultura del C.E.N.B.A), premios a escritos literarios, ensayos u obras plásticas, como el "Gloria Kehoe" o el reciente "Franca Jarach", revistas ideadas por los propios estudiantes, realizaciones audiovisuales, entre otros. Varios de estos eventos se han convertido en tradiciones, como el torneo de fútbol de ex alumnos, el Día de las Artes (festival abierto a la comunidad que se realiza un sábado al año), el Cenbarock (el festival musical), o el festejo de fin de año, conocido como "Pintada", en la cual los alumnos hacen una "guerra de pintura" y de otros materiales como huevos, harina o agua mientras la música suena todo el día en la puerta de su colegio.

Anteriormente, esto se realizaba dentro del edificio y recibía el nombre de "Vuelta Olímpica", en donde en lugar de pintura se usaban huevos y harina, y se encuentra hoy prohibida,[37] de la cual sólo permanece la tradición de dar la vuelta a la Manzana de las Luces. Las autoridades permiten la "Pintada" fuera del establecimiento,[38] ya teniendo programado que ese día sólo se hagan entregas de notas a través de algunas entradas secundarias al edificio, a los lados. Los días anteriores usualmente se advierte a través de notas que nadie estacione su auto en ese sector para evitar daños, a pesar de que hasta el momento no se haya registrado ningún disturbio en estas celebraciones.

Referencias culturales[editar]

Literatura[editar]

Son varias obras literarias que toman lugar o son recuerdos del Colegio.

  • 1848. "A mis amigos de colegio",[39] del político y poeta José Mármol, quien cursara hasta 1838, año en que fue encarcelado debido a su militancia contra Rosas, luego de lo cual vivió en el exilio. En una época del país en que, después de la libertad de la corona española conseguida en 1810, "la lucha entre pequeños focos de vida, señoreados por espeluznantes caudillos, dur(aría) más de 30 años, tuvo una dureza feroz y estuvo a punto de dar por tierra la tan ansiada unidad nacional"[40] , fue escrito este poema, 10 años después pero ubicado temporalmente a 30 años de terminado el colegio:
[...]Cuando del alma ingenua la abrillantada suerte
Hace dudar al niño si hay para el hombre muerte,
Y penas en el mundo para su corazón;
Y nuestro ayer se toca con el arrullo tierno
De nuestra cuna de ángel, y el porvenir, eterno
Miramos por el prisma de la imaginación;
Y se cree mentira lo que contar oímos
De humanas liviandades y males que no vimos,
Y amigos que se venden y amores con doblez;
Y a imaginar llegamos al contemplar los viejos,
Que casi es imposible llegar hasta tan lejos,
O que nos faltan siglos para sentir vejez;[...]
¡Cuán dulce es el recuerdo feliz de esos instantes,
En medio de la vista cuando los ve distantes
La ya cansada vida del triste corazón;
Y allá de lo pasado los toma la memoria,
Como las flores secas de lápida mortuoria
Que cubre algunos restos de nuestra adoración! [...]
Con mis primeros sueños; con las primeras flores
Que del jardín de mi alma vertieron sus olores,
Inmaculado vive vuestro recuerdo en mí.
El tiempo es impotente para arrancar tirano
Raíces que bordaran el corazón humano,
cuando las toma virgen y las ahonda en sí. [...]
En esta vida errante que en mis tempranos años
Arrastro con mis penas por miedo a los extraños
¿En dónde, en qué momento, los míos olvidé?
Las tropicales brisas, las ráfagas del polo,
Los montes y el desierto, donde he llorado solo,
Conocen vuestros nombres y mi sincera fe. [...]
Amigos de mi infancia; mis tiernos compañeros,
Que miro recordando mis días placenteros,
Acaso nunca, nunca me volveréis a ver!
Yo sé que en mi sepulcro no crecerá una rosa
Que se abra y se matice bajo la luz hermosa
Del sol que sorprendiera mis ojos al nacer.
Pero ¡ay! pagadme siempre recuerdo con recuerdo,
Y si mis tristes días en suelo extraño pierdo,
Los ecos no se pierdan de mi infeliz Laúd.
Reconquistad mis versos, en que hallaréis mi historia;
Después... después, acaso, no muera mi memoria...
Yo he visto algunas flores nacer de un ataúd!
José Mármol, "A mis amigos de colegio"[39] (fragmentos)
  • 1880ca. Recuerdos del viejo Colegio Nacional de Buenos Aires de Federico Tobal (1840-1898, promoción 1858?), fue editado en forma de libro por la editorial Rosso, Buenos Aires, en 1942, como parte de una colección de las obras completas del autor. La biblioteca del Colegio posee este libro de 233 páginas y también un folleto de 15 páginas con mismos título y autor.[41]
  • 1884. Juvenilia,[42] de Miguel Cané. Esta obra que retrata con vivacidad su paso por el Colegio (1863-1868) es un verdadero clásico de la literatura argentina.[4] El claustro Presidente Mitre del Colegio conmemora en una placa una de sus citas más famosas: "Yo diría al joven que tal vez lea estas líneas, paseándose en los mismos claustros donde transcurrieron cinco años de mi vida, que los éxitos todos de la Tierra arrancan de las horas pasadas sobre los libros en los años primeros".[4] En los inicios del cine argentino fue versionado en la película Juvenilia, de 1943.
Edificio del Colegio Nacional de Buenos Aires, proyectado por el arquitecto francés Norbert Maillart en 1908 y construido entre 1910 y 1938.
  • Cerca de 1920, el poema Elegía al viejo Nacional Central, de Baldomero Fernández Moreno, quien egresó en 1903 cuando todavía no había sido reconstruido su solar, obra arquitectónica que comenzó justo después en 1910. En el poema, al igual que en su más célebre Setenta balcones y ninguna flor, el autor observa con nostalgia la modernización de la ciudad y la pérdida de su identidad colonial.[43]
"El tiempo terrible mueve su piqueta.
¿Dónde está mi viejo Nacional Central?
Este gran palacio no me dice nada,
muchos semejantes tiene la ciudad.
Si apenas me acuerdo, si apenas me acuerdo,
tres o cuatro lustros han pasado ya.
Era un portal ancho, sonoro y oscuro,
y un portero alerta fiero como un can.
Y unos corredores inconmensurables
de paredes altas lamidas de cal,
y baldosas blancas y baldosas negras
y un aroma de años y de santidad." [...]
Baldomero Fernández Moreno, Elegía al viejo Nacional Central. (fragmento)
  • 1963. La Casa Nueva, evocaciones del Colegio Nacional de Buenos Aires, de Florencio Escardó, quien egresara en 1922.

"A pesar de la estricta vigilancia que el colegio ejercía, había en nuestro curso tres muchachos que desaparecían cuando querían, a poco que corriesen el peligro de ser interrogados por los profesores en situación desventajosa faltaban a esa clase, para reaparecer tranquilos y serenos en la siguiente. Lo advertimos cuando, presentes al pasar lista de la asistencia, no lo estaban al llamado del profesor. Al ser requeridos dábamos, con automática y no requerida complicidad, las explicaciones más plausibles.

- Se retiró enfermo.

- Salió con permiso.

- Está en la Prefectura.

Pasado el peligro retornaban y no había fuerza en el mundo que les hiciese confesar adonde se habían escondido; cuando la presión inquisitiva se tornaba muy fuerte se limitaban a contestar:

- Estuvimos fumando.

Y nadie los sacaba de allí. Evidentemente era una consigna. Entretanto disfrutaban del prestigio conjugado de la eficacia de una escapatoria y del hermetismo. Hasta que un día la presencia de un misterio mayor los hizo hablar. Habían descubierto una efracción en el tabique de tablas que separaba lo restante del claustro del sitio demolido hacia el oeste; como formaba una “impasse” los inspectores de patio no creían necesario vigilarlo. Con paciencia de presidiarios habían perfeccionado el buraco sin alterar la anatomía externa y en el momento propicio se pasaban al terreno donde, detenida un tiempo la obra, las hierbas iban recobrando el implacable derecho vegetal sobre los trozos de muros derruidos y sobre el desorden de fragmentos de ladrillos y cementos, conjunto propicio a cualquier aventura y sitio maravilloso para una escapada; en ese decorado de Huber Robert pasaban sus semi-rabonas el gordo Venazzano, el flaco Estiú y el loco Tays. La necesidad de las reservas era obvia ya que la difusión de la noticia hubiese significado el fin del disfrute y los tres lo guardaban como juramentados llamando, para mayor romanticismo “Ortus conclusus”, a aquel yuyal de ricino, cardos y malezas que medraban a cien metros de la Pirámide de Mayo. Sucedió que recorriendo su coto de humo dieron con algo que no esperaban jamás: la boca de un ancho túnel abovedado, libre de toda obstrucción y de estructura perfecta que partiendo de lo que habían sido los fondos del antiguo Colegio se prolongaban hasta el noreste o sea en la dirección de la Casa de Gobierno; penetraron cuidadosamente en él y avanzaron sin dificultad muchos metros hasta que los rodeó la oscuridad más completa. Abandonaron las exploraciones para mejor ocasión, pero al volver al Colegio la magnitud del descubrimiento pudo más que el interés escapatorio y entre ilusionados e incrédulos varios más fuimos iniciados en el tremendo secreto."
Florencio Escardó, La casa nueva.
  • 2005. Racconto del Nacional de Buenos Aires, de Rodolfo Ferrero (promoción 1936?), donde el autor evoca sus años como alumno, celador y más tarde médico del histórico Colegio Nacional de Buenos Aires[44] . "La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla", es la frase de García Márquez que el autor hace propia y da forma a su relato[44] . El libro se complementa con un apartado sobre las dislexias, consideraciones acerca del cargo de celador, jugosas anécdotas del consultorio médico del colegio y una exhortación a la unión de todos los "hermanos en el aula y en la vida".[44]
De los años '1970 en que fue una época difícil y traumática en la historia del país, que el CNBA sobrellevó con la triste estadística de ser el secundario más golpeado, con el mayor número de desaparecidos y exiliados, quedó un legado que se tradujo en un número importante de obras:
  • 1997. Buena Memoria, composición fotográfica de Marcelo Brodsky (promoción 1972?) aclamada internacionalmente[45] , que sigue la historia de su hermano y su mejor amigo, ambos ex alumnos del CNBA desaparecidos durante la dictiadura militar. Según sus propias palabras, "contar a los jóvenes una historia de violencia y ausencia a través de las emociones, de forma que la experiencien de primera mano y puedan actuar para prevenir que se repita cuando se dé la situación." La edición en forma d libro fue incluida en el segundo volumen de Photobook, la historia de la fotografía según Martin Parr a través de sus títulos más influyentes, y fue publicada en español, inglés, italiano y alemán.[46] "Buena Memoria" se ha expuesto como muestra en más de 120 oportunidades en veintiséis países hasta el 2009, en forma individual o integrando varios proyectos artísticos.[47] La foto "Colegio Nacional de Buenos Aires - Primer año sexta división" es tapa del libro.
  • 2001. Glorias y Tragedias en el Colegio Nacional de Buenos Aires, de Raúl Aragón, quien fuera docente y rector del Colegio. " “Con los muchachos vine, con los muchachos me voy”, dijo Aragón la noche de 1974 en que la intervención Ivanissevich-Ottalagano desembarcó en la universidad. No fue demasiado lo que estuvo al frente del Buenos Aires, pero lo suficiente para dejar huellas que aún están presentes. Quienes vivieron aquellos días en el colegio, sea como alumnos o profesores, destacan que “en una época terriblemente convulsionada lo mantuvo con un buen nivel académico y con altísimo nivel de participación”."[48] "En este libro Aragón hace a un lado su propio protagonismo, y se detiene en la fuerza moral de los alumnos sacrificados al rigor de los represores, fuerza que se alimenta de textos definitorios de una identidad del Colegio y la Nación, en sucesivas generaciones de maestros y alumnos que hicieron valer su sentir en momentos culminantes: en mayo de 1810, en la generación del 37, en los que lucharon pro los alcances de la ley 1420 y la Reforma Universitaria, identificación desde el Pasado que les asegura el galardón de inscribirse en la mejor tradición argentina."[49] Clasificado como Novela-Ensayo-Autobiografía.[49]
  • 2004. Sinfonía para Ana, de Gaby Meik, que relata la historia de una adolescente argentina en la década del '70 y su paso por el Colegio Nacional de Buenos Aires. Cuenta Lidia Godena: "Comienza con su ingreso a la escuela secundaria, durante la tercera presidencia de Perón y termina un par de meses después del golpe de estado de 1976. Cuenta la vida cotidiana de Ana, su militancia en la escuela y fuera de ella, sus primeros amores, el despertar sexual, los amigos y la vida familiar; tiene mucho rock, mucho ritmo, y mucho personaje político de la época: Isabel, López Rega, referencias al Che, entre otros. Es un libro que los adolescentes adoran, se identifican mucho con Ana y sus amigos. Es duro, pero inolvidable."[50]
  • 2005. Carajo 72 - El Regreso. Una historia argentina, compilado por Odino Ciai y Cristóbal Raúl Santa María, editado por Juvenilia Ediciones. Dicen solapa y contratapa: "La Promoción Carajo 72 del Colegio Nacional de Buenos Aires abre una lista de correo electrónico para organizar la celebración de su aniversario de egresados. No es cualquier momento en la Argentina: es 2002, el año del "que se vayan todos". No es cualquier aniversario: son 30 años desde que dejaron el Colegio. No es cualquier promoción: es una de las más golpeadas por la represión de los 70. En la lista confluyen las vivencias de quienes permanecieron en el país, de los que se fueron definitivamente y de los que volvieron. Carajo 72 - El Regreso es un entrañable collage de recuerdos, anécdotas y reflexiones, surgido a partir de los intercambios por e-mail de los egresados del año 1972 del Colegio Nacional de Buenos Aires".
  • 2006. Franca 18 años, desaparecida, del egresado Gustavo Szulansky, editado por Juvenilia Ediciones. Hubo una primera edición en 1996 bajo el título Franca, la historia de una desaparecida, editado por la imprenta del Colegio Nacional de Buenos Aires. "Narra las experiencias del apasionado y precoz estudiantado del Colegio Nacional Buenos Aires que el autor conoció en su paso por esa institución. El lector logrará palpar la encendida efervescencia de esa militancia juvenil, a partir de algunas impresiones que apelan a la ternura y a la indignación."[51]
  • 2007. Ciencias Morales, del egresado Martín Kohan, ganadora del Premio Herralde de Novela 2007, ficción ubicada en el año 1982 que relata como trasfondo y como movilizador de una anécdota el paso de la dictadura militar del Proceso de Reorganización Nacional por el Colegio. En el 2010 fue adaptada al cine en la película La Mirada Invisible. "La atmósfera pesada y densa de la escuela es el verdadero personaje: es una narración sorprendente en su modo de palpar el aire opresivo sin el concurso de un yo que lo exponga o lo rememore".[52] "En ambos casos [el libro y la película], el micromundo del Colegio Nacional de Buenos Aires funciona como representación a escala, confirmando que, como sostiene el prefecto, “la historia del colegio y la de la patria son una y la misma cosa”.".[53] El libro está disponible online.[52]
  • 2010. El Legado de Moreno, de Ricardo Romero, según sus páginas editado por "Ediciones Cooperativas", emprendimiento de docentes de la facultad de Ciencias Económicas de la UBA para difundir sus escritos. La ficción trata de un docente del CNBA y un grupo de alumnos quienes por curiosidad buscan lo que según la leyenda contada en clase es el "legado de Moreno", peripecias entre las que descubren su pertenencia a la masonería e ingresando ellos mismos en una logia. El libro está disponible online.[54]

Además, el Colegio es mencionado de forma secundaria en:

  • 1874. El capitán de Patricios,[55] del poeta y afamado crítico Juan María Gutiérrez (promoción 1827?). En este relato ubicado en 1810, según la introducción a la obra, "en el crítico que hay en Gutiérrez asoma un corazón de patriota: de ahí el fondo histórico de su actual obra imaginativa", en el que se mueven Saavedra, Chiclana, un padre que emula a fray Cayetano, y "Pedro Fernández, el profesor humanista del colegio de San Carlos".
  • 1887. En la sangre,[56] novela del ex alumno Eugenio Cambaceres (promoción 1861?), considerado "un narrador chismoso"[57] que "todo el mundo leía a hurtadillas",[58] y que sufrió una deliberada discriminación en los círculos literarios de la época. Su cuarta novela recorre la vida de Genaro, hijo de inmigrantes italianos que llegan al país sin recursos ni educación y que de a poco progresan económicamente, y que debido a las aptitudes del hijo, a contar con los recursos y a las ambiciones de progreso social, envían al hijo al Colegio Nacional (llamado en la novela como se estilaba entonces, "la universidad"). Genaro adapta sus ambiciones a las de la madre pero luego de una infancia de abandono en su educación en la parte que le tocaba a los padres, fracasa en aprender a trabajar y estudiar, por lo que se vale de artimañas para alcanzar el éxito social tan deseado.
  • 1889. Irresponsable, la primer novela y casi la única del médico Manuel Podestá (promoción 1871), quien había sido formado y también docente en Enfermedades Mentales en la facultad de Medicina, su novela en su momento fue tratada como una estrategia para exponer su tesis, que adhería a la escuela italiana (pero no a la francesa) de que la irresponsabilidad es un deterioro cerebral con base genética, adjudicándosela a un protagonista al que se niega en toda la obra a ponerle un nombre,[59] y que suscitó en la época encendidos intercambios con otros médicos y con juristas de la época (notablemente José María Ramos Mejía y Norberto Piñero), en forma epistolar en los diarios de tirada popular, como se estilaba en el momento.[59] Olvidada después, hoy se rescata como una novela fundacional del naturalismo en Argentina: "Irresponsable contiene [...] los gérmenes de una gran novela. Irrumpe en el sistema de la literatura [...] e incorpora una nueva manera de novelar".[60] La primera sección, "Saque usted otra bolilla", transcurre en la adolescencia del protagonista en las aulas del Nacional del que el autor fuera ex alumno.
  • 2008. Son memorias, del historiador Tulio Halperín Donghi (promoción 1944), mirada autobiográfica con tintes literarios en que evoca sus años de infancia y de juventud, entre los que se encuentra su pasaje por el Colegio.
  • Sobre la época de la represión de los 1970:
  • 1977. Pico de Paloma, editorial Corregidor, de la joven ex alumna Gloria Kehoe, único libro que llegó a publicar justo antes de convertirse en desaparecida[61] . Fue reeditado en el 2004 en Pico de paloma y otros escritos, en el que se suman textos inéditos, los recuerdos de sus compañeros de estudios y otros testimonios "de esa intensa búsqueda literaria".[62] . El Centro de Estudiantes del Colegio ha nombrado "Gloria Kehoe" su concurso literario en homenaje a ella.
  • 2007. Graciela está entre nosotros de Jorge Gaggero (compilador), sobre la ex alumna desaparecida a sus casi 30 años Graciela Mellibovsky. "Militante en las filas del peronismo revolucionario durante la última década de su joven vida, Graciela Mellibovsky fue detenida-desaparecida por un grupo de tareas del Primer Cuerpo del Ejército en septiembre de 1976. En memoria de Graciela -en el 60º aniversario de su nacimiento y a más de 30 años de su secuestro y desaparición- su familia, algunos de sus muchos amigos y protagonistas destacados de aquellos duros años, dan testimonio en estas páginas de su vida y su tiempo. La entrañable marca de su recuerdo en nosotros ha frustrado la diabólica intención de quienes se la llevaron en la flor de su edad. Participan, entre otros, de esta Memoria de todos: Matilde, Santiago y Leonardo Mellibovsky - Adriana Kowalewski - Cristina Caiati - Jorge Gaggero - Horacio Verbitsky - José Pablo Feinmann - Mary Günfeld - Fernando Mellibovsky - Gustavo Caraballo - Fernando Porta - Horacio Losoviz - Jorge Gaggero (hijo) - Horacio Losoviz - Marie Moavro - Adrian Mingorance - "Tito" Kaminker - Mirta Zon - Antonio Elio Brailovsky".[63]
  • 2011. 18.885 días de política (visiones irreverentes de un país complicado), del ex ministro del menemato Carlos Corach, editorial Sudamericana. "Del Colegio Nacional de Buenos Aires al Pacto de Olivos, el ex ministro del Interior repasa cada peldaño, cada alegría, cada traspié y cada enseñanza de su carrera.".[64]
  • Los ojos del perro siberiano de Antonio Santa Ana. En Nunca seré un superhéroe, también de Antonio Santa Ana, se nombra un tal "Colegio" y se menciona que es muy difícil entrar, a pesar de que nunca se menciona el nombre del establecimiento es común que los lectores piensen en el CNBA. El autor cursó el secundario en otro colegio y tiene un hijo que fue al CNBA.
  • 2012. Espía vuestro cuello, de Javier Trímboli, que cuenta relatos y reflexiones que transcurren en épocas diferentes desde los '70 hasta los 2000, entre ellas su paso por el Colegio, en un libro difícil de encasillar, definido por Guillermo Korn como "evocación de la desmesura".[65] Dice Juan Pablo Maccia: "La novela –por llamarla de algún modo- relata el aprendizaje de un historiador nacido en los últimos sesentas: clase media acomodada -Colegio Nacional Buenos Aires- coqueteo político filoperonista en el PC de Luder Vittel, docencia. Memorias de alguien que, triste, es consciente de que las instituciones que lo formaron esperaban más de él. Aunque en el inicio puede desalentar (..), en la segunda parte nuestro historiador ya no cabe en ningún discurso. Enloquecido en su propio humor se entrega –a partir de una ponencia en un curso de formación de docentes- a una narración brillante –incluso y no a pesar de lo disparatado- de historia argentina. La novela entera puede leerse como una reflexión demente sobre los años ochenta del siglo que nos antecede, desquiciada por la interlocución con Ramos Mejía y, a través de ella, con no pocos episodios del siglo XIX en torno a los cuales se descubre el carácter de la nación añorada".[66]
  • "Bolívar y Moreno" un cuento de un más joven Martín Kohan, no transcurre en el Colegio sino íntegramente en una de sus míticas esquinas. El relato fue finalista del premio "Haroldo Conti", otorgado por la Pcia de Buenos Aires y la Universidad de Quilmes, por lo cual fue editado en libros distribuidos por Página/12.

Teatro[editar]

  • 1978. El Ex Alumno,[67] del egresado Carlos Somigliana. Un ex alumno "del mítico Nacional Buenos Aires" vuelve a visitar a su profesor de literatura, casi 30 años después de graduarse. "Es una dramaturgia visceral y vivencial, que busca develar una verdad, mostrando al mismo tiempo una inarmonía radical entre la visión del mundo y el mundo mismo."[68] Fue estrenada ese mismo año en el Teatro Lasalle en Buenos Aires, junto con otras obras considerada por Carlos Gorostiza "el inicio del Teatro Abierto",[69] y puesta en escena nuevamente en el 2010 en el Teatro del Pueblo en Buenos Aires bajo dirección y adaptación de Luis Sáez.[68]

Ensayística[editar]

También existen varios ensayos y que toman como referente al Colegio.

  • 2013. El Colegio, la formación de una elite meritocrática en el Nacional Bs As. (editorial Sudamericana), de Alicia Méndez. "Un ensayo a partir de entrevistas a ex alumnos de distintas promociones sobre el Colegio Nacional de Buenos Aires como el modelo meritocrático por excelencia formador de elites de la Argentina desde hace 150 años."[70]
  • 2010. El Colegio Nacional de Buenos Aires de Gustavo Brandariz, con prólogo del ex rector Horacio Sanguinetti, se considera un continuador y actualizador del ensayo sobre la historia del Colegio del ex rector.[71] (1º ed. Buenos Aires IIHML, 2010.) Dibujos de Carlos Moreno. Fotos de Carlos Blanco. 56 p., ilus., 29,5 x 21 cm (Colección Cuadernos de la Manzana de las Luces / dirigida por María Sáenz Quesada. Volumen 8).
  • 2009. Cincuenta años no es nada. Las primeras chicas en el Buenos Aires. El libro hace referencia a la primera generación de mujeres que ingresó en el CNBA en 1959. Escrito por las propias ex alumnas.
  • 2002. La otra Juvenilia. Militancia y represión en el Colegio Nacional de Buenos Aires, 1971-1986, de Santiago Garaño y Werner Pertot, egresados que recopilan historias personales y reconstruyen la historia de los estudiantes desaparecidos del Colegio durante la dictadura. La investigación que derivó en este libro permitió corregir la lista de estudiantes desaparecidos de 98 a 105[72] (número que siguió aumentando posteriormente, ver El futuro es nuestro en televisión).
  • Su tercera edición, en el 2008, fue "corregida y aumentada" y se agregó un prólogo de José Pablo Feinmann.
  • 1999. Cuando Eros fue al Colegio Nacional de Buenos Aires (1973-1974), de Jorge Iglesias, editado por mimeo.
  • Fue uno de los 3 ensayos ganadores en el 2001 de un concurso del Programa de Derechos Humanos de la UBA en el que habían participado más de 50 ensayos[73] , y que fueron publicados en el 2003 bajo el nombre Construcción de la Memoria, de editorial EUDEBA, sobre la época de las desapariciones de los 70[74]
  • 1998. Juan Nielsen. Retrato de un maestro. de Marco Denevi, un conocido escritor que también es ex alumno. En la obra Denevi (fallecido poco después de publicarla), relata vida y trayectoria de Juan Nielsen, quien fuera rector del colegio desde 1927 hasta 1941, y recogió testimonios de alumnos que lo conocieron personalmente.[75]
  • 1995 El Colegio Nacional de Buenos Aires, Manrique Zago (editor). Manrique Zago Ediciones. 200 páginas a todo color con fotos emblemáticas de una época de hace unos 50 años. Tiene importantes omisiones de la época de la dictadura militar. Se consigue en la "Librería del Alumno" que está en la esquina del Colegio, comercio sin relación con la institución.
  • 1992. Quis est Quis. Hermanos en el aula y en la vida. Buenos Aires, Asociación de Ex Alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires [y sucesivas reediciones ampliadas].
  • 1990. Discursos del rector de Horacio Sanguinetti. Publicado por la Universidad de Buenos Aires, Colegio Nacional de Buenos Aires.[76]
  • 1984. Asociación de Ex Alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires 1934 – 1984. Buenos Aires, 1984.
  • Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, de Horacio Sanguinetti, quien fuera rector del establecimiento por 23 años, la rectoría más larga del Colegio, con 3 ediciones:
  • 2006. Tercera edición por Juvenilia Ediciones.
  • 1984. Segunda edición por la editorial Macchi. Se actualiza muy brevemente la época posterior a la primera edición. Sólo le dedica un último párrafo al gobierno militar de 1976-1982, que sólo menciona su existencia y desea que a partir de la vuelta de la democracia la institución se renueve "en sus tradiciones más gloriosas".[77]
  • 1963. Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires. Edición de la Asociación Cooperadora "Amadeo Jacques."
  • 1939. Vilardi, Julián A., La Manzana de las Luces y el Colegio Nacional de Buenos Aires, Prólogo por G. Furlong Cardiff, Buenos Aires, Academia del Plata.
  • 1930. Discursos del Rector don Ricardo Rojas, de Ricardo Rojas. Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires.

Además es mencionado en forma secundaria en:

  • La Voluntad de Martín Caparrós y Eduardo Anguita, "Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina 1966-1978" es el subtítulo que propone, tiene partes en que habla un poco de cómo se vivió esa época en el establecimiento, además de narrar constantemente las aventuras de exalumnos como Firmenich.[78]
  • Dos libros de ensayos escritos por Enrique Larreta, publicados en 1941 y 1947. Tiempos Iluminados (1941) consta de "extractos de sus memorias, ceñidos, presurosos" expuestos en la sala de conferencias del Jockey Club hacía dos años[79] , y menciona en dos párrafos lo que significó para él el paso por el colegio y un docente significativo que tuvo, Francisco Beazley, quien le encomendó una investigación sobre Atenas en tiempos de Pericles que años más tarde saldría a relucir en su primera publicación, la novela corta Artemis. Sobre su educación colegial de la que egresó en 1893?, escribió en ese miso ensayo: "Vino la hora sombría de los colegios. Difícil problema llegar a saber si aquellos de mi tiempo, un tanto carcelarios, cual más, cual menos, fueron tan malos para la formación de hombres fuertes y útiles como aparecen ahora a la luz sentimental de la pedagogía moderna. (...)"[cita 6] . La Naranja (1947) es una colección de miniensayos numerados, el 50 menciona su educación "(...) En los lejanos tiempos de mi niñez, se nos enseñaba, tanto en nuestras casas como en los mismos colegios, el horror de la mentira. El mentiroso, al igual que el delator, eran para nosotros seres despreciables."[cita 7]
  • 2003. Rotunno, Catalina; Díaz de Guijarro, Eduardo (Compiladores). La construcción de lo posible. La Universidad de Buenos Aires de 1955 a 1966. Buenos Aires, Libros del Zorzal, 2003. Prólogo de Marcelino Cereijido.[3]
  • 2001. Sanguinetti, Horacio. La Ópera y la sociedad argentina. Buenos Aires, MZ ediciones, 2001.[3]
  • 2001. Almaraz, Roberto; Corchon, Manuel; Zemborain, Rómulo. ¡Aquí FUBA!. Las luchas estudiantiles en tiempos de Perón (1943-1955). Buenos Aires, Planeta, 2001. Prólogo de Félix Luna.
  • 1998. Vermeren, Patrice. Amadeo Jacques. El sueño democrático de la filosofía. Buenos Aires, Colihue, 1998[3]
  • 1975. Osvaldo Loudet. Ensayos de crítica e historia. Buenos Aires, Academia Argentina de Letras.[3]
  • 1964. Solari, Juan Antonio. Generaciones laicas argentinas. Hombres de la Ley 1420 y del liberalismo. Buenos Aires, Bases, 1964[3]
  • 1962. Tulio Halperín Donghi. Historia de la Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires, Eudeba.[3]
  • 1961. Alejandro Korn. El pensamiento argentino, ediciones Nova.[3]
  • 1957. Sánchez Viamonte, Carlos. El pensamiento liberal argentino en el siglo XIX. Buenos Aires, Gure, 1957.[3]
  • 1955. Arrieta, Rafael Alberto. La ciudad y los libros. Excursión bibliográfica al pasado porteño. Buenos Aires, Librería del Colegio, 1955.[3]
  • 1950. Juan Mantovani. Épocas y hombres de la educación argentina. Buenos Aires, El Ateneo.[3]
  • 1948. Osvaldo Loudet. Política del espíritu. Maestros y discípulos. Buenos Aires, El Ateneo, 1948.[3]
  • 1946. Juan Probst. Juan Baltasar Maciel, el maestro de la generación de mayo. Buenos Aires, Instituto de Didáctica de la Facultad de Filosofía y Letras.[3]
  • 1945. Amadeo Jacques. Escritos, con estudio preliminar de Juan Mantovani. Buenos Aires, Ángel Estrada.[3]
  • 1940. Mantovani, Juan. Bachillerato y formación juvenil. Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral.[3]
  • 1928. Antonino Salvadores. "Real Colegio de San Carlos". En: Academia Nacional de la Historia. Historia de la Nación Argentina. Buenos Aires, ANH.[3]
  • 1916. Alcorta, Amancio. La instrucción secundaria. Buenos Aires, La cultura argentina, 1916.[3]
  • 1914. José Ingenieros. Las direcciones filosóficas de la cultura argentina. Revista de la Universidad de Buenos Aires, Tomo XXVII, 1914. Reeditado en 1971 por Eudeba, Buenos Aires.[3]
  • 1902. Bartolomé Mitre. Arengas. Colección de Discursos Parlamentarios, Políticos, Económicos y Literarios, Oraciones fúnebres, Alocuciones conmemorativas, Proclamas y Alegatos in voce pronunciados desde 1848 hasta 1902. Buenos Aires, Biblioteca de "La Nación". Tres tomos.[3]

Revistas y diarios[editar]

Una publicación se ocupa exclusivamente del CNBA:

  • La Campanita, "Boletín de la Asociación de Ex Alumnos".

Además ha sido protagonista de numerosas notas en diarios y periódicos de tirada popular, como:

  • 1938. "Cumplió 75 años el Colegio Nacional de Buenos Aires." En: La Nación, Buenos Aires, 22 de mayo de 1938. [3]
  • 1942. Pagés Larraya, Antonio. "Recuerdos del viejo Colegio Nacional de Buenos Aires". En: Revista Nosotros, 2ª época, año 7, tomo 18. Buenos Aires, 1942.[3]
  • 1972. Monner Sans, José María. "Un Colegio llamado "El Central"." En: La Prensa, Buenos Aires, 7 de mayo de 1972.[3]
  • 1980. Williams Álzaga, Enrique. "El histórico colegio y un gran rector." En: La Nación, Buenos Aires, 15 de junio de 1980. [3]
  • 1983. Cosmelli Ibáñez, José Luis. "Del San Carlos al Buenos Aires (1783-1983)". En: La Nación, Buenos Aires, 20 de noviembre de 1983. [3]
  • 1988. "Cumple 50 años el edificio del Colegio Nacional de Buenos Aires". En: La Prensa, Buenos Aires, 21 de mayo de 1988. [3]
  • 1991. Zapiola de López Rivarola, Clara. "El Colegio Nacional de Buenos Aires. La historia de un prestigio imbatible." En: Revista Criterio, año LXIV, Nº 2080, Buenos Aires, 24 de octubre de 1991, Pág. 598 a 600.[3]
  • 1996. Sanguinetti, Horacio. "Mujeres en el Colegio". En: La Nación, Buenos Aires, 21 de enero de 1996.[3]
  • 2001. Rouillon, Jorge. "Sanguinetti, la gestión más larga en el Colegio Nacional de Buenos Aires". En: La Nación, Buenos Aires, 5 de junio de 2001. [3]
  • 2003. de Vedia, Mariano. "Hoy cumple 140 años el Colegio Nacional de Buenos Aires." En: La Nación, Buenos Aires, 14 de marzo de 2003[3]

Cine y televisión[editar]

En cine:

  • 1943. Juvenilia (basada en el libro homónimo de Miguel Cané). En su momento fue ganadora de cuatro Premios Cóndor de Plata entre ellos el de mejor película en 1944, momento en que el afamado crítico Calki escribió: ”Digna versión de una novela estudiantil. Es desde luego, un mérito transplantarla a la pantalla con la requerida dignidad.” En el 2003, al cumplirse 60 años de su aparición, fue homenajeada y llamada "hito del cine nacional".[80]
  • 2010. La mirada invisible del director Diego Lerman (basada en Ciencias Morales de Martín Kohan). La película, cuyo guión transcurre principalmente dentro del Colegio, no pudo ser rodada en su solar.

En televisión:

  • 2014. El Futuro es Nuestro, documental en 4 capítulos por canal Encuentro.[81] Serie de 4 capítulos de 30 minutos cada uno, de los directores Ernesto Ardito y Virna Molina. "Eran alumnos del Nacional Buenos Aires, el colegio más golpeado durante la última dictadura militar; participaban en el centro de estudiantes y formaron la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Vivían la militancia con pasión y la conjugaban con el estudio, el amor y la amistad. Desde adolescentes soñaban con un mundo mejor, pero muchos de ellos pasaron a ser jóvenes desaparecidos. El futuro es nuestro trae al presente sus sueños, objetivos, temores y conflictos, y nos invita a encontrar continuidades entre aquellas luchas y las de hoy día."[82] Entrevistados: Adriana Slemenson, Mariana Slemenson, Haydeé Garcia Gastelú, Vera Jarach, Eduardo Blaustein, Gabriela Alegre, Enrique Vazquez, Cecilia Schiavi, Vicky Kornblihtt, Gaby Meik, Diana Guelar, Oscar de Leone, Werner Pertot, Adriana Robles, Hugo Colaone, Valeria Hasse.

Música[editar]

  • El tango "Mi colegio Buenos Aires" de Antonio Manuel Prieto[3]

Alumnos destacados[editar]

La lista de egresados[83] está disponible en internet en una web mantenida por la institución.

Políticos y juristas activos o todavía vivos[editar]

  • Axel Kicillof (promoción 1990), economista, actual ministro de Economía de la Nación, fue valorado como docente por lo didáctico y poco convencional de sus lecciones, de las que se editaron De Smith a Keynes: Siete Lecciones de Historia del Pensamiento Económico (2010) y cual había sido su tesis, Fundamentos de la teoría general: Las consecuencias teóricas de Lord Keynes (2008).
  • Andrés Larroque (promoción 1995), político, secretario general de La Cámpora, diputado nacional por el Frente para la Victoria (FPV).
  • Hernán Lombardi (promoción 1978), ingeniero, empresario turístico exitoso, fue Secretario de Turismo de la Nación, durante su cargo la Argentina fue considerada "país modelo" para el desarrollo turístico según el titular de World Travel & Tourism Council (WTTC),[84] es consultor de la Organización Mundial del Turismo desde 2003, actualmente es Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires. En el CNBA se desempeñó también como profesor.
  • Martín Lousteau (promoción 1989), economista, fue el primer ministro de Economía de la Nación bajo el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2008), actualmente es diputado con la coalición UNEN que compite con el gobierno, ha escrito varios libros de los que promociona Economía 3D.
  • Horacio Corti (promoción 1983), actualmente Defensor General de la Ciudad, hasta ahora Juez de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires[85]
  • Aníbal Ibarra (cursó hasta 1976), fue jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.
  • Vilma Ibarra, senadora y diputada nacional
  • Claudio Lozano, economista y político
  • Miguel Peirano, economista, ministro de Economía de la Nación (2007)
  • Felipe Solá, gobernador de la Provincia de Buenos Aires (2001-2007)
  • Jorge Taiana, ministro de Relaciones Exteriores (2005-2010)
  • Carlos Corach, abogado, fue Ministro del Interior durante la presidencia de Carlos Menem, junto a Guido di Tella fue el funcionario que permaneció más tiempo en su cargo durante el menemato,[86] luego de terminada la presidencia de Menem y tras un corto paso como senador se retiró de la vida política y ahora prefiere ser retratado "como abogado".[86] Escribió en el 2011 18.885 días de política (visiones irreverentes de un país complicado), editorial Sudamericana. "Del Colegio Nacional de Buenos Aires al Pacto de Olivos, el ex ministro del Interior repasa cada peldaño, cada alegría, cada traspié y cada enseñanza de su carrera.".[64]
  • Augusto Costa, actual Secretario de Comercio Interior
  • Enrique Petracchi, abogado, miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación desde 1983
  • Pilar Calveiro, doctora en Ciencias políticas actualmente en México, su obra más referida es Poder y desaparición. Los campos de concentración en Argentina (Colihue, 1998).
  • León Carlos Arslanián (promoción 1959?), abogado, jurista y funcionario, notablemente presidió en 1983 el Juicio a las Juntas.
  • Jorge Torlasco (promoción 1953?), abogado y jurista con un papel decisivo en 1983 en el Juicio a las Juntas.
  • Mario Firmenich, actualmente alejado de la vida política argentina, fundador de Montoneros

Políticos y juristas fallecidos (desde 1900)[editar]

Políticos y juristas anteriores a 1900[editar]

Empresarios[editar]

  • Franco Macri (promoción 1958?), líder del grupo Macri y padre del gobernante de la ciudad de Buenos Aires Mauricio Macri. Publicó 3 libros sobre las enseñanzas que le dejaron sus experiencias, el último en el 2004 El futuro es posible: mi experiencia de medio siglo como empresario en la Argentina.[87]
  • Dr. Martín Dedeu (promoción 1979), presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM).[88] "El Dr. Martín Dedeu es una suerte de avezado capitán de una flota que compone más de un centenar de empresas mineras asociadas, responsables de que hoy la minería ocupe el tercer puesto en el volumen de las exportaciones argentinas hacia el mundo, después de la soja y la producción automotriz."[89]

Educadores[editar]

  • Horacio Sanguinetti (promoción 1953, medalla de oro), la rectoría más larga del CNBA, con 23 años de gestión.
  • Nicolás Barrios Lynch, educador y fundador de Bibliotecas Rurales Argentinas.
  • Cecilia Braslavsky, educadora, directora de la Oficina Internacional de la Educación de la UNESCO 2000-2005
  • Lucas Potenze, ex alumno y docente de Historia en el Colegio, fue el primer rector del Colegio Nacional de Usuhaia, inaugurado en 1994 como institución copia del CNBA y apadrinado por éste.

Eclesiásticos[editar]

En la avenida 9 de julio fue erigido un memorial en homenaje al padre Mugica en el 40avo aniversario de su muerte. En la foto, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
  • Santiago Figueredo (promoción 1799?), de importante participación en la política, incluido los acontecimientos de 1810, y rector de la Universidad de Buenos Aires.
  • Vicente Faustino Zazpe (promoción 1938?), arzobispo de la arquidiócesis de Santa Fe hasta su fallecimiento en 1984.
  • Carlos Mugica (promoción 1948?), sacerdote tercermundista, asesinado por la Triple A en 1974.
  • Jorge Casaretto (promoción 1954), obispo emérito de San Isidro y actualmente a cargo de la diócesis de Merlo-Moreno.

Cineastas, actores y productores[editar]

Fotógrafos[editar]

  • Marcelo Brodsky, fotógrafo, "con una obra que brota de una herida real y profunda, su trabajo Buena Memoria (1997-2009) corresponde a varios ensayos fotográficos centrados en los efectos del terrorismo de estado en la Argentina."[97] La obra se plasmó en forma de libro, comentado en la sección de Referencias Culturales debido a que parte de ella transcurre en el Colegio.
  • Eduardo Longoni, fotógrafo, "le tocó vivir la adolescencia en la convulsa década de los 70 en la Argentina: creció entre las aulas del Colegio Nacional de Buenos Aires y las marchas masivas a Plaza de Mayo. (...) Nombrado Personalidad Destacada de la Cultura, en reconocimiento a su trayectoria y “a la penetrante y honesta mirada que imprime a sus imágenes, y que nos trae una y otra vez los momentos más significativos y centrales de nuestra historia común”. Se refieren a sus fotos sobre las rondas de las Madres de Plaza de Mayo, las que nos muestran la represión en la época de la dictadura militar, los levantamientos carapintadas, los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, y la crisis de 2001 o la mano de Dios de Maradona, todos momentos que ayudaron a forjar la historia de un país: la Argentina."[98]

Historietistas[editar]

Monumento a la creación de Caloi más recordada, Clemente, en la República de los Niños.
Semáforo peatonal de la ciudad de Buenos Aires con dos Gaturros, el personaje más popular de Nik.
  • Caloi, llegó hasta 4º año, cursaría quinto y sexto en el Colegio Nacional Almirante Brown De Adrogué Asi Lo Recuerda Horacio Sanguinetti: "Mi padre, Florentino Sanguinetti, profesor durante 40 años y rector durante 30 meses, tenía un pésimo alumno que no superó el cuarto año: Caloi. Él dibujaba. Mientras esperaban que llegara mi padre, muy amado y temido, aula bastante caótica, alguien campaneaba su arribo. Pero una vez se distrajo y el profesor ingresó sorpresivamente. Caloi había dibujado un Quijote en el pizarrón, y no llegó a borrarlo. Mi padre tronó: ¿Quién dibujó ese Quijote? Todos callaban, pero comenzaron a codear al autor para que confesara, lo que hizo al fin. Tiene un 10, laudó mi padre. Fue el único 10 que obtuvo Caloi en su trámite colegial. Lo relataba siempre con orgullo".[4]
  • Rep, dibujante y humorista
  • Rudy, humorista y escritor
  • Daniel Paz, humorista gráfico
  • Nik (promoción 1988), dibujante y humorista

Deportistas[editar]

  • Victorio Spinetto (promoción 1929?), jugador y entrenador argentino.
  • Ezequiel Castillo (promoción 1985?), jugador de fútbol, se lo conoce más en España pues hizo allí la mayor parte de la carrera (entre los 21 y los 33 años).
  • Juan Fernández Di Alessio (promoción 1993?), jugador de fútbol.

Médicos y psicólogos[editar]

El Colegio es mixto desde 1959 y las mujeres todos los años de secundario demuestran las mismas aptitudes que los varones, sin embargo en estas carreras todos los ex alumnos reconocidos son varones.

Actuales.

  • Daniel Stamboulian (promoción 1956), actualmente el mayor especialista argentino en infecciones, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei), fundador de la Asociación Panamericana de Infectología.
  • Marcelo Roffé, psicólogo deportólogo especialista en alto rendimiento. Trabajó con Pekerman,[99] fue llamado en el 2013 "el hombre tras la mentalidad ganadora de la Selección".[100] Preside la Asociación de Psicología del Deporte Argentina (APDA).[101] Ha escrito libros como Psicología del jugador de fútbol (1999, al 2014 en 5.ª edición), Fútbol de Presión, Psicología Aplicada al Deporte (2000, corregida y ampliada en la 3.ª edición, al 2014 en 4.ª edición y traducida al japonés) y Mi Hijo el Campeón, Las presiones de los Padres y el Entorno (2003, al 2014 en 5.ª edición).[102]

Anteriores

  • Ricardo Gutiérrez (promoción 1854?), médico, considerado uno de los primeros especialistas en pediatría de la Argentina, impulsó la creación del Hospital de Niños de Buenos Aires en la calle Sánchez de Bustamante del que fue su director por 25 años hasta su muerte, y que desde 1946 lleva su nombre. Participó en varias guerras, siendo condecorado por sus servicios sanitarios. Escribió varias obras literarias por las que conquistó crítica y público desde los 22 años, tocando temas como la guerra del Paraguay en la que había participado. La película Ayer y Hoy (1934) es la adaptación de uno de sus cuentos, la película La Cuna Vacía (1949), que fue un gran éxito de taquilla y cuyo guión fue escrito por otro egresado, Florencio Escardó, es una recreación de su vida.
  • Baldomero Sommer (promoción 1875?), médico pionero de la dermatología en Argentina y reconocido higienista, fundador de la cátedra de Dermatología de la Universidad de Buenos Aires. El Hospital Baldomero Sommer para enfermos de lepra lleva su nombre.
  • Luis Agote (promoción 1886), médico e investigador, realizó las primeras transfusiones de sangre exitosas en 1914. También fue docente incansable, y fue diputado y senador de la Argentina, en esos cargos fue autor de leyes como la creación de la Universidad Nacional del Litoral y la creación del Patronato Nacional de Menores Abandonados y Delincuentes, en lo que respecta al CNBA fue autor de la ley que lo anexó a la Universidad de Buenos Aires.
  • Alejandro Korn (promoción 1878?), médico, psiquiatra, uno de los "5 sabios de La Plata".
  • José Ingenieros (promoción 1892?), farmacéutico que recibió el título de médico con su tesis Simulación en la lucha por la vida, la secuela Simulación de la locura, editada en libro, fue premiada en 1903 la Academia Nacional de Medicina. Sus teorías sociológicas tuvieron gran influencia en la evolución del pensamiento intelectual argentino en las áreas de criminología y psiquiatría, con ensayos como El Hombre Mediocre. Apreciado como docente, en 1918 fue elegido vicedecano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, también fue presidente de la Sociedad Médica Argentina.
  • Enrique Tornú (promoción 1883?)
  • Enrique Corbellini (promoción 1890?)
  • Emilio Loudet (promoción 1890?)
  • Pedro Escudero (promoción 1900...?), médico, el día de su nacimiento se celebra el "día del nutricionista".
  • Bernardo Houssay (promoción 1900, egresó a los 13 años) farmacéutico y luego médico, fue el primer latinoamericano laureado con un Nobel en Ciencias: premio Nobel de Medicina en 1947, por el rol de las hormonas pituitarias en la regulación de la glucosa en sangre. Su trabajo fue impulsor de la investigación en fisiología en Argentina: docente infatigable, en 1919 fundó el Instituto de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, de reconocimiento mundial, del que fue director muchos años, y tuvo reconocidos discípulos. Fue presidente de la Academia Nacional de Medicina, de la Federación Internacional de Diabetes, de la Sociedad Argentina de Biología, de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias, el primer presidente del CONICET en 1958.
  • Salvador Mazza (promoción 1902), médico destacado por haber estudiado toda su vida el mal de Chagas, enfermedad que afecta en mayor medida a la población menos pudiente y que no formaba parte de los reconocimientos habituales en el ambiente de la medicina a pesar del número de afectados. Su investigación derivó a que se lo homenajeara en el nombre de la enfermedad, que hoy en día se conoce como Enfermedad de Chagas-Mazza. Su biografía es plasmada en la película Casas de Fuego de 1995.
  • Aníbal Ponce (promoción 1916?), sin haber terminado sus estudios de Medicina se dedicó a la investigación en psicología siendo uno de los pioneros de esa disciplina en la Argentina. Fue afín a otro egresado, José Ingenieros, con quien cofundó la Revista de Filosofía a la cual dirigió luego de la muerte del último. Fue un conocido marxista y militó en el Partido Comunista de la Argentina, lo cual le trajo no pocos inconvenientes. En 1935 fundó la Asociación de Intelectuales, Artistas, Periodistas y Escritores (AIAPE),de la que fue su primer presidente.
  • Florencio Escardó (promoción 1922), médico pediatra, fue decano de la Facultad de Medicina en 1958 y luego vicerrector de la Universidad de Buenos Aires, momento en que convirtió a los colegios CNBA y Carlos Pellegrini en mixtos. Fue quien logró que se internara a las madres junto con los pacientes pediátricos: "¿Qué puede tener de revolucionario pensar que las madres deben estar con sus hijos enfermos? Tardé treinta y dos años en conseguir que las madres entraran a la Sala en el Hospital de Niños –¡treinta y dos años!– Es lo único de lo que estoy orgulloso en la vida." También se destacó como escritor de textos didácticos para padres, de humor (rubro por el que ganó el Premio Konex de Platino en 1984 y en el que solía firmar con su seudónimo Piolín de Macramé) y literatura variada. Fue presidente de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores). Sobre el CNBA escribió La Casa Nuestra, también escribió el guión del éxito de taquilla La Cuna Vacía (1949) que plasma la vida y la vocación del Dr. Ricardo Gutiérrez.

Científicos e ingenieros[editar]

Durante la gestión de Pablo Nogués se reemplazaron progresivamente los trenes a vapor por cochemotores diésel de la firma húngara Ganz-Mávag (foto).
  • Pablo Nogués (promoción 1896?), ingeniero civil, fue un destacado administrador de empresas del Estado en sucesivos gobiernos, en especial de Ferrocarriles Argentinos, que bajo su gestión y en pocos años pasó de un importante déficit al superávit. Negándose sistemáticamente a un puesto de corte político, Nogués recorría diariamente las instalaciones de los Ferrocarriles y comprobaba personalmente la calidad de sus servicios, controlando en forma periódica los boletines de tráfico.[103]
  • Osvaldo Alfredo Reig (promoción 1947?), biólogo y paleontólogo.
  • Leo Falicov (promoción 1951?), fue un físico teórico especialista en la teoría de Fisica de la materia condensada. La biblioteca del Instituto Balseiro lleva su nombre.
  • Carlos Varsavsky (promoción 1951?), físico. En su honor la Asociación Argentina de Astronomía otorga el Premio Varsavsky a la mejor tesis doctoral.[104]
  • Roberto Fernández Prini (promoción 1955?), químico. Fue refundador, creador y director del Instituto de Química y Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (INQUIMAE), actualmente sigue vinculado a la Facultad de Ciencias Exactas como profesor emérito.[105]
  • Silvia Braslavsky (promoción 1960?), química.
  • Luis Caffarelli (promoción 1965? o anterior), matemático.
  • Jorge Lapeña (promoción 1965), ingeniero industrial, consultor especializado en temas energéticos. Fue secretario de Energía de la Nación y Subsecretario de Planificación Energética (1983-1988, presidencia del Dr. Raúl Alfonsín), presidente del directorio de YPF (1987-1988), presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica y miembro del directorio (2000-2002), presidente del Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”, 1985-a la fecha.[106]
  • José Braunstein (promoción 1967?), antropólogo reconocido por sus trabajos sobre las etnias del Chaco.
  • Víctor Bronstein (promoción 1970), ingeniero, académico, investigador y docente universitario, es consultor en temas energéticos. Es Ingeniero Electromecánico con orientación Electrónica (UBA), Doctorando en Ciencias Sociales (UBA), director del Centro de Estudios del Futuro (Facultad de Ciencias Sociales, UBA), profesor titular del seminario “Petróleo, civilización y poder” (Facultad de Ciencias Sociales, UBA), integrante del Programa Interdisciplinario de la Universidad de Buenos Aires en Energías Sustentables (PIUBAES, Secretaría de Ciencia y Técnica, UBA)[106]
  • Juan José Giambiagi, físico
  • Guillermo Halberstein, ingeniero, crítico y pedagogo
  • Eduardo Arzt (promoción 1970), biólogo molecular
  • Alberto Kornblihtt (promoción 1972), doctor en Ciencias Químicas, biólogo molecular, investigador científico
  • Otto Krause, ingeniero y pedagogo, fundador de la primera escuela técnica de la Argentina
  • Fernando Nottebohm, biólogo, ornitólogo
  • Ignacio Pirovano, científico
  • Jorge Eduardo Rabinovich, biólogo, ecólogo
  • Gustavo Sosa Escalada, escritor, matemático y músico paraguayo
  • Miguel Ángel Virasoro, físico

Pintores y críticos de arte, diseñadores gráficos y arquitectos[editar]

"Sin pan y sin trabajo" (1892-1893), óleo de Ernesto de la Cárcova.
Teatro San Martín en la calle Corrientes (1954), diseñado por Mario Roberto Álvarez.
  • Damián Bayón (promoción 1934), crítico de arte e historiador del arte.

Músicos[editar]

  • Claudia Brant, música, compositora, ganadora de varios Premios Grammy.
  • Atilio Stampone (promoción 1944?), músico de tango.
  • Claudio Gabis (promoción 1967), músico, compositor y pedagogo, fundador de la legendaria banda de rock nacional MANAL.[108]
  • Pedro Pujó (ex compañero de Claudio Gabis en el Colegio Nacional Buenos Aires), fundó el sello discográfico independiente Mandioca.
  • Gabriel Rivano (promoción 1976), bandoneonista. También futbolista y economista, con el bandoneón ha recorrido el mundo.
  • Lalo Schifrin, músico (nombre de registro Boris Claudio Schifrin)

Chefs[editar]

Periodistas[editar]

  • Mario Mactas, periodista. Premio Konex 2007: Radial. "Dueño de una prosa de extraña belleza y personalidad, lleva programas de radio de alta audiencia, columnas de televisión y programas que abarcan desde el retrato hasta la información científica y agraria, lo que señala un talento cómodamente ecléctico."[109] Escribió varios libros que fueron éxitos editoriales: Monólogos rabiosos, El enano argentino, El gato y el zorro (con otro egresado, Rolando Hanglin), El amante de la psicoanalista, Las perversiones de Francisco Umbral y Así como tiemblan las piernas de mi amada.[109] Personalidad Destacada de la ciudad de Buenos Aires.[109]
Rolando Hanglin, periodista y nudista, hace casi 30 años que conduce el mismo programa de radio en el que un segmento destacado, “El gato y el zorro”, es compartido con su compañero del secundario Mario Mactas.

Modelos[editar]

Escritores[editar]

Desde las primeras épocas.

La casa de Esteban de Luca es una de las pocas obras que aún se conservan de la época colonial.
  • Esteban de Luca (promoción 1804?), militar y poeta que recogió lo que vivía en crónicas patrióticas de la época, llamado "el poeta y la pólvora" por el crítico actual Alberto Blasi[112] .
Al desembocar la calle Florida en Marcelo T. de Alvear, al pie de este monumento a Esteban Echeverría, se lee una placa recordatoria del CNBA: "El Colegio Nacional casa central al poeta, sociólogo, educador y tribuno en el dogma de Mayo", y una placa que nombra a la "plazoleta Juvenilia" en homenaje a Miguel Cané.
  • Esteban Echeverría
  • Juan María Gutiérrez (promoción 1827?)
  • José Mármol (cursó hasta 1838, en que fue encarcelado). Escritor de muy difundidas obras poéticas, su afiliación política contraria a Rosas le ha valido la persecución y el exilio. Muchas de sus obras, como la conocida novela Amalia,[113] contiene fuertes denuncias políticas noveladas. Dice al comenzar Amalia, a modo de explicación: "La mayor parte de los personajes históricos de esta novela existe aún, y ocupa la posición política o social que al tiempo en que ocurrieron los sucesos que van a leerse. Pero el autor, por una ficción calculada, supone que escribe su obra con algunas generaciones de por medio entre él y aquéllos. Y es ésta la razón por que el lector no hallará nunca los tiempos presentes empleados al hablar de Rosas, de su familia, de sus ministros, etc. El autor ha creído que tal sistema convenía tanto a la mejor claridad de la narración, cuanto al porvenir de la obra, destinada a ser leída, como todo lo que se escriba, bueno o malo, relativo a la época dramática de la dictadura argentina, por las generaciones venideras; con quienes entonces se armonizará perfectamente el sistema aquí adoptado, de describir bajo una forma retrospectiva personajes que viven en la actualidad."
  • Eugenio Cambaceres (promoción 1861), escritor de novelas naturalistas muy populares en su época pero rechazadas por muchos años por los círculos literarios por ser "un narrador chismoso",[57] su primera obra "equiparable con esas obras pornográficas que devoran en el misterio de los dormitorios comunes los adolescentes encerrados entre cuatro paredes",[114] un narrador que "todo el mundo leía a hurtadillas",[58] el Nacional es escenario de parte de su novela En la sangre (1887)[56] sobre un ambicioso hijo de italianos en busca del ascenso social que pasaría por sus aulas. Su novela más popular fue Sin rumbo.[115] Él mismo hijo de inmigrantes pero económicamente acomodados, se dedicó cortamente a la vida política, a la que renunció luego de roces que tuvo al promover ideas en detrimento de su propio partido, como el sufragio "puro" y la separación Iglesia-Estado.[58]
  • Paul Groussac (promoción 1866?)
  • Lucio Vicente López (promoción 1866?), nacido en el seno de una familia patricia de las que se extraían en esa época los dirigentes políticos del país, y en oposición a la creciente inmigración y voz de la clase trabajadora que reclamaba su lugar político, fue uno de los protagonistas de la generación del 80 de políticos patricios que asumiendo la totalidad de los cargos, dirigieron al país bajo el paradigma de que el resto de la población no tenía suficiente educación para hacerlo. Murió en un duelo, al que fue retado por quien fuera el blanco de sus denuncias de corrupción en cierto reparto de tierras, en 1894, sus últimas palabras cuando estaba agonizando fueron «Voy a morir con la convicción de que he sido uno de los hombres más honrados de mi país. He levantado resistencias... pero ellas no venían jamás del lado de los buenos». En los '80 escribió algunos libros, La gran aldea, "Costumbres bonaerenses" de 1884,[116] dedicada a su amigo y también incipiente escritor Miguel Cané, trata sobre los cambios que vio sufrir a Buenos Aires y sus habitantes desde su infancia y es considerada obra fundacional de la novela argentina.
  • Miguel Cané (promoción 1868), prolífico funcionario nacido en el seno de quienes formarían la generación del 80 ya mencionada, transitó junto con el país una época que desembocaría en un cambio de paradigma, representado en la sanción de la ley Sáenz Peña en 1912 del voto secreto, universal y obligatorio (a propósito de eso se puede acceder a la introducción que escribió del libro de Saénz Peña en 1905, Derecho público americano.[117] Valorado como escritor, inmortalizó su paso por las aulas del Nacional en la novela estudiantil Juvenilia (1884),[42] ), un clásico de la literatura argentina.
Caricatura de Rafael Obligado por Cao.
  • Rafael Obligado (promoción 1869?), escritor
  • Manuel Podestá (promoción 1871), médico y escritor, es considerado con otros de su época (como Cambaceres) uno de los fundadores de la novela naturalista argentina. Formado y también docente en enfermedades mentales, su primer novela, la más popular y casi la única, Irresponsable,[118] fue tratada más que como una obra literaria como una estrategia para exponer su tesis, adhiriendo a la escuela italiana (pero no a la francesa) de que la irresponsabilidad es un deterioro cerebral con base genética, sobre un protagonista al que se niega en toda la obra a ponerle un nombre.[59] El primer capítulo llamado "Saque usted otra bolilla", transcurre en las aulas de Colegio del que él fuera alumno.
  • Martín García Mérou (promoción1880?), fue poeta, novelista y ensayista, pero fueron sus valiosas críticas literarias las que lo volvieron reconocido, tarea limitada por su condición de diplomático y político.[119] Entre sus obras se encuentran Libros y autores (1886,[120] que reúne críticas literarias a autores contemporáneos incluido el ignorado Cambaceres, quien a propósito de esto le escribiera una carta en 1885),[121] Ensayo sobre Echeverría (1894, sobre el autor de "El Matadero" de 1840, considerado el primer autor argentino)[122] entre muchas otras reconocidas obras de críticas. Falleció joven, a los 43 años.[119]
  • Calixto Oyuela (promoción 1875?), escritor.
  • Belisario Roldán (promoción 1888?), escritor y político
La casa de estilo español en el barrio de Belgrano que perteneciera a Enrique Larreta es hoy el Museo de Arte Español Enrique Larreta.
  • Manuel Baldomero Ugarte (promoción 1893?), escritor, diplomático y político socialista. Pensador latinoamericanista.
  • Enrique Larreta (promoción 1893?), de su apasionada investigación de la España del Medioevo se derivaron varias obras literarias, la más conocida fue La Gloria de don Ramiro "una vida en tiempos de Felipe Segundo",[123] con todas las características del modernismo en la literatura en español: lírica y aristocrática, tuvo muy buena aceptación y fue traducida a varios idiomas. "En el retrato que Ignacio Zuloaga le hizo en 1912, Enrique Larreta aparece en primer plano, sentado en unos peñascos; su expresión es absorta y soñadora; está arropado en negra capa; todo en él indica estilo y aristocracia; y, en el fondo, la pétrea y lívida Avila, bajo un cielo donde nubes amenazadoras prenuncian la tormenta. Es la Avila de los Santos y de los Caballeros, de los místicos y de la orgullosa nobleza castellana, el símbolo de aquellos altivos destinos feudales camino hacia la decadencia y la muerte, y donde Larreta sitúa la historia de don Ramiro."[124] Su casa es hoy el Museo de Arte Español Enrique Larreta.
  • Baldomero Fernández Moreno (promoción 1903, cuando se llamaba Colegio Nacional Central), poeta y médico rural cuyo poema más conocido es Setenta balcones y ninguna flor. Fue el primer director de la Sociedad de Escritores, fundada en 1925 y núcleo generador de la actual Sociedad Argentina de Escritores (SADE) y recibió numerosos premios en vida por su poesía, aunque también realizó algún trabajo en prosa.[125] "Su poesía, universal y hondamente nacional al mismo tiempo, ha inmortalizado la estética de los barrios porteños y la cálida placidez de las provincias y sus características rurales." En relación al Colegio escribió la Elegía al viejo Nacional Central.
La casa natal del escritor en San Antonio de Areco es hoy el Museo Ricardo Güiraldes, de temática gauchesca.
  • Ricardo Güiraldes (promoción 1904?), escritor nacido en la estancia de su padre y mudado tempranamente a la ciudad, en Buenos Aires se relacionó con los autores que publicaban en la revista Martín Fierro (en homenaje a la exitosa novela homónima), su obra más conocida sería Don Segundo Sombra (1926, disponible en internet[126] ), que, con un protagonista idealizado, heroico y casi mítico, desplazaría según algunos críticos al más aplomado y realista Martín Fierro (1872) como la obra maestra de la literatura gauchesca. Después de su muerte su estancia natal fue acondicionada como el Museo Ricardo Güiraldes, un museo de temática gauchesca.[127]
  • Carlos Obligado (promoción 1907?), fue un poeta, crítico y escritor argentino, conocido autor del poema patriótico "Marcha de las Malvinas".
  • Álvaro Yunque (promoción 1907?). Encabezó junto con otros el grupo de los denominados escritores sociales, integrando el Grupo de Boedo.
  • Gregorio de Laferrère (promoción 1935?), escritor dramaturgo y político
  • Juan Carlos Ferrari (promoción 1935?), escritor dramaturgo y médico
  • Marco Denevi (promoción 1940?), escritor
  • Alberto Vanasco (promoción 1944?), escritor
Homenaje a Juan Gelman en la 8º feria del libro de la ciudad de México en abril del 2014[128] , a unos meses de su fallecimiento en esa misma ciudad.[129] .
  • Juan Gelman (promoción 1948?), escritor
  • Rodolfo Alonso (promoción 1952?), escritor
  • Abel Posse (promoción 1952?), escritor y diplomático.
  • Horacio Salas (promoción 1954[90] ), poeta y ensayista. Entre sus libros de poesía se destacan Memoria del tiempo, La corrupción, Gajes del oficio, Cuestiones personales y Dar de nuevo. Es autor también de los ensayos "La poesía de Buenos Aires", "La generación poética del 60", "Borges, una biografía", "El Centenario", "Homero Manzi y su tiempo", "El tango". Entre numerosas distinciones, recibió el Premio Nacional de Crítica Literaria, el Premio Municipal de Poesía, el Premio Nacional de Ensayo y el Premio Konex. El gobierno francés lo condecoró con la orden de Caballero de las Artes y las Letras y, en el 2001, fue declarado por la Legislatura "Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires".[90]
  • Leonardo Moledo (promoción 1965?), escritor, periodista científico y matemático
  • Alberto Manguel (promoción 1966), escritor, bibliófilo, periodista, ensayista
  • Enrique Lynch (promoción 1966?), escritor, profesor
  • Daniel Samoilovich (promoción 1967?), poeta y traductor
  • José Luis Moure (promoción 1967), actual presidente de la Academia Argentina de Letras.[130]
  • Ana María Shua (promoción 1968), escritora, profesora de Letras
  • Martín Caparrós (promoción 1973), escritor y también periodista, Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad de Buenos Aires.[131]
  • Marcelo Cohen, escritor, Premio Konex 2004 en novela por el quinquenio 1999 - 2003. Entre sus obras de creación están las novelas El oído absoluto, El testamento de O’Jaral y Donde yo no estaba, los cuentos recogidos en El fin de lo mismo y Los acuáticos y el volumen de ensayos ¡Realmente fantástico!. Dirigió la colección Shakespeare por escritores, codirige con Graciela Speranza la revista de artes y letras Otra parte, en Barcelona fue Redactor-jefe de la revista cultural El Viejo Topo.[132]
  • Martín Kohan (promoción 1985?), escritor argentino. Profesor de Teoría Literaria
  • Ramón Gómez Masía (promoción? fallecido en 1944), autor de obras de teatro y destacó como guionista de cine.

Historiadores[editar]

  • Ricardo Levene (promoción 1903?), historiador
  • Tulio Halperin Donghi, historiador, reformista universitario (1955-1966), (UBA; University of Berkeley, UTDT)
  • Fernando Devoto (promoción 1967), historiador, premio Konex 2004 por sus méritos en Historia. Algunos de sus libros son: Historia de la inmigración en la Argentina (2003) y Nacionalismo, fascismo y tradicionalismo en la Argentina moderna (2002).[133]
  • Orlando Sconza (promoción 1978?), historiador

Otros[editar]

  • Mario Rabey, antropólogo y protagonista de la contracultura de los '60
  • Mario Luis Olezza (promoción 1947?), aviador militar quien realizó el Primer Vuelo Transpolar Transcontinental. En 1965 alcanzó la base McMurdo en el hemisferio oriental del Polo Sur, dicho vuelo se inscribió en las efemérides de la aviación mundial. Fue Presidente del Aeroclub Argentino, poeta, escritor, periodista, y director de Radio Nacional.

Bibliografía[editar]

  • Horacio Sanguinetti. Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires. 3 ediciones.
  • 1963. Edición de la Asociación Cooperadora "Amadeo Jacques."
  • 1984. Segunda edición. Editorial Macchi. Actualiza muy brevemente la época posterior a la primera edición.
  • 2006. Tercera edición, Juvenilia Ediciones.
  • Brandariz, Gustavo A.; Moreno, Carlos (ilustrador); Blanco, Carlos M. (fotógrafo); Sanguinetti, Horacio (prologuista) (2010). El Colegio Nacional de Buenos Aires. Colección Manzana de las Luces: crónicas de su historia; Cuaderno 8. 56 páginas. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones Históricas de la Manzana de las Luces.  Se considera un continuador y actualizador del ensayo sobre la historia del Colegio del ex rector Sanguinetti.[71]
  • Véase también la extensa lista de referencias bibliográficas en Brandariz (2013[3] ).

Citas[editar]

  1. a b Gustavo A. Brandariz (2013[3] ). Y María Sáenz Quesada: " Cuando el periódico El Argos, bautizó a la Manzana de las Luces, en 1821, hacía referencia a las numerosas instituciones culturales que existían en ese espacio y que siguieron activas en el siglo XIX y hasta mediados del XX. De las mencionadas por el periódico, sólo una, el Colegio Nacional de Buenos Aires, funciona hoy en plenitud.".
  2. Gustavo A. Brandariz (2013[3] ): "El 14 de marzo de 2013, en el año del Bicentenario de la Asamblea del Año XIII, el Colegio Nacional de Buenos Aires cumple su primer sesquicentenario de su fundación por Bartolomé Mitre, sobre la base de colegios secundarios previos y extinguidos y como una nueva casa de estudios científica y humanística de excelencia. El decreto Nº 5447, del 14 de marzo de 1863, firmado por el Presidente Bartolomé Mitre y su ministro Eduardo Costa establecía "una casa de educación científica y preparatoria, en que se cursarán las Letras y Humanidades, las Ciencias Morales y las Ciencias Físicas y Exactas". Si bien el primer establecimiento educativo que funcionó en su solar fue jesuítico, durante el reinado de Carlos III ya se fundó allí el Real Colegio de San Carlos, iluminista, como lo fueron las sucesivas fundaciones de Pueyrredón y Rivadavia -el Colegio de Ciencias Morales-. (...) La fundación de Mitre, en 1863, fue un paso más en la senda trazada por la Revolución de Mayo y fue un hecho trascendente en el proceso de definitiva Organización Nacional argentina"
  3. "La fortaleza y singularidad del CNBA, resume Fernando Devoto, historiador y egresado del colegio, reside en cinco puntos: "El examen de ingreso que produce una selección de los más entrenados; el nivel de exigencia de los docentes que provoca que termine aproximadamente la mitad de los que ingresan; el ambiente de origen de las familias que contiene dos dimensiones enriquecedoras: un alto número de hijos de profesionales y una elevada heterogeneidad social; los buenos profesores; el ser una institución pública, laica y gratuita, socialmente abierta e intelectualmente bastante meritocrática".[4]
  4. Gustavo A. Brandariz (2013[3] ). "Es uno de los más importantes centros educativos de la nación, posee una historia notable, fue fundado con propósitos pedagógicos, culturales y sociales muy importantes y ocupa un lugar destacadísimo en el país. Desde su fundación hace casi un siglo y medio es un centro de avanzada pedagógica, una institución modelo y un símbolo de la cultura argentina. (...) Quince décadas después de su fundación, la realidad del Colegio sigue siendo protagónica, dinámica y destacada. No sólo cada suceso de su acontecer institucional repercute en los medios de comunicación nacionales, sino que no pocos de esos sucesos tienen importancia pedagógica, cultural y social en sí mismos, como sus innovaciones educativas e incluso sus conflictos. (...) La misma notoriedad del Colegio es un imán que atrae a los propios aspirantes, y, al mismo tiempo, el reconocimiento público de su nivel pedagógico produce una espontánea reacción estimulante que favorece la afinidad entre los futuros alumnos. (...) El Colegio Nacional de Buenos Aires es una de las grandes instituciones del país: uno de los componentes destacados de su patrimonio cultural."
  5. Gustavo A. Brandariz (2013[3] ). "(...) [El Colegio Nacional de Buenos Aires] fue fundado con propósitos pedagógicos, culturales y sociales muy importantes y ocupa un lugar destacadísimo en el país. Desde su fundación hace casi un siglo y medio es un centro de avanzada pedagógica (...) Su pedagogía ha variado con los tiempos, correlativamente a los avances de la ciencia, pero siempre, desde la fundación, ha estado basada en algunos principios sostenidos, como el permanente empeño en desarrollar en los alumnos la capacidad de relación e integración de los conocimientos de las diferentes asignaturas curriculares. Del mismo modo, si bien los métodos han evolucionado con la historia, puede hablarse en singular, en general y en forma metafórica de "un método típico" o central del Colegio que se basa en la consideración del alumno como un protagonista activo de su propio aprendizaje, aun desde mucho antes de que grandes teóricos de la educación hablaran de "escuela activa".
  6. Enrique Larreta, 1941. Tiempos iluminados. Fragmento: "Vino la hora sombría de los colegios. Difícil problema llegar a saber si aquellos de mi tiempo, un tanto carcelarios, cual más, cual menos, fueron tan malos para la formación de hombres fuertes y útiles como aparecen ahora a la luz sentimental de la pedagogía moderna. Todo era en ellos recio, áspero, implacable. El provecho intelectual sería, más o menos, el mismo antaño como hogaño; en cambio, se aprendía a sufrir sin melindres, a tragarse en silencio la propia amargura. Cosa muy necesaria para el ánimo ambicioso.
    Yo proseguía arrellanado en mí mismo, alimentándome de mis propios sueños, un tanto olvidado por todos y, como quien dice, saboreando la alegría de mi tristeza.

    ¡Quién sabrá decir lo que puede a veces el oportuno toque de un hombre sutil en el espíritu errante de un niño! Francisco Beazley, cuya memoria perdura siemmpre tan viva entre los que fueron sus amigos, era entonces profesor de historia de Grecia y Roma en el Colegio Nacional. Un día, con gran sorpresa de todos, me encomendó una conferencia sobre Grecia, es decir, sobre Atenas en tiempos de Pericles. Pensé que lo hacía para castigar mis esfuerzos de mimetismo, mi agazapamiento den los últimos bancos de la clase, donde yo trataba de tomar un color de penumbra, un color de rincón, agachándome, además, todo lo posible. Beazley (su renombre de gran cultura literaria había llegado hasta nosotros) era la persona indicada para despertar de una vez mi soñoliento amor propio. Además, con fino acierto, poníame así de golpe en la irradiación del milagro helénico, el más fecundo excitante para un pensamiento infantil.

    Años más tarde, después de algunos tanteos en artículos y versos y de una larga novela que no vio nunca la luz, le entregaba yo a Paul Groussac, director, en esa época, de su famosa revista
    La Biblioteca, una novela corta: Artemis, de asunto griego.
  7. Enrique Larreta, 1947. La Naranja. Fragmento: "50. Será que la vida se ha hecho, en los últimos años, tan movediza, tan tornadiza, tan dramática y tan comadrera que cada cual siente la sed frenética de la novedad y acepta cualquier patraña, si con ella consigue calmar su hidropesía mental. Será lo que será; pero lo cierto es que nuestra noble y leal ciudad de Buenos Aires se había convertido, ahce poco, en un inmenso mentidero. ¡Noticias, noticias, aunque sean falsas! Los hombres de otra época, los raros ejemplares de una especie sobreviviente, no podíamoms comprender, en un principio, tanta despreocupación moral y no se nos ocurría poner en duda la veracidad de la persona que nos decía de pronto: "Lo sé de muy buena fuente. Me consta". La rectificación llegaba demasiado tarde o no llegaba nunca. Por eso dice el terrible proverbio: "Calumniad, calumniad; siempre algo queda". El embuste habitual, en personas y pueblos, acaba por envilecer el carácter y enfermar las raíces de la conciencia.
    En los lejanos tiempos de mi niñez, se nos enseñaba, tanto en nuestras casas como en los mismos colegios, el horror de la mentira. El mentiroso, al igual que el delatgor, eran para nosotros seres desprecialbes. Como otras muchcas cosas buenas, tdo esto se heredaba con la hispánica sangre. Era el sello de la tradición. Para mí, todavía, una sola mentira basta para hacerme perder la ilusión de una amistad".

Referencias[editar]

  1. Universidad de Buenos Aires, Censo de Estudiantes Secundarios 2004
  2. «150º Aniversario del Colegio Nacional de Buenos Aires» (en español). Colegio Nacional de Buenos Aires. Consultado el 26 de noviembre de 2013 fecha=19 de noviembre de 2013.
  3. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa ab ac ad ae af ag ah ai Gustavo A. Brandariz (2013). "Sesquicentenario del Colegio Nacional de Buenos Aires"
  4. a b c d Victoria Pérez Zabala, 2013. "Yo fui al Colegio". http://www.lanacion.com.ar/1563730-yo-fui-al-colegio
  5. Diario Ámbito Financiero, 17/1/2014 GUSTAVO ZORZOLI: “Nuestros alumnos sobresalen de la media”. http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=724835
  6. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 5: «La historia del Colegio es la historia del país. En cada uno de sus cambios profundos, hay una presencia significativa y definitoria del Colegio, recreado varias veces para servir las urgencias de cada circunstancia.»
  7. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, pp. 17-18.
  8. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 18.
  9. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 19.
  10. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 18.
  11. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 19.
  12. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 23.
  13. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, pp. 23-25.
  14. Tanzi, Héctor José (1994). José Manuel Estrada, 1842-1894, apóstol laico del catolicismo. Buenos Aires: Ediciones Braga. p. 37. ISBN 978-950-755-110-9. 
  15. Sambrizzi, Alejandro (2011). Los ataques de 1884: un corte visceral en la lucha entre católicos y liberales durante la primera presidencia de Julio Argentino Roca. Buenos Aires: Editorial Dunken. ISBN 978-987-02-4899-6. Consultado el 16 de mayo de 2014. 
  16. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 29.
  17. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 33.
  18. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 34.
  19. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 35.
  20. a b Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 36.
  21. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 36.
  22. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 37.
  23. Sanguinetti (1976). Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, p. 5.
  24. Ver el Campo de Deportes en Google Maps: https://maps.google.com/maps?q=-34.6037,-58.362385&ll=-34.60325,-58.362401&spn=0.001806,0.003449&num=1&t=h&z=18&lci=com.panoramio.all
  25. a b c d Diario Clarín, nota del 26 de septiembre del 2004. "EDUCACION: NACIONAL DE BUENOS AIRES Y CARLOS PELLEGRINI. El precio de pertenecer. Exigencia académica y presión familiar en el ingreso a los colegios de la UBA." http://edant.clarin.com/diario/2004/09/26/sociedad/s-838445.htm
  26. La Universidad Invisible. Un paseo por los espacios de la UBA Universidad de Buenos Aires
  27. Placa ubicada en el Claustro Central del Colegio Nacional de Buenos Aires.
  28. Beccacece, Hugo (15 de febrero de 2011). «Templos del saber». La Nación. Consultado el 3 de noviembre de 2012. «En plena euforia del Centenario, en 1910, se proyectaron y levantaron muchos palacios escuela, que recreaban las formas francesas de los "Luises", pero las adaptaban a la nueva disposición de los espacios del estilo conocido como Beaux-Arts o Ecole des Beaux-Arts. El Colegio Nacional de Buenos Aires, del arquitecto Norbert Maillart, con su majestuosa fachada y las suntuosas escaleras de mármol del interior, es uno de los ejemplos acabados de esa estética.».
  29. CNBA. Breve historia del colegio. Resumen de: Horacio Sanguinetti. 2006. Breve historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, tercera edición. http://mural150.cnba.uba.ar/Breve%20historia%20del%20Colegio%20Nacional%20de%20Buenos%20Aires.doc
  30. «Historia de la Asociación de Ex Alumnos» (en español). Asociación de Ex Alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires. Consultado el 26 de noviembre de 2013.
  31. http://www.exalumnoscnba.com.ar/?page_id=1355
  32. Juvenilia Ediciones. http://juveniliaediciones.blogspot.com.ar/
  33. http://www.futbolexalumnoscnba.blogspot.com.ar/
  34. Revista Campo de Juego CNBA. http://www.campodejuegocnba.com.ar/
  35. Diario Clarín. Nota del 22 de abril del 2004. "El modelo del Nacional Buenos Aires. Colegio Nacional Buenos Aires. Rector. Dr. Horacio Sanguinetti" http://edant.clarin.com/suplementos/cartas/2004/04/22/l-746902.htm
  36. a b c d e Liliana Vaccaro (promoción 1965). 2011. Reencuentro de hermanos en el aula y en la vida en Ushuaia. Publicado en: Asociación de Ex Alumnos. Revista La Campanita nº 34 (agosto 2011). http://issuu.com/aexcnba/docs/lacampanita34 página 21.
  37. Resolución 2494/1999 del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires. http://www.cnba.uba.ar/sites/default/files/rectoria/resoluciones/vuelta_olimpica.pdf
  38. Diario Clarín. Nota del 24 del 11 del 2001. "NACIONAL BUENOS AIRES. Fiesta de fin de curso en la calle." http://edant.clarin.com/diario/2001/11/24/s-04503.htm
  39. a b El poema A mis amigos de colegio se encuentra en las páginas 86-90 del libro Obras poéticas y dramáticas de José Mármol compiladas por José Domingo Cortés, tercera edición, 1905.
  40. Enrique Larreta, La Naranja, miniensayo 89.
  41. Colegio Nacional de Buenos Aires. Búsqueda en biblioteca: Federico Tobal. http://opac.cnba.uba.ar/cnba/wwwi32.exe/%5Bin=cnba2.in%5D
  42. a b Miguel Cané. Juvenilia PDF.
  43. Pedro Mendiola Oñate; prólogo de Remedios Mataix. Buenos Aires entre dos calles: breve panorama de la vanguardia poética argentina. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/buenos-aires-entre-dos-calles-breve-panorama-de-la-vanguardia-poetica-argentina--0/html/000d9cf4-82b2-11df-acc7-002185ce6064_34.html
  44. a b c Diario Clarín, nota del 10 de marzo de 2006. "Racconto del Nacional Buenos Aires". http://edant.clarin.com/suplementos/libros/2006/03/10/l-01098800.htm
  45. https://muse.jhu.edu/login?auth=0&type=summary&url=/journals/paragraph/v030/30.1arruti02.pdf
  46. Marcelo Brodsky. Buena Memoria. http://www.amazon.com/Marcelo-Brodsky-Memoria-Spanish-Edition/dp/9508891483
  47. http://www.marcelobrodsky.com/intro.html
  48. Página/12, nota del 17 de septiembre del 2004. "Murió Raúl Aragón, un luchador incansable por los derechos humanos". http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-41146-2004-09-17.html
  49. a b Cúspide. Reseña sobre el libro Glorias y Tragedias en el Colegio Nacional de Buenos Aires, de Aragón Raúl. http://www.cuspide.com/9789875140516/Glorias+Y+Tragedias+En+El+Colegio+Nacional+Buenos+Aires/
  50. http://tropadelibros.blogspot.com.ar/2012/04/sinfonia-para-ana-gaby-meik.html
  51. Luis Schiebeler (publicado en el diario La Prensa). Heroína de la otra Juvenilia (sobre Franca 18 años, desaparecida) http://amamantando.wordpress.com/2010/05/04/heroina-de-la-otra-juvenilia/
  52. a b Ciencias Morales de Martín Kohan online: http://www.letraslibres.com/revista/libros/ciencias-morales-de-martin-kohan
  53. http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5-19005-2010-08-19.html
  54. El Legado de Moreno de Ricardo Romero: http://ricardoromeroweb.blogspot.com.ar/2010/12/el-legado-de-moreno-por-ricardo-romero.html
  55. Juan María Gutiérrez 1874. El capitán de Patricios
  56. a b Eugenio Cambaceres. En la Sangre PDF.
  57. a b Cambaceres, un narrador chismoso. https://archive.org/details/CambaceresUnNarradorChismoso
  58. a b c Cymerman, Claude. La obra política y literaria de Eugenio Cambaceres (1843-1889): del progresismo al conservadurismo. http://www.jstor.org/discover/10.2307/40854435?uid=3737512&uid=2473450443&uid=2129&uid=2134&uid=2473450453&uid=2&uid=70&uid=3&uid=2473450443&uid=60&purchase-type=none&accessType=none&sid=21104166349757&showMyJstorPss=false&seq=2&showAccess=false
  59. a b c Graciela Nélida Salto. 1998. "El debate científico y literario en torno de Irresponsable de Manuel T. Podestá". Anclajes. Revista del Instituto de Análisis Semiótico del Discurso. II.2: 77-103
  60. Alberto Blasi. "Orígenes de la novela argentina: Manuel T. Podestá". http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/06/aih_06_1_027.pdf
  61. Society for Irish Latin American Studies. Dictionary of Irish Latin American Biography.Kehoe, Gloria (1954-1977) http://www.irlandeses.org/dilab_kehoeg.htm
  62. Cúspide. Pico de Paloma y otros escritos. http://www.cuspide.com/9789500515689/Pico+De+Paloma+Y+Otros+Escritos/
  63. Colihue. Ficha del libro Graciela está en nosotros. Memoria de todos. Jorge Gaggero (compilador) http://www.colihue.com.ar/fichaLibro?bookId=23760
  64. a b http://www.tematika.com/libros/derecho_y_ciencias_sociales--4/politica--4/nacional--2/18885_dias_de_politica--532017.htm
  65. http://www.escritoresdelmundo.com/2013/05/sobre-espia-vuestro-cuello-de-javier.html
  66. Juan Pablo Maccia. "Trímbolis y recórcholis, ¡qué novelita de verano! (sobre Espía vuestro cuello de Javier Trímbooli). http://anarquiacoronada.blogspot.com.ar/2013/02/trimbolis-y-recorcholis-que-novelita-de.html
  67. Carlos Somigliana. El Ex Alumno PDF.
  68. a b El Ex Alumno DE CARLOS SOMIGLIANA - Adaptación y dirección general: LUIS SÁEZ. 2010. http://elexalumno.blogspot.com.ar/
  69. Nota en Página/12. Andrew Graham-Yooll, 5 de enero del 2004. "Aquí siempre fracasó el movimiento de izquierda" (Carlos Gorostiza, dramaturgo, novelista, director teatral). http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-30070-2004-01-05.html
  70. http://www.megustaleer.com.ar/ficha/9789500741194/el-colegio
  71. a b Belén Agustina Sánchez. 2011. Nuevo Material sobre la historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, entrevista con Gustavo Brandariz, promoción 1972. Publicado en: Asociación de Ex Alumnos. Revista La Campanita nº 34 (agosto 2011). http://issuu.com/aexcnba/docs/lacampanita34 página 10.
  72. Nota en el diario La Prensa del 27 de octubre del 2002. "La otra Juvenilia. Un nuevo libro recuerda a una serie de desaparecidos que compartieron sus estudios secundarios". http://www.laprensa.com.ar/Note.aspx?Note=189157
  73. Nota en Página/12, del 8 de enero del 2003. "El premio que se ganó y nunca se dio". UNA INVESTIGACION EN LA UBA SOBRE DERECHOS HUMANOS. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-15088-2003-01-08.html
  74. Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Biblioteca Utopía. Visualización de Material: Construcción de la Memoria, de Jorge Iglesias, Sonia Winer, Hilda González Tizón, Atilio González. 2003. http://ccc.opac.com.ar/pergamo/cgi-bin/pgopac.cgi?VDOC=1.21981
  75. http://www.lanacion.com.ar/125082-fantasmas-de-la-historia
  76. Horacio Sanguinetti. 1990. Discursos del rector. http://books.google.co.ve/books/about/Discursos_del_rector.html?id=UT9SmwEACAAJ&redir_esc=y
  77. "Olvidadores o memoriosos". En: Garaño y Pertot. 2008. La Otra Juvenilia, tercera edición. Introducción.
  78. Crítica del PO al libro http://www.po.org.ar/edm/edm18/la.htm
  79. Enrique Larreta. 1941. Tiempos Iluminados. Introducción.
  80. Diario La Nación. 28 de mayo del 2003. Adolfo C. Martínez. "Los sesenta años de la película "Juvenilia"."
  81. http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/ver?rec_id=122455
  82. http://www.encuentro.gov.ar/sitios/encuentro/programas/detallePrograma?rec_id=122455
  83. Búsqueda de egresados del CNBA: http://drupaldesa.cnba.uba.ar/old/ex-alumnos/busqueda
  84. Télam (23 de mayo de 2001) «La Argentina, modelo de desarrollo turístico» http://www.losandes.com.ar/notas/2001/5/23/economia-265024.asp
  85. Mañana jura Horacio Corti como Defensor General de la Ciudad. http://www.exalumnoscnba.com.ar/?p=3333
  86. a b http://www.lanacion.com.ar/1443302-carlos-corach-kirchnerismo-menemismo
  87. Franco Macri. Biografía. http://francomacri.com.ar/biografia/
  88. Conciencia Minera. julio del 2013. "Entrevista al Dr. Martín Dedeu,, presidente de la Cámara." http://www.concienciaminera.com.ar/2013/06/entrevista-al-dr-martin-dedeu-presidente-de-la-camara-argentina-de-empresarios-mineros-caem/
  89. Minería en La Rioja. 2013. "La perspectiva del Dr. Martín Dedeu sobre la minería en Argentina". http://minerialarioja.fullblog.com.ar/la-perspectiva-del-dr-martin-dedeu-sobre-la-mineria-en-argentina.html
  90. a b c Revista La Campanita nº 36 (marzo del 2013), "La Entrega de los Premios al Mérito 2008, 2010 y 2012". Página 10. Asociación de Ex Alumnos del CNBA.
  91. Asociación ex alumnos CNBA, "Juan Esteban Buono Repetto fue designado vicepresidente del INCAA" http://www.exalumnoscnba.com.ar/?p=3276
  92. Nota en diario Página/12, 4 de enero del 2006. TELEVISION › ALEJANDRO MONTALBÁN, DIRECTOR DE CIUDAD ABIERTA. "Una pantalla para todo lo otro". http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/8-1449-2006-01-04.html
  93. Nota en diario La Nación, lunes 19 de mayo del 2014. "Tele: todos los ganadores de los Martín Fierro 2014". http://personajes.lanacion.com.ar/1690192-todos-los-ganadores-de-tv-los-martin-fierro-2014
  94. Diego Corsini. http://www.hazlotuproducciones.com/?page_id=448
  95. 2011. El filme Stephanie de Maximiliano Gerscovich se estrena gratis este jueves. http://www.elsolquilmes.com.ar/notas/2433-el-filme-stephanie-de-maximiliano-gerscovich-se-estrena-gratis-este-jueves
  96. a b Juan Coulasso http://www.alternativateatral.com/persona3515-juan-coulasso
  97. CNBA. Graduados. La Tate Modern adquere una obra de Marcelo Brodsky. http://www.cnba.uba.ar/novedades/la-tate-modern-adquiere-una-obra-de-marcelo-brodsky
  98. Eduardo Longoni, personalidad destacada de la cultura. http://www.cnba.uba.ar/novedades/eduardo-longoni-personalidad-destacada-de-la-cultura
  99. http://www.lafm.com.co/audios/bogota/05-01-12/marcelo-roffe-psicologo-deport-103577
  100. http://miseleccion.co/noticias/noticias/marcelo-roffe-el-hombre-tras-la-mentalidad-ganadora-de-la-seleccion/20131126/nota/2024951.aspx
  101. Asociación de Ex Alumnos del CNBA. Nota en La Campanita nº 37. "Actividades profesionales de ex alumnos en la Asociación: El ejemplo de Marcelo Roffé." p. 22 http://issuu.com/asociaciondeexalumnosdelcolegionaci/docs/campa_37_baja
  102. Marcelo Roffé. Libros. http://www.marceloroffe.com/index.php?page=../pages/libros
  103. Andreis, A. (29 de enero de 2003). «Ingeniero Pablo Nogués, un administrador ejemplar». El Litoral. Consultado el 1 de junio de 2013. 
  104. Premio Varsavsky. http://www.ancefn.org.ar/premios/2004.html#Varsavsky
  105. Encrucijadas nº 48: Grandes maestros. Roberto Fernández Prini. http://www.uba.ar/encrucijadas/48/sumario/enc48-gm-prini.php
  106. a b Asociación ex alumnos. https://www.facebook.com/ajax/sharer/?s=99&appid=2309869772&p%5B0%5D=117270128300402&p%5B1%5D=822598687767539&profile_id=117270128300402&share_source_type=unknown
  107. Nota en La Nación del 14 de marzo del 2003. Hoy Cumple 140 años el Colegio Nacional de Buenos Aires. http://www.lanacion.com.ar/480609-hoy-cumple-140-anos-el-colegio-nacional-de-buenos-aires
  108. Claudio Gabis http://www.cnba.uba.ar/taxonomy/term/268?page=4
  109. a b c Fundación Konex. Mario Mactas. http://www.fundacionkonex.com.ar/b2880-mario_mactas
  110. Onda Corta 19: El zapallo le camina a Hanglin, por Ana María. http://tomabra.wordpress.com/2011/12/06/onda-corta-19-el-zapallo-le-camina-a-hanglin-por-ana-maria/
  111. http://www.exalumnoscnba.com.ar/?p=3110
  112. Blasi Brambilla, Alberto: «Esteban de Luca, el poeta y la pólvora», en revista Todo es Historia, n.º 77, pág. 54-65. Buenos Aires (Argentina), octubre de 1973.
  113. José Mármol. Amalia]
  114. Martín García Mérou. 1885. "Las novelas de Cambaceres". Fuente: Libros y autores, Buenos Aires, Félix Lajouane editor, Libraire Générale, 1886. http://www.biblioteca.clarin.com/pbda/ensayo/cambaceres/ensayo.htm
  115. Eugenio Cambaceres. Sin rumbo.
  116. Lucio Vicente López. 1884. La gran aldea, costumbres bonaerenses.
  117. Roque Sáenz Peña. 1905. Derecho público americano: escritos y discursos.
  118. Manuel Podestá. Alma de niña e Irresponsable.
  119. a b Martín García Mérou. http://www.todo-argentina.net/Literatura_argentina/Biografias_de_literatura/martin_garcia_merou.htm
  120. Martín García Mérou. 1886. Libros y autores, críticas a autores contemporáneos como Cambaceres.
  121. Carta de Eugenio Cambaceres a Martín García Mérou. (El Quemado, 1885-12-11)
  122. Martín García Mérou, 1894. Ensayo sobre Echeverría.
  123. Enrique Larreta, La gloria de don Ramiro PDF.
  124. Adelia Lupi. 1983. Historia y modernismo en La gloria de don Ramiro de Enrique Larreta. AIH. Actas III (1983). http://cvc.cervantes.es/literatura/aih/pdf/08/aih_08_2_029.pdf
  125. Baldomero Fernández Moreno. Biografía. http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi97/literatura-argentina/Autores/F_Moreno/Fernandez%20Moreno.htm
  126. Ricardo Güiraldes. 1926. Don Segundo Sombra. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/don-segundo-sombra--0/html/
  127. Ricardo Güiraldes. http://www.folkloredelnorte.com.ar/literatura/guiraldes.htm
  128. Nota en noticieros Televisa, sobre la 8º feria del libro de la ciudad de México, en abril del 2014: http://noticieros.televisa.com/mexico-df/1404/realizan-gran-remate-libros-auditorio-nacional/
  129. Agencia Télam. A los 83 años, murió en México el poeta y escritor argentino Juan Gelman. http://www.telam.com.ar/notas/201401/48151-a-los-83-anos-el-poeta-y-escritor-juan-gelman-fallecio-en-mexico.html
  130. CNBA. 2013. Dr. José L. Moure, nuevo presidente de la Academia Argentina de Letras. http://www.cnba.uba.ar/novedades/dr-jose-l-moure-nuevo-presidente-de-la-academia-argentina-de-letras
  131. http://www.exalumnoscnba.com.ar/?p=3113
  132. Konex. Marcelo Cohen. http://www.fundacionkonex.com.ar/b2590-l-Marcelo-Cohen
  133. Fundación Konex, Fernando Devoto. http://www.fundacionkonex.com.ar/b2652-fernando_devoto

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 34°36′39.7″S 58°22′25.5″O / -34.611028, -58.373750