Proelección

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manifestación frente a la Corte Suprema de EE. UU. por al derecho al aborto en el aniversario del Caso Roe contra Wade.

Proelección o proderecho a decidir (en inglés pro-choice), es la posición política y ética de que la mujer debe tener control o soberanía sobre su fertilidad y embarazo, incluyendo los derechos reproductivos, que incluyen el derecho a la educación sexual, el acceso al aborto electivo (realizado por profesionales y en el marco legal), a la anticoncepción, a los tratamientos de fertilidad, y la protección legal contra abortos forzados. Las personas y organizaciones que apoyan esta posición se denominan «proelección». Sus partidarios lo resumen como la defensa de la soberanía sobre el cuerpo y derecho a la vida de la mujer. Quienes comparten esta postura consideran la interrupción del embarazo como último recurso, y se centran en situaciones en las que consideran que ésta es necesaria. Entre ellas se encuentran la concepción como consecuencia de una violación, el riesgo para la salud o la vida de una mujer, métodos anticonceptivos ineficaces o incapacidad para criar un hijo.

En cuanto a la cuestión del aborto, el movimiento opuesto es el provida, según el cual son otros los derechos que deben tenerse en cuenta.

Descripción[editar]

Los proelección hacen hincapié en que el hecho de tener un niño es una elección personal que afecta el cuerpo de la mujer y la salud personal. Ellos piensan que ambos padres y la vida de los niños están mejor cuando se permite legalmente a las mujeres tener abortos, sin interferencias del Gobierno, evitando así que las mujeres vayan desesperadamente a realizarse abortos ilegales, en condiciones que por el hecho de ser clandestinas no cumplen los requerimientos básicos, y al mismo tiempo asegurar que un mayor porcentaje de niños nacidos son deseados por sus padres, con las consecuencias psicosociológicas positivas que de esto se derivan.

En términos más generales, los defensores de la elección favorecen sus opiniones en términos de libertad individual, libertad reproductiva y derechos sexuales y reproductivos. El primero de estos términos se utilizan ampliamente para describir muchos de los movimientos políticos de los siglos XIX y XX (como en la abolición de la esclavitud en Europa y en los Estados Unidos, y en la propagación de la democracia y el laicismo), mientras que las segundas se derivan términos de la evolución de las perspectivas sobre la libertad sexual y la integridad física de hombres y mujeres.

Los individuos proelección a menudo no se consideran a sí mismos «pro aborto», ya que consideran que al aborto como una cuestión de la autonomía física, y encuentran el aborto forzado como ética y jurídicamente indefendible tanto como la prohibición del mismo. De hecho, algunos de los que están a favor de la elección se consideran a sí mismos en contra de algunos o de todos los abortos sobre una base moral, pero piensan que esta es una decisión personal donde las prohibiciones al aborto ponen en peligro la salud de la mujer. Otros tienen una aceptación práctica del aborto, argumentando que los abortos que pasaría, en cualquier caso, pero que el aborto legal bajo condiciones controladas médicamente es preferible a volver ilegal-aborto callejón sin la debida supervisión médica.

Los proelección con frecuencia se oponen a los partidarios de medidas legislativas que requieran los proveedores de aborto a hacer algunas declaraciones (algunas de las cuales son hechos controvertidos) a los pacientes, ya que argumentan que estas medidas están destinadas a hacer más difícil la obtención de abortos. Estas medidas entran en la categoría de abortos específicos de consentimiento informado o derecho a saber las leyes.

Muchos activistas proelección argumentan también que las políticas provida niegan a las mujeres el acceso a la educación sexual y la anticoncepción, lo que aumenta, en vez de disminuir, la demanda de abortos. Los partidarios de este punto del argumento ponen casos de las áreas incluso con educación sexual y acceso a anticonceptivos que tienen altas tasas de aborto, ya sea legal, ilegal o de facto exportado (es decir, donde una alta proporción de abortos de un Estado se producen fuera del Estado en otro país con un régimen más liberal de aborto). Las mujeres irlandesas que visitan el Reino Unido para los abortos son un ejemplo, al igual que las mujeres belgas que viajaron a Francia (antes de que Bélgica legalizara el aborto). Las estadísticas sobre la tasa de aborto irlandés en el Reino Unido siguen siendo controvertidos. A falta de una metodología para la verificación independiente de los orígenes significa que las estimaciones no son exactas y al ser una asunto con respecto a políticas públicas hace que los reclamos sean controvertidos. Los grupos rivales de campaña sobre el aborto selectivo hacen interpretación de cada uso y presunciones para reforzar sus análisis, en parte debido a la falta de metodología que hace que las demás reclamaciones sean imposibles de refutar.

La cuestión del aborto sigue siendo uno de los más divisivos en la vida pública, con la mayoría de los partidos políticos en las democracias dividido sobre la cuestión, y la continuación de las batallas para liberalizar o restringir el acceso al aborto legal. Los grupos proelección están activos en todos los Estados, y luchan por el aborto legal con distintos grados de éxito. Pocos países permiten el aborto sin limitación o regulación, pero la mayoría sí permiten diversas formas limitadas de aborto. Las campañas proelección son con frecuencia divididas en cuanto a los tipos de aborto que deberían estar disponibles, y si el derecho a elegir debe ser irrestricto o restringido, y en caso de que éste, a continuación, a qué nivel.

Uso del término[editar]

El Diccionario de Inglés de Oxford usó en su listas el término pro-choice por lo menos desde como 1975, en torno al momento en que la cuestión de la legalidad del aborto se hizo cada vez más discutida después del Caso Roe contra Wade (la palabra elección se utiliza para describir las opciones hacia el aborto dentro del caso).

Proelección contra provida[editar]

Ambos proelección y provida son ejemplos de la elaboración de discurso político: son términos en que se necesita tratar de definir sus filosofías con la mayor lucidez posible, mientras que, por definición, intentar describir su oposición en la peor claridad posible (proelección implica que el punto de vista alternativo es antielección o proimposición, mientras que provida implica que el punto de vista alternativo es promuerte o antivida). De igual manera cada una de las partes hace uso del término derechos (derechos reproductivos o derecho a la vida de los no nacidos) que implica una validez de su postura, dado que la presunción del lenguaje es que los derechos son intrínsecamente buenos y así implica un invalidez en el punto de vista de sus oponentes. En las democracias liberales, un derecho es visto como algo que el Estado o la sociedad civil deben defender, ya sea en materia de derechos humanos, derechos de las víctimas, derechos del niño, etc. Muchos Estados usan la palabra derechos fundamentales en las leyes y constituciones para definir los principios básicos civiles.

Los individuos provida y proelección suelen transmitir su perspectiva sobre estas cuestiones y, en algunos casos, desacreditar los puntos de vista opuestos para poder lograr elaboración de políticas públicas. Los provida tienden a usar términos como bebé, prenacido o nasciturus. Los proelección tienden a utilizar términos como zigoto, embrión o feto.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]