Embarazo adolescente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Número de nacimientos en adolescentes por cada 1000 mujeres entre 15 y 19 años, 2002. En casi todos los países del mundo las tasas de nacimientos en adolescentes van descendiendo.[1]
Para la prevencion y correcta asistencia médica la OMS considera fundamental la promoción de la educación sexual, la planificación familiar, el acceso a los métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria universal en el marco de la salud pública y los derechos reproductivos.[2]

Embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en una mujer adolescente; entre la adolescencia inicial o pubertad –comienzo de la edad fértil– y el final de la adolescencia. La OMS establece la adolescencia entre los 10 y los 19 años.[3] [4] [5] El término también se refiere a las mujeres embarazadas que no han alcanzado la mayoría de edad jurídica, variable según los distintos países del mundo, así como a las mujeres adolescentes embarazadas que están en situación de dependencia de la familia de origen.[6]

La mayoría de los embarazos en adolescentes son embarazos no deseados.[7] [8]

El embarazo en una mujer adolescente puede llegar a término, produciéndose el nacimiento, o interrumpirse por aborto, ya sea éste espontáneo o inducido (aborto con medicamentos o aborto quirúrgico), en el caso del aborto inducido de manera legal o ilegal dependiendo de las leyes sobre el aborto de cada país.[9]

Aunque la OMS considera el embarazo adolescente un problema culturalmente complejo, alienta a retrasar la maternidad y el matrimonio para evitar los altos índices de mortalidad materna y mortalidad de recién nacidos así como otras complicaciones sanitarias –parto prematuro, bajo peso, preeclampsia, anemia–, asociadas al embarazo en jóvenes adolescentes.[8] En 2009 se estimaba que 16 millones de niñas de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años daban a luz cada año, un 95 % de esos nacimientos se producen en países en desarrollo, lo que representa el 11 % de todos los nacimientos en el mundo.

La OMS considera fundamental la promoción de la educación sexual, la planificación familiar, el acceso a los métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria universal en el marco de la salud pública y los derechos reproductivos para evitar los problemas asociados al embarazo adolescente.[2]

Determinación de la adolescencia y embarazo adolescente[editar]

La edad media del período de la menarquía (primera menstruación) se sitúa en los 11 años,[10] aunque esta cifra varía según el origen étnico[11] y el peso. El promedio de edad de la menarquía ha disminuido y continúa haciéndolo.[12] El adelanto de la fecundidad permite la aparición de embarazos a edades más tempranas y depende por tanto no solo de factores biológicos sino de factores sociales y personales.

Las tasas de adolescentes embarazadas además de encontrarse en la misma situación que cualquier otra mujer embarazada deben enfrentarse a una mayor desprotección, mayores preocupaciones sobre su salud y su situación socioeconómica, de manera especial las menores de 15 años y las adolescentes de países con escasa atención médica y nula protección social a la adolescente embarazada.

En los países desarrollados[13] los datos de embarazos en la adolescencia confirman una relación con los niveles educativos más bajos, las mayores tasas de pobreza, y otras situaciones de inestabilidad familiar y social.[14]

El embarazo adolescente en los países desarrollados se produce por lo general fuera del matrimonio y conlleva un estigma social en muchas comunidades y culturas. Por estas razones se realizan estudios y campañas con el objeto de conocer las causas y limitar el número de embarazos de adolescentes.[15]

En países considerados en desarrollo o subdesarrollados y particularmente en ciertas culturas, el embarazo adolescente se produce generalmente dentro del matrimonio y no implica un estigma social. La percepción social del embarazo adolescente varía de unas sociedades a otras e implica un debate profundo sobre aspectos del comportamiento, tanto biológicos como culturales relacionados con el embarazo.[16]

Tasas de nacimientos en adolescentes en el mundo[editar]

Las cifras en los distintos países del mundo varían desde las máximas de Níger y Congo (con más de 200 embarazos por cada 1000 mujeres adolescentes) a tasas de 1 a 3 por 1000 en Corea del Norte, Corea del Sur y Japón.[17] [18] [19] [20]

Es reseñable que entre los países desarrollados de la OCDE, Estados Unidos y Reino Unido tienen el nivel más alto de embarazos en adolescentes, mientras que Japón y Corea del Sur tienen los más bajos.[21]

Según la organización Save the Children cada año nacen 13 millones de niños de mujeres menores de 20 años de edad en todo el mundo, más del 90 % (11,7 millones) en los países denominados en desarrollo y en los países desarrollados el restante 10 % (1,3 millones). Las complicaciones del embarazo y el parto son la principal causa de mortalidad entre las mujeres entre las edades de 15 y 19 en dichas zonas.[13] La mayor tasa de embarazos de adolescentes en el mundo está en el África subsahariana, donde las mujeres tienden a casarse a una edad temprana.[19] En Níger, por ejemplo, el 87 % de las mujeres encuestadas estaban casadas y el 53 % había dado a luz a un niño antes de la edad de 18 años.[22]

En el subcontinente indio, el matrimonio precoz o temprano significa en numerosas ocasiones el embarazo de la mujer adolescente, especialmente en las zonas rurales, donde la tasa es mucho mayor que en el medio urbano. La tasa de matrimonios y embarazos en adolescentes o precoces ha disminuido considerablemente en países como Indonesia y Argentina, aunque sigue siendo alta. En las naciones industrializadas de Asia, como Corea del Sur y Singapur, las tasas de nacimientos en adolescentes se encuentran entre los más bajos del mundo.[23] [24]

Tasas de nacimientos o fecundidad en adolescentes en el continente americano[editar]

En la tabla se indican las tasas de nacimientos por cada 1000 mujeres entre 15 y 19 años de edad en países americanos en los años 1997, 2002, 2005 y 2011. Se incluyen, como indicador global y marco de referencia, los datos de los dos países con tasas más extremas, Níger y Corea del Norte, quienes tienen el mayor y menor porcentaje de nacimientos en adolescentes del mundo así como los datos, por su proximidad cultural, de España y Portugal. Están ordenados de mayor a menor tasa según las cifras del año 2007.[25] [26] [27]

País Tasa de
nacimientos
1997[27]
Tasa de
nacimientos
2002[26]
Tasa de
nacimientos
2005[27]
Tasa de
nacimientos
2011[1] [25]
Níger (África) 290 270 254 206
Nicaragua 143,7 124,8 117,7 103
República Dominicana 96,9 93,2 90,6 101
Guatemala 106 103 101 99
Honduras 114,6 102,5 99,8 86
Venezuela 94,1 92,1 90,78 85
Brasil 76 74 72 74
Panamá 93,2 89 85,16 80
Ecuador 85,4 84,5 83,48 78
El Salvador 95,2 87,1 83,4 77
Belize 102,1 87 80,2 73
Bolivia 86,9 84,4 80,6 73
Jamaica 93,4 82,1 77,5 72
Colombia 87,6 79,5 75,4 70
Paraguay 76 68,3 63,3 68
Costa Rica 86,9 77,5 73,8 62
Guyana 76,7 66,7 60,7 63
Uruguay 70,1 69,6 69,23 59
Chile 66,9 61,6 60,4 56
Perú 82,6 54,6 52,7 52
Argentina 69,8 60,7 58,4 55
Puerto Rico 75,9 61,5 53,5 48
Cuba 65,4 49,7 50,06 44
Haití 70,1 64,1 60,62 43
Estados Unidos 52,72 51,33 49,83 33
Canadá 20,11 15,04 13,23 14
Portugal (Europa) 20,5 20,4 18,1 13
España (Europa) 7,82 9,76 9,08 11
Corea del Norte (Asia) 1,6 1,56 1,53 1
Prevención del embarazo adolescente. Un cartel del Gobierno de los Estados Unidos sobre el embarazo adolescente. Más de 1.100 adolescentes, en su mayoría de 18 y 19 años de edad[8] dan a luz cada día en los Estados Unidos. Las madres adolescentes son el 10% del total.
Estados Unidos

En Estados Unidos la tasa de natalidad en adolescentes es la más alta del mundo desarrollado, siendo también muy alta la tasa de abortos en la adolescencia.[20] La tasa de embarazo adolescente se encontraba extraordinariamente alta en la década de 1950 y ha disminuido desde entonces, aunque a la vez se ha producido un aumento en los nacimientos fuera del matrimonio.[28]

En el decenio de 1990 la tasa de embarazo de adolescentes disminuyó significativamente en todos los grupos étnicos, aunque con menor incidencia en los afroamericanos e hispanos. El Instituto Guttmacher[29] atribuye el 75 % para el uso efectivo de métodos anticonceptivos y el 25 % de la disminución a las prácticas de abstinencia sexual.[30] Sin embargo, en 2006 la tasa aumentó por primera vez en los últimos 40 años.[31]

En todo caso, como señala Soledad Díaz Fernández, del Instituto Chileno de Medicina Reproductiva, y en línea con la información del Instituto Guttmacher, en Estados Unidos existe una mayor dificultad para acceder a servicios de planificación familiar y por tanto a métodos anticonceptivos en comparación a países europeos que, en general, promueven conductas sexuales apropiadas (uso de condón y otros métodos anticonceptivos así como facilidad para su acceso), imparten educación sexual comprehensiva, no solo promoción de la abstinencia, y los medios de comunicación ofrecen una visión más positiva de los y las adolescentes como personas responsables y valiosas.[32] [33]

Canadá

En Canadá el número de nacimientos en adolescentes en el período 1992-2002 ha disminuido de forma constante tanto para los más jóvenes (15-17 años) como para los adolescentes más mayores (18-19 años).[34]

México

México tiene altos porcentajes de embarazos en adolescentes a causa la insuficiente educación sexual, la falta de disponibilidad de métodos anticonceptivos y la falta de políticas públicas adecuadas en muchos gobiernos locales. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSyN) 2006 indicaba que la tasa de embarazo en niñas y adolescentes de entre 12 a 19 años fue de 79 por cada mil mujeres. Según el informe "La infancia cuenta en México 2006" de la Red por los Derechos de la Infancia en México, en el año 2000 hubo 179 413 adolescentes entre 15 y 17 años de edad con al menos un hijo, y en 2005 se registraron 164 108. Los datos estadísticos más significativos por entidad federativa son los siguientes, Quintana Roo ocupa el primer lugar con 7 %, le siguen Baja California Sur, Chiapas y Chihuahua, con 6,9 %. Querétaro está en última posición con 3,9 %, muy de cerca están Yucatán y el México Distrito Federal, ambos con 4 %. El director de la red, Gerardo Sauri, aclaró que hay un sesgo en la información porque "no estamos hablando de una edad importante, 12 y 14 años, donde sabemos que ocurren estos casos. Hay un vacío importante de datos". Cada año la incidencia por estados varía: Chiapas tuvo un decremento de 2,2 %, Zacatecas incrementó su proporción en 23 % y sólo Quintana Roo ha mantenido altos porcentajes en el quinquenio. En relación con la alta incidencia en Quintana Roo Adriana Leona RosalesEl Colegio de México–, detalló que aumentó significativamente el número de embarazos adolescentes en cinco años porque "siguiendo los datos del censo de población se triplicó, estaba en 25 mil casos detectados y ahora son unos 87 mil". La investigadora indicó que al ser una zona turística con población flotante, "llegan migrantes y se generan problemáticas asociadas a la falta de educación sexual". En Cancún, dijo, "se ha dado el problema serio de prostitución infantil y resulta increíble que las autoridades no pongan empeño en promover la educación para la sexualidad". En el estado, abundó, se planeó un programa destinado a promover los derechos humanos. "Uno de los rubros era dar educación sexual con perspectiva de género pero desafortunadamente no se hace".[35]

Incidencia en Europa[editar]

Europa, especialmente Suiza, Holanda y Suecia, junto a algunos países asiáticos, Corea del Sur y Japón, tiene, de media, el menor número de nacimientos en adolescentes. Desde 1970 la tendencia general en los países de Europa ha sido la disminución de la tasa global de fecundidad junto con un aumento en la edad en que las mujeres tiene su primer parto, y una disminución en el número de nacimientos entre los adolescentes.[20]

Existen tres razones básicas que explican estos datos:

  • Una buena educación sexual a adolescentes y jóvenes tanto institucional, social y en la propia familia.
  • Facilidad y asequibilidad en el acceso a los métodos anticonceptivos
  • Sociedades que no consideran adecuada la maternidad prematura e incluso poseen valores tradicionales que estigmatizan socialmente este tipo de maternidad.[20]

España[editar]

En España, en el año 2008 se produjo un incremento en relación con el año anterior, así 11 000 adolescentes menores de 18 años quedaron embarazadas. En el año 2007 se produjeron 10 673 embarazos adolescentes, de los cuales hubo 4400 nacimientos y 6273 interrupciones voluntarias del embarazo.[36]

Tabla de incidencia en Europa y países anglófonos[editar]

Tasas de natalidad y abortos en adolescentes,[37]
Nacimientos por 1000, mujeres entre 15 y 19 años
País Tasa de
natalidad
Tasa de
abortos
Tasa
combinada
Holanda 7.7 3.9 11.6
España 7.5 4.9 12.4
Italia 6.6 6.7 13.3
Grecia 12.2 1.3 13.5
Bélgica 9.9 5.2 15.1
Alemania 13.0 5.3 18.3
Finlandia 9.8 9.6 19.4
Francia 9.4 13.2 22.6
Dinamarca 8.2 15.4 23.6
Suecia 7.7 17.7 25.4
Noruega 13.6 18.3 31.9
Chequia 20.1 12.4 32.5
Islandia 21.5 20.6 42.1
Eslovaquia 30.5 13.1 43.6
Australia 20.1 23.9 44.0
Canadá 22.3 22.1 44.4
Reino Unido 29.6 21.3 50.9
Nueva Zelanda 33.4 22.5 55.9
Hungría 29.9 30.2 60.1
Estados Unidos 55.6 30.2 85.8

Causas del embarazo en la adolescencia[editar]

En algunas sociedades, el matrimonio a edades tempranas y el rol de género que tradicionalmente se asigna a la mujer, son factores importantes en las altas tasas de embarazo en la adolescencia. Así, en algunos países de África subsahariana, el embarazo adolescente se celebra porque es la prueba de fertilidad de la mujer joven.[22] En el subcontinente indio, el matrimonio en adolescentes y el embarazo es más común en las comunidades rurales tradicionales, donde es apreciada una numerosa descendencia, en comparación con la tasas de las ciudades.

En las sociedades donde el matrimonio con mujeres adolescentes es poco frecuente, la causa fundamental de los embarazos en adolescentes es la práctica de las relaciones sexuales de las jóvenes sin métodos anticonceptivos por lo que éstos embarazos pueden considerarse como embarazos no planificados o embarazos no deseados.[20] [38]

Comportamiento sexual adolescente[editar]

Según la información disponible en el Guttmacher Institute, tener prácticas sexuales a los 20 años se considera un hábito normal en todo el mundo. En los países con bajos niveles de embarazo en la adolescencia no se considera adecuada la maternidad prematura pero sí las relaciones sexuales entre adolescentes por lo que se proporciona información completa y equilibrada sobre la sexualidad y se facilita la accesibilidad a los métodos anticonceptivos.[39]

Además de la práctica sexual deseada y consentida pero practicada sin métodos anticonceptivos también existen comportamientos sexuales no deseados por los adolescentes que pueden contribuir a incrementar los embarazos no deseados. Así, un estudio de la Kaiser Family Foundation en adolescentes de EE. UU. concluyó que el 29 % de los adolescentes se sintieron presionados a tener relaciones sexuales, el 33 % de los adolescentes sexualmente activos creían que mantenían una relación en las que las cosas se movían demasiado rápido en el aspecto sexual y el 24 % declaraba que había 'hecho algo sexual que realmente no quieren hacer.[40]

Encuestas de 1977 y 2003 indicaban que la presión de los compañeros es un factor que alienta, tanto a las adolescentes como a los adolescentes, a tener relaciones sexuales.[41] [42]

El consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas producen una reducción en la inhibición que también puede estimular la actividad sexual no deseada. Aunque esto fuera así, no se sabe si las drogas mismas influyen directamente en los adolescentes en comportamientos sexuales más arriesgados, o si los adolescentes que habitualmente consumen drogas son más propensos a tener relaciones sexuales. Debe advertirse que la correlación no implica causalidad. El consumo de drogas y medicamentos que han mostrado evidencias en su vinculación con el embarazo de adolescentes son: alcohol, y anfetaminas, (incluyendo MDMA –éxtasis–). Otras drogas y medicamentos que no tienen correlación –o es muy escasa– son los opiáceos, como heroína, morfina, y oxicodona, de los que es conocido el efecto directo en la reducción significativa de la libido. Parece que en la adolescencia el consumo de algunas de éstas últimas ha reducido significativamente las tasas de concepción frente a las drogas como el alcohol y la anfetamina. Las anfetaminas son ampliamente prescritos para el tratamiento de TDAH. Los países con las tasas más altas de prescripción de las anfetaminas a los adolescentes también tienen las tasas más altas de embarazo en la adolescencia.[20] [40] [43] [44]

Falta de información sobre métodos anticonceptivos[editar]

Los adolescentes pueden no recibir educación sexual, carecer de información y conocimientos suficientes sobre los métodos anticonceptivos o no tener un fácil acceso a su adquisición. También pueden sentirse avergonzados tanto para preguntar como para comprar anticonceptivos.[41] [45]

En Estados Unidos las mujeres adolescentes sexualmente activas que desean evitar el embarazo tienen menos posibilidades que las de otras edades para el uso de anticonceptivos. Así, un 18 % de las adolescentes entre 15 y 19 años no utilizan métodos anticonceptivos, frente a 10,7 % de mujeres de 15 a 44 años.[46]

En las adolescentes más del 80 % de los embarazos no son deseados.[47] Y más de la mitad de los embarazos no deseados se producen en mujeres que no usan anticonceptivos[46] y la mayor parte del resto de embarazos no deseados se deben al uso incorrecto de los anticonceptivos.[47] El 23% de las mujeres jóvenes sexualmente activas[48] admitió haber tenido relaciones sexuales sin protección con una pareja que no utilizó un preservativo, mientras que el 70% de las adolescentes[49] manifestaron que les daba vergüenza comprar preservativos o cualquier otro anticonceptivo y también solicitar información a un médico.[41]

En muchos casos el uso de métodos anticonceptivos es inadecuado. Muchos adolescentes sin experiencia puede usar el condón incorrectamente y las adolescentes se olvidan con frecuencia de tomar los anticonceptivos orales. La tasa de fracaso anticonceptivo (índice de Pearl) es mayor en las mujeres adolescentes, especialmente en las pobres, que en mujeres de más edad.[43]

Los métodos reversibles a largo plazo como el dispositivo intrauterino, el anticonceptivo subdérmico, el parche anticonceptivo, el anillo vaginal o inyecciones de anticonceptivos inyectables combinados (Depo Provera), requieren la intervención del usuario con menos frecuencia –una vez al mes a cada varios años–, y puede prevenir el embarazo con mayor eficacia en mujeres que tienen problemas para seguir las rutinas, incluidas las jóvenes. El uso simultáneo de más de un método anticonceptivo disminuye el riesgo de embarazos no deseados, y si uno de los métodos es de barrera (condón), también se reduce la transmisión de enfermedades de transmisión sexual.[50] [51]

La aprobación, por las autoridades sanitarias de numerosos países, de anticonceptivos de emergencia como Píldora del día después o píldora del día siguiente incide de manera específica en la reducción de las tasas de embarazos en adolescentes. Además de la denominada píldora del día después también ha aparecido en el mercado la denominada píldora de los cinco días después (ellaOne (acetato de ulipristal).[52] Estás píldoras anticonceptivas de uso de emergencia, que pueden requerir o no receta médica –dependiendo de los países–, no deben confundirse con la denominada píldora abortiva RU-486 o mifepristona, para la que se requiere prescripción y receta médica y solamente puede usarse dentro de los 49 días siguientes a la concepción.[53] [54]

Los padres deben hablar de sexualidad a sus hijos ya que es la mejor manera de prevenir conducas inadecuadas y en última instancia embarazos no deseados. La educación sexual también está incluida, en numerosos países, en el currículum escolar. Puede llevarse a cabo por profesores u otros profesionales de la sanidad. También los adolescentes se informan por otros medios, compañeros, libros e internet.[cita requerida]

Diferencia de edades en las relaciones sexuales[editar]

Según la organización conservadora Family Research Council, estudios en EE. UU. indican que la diferencia de edad entre las adolescentes y los hombres que las embarazan es un factor a tener en cuenta. Las adolescentes que tienen relaciones con chicos mayores que ellas, y en particular con hombres adultos, tienen más probabilidades de quedarse embarazadas que las adolescentes que tienen relaciones sexuales con chicos de su edad quienes son también más proclives a llevar el embarazo a término en lugar de tener un aborto. Un estudio de 1992 del estado de Washington de 535 madres adolescentes encontró que el 62 por ciento de las madres habían sufrido abusos o habían sido violadas por hombres de una edad promedio de 27 años. Este estudio encontró que las madres adolescentes habían sufrido abusos incluso antes del inicio de la actividad sexual y habían tenido relaciones sexuales con numerosas parejas de más edad, por lo que habían estado expuestas a más riesgos y de forma más frecuente. Estudios realizados por el Population Reference Bureau y el Centro Nacional para Estadísticas de Salud (National Center for Health Statistics) revelaron que cerca de dos tercios de los niños nacidos de mujeres adolescentes en los Estados Unidos son engendrados por hombres adultos de 20 años o más.[55]

Abusos sexuales[editar]

Entre el 11 y el 20 por ciento de los embarazos en adolescentes son un resultado directo de la violación, mientras que un 60 por ciento de las madres adolescentes tenían experiencias sexuales no deseadas anteriores a su embarazo. Antes de los 15 años, la mayoría de las experiencias de la primera relación sexual en mujeres son de carácter no voluntario, el Instituto Guttmacher encontró que el 60 por ciento de las muchachas que tuvieron relaciones sexuales antes de los 15 años fueron obligadas por hombres que en promedio fueron seis años mayores que ellas. Uno de cada cinco padres de hijos de madres adolescentes admite que ha forzado a las chicas adolescentes a tener relaciones sexuales con ellos.[cita requerida]

Numerosos estudios en países industrializados indican un fuerte vínculo entre abusos sexuales en la infancia y embarazos en la adolescencia. Hasta el 70 por ciento de las mujeres que dieron a luz en su adolescencia sufrieron abusos siendo niñas; por el contrario, solamente el 25 por ciento de las mujeres que no dan a luz sufrieron abusos siendo niñas.[56] [57] [58] [59]

En la mayoría de países, las relaciones sexuales entre un menor y un adulto no están toleradas por ley, así un menor de edad se cree que carece de la madurez y la competencia para tomar una decisión informada para tener relaciones sexuales totalmente consentidas con un adulto. En esos países, las relaciones sexuales con un menor de edad se consideran abuso sexual a menores. Una vez el adolescente ha llegado a la edad de consentimiento sexual, él o ella puede legalmente tener relaciones sexuales consentidas con quien como mínimo tenga la edad de consentimiento y, por tanto, también con adultos siempre de manera voluntaria, en caso contrario se considera violación.[cita requerida]

Violencia sobre la mujer[editar]

Violencia durante el noviazgo[editar]

Diversos estudios de 2004 y 2006 indican que las adolescentes son a menudo víctimas de maltrato por el novio y específicamente en las relaciones sexuales que pueden provocar un embarazo.[60] [61] [62] [63] También los estudios señalan que el conocimiento del embarazo por parte del padre a menudo intensifica el comportamiento violento por parte del novio.[64] Las menores de 18 años tienen el doble de probabilidades de ser golpeadas y maltratadas por el padre de sus hijos que las mujeres mayores de 18 años.[65]

Violencia doméstica[editar]

Un estudio del Reino Unido de 2011 mostró que más de dos tercios de las mujeres que dieron a luz en su adolescencia había sufrido violencia en el hogar de los adolescentes.[66]

Resultados similares se han encontrado en los estudios en los Estados Unidos. Un estudio del estado de Washington que un 70% de las madres adolescentes habían sido golpeadas por sus novios, el 51% había experimentado intentos de sabotaje para usar el control de la natalidad en el último año, y la escuela experimentó un 21% o sabotear el trabajo.[63]

En un estudio en 379 adolescentes embarazadas y los respectivos padres y 95 adolescentes sin hijos, mostró que el 62% de las niñas de 11-15 años y el 56% de las chicas de 16-19 años admitieron haber sufrido violencia doméstica a manos de sus parejas. Por otra parte, el 51% de las chicas indicaron haber sufrido al menos un caso en que su novio intentó sabotear sus esfuerzos por usar métodos anticonceptivos.[67]

Factores socioeconómicos[editar]

Una joven madre adolescente (1884).

La pobreza se asocia con altas tasas de embarazo en la adolescencia. Así, países económicamente pobres, como Nicaragua en América, Níger en África y Bangladesh en Asia, tienen un número mayor de madres adolescentes en comparación con países económicamente más ricos.[43]

En el Reino Unido alrededor de la mitad de todos los embarazos de menores de 18 años se produce en el 30 % más pobre de la población.[68]

En Italia, la tasa de natalidad en adolescentes de clases ricas y acomodadas –zonas de la región central de Italia– es sólo el 3,3 por 1000, mientras que en las más pobres Mezzogiorno es de 10 por 1000.[20]

Abuso, violencia y abandono en la infancia[editar]

Las mujeres que durante su infancia han sido víctimas de abuso, violencia doméstica y otros conflictos familiares tienen más probabilidades de quedar embarazadas en la adolescencia, y el riesgo de quedar embarazada aumenta con el número de experiencias adversas en la infancia. Según un estudio realizado en 2004, un tercio de los embarazos de adolescentes se podrían evitar mediante la eliminación de la exposición al abuso, la violencia y los conflictos familiares. Los investigadores señalan que la disfunción familiar tiene consecuencias duraderas y desfavorables para la salud de las mujeres durante la adolescencia, la edad fértil, y más allá.[69]

Diversos estudios también han encontrado que aquellos niños criados en hogares con una madre que había sido maltratada o que había sufrido violencia física directa, era más propensos a dejar embarazada a una chica.[70]

También se ha indicado que las niñas cuyos padres abandonaron a la familia cuando ellas eran pequeñas tuvieron mayor tasa de actividad sexual temprana y de embarazo adolescente. Las niñas cuyos padres abandonaron a la familia más tarde tuvieron menor tasa de actividad sexual temprana. Las tasas más bajas de actividad sexual y embarazo se encuentran en las niñas cuyos padres estuvieron presentes durante toda su infancia.[71] [72]

Las niñas tuteladas, criadas en orfanatos, hospicios y centros de acogida son más propensas a quedar embarazadas en la adolescencia que los criados en núcleos familiares. El estudio nacional de Antiguos Alumnos Casey, en el que se entrevistó a alumnos de orfanatos de 23 comunidades en todo Estados Unidos, encontró que la tasa de natalidad de las niñas en orfanatos es más del doble que la tasa de sus compañeros fuera del sistema de estos centros. Un estudio de la Universidad de Chicago en centros de Illinois, Iowa y Wisconsin encontró que casi la mitad de las mujeres sufrió un embarazo antes de los 19 años de edad.[73]

Consecuencias del embarazo en adolescentes[editar]

Las consecuencias médicas del embarazo son múltiples e importantes:[74]

También existen riesgos en el aspecto psicológico y social, ya que la mujer joven se enfrenta, en general, a una situación para la que no está preparada. Si lleva el embarazo a término tendrá que aceptar su nuevo rol de madre, haciéndose cargo de los cuidados, atención y educación de su hijo, a pesar de que ella aún no ha consolidado su formación y desarrollo. Desde el aspecto psicosocial las consecuencias son las siguientes:[74]

  • En ocasiones las jóvenes madres optan por dar a su hijo en adopción lo que les crea una gran culpa y arrepentimiento, sobre todo en etapas más maduras de su vida.
  • Si se decide tener al hijo sin la existencia de pareja se convertirá en madre soltera, familia monoparental, enfrentándose, dependiendo de los países, a grandes carencias y dificultades. Su proyecto de vida se ve alterado y frenado, llegando a sufrir agresiones por parte de su familia y del entorno y disminuyendo las oportunidades para conseguir un empleo (cuando lo obtienen es mal remunerado), sin olvidar que deben educar a su hijo en medio de un ambiente desfavorable.
  • Otras jóvenes madres deciden, si el padre biológico acepta su paternidad y responsabilidad, formar un matrimonio. Sin embargo existen altas probabilidades de que dicho matrimonio no perdure ya que el padre precoz se enfrentan a un evento inesperado, sorpresivo; no son capaces en esos momentos de llevar una vida de pareja independiente económicamente, no están lo suficientemente maduros para que su relación perdure, ni están preparados para recibir un hijo y mucho menos cuidarlo.

Prevención de los embarazos de adolescentes[editar]

La OMS y la mayoría de profesionales de la educación y la salud señalan que para reducir el número de embarazos en adolescentes es necesaria una completa educación sexual, el acceso a los métodos anticonceptivos (tanto precoitales, coitales como postcoitales) así como a los servicios de planificación familiar[2]

También es necesario la información y el apoyo por parte de los padres de los adolescentes en cuestiones relativas al sexo, relaciones y métodos anticonceptivos.

Los sistemas de prevención de embarazo en la adolescencia vigentes en Holanda han servido de modelo para muchos países europeos y lo son para otros muchos. En los estudios obligatorios y especificados en los programas y planes de estudios se incluyen valores, actitudes, habilidades de comunicación y negociación, así como los aspectos biológicos de la reproducción. Los medios de comunicación han alentado el diálogo abierto y claro sobre las relaciones sexuales y el sistema de salud garantiza el acceso a los métodos anticonceptivos así como la absoluta confidencialidad.[75] En España, el Grupo PrevInfad ha hecho recomendaciones de manejo del problema y ayuda a adolescentes basadas en la identificación de actitudes, conocimientos y habilidades, y en el consejo, con el foco de interés en la prevención del embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual.[76]

En los países denominados en desarrollo, los programas de salud sexual comienzan a implantarse. Algunos países como Indonesia y Sri Lanka han aprobados un marco normativo sistemático para la educación sexual en las escuelas. Muchas organizaciones no gubernamentales como la International Planned Parenthood Federation (Federación Internacional de Planificación Familiar) prestan asesoramiento sobre métodos anticonceptivos para las mujeres jóvenes en todo el mundo. Las leyes contra el matrimonio de niños han reducido pero no eliminado estas prácticas. La mejora social de la mujer, mediante la alfabetización, la educación y la protección legal de sus derechos en igualdad al hombre han dado lugar a un aumento en la edad del primer parto en áreas como la Irán, Indonesia, y el estado indio de Kerala.[cita requerida]

Apoyo a la maternidad adolescente[editar]

Se considera que es necesario un mayor apoyo a la maternidad adolescente, incluida la ayuda para poder volver a integrarse en la educación obligatoria, asesoramiento y apoyo psicológico y económico, colaboración con los padres jóvenes, mejor cuidado de los niños así como existencia de viviendas específicas, de protección oficial o subvencionadas para las situaciones que lo requieran.[cita requerida]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Banco Mundial (2013). «Tasa de fertilidad en adolescentes (nacimientos por cada 1.000 mujeres entre 15 y 19 años de edad)» (en español). Indicadores del desarrollo mundial WID. Consultado el 28 de marzo de 2014.
  2. a b c OMS (2009). «Embarazo en adolescentes: un problema culturalmente complejo» (en español). Boletín de la Organización Mundial de la Salud. Vol 87: 2009 , 405-48. Consultado el 28 de marzo de 2014.
  3. «La salud de los jóvenes: un desafío para la sociedad». Informe OMS-Pág.12 (ISBN 92 4 310731 0). 2000. http://whqlibdoc.who.int/trs/WHO_TRS_731_spa.pdf. Consultado el 28 de marzo de 2014. 
  4. Lucas Abad, María Luisa. «¿Cómo cambiará su cuerpo con la pubertad?». Pediatría. Centro de Salud de Jávea. Alicante. España. http://www.fundacionsaludinfantil.org/documentos/C098.pdf. Consultado el 28/3/2014. 
  5. Rodríguez Rigual, M. (Junio de 2003). «Necesidad de creación de unidades de adolescencia». Anales de Pediatría 58. http://zl.elsevier.es/es/revista/anales-pediatria-37/necesidad-creacion-unidades-adolescencia-13048412-mesa-redonda-adolescencia-2003. Consultado el 28 de marzo de 2014. 
  6. Issler, Juan R. (Agosto 2001). Revista de Posgrado de la Cátedra VIa Medicina (107):  pp. 11-23. http://www.med.unne.edu.ar/revista/revista107/emb_adolescencia.html. 
  7. «Sanidad lanza una campaña para evitar los embarazos en adolescentes». RTVE. 9 de diciembre de 2008. Consultado el 28/3/2014. 
  8. a b c Hamilton, Brady E. and Ventura, Stephanie J. (10 de abril de 2012). «Birth Rates for U.S. Teenagers Reach Historic Lows for All Age and Ethnic Groups». Centers for Disease Control and Prevention. Consultado el 18 de abril de 2012.
  9. Carlos G. Redondo F,Gabriel Galdó Muñoz, Miguel García Fuentes (ed.). Atención al adolescente. Embarazo en la adolescencia. [1]: Universidad de Cantabria. pp. 339 y ss. ISBN 978-84-8102-476-0. 
  10. Andreina Cattani O.. «Pubertad normal» (en español). escuela.med.puc.cl. Consultado el 15 de junio de 2014.
  11. Diana Zuckerman (mayo de 2009). «Early Puberty in Girls» (en english). National Center for Health Research. Consultado el 15 de junio de 2014.
  12. Sánchez, Mayka (23 de febrero de 2010). «El sobrepeso adelanta hasta en cuatro años la regla de las niñas». El País - España. Consultado el 15 de junio de 2014. 
  13. a b Mayor S (May 2004). «Pregnancy and childbirth are leading causes of death in teenage girls in developing countries». BMJ 328 (7449):  p. 1152. doi:10.1136/bmj.328.7449.1152-a. PMID 15142897. PMC 411126. http://bmj.bmjjournals.com/cgi/content/full/328/7449/1152-a. 
  14. Makinson C (1985). «The health consequences of teenage fertility». Fam Plann Perspect 17 (3):  pp. 132–9. doi:10.2307/2135024. PMID 2431924. 
  15. The National Campaign to Prevent Teen Pregnancy. (2002). «Not Just Another Single Issue: Teen Pregnancy Prevention's Link to Other Critical Social Issues»PDF (147 KB). Consultado el 27 de mayo de 2007.
  16. Population Council (2006)«Unexplored Elements of Adolescence in the Developing World» Population Briefs, January 2006, Vol. 12, No. 1. Retrieved April 18, 2007.
  17. NationMaster (2005). «dolescent fertility rate is the number of births per 1,000 women ages 15-19.» (en english). Adolescent fertility rate. Consultado el 15 de junio de 2014.
  18. UNdata. «Adolescent fertility rate (births per 1,000 women ages 15-19)Go to» (en english). UNdata. Consultado el 15 de junio de 2014.
  19. a b Treffers PE (November 2003). «[Teenage pregnancy, a worldwide problem]» (en Dutch; Flemish). Ned Tijdschr Geneeskd 147 (47):  pp. 2320–5. PMID 14669537. 
  20. a b c d e f g UNICEF. (2001). A League Table of Teenage Births in Rich NationsPDF (888 KB). Consultado el 24 de julio de 2014
  21. «Teenage birth rate: Countries Compared (1995-1998)» (en inglés). NationMaster.
  22. a b Locoh, Therese (2000). «Early Marriage and Motherhood in Sub-Saharan Africa». Women's International Network News 26 (Issue 1):  pp. 53. http://connection.ebscohost.com/c/articles/2742369/early-marriage-motherhood-sub-saharan-africa. Consultado el 6 de julio de 2014. 
  23. Mehta, Suman, Groenen, Riet, & Roque, Francisco. United Nations Social and Economic Commission for Asia and the Pacific. (1998). Adolescents in Changing Times: Issues and Perspectives for Adolescent Reproductive Health in The ESCAP Region. Consultado el 7 de julio de 2006
  24. «Fact Sheet on the Reproductive Health Situation of Asian Adolescents». joicfp.or.jp. http://www.joicfp.or.jp/eng/approach/movah/asia_pdf/u_fact_sheet.pdf. Consultado el 6 de julio de 204. 
  25. a b TheWorld Bank - Data. «Adolescent fertility rate (births per 1,000 women ages 15-19)» (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2014.
  26. a b Adolescent fertility rate (births per 1,000 women ages 15-19), -by year-, UNdata, Consultado el 24 de julio de 2014
  27. a b c NationMaster. «Adolescent fertility rate is the number of births per 1,000 women ages 15-19.» (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2014.
  28. Boonstra, Heather (February 2002). «Teen Pregnancy: Trends And Lessons Learned». The Guttmacher Report on Public Policy 5 (1). http://www.guttmacher.org/pubs/tgr/05/1/gr050107.html. Consultado el 11 de julio de 2014. 
  29. En el Instituto Guttmacher puede consultarse variada información sobre la salud reproductiva en adolescentes
  30. Rebecca Wind (19 de febrero de 2004). «U.S. Teenage Pregnancy Rate Drops For 10th Straight Year» (en inglés). Consultado el 11 de julio de 2014.
  31. Joyce A. Martin y cols. (7 de enero de 2009). «Births: Final Data for 2006» (en inglés). National Vital Statistics Reports Vol 57, n 7. Consultado el 24 de julio de 2014.
  32. Ximena Luengo, Ana Zepeda, Soledad Díaz (2006). «Embarazos adolescentes 2006» (en español). ICMER. Consultado el 24 de julio de 2014.
  33. Molina, Ramiro; Temístocles Molina, Electra González (2007). «Madres niñas-adolescentes de 14 años y menos. Un grave problema de salud pública no resuelto en Chile». Rev Med Chile 135:  pp. 79-86. http://207.58.191.15:8180/xmlui/bitstream/handle/123456789/180/78_EMBARAZO_MENORES.pdf?sequence=1. 
  34. Dryburgh, H. (2002). Teenage pregnancy. Health Reports, 12 (1), 9–18; Statistics Canada. (2005). Health Indicators, 2005, 2. Retrieved from Facts and Statistics: Sexual Health and Canadian Youth – Teen Pregnancy Rates
  35. Adriana Leona. «México registra altos porcentajes de embarazos en adolescentes» (en español). guijuvenil.com. Consultado el 15 de junio de 2014.
  36. España, Campaña 2008 - Sanidad lanza una campaña para evitar los embarazos en adolescentes, en rtve, 9/12/2008
  37. UNICEF (July 2001) (PDF). A league table of teenage births in rich nations. Innocenti Report Card No.3. UNICEF Innocenti Research Centre, Florence. http://www.unicef-irc.org/publications/pdf/repcard3e.pdf. 
  38. Teenage Mothers: Decisions and Outcomes – Provides a unique review of how teenage mothers think Policy Studies Institute, University of Westminster, 30 Oct 1998
  39. Guttmacher Institute (2005) (en inglés) «Sex and Relationships». Consultado el 8 de agosto de 2006.
  40. a b U.S.Teen Sexual ActivityPDF (147 KB) Kaiser Family Foundation, January 2005. Consultado el 23 de enero de 2007
  41. a b c The National Campaign to Prevent Teen Pregnancy. (April 1997). What the Polling Data Tell Us: A Summary of Past Surveys on Teen Pregnancy. Consultado el 24 de julio de 2014, webarchive
  42. Allen, Colin. (May 22, 2003). "Peer Pressure and Teen Sex." Psychology Today.'.' Consultado el 24 de julio de 2014.
  43. a b c Besharov, Douglas J. & Gardiner, Karen N. (January 01, 1997). Trends in Teen Sexual Behavior. Children and Youth Services Review, 19 (5/6), 341–67. Consultado el 24 de julio de 2014.
  44. Why Gender Matters, Leonard Sax, M.D., Ph.D., 2005, Doubleday books, p. 128. See also comments made by Dr. Drew Pinsky on NPR's Fresh Air, September 23, 2003.
  45. Slater, Jon. (2000). "Sex Education Under Fire - Los dilemas de la educación sexual." The UNESCO Courier, vol 5, pág. 17, Consultado el 27 de julio de 2014.
  46. a b National Surveys of Family GrowthJames Trussell and L.L. Wynn (January 2008). «Reducing unintended pregnancy in the United States». Contraception. http://www.arhp.org/publications-and-resources/contraception-journal/january-2008. 
  47. a b J. Joseph Speidel, Cynthia C. Harper, and Wayne C. Shields (September 2008). «The Potential of Long-acting Reversible Contraception to Decrease Unintended Pregnancy». Contraception. http://www.arhp.org/publications-and-resources/contraception-journal/september-2008. 
  48. Ver encuesta de la revista Seventeen, año 1996
  49. Ver encuesta de la revista Parade, año 1997
  50. «Birth Control for Sexually Active Teens» (en inglés). healthychildren.org. Consultado el 24 de julio de 2014.
  51. «Educating Your Teen About Birth Control» (en inglés). healthychildren.org. Consultado el 24 de julio de 2014.
  52. Sahuquillo, María R. (18 de diciembre de 2009). «Llega a España la 'píldora de los cinco días después'». El País. Consultado el 24 de julio de 2014. 
  53. James Trussell. «La Anticoncepción de Emergencia Alrededor del Mundo» (en español). The Emergency Contraception Website. Consultado el 24 de julio de 2014.
  54. Trussell, James; Elizabeth G. Raymond, Kelly Cleland (2014). «Emergency Contraception: A Last Chance to Prevent Unintended Pregnancy». princeton.edu-ec-review:  pp. 33. http://ec.princeton.edu/questions/ec-review.pdf#page=1. Consultado el 24 de julio de 2014. 
  55. Gracie Hsu (March 28, 1996). «The Dirty Secret Behind Teen Sex Numbers» (en inglés). Statutory Rape: A Look at Laws State by State, USA Today. Consultado el 24 de julio de 2014.
  56. Saewyc, E.M., Lara Leanne Magee, L.M., Pettingell, S.E., (2004), «Teenage pregnancy and associated risk behaviors among sexually abused adolescents.» Perspectives on Sexual and Reproductive Health, May–June, at findarticles.com
  57. Elizabeth M. Saewyc, Lara Leanne Magee and Sandra E. Pettingell (2004) Teenage Pregnancy and Associated Risk Behaviors Among Sexually Abused Adolescents
  58. Perspectives on Sexual and Reproductive Health, Volume 36, Number 3, May/June 2004
  59. «Study Links Childhood Sexual Abuse, Teen Pregnancy.» University of Southern California, Science Blog, 2004
  60. Rosen D (2004). «"I Just Let Him Have His Way" Partner Violence in the Lives of Low-Income, Teenage Mothers». Violence Against Women 10 (1):  pp. 6–28. doi:10.1177/1077801203256069. http://vaw.sagepub.com/cgi/content/abstract/10/1/6. 
  61. Quinlivan, Julie A. (February 2001). «A Prospective Cohort Study of the Impact of Domestic Violence on Young Teenage Pregnancy Outcomes». Journal of Pediatric and Adolescent Gynecology Volume 14 (1):  pp. 17-23. http://www.jpagonline.org/article/S1083-3188%2800%2900078-4/abstract. 
  62. Quinlivan J (Winter 2006). «Teenage pregnancy» (PDF). O & G 8 (2):  pp. 25–6. http://www.ranzcog.edu.au/publications/o-g_pdfs/OG-Winter-2006/teenage-pregnancy.pdf. 
  63. a b Domestic violence in adolescent relationships. Young people in Southwark and their experiences with unhealthy relationships, 2004-2005, safersouthwark.org.uk]
  64. Trabajar para erradicar la violencia doméstica en el Gran Londres apoyando ers Provid de servicio directo y la promoción de trabajo conjunto (Policy Briefing on the Gender Equality Duty - AVA.doc), gldvp.org: Teenage mothers-domestic violence
  65. LeAnna M. Gutierrez (2001). «Teen Dating Violence: An Ignored Epidemic» (en inglés). Gender & Diversities Institute & Centro de Investigación en Estudios dela Mujer Universidad de Costa Rica. Consultado el 24 de julio de 2014.
  66. Wood, Marsha; Christine Barter, David Berridge (2011). «‘Standing on my own two feet’: Disadvantaged Teenagers, Intimate Partner Violence and Coercive Control». Research Report NSPCC. http://www.nspcc.org.uk/Inform/research/findings/standing_own_two_feet_PDF_wdf84557.pdf. 
  67. Stock, J., Bell, M., Boyer, K., & Connell, F. (1997). «Violence, Abuse and Adolescent Childbearing» (en inglés). Adolescent pregnancy and sexual risk-taking among sexually abused girls. Family Planning Perspectives, 29 (5), 200-203, 227.. Consultado el 24 de julio de 2014.
  68. «Teenage Conceptions By Small Area Deprivation In England and Wales 2001-2.» (Spring 2007)Health Statistics Quarterly Volume 33
  69. Abuso Sexual y Salud Reproductiva del Adolescente, 1998, FOCUS on Young Adults.
  70. Anda RF, Felitti VJ, Chapman DP, et al. (February 2001). «Abused boys, battered mothers, and male involvement in teen pregnancy». Pediatrics 107 (2):  p. E19. PMID 11158493. http://pediatrics.aappublications.org/content/107/2/e19.full. 
  71. Ellis, Bruce J. et al. (2003) Does Father Absence Place Daughters at Special Risk for Early Sexual Activity and Teenage Pregnancy? Child Development, v74 n3 p801-21 May–Jun 2003
  72. Quigley, Ann (2003) «Father's Absence Increases Daughter's Risk of Teen Pregnancy.» Health Behavior News Service, May 27, 2003
  73. «Fostering Hope: Preventing Teen Pregnancy Among Youth in Foster Care»PDF (42.1 KB) A Joint Project of The National Campaign to Prevent Teen Pregnancy and UCAN (Uhlich Children’s Advantage Network) 16 Feb 2006
  74. a b «Consecuencias de un embarazo en la adolescencia» (en español). Consultado el 15 de junio de 2014.
  75. Valk, Guus. (2000). «The Dutch Model». The UNESCO Courier. Consultado el 7 de julio de 2006.
  76. Colomer Revuelta J, Grupo PrevInfad/PAPPS Infancia y Adolescencia. «Prevención del embarazo en la adolescencia.» Rev Pediatr Aten Primaria. 2013;15:261-9

Enlaces externos[editar]

Organizaciones e Instituciones
Artículos
En español
En inglés