Condado de Toreno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Condado de Toreno
Corona de conde.svg
Corona condal
Primer titular Álvaro Queipo de Llano y Valdés
Concesión

Felipe IV
30 de octubre de 1659

Grandeza de España el 7 de noviembre de 1838 por Isabel II
Linajes Queipo de Llano
Actual titular Francisco de Borja Queipo de Llano y Fernández de Villavicencio

El condado de Toreno es un título nobiliario español creado por el Rey Felipe IV, con el vizcondado previo de Matarrosa y mediante Real Decreto del 12 de noviembre de 1657 y Real Despacho del 30 de octubre de 1659, en favor de Álvaro Queipo de Llano y Valdés, señor de las villas de Toreno y Tombrío de Abajo, Alférez Mayor del Principado de Asturias y de la villa de Cangas de Tineo (hoy Cangas del Narcea), donde poseía el solar de su linaje, caballero de Santiago, Corregidor de Madrid y de Granada, Capitán General de Málaga, del Consejo de Hacienda de dicho Rey y su Gentilhombre de Boca.

El concesionario era hijo del Capitán Suero Queipo de Llano y Valdés, natural y Alférez Mayor de Cangas de Tineo, que sirvió a S.M. en la Jornada del Estrecho de Magallanes, y de Catalina Bernardo de Quirós, nacida en la Pola de Lena; sobrino carnal agnado del Inquisidor Fernando de Valdés y Llano, Obispo de Teruel y Arzobispo de Granada, Presidente del Consejo de Castilla, fundador de la Colegiata de Cangas de Tineo; primo carnal de Juan Queipo de Llano y Valdés, Obispo de Guadix y de Coria, y del Inquisidor Fernando Queipo de Llano y Valdés, Obispo de León; sobrino nieto del Inquisidor Juan de Llano Valdés, también Obispo de León, y sobrino biznieto del Inquisidor General Fernando de Valdés, Obispo de Oviedo, de León y de Sigüenza, Arzobispo de Sevilla y también Presidente de Castilla, fundador de la Universidad de Oviedo y del Colegio de San Pelayo en la de Salamanca. Y estaba emparentado en diversos grados con otros prelados.[1]

Otorgó la grandeza de España la Reina Gobernadora, en nombre de la Reina Isabel II, su hija, por Real Decreto del 25 de agosto de 1838 y Real Despacho del 7 de noviembre siguiente,[2] en cabeza del VII conde, José María Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, Ministro de Hacienda (1834-1835) y Presidente del Consejo de Ministros (1835), Académico de las Reales de la Historia y de San Fernando.

Lista de señores y condes de Toreno[editar]

Titular Periodo
Señores de Toreno
Monasterio de Santa Leocadia de Castañeda
916-1118
Obispado de Astorga
1118-1581
Incorporado a la Corona
1581-1583
Nueva concesión por Felipe II en 1583
I
Antonio Vázquez Buelta
1583-1600
II
Jerónimo Vázquez Buelta
1600-1613
III
Capitán Sancho de Merás
1613-1637
IV
Pedro de Merás y Sanfrechoso
1637-1638
V
Álvaro Queipo de Llano y Valdés
1638-1662
Condes de Toreno

(creación por Felipe IV en 1657)

I
Álvaro Queipo de Llano y Valdés
1657-1662
II
Fernando Queipo de Llano y Lugo
1662-1699
III
Fernando Queipo de Llano y Jiménez de Arellano
1699-1718
IV
Fernando Ignacio José Queipo de Llano Doriga y Malleza
1718-1778
V
Joaquín José Queipo de Llano y Quiñones
1778-1796
VI
José Marcelino Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós
1796-1838
VII
José María Queipo de Llano y Ruiz de Saravia
1838-1843
VIII
Francisco de Borja Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos
1843-1890
IX
Álvaro Queipo de Llano y Fernández de Córdoba
1890-1938
X
Francisco Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques
1938-1954
XI
Francisco Queipo de Llano y Acuña
1954-2002
XII
Francisco de Borja Queipo de Llano y Fernández de Villavicencio
2002-actual

El señorío de Toreno[editar]

El coto de Toreno era un señorío jurisdiccional que incluía las villas de Toreno y Tombrío de Abajo y los lugares de Librán, Langre, San Pedro de Mallo, Santa Leocadia y Matarrosa, todo en la comarca del Bierzo, diócesis de Astorga y reino y actual provincia de León, con sus rentas, alcabalas y frutos y con jurisdicción civil y criminal alta y baja y mero y mixto imperio. Medía el coto una legua de largo y dos y media de contorno. Perteneció desde el siglo XI a la iglesia de Santa Leocadia en él radicada, y después al arcedianato de Ribas de Sil de dicho obispado.

La iglesia y abadía de Santa Leocadia de Castañeda fue fundada como eremitorio a mediados del siglo IX, y refundada bajo la regla de San Benito por San Genadio de Astorga en el año 916,

El Rey Felipe II lo incorporó en 1581 en virtud de una bula de Gregorio XIII, que le permitía desmembrar las villas y lugares de las iglesias de menos de 40.000 ducados de renta, y poco después lo vendió al precio de tres cuentos y 720.000 maravedís.[3] La concesión, por Real Cédula dada en Lisboa el 3 de marzo de 1582 y Real Despacho del 31 de mayo de 1583.

El nuevo concesionario fue

  • Antonio Vázquez Buelta, I señor de Toreno, Tesorero General de S.M., Familiar y Receptor General del Consejo de la Inquisición.[4] Natural de Astorga, estudió Leyes y se trasladó a Madrid, donde amasó una fortuna mediante la actividad de prestamista y cambista. Parece que además del señorío de Toreno, compró el de Congosto, villa berciana que también había pertenecido a la mitra asturicense, y los de Grajanejos y Zaorejas en Guadalajara. Fue hijo natural de Santos Vázquez Buelta, hidalgo natural de Toreno, criado del Obispo de Astorga y vecino de esta ciudad, quien le tuvo con Catalina de Quirós, una criada asturiana de su casa, siendo ambos solteros.[5]
Casó con Catalina Ibáñez de Carmona y Quesada, natural de Madrid, que debía de ser hermana del Licenciado Diego Ibáñez de Carmona, canónigo de la Catedral de Coria y dignidad de Arcediano de Valencia de Alcántara.
Le sucedió en 1600 su hijo
  • Jerónimo Vázquez Buelta, II señor de Toreno, primer poseedor de un mayorazgo que le fundaron los señores antes citados, sus padres.[6] Era señor efectivo del coto en diciembre de 1606, pero parece que en 1608 quiso venderlo o cederlo en pago de deudas a Gregorio de Velasco y Pedro de Velasco, miembros de una familia local que el 3 de julio de dicho año, pretendiéndose dueños de la jurisdicción, apoderaron a Bartolomé Pérez para que en su nombre cobrase los derechos señoriales. Esta transmisión quedó sin efecto, probablemente por carecer de la preceptiva Licencia Real. Y cinco años después, en 1613, Jerónimo Vázquez Buelta vendió el señorío al precio de 16.000 ducados. Contaba para ello con Real Licencia, y el comprador fue
  • Sancho de Merás, III señor de Toreno, Capitán de la Carrera de Indias y Maestre del galeón Nuestra Señora de la Valvanera, natural de la villa de Tineo. Pasó a la Nueva España y se avecindó en la ciudad de Méjico. La Casa de Contratación de Indias le embargó la jurisdicción de Toreno el mismo año de 1613, durante un proceso por contrabando,[7] pero se la restituyó tres años después al quedar sobreseída la causa.[8] Era hijo de Marcos de Merás de la Plaza, natural de Tineo, y de Catalina Suárez de Sierra, de la casa de Pambley en el concejo de Cangas.
Casó en Cangas de Tineo en julio de 1610 con Clara Queipo de Llano, que vivió muchos años abandonada de su marido y murió sin descendencia en 1630 en el palacio de Queipo de Llano de Cangas de Tineo, donde había nacido. Era hija de Suero Queipo de Llano y Valdés, señor de dicha casa, Alférez Mayor de Cangas, Capitán en la Jornada del Estrecho de Magallanes, y de Isabel Bernardo de Quirós, natural de la Pola de Lena.
El Capitán Sancho de Merás murió en la ciudad de Méjico el 28 de abril de 1637, bajo testamento hecho el 21 anterior ante Ventura de Cárdenas, por el que fundaba vínculo en cabeza de su sobrino
  • Pedro de Merás y Sanfrechoso, IV señor de Toreno, poseedor del palacio y mayorazgo de Merás de la villa de Tineo, Licenciado en Leyes por la Universidad de Oviedo, regidor perpetuo de los concejos de Tineo, Cangas y Valdés, que nació hacia 1600, murió testado en su palacio tinetense el 5 de enero de 1660 y fue sepultado en el convento de San Francisco. Fueron sus padres Pedro Álvarez de Sanfrechoso y Sierra Pambley, escribano público de Tineo, segundón de la casa de Sanfrechoso en dicho concejo, y Polonia Rodríguez de Merás y Sierra Pambley, su mujer y prima, que era hermana del Capitán Sancho de Merás.
Casó con Catalina de Solís y Merás, su sobrina tercera, que murió en Luarca el 11 de junio de 1669 y fue sepultada con él en Tineo, hija de Francisco de Solís y Bernardo de Quirós, Alférez Mayor de Oviedo, señor de la torre de la Quintana de Ciaño, y de María de Merás y Quirós; nieta de Pedro de Solís y la Rúa, poseedor de la misma casa y oficios, y de Leonor Bernardo de Quirós; y materna, del Doctor Gonzalo de Solís de Merás y de Francisca Bernardo de Quirós. Con descendencia varonil en que siguió la casa de Merás.

Pero a resultas de un pleito y transacción que se siguieron, el señorío de Toreno fue adjudicado en pago de deudas a Álvaro Queipo de Llano y Valdés, hermano de Clara.[9] Éste lo agregó al mayorazgo de su casa de Cangas de Tineo. Y cuando en 1657 el Rey Felipe IV quiso otorgarle un título de Castilla, eligió la denominación de conde de Toreno, con el vizcondado previo de Matarrosa.

El alferazgo mayor de Asturias[editar]

Álvaro Queipo de Llano y Valdés, I conde de Toreno, poseía también desde 1636 el oficio perpetuo de Alférez Mayor de Asturias, con voz y voto y grandes preeminencias en la Junta General del Principado, que fue enajenado a su favor por la Real Hacienda el 13 de marzo de dicho año al precio de 5.280 ducados, despachándosele Real Carta el 7 de abril siguiente. Este oficio fue ostentado por los siete primeros condes de Toreno, y confería a sus titulares el privilegio de proclamar en nombre del Principado —tal y como el Alférez Mayor de cada concejo hacía en su jurisdicción— la subida al trono de un nuevo Rey, tremolando su pendón y dando la tradicional voz: «¡Castilla! ¡Castilla por el Rey Don Fulano!»

Pertenecía también al Alférez Mayor el mando de la Compañía de 500 soldados con que el Principado debía servir a S.M., ejerciéndolo como teniente del Gobernador y con el grado y calidad de Capitán a Guerra.

La concesión le facultaba para designar teniente que sirviese efectivamente el oficio. Y mediante un aumento de 1661, se extendieron al teniente las calidades conferidas al propietario de la dignidad. Durante el siglo XVII, los condes de Toreno solían designar por tenientes Alféreces a miembros de la casa de Doriga o de la de Quirós.

Las grandes preeminencias políticas y honoríficas que este cargo comportaba en la Junta General del Principado darían pie a graves conflictos. Para prevenirlos, el propio concesionario se apresuró a renunciar a las meramente honoríficas,[10] pero esto no apaciguó a la Junta, que inició una serie de litigios contra el Consejo Real pidiendo la revocación de la merced. Estos pleitos se inscriben en el marco de enfrentamiento provocado por la avidez recaudatoria de la Corona, que durante el siglo XVII recurrió a toda clase de arbitrios para sacar recursos del Principado (tributos, levas de soldados, venta de comunes y alcabalas), y particularmente a la creación y venta de oficios de regimiento. La Junta sostenía la ilegalidad de estas creaciones, a la vez que pedía el tanteo y resumen de muchas de ellas.[11] Pero el caso del alferazgo mayor del Principado tenía especial importancia política por afectar al funcionamiento de la propia Junta. Según M.ª Ángeles Faya, la creación de este oficio «es un ejemplo de favor real a un noble asturiano con influencia en la Corte, del que se espera que, desde su nuevo cargo, pueda controlar la Junta General». Y se inscribe en una serie de provisiones del Consejo de Castilla tendentes al mismo fin, como una de 1643 que prohibía que los pleitos movidos por la Junta contra el Consejo se sufragasen con propios y rentas del Principado o mediante reparto a los vecinos, u otra de 1670 que declaraba no estar incluido este alferazgo en la extinción de oficios decretada el año anterior. Sostiene dicha autora que la posición de poder del Alférez Mayor como valedor de la Corona y del Consejo «le permitirá mantenerse en el cargo a pesar de los pleitos que la Junta litigó en los años cuarenta y sesenta».[12] «El pleito sobre el Alferazgo fue fallado en contra del Principado en 1646. Posteriormente se volvió a litigar y se eternizó por la influencia de los Queipo de Llano en la Corte.»[13]

Se daba además la circunstancia de que ya existía desde 78 años antes el oficio perpetuo de Alférez Mayor de Oviedo, concedido en 1558 a Pedro de Solís y Soto,[14] por lo que la creación de un alferazgo del Principado también suscitó un conflicto protocolario entre uno y otro Alférez: uno de aquellos litigios sobre «puntos de honor» que en el siglo XVII eran tan frecuentes y enconados. Tras la sentencia de 1646 que desestimaba la demanda de revocación de la Junta, se llegó a una fórmula de compromiso para las proclamaciones regias que se aplicó en 1665, al subir al trono Carlos II: «el Alférez Mayor de Oviedo salía del Ayuntamiento tremolando el pendón, acompañado de los Regidores, y lo conducía al tablado de la Plaza Mayor para verificar la proclamación del monarca —cometido suyo—, y una vez realizada allí lo entregaba al Alférez Mayor del Principado o su teniente, quien lo conducía a la plaza de la Fortaleza y procedía a análoga ceremonia».[15]

Historia genealógica[editar]

El fundador del mayorazgo, y tatarabuelo del concesionario, fue

  • Suero Queipo de Llano el Viejo, hidalgo rico y principal del concejo de Cangas de Tineo. Había heredado de sus mayores los montes de Muniellos, una vasta propiedad de bosque que conservaron los condes de Toreno hasta el año 1901 y que después constituiría el núcleo de la Reserva Natural de Muniellos. Y poseía una casa fuerte o «castillo» en el cercano lugar de la Muriella, parroquia de Posada de Rengos.
Era hijo de Suero Queipo de Llano el Más Viejo, «señor de los montes de Muniellos y del castillo de la Muriella», que en 1481 defendió la villa de Cangas contra el conde de Luna, y de María Rodríguez de Pambley, su mujer, de la casa de Pambley en el mismo concejo; nieto de Lope Rodríguez Queipo o Rodríguez Can, y de Elvira Rodríguez de Ron, y biznieto de Álvaro Alfonso Can, que nacería al filo del 1400 y sirvió al Rey Don Juan I contra el Infante Don Alfonso, su hermano, conde de Gijón, y de Aldara Rodríguez de Llano: todos poseedores del mismo estado y casa.
Fundó mayorazgo por escritura que otorgó con su mujer el 14 de enero de 1526 ante Álvaro Alonso de Cangas, escribano de Cangas de Tineo, en virtud de Real Facultad dada por el Emperador Don Carlos en Valladolid a 6 de marzo de 1523 y refrendada por Francisco de los Cobos.[16] Y agregaron nuevos bienes por escrituras del 24 y el 29 de octubre de 1549 y del 19 de noviembre del mismo año, que pasaron las tres ante el escribano Juan Gómez de Cangas.[17]
Casó con María Alfonso de Cangas, su deuda, natural de Cangas de Tineo y hermana del Capitán Diego de Cangas, hija de Ruy García de Cangas el Viejo, fundador de la capilla de Nuestra Señora del Rosario en la antigua parroquial de la Magdalena de dicha villa, y de Aldonza Pérez de Sierra, y nieta de Juan Rodríguez de Pambley y de Mayor García del Riego, que fueron enterrados en la iglesia de Nuestra Señora de la Regla de Pambley, en el mismo concejo.


El primer poseedor del vínculo fue su hijo primogénito:
  • Juan Queipo de Llano el Viejo, señor de la casa de Cangas, de los montes de Muniellos y del castillo de la Muriella. Sirvió a su costa con una compañía de Infantería al Emperador Don Carlos, quien le dirigió cartas de agradecimiento.[18]
Casó dos veces: primera con Mayor Álvarez de Tineo y Quirós, hija del Capitán Juan García de Tineo, señor del coto de las Morteras en el concejo de Tineo y de la casa de su apellido en la villa capital del mismo, y de Catalina Bernardo de Quirós y Prado, que testaron en 1516 fundando mayorazgo con facultad del Emperador; nieta de Juan García de Tineo, señor de la casa de Tineo, y de Mayor Álvarez de Llano y Valdés, su primera mujer, de los señores de Mirallo en el mismo concejo, y materna de Gutierre Bernardo de Quirós y Ron, señor de Villoria, y de Guiomar de Prado y Quiñones, de los señores de Albires. Mayor Álvarez era tía carnal de fray Blas de Tineo Osorio, Provincial de Castilla de la Orden de la Merced, colegial de San Antonio en Alcalá de Henares, Maestro en Teología por esta Universidad, Calificador de la Suprema Inquisición, canónigo de la Catedral de Granada con la dignidad de Abad de Santa Fe, Deán de la de Málaga y Obispo de Termópoli in pártibus infedelium, y de Gutierre Bernardo de Quirós, su hermano, que fue colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo en Salamanca, catedrático de esta Universidad, Inquisidor en Méjico, Nicaragua, Guatemala y las Filipinas y Consejero de la Suprema. En 1626 fue nombrado Obispo de la Puebla de los Ángeles, donde falleció en 1638. Fundó el convento de Santa Clara de su villa natal y una importante Obra Pía, también llamada de Tineo.[19]
En segundas nupcias casó Juan Queipo con Aldonza de Valdés, viuda con prole de Álvaro García de Tuña, señor de la casa del Barreiro en la parroquia de Santa María de Tuña, concejo de Tineo, e hija de Pedro del Busto, señor de la casa del Busto de la villa de Pravia, y de Mencía de Valdés, hermana del Inquisidor General Fernando de Valdés, Arzobispo de Sevilla y Presidente de Castilla, de quien se hará repetida mención ... Aldonza de Valdés hubo de su segundo marido el derecho a cortar leña en los montes de Muniellos, y litigó sobre ello con su antenado Juan Queipo.
De la primera tuvo a
  1. Juan Queipo de Llano el Mozo, que sigue,
  2. Víctor de Llano y Tineo, que casó en Pravia con Inés de Ponte y Busto, señora de la casa y torre de la Corrada en el actual concejo de Soto del Barco (entonces, Pravia), hermana y sucesora de Alonso Pérez de Ponte, que murió sin descendencia, e hijos ambos de Diego Martínez de Ponte y de Inés del Busto, fundadores del mayorazgo. Sus descendientes por varonía se apellidaron Llano Ponte,[20] y hoy ostentan los marquesados de Ferrera y San Muñoz.
  3. Guiomar Queipo de Llano y Tineo, natural de Cangas, que siendo viuda hizo agregación al mayorazgo de su marido por escritura del 13 de noviembre de 1612 que pasó ante el escribano de Oviedo Simón Vigil, y otorgó su último testamento y varios codicilos en 1628, año en que murió octogenaria. Casó con García de (Valdés) Doriga y Tineo, natural y señor de la casa de Doriga en el concejo de Salas, que testó el 10 de junio de 1598 y murió en 1600, hijo de Fernán García de Doriga el Mozo, que fundó el mayorazgo en 1558, y de María Gómez de Tuñón y Tineo. Con posteridad. A esta señora se deben los escudos de Queipo de Llano Tineo y Quirós que hay en el palacio de Doriga.[21]
  4. Suero Queipo de Llano, natural de Cangas, donde testó el 25 de mayo de 1620. Fundó nueva casa en la parroquia de San Pedro de Arbas, del mismo concejo. Casó con María Flórez de Sierra, que testó en San Pedro el 10 de octubre de 1639. Nacida en Castiello, parroquia de San Esteban de Tainás, era hija de Álvaro Flórez de Sierra, segundón de la casa de Llamas del Mouro y fundador de la de Castiello, y de Estébana de Valdés o de Tuña, su segunda mujer, y hermana entera de Lope Flórez de Sierra y Valdés, llamado de Cibea, que poseyó por matrimonio la casa de Miramontes: todo en el concejo de Cangas. Tuvieron por hijos al menos a:
    1. Diego Queipo de Llano y Flórez, caballero de Santiago,[22] que sucedió en la casa de San Pedro y fue señor de las villas de Pobladura, Quintanilla y Grajal en el reino de León. Nacido en Cangas de Tineo el 2 de febrero de 1601, compró en 1640 el alguacilazgo mayor de esta villa y concejo,[23] y testó en Madrid el 30 de marzo de 1658. Casó con Juana Álvarez de Murias, señora de la casa de Murias en el municipio gallego de Navia de Suarna, nacida en Madrid el 16 de marzo de 1621, hija de Pedro Álvarez de Murias, natural de Murias, escribano de la villa y corte, y de María de Limia y Salgado, fundadores del mayorazgo.[24] Con descendencia en que siguieron dichas casas y jurisdicciones. Los Queipo de Llano de esta línea fueron por entronque marqueses de Castro Serna, recayendo después la casa en los Ulloa, condes de Adanero.
    2. El Doctor Juan Queipo de Llano y Flórez (1584-1647), colegial de San Pelayo y del Mayor de San Bartolomé en Salamanca, canónigo de Toledo, Auditor de la Rota Romana, Presidente de Valladolid, Obispo de Pamplona y de Jaén y Virrey de Navarra, fundador del convento de Dominicas Recoletas de Cangas de Tineo.[25]
    3. Suero Queipo de Llano y Flórez, colegial de San Pelayo y Abad de Arbas del Puerto,
    4. y Mayor Queipo de Llano y Flórez, mujer de Nicolás Coque el Mozo, que testó en 1622, señor de la casa de Miravalles en la parroquia de San Julián de Arbas y de la de Collar del lugar de Puntarás, parroquia de San Vicente de Naviego, todo en el concejo de Cangas; hijo de Nicolás Coque el Viejo, señor de la casa de Miravalles, y de Sancha Fernández de Collar, señora de la casa de Puntarás. Con descendencia en que siguieron ambas, recayendo en los Sierra de la casa de Pambley, en los Riego, en los Uría y en los Flórez Valdés de la casa de Carballo.[26] Fue hija suya
María (Flórez) Queipo de Llano, natural de Miravalles, que fue bautizada en San Julián el 26 de julio de 1608 y falleció en 1678. Contrajo matrimonio, capitulado el 24 de septiembre de 1629 ante Juan Rodríguez de Cangas, con Juan Queipo de Llano y Sierra, natural y señor de la casa de su apellido en Santianes de Tuña, concejo de Tineo,[27] su regidor perpetuo, que fue bautizado en San Juan el 9 de abril de 1609 y testó el 9 de diciembre de 1672 a fe de Juan Marcos Pertierra. Hijo de Francisco García Queipo de Llano, señor de la misma casa, y de Leonor Flórez de Sierra, su primera mujer, de la casa de Llamas del Mouro. Padres del Arzobispo de Charcas.[28]


Y del segundo matrimonio nacieron:
  1. María Meléndez, primera mujer de Gonzalo Fuertes, señor de la casa de Carballo en el concejo de Cangas. Esta señora murió pronto, dejando sucesión, y su marido volvió a casar con Mencía de Valdés.
  2. Y fray Luis de Valdés.


Sucedió en la casa su hijo del primer matrimonio
  • Juan Queipo de Llano el Mozo, señor de la casa de su apellido en Cangas, a la que hizo agregaciones por su testamento del 5 de octubre de 1592,[17] y de nuevo en 1610.
Casó con Catalina de Valdés Llano, prima carnal de su madrastra. Era hermana del inquisidor Juan de Llano Valdés, obispo de León, y sobrina carnal del Inquisidor General Fernando de Valdés, Arzobispo de Sevilla, Presidente del Consejo de Castilla, fundador de la Universidad de Oviedo y del Colegio de San Pelayo en la de Salamanca. Hija de Juan de Llano y Valdés, señor del coto de Mirallo en el concejo de Tineo, de la torre de Salas y de la casa de Llano de la plaza de Cangas, caballero de Santiago, Mayordomo y Guarda Mayor de la Reina Doña Juana, y de Elvira Velázquez de Cienfuegos y la Rúa.
Fueron padres de
  1. Suero Queipo de Llano y Valdés, que sigue,
  2. Diego García de Tineo, natural y regidor de Cangas, que poseyó la casa de Ardaliz en la parroquia de Santa María de Limés, del mismo concejo, y fundó vínculo de ella junto con su mujer en 1635. Actuaba en Asturias como persona de confianza del I conde de Toreno, su sobrino, y en 1653 otorgó su testamento con poder que le había dado en 1632. Casó en San Antolín de Villanueva, concejo de Navia, con Teresa Pérez de Navia (o de Sierra),[29] su tía tercera, natural de dicha parroquia, hija de Ruy García de Cangas el Mozo, que vinculó la casa de Villanueva por su testamento hecho en Valladolid el 12 de abril de 1581 a fe de Luis de Balderas, y de Leonor Rodríguez de Sierra, su primera mujer. Procrearon a:
    1. Rodrigo Queipo de Llano y Valdés, caballero de Santiago en 1639. Fue primer poseedor del mayorazgo de Ardaliz y sucedió también en el de Villanueva, por el que litigó reiteradamente. Casó con Isabel de Valcárcel Maldonado, su prima 3.ª, natural de Pieros en el Bierzo, hija y heredera de Gome de Valcárcel, dueño de la casa de Valcárcel de Pieros, con enterramiento en la parroquial de San Martín del mismo lugar, y de la casa de Cangas en la villa de Cangas de Tineo, a la que pertenecían el patronato de la capilla de Nuestra Señora del Rosario de la parroquial de Santa María Magdalena y la mitad de la presentación del beneficio de Porley, y de María Magdalena Maldonado, natural de Priaranza, también en el Bierzo. Con descendencia en que siguieron dichas casas, recayendo en los Velarde, después condes de la Nava.
    2. Juan Queipo de Llano y Valdés, nacido en 1599, colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo en Salamanca, de donde salió Oidor de Granada. Fue Gobernador de esta iglesia metropolitana por el Arzobispo Fernando de Valdés y Llano, su tío carnal, que no residía en la sede porque era Presidente de Castilla. Y después Obispo de Guadix y de Coria. Murió el 17 de octubre de 1643 a los 44 de su edad.
    3. Fernando Queipo de Llano y Valdés, nacido hacia 1603, colegial en el Mayor de Santa Cruz de Valladolid, Inquisidor de esta ciudad y Obispo de León. Murió el 4 de abril de 1647 a los 43 de edad y fue enterrado en la Colegiata de la Magdalena de Cangas.
    4. Suero Queipo de Llano y Valdés, nacido hacia 1613, colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo en Salamanca, catedrático de Digesto y de Clementinas en esta Universidad. Murió con fama de virtud el 14 de agosto de 1650 a los 37 de edad y también fue enterrado en la Colegiata de Cangas: en el crucero central, lienzo de la Epístola.
    5. Antonio Queipo de Llano y Valdés, caballero de San Juan,[30] que nació en la casa de Ardaliz en enero de 1615, sirvió contra el Turco en las galeras de dicha Orden Militar, y después trocó su hábito por el de fraile capuchino.[31]
    6. Isabel Queipo de Llano y Valdés, que casó con Lope Núñez de Ron y Valcarce, señor de la casa de Cecos, concejo de Ibias, y de la de Pesoz, con sus agregadas y jurisdicciones, que en 1642 levantó una compañía de Infantería con la que pasó a Cataluña, Milán y Flandes, y murió en 1643 sirviendo a S.M. en Brenne, ducado de Berry (Francia). Hijo y sucesor de Antonio de Ron y Valcarce y de Leonor de Navia Valdés y Bolaño, de la casa de Lienes. Sin descendencia.
    7. Y Catalina Queipo de Llano y Valdés, que dio su mano al Licenciado Fernando Álvarez de Llano, señor de la casa de Llano o de Santa Olaya sita en el lugar de Llano, parroquia de Santa Eulalia de Cueras y concejo de Cangas, hijo del Licenciado Alonso Meléndez de Llano, natural de Cangas, Juez y Procurador por los Hijosdalgo, y de Inés de Llano, natural y señora de la casa de Santa Olaya. Con prole en que siguió esta casa, recayendo en la de Ardaliz.[32]
  3. Fernando de Valdés y Llano, Inquisidor de Barcelona, Zaragoza y Toledo, Obispo de Teruel y electo de León, Arzobispo de Granada, Presidente del Consejo de Castilla (desde el 7 de abril de 1633 hasta su muerte), fundador de la Colegiata de Santa María Magdalena de Cangas. Hizo agregación al mayorazgo familiar por vía de donación a su sobrino Álvaro mediante escritura que pasó en Madrid ante Pedro Álvarez de Murias el 6 de septiembre de 1639.[17] Y murió electo Obispo de Sigüenza[33] el 30 de diciembre de dicho año en la villa y corte, donde residía como Presidente de Castilla. Había testado el día 27 anterior a fe del mismo escribano agregando al mayorazgo el patronato y presentación de la Colegiata.[17]
  4. Y Catalina de Valdés, monja en Santa Clara de Oviedo.


El padre del concesionario fue
  • El Capitán Suero Queipo de Llano y Valdés, señor de la casa de Cangas de Tineo, que sirvió a S.M. en la Jornada del Estrecho de Magallanes, a las órdenes del General Diego Flórez de Valdés. En 1595 adquirió el oficio perpetuo de Alférez Mayor de la villa y concejo de Cangas de Tineo, con vara de regidor, al precio de 2.900 ducados y mediante renuncia que hizo en su favor Fernando Osorio de Valdés, su primo carnal, señor de Valdunquillo, de Mirallo y de Horcajo de las Torres, caballero de Santiago, mayorazgo de la torre de Salas.[34]
Casó con Catalina Bernaldo de Quirós, nacida en la torre de la Pola de Lena, hija de Sebastián Bernaldo de Quirós el Viejo, dueño de dicha casa y de la de Mieres, señor de Villoria, y de Catalina de Miranda, natural de Villanueva de Grado; nieta de Francisco Bernaldo de Quirós y Prado, señor de Villoria, y de María de Estrada, señora de la torre de la Pola de Lena, y materna de Sancho de Miranda, señor de Valdecarzana, y de Leonor de las Alas, de la casa de su apellido en Avilés. Fueron padres de
  1. Otro Capitán Suero Queipo de Llano y Valdés, señor de la casa y Alférez Mayor de Cangas de Tineo, caballero de Santiago. Fue el primer varón laico de su linaje que tuvo tratamiento de Don. El 6 de octubre de 1610 se capituló su casamiento con Francisca Flórez de Valdés,[35] señora de la casa de las Morteras en Somiedo, viuda sin prole de Diego Flórez de Valdés (su primo carnal, señor de Aguino y Perlunes en el mismo concejo), hija y sucesora del General de igual nombre, ya citado, caballero de Santiago, comendador de Oreja, y de María Menéndez de Avilés, y sobrina nieta del General Pedro Menéndez de Avilés, Adelantado de la Florida. Sin sucesión.
  2. Catalina Queipo de Llano y Valdés, bautizada el 9 de febrero 1594 en Cangas, donde testó el 1.º de mayo de 1666. Casó en su villa natal el 14 de junio de 1606 con Lope de Omaña y Rodríguez de Quirós, señor de la casa de Omaña, que testó el 26 de diciembre de 1640 y de nuevo en 1659, año de su muerte. Hijo de Arias de Omaña el Prudente, señor de la misma casa, a la que agregó vínculo en 1589, y de María Rodríguez de Quirós, cuyo casamiento se capituló en 1559. Con posteridad en que siguió la casa de Omaña.
  3. Clara Queipo de Llano y Valdés, que murió sin prole en 1630. Casó en Cangas en julio de 1610 con el Capitán de la Carrera de Indias Sancho de Merás, ya citado, IV señor de Toreno, quien poco después pasó a la Nueva España desentendiéndose de ella.
  4. Juan Queipo de Llano y Valdés, sacerdote de la Compañía de Jesús, que el 7 de junio de 1630 hizo renuncia de sus legítimas en favor de su hermano Álvaro ante Luis López, escribano de Oviedo.
  5. Álvaro Queipo de Llano y Valdés, que sigue,
  6. Fernando Queipo de Llano y Valdés, natural de Cangas, que fue bautizado el 16 de julio de 1606 y testó en 1639. Fue caballero de Santiago, colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo en la Universidad de Salamanca, Oidor de la Chancillería de Granada, Juez Mayor de Vizcaya en la de Valladolid y Consejero de Órdenes. Casó con Felipa Zapata del Mármol, bautizada el 22 de noviembre de 1615 en Madrid, donde testó el 5 de marzo de 1689. Hubo descendencia de estos cónyuges, pero pronto quedó extinta,[36] agregándose los bienes de ambos al mayorazgo de los Queipo en virtud de lo dispuesto en sus citados testamentos.[17]
  7. María Queipo de Llano y Valdés, monja en Santa María la Real de las Dueñas, de Zamora,
  8. y Antonia Queipo de Llano y Valdés, monja en Santa Clara de Oviedo.


El título fue creado en favor de
Casó dos veces: primera en Sevilla con Ana Mauricia de Lugo Puebla y Acosta, que murió en 1637, hija de Francisco de Lugo Puebla y Acosta, señor de la casa de Lugo, veinticuatro de Sevilla, y de Petronila de Ibarra y Mendoza, naturales los tres de dicha ciudad; nieta de Juan Cristóbal de la Puebla y de Catalina de Lugo y Acosta, y pariente del Cardenal y teólogo jesuita Juan de Lugo y Quiroga.
Y segunda vez casó con Inés de Zúñiga Trejo y Valdés, señora de Valparaíso (Cáceres), hija de Jerónimo de Zúñiga y Melgarejo, señor de la misma villa, caballero de Calatrava, y de Usenda de Trejo y Valdés, hermana entera del Cardenal Gabriel de Trejo y Paniagua, Presidente de Castilla.
De la primera tuvo por hijos a
  1. Francisco Queipo de Llano y Lugo, que murió mozo en vida de su padre, y a
  2. Fernando Queipo de Llano y Lugo, que sigue.


Y de la segunda a
  1. Isabel María Queipo de Zúñiga o de Zúñiga y Queipo de Llano, señora de Valparaíso, natural de Madrid, que en 1680 hizo información de limpieza de sangre para casar con el familiar del Santo Oficio Antonio Ordóñez de Castro, conde de Montalvo, natural de Salamanca, conservador de esta Universidad, alcalde mayor de Burgos, hijo de Pedro Ordóñez de Villaquirán y Castro, señor de Villar de Leche y de Río de Lobos, y de Ana María Rodríguez de Arauzo. No tuvieron descendencia, e Isabel testó viuda en 1698 haciendo agregación de sus bienes libres al mayorazgo de los Queipo.[17]


Sucedió en 1662 su hijo
  • Fernando Queipo de Llano y Lugo, II conde de Toreno, caballero de Santiago, Corregidor de Burgos y de Murcia, natural de Sevilla, que fue bautizado el 4 de febrero de 1637 y testó en 1699 haciendo agregación al mayorazgo.[17] En 1664 redactó las Ordenanzas de Toreno.
Otorgó capitulaciones en Madrid ante Francisco Suárez el 7 de julio de 1658 para casar con Josefa Jiménez de Arellano Padilla y Vega, señora de la casa de Arnedo: antigua villa de la Rioja que dos años antes había pasado a ser ciudad por merced del Rey Felipe IV. Nació esta señora el 17 de octubre de 1638 en Madrid, donde testó el 31 de julio de 1691. Era hija de Atanasio Jiménez de Arellano, natural y señor de la casa de Arnedo, caballero de Calatrava, Oidor en La Coruña, en Sevilla y en Valladolid, Fiscal del Consejo de Órdenes, y de Feliciana de Acedo y Vega; nieta de... y de Ana González de Arellano, su mujer y prima, y materna de Martín de Acedo, mayordomo mayor del Virrey del Perú Príncipe de Esquilache, con quien tuvo gran valimiento,[40] Capitán de su Guardia, Factor de la Real Hacienda y Juez del Consulado de Lima, y de María de la Vega y Padilla, natural de dicha corte virreinal. La condesa era sobrina nieta del Licenciado José González, señor de Boadilla del Monte, caballero de Santiago, ministro del Consejo y Cámara de Castilla, Presidente de los de Hacienda e Indias y Comisario General de Cruzada,[41] nacido en Arnedo hacia 1583 y hermano entero de Ana González de Arellano, su abuela materna. Hijos ambos del Licenciado Juan González de Uzqueta, abogado natural de Corella, y de Juana Jiménez de Arellano, su primera mujer,[42] de la casa de Arnedo. Dicho José González mandó en dote a su sobrina Josefa —por las citadas capitulaciones otorgadas para casarla con el conde— un juro situado sobre el servicio de Millones de Madrid,[43] y el usufructo vitalicio de unas casas principales sitas en la calle de las Rejas de la misma villa.[44] Y fundó mayorazgo con facultad Real por su testamento hecho en Madrid el 23 de julio de 1667 ante Andrés de Calatañazor, vinculando cuantiosos bienes y la jurisdicción de Boadilla. Extinguida su descendencia, este mayorazgo recayó en la de los condes de Toreno.[45]


Tuvieron por hijo único y sucesor a
  • Fernando Queipo de Llano y Jiménez de Arellano, III conde de Toreno, Alférez Mayor del Principado de Asturias y de la villa de Cangas de Tineo, señor de la casa de su apellido y de la de Arnedo. Nació en Madrid el 8 de enero de 1663, fue bautizado en San Martín el día 21 siguiente y murió en Cangas el 24 de enero de 1718 bajo testamento otorgado el anterior día 4 a fe de Pedro López.
Casó el 20 de noviembre de 1683 en San Martín de Salas, con Emilia Francisca de Doriga y Malleza, bautizada en dicha iglesia el 11 de abril de 1666. Era hermana de García Alonso de Doriga, señor de la casa de Doriga, e hija de Fernando de Malleza y Doriga, natural y primogénito de dicha casa en la que no llegó a suceder, caballero de Santiago, paje del Rey Felipe IV, colegial de San Pelayo en Salamanca, regidor perpetuo de Oviedo, y de Isabel de Malleza y Miranda, su mujer y prima carnal, natural y poseedora de la casa de Malleza en el concejo de Salas y señora de Cortina en el de Tudela,[46] cuyo casamiento se capituló el 29 de octubre de 1659. Nieta de García de Doriga y Valdés, señor de la casa de Doriga, caballero de Santiago, regidor perpetuo de Oviedo y Teniente de Alférez Mayor del Principado, y de Emilia de Malleza y Cienfuegos, su segunda mujer, natural de Malleza, y materna de Fernando de Malleza y Cienfuegos, hermano de la anterior, caballero de Santiago, natural y señor de la casa de Malleza, colegial del Mayor de Cuenca en Salamanca, y de Juana de Miranda y Ponce de León, su primera mujer, hermana del I marqués de Valdecarzana. Emilia Francisca de Doriga y Malleza aportaba los derechos en cuya virtud su hijo el IV conde de Toreno sucedería en la casa de Malleza, mayorazgo al que estaban vinculados la jurisdición de Cortina y un hermoso palacio edificado en 1670 por los padres de esta señora en la plaza de la Fortaleza de Oviedo (hoy plaza de Porlier). La casa de Doriga, en cambio, por ser de sucesión irregular, no recayó en los Queipo de Llano.[47]
Fueron hijos de este matrimonio:
  1. Josefa Queipo de Llano y Doriga Malleza, nacida el 19 de marzo de 1685. Murió en Oviedo a fines de 1757 y fue sepultada con su marido en la capilla de Santa Catalina de la iglesia conventual de Santo Domingo. Casó con Jacinto José de Omaña y Oviedo Nevares, señor de las casas de sus apellidos y agregadas, nacido en 1687, que fundó un aniversario de tres misas cantadas en dicha capilla por escritura de 25 de agosto de 1743, y otorgó testamento el 15 de septiembre de 1744, añadiendo codicilo el 5 de noviembre 1751, los tres a fe del escribano de Oviedo Javier Rabanal;[48] hijo y sucesor de Arias José de Omaña y Queipo de Llano, señor de la casa de Omaña, regidor de Oviedo, y de María Francisca de Oviedo Portal y Estrada Nevares, señora de estas casas, y nieto de otro Arias de Omaña, señor de esta casa, y de María Queipo de Llano y Álvarez Valdés, de los señores de Pobladura. Con sucesión.
  2. Isabel María Queipo de Llano y Doriga Malleza, señora de Boadilla del Monte,[49] que nació el 27 de septiembre de 1686. Desde 1709 fue la segunda mujer de Luis Félix de Mirabal y Espínola, I marqués de Mirabal, nacido en 1657 en Jerez de la Frontera y fallecido el 24 de enero de 1729, colegial del Mayor de Cuenca en Salamanca, Gobernador del Consejo de Castilla y consejero de Estado, Embajador de S.M.C. ante los Estados Generales de los Países Bajos. Estaba viudo de María Magdalena Dávila Guzmán y Moncada, de la que tuvo hijas que no dejaron descendencia, y era hijo de Juan Francisco de Mirabal Pabón Lobatón y Esquivel, caballero de Alcántara, veinticuatro de Jerez, y de Isabel Luisa de Espínola y Piña.[50] Tuvieron descendencia que se extinguió en 1813.[51]
  3. María Francisca Queipo de Llano y Doriga Malleza, natural de Cangas de Tineo, que recibió el bautismo el 13 de mayo de 1688 en la Colegiata de Santa María Magdalena, donde casó el 4 de noviembre de 1703, previas capitulaciones otorgadas el 7 de agosto en Oviedo, por las que llevó en dote 11.000 ducados.[52] Fue su marido Pedro de Peón y Duque de Estrada, señor de la casa matriz de su linaje en la parroquia de Santiago de Peón y de la torre de la Pedrera en la de Santa María de Lugás, ambas del concejo de Villaviciosa, su Alférez Mayor, y dueño también del palacio de la Mesana en la villa capital del mismo, donde nació el 5 de marzo de 1683 y murió el 2 de enero de 1754. Este señor fue teniente de Alférez Mayor del Principado por designación de su suegro el conde.[52] Era hijo del Capitán Francisco Antonio de Peón y Vigil, señor las mismas casas, natural de Peón, y de Ángela Duque de Estrada Manrique y Valdés, nacida en la villa de Llanes, de la casa de Ardisana en este concejo y de la de Cebos en Onís. Con sucesión en que siguieron aquellas casas, recayendo en los Cavanilles.
  4. Melchora Queipo de Llano y Doriga Malleza, que fue la tercera mujer de Miguel Queipo de Llano, señor de los palacios de Ardaliz en Limés y Llano o Santa Olaya en Cueras, ambos en el concejo de Cangas de Tineo, del mayorazgo de García de Cangas en la villa capital del mismo, y de las casas de Villanueva en el de Navia y Pieros en el Bierzo. Había estado antes casado con Catalina Teresa Bernaldo de Quirós, de los marqueses de Campo Sagrado, de la que tenía hijas, y con Josefa de Navia Osorio y Vigil de Quiñones, de los marqueses de Santa Cruz de Marcenado, y era hijo de Diego Queipo de Llano y Valcárcel, señor de las casas de Ardaliz, Cangas, Villanueva y Pieros, caballero de Santiago, y de María Teresa de Llano y Queipo, de la casa de Santa Olaya. Melchora enviudó pronto sin prole, y casó en segundas nupcias con García Francisco Valledor y Presno, señor del coto de Montealegre y de las casas de sus apellidos en el concejo de Castropol, hijo de Jacinto Valledor y Trelles, señor de las mismas casas y jurisdicción, y de Mariana Raimóndez Miranda y Osorio. Con descendencia del segundo en que siguió su casa, recayendo en los Pardo de Donlebún, señores de Las Figueras.
  5. Fernando Ignacio José Queipo de Llano y Doriga Malleza, que sigue,
  6. María Ana Queipo de Llano y Doriga Malleza, que casó con el hidalgo gallego José Ventura Bermúdez de Castro y Becerra, de quien no tuvo descendencia, hijo segundo de Carlos Bermúdez de Castro y Lis, natural y mayorazgo de la casa de San Martín de Riobóo y señor también de la casa y fortaleza de La Penela, y de Andrea Becerra y Piñeiro, señora de la casa de Anceis, natural de La Coruña. María Ana testó viuda en esta ciudad el 21 de abril de 1752 nombrando por heredero de los bienes que poseía en Galicia a su hermano el IV conde de Toreno, quien los agregó al mayorazgo de Cangas en 1765.
  7. Catalina Queipo de Llano y Doriga Malleza, natural de Cangas. Fue bautizada el 12 de abril de 1702 en la Colegiata, donde casó el 22 de mayo de 1727 con Antonio Agustín Queipo de Llano, natural y señor de la casa de este apellido sita en la feligresía de Santianes de Tuña, concejo de Tineo, y su regidor perpetuo, que fue bautizado en la parroquial de San Juan el 27 de agosto de 1691 y testó en 1756. Hijo del Capitán Juan Queipo de Llano y del Riego, poseedor de la misma casa y regimiento, y de Magdalena de Sierra Osorio y Argüelles, de la casa de Llamas del Mouro en el concejo de Cangas de Tineo. Con posteridad en que siguió la casa de Queipo de Llano de Santianes de Tuña, recayendo en los Llanes, señores del palacio del Rebollín en Noreña y de la casa de Fresnedo en Villallana, parroquia de San Martín de Gárgara y concejo de Lena.[27]
  8. María Antonia Queipo de Llano y Doriga Malleza, mujer de Jacinto de Ulloa.
  9. Teresa Queipo de Llano y Doriga Malleza. Parece que hubo una hija de este matrimonio llamada Teresa, pero es error —muy difundido— identificarla con otra señora de igual nombre y apellido que casó con Pedro Velarde y Cienfuegos, señor del coto de Linares y de la casa fuerte de Prada en el concejo de Proaza, regidor de Oviedo. La Teresa Queipo de Llano que casó con Pedro Velarde era de la casa de Ardaliz: hija y sucesora de Miguel Queipo de Llano (antes citado como marido de Melchora) y de Catalina Teresa Bernaldo de Quirós, su primera mujer.
  10. María Manuela Queipo de Llano y Doriga Malleza, que nació en el palacio de Cangas de Tineo el 17 de enero de 1707 y murió en el de Merás de la villa de Tineo el 2 de diciembre de 1786. Casó, previas capitulaciones otorgadas en Cangas el 16 de julio de 1733, con Nicolás Francisco de Merás Solís y Paredes, señor de las casas de sus apellidos y agregadas, regidor perpetuo de los concejos de Tineo y Valdés y Procurador General del Principado, que nació en el palacio de Merás de Tineo el 10 de septiembre de 1709, fue bautizado de socorro, y crismado al siguiente día 18 en San Pedro, y murió el 30 de junio de 1769 en el Pontigón, parroquia de Muñás y concejo de Valdés, de donde se trasladó su cuerpo a su villa natal para enterrarlo en el convento de San Francisco. Hijo de Pedro Manuel de Merás Solís y Queipo de Llano, natural y señor de dicho palacio de Merás, y de Josefa de Paredes, señora de la casa de su apellido en el concejo de Valdés, bautizada el 13 de octubre de 1685 en la parroquial de San Pedro de Paredes, donde casaron el 13 de junio de 1708. Con posteridad.[53]
  11. E Ignacio Jesús Queipo de Llano y Doriga Malleza, que nació el 27 de enero de 1709 y murió el 31 de enero de 1779. Fue colegial del Mayor de Santa Cruz de Valladolid, y catedrático de esta Universidad.


En 1718 sucedió su hijo
  • Fernando Ignacio José Queipo de Llano Doriga y Malleza, IV conde de Toreno, señor de las casas de Cangas, Arnedo y Malleza, que nació el 27 de julio de 1698 en el palacio de Cangas de Tineo y fue bautizado en la Colegiata el 10 de agosto. Testó en la misma villa el 10 de diciembre de 1764 ante Juan Meléndez, y seis meses después hizo agregación al mayorazgo mediante escritura del 20 de junio de 1765, por la que además subrogaba los bienes que había heredado de su hermana María Ana, radicados en Galicia, en vez de un censo de 13.400 ducados impuesto sobre los propios de la villa de Esquivias y que había sido redimido por ésta. Contaba para ello con Facultad Real dada en Aranjuez el 21 de mayo de 1765 y refrendada por José Antonio de Goyeneche.[17] Otorgó codicilo el 22 de junio de 1778, con nueva agregación, y murió poco después.
Casó en León el 27 de julio de 1721 con María Bernarda Cayetana de Quiñones Pimentel y Quijada, mayorazga de las casas de Quiñones de la villa de Ponferrada (hoy ciudad) y de los lugares de Yebra y Canedo, todo en el Bierzo, y que en Asturias poseyó el señorío de Cerredo y Degaña, que hoy constituye concejo independiente pero entonces estaba incluso en el de Ibias.[54] Nacida en la ciudad de Motril el 15 de agosto de 1698, era hija y sucesora del Maestre de Campo Pedro de Quiñones Pimentel, señor de dichas casas y jurisdición, caballero de Calatrava, Gobernador Militar y Político de Motril, regidor perpetuo de Ponferrada y Alcaide de su Real Cárcel,[55] y de Antonia de Quijada y Rojas; nieta de..., y materna de Luis de Quijada y Mayorga, caballero de Santiago, natural de León, y de María de Rojas Quiñones y Rebolledo, señora de Inicio; y sobrina carnal del II conde de Rebolledo y I marqués de Inicio.[56] Este casamiento se inscribía en la estrategia matrimonial de la casa de Toreno —mantenida estrictamente durante el siglo XVIII— de casar a los primogénitos alternativamente con señoras de dentro y fuera del Principado. En los matrimonios «de fuera» como éste se buscaban alianzas que reforzasen la influencia del linaje en la Corte, pero también sus intereses patrimoniales por toda España. En este caso, la esposa aportaba un señorío en Asturias limítrofe del concejo de Cangas; las posesiones del Bierzo, muy próximas al señorío de Toreno, y bienes en el reino de Granada, donde los Queipo de Llano también tenían patrimonio (proveniente del Arzobispo Fernando de Llano y Valdés y del I conde de Toreno, su sobrino carnal, que fue allí Corregidor).[57]
Fueron padres de
  1. Joaquín José Queipo de Llano y Quiñones, que sigue,
  2. María Teresa Queipo de Llano y Quiñones, mujer de Gaspar José Bermúdez de Castro y Taboada, hijo de Diego Luis Bermúdez de Castro Fajardo y Andrade y de María Ignacia Taboada Mariño de Lobera y Proaño. Teresa murió prematuramente y su marido volvió a casar con María de los Dolores Pardo de Guevara y Bahamonde.
  3. María Queipo de Llano y Quiñones,
  4. Josefa Queipo de Llano y Quiñones,
  5. Vicente Antonio Queipo de Llano y Quiñones, que nació el 18 de agosto de 1738 y murió el 21 de abril de 1791. Casó con Josefa Fernández de la Vega, de quien no tuvo sucesión.
  6. Y Joaquina Queipo de Llano y Quiñones.


En 1778 sucedió su hijo
  • Joaquín José Queipo de Llano y Quiñones, V conde de Toreno, Alférez Mayor del Principado, regidor perpetuo de Oviedo. Nació en Cangas el 31 de diciembre de 1727, fue bautizado en la Colegiata el 12 de enero siguiente, testó en su casa natal el 25 de agosto de 1782 a fe de Manuel Folgueras y falleció en la misma en 1796.[58]
Fue un notable naturalista, siempre afanoso de aplicar los avances científicos al desarrollo de la minería en Asturias. Socio de Mérito de la Económica Matritense, en 1780 promovió la fundación de la de Asturias. En una y otra pronunció numerosas conferencias sobre mineralogía, algunas de las cuales fueron publicadas en dos tomos. Reunió una notable colección de minerales; halló por primera vez en Asturias antimonio y amianto, y mantuvo correspondencia con otros naturalistas españoles y extranjeros. Fue también Académico Honorario de la Real de la Historia, y publicó bastantes obras poéticas.[59]
En 1790 le cupo el honor de proclamar, como Alférez Mayor del Principado, al nuevo Rey Don Carlos IV, escena recogida en un cuadro pintado por Francisco Leopoldo Reiter que le representa a caballo, tremolando el pendón ante la Fortaleza de Oviedo.[60]
Casó en San Tirso el Real de Oviedo el 28 de diciembre de 1754 con María Antonia Bernaldo de Quirós y Cienfuegos, que trajo en dote 12.000 ducados.[61] Natural de Oviedo y bautizada en dicha iglesia el 24 de septiembre de 1738, era hija de José Manuel Bernaldo de Quirós y Mariño de Lobera, III marqués de Campo Sagrado, señor de Villoria y de Valdeviñayo y de las casas de Quirós, Alas, Carreño y Huergo, natural y Alférez Mayor de Avilés, Alguacil Mayor de Oviedo, Notario Mayor de la Santa Cruzada de esta ciudad y obispado, y de Josefa Francisca de Cienfuegos y Caso, natural de Sorribas en el concejo de Piloña; nieta de otro José Manuel Bernaldo de Quirós, II marqués de Campo Sagrado, natural de Oviedo, poseedor de las mismas casas, oficios y jurisdicciones, y de Benita Teresa Mariño de Lobera Andrade Sarmiento y Sotomayor, su segunda mujer, de los marqueses de la Sierra, nacida en Pontevedra, y materna de Rodrigo González de Cienfuegos y Valdés, IV conde de Marcel de Peñalba, señor de Allande, caballero de Santiago, natural y dueño de la torre del Ferrero en la parroquia de Viodo y concejo de Gozón, y de Ana Manuela de Caso Múxica y Maldonado, natural y dueña del palacio de Sorribas, señora del coto de Cazo en el concejo de Ponga y de las casas de Maldonado y Múxica en la ciudad de Salamanca.
Isabel Parreño Arce y Valdés, Marquesa de Llano, por Anton Raphael Mengs. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Mengs retrató a esta señora entre 1770 y 1775 en la corte de Parma, donde su primer marido estaba acreditado ante el Duque Fernando I como Ministro Plenipotenciario de su tío el Rey Carlos III de España. Después sería su Embajador en la corte imperial de Viena. Tras enviudar del marqués de Llano, Isabel Parreño volvió a casar con Fernando Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, hijo de los V condes de Toreno.
Tuvieron por hijos a
  1. José Fernando Antonio Nicolás Marcelino del Carmen Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, que sigue,
  2. Fernando Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, que nació en Cangas el 29 de mayo de 1758. Fue colegial en el Mayor de San Clemente de Bolonia, Oidor de las Reales Audiencias de Manila y Sevilla, Mayordomo de semana y Gentilhombre de Cámara del Rey Carlos IV. Casó el 9 de octubre de 1799 con Isabel María Parreño Arce y Valdés, dama de las Órdenes de María Luisa y de la Cruz Estrellada de Austria, viuda con prole[62] de José Agustín de Llano y de la Quadra, I marqués de Llano, Embajador de S.M.C. cerca del Emperador. Nacida en 1751, falleció el 13 de septiembre de 1822 y era hija única y sucesora de Martín Parreño Chaves y Ruiz de Alarcón, natural y mayorazgo de la Puebla de Don Fadrique,[63] y de María de Jesús de Arce y Valdés, nacida en La Roda.[64] No tuvieron descendencia.
  3. Joaquín Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  4. Antonio María Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, nacido en Cangas en 1765, que sentó plaza de Guardia Marina en 1782[65] y alcanzó el empleo de Teniente de Fragata de la Real Armada. Después fue canónigo de la Catedral de Oviedo[66] y de la Metropolitana de Santiago de Compostela, donde tuvo la dignidad de Arcediano.
  5. Ramón Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, nacido en Cangas en 1767 y también Guardia Marina. Se le formó asiento en 1787.
  6. Francisca Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  7. María Antonia Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  8. Teresa Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  9. Vicenta Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  10. Javiera Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós,
  11. y María Ignacia Queipo de Llano y Bernaldo de Quirós, que nació en Cangas el 8 de abril de 1766 y falleció el 23 de mayo de 1831. Casó en Cangas el 11 de noviembre de 1797 con el hidalgo lucense Antonio María Vázquez Valcarce y Quiroga, señor de la casa de Lusío en el concejo de Samos y de la de Espasantes en el de Pantón, bautizado en San Esteban de Espasantes el 22 de diciembre de 1763, hijo de Andrés Ramón Vázquez Valcarce y Quiroga, señor de la casa de Lusío, y de María Gertudis Arias Quiroga y Noguerol, señora de la casa de Espasantes (que al parecer fue marquesa de Bosque Florido, título de Nápoles).[67] Con posteridad. Su hijo Manuel María Vázquez de Quiroga y Queipo de Llano fue creado conde de Torre Novaes de Quiroga en 1853.


Sucedió en 1796
Casó en su iglesia natal el 14 de septiembre de 1778 con María Dominga Ruiz de Saravia y Dávila, natural de Cuenca, que fue bautizada en San Pedro el 4 de abril de 1765 y testó en Cangas el 16 de julio de 1814 ante Manuel Folgueras, hija de Domingo Ruiz de Saravia y Neira Montenegro, caballero de Calatrava, natural de Madrid, y de María Joaquina Dávila Espinosa, que lo era de Pozoamargo.
  1. José María Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, que sigue,
  2. Tomasa Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, que casó con Antonio Fontes Abat, natural de Murcia, que fue bautizado el 6 de febrero de 1788 y falleció el 15 de enero de 1839, hijo de Francisco de Borja Fontes y Riquelme y de Felipa María Abat y Ulloa, naturales también de Murcia.
  3. Josefa Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, que casó con el Mariscal de Campo Juan Díaz Porlier, llamado el Marquesito, que nació en Cartagena de Indias en 1788 y murió ahorcado en La Coruña en 1815. Vástago ilegítimo de una ilustre familia indiana, era hijo natural del Coronel Esteban Porlier y Asteguieta y nieto de Antonio Porlier y Sopranis, I [Marquesado de Bajamar|marqués de Bajamar]], Fiscal Pretorial de la Real Audiencia de Lima y Oidor de la de Charcas, Secretario de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia y Gobernador del Consejo de Indias con Carlos IV, Consejero de Estado del Rey Intruso, Gran Cruz de Carlos III, natural de La Laguna y oriundo de Flandes, y de Josefa Sáenz de Asteguieta e Iribarren, su primera mujer, nacida en la ciudad de Salta. Se crió en Buenos Aires, en casa de unos parientes. Pasó después a vivir en La Habana con María Pereyra de Hoyos, que era al parecer su abuela materna, viuda del Virrey de Nueva Granada Juan de Torrezar Díaz Pimienta. Y desde 1802 quedó a cargo de su tío el Brigadier de la Armada Rosendo Porlier y Asteguieta, y con él participó como voluntario en la Batalla del Cabo Finisterre y en la de Trafalgar, embarcado en el navío Príncipe de Asturias. Solo tuvieron una hija que murió niña en vida de su padre.
  4. María Dominga Queipo de Llano y Ruiz de Saravia,
  5. y Juana Queipo de Llano y Ruiz de Saravia, que casó en 1786 con Álvaro Flórez Estrada, ilustre economista y político liberal, Procurador General del Principado, Secretario del Despacho de Estado (1823), Diputado a Cortes en las de Cádiz y en otras muchas legislaturas, Senador vitalicio del Reino, etc., que nació en la Pola de Somiedo el 27 de febrero de 1766, en la casa solar de su familia, y murió en el palacio de Miraflores de Noreña el 16 de diciembre de 1853.


Sucedió en 1838
Casó el 10 de mayo de 1835 en Madrid, parroquia del Salvador, con María del Pilar Anastasia Gayoso de los Cobos y Téllez Girón (también apellidada Gómez de los Cobos Gayoso y Téllez Girón), dama de la Reina y de la Orden de María Luisa, viuda sin prole de Luis Carlos Sánchez-Pleités y García de la Peña, marqués de Villamagna. Natural de Madrid, fue bautizada en San Luis el 26 de diciembre de 1803 y falleció en su palacio de Oviedo el 1.º de septiembre de 1858.[69] Era hija del Teniente Coronel Joaquín María Gayoso de los Cobos Luna y Bermúdez de Castro (1778-1849), XII marqués de Camarasa, de la Puebla de Parga y de San Miguel das Penas, conde de Ribadavia, de Castrojeriz, de Ricla y de Amarante, Grande de España, Gentilhombre de Cámara de S.M. con ejercicio y servidumbre, y de Josefa Manuela Téllez-Girón y Alfonso Pimentel (1783-1817), su mujer, con quien casó en Madrid el 21 de diciembre de 1800; nieta de Domingo Francisco Gayoso y de los Cobos (1735-1803), marqués de Camarasa, conde de Ribadavia, etc., y de Ana Josefa Bermúdez de Castro y Taboada, de los señores del pazo de Gondar en Galicia, y materna del Teniente General Pedro de Alcántara Téllez Girón y Pacheco (1755-1807), IX duque de Osuna, conde de Ureña y de Fontanar, marqués de Peñafiel, Grande de España, Notario Mayor y Justicia Mayor de Castilla, primera voz del Brazo Militar del Parlamento de Cerdeña, Alcalde Mayor perpetuo de Sevilla, Embajador extraordinario de S.M.C. en Viena, caballero del Toisón de Oro y Gran Cruz de Carlos III, del Consejo de Guerra de S.M. y su Gentilhombre de Cámara y Camarero Mayor, y de María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel Téllez-Girón y Borja (1750-1834), condesa-duquesa de Benavente, duquesa de Béjar, de Plasencia, de Arcos, de Gandía y de Mandas y Villanueva, marquesa de Jabalquinto, de Gibraleón, de Terranova, de Lombay y de Zahara, condesa de Mayorga, de Luna, de Bañares, de Belalcázar, de Oliva, de Mayalde, de Bailén y de Casares, vizcondesa de la Puebla de Alcocer, Grande de España, princesa de Anglona y de Esquilache, condesa de Osilo, etc., dama noble de María Luisa.
Fueron sus hijos:
  1. Isabel María Cristina Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos, nacida en Madrid el 29 de septiembre de 1836, ahijada de la Reina Doña María Cristina, y fallecida en Madrid el 15 de agosto de 1899. Casó en Madrid el 28 de abril de 1858 con José María Manso de Velasco y Chaves, V conde de Superunda, Grande de España, marqués de Bermudo, que nació en Burdeos el 9 de marzo de 1828 y finó en Madrid el 13 de marzo de 1895, hijo de José María Manso de Velasco y Chaves, conde de Superunda, y de María de los Dolores de Chaves y Artacho, de los marqueses de Quintanar y condes de Santibáñez del Río.
  2. Clara Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos.
  3. Francisco de Borja Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos, que sigue.
  4. Álvaro Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos, conde de Mayorga (desde 1884), caballero de Santiago, General de División procedente del Arma de Infantería, Grandes Cruces de San Hermenegildo y del Mérito Militar, que nació en Florencia el 13 de agosto de 1842 y murió en Cuenca el 16 de junio de 1912. Casó en 1877 con María de la Concepción Magaz y de la Torre, hija de José Magaz y de María de los Dolores de la Torre y Vega. Con descendencia que volveremos a citar.
  5. Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos.


En 1843 sucedió su hijo
Casó con María del Carmen Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias Bohorques, nacida en Burdeos el 21 de mayo de 1843 y finada en Madrid el 22 de octubre de 1907, hija de Joaquín Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias Bohorques, marqués de Povar, y de María del Carmen Álvarez de las Asturias Bohorques y Giraldes, su mujer y prima carnal, I condesa de Santa Isabel; nieta de Joaquín Fernández de Córdova y Pacheco, VI duque de Arión, Grande de España, marqués de Povar, de Malpica y de Mancera, conde de Gondomar, y de María de la Encarnación Álvarez de Bohorques y Chacón, de los duques de Gor, y materna de Mauricio Nicolás Álvarez de las Asturias Bohorques y Chacón, II duque de Gor, hermano de la anterior, y de María de la O Giraldes y Cañas, VII vizcondesa de Valoria.
Fueron padres de
  1. Álvaro Bernardino Queipo de Llano y Fernández de Córdoba, que sigue,
  2. Alfonso Francisco Caracciolo Queipo de Llano y Fernández de Córdoba, nacido en Madrid el 4 de junio de 1866,
  3. María de la Soledad Silveria Queipo de Llano y Fernández de Córdoba, condesa de Casares, que nació en Biarritz el 7 de octubre de 1868 y falleció el 21 de mayo de 1972. Casó en Madrid el 11 de febrero de 1893 con Diego María de Zuleta y Zuleta, nacido el 24 de abril de 1850 en Jerez de la Frontera, donde finó el 16 de diciembre de 1913, hijo de Diego de Zuleta de Reales Córdoba y Castro y de Francisca de Paula de Zuleta Córdoba y García-Beato. Procrearon a
    1. Diego de Zuleta de Reales y Queipo de Llano, conde de Casares, y a
    2. Francisco de Zuleta de Reales y Queipo de Llano, XX conde de Belalcázar, que nació en Jerez el 18 de noviembre de 1896 y murió el 26 de agosto de 1961. Casó con María del Carmen de Carvajal y del Alcázar, XII duquesa de Abrantes y XII de Linares, III marquesa del Duero, tres veces Grande de España, XII marquesa de Sardoal, VIII condesa de Cancelada y XII de Lences. Con descendencia en que siguen todos estos títulos.


En 1890 sucedió su hijo
Casó en Madrid el 25 de enero de 1888 con María del Rosario Álvarez de las Asturias Bohorques y Ponce de León, su tía 2.ª, vizcondesa de Valoria, nacida el 6 de febrero de 1866 en Madrid, donde murió el 11 de junio de 1910. Era hermana de Mauricio de los mismos apellidos, IV duque de Gor, e hija de Nicolás Álvarez de las Asturias Bohorques y Giraldes, conde de Lérida (hermano de la abuela materna de Álvaro) y de María de la Consolación Ponce de León y Balleras, natural de Jerez de la Frontera; nieta de Mauricio Nicolás Álvarez de las Asturias Bohorques y Chacón, II duque de Gor, y de María de la O Giraldes y Cañas, VII vizcondesa de Valoria, ya citados, y materna de Manuel Ponce de León y Villavicencio, de los marqueses del Castillo del Valle de Sidueña, y de Emilia de Balleras y Monroy.
De este matrimonio nacieron:
  1. María del Carmen Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques, que nació el 13 de diciembre de 1888 en Madrid, donde finó el 21 de mayo de 1972. Casó el 15 de febrero de 1912 con José María Queipo de Llano y Magaz, su tío 2.º, conde de Mayorga. Nacido el 24 de noviembre de 1880, era hijo de Álvaro Queipo de Llano y Gayoso de los Cobos, conde de Mayorga, y de María de la Concepción Magaz y de la Torre, ya citados entre los hijos del VII conde de Toreno. Tuvieron por hijos a
    1. Álvaro Queipo de Llano y Queipo de Llano, conde de Mayorga, que nació el 24 de diciembre de 1912. Casó el 9 de septiembre de 1940 con María del Carmen Cortés y Cienfuegos-Jovellanos, hija de Antonio Cortés Méndez-Bálgoma y de María del Carmen Cienfuegos-Jovellanos y Cifuentes. Con sucesión.
    2. María del Carmen Queipo de Llano y Queipo de Llano, nacida el 13 de julio de 1915
    3. José María Queipo de Llano y Queipo de Llano, que nació el 2 de agosto de 1916,
    4. María de la Concepción Queipo de Llano y Queipo de Llano, nacida el 6 de junio de 1920,
    5. y Jaime Queipo de Llano y Queipo de Llano, nacido el 1.º de abril de 1926. Casó el 5 de junio de 1954 con Jesusa Comyn y Gutiérrez-Maturana, hija de Juan Manuel Comyn y Allensalazar, II conde de Albiz, y de María Josefa Gutiérrez-Maturana y Matheu. Con prole.
  2. María Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques,
  3. María del Rosario Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques,
  4. y Francisco Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques, que sigue.


En 1938 sucedió su hijo
  • Francisco Queipo de Llano y Álvarez de las Asturias Bohorques, X conde de Toreno, vizconde de Valoria, maestrante de Granada.
Casó con María de la Purificacíon de Acuña y Gómez de la Torre y fueron padres de
  1. Francisco Queipo de Llano y Acuña,
  2. María de la Soledad Queipo de Llano y Acuña, que casó en 1955 con José Fernández de Córdova y Topete, hermano del XVI marqués de Valparaíso, Grande de España, e hijo de Francisco Javier Fernández de Córdoba y Arias de Saavedra, VII marqués de Grañina y de María de la Concepción Topete y Peñalver. Con posteridad.[70]
  3. Álvaro Queipo de Llano y Acuña,
  4. y Alfonso Queipo de Llano y Acuña, vizconde de Valoria, que casó con Sonsoles Álvarez de Toledo y Urquijo, nacida en Llodio el 14 de septiembre de 1932, hija de Alfonso Álvarez de Toledo y Cabeza de Vaca, XI marqués de Villanueva de Valdueza, y de Pilar de Urquijo y Landecho, de los marqueses de Urquijo. Su hijo
    1. Alfonso Queipo de Llano y Álvarez de Toledo sucedió como vizconde de Valoria y casó con Sonsoles Escribano y Sáez, hija del general Mariano Escribano de la Torre y de Carmen Sáez de Montagud. Padres de Alfonso, Álvaro y Estanislao Queipo de Llano Escribano.


En 1954 sucedió su hijo
Casó con Cristina Fernández de Villavicencio y Osorio, hija de José María Fernández de Villavicencio y Crooke, XV marqués de Vallecerrato, y de María Cristina Osorio y Martos, VI duquesa de Algete; nieta de José Fernando Fernández de Villavicencio y Corral, marqués de Castrillo, de los duques de San Lorenzo de Valhermoso, y de Emilia Crooke y Larios, y materna de José Ramón Osorio y Heredia, X conde de la Corzana, de la casa de Alcañices, Sesto y Alburquerque, y de Narcisa Martos y Arizcun, de los condes de Heredia Spínola.
Fueron padres de
  1. Francisco de Borja Queipo de Llano y Fernández de Villavicencio, que sigue,
  2. Lorenzo Queipo de Llano y Fernández de Villavicencio
  3. y Kyra Queipo de Llano y Fernández de Villavicencio, que casó en 1988 con Íñigo Hidalgo y Eguiagaray, hijo de Rafael Hidalgo Herrera y de Paloma Eguiagaray Giménez. Se celebró la boda en Madrid, en el Oratorio del Caballero de Gracia, y fueron padrinos SS.AA.RR. los Condes de Barcelona.[72] Con posteridad.


Sucedió en 2002 su hijo
Contrajo matrimonio con María Taub y Medina, que antes estuvo casada con Agustín Enrile y Corsini, marqués de Villaformada. Hija de Roberto Taub Longué y de María de los Ángeles Medina y Maestre, que casaron en Sevilla el 11 de julio de 1960, en la iglesia de los Venerables;[73] nieta del diplomático Roberto Taub Pick y de Enriqueta Longué de Soria-Santacruz, y materna de Vicente de Medina y Carvajal, IX conde de Mejorada, de los marqueses de Esquivel, y de María Estrella Maestre y Fernández de Córdoba.

Bibliografía y enlaces externos[editar]

  • Condes de Toreno en GeneAll.net
  • M.ª Ángeles Faya Díaz, «Gobierno municipal y venta de oficios en la Asturias de los siglos XVI y XVII», en Hispania, LXIII, n.º 213 (2003), pp. 75-136.
  • Janine Fayard, Los miembros del Consejo de Castilla (1621-1746) (Madrid, Siglo XXI, 1982), pp. 332-336.
  • Alberto y Arturo García Carraffa, Diccionario Heráldico y Genealógico de Apellidos Españoles y Americanos (Madrid, 1919-1963), s.v. «Queipo (y Queipo de Llano)» al t. LXXV (Madrid, 1926), pp. 101-111.
  • Francisco González González, El señorío y condado de Toreno (2002), en la web del IES La Gándara de Toreno.
  • Senén González Ramírez, Hidalgos de armas poner y pintar en el concejo de Tineo: Estudio genealógico (Oviedo, KRK, 1996), p. 166.
  • Senén González Ramírez, Origen y descendencia de la ilustre Casa de Merás (Tineo, Asociación Cultural Conde de Campomanes, 2007), pp. 27-32.
  • Marqués de Jaureguízar [Javier Pérez de Rada y Díaz Rubín], Relación de los poseedores del Castro y Palacio de Priaranza del Bierzo, de alguno de sus allegados y descendencia de ellos (Madrid, 1971), pp.
  • Elviro Martínez, su artículo «Queipo de Llano» de la serie «Heráldica» en La Nueva Quintana (suplemento de La Nueva España, 10 de noviembre de 1998, p. VII).
  • Cecilia Meléndez de Arvas, Prosapias de Asturias (Oviedo, 1989), pp. 83-91.
  • Alfonso Menéndez González, Ilustres y mandones: la aristocracia de Asturias en el siglo XVIII (Oviedo, RIDEA, 2004), pp. 89, 98, 99, 135, 143, 148 y 356.
  • José M.ª Patac de las Traviesas, «Árbol genealógico de los Queipo de Llano, Condes de Toreno», publicado como apéndice III en su ed. de los Linajes Asturianos de Luis Alfonso de Carvallo (Gijón, Auseva, 1987, en Monumenta Historica Asturiensia, XX), pp. 77-85.
  • Queipo de Llano, Condes de Toreno en ABCgenealogía
  • Marqués del Saltillo [Miguel Lasso de la Vega y López de Tejada] y Marqués de Jaureguízar [Javier Pérez de Rada y Díaz Rubín], Linajes y palacios ovetenses. Datos para su historia (Madrid, Hidalguía, 1992), pp. 53-62 (vista parcial en Google Books).
  • Joseph Manuel Trelles Villademoros, Asturias ilustrada: Primitivo origen de la nobleza de España: su antigüedad, clases y diferencias: con la descendencia sucesiva de las principales familias del reino (Madrid, 1760), tomo III, parte 3.ª, pp. 331-340.
  • Paco Vuelta, El señorío y condado de Toreno (2003), en Oocities.org y en Torenopaco.es

Referencias y notas[editar]

  1. Era asimismo sobrino 2.º de Juan Queipo de Llano y Flórez, Presidente de la Real Chancillería de Valladolid, Obispo de Pamplona y de Jaén y Virrey de Navarra, fundador del convento de Dominicas Recoletas de Cangas de Tineo, y sobrino nieto 2.º de fray Blas de Tineo Osorio, Provincial de Castilla de la Orden de la Merced, Calificador de la Suprema Inquisición, Obispo de Termópoli in pártibus infedelium, y del Inquisidor Gutierre Bernardo de Quirós, hermano del anterior, Consejero de la Suprema, Obispo de la Puebla de los Ángeles, fundador de la Obra Pía de Tineo y del convento de Santa Clara de esta villa.
    Y aunque florecieron después de sus días, cabe nombrar por parientes del I conde de Toreno al Inquisidor Juan Queipo de Llano y Valdés (1642-1708), su sobrino 3.º, Obispo de La Paz y Arzobispo de Charcas, y a Fernando de Arango y Queipo de Llano (1673-1745), su sobrino nieto 3.º, Obispo de Tuy, fundador de la Colegiata y Obra Pía de Pravia. El detalle de todos estos parentescos se expondrá en la historia genealógica.
  2. Obra el Real Despacho de concesión de la grandeza en el AHN, Consejos, leg. 8.981, a. 1838, exp. 2.
  3. El precio de 3.720.000 maravedís se calculó como valor capitalizado de las rentas que producía el coto al arcedianato de Ribas de Sil, según la averiguación que llevó a cabo el juez Francisco de Guzmán en virtud de una Real Orden de agosto de 1581. Tenía el coto a la sazón 207 vecinos, y el 29 mayo de 1582 el citado juez les notificó que S.M. había vendido la jurisdicción en dicho precio a Antonio Vázquez Buelta, y el derecho preferente de tanteo que les asistía para comprarla, pero no lo ejercieron en el plazo señalado de cuatro meses. A finales de dicho año, el mismo juez dio posesión del señorío a Pedro Buelta, que la tomaba en nombre y representación de su primo Antonio Vázquez, el nuevo señor de Toreno. Francisco González González, op. cit.
  4. En 1583 hizo información genealógica suya y de su mujer ante el Tribunal de Inquisición de Corte. Obra en el AHN, Inquisición, leg. 1.370, exp. 6.
  5. Paco Vuelta, op. cit.
  6. Como tal le menciona un documento de 1631 que obra bajo el n.º 72.626 en la Colección Salazar y Castro de la Real Academia de la Historia, según refieren Baltasar Cuartero y Huerta y el Marqués de Siete Iglesias en su Índice, t. XLVI (1976), p. 48.
  7. Se le acusaba de no haber pagado en aduanas el «quinto» del valor de 36 cajas de barras de plata traídas de Nueva España. A raíz del embargo decretado por la Casa de Contratación en 1613, se interesaron en el proceso varios particulares que reclamaban el señorío embargado. Fueron a saber: Clara Queipo de Llano, mujer de Merás, y su hermano Suero Queipo de Llano, caballero de Santiago, como acreedores por alimentos; los hijos de Antonio Vázquez Vuelta, representados por el dominico fray Alonso de Carmona, que pretendían el tanteo de la jurisdicción, y también un exótico aspirante a obtenerla por gracia de S.M. en remuneración de los servicios de su familia a los Emperadores de Austria: el Barón Esdenco de Colobrat, cuyo padre, el Barón Wolfgang, fue Condestable de Bohemia y Camarero Mayor de Rodolfo II. Cfr. Marqués de Jaureguízar, op. cit. 1971, p. 209, y op. cit. 1992, p. 55; Paco Vuelta, op. cit., y Francisco González, op. cit.
  8. Se dictó el sobreseimiento por Real Cédula del 16 de febrero de 1616, refrendada por Pedro de Ledesma. El 8 de abril de 1617 Sancho de Merás otorgó poder en Sevilla ante Juan Bautista de Contreras en favor de su mujer, de su cuñado Álvaro Queipo de Llano y del Licenciado Pedro de Merás, su sobrino, para que en su nombre tomasen posesión de las villas embargadas. Senén González Ramírez, op. cit. 1996, p. 166, y op. cit. 2007, p. 27.
  9. Senén González Ramírez advierte oportunamente del error repetido «en algunos tratados genealógicos [donde] se dice que [el Capitán Sancho de Merás] dejó heredera de todos sus bienes a su esposa doña Clara Queipo de Llano y que ésta a su vez los transmitió en herencia a su hermano don Álvaro Queipo de Llano, creado I Conde de Toreno» (op. cit. 2007, p. 28). En realidad, el Capitán instituyó heredero con vínculo a su sobrino Pedro de Merás, y éste entró en posesión de la jurisdicción, pero le movió pleito Álvaro Queipo de Llano, quien pretendía cobrar de dicha herencia los más de 10.000 ducados que gastó en la manutención de su hermana doña Clara, tantos años desatendida por su marido. En el pleito fue también parte, como inmediato sucesor en el vínculo, Francisco de Merás Solís, primogénito de Pedro, que por ser menor de edad estuvo representado por Francisco de Solís Bernardo de Quirós, su abuelo materno y curador, Alférez Mayor de Oviedo. Y como testigo de Álvaro Queipo actuó su tío Fernando de Llano y Valdés, Arzobispo de Granada y Presidente de Castilla. El Rey Felipe IV, atendiendo a la calidad de los intervinientes, avocó el conocimiento del asunto mediante Real Orden dada en Madrid el 18 de marzo de 1638, dirigida a Sebastián de Contreras y de este tenor: «Ayáis información desto que digan los letrados que hubieren ayudado a ambas partes y con vuestro parecer traslado autorizado, firmado de vuestro nombre, sellada y cerrada en manera que haga fee, y haréis a la parte de los dichos Don Álvaro y el Licenciado Don Pedro de Merás para que traigan y presenten ante Mí, y vista, proceda lo que convenga.» (Apud Senén González Ramírez, ibíd.) Pero antes de que el caso fuera visto por S.M., las partes llegaron a una transacción, recogida en escritura del 5 de diciembre del mismo año, por la que a Álvaro Queipo de Llano se le asignaba el coto y jurisdicción de Toreno, que años después daría denominación al condado que le concedió el mismo Rey.
  10. «D. Álvaro Queipo de Llano, caballero de Santiago, Gentilhombre de la Boca del Rey Don Felipe IV, otorgó escritura de poder en Sevilla a 10 de junio de 1626, ante Antonio de Figueroa, a favor de los señores don García de Doriga, caballero de Santiago, y don Martín Vázquez de Prada, Regidores de Oviedo, para que en su nombre renunciasen la preeminencia contenida en el Real Despacho de concesión del oficio de Alférez Mayor del Principado de Asturias "que ha de tener primer lugar y preceder a la ciudad de Oviedo que es la cabeza de dicho Principado en todas las Juntas y Diputaciones que se hicieren donde concurra el dicho Principado, según y como se declara en el título del dicho oficio, y porque Su Merced sin embargo de ser tanto honor y lustre de su casa la dicha precedencia, por lo mucho que estima a la ciudad de Oviedo y por reconocer que es cabeza de dicho Principado y por otras justas causas que a ello le mueven, quiere ceder en la dicha ciudad esta preeminencia, manifestando en esta acción el dicho don Álvaro el amor, voluntad y estimación que tiene a la dicha ciudad de Oviedo". Usando del poder, don Martín Vázquez de Prada, Regidor de Oviedo y Catedrático de Prima de su Universidad, otorgó escritura el 11 de julio siguiente ante Luis López, la cual fue aprobada por Su Majestad por su Real Despacho dado en Madrid el 14 de julio siguiente, refrendado de Antonio Alosa Rodart.» Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 57-58, con remisión al AHN, Consejos, leg. 5.122.
  11. M.ª Ángeles Faya repasa la sistemática oposición de la Junta a la venta de regimientos, alferazgos, alguacilazgos, alcaidías de cárceles, capitanías de concejos y puertos, etc. En 1630, tras un servicio de 40.000 ducados, había obtenido de la Corona la promesa —en seguida incumplida— de no enajenar más oficios ni regalías, y el malestar al respecto cundía en todas las sesiones de la corporación. «En 1643 se trata sobre el tanteo del alferazgo mayor del Principado, cargo con importantes preeminencias en la Junta General; igualmente sobre el del alguacilazgo de Millones y Armazón de Ballenas. Tras largos debates se decidió pedir en Madrid el resumen de estos dos oficios. La ciudad de Oviedo llegó a proponer el tanteo de éstos y otros oficios vendidos (receptoría y escribanía de Millones, tesorería de Alcabalas, oficios de Cruzada), aduciendo que el monto total no llegaba a 16.000 ducados, siendo que sus salarios subían a más de 40.000. En 1645 y 1646 se vuelve a tratar el tanteo del alferazgo mayor, así como el de Procurador General (que tenía voto en la Junta y en la Diputación), y en 1647 se decide resumir la contaduría de Millones. El último oficio del que nos consta la decisión de tanteo (en 1671) es el de Juez Superintendente de Fábricas, Montes y Plantíos» (art. cit. 2003, p. 109).
  12. M.ª Ángeles Faya Díaz, art. cit. 2003, p. 100, texto y nota 81, con remisión al AUO, Casa de Queipo de Llano, caja 36.
  13. M.ª Ángeles Faya Díaz, art. cit. 2003, p. 109, nota 113.
  14. Pedro de Solís y Soto, caballero de Santiago desde 1547, era hijo sacrílego de Álvaro de Solís y Valdés, Prior de la Catedral de Oviedo, y primer poseedor de uno de los mayorazgos que fundó este rico eclesiástico. Fue legitimado por el Emperador mediante título dado en Metz el 2 de noviembre de 1549. En 1557 compró uno de los diez regimientos de Oviedo que se enajenaron al precio de 200 ducados cada uno. Y al año siguiente el oficio de Alférez Mayor de la ciudad, al que era aneja otra vara de regidor, y por el que pagó mil ducados en concepto de socorro a la Real Hacienda. M.ª Á. Faya, art. cit. 2003, pp. 119 y 130. Se lo concedió a perpetuidad el Rey Felipe II, con sus calidades y preeminencias, por título dado en Valladolid el 16 de sepiembre de 1558 (obrante en el AHN, Consejos, leg. 5.122, y transcrito apud Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 162). Una Real Cédula dada en Madrid el 2 de septiembre de 1574 le autorizaba a enajenar el alferazgo, pero no ejercitó tal facultad. La ciudad inició un pleito pidiendo «la supresión de un cargo que tenía preeminencia sobre el resto de los regidores», pero los Solís consiguieron mantenerlo (M.ª Á. Faya, ibíd., p. 99, nota 74). Estos Solís, Alféreces Mayores de Oviedo y señores de la torre de la Quintana en Ciaño, concejo de Langreo, ya han sido mencionados al exponer las vicisitudes del señorío de Toreno. En el siglo XIX esta casa se agregó por matrimonio a la de los marqueses de Gastañaga.
  15. Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 54.
  16. Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 55.
  17. a b c d e f g h i Mencionan esta agregación entre las vinculaciones de la casa Alfonso Menéndez González (op. cit., p. 143) y —más por menor— el Marqués del Saltillo y el de Jaureguízar (op. cit., pp. 55-57), con remisión al ACT, leg. 5, y al AHN, Consejos, leg. 5.074, n.º 2, y leg. 36.270.
  18. A. y A. García Carraffa, loc. cit., p. 102.
  19. Nacidos en la villa de Tineo hacia 1570, ambos prelados eran hijos de Diego García de Tineo, hermano de Mayor Álvarez, primer poseedor del mayorazgo de la casa de Tineo, señor de los cotos de la Mortera y Bárcena en dicho concejo, Procurador General del Principado, y de Elvira Osorio y Sarmiento, su mujer, señora de la casa de Laciana. Para la casa de Tineo, véanse el Marqués de Jaureguízar, op. cit. 1971, pp. 78-87, y Senén González Ramírez, op. cit. 1996, pp. 134-158.
  20. A esta línea perteneció Juan de Llano Ponte y Sierra, que fue Obispo de Oviedo a caballo de los siglos XVIII y XIX.
  21. En el muro almenado que rodea el predio se abre una imponente portada flanqueada por estrechos cubos con saeteras. Sobre el arco campean dos escudos: el primero con las armas de Doriga y el otro con las de Queipo de Llano, partidas de Tineo cortado de Quirós. Entre ambos, una inscripción medio borrada dice: «Esta puerta la abrió e la mandó hacer Doña Guiomar Queipo de Llano, viuda que fincó de García de Doriga, y éstas son sus armas, las de mano derecha las de su marido. Año de 1600». Tiene el palacio un patio cuadrado rodeado de corredores abiertos de madera, soportados en la planta baja por doce esbeltas columnas de piedra de fuste liso. Y sobre una de ellas hay un escudo con las armas de Queipo de Llano, Tineo y Quirós, como el que vimos a la entrada de la finca, y una inscripción que reza: «Estas columnas mandaron hacer García de Doriga, Señor de esta casa solar de Doriga y Doña Guiomar Queipo de Llano su mujer. Año de 1600».
  22. Ingresó en esta Orden el 12 de enero de 1638.
  23. Oficio perpetuo con vara de regidor que fue enajenado a su favor por la Real Hacienda al precio de 1.632 ducados. M.ª Á. Faya, op. cit., pp. 101 y 135.
  24. La genealogía de estos Álvarez de Murias, a tenor de una certificación del Rey de Armas Juan Alfonso de Guerra y Sandoval, puede verse aquí.
  25. Ignacio Gracia Noriega, corresponsal de La Nueva España en el siglo XVII, le hizo a este prelado una deliciosa y bien documentada entrevista.
  26. Las casas de Miravalles y Pambley están expuestas por Cecilia Meléndez de Arvas, op. cit., pp. 33-37 y 147-152.
  27. a b La casa de Queipo de Llano de Santianes de Tuña provenía de la de Cangas por mujer, pero tenía varonía Tineo. El palacio fue edificado enfrente del de los Rojas entre 1575 y 1586 por Juan Queipo de Llano e Inés Álvarez de Rojas, su mujer, hija de dicha casa de Rojas. Este Juan Queipo era hijo de Ruy García de Tineo el Mozo, escribano de número del concejo, y de Mencía Fernández de Llano, su mujer, hija a su vez de Juan Queipo de Cangas y de Mencía Fernández Villademoros, y nieta probablemente de Suero Queipo de Llano el Más Viejo, señor de la casa de la Muriella. A la casa de Santianes perteneció Juan Queipo de Llano y Valdés (1642-1708), Arzobispo de Charcas, a quien no se ha de confundir con otro Juan Queipo de Llano y Valdés (1599-1643), Obispo de Guadix y de Coria, que era de la casa de Ardaliz, ni con Juan Queipo de Llano y Flórez (1584-1647), Obispo de Pamplona y de Jaén, que era de la de San Pedro. También descendía por su madre de la casa de Santianes Rafael Tomás Menéndez de Luarca y Queipo de Llano, Obispo de Santander, bravo combatiente en la Francesada y acérrimo realista. Exponen la sucesión completa de esta casa Cecilia Meléndez de Arvas (op. cit., pp. 75-80) y Senén González Ramírez (op. cit. 1996, pp. 207-230). Recientemente este autor ha publicado un nuevo libro sobre ella: La casa señorial de Queipo de Llano de Santianes de Tuña (Tineo, Asociación Conde de Campomanes, 2012), según reseña La Nueva España.
  28. María Queipo de Llano y Juan Queipo de Llano, señores de la casa de Santianes de Tuña, tuvieron entre otros hijos a Antonio Queipo de Llano, por quien siguió esta casa, a Juan Queipo de Llano y Valdés (1642-1708), colegial de San Pelayo en Salamanca, Inquisidor de Lima, Obispo de La Paz y Arzobispo de Charcas, y a Catalina Queipo de Llano y Valdés, que casó con Fernando de Arango y Miranda, su deudo, hijo de Bartolomé de Arango, regidor perpetuo de Pravia, y de María de Miranda y Queipo de Llano. Y éstos fueron padres de Juan Jerónimo de Arango y Queipo de Llano (1667-ca.1710), Inquisidor de Palermo, y del Doctor Fernando Ignacio de Arango y Queipo de Llano (1673-1745), Abad de San Isidro el Real de Madrid, de Regulares de San Agustín, y Obispo de Tuy, fundador de la Colegiata de Pravia, de su cuantiosa Obra Pía y de la Casa Nueva de su apellido en dicha villa.
  29. Sin duda por figurar esta señora con uno u otro apellido en diversos documentos, el P. Patac la desdobla en dos, afirmando que Diego García de Tineo casó primero con Teresa de Navia y después con Teresa de Sierra (loc. cit., § 7-1), pero son la misma mujer. Teresa Pérez era hermana consanguínea de Pedro Álvarez de Navia Osorio (nacido del segundo matrimonio de su padre, contraído con Elvira Osorio, su sobrina segunda, de la casa de Anleo). Este Pedro Álvarez poseyó el mayorazgo fundado por su padre y le agregó nuevo vínculo por su testamento, hecho en su casa de Villanueva el 25 de enero de 1630 a fe de Alonso Morán. La casa de Villanueva siguió en su prole legítima, pero ésta se extingió en 1647 a la muerte de su hijo Fray Jacinto Álvarez Osorio, monje benedictino que poseyó el mayorazgo, aunque cedió el goce a su madre. Después la casa recayó en la descendencia de Teresa, agregándose a la de Ardaliz. Sobre el origen de la casa de Villanueva, véase Luis de Navia-Osorio y Castropol, Datos para la Historia del Concejo de Navia, tomo I (Oviedo, 1976, ed. de J.L. Pérez de Castro), que incluye transcripción de los testamentos del fundador (pp. 380-384) y del citado primer poseedor (pp. 373-377).
  30. Su expediente de ingreso en esta Orden, formado en 1632, se guarda en el AHN bajo la sig. 23.160.
  31. Tuvo por tanto este señor, sucesivamente, los tratamientos de Frey y de Fray (además del de Don que le correspondía por nacimiento).
  32. Tuvieron por primogénito y sucesor a Alonso de Llano y Valdés, señor de la casa de Santa Olaya, caballero de Calatrava, que nació en Cangas de Tineo, fue bautizado el 3 de mayo de 1617 y testó el 26 de septiembre de 1676 (AHP, prot. 10.613, fol. 968. Inventario del mismo año: prot. 10.615, fol. 1). Fue Colegial de San Miguel en Salamanca y tras graduarse como Bachiller en Cánones por esta Universidad pasó al Mayor de Santa Cruz en la de Valladolid (1641). Allí obtuvo los grados de Licenciado y Doctor y ocupó la cátedra de Vísperas. Fue Fiscal de la Chancillería de Granada (1653), Oidor de la misma (1657), Regente de las Audiencias de Valencia y Navarra (1661), Virrey interino de este reino (1664), Consejero de Indias (1664) y del Supremo de Castilla (1668). Reseñado por Janine Fayard, Los ministros del Consejo Real de Castilla: Informes biográficos (Madrid, Hidalguía, 1982), p. 57. En el AHN obran su expediente de Calatrava (n.º 1.463, formado en 1663) y su relación de méritos (Consejos, leg. 13.386, exp. 177). Casó en 1670 con María Guasco Porcel y Cobos, de la que no hubo descendencia, hija de Martín Guasco Porcel y Cobos, caballero de Santiago, Caballerizo de S.M., natural de Corral de Almaguer, y de María Esteban del Vado. Las capitulaciones, otorgadas el 6 de octubre de dicho año, obran en el AHP, prot. 10.604, fol. 726. Cuando falleció Alonso de Llano en 1676, le había premuerto también sin prole su único hermano varón: Diego de Llano Valdés, colegial de San Pelayo y del Mayor de Oviedo en Salamanca y también caballero de Calatrava. Por lo que sucedió en la casa de Santa Olaya su hermana María Teresa de Llano y Queipo, que estaba casada con Diego Queipo de Llano y Valcárcel, su primo carnal, señor de las casas de Ardaliz, Villanueva, Cangas y Pieros, caballero de Santiago, hijo de Rodrigo. Y sucedió en todos los mayorazgos su hijo Miguel Queipo de Llano, de quien se volverá a hacer mención.
  33. En septiembre de 1639 fue presentado por Felipe IV para este obispado, del que no llegó a tomar posesión porque murió poco después. Pese a que no tenía rango arzobispal, el traslado a la sede seguntina desde la metropolitana granatense era una verdadera promoción atendiendo a la cuantía de sus rentas: Sigüenza estaba entre las mitras más pingües de España.
  34. El alferazgo de Cangas de Tineo fue enajenado en 1587 al precio de 3.000 ducados en favor del señor de Valdunquillo, que también poseía el alferazgo de la villa y concejo de Salas, comprado en 1583 por 500 ducados. M.ª Ángeles Faya, art. cit. 2003, pp. 131 y 132. La misma autora menciona la renuncia en favor del Capitán Suero Queipo de Llano en La nobleza en las Asturias del Antiguo Régimen (Oviedo, KRK, 2004), p. 164.
  35. Por esta escritura de capitulaciones, que pasó ante el escribano Lázaro Rodríguez, los padres del novio le mejoraban en tercio y quinto, agregándolo al mayorazgo. Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 56.
  36. Tuvieron por hijo a Manuel Queipo de Llano y Zapata del Mármol, caballero de Santiago, colegial del Mayor de Oviedo en Salamanca, Corregidor de Ávila, de Écija y electo de Granada. Casó en 1668 con Juana de Avilés Hevia, hija primogénita e inmediata sucesora de Diego de Avilés Hevia y Flórez, a quien premurió, señor de las casas de Bolgues en las Regueras, las Morteras en Somiedo y Piedrafita de Babia, Alférez Mayor de Miranda, y de Inés de Navia y Arango, su segunda mujer, de los señores de Villavaler, con la que casó en 1651. La prole de este matrimonio se malogró.
  37. Sucedió en este corregimiento a Íñigo Fernández de Córdova y Mendoza, I vizconde de las Torres, que lo ejerció de 1634 a 1637. «Le firmó el Rey su nombramiento de Corregidor de Granada en 21 de octubre de 1637. Tomó posesión del Corregimiento en Cabildo municipal extraordinario celebrado el 20 de diciembre del mismo año. Faltan del Archivo los libros de actas capitulares correspondientes a los años desde el de 1638 al de 1643 inclusive, dificultando esto saber cuándo cesó en el cargo de Corregidor el señor Queipo de Llano.» En 1644 ya lo era Antonio de Henestrosa y Montemayor. José Díaz Martín de Cabrera, Curiosidades históricas granadinas: segunda parte: Los muy ilustres señores Corregidores de la ciudad de Granada (Granada, 1918), p. 25.
  38. Obtuvo de nuevo este gobierno en muy difíciles circunstancias, pues sucedía al Corregidor Francisco Arévalo de Zuazo, que fue depuesto en mayo de 1648 por un motín popular, y a Luis de Paz y Medrano, que desempeñaba el cargo interinamente por nombramiento de la Chancillería y a petición de los amotinados. «Fue nombrado Corregidor de Granada, despachándosele el Real Título en Aranjuez el 1.º de junio de 1648. Tomó posesión del cargo en Cabildo municipal celebrado el 12 de junio de 1648.» En 1651 le sucedió Francisco Fernández Marmolejo. José Díaz Martín de Cabrera, op. cit., p. 27.
  39. «Fue Don Álvaro Queypo seis años Corregidor de Granada, de donde vino á serlo en Madrid; y estando en esta ocupación bolvió á serlo de Granada, adonde los naturales avían puesto Corregidor de su mano. Diósele plaça del Consejo de Hazienda, y en cinco días llegó de Madrid á Granada, adonde fue recibido con general aplauso, y estimación. Continuó su Corregimiento tres años: Bolvió a ser Corregidor de Madrid, y de Málaga, donde murió.» Felipe Bernardo de Quirós, Solar de Olloniego, p. 111-112.
  40. Acerca de Martín de Acedo, verdadero valido del Virrey Esquilache, véase Eduardo Torres Arancivia, Corte de virreyes: el entorno del poder en el Perú del siglo XVII (Lima, Pontificia Universidad, 2006), pp. 134-140.
  41. José González fue un burócrata o covachuelista de gran talento. Hizo una brillante carrera administrativa bajo el reinado de Felipe IV, quien «le apreciaba por la fertilidad de su ingenio [...]. Parece que tampoco descuidaba sus propios intereses, y, pretextando algunas irregularidades de poca monta, al morir el Rey se le hicieron cargos, seguramente dictados más por la emulación que por la justicia. Una muerte oportuna, en 1668, le libró de estos enojos.» Antonio Domínguez Ortiz en Política y Hacienda de Felipe IV, apud Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 116.
    Adquirió la jurisdicción de Boadilla del Monte el 20 de diciembre de 1652, con Real Licencia y al precio de 73.342 reales de plata (o sea tres cuentos y 739.524 maravedís), comprándosela a Francisco María de Monserrat Manrique de Cárdenas y Arellano, VIII duque de Nájera y VI de Maqueda. El vendedor había heredado esta jurisdicción de su padre (el anterior duque, fallecido en dicho año), quien la compró en 1626. Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 113-114.
  42. El Licenciado Juan González de Uzqueta casó en segundas nupcias con la logroñesa María de Albelda, de la que tuvo por hija a María González de Uzqueta, nacida en Arnedo, mujer de Juan de la Calle y Almarza, Gobernador de la villa de Ocón por nombramiento del duque de Nájera y de Maqueda. El marido era natural de Ribafrecha, hijo de Francisco de la Calle, de igual naturaleza, y de Ana de Almarza, nacida en Yanguas, y hermano de Francisco de la Calle, Abad de Olivares y Capellán de Honor de S.M., y de Pedro, que tuvo por hijo a Gabriel de la Calle y Heredia, Fiscal de la Inquisición de Santiago de Compostela y Obispo de Valladolid. Y de este matrimonio nació el Licenciado y Oidor Juan de la Calle y González de Uzqueta, natural de Ocón, consejero de la Suprema Inquisición y de la Contaduría Mayor de Hacienda, caballero de Santiago. Su expediente de pruebas para igresar en esta Orden, formado en 1640, obra en el AHN con el n.º 1.415 y está extractado por José Simón Díaz en la 3.ª entrega de su «Nobiliario riojano», en Berceo, 4 (1947), pp. 475-486, pp. 481-482.
  43. La data del privilegio era del 8 de mayo de 1650. Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 56.
  44. En el año de 1692, la propiedad nuda y libre de estas casas era de María de Vera y Gasca, señora de Boadilla, nuera de José González y poseedora de su mayorazgo. Esta señora, al hacer inventario de sus bienes para testar en dicho año, declaraba habitar en dichas casas por haberle cedido el uso su sobrina la condesa de Toreno, que poseía el usufructo por sus días, después de los cuales había de volver a los herederos de la otorgante. Inventario y testamento obran en el AHP, prot. 9.822 y 9.823. La transcripción del pasaje citado, apud Patricio Fernández Sánchez, op. cit., p. 124.
  45. José González estuvo casado con Catalina de Valdés, hermana del Obispo Antonio de Valdés y Herrera, que lo fue de Mondoñedo, Oviedo, Osma y Córdoba (donde murió en 1657). Hija de otro Antonio de Valdés, Corregidor de Valladolid, natural de Medina de Rioseco y oriundo de Asturias, y de Ana de Herrera y Arias. De este matrimonio fue unigénito Juan González de Uzqueta y Valdés, nacido en Valladolid en 1615 y Colegial Mayor de Santa Cruz, primer poseedor del mayorazgo fundado por su padre y, como él, del Consejo y Cámara de Castilla. Casó con María de Vera y Gasca, hija de Francisco de Vera y Enríquez, caballero de Santiago, y de María del Barco y Gasca. No tuvieron descendencia, por lo que Juan solicitó Real licencia, y la obtuvo en enero de 1670, para desmembrar del mayorazgo 6.000 ducados de renta y destinarlos al convento de la Encarnación, de Carmelitas Descalzas, que había fundado en su su villa de Boadilla. Murió este señor el 31 de enero de 1670, y en el mayorazgo le sucedió María de Vera, su viuda, que lo poseyó «por los días de su vida y seis años de supervivencia», pasados los cuales —en virtud de los llamamientos e incompatibilidades fundacionales— recayó en Isabel María Queipo de Llano y Doriga Malleza, hija del III conde de Toreno. Janine Fayard, Los ministros del Consejo Real de Castilla: Informes biográficos (Madrid, Hidalguía, 1982), pp. 16 y 48; Patricio Fernández Sánchez, Boadilla del Monte, un pueblo con historia (Madrid, Visión Libros, 2011), pp. 115-119.
    De esta familia se conservan tres magníficos retratos procedentes del convento de Carmelitas de Boadilla y que hoy pertenecen a la Colección BBVA: un anónimo flamenco de Juan González de Uzqueta y Valdés, un Carreño de Miranda de su mujer, y otro anónimo atribuido a Martínez del Mazo que representa a un joven santiaguista: probablemente su primo Juan de la Calle y González de Uzqueta, filiado en una nota anterior.
  46. El coto jurisdiccional de Cortina, vinculado a la casa de Malleza, comprendía entre otros los lugares de Cortina y Llaneza, radicados en la parroquia de San Pedro de Naves, entonces hijuela de Santa Eulalia de Manzaneda e inclusa en el antiguo concejo de Tudela, después incorporado al de Oviedo.
  47. Hay que advertir del error, difundido por diversos autores, de convertir a Emilia Francisca de Doriga Malleza en «señora» o «heredera» de la casa de Doriga...
  48. Saltillo y Jaureguízar, op. cit., p. 144-145.
  49. Fue señora jurisdiccional de Boadilla del Monte por haber sucedido en el vínculo fundado por José González (de Uzqueta y Jiménez de Arellano), su tío tatarabuelo, caballero de Santiago y Camarista de Castilla, ya citado al filiar a la mujer del II conde. Isabel Queipo de Llano y su marido el marqués de Mirabal edificaron en dicha villa madrileña un suntuoso palacio, llamado de las Dos Torres, y por las deudas que contrajeron quedó el mayorazgo gravado con un censo de 4.000 ducados. Para redimirlas, su hija Josefa Micaela de Mirabal y Queipo de Llano, III marquesa de Mirabal, solicitó y obtuvo del Consejo de Castilla la preceptiva Real Licencia para enajenar la jurisdicción y palacio de Boadilla y un regimiento de la ciudad de Toro perteneciente al mismo mayorazgo. Y el 20 de febrero de 1761 los vendió al Infante Don Luis, hermano entero del Rey Carlos III, que había dejado el estado clerical después de ser Cardenal y Arzobispo de Toledo. El infante encargó una vasta remodelación del palacio al arquitecto Ventura Rodríguez. Así, el Palacio de las Dos Torres se convirtió en el Palacio del Infante Don Luis. Cfr. «Luis Félix de Mirabal y Espínola, Marqués de Mirabal y señor de Boadilla del Monte», en Boadilla.com.
  50. Janine Fayard, Los ministros del Consejo Real de Castilla: Informes biográficos (Madrid, Hidalguía, 1982), p. 116-117.
  51. El 6 de mayo de 1813 se extinguió la descendencia de esta señora, al morir sin prole su nieta María Vicenta Carrasco y Mirabal, V marquesa de Mirabal y VI condesa de Villafuente Bermeja. Por la posesión del mayorazgo de González de Uzqueta (del que ya se habían desmembrado la jurisdicción y bienes de Boadilla), se entabló entonces un pleito que se falló a favor de Pedro de Salas Quiñones Omaña y Suárez Miranda, señor de las casas de Omaña y Villamar, 3.er nieto de su hermana mayor, Josefa Queipo de Llano y Doriga Malleza. La descendencia completa de Isabel Queipo de Llano la expone el Marqués de Jaureguízar, op. cit. 1971, p. 215-216.
  52. a b Alfonso Menéndez González, op. cit., p. 98.
  53. Su hijo Ignacio de Merás y Queipo de Llano probó la nobleza de sus cuatro costados para ingresar en la Orden de Carlos III. Su expediente obra en la sección de Estado del AHN con el n.º 236.
  54. Según el Catastro de Ensenada, a mediados del siglo XVIII era señor de esta jurisdicción (jure uxoris) Fernando Ignacio Queipo de Llano, conde de Toreno, quien como tal ponía jueces y era también el mayor hacendado del coto, estimándose en 4.109 reales las rentas que percibía en el mismo, pese a que no cobraba derechos señoriales. Tenía el coto 26.504 fanegas de extensión y medía «tres leguas de oriente a poniente, dos y media de norte a sur y ocho y media de contorno, que no se podían recorrer a pie en menos de trece horas por lo áspero y montañoso del país.» Tenía 179 vecinos, incluidas 17 viudas, repartidos entre las parroquias de Santa María de Cerredo y Santiago de Degaña. Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón, Los señoríos asturianos: discurso leído el día 14 de diciembre de 1980 en el acto de su recepción pública (Madrid, Real Academia de la Historia, 1980), pp. 115-117.
  55. Oficio perpetuo que confería a los Quiñones —y a los condes de Toreno, sus sucesores— la custodia de la Real Cárcel de Ponferrada, sita en la calle del Reloj (junto a la Torre que le da nombre y frente al Convento de las Concepcionistas). Este magnífico edificio, construido entre 1565 y 1572, es actualmente la sede del Museo del Bierzo, y está blasonado con las armas reales, las de la ciudad y las del conde de Toreno (fotografía en el Diario de León).
    Algún autor confunde el oficio de Alcaide de la Real Cárcel de Ponferrada con el de Alguacil Mayor de la villa, también perpetuo, pero eran distintos. A fines del siglo XVIII el alguacilazgo pertenecía a Joaquín de Samaniego, marqués de Valverde de la Sierra, según refieren el Conde de los Acevedos y Javier Gómez de Olea y Bustinza en su artículo «Los Condes de Torrejón», en Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, vol. V (años 1998-1999, pp. 185-268), p. 239-240.
    Pero tal vez sí era el mismo oficio que la alcaidía de la Real Fortaleza de Ponferrada, enajenada en 1558 al precio de 16.000 ducados en favor del III marqués de Villafranca, quien la renunció en su hermano García de Toledo, Virrey de Cataluña. Antonio Jiménez Estrella, «El precio de las almenas: ventas de alcaidías de fortalezas reales en época de los Austrias», en Revista de Historia Moderna n.º 22 (2004), pp. 16, 29 y 44, con remisión al AGS, Contaduría del Sueldo, 2.ª Serie, leg. 380.
  56. Los abuelos maternos de Bernarda (citados en el texto) tuvieron también por hijo a Francisco Antonio de Quijada Rojas y Quiñones, señor de Inicio, regidor perpetuo de León, caballero de Santiago, que fue II conde de Rebolledo y señor de Irián (en sucesión de su pariente Bernardino de Rebolledo, que murió soltero en 1676) y creado marqués de Inicio en 1690. Casó con Clara de Quiñones Pimentel, señora de Cerredo y Degaña y de la casa de Ponferrada, hija y sucesora de Manuel de los mismos apellidos, pero ella murió al poco tiempo sin prole, pasando esta casa y jurisdicción a su tío Pedro, el padre de Bernarda. El conde (y futuro marqués) volvió a casar con María Leonarda Bernardo de Quirós Benavides y Miranda, señora de Olloniego y de Zalamillas y de la casa de Benavides de Molinaseca, natural de Mayorga, de la que tampoco tuvo descendencia. En la casa de Inicio y Rebolledo sucedió su sobrino Alonso de Quijada Rojas Quiñones y Rebolledo. Véase el estudio de Pantxike Contreras sobre el «Escudo de los Condes de Rebolledo y Marqueses del Inicio en Villaviciosa de la Ribera», en su blog Nuestros Escudos.
  57. Cfr. Alfonso Menéndez González, op. cit., p. 89.
  58. En cuanto a la defunción del V conde discrepan algunas fuentes y otras callan. Tomamos como dato más seguro el que figura en la descripción de fondos del Archivo de los Condes de Toreno, en el Censo-Guía de Archivos de España e Iberoamérica.
  59. Para una relación de sus publicaciones véase Constantino Suárez, Escritores y artistas asturianos. Índice bio-bibliográfico (Madrid, Instituto de Estudios Asturianos, 1936-1957), s.v. «Queipo de Llano y Quiñones, Joaquín José». Según este autor, el naturalista Vernet puso en honor del conde el nombre de Terebratula Torena a una concha fósil.
  60. Se conserva este cuadro en Madrid, en la colección particular de los Condes de Toreno, y puede verse en el Museo Virtual de Cangas del Narcea.
  61. Capitulaciones de 1754 que cita Alfonso Menéndez González, op. cit., p. 99.
  62. Fruto del anterior matrimonio de su mujer, Fernando Queipo de Llano tuvo por hijastros a Fernando de Llano y Parreño (Parma,1774-1812), II marqués de Llano, y al Mariscal de Campo José Agustín de Llano y Parreño (Madrid, 1775-1843), III marqués, alumnos ambos del Real Seminario de Nobles de Madrid. Y parece que también lo fueron Sebastián y Martín de Llano y Parreño, caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén. Cfr. Juan de la Barreda y Acedo-Rico, Viejas familias de Alcalá de Henares (Madrid, Complutense, 2003), p. 141, y Antonio Pérez de Azagra y Aguirre, Títulos de Castilla e Indias y extranjeros concedidos por nuestros Reyes a vascongados, los que entroncaron con vascos y se dieron a sus descendientes y las descendencias de todos ellos (Vitoria, 1945), p. 210.
    Según Pérez de Azagra (loc. cit.) los maridos de Isabel Parreño fueron tres, pues antes que con los citados en el texto habría casado con Agustín de Valdés y Castro, su deudo. Si hubo realmente tal matrimonio, debió de ser muy prematuro y fugaz (tal vez capitulado pero no rato), pues ella tenía 18 años cuando casó con el futuro marqués de Llano el 12 de junio de 1770.
  63. Para los Parreño, véase Jaime de Salazar y Acha, Estudio histórico sobre una familia extremeña: los Sánchez Arjona (Madrid, RAMHG, 2000), p. 38-39, texto y nota 29.
  64. La suegra de Fernando Queipo de Llano era hija de Juan Isidoro de Arce Zapata y Ayala, caballero de Calatrava, Alguacil Mayor de La Roda, donde nació en 1695, y de Francisca de Valdés y Fernández de Córdoba, natural de Sevilla, que casaron en Almadén año de 1723; nieta de Juan Victoriano de Arce y Carrasco, natural de La Roda, y de Isabel María de Ayala Ladrón de Guevara, que lo era de Hontanaya, y materna de Diego de Valdés Girón y Araque, señor de la Villa del Cerro, caballero de Santiago, del Consejo de Hacienda, Oidor de Sevilla, Superintendente de las Reales Minas de Almadén, natural de Pozoamargo, y de Luisa Eusebia de Córdoba Lasso de la Vega y Veintimilla, que lo era de Málaga, de los marqueses del Vado del Maestre. La casa de los Arce de La Roda recayó en los condes de Villaleal y en los de Pinohermoso (después duques). Véanse Antonio Ramos, Descripción genealógica de la casa de Aguayo (Málaga, 1781), pp. 181-183; Luis Vilar y Pascual, Diccionario histórico, genealógico y heráldico de las familias ilustres de la monarquía española, tomo V (Madrid, 1860), pp. 18-19; «Arce: rama de La Roda (Albacete)» en ABCgenealogía.com; Rafael M.ª Girón Pascual, «Valdés Girón, Señores del Cerro», en la misma web, y la base genealógica Elpicazo.net.
  65. Su expediente de información genealógica obra en el Archivo del Museo Naval bajo la sig. 2723.
  66. Para serlo, hizo ante este cabildo información de limpieza de sangre en 1805. ACO, Pruebas de genealogía, t. 36, n.º 2.
  67. Sobre la casa de Espasantes y el marquesado de Bosque Florido, véanse los artículos de Luis López Pombo «Genealogía de la Casa de Espasantes» y «Títulos nobiliarios relacionados con la provincia de Lugo» en Galiciadigital.com
  68. Historia del Levantamiento, Guerra y Revolución de España, en 5 volúmenes. En 1835 se publicaron en Madrid los cuatro primeros (libros 1.º a 18.º: I,II, ), reeditándose en París al año siguiente (I), y en 1837 el quinto de nuevo en Madrid (libros 19.º a 24.º) Una reedición completa se tiró en Madrid en 1839 (facsimilar en Valladolid, Maxtor, 2008). Y en 1848 Nicasio Gallego dio a la prensa en cuatro volúmenes la «segunda edición, adicionada y corregida por su autor» que había fallecido cinco años antes, y precedida de su biografía (I,). Después ha tenido numerosas ediciones, entre otras las siguientes:
    • Madrid, Rivadeneyra, 1872, LIV + 534 pp. en un vol., biografía del autor por Leopoldo Augusto de Cueto, [Marqués de Valmar].
    • Madrid, Atlas, 1953, LIV + 534 pp. en un vol., en Biblioteca de Autores Españoles, 64. Reproduce la biografía del autor de la ed. 1872.
    • Madrid, Akrón, 2008, 2.320 pp. en 5 vols.
    • Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2008, 1.421 pp., presentación de Joaquín Varela Sánchez-Carpegna (aquí en pdf).
    • Pamplona, Urgoiti, 2008, 1.380 pp. en un vol., amplia introducción de Richard Hocquellet, índices onomástico y toponímico.
  69. Carlos de Odriozola y Rico-Avello, op. cit., p. 155.
  70. De este matrimonio nacieron: 1. Aldara Fernández de Córdova y Queipo de Llano, mujer de Jaime Loring y Martínez de Irujo, de los condes de Mieres, con prole, y 2. Álvaro Fernández de Córdova y Queipo de Llano, casado con Vernónica Allende y Milans del Bosch, con sucesión.
  71. Su esquela, en el ABC del 26, p. 79.
  72. Crónica en el ABC del 7 de junio de 1988, p. 47.
  73. Ofició esta boda el Cardenal Bueno Monreal. Crónica en el ABC de Sevilla del 12, p. 24.