Reino de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reino de Portugal

PortugueseFlag1095.svg

1139-1910

Flag of Portugal.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Hymno da Carta (desde 1834)
Ubicación de Portugal
Capital Coimbra (11391255)
Lisboa (1255-1808) y (1815-1910)
Río de Janeiro (1808-1815)
38°42′N 9°11′O / 38.700, -9.183
Idioma oficial Portugués
Gobierno Monarquía
Rey de Portugal
 • 1139-1185 Alfonso I (primero)
 • 1908-1910 Manuel II (último)
Historia
 • Creación 1139 de 1139
 • Bajo control español[1] 1580-1640
 • Guerra de la Independencia Española 1808-1814
 • Independencia de Brasil 12 de octubre de 1822
 • Revolución del 5 de Octubre de 1910 1910
Superficie
 • 1527 91,000 km²
Población
 • 1527 est. 1,262,376 
     Densidad 0 hab./km²
 • 1770 est. 2,850,444 
 • 1900 est. 5,423,132 
Moneda Real portugués

El Reino de Portugal fue el período entre 1139 y 1910 en el que Portugal fue un estado monárquico. Se estableció en 1139 cuando Alfonso I se autoproclamó Rey de Portugal y desapareció en 1910 con la proclamación de la Primera República Portuguesa.

Orígenes[editar]

En el año 868 se constituye el Primer Condado de Portugal, el cual duró hasta el año 1071 con capital en la ciudad de Oporto bajo la dinastía de Vímara Pérez, como un feudo del Reino de Asturias. Posteriormente, en el año 1093 la dinastía Borgoña se consigue hacer con el poder del Segundo Condado de Portugal, en este periodo bajo la influencia del Reino de León. En 1139 el conde Alfonso I se proclama rey de Portugal y consigue la independencia del Reino de León, que éste reconoce en 1143. En 1147, Portugal, conquista la actual capital, Lisboa.

En 1179 el papa Alejandro III, a través de la bula Manifestus Probatum, reconoce Portugal como un país independiente y como vasallo de la iglesia cristiana.

Dinastía Borgoña[editar]

El ascenso al poder de Alfonso Henriques en 1128 y su coronación como rey en 1139 empieza la Reconquista de los territorios ocupados por los musulmanes, ocupando Santarém en 1148, Lisboa en 1147, Alcácer do Sal en 1158 y Évora en 1165. Sancho I consigue ocupar en 1189 la ciudad de Silves, capital del Reino del Algarve, y comienza una guerra contra Alfonso IX de León que finalizará con una tregua y la repoblación de grandes zonas del interior del país.

Alfonso II de Portugal continua las disputas con el Reino de León pero se une en el año 1212 con los Reinos de Navarra, Castilla, Aragón y diversas órdenes militares para ganar la Batalla de Navas de Tolosa. Las disputas internas con sus hermanos y con el propio Alfonso IX de León trae su excomunión por el papa Honorio III, manteniéndose el país en entredicho hasta la muerte del rey en 1223.

Sancho II consigue firmar la paz con León y derrota a los musulmanes en el Alentejo, y su hermano Alfonso III firma la paz con la Corona de Castilla gracias a su matrimonio con Beatriz de Castilla y consigue mantener el Algarve bajo poder portugués.

El reinado de Dionisio I fue un periodo de paz ininterrumpido. Su legitimidad fue disputada por su hermano Alfonso y tiene lugar una guerra civil. Las hostilidades entre Portugal y la Corona de Castilla finalizan en 1297 a través de un Tratado de Alianza, asegurado a través del matrimonio entre su hija Constanza de Portugal y Fernando IV de Castilla, a su vez, el hijo de Dionisio y futuro Alfonso IV se casa con Beatriz de Castilla. Una nueva guerra civil, pero entre rey y heredero, consiguiendo la finalización de las disputas en 1293 gracias a la mediación de Isabel de Portugal.

Pedro I consigue reforzar el poder central del gobierno, eliminando la jurisdicción de la aristocracia y el clero. El hijo de éste, Fernando I, fue un rey débil pero sumamente ambicioso. Así, en el año 1369 reclama el trono de la Corona de Castilla a la muerte de Pedro I de Castilla como descendiente legítimo por parte materna de Sancho IV de Castilla. Sus contendientes, Pedro el ceremonioso, Carlos II de Navarra y Juan de Gante el cual estaba casado con Constanza de Castilla, única hija de Pedro I. Finalmente el escogido para ocupar el trono castellano fue Enrique de Trastámara, hermano bastardo de Pedro I y que fue confirmado por el papa Gregorio XI. Al morir Fernando I sin hijos, su hija Beatriz de Portugal, fue nombrada heredera del país y reina de jure, pero su anterior boda con Juan I de Castilla provoca una insurreción interna de la nobleza, que veía peligrar la independencia de su país, en favor de Juan de Avís, hermano bastardo de Fernando I.

Dinastía Avís[editar]

Pintura de la boda entre Juan I y Felipa de Lancaster el año 1387.

El ascenso de Juan de Avís a la corona del Reino de Portugal supone la entronización de la dinastía Avís. Al acceder al reinado tuvo que hacer frente a la invasión de Juan I de Castilla, que invoca el derecho legítimo de su esposa, Beatriz de Portugal, siendo derrotado este último en la Batalla de Aljubarrota en 1385. Durante su reinado se inicia la expansión portuguesa gracias a la conquista de Ceuta en 1415 y de las expediciones de notables marineros como Enrique el Navegante, Vasco de Gama o Pedro Álvares Cabral. La dominación portuguesa se hace efectiva sobre territorios como el Brasil, Angola, Mozambique, diversas ciudades de la India, Macao o Timor.

Alfonso V centra su atención expansiva al norte de África y en las expediciones de exploración del Océano Atlántico. En 1475 intenta interferir en la política castellana después de la muerte de Enrique IV de Castilla y las aspiraciones de la hermana de éste, Isabel I, y de Juana la Beltraneja sobrina del rey portugués. Aquel año se casa con Juana y se proclama rey de Castilla y León, pero finalmente fue derrotado en la Batalla de Toro en 1476 por su primo Fernando II de Aragón, esposo de Isabel I.

Durante el reinado de Juan II de Portugal se firma el Tratado de Tordesillas en el año 1494, que desea delimitar las zonas de conquista del Nuevo Mundo. Así mismo, establece lazos matrimoniales con los Reyes Católicos, casando a su hijo y heredero Alfonso de Portugal con Isabel de Aragón, cosa que provocaría que la tras la muerte del infante Juan de Aragón se permitiese a Alfonso de Portugal reclamar los derechos dinásticos de Castilla y Aragón, y unir estos territorios a Portugal. Los Reyes Católicos intentaron anular el matrimonio pero fue en vano, todo y que la muerte prematura de Alfonso en 1491 salva la situación. La muerte de Juan II de Portugal sin hijos trae consigo que fuese sucedido por su primo y cuñado Manuel de Viseu, el cual se había casado con Isabel de Aragón al enviudar ésta. El nacimiento de Miguel de Paz, que fue nombrado al nacer Príncipe de Asturias fue visto por los Reyes Católicos como el intento de poder unificar las tres coronas bajo un mismo régimen, pero la muerte de éste en 1500 trunca las aspiraciones de unificación. En segundas núpcias se casa con otra hija de los Reyes Católicos, María de Aragón, con la cual tiene los futuros herederos de la Corona de Portugal.

Juan III de Portugal reina como un rey fervientemente católico, introduciendo en el país la Compañía de Jesús (1534) y la Inquisición (1536). Continúa con la política expansionista portuguesa, pero ésta sufre los ataques de los piratas y de los franceses en el Océano Atlántico, y el Imperio otomano en la India, llegando las embajadas portuguesas hasta lugares tan remotos como China o Japón. La muerte de sus príncipes herederos, y especialmente de Juan de Portugal, acarrea que fuese sucedido por su nieto Sebastián I, hijo del anterior. Sebastián I fue un rey muy débil y frágil, y su ascenso a la corona, con tan sólo 3 años de edad, acarrea la regencia inicialmente de su abuela Catalina de Habsburgo y posteriormente de su tío Enrique el Cardenal.

Portugal en la Monarquía Hispánica[editar]

La muerte sin descendencia de Enrique I de Portugal en el año 1580 provoca un vacío de poder en la corona portuguesa, un hecho que aprovecha Felipe II de España para reclamar sus derechos dinásticos como hijo de Isabel de Portugal y nieto de Manuel I de Portugal. El envío de tropas castellanas al territorio portugués liderada por el Duque de Alba y su victoria en la Batalla de Alcántara (1580) frente al pretendiente don Antonio permitió a Felipe II ser reconocido rey de Portugal. La unión dinástica aeque principaliter[1] con los demás reinos hispánicos produjo la creación de uno de los imperios más grandes del planeta, nombrado en tiempos de Felipe II El Imperio en el que no se pone el Sol.

Esta unión continúa bajo los reyes Felipe III de España (Felipe II de Portugal) y Felipe IV (Felipe III de Portugal), el cual tuvo que hacer frente a la revuelta del duque Juan II de Braganza aprovechando la Revolución de "Els Segadors", iniciada en Cataluña en el año 1640. Juan de Braganza, con la ayuda del Cardenal Richelieu, consigue hacerse con el trono portugués bajo el nombre de Juan IV de Portugal gracias a sus victorias en las batallas de Elvas y Villaviciosa, y que finalmente fue ratificada con la firma del Tratado de Lisboa de 1668.

Dinastía Braganza[editar]

Proclamación de Juan IV como rey de Portugal.

Con el ascenso al trono portugués de Juan IV de Portugal en 1640 la Dinastía de Braganza se hizo con el poder y consiguió la independencia definitiva de la corona española, gracias a la imposibilidad del ejército español de plantar todos los frentes abiertos: Guerra de los Treinta Años, Revolución del "Els Segadors y las diversas revueltas en Portugal, Sicilia y Napoles.

El nuevo rey estableció una alianza con el Reino de Inglaterra, acordando el matrimonio de su hija Catalina de Braganza con Carlos II de Inglaterra. Con la realización de este pacto, Portugal cede las posesiones de Tánger y Bombay a Inglaterra, a la vez que consigue recuperar, gracias a la ayuda inglesa, los territorios de Luanda, Santo Tomé y Príncipe y Brasil, que en aquellos momentos estaban ocupados por las Provincias Unidas. La pérdida de Malacca y Ceilán por parte de los holandeses acarrea que el oro, el azúcar y los diamantes de Brasil se convierten en la principal fuente de ingresos del país.

En 1667, Pedro II se hace con el poder como regente, desbancando a su hermano Alfonso VI de las cotas máximas de poder, y accediendo finalmente en 1683 a la corona. Juan V se integra dentro de la Gran Alianza y después del Terremoto de Lisboa de 1755 el rey José I moderniza el país gracias a la obra política de Sebastião José de Carvalho e Melo e impulsa el absolutismo en el país. El intento de asesinar al rey va a ser aprovechado por el marqués de Pombal para iniciar una campaña de castigo contra las familias reticentes a sus propuestas de cambio y contra la Compañía de Jesús, que fue finalmente expulsada de Portucal con el beneplácito del Vaticano.

En 1779, con la muerte de José I, accede al trono su hija María I, que reina junto su marido Pedro III. La destitución del marqués de Pombal fue buen vista enre la población, pero el imperio empieza a decaer poco a poco y entra a formar parte del Bloqueo Continental a costa de Inglaterra para hacer frente a Napoleón Bonaparte. Así, durante las Guerras Napoleónicas, el declive continúa y la ocupación de la Península Ibérica por parte de Napoleón provoca la huida de la familia real a la ciudad de Río de Janeiro en 1808, y la posterior pérdida de Brasil en 1822

Crisis del siglo XIX[editar]

Huida de Juan VI y su familia desde el puerto de Belém.

La negativa de Portugal de cerrar sus vínculos de relación con el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda provoca la invasión del país por parte de las tropas de Napoleón Bonaparte, las cuales ocupan Lisboa el 1 de diciembre de 1807. La ayuda británica consigue devolver la independencia en la Guerra de la Independencia Española, siendo expulsadas las últimas tropas francesas en 1812. La huida de la familia real durante la guerra a Río de Janeiro provoca que esta ciudad brasileña se convirtiera en la capital del reino entre 1808 y 1821.

Las insurrecciones de las ciudades de Oporto y Lisboa en 1820 provoca el retorno de Juan VI a Europa, quedando su príncipe heredero en Brasil, siendo el primer rey en aceptar una constitución. El 7 de diciembre de 1822, Pedro I de Brasil, hijo de Juan VI, proclama la independencia del Imperio de Brasil, y lidera posteriormente una revuelta contra su padre para hacerse con el poder de Portugal. En 1826, con la muerte de su padre, reclama sus derechos dinásticos de la corona de Portugal, pero fue obligado a renunciar al cabo de siete días en favor de su hija María II. Con la condición de que esta se casara cuando tuviera la edad correcta con Miguel de Braganza (enlace que no llegó a término). El descontento entre la población hizo que en 1828 Miguel de Braganza se hiciera con el poder bajo el nombre de Miguel I de Portugal, durante su reinado, de tan solo 7 años, para volver posteriormente María II.

Casa de Braganza Sajonia-Coburgo[editar]

La boda en el año 1836 de María II y Fernando II de Portugal provoca la entronización de la dinastía Braganza-Wettin en Portugal. Nombrado rey en 1837, a la muerte de su esposa continúa con el poder y como regente de su hijo Pedro V de Portugal.

Después de una crisis política entre 1868 y 1872, que coincidió con el Sexenio Democrático ocurrido en España, el sistema político recupera su estabilidad e inicia la rotación de los principales partidos políticos: el Partido Regenerador (conservador) y el Partido Progresista.

En el año 1908 el rey Carlos I de Portugal y su príncipe heredero Luis Felipe de Braganza fueron asesinados en la ciudad de Lisboa, convirtiéndose en rey Manuel II. Este acusó al Primer Ministro João Ferreira Franco Pinto Castelo-Branco, el cual había gobernado de forma dictatorial durante sus últimos años, como responsable del asesinato, por lo cual fue destituido por el nuevo rey. La Revolución de 1910 acarrea la proclamación de la Primera República de Portugal y el exilio del rey al Reino Unido.

Lista de monarcas de Portugal[editar]

Casa de Borgoña (1139 - 1385)[editar]

Casa de Avís (1385 - 1580)[editar]

Casa de Avís-Beja (1495-1580)[editar]

Casa de Austria (1581 - 1640)[editar]

Casa de Braganza (1640 - 1910)[editar]

Casa de Braganza Sajonia-Coburgo-Gotha (1853 - 1910)[editar]

  • Pedro V el Esperanzado (1853 - 1861)
  • Luis I el Popular (1861 - 1889)
  • Carlos I el Martirizado (1889 - 1908)
  • Manuel II el Patriota o el Rey Perdido ( 1908 - 1910)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]