Alfonso I de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfonso I de Portugal
Rey de Portugal
AfonsoI-P.jpg
Predecesor Enrique de Borgoña
Teresa de León (regente hasta 1128)
Sucesor Sancho I de Portugal
Información personal
Consorte Mafalda de Saboya
Descendencia Véase Descendencia
Casa realDinastía Casa de Borgoña
Padre Enrique de Borgoña
Madre Teresa de León
Nacimiento 25 de julio de 1109
Castillo de Guimarães o Viseu, Condado Portucalense
Fallecimiento 6 de diciembre de 1185
(76 años)
Coímbra, Portugal
Entierro Monasterio de Santa Cruz, Coímbra, Portugal
Shield of the Kingdom of Portugal (1139-1247).png
Escudo de Alfonso I de Portugal

Alfonso I de Portugal, mejor conocido como Alfonso Enríquez, o bien en portugués Afonso Henriques (Guimarães o Viseu, [a] 25 de julio de 1109[b]Coímbra, 6 de diciembre de 1185)[3] fue el segundo conde del Condado Portucalense de la casa de Borgoña y el primer rey de Portugal.

Gracias a sus conquistas que, a lo largo de cuarenta años, sobrepasaron el doble del territorio legado por su padre, fue conocido como el Conquistador; también se le llamó el Fundador y el Grande. Los musulmanes, en señal de respeto, le llamaron Ibn-Arrik ("hijo de Enrique") o El-Bortukali ("el portugués").

Biografía[editar]

Primeros años y la regencia materna[editar]

Alfonso era hijo de Enrique de Borgoña, el primer conde de Portugal, y de Teresa, hija bastarda de Alfonso VI de León.[4] Aunque no se sabe con certeza dónde nació, la creencia popular lo hace oriundo de Guimarães, ciudad donde con toda probabilidad fuera criado y viviera hasta 1131, año en que se trasladó a Coímbra.[5] Otros historiadores sostienen, sin embargo, que el lugar de nacimiento del primer rey de Portugal fue la ciudad de Viseu donde su madre pasó largas temporadas en el año de su nacimiento según consta en documentos otorgados por la condesa Teresa.[1]

El 22 de mayo de 1112 murió su padre, el conde Enrique de Borgoña, en su señorío de la ciudad de Astorga.[6] Con apenas tres años de edad, Alfonso quedaba huérfano de padre y heredaba el condado,[1] mientras que su madre tomaba las riendas del gobierno durante la minoría de su hijo.[7]

Ya en 1120 Alfonso había tomado una posición política opuesta a la de su madre, quien por su relación sentimental con el conde Fernando Pérez de Traba, con quien tuvo descendencia, apoyaba al partido de los Traba[8] , bajo la dirección del arzobispo de Braga. Cuando éste fue forzado a emigrar, se llevó consigo al infante quien, en 1122, fue armado caballero en Tuy.

Soberanía sobre el Condado Portucalense[editar]

Restablecida la paz, Alfonso volvió a su condado. Mientras, unos incidentes provocaron la invasión del condado Portucalense por su primo Alfonso VII de León que, en 1127, asedió Guimarães donde se encontraba Alfonso Henriques .[9] Al prometerle lealtad, Alfonso VII desistió de conquistar la ciudad, pero unos meses más tarde, el 24 de junio de 1128, las tropas de Teresa de León se enfrentaron en la batalla de San Mamede con las de Alfonso Enríquez que venció, consagrando su autoridad en el territorio.[10]

El canónigo del monasterio de Santa Cruz de Coímbra, «el más antiguo historiógrafo de la monarquía» describe esta batalla en los Anais de D. Afonso, Rei dos Portugueses: [11]

Na era de 1166 [ano de 1128], no mês de Junho na festa de S. João Baptista, o ínclito infante D. Afonso (...) com o auxílio do Senhor e por clemência divina, e também graças ao seu esforço e persistência (...) apoderou-se com mão forte do reino de Portugal. Com efeito, tendo morrido seu pai, o conde D. Henrique, quando ele era ainda criança de dois ou três anos, certos [indivíduos] indignos e estrangeiros pretendiam [tomar conta] do reino de Portugal; sua mãe, a rainha D. Teresa, favorecia-os, porque queria, também, por soberba, reinar em vez de seu marido, e afastar o filho do governo do reino. Não querendo de modo algum suportar uma ofensa tão vergonhosa, pois era já então maior idade e de bom carácter, tendo reunido os seus amigos e os mais nobres de Portugal, que preferiam, de longe, ser governados por ele, do que por sua mãe ou por [pessoas] indignas e estrangeiras. Acometeu-os numa batalha no campo de S. Mamede, que é perto do castelo de Guimarães e, tendo-os vencido e esmagado, fugitam diante deles e prendeu-os. [Foi tanto que] se apoderou do principado e da monarquia do reino de Portugal.

Después de esta batalla, ganada no solamente por sus méritos sino también gracias al apoyo de la nobleza y el clero, Alfonso prendió al conde Fernando Pérez de Traba y sus colaboradores, y también, según la tradición, a su madre. Sin embargo, poco después el conde gallego y Teresa se encontraban libres y en Galicia, según consta en la documentación.[12] Parece que hubo una reconciliación ya que Fernando Pérez de Traba cruzó más de una vez el Miño y su presencia se registra, por ejemplo, el 20 de julio de 1130 cuando confirmó una donación de Alfonso a la Catedral de Braga y otra del mismo infante en septiembre del mismo año, así como a principios de 1131 cuando realizó una donación a la catedral de Coímbra en sufragio por el alma de su madre, Teresa de León, fallecida el 1 de noviembre de 1130.[13]

En 1131, mudó su corte a Coímbra, posiblemente para distanciarse e independizarse de la poderosa nobleza señorial norteña que se atribuía la victoria en la batalla de San Mamede.[14] Al mismo tiempo, como Coímbra estaba cerca de la frontera de los territorios ocupados por los musulmanes y constantemente atacada por ellos, Alfonso, una vez establecido ahí, reforzó las defensas de la ciudad y desde ahí, destruyó los centros militares de los enemigos en Santarén y en Lisboa.[15] Según el historiador José Mattoso:

O estabelecimento de Afonso Henriques em Coimbra abre o caminho para o alargamento do território, e este alargamento, por sua vez, torna posível a sobrevivência de Portugal como país independente.

[16]

Alfonso apoyó generosamente la fundación del Monasterio de Santa Cruz en Coímbra que eligió como panteón familiar. La iniciativa para la fundación de este nuevo cenobio fue del arcedinano Telo Odoáriz. Alfonso donó unas propiedades al lado de la muralla de la ciudad y financió su construcción que comenzó en junio de 1131, además de otorgarle posteriormente, varios privilegios y dominios que convirtieron a este establecimiento religioso en uno de los más ricos de Portugal.[17]

Consciente de la importancia de las fuerzas que amenazaban su poder, se concentró en negociar con la Santa Sede con un doble objetivo: conseguir la completa autonomía de la iglesia portuguesa y el reconocimiento del reino.

Proclamación del Reino de Portugal[editar]

En 1139, tras una gran victoria en la batalla de Ourique contra un potente contingente del Imperio almorávide, Alfonso Henriques fue aclamado rey de Portugal por sus tropas. Según la tradición, la independencia fue confirmada más tarde, en las cortes de Lamego, al recibir del arzobispo de Braga la corona de Portugal. El reconocimiento por parte de Alfonso VII de León el emperador llegó en 1143 por el tratado de Zamora, tras la victoria portuguesa en el torneo de Arcos de Valdevez (1140 o 1141).

Desde entonces, Alfonso I procuró consolidar la independencia. Realizó importantes donaciones a la iglesia y fundó diversos conventos. Intentó también conquistar terreno en el sur, poblado entonces por musulmanes, y conquistó Santarém y Lisboa en 1147 tras el sitio de Lisboa y la batalla de Sacavém.

Conquistas provisorias de plazas leonesas[editar]

Desde 1166 hasta 1168, Alfonso I se había apoderado de varias plazas pertenecientes a la Corona leonesa. Fernando II de León repobló por aquellos días a Ciudad Rodrigo, y Alfonso, sospechando que su yerno la fortificaba con el propósito de molestarle, envió contra aquella plaza un ejército mandado por su hijo, el infante heredero Sancho. Acudió Fernando II en auxilio de la plaza amenazada, y en un encuentro que tuvo con las tropas portuguesas las puso en completa derrota, haciendo gran número de prisioneros. Despechado Alfonso I, entró por Galicia, se apoderó de Tuy y de otros muchos castillos, y en el año 1169 acometió primero la plaza de Cáceres. Luego acometió contra Badajoz poseída por los sarracenos, pero que pertenecía, en caso de conquista según el tratado de Sahagún, a la monarquía de León. Esto no obstante, Alfonso, sin respetar aquellas convenciones ni los lazos de parentesco que le unían con Fernando, atacó la plaza y quiso hacerla suya. Lo había casi logrado, y los musulmanes habían sido encerrados en un extremo de la población, cuando Fernando se presentó con sus huestes y atacó a Alfonso en las calles de Badajoz.

Alfonso I, que conoció la imposibilidad de sostener la lucha, quiso huir a uña de caballo, pero al pasar la puerta pegó contra uno de los hierros que la guarnecían y se rompió un muslo. Fernando trató a su suegro prisionero con gran nobleza y generosidad, le hizo curar por sus mejores médicos. Esta campaña dio por resultado un tratado de paz entre ambos reyes, en virtud del cual Alfonso recobró la libertad, con la sola condición de que devolvería al leonés las plazas de Cáceres, Badajoz, Trujillo, Santa Cruz de Paniagua, Montánchez y Monfragüe que en sus dominios le usurpara.

Apoyo portugués al monarca castellano e independencia definitiva por bula papal[editar]

En 1178, en vista de una invasión de Fernando II a Castilla, Alfonso I apoyó a Alfonso VIII de Castilla y envió en su auxilio a un ejército comandado por su heredero Sancho. La paz de 1180 entre Fernando II y Alfonso VIII evitó una nueva guerra.

El 23 de mayo de 1179 el papa Alejandro III, a través de la bula Manifestus Probatum, reconoció a Alfonso el título de rey y a Portugal como reino independiente y como vasallo de la Iglesia.[18]

Muerte y sepultura[editar]

Sepulcro del rey Alfonso I de Portugal en el Monasterio de Santa Cruz (Coímbra)

El rey Alfonso Henriques falleció con 76 años de edad el 6 de diciembre de 1185 y fue enterrado en el monasterio de Santa Cruz en Coímbra que ayudó a fundar donde había sido sepultada anteriormente su esposa la reina Mafalda. En julio de 1520, sus restos fueron trasladados desde el sencillo sepulcro original a otro más elaborado que fue mandado a labrar por su descendiente el rey Manuel I de Portugal.[3]

Descendencia[editar]

Contrajo matrimonio con Mafalda de Saboya, hija del conde Amadeo III de Saboya, en 1146 y ya en mayo de ese año se menciona el nombre de su esposa en las confirmaciones de documentos regios.[19] De este matrimonio nacieron los siguientes hijos:[20]

Con Elvira Gálter tuvo a:

Otros hijos naturales:


Predecesor:
Enrique de Borgoña
Conde de Portugal
Regencia de Teresa de León hasta 1128

11121139
Sucesor:
Se convierte en rey
Predecesor:
Nuevo título
Rey de Portugal
11391185
Sucesor:
Sancho I

Genealogía[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Roberto II de Francia
 
 
 
 
 
 
 
8. Roberto I de Borgoña
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
17. Constanza de Arlés
 
 
 
 
 
 
 
4. Enrique de Borgoña
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
9. Hélie de Semur
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2. Enrique de Borgoña
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
5. Sibila
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1. Alfonso I de Portugal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
24. Sancho Garcés III de Pamplona
 
 
 
 
 
 
 
12. Fernando I de León
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
25. Mayor de Castilla
 
 
 
 
 
 
 
6. Alfonso VI de León
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26. Alfonso V de León
 
 
 
 
 
 
 
13. Sancha de León
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
27. Elvira Menéndez
 
 
 
 
 
 
 
3. Teresa de León
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
7. Jimena Muñoz
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Notas[editar]

  1. La escasez de datos contemporáneos impide tener certeza, pero algunos historiadores portugueses de la actualidad sugieren que el primer rey de Portugal pudo haber nacido en Viseu ya que consta que su madre, Teresa de León, emitió varios documentos ese año estando en Viseu.[1]
  2. Pudo nacer a mediados de agosto.[2]

Referencias[editar]

  1. a b c Mattoso, 2014, pp. 25–27.
  2. Mattoso, 2014, p. 27.
  3. a b Mattoso, 2014, p. 373.
  4. Mattoso, 2014, p. 28–29.
  5. Mattoso, 2014, p. 105.
  6. Mattoso, 2014, p. 34.
  7. Mattoso, 2014, pp. 34-43.
  8. Mattoso, 2014, pp. 44-46.
  9. Mattoso, 2014, pp. 58-59.
  10. Mattoso, 2014, pp. 63-65.
  11. Mattoso, 2014, pp. 63-64.
  12. Mattoso, 2014, pp. 66-67.
  13. Mattoso, 2014, pp. 94-95.
  14. Mattoso, 2014, pp. 105-106.
  15. Mattoso, 2014, pp. 109-110.
  16. Mattoso, 2014, p. 110.
  17. Mattoso, 2014, pp. 112-113 y 119.
  18. Mattoso, 2014, p. 359.
  19. Mattoso, 2014, p. 220.
  20. Mattoso, 2014, pp. 226-227.
  21. a b c d e Mattoso, 2014, p. 226.
  22. Rodrigues Oliveira, 2010, p. 79.
  23. Rodrigues Oliveira, 2010, p. 80.
  24. Mattoso, 2014, pp. 372-373.
  25. Mattoso, 2014, pp. 287-288 y 290.
  26. a b Mattoso, 2014, p. 227.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Texto bilingüe Chronicon Lusitanum latín - francés, con introducción y anotaciones en este idioma, en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011).
  • «Afonso I» (en portugués). Portugal - Dicionário Histórico, Corográfico, Heráldico, Biográfico, Bibliográfico, Numismático e Artístico pág. 58-59. Consultado el 14 de septiembre de 2011.