Batalla de Villaviciosa (1665)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Villaviciosa
Guerra de Restauración portuguesa
Batalha de Montes Claros - gravura.jpg
Grabado italiano contemporáneo de la batalla.
Fecha 17 de junio de 1665
Lugar Montes Claros, Vila Viçosa
(Flag of Portugal.svg Portugal)
Resultado Victoria portuguesa
Beligerantes
Bandera de PortugalPortugal Bandera de España España
Comandantes
António Luís de Meneses, I marqués de Marialva, III conde de Cantanhede Luis Francisco de Benavides Carrillo de Toledo, III marqués de Caracena, marqués de Frómista, conde de Pinto
Fuerzas en combate
20.500 hombres 15.000 infantes
7.600 caballeros
Bajas
700 muertos 2.000 heridos 4.000 muertos
6.000 prisioneros

La batalla de Villaviciosa, también llamada batalla de Montes Claros, se libró el 17 de junio de 1665, en Montes Claros, cerca de Villaviciosa (en portugués Vila Viçosa, cerca de Borba), Portugal, entre portugueses y españoles. La batalla se encuadra dentro de la Guerra de Restauración portuguesa.

Terminó con una importante derrota de los españoles. La penetración de las tropas españolas, dirigidas por Luis de Benavides Carrillo, Marqués de Caracena, en territorio portugués se llevó a cabo por la frontera del Alentejo. Éste sitió Villaviciosa, plaza que resistió denodadamente, por considerarla un punto esencial de comunicaciones entre Borba, Alandroal y Terena y un lugar de especial simbolismo por situarse allí uno de los palacios de la familia Braganza. A su encuentro se dirigieron los portugueses, encabezados por el marqués de Marialva, António Luís de Meneses. La batalla duró siete horas. Los españoles, con la artillería diezmada, contaron con numerosas bajas: 4.000 muertos y 6.000 prisioneros; del lado portugués, tan sólo 700 soldados dejaron allí la vida.

Puede considerarse que esta batalla impulsó definitivamente la independencia de Portugal, que sería reconocida por España tres años más tarde, con la firma entre los dos países del Tratado de Lisboa. La batalla de Villaviciosa, en la Guerra de Restauración portuguesa, y tras el controvertido resultado de la batalla de Montijo (1644), fue la última de las cuatro grandes victorias portuguesas contra los españoles, siendo las anteriores la batalla de las Líneas de Elvas (1659), la batalla de Ameixial (1663) y la batalla de Castelo Rodrigo (1664).