Palacio del Infante don Luis (Boadilla del Monte)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fachada principal del Palacio del Infante don Luis, en Boadilla del Monte (Madrid).

El palacio del Infante don Luis es un palacio que se encuentra en el casco urbano de Boadilla del Monte, municipio situado en la parte occidental de la Comunidad de Madrid (España). Fue construido en 1765 por Ventura Rodríguez (1717-1785), uno de los arquitectos más importantes y prolíficos del siglo XVIII español, quien concibió una de las obras más notables del neoclasicismo madrileño. Además del edificio propiamente dicho, el palacio integra una extensa zona ajardinada y agreste.

Historia[editar]

La familia del infante don Luis de Borbón (1784), por Francisco de Goya. El infante residió en el palacio entre 1765, cuando el edificio fue concluido, y 1776.

El edificio responde a una iniciativa del infante Luis Antonio de Borbón y Farnesio, el menor de los hijos varones del rey Felipe V y hermano de Carlos III, que se hizo con el señorío de Boadilla en 1761, aprovechando las dificultades económicas por las que atravesaba Josefa Micaela de Mirabal, marquesa de Mirabal, a quien estaba adscrita la zona.[1]

El actual palacio se alza sobre el antiguo palacio de las Dos Torres, residencia del citado marquesado, que quedó integrado en la estructura a partir de un diseño de Ventura Rodríguez realizado en 1763. Las obras se ejecutaron a un ritmo muy rápido, quedando el edificio prácticamente concluido en 1765, como así figura en una lápida conmemorativa del fin de la construcción, colocada en la fachada principal.

El palacio fue la residencia principal del infante don Luis desde 1765 hasta 1776, año de su matrimonio morganático con María Teresa de Vallabriga. Entre sus moradores figuró el músico Luigi Boccherini, que estuvo bajo la protección del infante durante su estancia en España.

Con la Guerra Civil española (1936-1939) la construcción sufrió daños considerables, además de la pérdida de numerosas obras de arte. En 1974 fue declarado Monumento Nacional y en 1998 fue adquirido por el Ayuntamiento de Boadilla del Monte, que tenía previsto instalar en sus dependencias la sede del Instituto Europeo de Estudios Superiores de Cultura y Comunicación.

En 2006, el Ayuntamiento cede el palacio a la SGAE por 75 años, para la instalación de un ambicioso proyecto cultural que incluiría un centro de alto rendimiento cultural con auditorio, sala de lectura, archivo-biblioteca y residencia para becarios y profesores y sede de la Fundación Autor, del Instituto Complutense de Ciencias Musicales y del Instituto de Derecho de Autor. El nuevo conjunto se integraría en la red de centros ARTEria que la SGAE abrirá en diversos países. Los planos arquitectónicos que se han difundido muestran en los jardines un edificio soterrado, con un auditorio y otros locales. Pero a finales de 2009 el proyecto de la SGAE fue rechazado por la Dirección General del Patrimonio de la Comunidad de Madrid, por considerar que ponía en peligro los restos arqueológicos hallados en el jardín, entre otros motivos.[2] Tras esto, el Ayuntamiento decidió retirar la concesión.[3] Aunque la SGAE anunció que presentaría un recurso contra la retirada, perdió definitivamente el palacio tras anular los tribunales la cesión en respuesta a la denuncia de un concejal del partido Alternativa por Boadilla. Ya en 2003 el TSJM anuló un proyecto del entonces ministro de Defensa, Federico Trillo, que planeaba instalar allí la Escuela Militar Ecuestre y realizar obras nuevas en un edificio donde sólo se permiten las de rehabilitación.

Hasta ahora el palacio ha sido objeto de varias restauraciones, entre las que destacan las emprendidas en 1944, en 1973 y en 2006.

El palacio fue escenario de algunas escenas de la película Los fantasmas de Goya de Miloš Forman. La productora encargada del rodaje costeó trabajos de remozamiento en el edificio por un importe cercano a 300.000 euros.

Descripción del edificio[editar]

Fachada principal del palacio

Exterior[editar]

El palacio, desde la valla que delimita el perímetro de su parcela.
La condesa de Chinchón, por Goya. María Teresa de Borbón y Vallabriga, hija del infante don Luis, está enterrada en la capilla del palacio.

El palacio tiene planta rectangular alargada (17 x 80 m aproximadamente) con la fachada principal de entrada orientada al NW y la fachada trasera que da al jardin orientada al SE. Tiene una superficie construida de 6.302,15 m² (cita requerida). Se articula en tres cuerpos principales, levantados a tres alturas, a los que se suman dos cuerpos secundarios, de una sola altura, que flanquean los dos lados.

Los materiales empleados en la construcción son mayoritariamente el ladrillo rojo y secundariamente la piedra, reservada a las portadas, a los frontones y al zócalo, este último de sillares de granito. Las cubiertas están realizadas en teja árabe.

El conjunto está coronado por dos pequeños torreones situados en los extremos, sobre las cubiertas, que emulan la disposición del primitivo Palacio de las Dos Torres, sobre el que fue erigido el edificio actual. Son de planta cuadrangular y cumplen la función de cuerpos de luz. Presentan vanos ovalados, que rompen la linealidad del trazado general.

Las fachadas están proyectadas sin relieve, excepción hecha de las portadas, de los frontones y de la cornisa que remata el edificio, sobre la que aparece un antepecho, que oculta la cubierta. Las dos principales son la septentrional, que sirve de acceso, y la meridional, que da a los jardines. Ambas presentan trazados muy similares.

La portada central está enmarcada con columnas toscanas. Sobre ella se elevan un balcón con columnas jónicas, un frontón semicircular y, por encima de éste, una lápida conmemorativa, con la inscripción «A.D. MDCCLXV», en alusión al año en el que el palacio fue finalizado. Las restantes portadas, ubicadas en los laterales, están también presididas por balcones con frontones, si bien triangulares.

Los elementos ornamentales son escasos en el exterior. Éstos prácticamente se limitan a la parte superior, adornada con distintos jarrones y dos escudos de armas (correspondientes al rey Felipe V), en piedra blanca de Colmenar de Oreja.

Interior[editar]

A diferencia del severo trazado del exterior, el interior destacaba por su suntuosidad, especialmente visible en la capilla. La utilización recurrente de motivos corintios, el empleo de materiales como el mármol, el bronce o el estuco y la presencia de elementos decorativos como guirnaldas, ángeles, uvas y flores en los arcos, pechinas, cornisas y bóvedas dan cuenta de la profusión ornamental de esta dependencia.

En la capilla se encuentran los panteones de María Teresa de Borbón y Vallabriga, condesa de Chinchón, segunda hija de Luis Antonio de Borbón y esposa de Manuel Godoy; y de la Duquesa de San Fernando, entre otras personalidades históricas.

El palacio albergaba una importante colección de obras de arte, entre las que figuraban cuadros de Goya, Rembrandt, Murillo, Velázquez y Durero, entre otros artistas.

Conjunto ajardinado y agreste[editar]

La Fuente de las Conchas, actualmente en los jardines del Campo del Moro, en el Palacio Real de Madrid, era uno de los elementos más destacados del conjunto ajardinado del Palacio del Infante don Luis.

El palacio fue edificado en una parcela de 71.469,46 m², dentro de un conjunto ajardinado de trazado regular, que, dados los desniveles del terreno, está dispuesto en terrazas, a las que se accede a través de escalinatas. A ello se añade la existencia de una huerta y de un parque agreste, que prolongan la zona ajardinada mediante un concepto integrador de arquitectura palaciega y rural.

Los jardines responden a un diseño de clara influencia italiana. Se extienden al pie de la fachada meridional del palacio y se distribuyen en dos áreas bien diferenciadas, el jardín alto y el jardín bajo, separados por dos galerías.

Ambos contaban con numerosos elementos ornamentales, entre los que cabe destacar tres grutas, un estanque, un puente de piedra y una casa noria, que aún se conservan, además de la Fuente de las Conchas, proyectada por Ventura Rodríguez y esculpida por Francisco Gutiérrez Arribas y Manuel Álvarez el Griego. Durante el reinado de Fernando VII, este conjunto escultórico fue trasladado al Campo del Moro, junto al Palacio Real de Madrid, donde se exhibe en la actualidad.

Junto a la fachada septentrional, se halla una fuente diseñada por Ventura Rodríguez, formada por tres nichos y pilastras toscanas.

El recinto está cercado con murallones y paredes de cal y ladrillo descubierto, sobre las cuales descansa una balaustrada de piedra blanca de Colmenar de Oreja. El acceso se realiza a través de cuatro puertas neoclásicas, realizadas en ladrillo y rematadas con frontones triangulares, que se encuentran muy deterioradas.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Coordenadas: 40°24′25″N 3°52′27″O / 40.4070, -3.8742

Enlaces externos[editar]