Alberto Durero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Durero»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Albrecht Dürer
Selbstporträt, by Albrecht Dürer, from Prado in Google Earth.jpg
Autorretrato de Durero (1498, Museo del Prado).
Nombre completo Albrecht Dürer
Nacimiento 21 de mayo de 1471
Núremberg, Banner of the Holy Roman Emperor (after 1400).svg Sacro Imperio (Actual Flag of Germany.svg Alemania)
Fallecimiento 6 de abril de 1528 (56 años)
Núremberg, Banner of the Holy Roman Emperor (after 1400).svg Sacro Imperio (Actual Flag of Germany.svg Alemania)
Nacionalidad Romano-Germana (alemana)
Movimiento Renacimiento

Alberto Durero (en alemán Albrecht Dürer;[1] Núremberg, 21 de mayo de 1471-Núremberg, 6 de abril de 1528)[2] es el artista más famoso del Renacimiento alemán, conocido en todo el mundo por sus pinturas, dibujos, grabados y escritos teóricos sobre arte. Ejerció una decisiva influencia en los artistas del siglo XVI, tanto alemanes como de los Países Bajos, y llegó a ser admirado por maestros italianos como Rafael Sanzio. Sus grabados alcanzaron gran difusión e inspiraron a múltiples artistas posteriores, incluyendo los nazarenos del siglo XIX y los expresionistas alemanes de principios del siglo XX.

Vida y obra[editar]

Autorretrato (1493) de Alberto Durero, pintado originalmente en óleo sobre papel vitela. Louvre, París.

Durero nació el 21 de mayo de 1471 en Núremberg, ciudad a la que estuvo íntimamente unido. Su padre, Alberto Durero el Viejo (1434-1522), era un orfebre húngaro que emigró a tierras germanas y el primer maestro de su hijo. De su primera formación, el joven Durero heredó el legado del arte alemán del siglo XV, en el que estaba muy presente la pintura flamenca del gótico tardío. Los artistas alemanes no tenían dificultad en adaptar su propia tradición gótica a la de artistas flamencos, como Robert Campin, Jan van Eyck y, sobre todo, Rogier van der Weyden.

El concepto empírico del mundo de la gente del norte (fundamentado más en la observación que en la teoría) era el nexo común. Durante el siglo XVI, el fortalecimiento de lazos con Italia a través del comercio y la difusión de las ideas de los humanistas italianos por el norte de Europa infundieron nuevas ideas artísticas al mundo del arte alemán, de tradición más conservadora.

Para los artistas alemanes resultaba difícil conciliar su imaginería medieval -representada con ricas texturas, colores brillantes y figuras con gran lujo de detalle- con el énfasis que los artistas italianos ponían en la antigüedad clásica, los temas mitológicos y las figuras idealizadas. La tarea que Durero se planteó fue la de proveer a sus compatriotas de un modelo con el que pudieran combinar el interés empírico por los detalles naturalistas con los aspectos más teóricos del arte italiano.

En su abundante correspondencia -especialmente en las cartas al humanista Willibald Pirckheimer, amigo suyo toda la vida- y en diversas publicaciones, Durero hacía hincapié en que la geometría y las medidas eran la clave para el entendimiento del arte renacentista italiano y, a través de él, del arte clásico.

En la lista de amigos de Durero estaba el austriaco Johann Stabius, autor que le proporcionó los conocimientos y detalles sobre la construcción de relojes solares. Entre las notas que dejó en su diario, cabe mencionar una descripción de una pesadilla que tuvo una noche de Pentecostés en 1525, donde veía caer trombas de agua del cielo. Marguerite Yourcenar hizo un interesante análisis en su libro El tiempo, gran escultor.

Desde aproximadamente 1507 hasta su muerte tomó notas y realizó dibujos para su tratado más conocido, Vier Bücher von menschlicher Proportion (Cuatro libros sobre las proporciones humanas, publicado póstumamente en 1528). Sin embargo, otros artistas contemporáneos suyos, con una orientación de tipo más visual que literaria, pusieron mayor atención en sus grabados, tanto en planchas de cobre como xilografías, que en sus escritos dirigidos a orientarlos en la modernización de su arte con desnudos de corte clásico y temas idealizados, propios del Renacimiento italiano.

Aprendizaje y primer viaje[editar]

Liebre joven, 1502, acuarela y gouache (Museo Albertina en Viena).

Entre 1488 y 1493, el taller de Wolgemut se dedicó a la considerable tarea de realizar numerosas xilografías para ilustrar la Crónica de Núremberg (1493) de Hartmann Schedel, y es probable que Durero recibiera una instrucción exhaustiva de cómo hacer los dibujos para las planchas de madera. Durante toda la época renacentista, el sur de Alemania fue centro de muchas publicaciones y era común que los pintores estuvieran también calificados para realizar xilografías y grabados para ellas.

Como era costumbre entre los jóvenes que habían acabado su periodo de aprendizaje, Durero emprendió un viaje de estudios en 1490. En 1492 llegó a Colmar, donde intentó entrar en el taller del pintor y grabador alemán Martin Schongauer que, cosa que no sabía Durero, había muerto en 1491.

Los hermanos de Schongauer le aconsejaron que se dirigiera al centro de publicaciones de Basilea, en Suiza, para buscar trabajo. En Basilea y después en Estrasburgo, Durero realizó ilustraciones para varias publicaciones, entre las que se encuentra Das Narrenschiff de Sebastian Brant en 1494 (traducida en 1507 como La nave de los locos). Durante esta primera etapa de su vida, comprendida entre su aprendizaje y su regreso a Núremberg en 1494, su arte refleja una enorme facilidad en el trazado del dibujo y una minuciosa observación del detalle. Dichas cualidades son especialmente evidentes en una serie de autorretratos, entre los que se encuentra uno de sus dibujos más antiguos (1484, Albertina, Viena) que hizo a la edad de 13 años, un retrato de expresión seria dibujado en 1491 (Colecciones de la Universidad, Erlangen, Alemania), y otro retrato en el que aparece como un joven seguro de sí mismo (1493, Museo del Louvre).

Primer viaje a Italia (1494–95)[editar]

Los cuatro jinetes del apocalipsis, perteneciente a la serie de grabados Apocalipsis (1498).

Después de casarse con Agnes Frey en Núremberg en 1494, Durero viajó a Italia. Allí realizó acuarelas de paisajes con gran minuciosidad de detalle, probablemente durante su viaje de regreso, como por ejemplo una vista del castillo de Trento (National Gallery, Londres). Durante los diez años siguientes en Núremberg, desde 1495 hasta 1505, produjo un gran número de grabados que le ayudaron a asentar su fama. Entre ellos destaca la serie del Apocalipsis (1498), Baño de hombres, Sansón con el león, La gran fortuna (1501-1502) y La caída del hombre (1504). Éstas y otras obras de este periodo muestran, en su conjunto, una maestría técnica cada vez mayor en el arte de la xilografía y el grabado, un manejo de las proporciones humanas basado en los textos del tratadista romano Vitrubio y una brillante capacidad para incorporar detalles de la naturaleza en obras que reflejan el entorno con gran realismo.

En 1498 pintó su Autorretrato (Museo del Prado, Madrid) y en 1500 el de la Pinacoteca Antigua de Múnich, en el que se representa con las características que habitualmente se atribuyen a Cristo y expresa de forma visual la preocupación que demostró durante toda su vida por elevar la categoría del artista por encima de la del mero artesano.

Segundo viaje a Italia (1505–1507)[editar]

Durero volvió a viajar a Italia entre 1505 y 1507. En Venecia conoció al gran maestro Giovanni Bellini y a otros artistas, y la Fundación de Comerciantes Alemanes (Fondaco dei Tedeschi) le encargó una obra importante: el retablo de La fiesta del Rosario (1506, Galería Nacional de Praga).

En 1507 regresó a Núremberg, donde comenzó un segundo periodo de una ingente producción artística con obras como el retablo para la iglesia de los Dominicos de Fráncfort del Meno (1508-1509, destruido en un incendio en 1729), la tabla de la Adoración de la Trinidad (1508-1511, Museo de Historia del Arte, Viena), las tablas de Adán y Eva (1507, Museo del Prado), retratos y numerosos grabados, entre los que se encuentran dos series de la Pasión (la Gran Pasión y la Pequeña Pasión), otra sobre La Vida de la Virgen, un Arco del triunfo grabado en varias planchas de madera, encargo del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Maximiliano I, y tres imágenes magistrales: El caballero, la Muerte y el Diablo (1513), San Jerónimo en su gabinete (1514) y La melancolía (1514). Mediante el grabado de línea Durero consiguió crear diferentes gamas de sombreado y texturas con las que logró plasmar formas tridimensionales con una maestría nunca antes superada.

Es acogido por la familia Fugger, de cuyos miembros realiza algunos retratos.

Último viaje y últimas obras[editar]

En 1520 Durero se enteró de que Carlos I, sucesor de Maximiliano I, iba a viajar desde España a Aquisgrán para ser coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Durero había recibido una pensión anual por parte de Maximiliano y tenía la intención de que Carlos I mantuviera esa asignación. Emprendió el viaje a Aquisgrán, que financió vendiendo grabados y otras obras durante el trayecto, y de allí pasó a los Países Bajos entre 1520 y 1521. Su diario nos proporciona un fascinante relato de estos viajes, de las audiencias de los monarcas y de los recibimientos que le brindaron sus compañeros artistas, como Lucas van Leyden, especialmente en Amberes.

Resultó muy satisfactoria su audiencia con Carlos I. Regresó a Núremberg, donde habría de permanecer hasta su muerte, el 6 de abril de 1528. Sus últimas obras son dos grandes tablas en las que están representados Cuatro apóstoles (hacia 1526, Alte Pinakothek Múnich), que ofreció como regalo a la ciudad de Núremberg.

Influencia posterior[editar]

El arte de Durero ha ejercido una influencia intensa y duradera en el arte occidental, fundamentalmente gracias a la masiva circulación de sus grabados, tanto originales como copias. Ya en vida Durero disfrutó de gran fama no solo en Centroeuropa, sino también en los Países Bajos, España e Italia, y sus estampas fueron copiadas con frecuencia. Durero acusó de plagio al italiano Marcantonio Raimondi por replicar sus grabados. Posteriormente este conflicto se resolvió y Durero se interesó por adquirir estampas de Raimondi.

La producción pictórica de Durero es más bien escasa, debido en parte al tiempo que requería cada obra en diseño y ejecución. Además Durero contó desde fecha temprana con ilustres clientes, como Maximiliano I, lo que le aseguró una estabilidad económica que le permitió concentrarse en los encargos más ambiciosos. Sus pinturas se concentraron inicialmente en unas pocas colecciones e iglesias, por lo que la rápida difusión de su arte se debió al medio gráfico. Durero produjo y distribuyó sus grabados con una sagaz visión comercial. Las imágenes a buril las grababa él personalmente hasta el último detalle, con una técnica extenuante y perfeccionista, y se vendían a precios elevados. Y paralelamente, Durero diseñaba decenas de xilografías, mayormente de tema religioso, que eran grabadas en los tacos de madera por entalladores profesionales. Debido a su menor coste y a que permitían tiradas mayores, las xilografías eran más asequibles y llegaban a los talleres de otros artistas. Siglos después, pintores españoles como Zurbarán y Goya siguieron delatando la influencia dureriana; de hecho el último cuadro conocido de Zurbarán, La Virgen con el Niño y san Juanito (1662, Museo de Bellas Artes de Bilbao) se inspiró en el grabado La Virgen del mono que Durero había realizado hacia 1498.

Libros publicados[editar]

En todos sus trabajos teóricos, con el fin de comunicar sus teorías en el idioma alemán y no en latín, Durero utilizó expresiones gráficas y usando la lengua vernácula, el idioma comprensible para los artistas y artesanos. Por ejemplo, "Schneckenlinie" ("línea en caracol") fue su término para una forma de espiral. Por lo tanto, Durero contribuyó a la expansión de la prosa alemana que Martin Luther había comenzado con su traducción de la Biblia.

Los Cuatro Libros de la Medida[editar]

Durero utiliza a menudo el Sistema diédrico.

Su título original es Underweysung der Messung, mit dem Zirckel un[d] Richtscheyt, in Linien Ebnen vnnd gantzen Corporen (Los cuatro libros sobre medición. Instrucciones de medición con compás y regla ). Gedruckt zů Nüremberg : [editor no identificado], enero de 1525.

La obra de Durero de geometría se divide de la siguiente manera: El primer libro se centra en la geometría lineal. Construcciones geométricas de Durero incluyen hélices , concoides y epicicloides . También se basa en Apolonio , y en el libelo de Johannes Werner de 1522 "Super viginti duobus elementis conicis". El segundo libro se mueve acerca de las dos geometría dimensionales, es decir, la construcción de regulares polígonos . Aquí Durero favorece los métodos de Ptolomeo sobre Euclides . El tercer libro aplica los principios de la geometría de la arquitectura, la ingeniería y la tipografía . En arquitectura Dürer cita a Vitruvio pero elabora sus propios diseños y clásicas columnas. En tipografía, Durero realiza la construcción geométrica del alfabeto latino, basándose en precedentes italianos. Sin embargo, su construcción del alfabeto gótico se basa en una forma completamente diferente y modular de sistema. El cuarto libro completa la progresión de la primera y segunda parte abarcando las formas tridimensionales y la construcción de poliedros. En ella Durero analiza los cinco sólidos platónicos , así como los siete sólidos semi-regulares de Arquímedes, así como varios de su propia invención. En todo esto, Durero muestra los objetos como redes. Por último, Durero analiza el problema de Delos y pasa a la 'construzione legittima', un método de representar un cubo en dos dimensiones a través de la perspectiva lineal. Fue en Bolonia donde Durero aprendió (posiblemente por Luca Pacioli o Bramante ) los principios de la perspectiva lineal , y, evidentemente, se familiarizó con el "costruzione legittima" en una análisis escrito de estos principios el cual sólo se encuentran, en este momento, en el tratado no publicado de Piero della Francesca. Él también estaba familiarizado con la "construcción abreviada" como se describe en Alberti y la construcción geométrica de las sombras, una técnica de Leonardo da Vinci. Aunque Durero no hizo ninguna innovación en estas áreas, es notable como la primera del norte de Europa para el tratamiento de las cuestiones de la representación visual de una manera científica, y con la comprensión de los principios de Euclides. Además de estas construcciones geométricas, Durero discute en este último libro de Underweysung der Messung una variedad de mecanismos para el dibujo en perspectiva de los modelos y proporciona ilustraciones de grabado de estos métodos que a menudo se reproducen en las discusiones de la perspectiva.

Cuatro Libros de la proporción humana[editar]

Portada de Vier Bücher von menschlicher Proportion con el monograma de la firma de Alberto Durero.

Su título original es Vier Bücher von menschlicher Proportion. Núremberg: Formschneider (Jeronymus), 1528.

La obra de Durero sobre las proporciones humanas se llama los Cuatro Libros de la proporción humana. El primer libro fue compuesto principalmente entre 1512-1513 y completado por 1523, en el que muestra cinco tipos diferentes de figuras masculinas y femeninas, todas las partes del cuerpo expresan en fracciones de la altura total. Durero basa estas construcciones tanto en Vitruvio y las observaciones empíricas de "doscientas o trescientas personas vivas", en sus propias palabras. El segundo libro incluye otros ocho tipos, desglosados ​​no en fracciones sino en el sistema albertiano, que Durero probablemente aprendieron de Francesco di Giorgio De armónica totius mundi de 1525. En el tercer libro, Durero da principios por los que las proporciones de las figuras se pueden modificar, como la simulación matemática convexa y espejos cóncavos, aquí Durero también trata la fisonomía humana. El cuarto libro está dedicado a la teoría del movimiento.

Aneja al último libro, sin embargo, es un ensayo autónomo en la estética, que Durero trabajó entre 1512 y 1528, y es aquí donde podemos conocer sus teorías sobre la "belleza ideal". Durero rechazó el concepto de belleza objetiva de Alberti, que propone una idea relativista de la belleza basada en la variedad. Sin embargo, Durero seguía creyendo que la verdad se oculta dentro de la naturaleza, y que no había reglas que ordenaron la belleza, a pesar de que le resultaba difícil de definir los criterios de dicho código. En 1512-1513 los tres criterios fueron la función ('Nutz'), la aprobación ingenua ('Wohlgefallen') y el término medio ('Mittelmass'). Sin embargo, a diferencia de Alberti y Leonardo, Durero estuvo más preocupado por comprender no sólo las nociones abstractas de la belleza, sino también de cómo un artista puede crear imágenes hermosas. Entre el 1512 y el proyecto definitivo en 1528, Durero desarrolló la comprensión de la creatividad humana espontánea o inspirada en un concepto de "síntesis interna selectiva". En otras palabras, que un artista se basa en una gran cantidad de experiencias visuales para imaginar las cosas bellas. La creencia de Durero en la capacidad del artista y en su inspiración le llevó a afirmar que "un hombre puede dibujar algo con su pluma en medio de una hoja de papel en un día, o se puede cortar en un pequeño trozo de madera con su pequeño hierro, y resulta ser mejor y más artístico que el trabajo de otro en el que su autor trabaja con la mayor diligencia durante todo un año".

Obras[editar]

San Cristóbal, grabado, 1521.

Las obras más conocidas de Durero son:

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Durero, Alberto, Enciclopedia online, Museo del Prado.
  2. Mueller, Peter O. (1993). Substantiv-Derivation in Den Schriften Albrecht Durers. ISBN 3-11-012815-2. 

Enlaces externos[editar]