Historia de los Estados Unidos de América

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Historia de Estados Unidos»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El Mayflower, el barco que transportó a los Peregrinos desde Inglaterra hasta Plymouth Rock[1]

La fecha del comienzo de la historia de los Estados Unidos de América es tema de debate entre los historiadores. Los libros de texto más antiguos comienzan con la llegada de Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492 o alrededor de 1600, con la llegada del navío Mayflower. No obstante, en las últimas décadas, las escuelas y universidades estadounidenses han retrocedido en el tiempo para incluir más información acerca de los nativos americanos.


Civilizaciones precolombinas[editar]

Este artículo es de la serie:
Historia de Norteamérica.

Historia de América
América precolombina
Colonización de América
Historia de Groenlandia
Historia de Canadá
Historia de los Estados Unidos
Historia de México

Los Anasazi[editar]

Los Anasazi eran un conjunto de tribus amerindias de la superárea cultural de Oasisamérica. Ocupaban, en varios grupos, la superficie de los estados actuales de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo México. Su civilización ha dejado vestigios monumentales y litúrgicos en distintos lugares, de los cuales dos han sido clasificados como Patrimonio de la humanidad por la Unesco. Los restos arqueológicos demuestran conocimiento de la cerámica, el tejido y la irrigación. Además, dibujaban símbolos que no han sido descifrados y observaban los desplazamientos solares. A partir del año 1400, los anasazi se refugian en el Valle del Río Grande y en el centro de Arizona. Se pierden sus huellas poco antes de la llegada de los españoles. Las razones de este éxodo no son conocidas, sin embargo existen varias hipótesis: un cambio climático que amenazó las cosechas, un medio deteriorado que redujo las tierras cultivables disponibles, sobrepoblación, problemas políticos, guerras. No obstante, dada la ausencia de documentos escritos y la limitación de los conocimientos actuales no es posible probar ninguna de dichas hipótesis.

Los indios de las llanuras[editar]

Los indios de las llanuras incluyen a todas las tribus que habitaban las Grandes Llanuras (la tierra ubicada entre las Montañas Rocosas y el río Misisipi). Fueron cazadores-recolectores la mayor parte de su existencia, pero cuando los exploradores españoles introducen en la región los caballos en el siglo XVII, los indios los consiguen y cambian su modo de vida a una civilización nómada, siguiendo las rutas migratorias de los bisontes americanos. Cuando los blancos invadieron y ocuparon las Grandes Llanuras en el siglo XIX, los indígenas participan en una amarga guerra de resistencia que duró desde 1836 hasta 1918. La combinación de las Guerras Indias y la política del gobierno de Estados Unidos de aniquilar a los bisontes americanos dio lugar a un colapso demográfico dramático en la población de los indios de las llanuras. Al cabo de su derrota, los blancos confinaron al resto de los indios en reservas, donde permanecen hoy en día.

Los Inuit o "Esquimales"[editar]

Los inuit son un pueblo indígena que tradicionalmente han habitado la región circumpolar del este de Siberia (Rusia), a través de Alaska (Estados Unidos), Canadá y Groenlandia. La cultura más antigua fue la pre-Dorset, plenamente desarrollada, que data de hace 5000 años. Parece que han evolucionado en Alaska de personas que utilizan el arcaico herramientas de tecnología de la pequeña, que probablemente habían emigrado a Alaska de Siberia, al menos, de 2000 a 3000 años atrás, aunque podrían haber sido en Alaska ya en 10 000 a 12 000 años o más. Hay artefactos similares que se encuentran en Siberia, que se remonta quizás a hace 18 000 años.

Los Indios de los Bosques[editar]

Los Indios de los Bosques superpoblados habitaron en los bosques entre el océano Atlántico y el río Misisipi. Estas tribus eran generalmente comunales y vivían en aldeas con chozas de madera y carriles. La recepción de los invasores ingleses se mezcló con hechos resultantes en la guerra y el exterminio, mientras que otros fueron pacíficos. Finalmente, la relación entre los ingleses y los Indios de los Bosques fue de hostilidad permanente, tanto que los franceses, que controlaban el valle del río Misisipi, lo utilizaron para su beneficio. Los franceses mantuvieron una política de comercio y de paz con los Indios de los Bosques y eventualmente formaron una alianza militar con ellos.

La Confederación Iroquesa[editar]

La más avanzada de las civilizaciones precolombinas en el territorio que ahora es Estados Unidos fue la Confederación Iroquesa. La Confederación Iroquesa, o las Cinco Naciones, fue una liga o confederación de carácter democrático, con características tanto participativas como representativas (combinadas con algunas hereditarias). Se hallaba constituida por tribus amerindias de lengua iroquesa, que habitaban al noreste de Estados Unidos y al sureste de Canadá en la zona de los Grandes Lagos. La Confederación estaba formada originalmente por cinco tribus (seneca, cayuga, oneida, onondaga y mohawk) que se confederaron a mediados del siglo XII, y a las que se sumó tuscarora en 1720.

El régimen democrático de la Confederación estaba regulado por una constitución de 117 artículos conocida como la Gran Ley de la Paz y gobernada por un Parlamento o Consejo de representantes de la población, considerado como el tercero más antiguo del mundo luego del Althing de Islandia y las Cortes de León (1188).[2]​ La Gran Ley de la Paz establecía una especie de Estado de Derecho con estrictos límites y restricciones al poder de los gobernantes. Establecía también una división del poder entre hombres y mujeres, estableciendo que ningún hombre podía presidir un clan y ninguna mujer ser jefe militar o sachem. A las jefas de los clanes correspondía elegir a los jefes militares. Así la Confederación tuvo una influencia directa tanto en la democracia y el constitucionalismo, como en la idea de la igualdad de mujeres y hombres en la sociedad moderna.[2]​ En especial Benjamín Franklin, quien tuvo trato directo con Haudenosaunee en 1753, destacó en sus obras que el grado de autonomía individual que gozaban los habitantes de la liga era desconocido en Europa y publicó los tratados indios, considerada como una de sus obras más importantes. Para pensadores o historiadores de los movimientos radicales como Howard Zinn, la Confederación de las Seis naciones constituye una muestra de la aplicación de la democracia radical a través de las decisiones asamblearias.

Primeros contactos con europeos[editar]

Juan Ponce de León (Santervás de Campos, Valladolid, España) fue uno de los primeros europeos en llegar al actual EE. UU. ya que fue el descubridor de Florida, a la que dio su actual nombre.

Se cree que alrededor del año 1000, un grupo de vikingos establecidos en Groenlandia navegaron hacia la costa oriental de América del Norte bajo el mando de Leif Eriksson, arribando a un lugar que llamaron Vinland. En la provincia canadiense de Terranova se han encontrado irrefutables vestigios de una colonia vikinga, en L'Anse aux Meadows. Es probable que los vikingos también visitaran Nueva Escocia y Nueva Inglaterra; sin embargo, no lograron fundar colonias permanentes y pronto perdieron contacto con el nuevo continente.

Cinco siglos más tarde, la necesidad de incrementar el comercio y un error de navegación propiciaron un nuevo encuentro con el continente americano. A finales del siglo XV había en Europa una gran demanda de especias, sedas y tinturas de Asia. Cristóbal Colón creyó erróneamente que podría llegar al Extremo Oriente navegando 6.400 kilómetros hacia el oeste partiendo desde Europa. En 1492 persuadió a los reyes de España para que le financiaran el viaje. Colón navegó hacia occidente pero no llegó a Asia, sino a la isla de Guanahani en el Caribe. Comienza la colonización española de América, incluyendo territorios en los actuales Estados Unidos.

Juan Ponce de León dio nombre a La Florida en 1513, cuando la tomó en nombre de la corona de España. Hasta 1563 los españoles enviaron varias expediciones para explorarla, pero sin llegar a levantar ninguna fortificación estable. Sin embargo, la presencia en 1564 de un nutrido contingente de hugonotes franceses, que alzaron un fuerte en la desembocadura del río San Juan, supuso una seria amenaza que llevó a España a la decisión de establecer una presencia militar permanente en el área. El 28 de agosto de 1565, Pedro Menéndez de Avilés funda la ciudad de San Agustín. Es el asentamiento europeo más antiguo ocupado hoy en EE.UU. Solo San Juan (Puerto Rico) la supera como ciudad más antigua de "los Estados Unidos".

Colonización británica en Norteamérica[editar]

Estados Unidos surgió a partir de la colonización británica de América, protagonizada por oleadas de inmigrantes británicos que fundaron entre los siglos XVII y XVIII Trece Colonias en la costa atlántica del subcontinente norteamericano, al Este de los Apalaches.

En 1583 la Reina Isabel I de Inglaterra otorga una autorización al pirata Walter Raleigh para fundar una colonia al norte de La Florida, a la que llamaría Virginia y que abarcaría más tarde las actuales Carolina del Sur, Carolina del Norte, Virginia y Virginia Occidental. Rápidamente se vio la posibilidad de explotar la zona con cultivos de tabaco, por lo que se creó en 1606 la Compañía de Virginia como sociedad anónima, que financió el primer establecimiento inglés.

En 1607 un grupo de colonosingleses fundó una pequeña aldea en Jamestown, Virginia. Portadores de una cédula del Rey Jaime I de Inglaterra, fundaron una colonia permanente en los primeros siete meses después de su arribo. La colonia creció con el tiempo y prosperó con el cultivo de tabaco, cuyo primer envío a Inglaterra fue en 1614.

En Nueva Inglaterra, región nororiental del actual Estados Unidos, los puritanos ingleses establecieron varias colonias. Llegaron a América pensando que la Iglesia de Inglaterra había adoptado demasiadas prácticas del catolicismo. Tenían el propósito de fundar una colonia basada en sus propios ideales religiosos. Un grupo de puritanos, conocidos como los peregrinos, cruzaron el Atlántico en un barco llamado Mayflower y se establecieron en Plymouth en 1620.[3]​ Una colonia puritana mucho más grande se estableció en el área de Boston en 1630. Para 1635 algunos colonizadores ya estaban emigrando a la cercana Connecticut.

Colonización no británica y la Guerra franco-india[editar]

Con el paso del tiempo, las colonias británicas de América del Norte fueron ocupadas también por muchos grupos de origen no británico: agricultores alemanes se establecieron en Pensilvania; los suecos fundaron la colonia de Delaware; y los primeros esclavos africanos llegaron a Virginia en 1619. En 1626, colonizadores neerlandeses compraron la isla de Manhattan a los jefes indígenas de la región y erigieron la ciudad de Nueva Ámsterdam; en 1664, esta colonia fue tomada por los ingleses y rebautizada con el nombre de Provincia de Nueva York.[4]

No obstante, las dos potencias coloniales más importantes eran España y Francia. La primera no sólo controlaba Florida y otras regiones del sur de Estados Unidos, sino que también había procedido a la colonización de Las Californias. Al inicio la colonización fue tarea exclusiva de la Compañía de Jesús, concentrada exclusivamente en Baja California. La primera misión en Baja California fue la efímera Misión de San Bruno. En 1769 se funda Los Ángeles[5]​ y en 1776 la ciudad de San Francisco

Francia por su parte controlaba La Luisiana, que era junto a Québec parte del virreinato de la Nueva Francia. El territorio se extendía desde los Grandes Lagos hasta el golfo de México y desde las montañas de los Apalaches hasta las Rocosas. No obstante, la gran mayoría del territorio se encontraba o bien despoblado o habitado por nativos americanos y no por colonos franceses. La Luisiana estaba dividida en dos regiones, conocidas como Alta Luisiana, que empezaba al norte del río Arkansas, y Baja Luisiana.[6]

Reino Unido y Francia, enemigos históricos, comenzaron a competir por la expansión territorial en el nuevo continente. Esto dio como resultado el estallido de la Guerra franco-india en 1754, parte a su vez de la Guerra de los Siete Años.[7]​ Los franceses contaban con el apoyo de la España borbónica y de distintas tribus indias como es el caso de los algonquinos, los ottawas o los hurones. Reino Unido contó con el apoyo de la Confederación Iroquesa[7]

La guerra de los Siete Años terminó en 1763. El 10 de febrero, el Tratado de París ponía fin al imperio colonial francés en América del Norte y consolidaba a Reino Unido como la potencia hegemónica. La corona británica se hace con el control de Québec y de la Florida española. España pasa a controlar Luisiana.

La Independencia[editar]

Densidad poblacional de las colonias británicas en el actual Estados Unidos, 1775.

Causas[editar]

La ayuda dada a los británicos por parte de los colonos americanos no fue recompensada por el gobierno de Londres. Los impuestos sobre las Trece colonias aumentaron, como es el caso de la polémica Ley del sello de 1765 por el cual todo documento impreso en el territorio americano debía publicarse en papel sellado y producido en Londres, timbrados con un sello fiscal en relieve.[8]​. Al igual que los impuestos anteriores, el impuesto a los sellos tenían que ser pagados en moneda británica válida, no en papel moneda colonial.[9]​ Los colonos se negaban a pagar este nuevo impuesto puesto que no tenían representación alguna en el parlamento británico. Nace así el concepto de No taxation without representation. Además, estas nuevas leyes eran ilegales según la Declaración de Derechos de 1689 que impuso el Parlamento inglés al príncipe Guillermo de Orange para poder suceder al rey Jacobo II.

Volviendo al Siglo XVIII, el parlamento rechazó las protestas coloniales y afirmó su autoridad al aprobar nuevos impuestos, como es el caso del Acta del Té, la cual gravaba la importación proveniente de la metrópoli de distintos productos, incluido el té, para beneficiar así a la Compañía Británica de las Indias Orientales, la cual había comenzado su expansión por Asia, a quien los colonos boicoteaban comprando el té de los Países Bajos. En 1773 tiene lugar Motín del té en Boston cuando un grupo de colonos disfrazados de indios arrojó al mar el cargamento de té de tres buques británicos.

La guerra[editar]

George Washington.

Las tensiones entre metrópoli y colonia eran cada vez mayores. Inspirados por los ideales de la Ilustración, los intelectuales americanos comenzaron a plantear la idea de una América independiente. En 1774 tiene lugar el Primer Congreso Continental, la primera reunión de colonos contra la corona británica y a favor de una patria independiente. Comienzan a formarse milicias de colonos por la independencia.

En Concord un grupo de rebeldes se hizo con el control de un depósito de armas, razón por la cual el 19 de abril de 1775 soldados británicos salieron de Boston en dirección a Concord. En el poblado de Lexington, defendido por milicianos, comenzaron los combates. En mayo de 1775, un Segundo Congreso Continental se reunió en Filadelfia y empezó a asumir las funciones de gobierno nacional. Nombró catorce generales, autorizó la invasión de Canadá y organizó un ejército de campaña bajo el mando de George Washington, un hacendado virginiano y veterano de la guerra franco-india. El 17 de junio de ese mismo año tiene lugar la Batalla de Bunker Hill la cual conclye con una victoria pírrica británica. El 4 de julio de 1776 se firma la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. El 4 de julio se acabará convirtiendo en el día nacional de los Estados Unidos.[10]

Cuadro de John Trumbull conocido como Declaración de la Independencia en la que los comisionados presentan los trabajos preparatorios al Congreso de los Estados Unidos.

El desarrollo inicial fue claramente de dominio inglés, pero su curso cambiaría cuando tras la Batalla de Saratoga en 1777, primera gran victoria estadounidense. Francia, al mando del Marqués de La Fayette, y posteriormente España, al mando de Bernardo de Gálvez entraron en guerra apoyando a los independentistas norteamericanos. Por consiguiente, también se realizaron combates en Gibraltar, las Islas Baleares y el subcontinente Indio, donde franceses y británicos competían por el control colonial. Los rebeldes americanos pasaron de ser un grupo desorganizado para convertirse en un ejército en toda regla, el Ejército Continental.

En 1781 los británicos sufren una aplastante derrota en la Batalla de Yorktown. En [[1783], por la Paz de Versalles, Gran Bretaña se ve obligada a reconocer la independencia de las trece colonias británicas, tal y como estas habían redactado en la Declaración de Independencia de 1776.

Una vez lograda la independencia, resultó muy complicado poner de acuerdo a todas las antiguas colonias sobre si seguían como estados independientes, o se reunían en una sola nación. Tras varios años de negociaciones, en 1787, cincuenta y cinco representantes de las antiguas colonias se reunieron en el Congreso de Filadelfia con el fin de redactar una constitución. Se creaba así un gobierno federal único, con un Presidente de la República y dos Cámaras Legislativas (Congreso y Senado) como solución intermedia. Se redactó también la Constitución de 1787, y se convocarons elecciones de las que George Washington fue elegido primer Presidente de los Estados Unidos bajo la nueva constitución.

Esta constitución estaba inspirada en los principios de igualdad y libertad que defendían los ilustrados y se configuró como la primera carta magna que recogía los principios del liberalismo político, estableciendo un régimen republicano y democrático. La independencia y democracia estadounidense causó un notable impacto en la opinión y la política de Europa y América Latina.

George Washington gobernó con un estilo federalista. Cuando los agricultores de Pensilvania se negaron a pagar un impuesto federal sobre el licor, Washington movilizó a un ejército de quince mil hombres para sofocar la Rebelión del Whisky. Con Alexander Hamilton al frente de la Secretaría de Hacienda, el gobierno federal se hizo cargo de las deudas de cada estado y creó una banca nacional. Estas medidas fiscales fueron concebidas para alentar la inversión y persuadir a la iniciativa privada a que apoyara al nuevo gobierno.

Estados Unidos (1789-1861)[editar]

PIB per cápita en los primeros años de la república estadounidense.

En 1797, a George Washington le sucedió otro federalista, John Adams, quien se vio envuelto en una guerra naval no declarada contra la Francia de Napoleón, la Cuasi-Guerra. En una atmósfera de histeria bélica, el Congreso, controlado por los federalistas, aprobó en 1798 las Leyes sobre Extranjeros y Sedición. Estas medidas permitieron la deportación o arresto de extranjeros «peligrosos» y prescribieron multas o prisión por publicar ataques «falsos, escandalosos y maliciosos» contra el gobierno. Diez editores republicanos fueron condenados conforme a la Ley de Sedición, la cual fue duramente denunciada por el abogado virginiano y principal autor de la Declaración de Independencia Thomas Jefferson.

En 1803 la joven nación realiza la compra de Luisiana a Francia, que había recuperado el territorio tras la Guerra de Independencia.

Guerra angloestadounidense de 1812[editar]

El USS Constitution derrota al HMS Guerriere durante la Guerra de 1812.

En 1807, Gran Bretaña introdujo una serie de restricciones comerciales para impedir el comercio estadounidense con Francia, en respuesta al apoyo estadounidense a Napoleón Bonaparte, con quien Gran Bretaña estaba en guerra. Los Estados Unidos impugnaron estas restricciones como un bloqueo ilegal. El reclutamiento forzoso de ciudadanos estadounidenses en la Royal Navy y el apoyo militar de Gran Bretaña a los indios americanos, quienes se oponían a la expansión de la frontera estadounidense en el noroeste, agravó aún más la tensión entre los dos países. Comenzaba así la Guerra de 1812.

Estados Unidos, bajo el mando de James Madison, procedió a invadir británica de Canadá. Para sorpresa de los estadounidenses, los británicos y colonos canadienses no solo resistieron, sino que expulsaron a los invasores del país. Los Estados Unidos respondieron con una segunda ofensiva en el este de Canadá, pero esta invasión también fue derrotada. El gobernador británico de Canadá, George Provost, ordenó una contraofensiva. Los británicos saquearon la ciudad de Detroit y se hicieron con el control de todo el estado de Maine.

Gran Bretaña puso en marcha una política de cinco puntos los cuales eran:

Esta estrategia se basaba en la enorme superioridad de la Armada británica. Los británicos bloquearon con éxito la costa atlántica e invadieron la región de Chesapeake. El ejército estadounidense atacó a los británicos en la batalla de Bladensburg pero fueron derrotados, dejando así un camino de menor resistencia entre la bahía de Chesapeake y Washington. El 24 de agosto de 1814, el ejército británico entró en la capital. El presidente Madison había ordenado que la ciudad fuese evacuada, por lo que una vez más, los británicos no encontraron resistencia armada. El general británico, George Cockburn, ordenó arrasar la ciudad. La Casa Blanca, el Capitolio de los Estados Unidos, la sede de la Armada, la Biblioteca del Congreso, y el Tesoro de los Estados Unidos fueron quemados.[11]

La derrota y el retorno al colonialismo parecía inevitable para los estadounidenses, pero, de repente, la marea de la guerra comenzó a girar. Dos semanas después del saqueo de Washington, el ejército estadounidense rechazó al ejército británico en la batalla de North Point, obligándolo a retirarse hacia el Océano Atlántico. Los británicos lanzaron una segunda ofensiva en contra de la ciudad portuaria de Baltimore, pero los estadounidenses rechazaron la invasión con éxito.

Madison hizo un llamamiento para la paz. En diciembre de 1814, los funcionarios de los dos países se reunieron en Gante, Bélgica y acordaron firmar un tratado de paz que resultó en el reconocimiento del statu quo ante bellum.[12]​ Sin embargo la noticia del tratado de Gante no llegó a los Estados Unidos hasta varios meses después. Mientras tanto, los británicos lanzaron su asalto final sobre las ciudades portuarias de Nueva Orleans y Mobile. El general estadounidense y futuro presidente, Andrew Jackson, llevó a los estadounidenses a la victoria en la batalla de Nueva Orleans, pero los británicos capturaron con éxito Mobile. Noticias del tratado de paz por fin llegaron a Estados Unidos el 23 de marzo de 1815 y los británicos retiraron todas las tropas y terminaron el bloqueo naval.

Hoy en día, la guerra sigue siendo objeto de acalorado debate entre los estadounidenses, británicos y canadienses, con cada uno de los tres pueblos proclamando la victoria.

Los primeros años de Estados Unidos independiente[editar]

La conquista de Florida[editar]

Ya desde antes de la Guerra de 1812 en la frontera de la Florida española con el estado de Georgia existían fuertes tensiones debido a que los cazadores de esclavos estadounidenses perseguían a los Semínolas negros del norte de colonia española. Estas tensiones aumentaron cuando los británicos ayudaron a los Seminolas contra los americanos en la Guerra de 1812. En 1814, los estadounidenses invadieron el norte de la Florida española comenzando así las guerras Seminolas. España protestó ante esta invasión pero poco o nada pudo hacer por pararla ya que la gran mayoría del ejército español, recién salido de su propia guerra de independencia, se encontraba en América Latina luchando contra los independentistas. Se buscó una solución pacífica al conflicto, el tratado de Adams-Onís de 1819 por el cual se comprometía a ceder la Florida española a los Estados Unidos en 1821.

La expansión hacia el oeste[editar]

Crossing the Mississippi on the ice (‘el cruce del Misisipi sobre el hielo’), de C. C. A. Christensen.

Después de esta segunda guerra, Estados Unidos gozó de un período de rápida expansión económica, sobre todo a partir de la colonización y expansión hacia el Oeste. Ya a fines del siglo XVIII se había iniciado el avance imparable de los colonos, bien desde los trece estados originales (las antiguas trece colonias que están representadas en las trece barras de la bandera estadounidense) o directamente desde el continente europeo. Por lo general, se trataba de emigrantes anglosajones (irlandeses, escoceses, ingleses y galeses) y de otros países de la Europa Central y Occidental (principalmente alemanes).

Las caravanas de colonos fueron los verdaderos motores de la ocupación progresiva del continente hacia el oeste. Sin embargo, no se trató de la ocupación de áreas desocupadas, ya que gran parte del territorio estaba previamente ocupado por pueblos originarios, colonos franceses procedentes del Canadá francés, así como todas las ciudades fundadas por los españoles antes en los territorios de Arizona, Texas, Colorado, Nuevo México, Utah, Nevada y California. Así pues, ciudades como Detroit, Dubuque, Saint Louis, Nueva Orleans, Baton Rouge, Des Moines, Louisville y muchas otras, ya habían sido fundadas por los franceses bastantes años antes de esa especie de estampida hacia el oeste, y lo mismo podía decirse de las ciudades fundadas por los españoles que procedían de México, como Socorro, San Antonio, Albuquerque, Santa Fe, El Paso, San Diego, San Bernardino, Los Ángeles, San Francisco, etc. que se habían fundado durante los siglos XVI y XVII.


Toda esta expansión hacia el Lejano Oeste (Far West) se vio dinamizada por dos hechos muy importantes: el descubrimiento de oro en California (1848) y la culminación de la red ferroviaria con la primera línea transcontinental en 1869 (el primer ferrocarril de vapor se había inaugurado en Baltimore (Maryland), en 1830). Una red nacional de carreteras y canales recorría el país, buques de vapor surcaban los ríos, y la Revolución industrial había llegado a Estados Unidos: la región de Nueva Inglaterra contaba con fábricas de textiles y Pensilvania con fundiciones de hierro. No obstante, el sur del país continuaba siendo una región poco industrializada cuya economía se basaba en la agricultura esclavista.

Guerra contra México[editar]

Entre las décadas de 1820 y 1830, después de la proclamación de la Doctrina Monroe de expansión territorial hacia el Pacífico, miles de colonos estadounidenses se establecieron en las comunidades anglosajonas de Texas (entonces territorio mexicano). En aquel momento el gobierno mexicano se encontraba en una mala situación económica al término de una guerra de independencia con España que duró más de una década, y dio la bienvenida a los colonos. El gobierno mexicano obtuvo fondos vendiendo tierras a estos colonos que prefirieron mudarse a territorio mexicano en vez de pagar altos precios en Luisiana y otros estados del sur. Estos colonos esperaban, además, que Estados Unidos comprara Texas para proveer de más tierra a sus nuevos ciudadanos.

Azul oscuro: Estados de EUA que fueron parte de México
Azul claro: Estados de EUA que sólo una pieza de ellos fue parte de México.

En 1820 un empresario de Misuri, Moses Austin, había negociado con España para que se le permitiera llevar trescientos colonos a Texas.[13]​ Stephen Austin, el hijo (conocido como el padre de la República de Texas), siguió estos planes con el nuevo gobierno mexicano, escogiendo colonos que fueran buenos trabajadores y que pudieran ser leales al gobierno mexicano. El gobierno mexicano, que había abolido la esclavitud, toleró que los colonos trajeran sus esclavos para trabajar las tierras y venderlos a otros colonos pero se listaban como «sirvientes contratados» (indentured servants en inglés). Problemas con el nuevo gobierno del presidente Antonio López de Santa Anna causaron que los colonos se levantaran en armas y lucharan, con apoyo de los Estados Unidos, para obtener la independencia, ya que para entonces los colonos anglosajones eran más numerosos que los colonos mexicanos. Pese a la aplastante derrota de la Batalla de El Álamo, Texas logró independizarse en 1836 a través del Tratado de Velasco, para ser finalmente incorporada a los Estados Unidos[14]

Texas no era el único territorio mexicano donde existía una población considerablemente grande de estadounidenses. Esto, sumado a la anexión de Texas, al Incidente de Thornton y a la Doctrina Monroe provocó el estallido de la Guerra Mexicano-Americana en 1846. Los estadounidenses desembarcaron en Veracruz y conquistaron la capital, tras lo cual los mexicanos se vieron obligados a firmar el Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848, por el cual los Estados Unidos se anexionaron los actuales estados de California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah, Colorado y parte de Wyoming. Los residentes hispanos recibieron plena ciudadanía y los indios mexicanos se convirtieron en indios americanos.

La abolición de la esclavitud[editar]

Abraham Lincoln.

Desde su nacimiento, Estados Unidos se convirtió en el más importante comprador de esclavos para satisfacer la demanda de mano de obra en las pesadas labores agrícolas. Como bien se dijo antes, la esclavitud se extendía entre los estados sureños cuya economía era prácticamente agrícola.

La Isla de Gorea, ubicada a unos cuantos kilómetros frente a la costa de Senegal, en el océano Atlántico, fue el lugar desde donde se organizó el tráfico de esclavos hacia Estados Unidos de América, que durante los siglos XVII, XVIII y hasta la abolición de la esclavitud, en el siglo XIX, desplazó a más de veinte millones de personas de África.

En las elecciones presidenciales de 1860, el recién creado Partido Republicano dirigido por Abraham Lincoln, apoyaó la prohibición de la esclavitud en todos los territorios de Estados Unidos. Los estados del sur vieron esto como una violación de sus derechos constitucionales y como el primer paso en un gran plan republicano para finalmente abolir la esclavitud. Los tres candidatos a favor de la Unión recibieron una abrumadora mayoría del 82 % de los votos a nivel nacional: los votos del republicano Lincoln se centraron en el norte, los votos del demócrata Stephen A. Douglas se distribuyeron a nivel nacional y los votos del congresista constitucional John Bell se centraron en Tennessee, Kentucky y Virginia.».

La Guerra Civil en los Estados Unidos (1861-1865)[editar]

De los treintaicuatro estados de Estados Unidos en febrero de 1861, siete estados esclavistas del sur individualmente declararon su secesión de los Estados Unidos para formar los Estados Confederados de América, o el Sur. La Confederación creció para incluir once estados esclavistas. La Confederación nunca fue diplomáticamente reconocida por el Gobierno de los Estados Unidos, ni fue reconocida por ningún país extranjero.

La guerra estalló en abril de 1861, cuando las fuerzas de los Estados Confederados, presididos por Jefferson Davis atacaron Fort Sumter en Carolina del Sur, poco después de que el presidente Abraham Lincoln asumiera su cargo. Los nacionalistas de la Unión proclamaron lealtad a la Constitución de los Estados Unidos. Se enfrentaron a secesionistas de los Estados Confederados, que defendían los derechos de los estados a expandir la esclavitud.

La Unión, nombre dado al gobierno de Lincoln, puso en marcha el Plan Anaconda, un bloqueo naval y fluvial a través del Océano Atlántio, el río Mississippi y del río Tennessee. El Sur no disponía de barcos por lo que no podía parar el bloqueo. Se tuvo que improvisar una armada con buques mercantes artillados y barcos de guerra capturados al Norte. El 8 de marzo de 1862, el acorazado CSS Virginia atacó a los barcos de bloqueo en las costas de Virginia. En un principio cayó la victoria de su lado, pero al día siguiente llegó el nuevo barco de guerra de la Unión, el moderno acorazado USS Monitor en la batalla de Hampton Roads.[15]​ La batalla concluyó en un empate, lo que supuso una victoria estratégica para la Unión, ya que se mantuvo el bloqueo.

En julio de 1863, en la Batalla de Gettysburg, la Unión vence a los confederados en la que probablemente sea la batalla más importante de la guerra.

Historia de los Estados Unidos (1865-1918)[editar]

Tropas de la caballería estadounidense durante la Batalla de Prairie Dog Creek, en 1867, en el contexto de las Guerras indias.

La reconstrucción[editar]

Entre 1865 y 1877 tiene lugar el período de la Reconstrucción, el cual se caracterizó por los intentos del gobierno de Washington de sanar las heridas de la guerra. Se modificó la constitución para otorgar libertad y derechos a los negros: A través de la Decimotercera Enmienda se prohibía la esclavitud, la Decimocuarta Enmienda extendía las protecciones legales federales a todos los ciudadanos independientemente de su raza y la Decimoquinta Enmienda abolía las restricciones raciales para votar.[16]

La Reconstrucción no fue tarea fácil. Los políticos del sur pusieron en marcha las Leyes Jim Crow bajo el principio de Separados pero iguales. Por consiguiente, se estableció la segregación racial en todas las instalaciones públicas. Estas leyes afectaron a casi todas las instalaciones públicas y al transporte, incluidos los vagones de los trenes y autobuses interestatales. Las instalaciones para los afroamericanos y los nativos americanos eran consistentemente inferiores y carecían de fondos suficientes en comparación con las instalaciones para los estadounidenses blancos; a veces, no había instalaciones para los negros[17][18]​.

En 1865 se funda el Ku Klux Klan, una organización terrorista supremacista blanca que llevará a cabo violentos ataques contra la comunidad negra, los políticos favorables a la reconstrucción y los Carpetbaggers, los inmigrantes que llegaban al sur desde los estados del norte. Si bien el primer Ku Klux Klan fue disuelto por Ulysses S. Grant, a través del Acta de Derechos Civiles de 1871, el Klan reapareció a comienzos del Siglo XX. Las principales causas que explican el renacimiento de la organización eran la cada vez mayor inmigración, siendo el Klan una organización antisemita y anticatólica, el estreno en 1915 de la película El nacimiento de una nación de D. W. Griffith, la cual idealizaba al primer Ku Klux Klan, y el caso Leo Frank, un judío linchado en 1915 en Georgia tras ser acusado de violación y asesinato. El asesinato de Frank generó una oleada de antisemitismo por todo el país.

Inmigración y crecimiento económico y territorial[editar]

La segunda mitad del Siglo XIX en Estados Unidos se caracterizó por la Revolución industrial, la inmigración desde el este hacia los nuevos territorios en el oeste y por llegada al país de una gran cantidad de inmigrantes europeos, sobre todo irlandeses y alemanes. [19][20][21]​ Al Nuevo mundo también llegaron una cantidad considerable de judíos que llegaron a América huyendo de los pogromos que sufrían en Europa, sobre todo en el Imperio ruso. No obstante, a Estados Unidos también llegaron inmigrantes asiáticos, sobre todo japoneses y chinos, siendo estos últimos utilizados como mano de obra semi esclava en la construcción del ferrocarril. A finales del Siglo XIX, y sobre todo a comienzos del XX, el principal grupo inmigrante será el italiano.

Con excepción de la compra de Alaska a Rusia en 1867, la expansión territorial de Estados Unidos se había detenido en 1848. No obstante, muchas aéreas que de iure pertenecían al gobierno estadounidense seguían estando controladas por tribus indias. Caben destacar las Guerras Navajo, las Guerras apaches y sobre todo la Guerra de Black Hills contra los lakotas liderados por Toro Sentado y Caballo Loco. Fue durante esta guerra cuando tuvo lugar la Batalla de Little Bighorn en la cual el el 7.º Regimiento de Caballería del Ejército de los Estados Unidos, liderado por George Armstrong Custer, sufrió una humillante derrota por parte de los hombres de Toro Sentado.[22]

El colonialismo americano[editar]

Inmigrantes europeos en la Isla de Ellis, 1902

Alrededor de 1890, al mismo tiempo que muchas naciones europeas expandían sus imperios coloniales, un nuevo espíritu animó la política exterior estadounidense, la cual en gran medida seguía las pautas de la Europa septentrional. El comienzo del colonialismo estadounidense suele situarse en el golpe de estado llevado a cabo por estadounidenses en el Reino de Hawái en el año 1893. La reina Liliuokalani es forzada a abdicar y se establece república, estado títere de los Estados Unidos, hasta que en 1898 Háwai queda definitivamente incorporado a los estados Unidos

Mientras tanto, en el Caribe, Cuba se sublevaba contra el colonialismo de España. El gobierno de William McKinley vio en la rebelión la oportunidad perfecta de establecer un imperio colonial en América Latina. En 1898, tras la explosión accidental del USS Maine en la bahía de la Habana, de la cual se acusa a los españoles, estalla la Guerra hispano-estadounidense. Los estadounidenses no sólo atacarán Cuba, también enriarán a la Marina a Filipinas. En la Batalla de Cavite, en la Bahía de Manila, la flota española es fácilmente vencida por la norteamericana. Poco tiempo después, las tropas americanas desembarcan en Puerto Rico y Cuba. Tras poco más de tres meses de guerra, los españoles se rinden a los americanos. La paz se firmará a través del Tratado de París. Cuba se independiza de España y Estados Unidos se hace con el control de Puerto Rico, las Filipinas y la isla de Guam en el Océano Pacífico.

No obstante, poco tiempo después de la rendición española, estalla una nueva contienda en Filipinas, enfrentando a los estadounidenses con los independentistas filipinos, quienes les habían ayudado contra los españoles en la anterior guerra. Comienza así la Guerra Filipino-Estadounidense, que asoló el archipiélago asiático.

En la década de 1910 estalla la Revolución Mexicana. Preocupado por la situación en el país, el presidente Woodrow Wilson ordena ocupar Veracruz en 1914, en una acción que busca brindar apoyo a Venustiano Carranza, revolucionario adín a los Estados Unidos.[23]​ Además, en la frontera sur de los Estados Unidos se viven momentos de tensión. Comienza la llamada Guerra fronteriza que enfrenta a las tropas estadounidenses con las distintas facciones revolucionarias de México especialmente los maderistas, los carrancistas y sobre todo los villistas. Estos últimos atacarían directamente a Estados Unidos en 1916 en la llamada Batalla de Columbus. Esta acción por parte de Villa provocó la Expedición Punitiva encabezada por el general John J. Pershing que oficialmente iniciaría el 14 de marzo de 1916 y concluiría el 17 de febrero de 1917. El propósito de la intervención de los estadounidenses del norte en México era capturar a Villa para ajusticiarlo en Estados Unidos. La expedición fracasó.[24]

También es importante explicar la injerencia por parte del Imperio alemán en México y otros lugares de América Latina. El interés alemán en Haití lleva a que en 1915, con Alemania ya involucrada en la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos invada el país. Al año siguiente invaden la República Dominicana. La República Dominicana permanecerá ocupada hasta 1924 y Haití hasta 1934.

La Primera Guerra Mundial[editar]

Soldados estadounidenses en la Primera Guerra Mundial.

Cuando en 1914 estalló la Primera Guerra Mundial la mayoría de los ciudadanos estadounidenses se mostraban contrarios a que Estados Unidos interviniese en la misma. Además, debido a que los principales grupos migratorios eran el alemán y el británico (Tanto ingleses como irlandeses, ya qye por aquel entonces Irlanda todavía no se había independizado del Reino Unido) la opinión pública estaba fuertemente dividida. Con el tiempo, especialmente después de los informes sobre las atrocidades en Bélgica en 1914 y después del hundimiento del buque de pasajeros RMS Lusitania en 1915, el pueblo estadounidense llegó a ver cada vez más a Alemania como el agresor.

En 1917, Alemania decidió reanudar la guerra submarina sin restricciones contra cualquier barco que se acercara a aguas británicas, incluyendo navíos estadounidenses. Alemania también se puso en contacto con el gobierno de Carranza en México a través del Telegrama Zimmermann, interceptado por la inteligencia británica. En este documento Alemania se comprometía, a cambio de México atacase a Estados Unidos, a prestar asistencia financiera y armamentística para que este país recuperase los territorios de Texas, Nuevo México y Arizona.[25]

Como consecuencia de esto, el 6 de abril de 1917 el presidente Woodrow Wilson declaró la guerra a las Potencias Centrales. Por aquel entonces, el ejército de los Estados Unidos era pequeño y estaba mal equipado si lo comparamos con los ejércitos europeos. Millones de hombres tuvieron que ser reclutados, adiestrados, equipados y enviados a Europa a través de un océano infestado de submarinos. Para comienzos de 1918 ya había cerca de un millón de soldados de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense en Francia. Al mando de esta unidad se encontraba John J. Pershing. Las fuerzas estadounidenses destacaron durante la Ofensiva de Primavera y la Ofensiva de los Cien Días. Wilson también envió tropas a la Rusia soviética en el marco de la intervención aliada en la Guerra Civil Rusa, la llamada Expedición Oso Polar que permaneció en territorio ruso desde septiembre de 1918 hasta julio de 1919[26]

Los soldados estadounidenses llevaron a Europa el virus que provocó la devastadora Pandemia de gripe de 1918, cuyo origen se suele situar en Fort Riley, Kansas[27]​. Cerca de medio millón de estadounidenses fallecieron a causa de la gripe. [28]

Historia de los Estados Unidos (1918-1945)[editar]

En 1919, Wilson viajó a Europa para participar en la Conferencia de Paz de París, la cual daría como resultado el Tratado de Versalles y el establecimiento de la Sociedad de Naciones, idea propuesta por el propio Wilson. No obstante, muchos estadounidenses temían que dicha organización mundial arrastrara a Estados Unidos a otra guerra extranjera razón por la cual Estados Unidos nunca ratificó el Tratado de Versalles ni pasó a formar parte de la Sociedad.

Inestabilidad social y Ley Seca[editar]

Policías y soldados en Chicago durante el Verano Rojo de 1919.

La posguerra en Estados Unidos fue un período convulso. A la devastadora epidemia de gripe habrá que sumar una oleada de terrorismo anarquista y de fuertes movilizaciones obreras consecuencia de la Revolución rusa. Comenzaba el período conocido como Primer Temor rojo cuyos puntos de máxima tensión fueron los ataques anarquistas de Luigi Galleani y el juicio de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti.[29][30][31]​ El verano de 1919 fue apodado Verano rojo debido a las constantes protestas y disturbios. no obstante, la mayoría de las tensiones vividas aquel verano fueron disturbios raciales y no obreros. Era la época de la Gran Migración Negra cuando cerca de dos millones de afroamericanos se trasladaron del campo a la ciudad. Los negros hubieron de competir con los inmigrantes europeos y asiáticos por el trabajo, lo que dió lugar a fuertes protestas.

El 17 de enero de 1920 entra en vigor la Decimoctava Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos la cual prohibía la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes dentro de los Estados Unidos y de todos los territorios sometidos a su jurisdicción, así como su importación a los mismos. Comenzaba la Ley Seca. Esta ley no consiguió reducir el consumo de alcohol en los Estados Unidos, floreciendo un gigantesco mercado negro en manos de gánsteres como Al Capone o Lucky Luciano.

Los Felices Años Veinte y la Gran Depresión[editar]

El Edificio Chrysler inaugurado en 1930 es considerado un símbolo de los Felices años veinte.
Madre migrante, fotografía de Dorothea Lange, todo un símbolo de la Gran Depresión.

La década de 1920 recibió el nombre de los Felices años veinte debido a la prosperidad económica que experimentaba el país. Estados Unidos desplazó a Gran Bretaña del liderazgo económico mundial. En Hollywood, California la industria del cine genera millones de dólares. Es la edad de oro de la aviación, la era de los aviadores como Charles Lindbergh, Amelia Earhart o Wiley Post. Del optimismo y de la bonanza económica también participó la Bolsa de valores, que vivió un prolongado incremento de las cotizaciones, lo que permitió la formación de una burbuja especulativa, financiada por el crédito. Se estaba formando toda una burbuja especulativa.

La burbuja acabó por explotar en el llamado Crac del 29. La Bolsa de Nueva York experimentó una brutal caída en el llamado Jueves Negro (24 de octubre de 1929), seguida por el catastrófico Lunes Negro y el Martes Negro (28 y 29 de octubre de 1929). Una vez iniciado, el derrumbe en los precios de las acciones y de otros valores no pudo detenerse. Hacia 1932, miles de bancos y más de cien mil sociedades mercantiles habían quebrado. La producción industrial se redujo a la mitad, el ingreso agrícola decayó en más del 50%, los salarios bajaron un 60%, la inversión nueva se redujo un 90%, y uno de cada cuatro trabajadores estaba desempleado. Comenzaba la Gran Depresión. Las zonas agrarias del país, como es el caso de los estados de Texas, Nebraska u Oklahoma fueron las más perjudicadas, ya que a los devastadores efectos de la crisis hubo que sumar el Dust Bowl, una devastadora sequía. Miles de personas hubieron de emigrar en dirección a zonas más prósperas como es el caso de California. En las afueras de las grandes ciudades se forman Hoovervilles, barrios de chabolas llamados así por el entonces presidente Herbert Hoover.

En 1933 asume la presidencia el demócrata Franklin D. Roosevelt, quien pone en marcha la política del New Deal con el objetivo de sacar al país de la crisis. Esta política, acusada de socialista por la oposición, establece subsidios de desempleo, la Ley de Seguridad Social, la Comisión de Bolsa y Valores y un mayor control sobre los bancos. Además, se realizan obras públicas por todo el país con el objetivo de generar empleo y dotar al país de infraestructuras tales como la Presa Hoover. Igualmente, en 1933 Roosevelt pone fin a la ley seca a través de la Vigesimoprimera Enmienda. El fin definitivo de la Gran Depresión llegó en 1941 con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y consiguiente aumento de la producción industrial.

La Segunda Guerra Mundial[editar]

Cuando en 1939 Alemania invadió Polonia, dando comienzo a la Segunda Guerra Mundial, la opinión pública estadounidense estaba dividida, igual que durante la Primera Guerra Mundial. De la misma manera que algunos sectores de la población eran contrarios al nazismo, también existían defensores de esta ideología entre los que cabe destacar la figura de Charles Lindbergh, firme defensor del Tercer Reich y del aislacionismo [32]​ Igualmente existían asociaciones germanófilas, como es el caso de la German American Bund. A nivel institucional, durante la década de 1930 el Congreso había aprobado distintas Leyes de Neutralidad que buscaban evitar la guerra. Más hostil era la actitud ante el Imperio Japonés. La enemistad entre ambas potencias se remonta al Tratado naval de Washington de 1922 por el cual se restringía el número de buques de guerra que podía tener Japón.[33]​ Tras la Invasión japonesa de Manchuria en 1931 y el comienzo de la Segunda Guerra Sino Japonesa en 1937, en la que tuvieron lugar eventos tales como el ataque nipón al barco estadounidense USS Panay o la masacre de Nankín (en la que fueron asesinados más de veinte mil chinos) hicieron crecer el sentimiento anti japonés en los Estados Unidos.

Los crímenes japoneses en China, así como la invasión de la Indochina francesa en 1940 provocaron que el gobierno de Roosevelt a imponer un embargo de las exportaciones de petróleo sobre Japón. Esto provocó un aumento de las tensiones entre ambos países y si bien figuras como la del primer ministro Fumimaro Konoe buscaron solucionar el problema de forma pacífica, el emperador Hirohito acabó decantándose por las tesis belicistas de Hideki Tōjō, quien buscaba invadir las Indias Orientales Neerlandesas (actual Indonesia) ricas en petróleo.[34]​ No obstante existía un grave impedimento a la hora de realizar esta acción: La Flota del Pacífico de los Estados Unidos. Por consiguiente, el 7 de diciembre de 1941 la Armada Imperial Japonesa atacó la base estadounidense de Pearl Harbor en Hawái. Entre los días 7 y 8 los japoneses realizaron desembarcos en las posesiones estadounidenses de Filipinas, Guam y Wake a la vez que avanzaban en dirección a las Indias Orientales Neerlandesas a través de la Malasia británica. El 8 de diciembre Estados Unidos declara la guerra a Japón.

Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos el 11 de diciembre. El gobierno estadounidense moviliza a la armada en el Pacífico e incrementa el envío de suministros a Reino Unido y la Unión Soviética. El FBI comienza a perseguir a simpatizantes nazis. Asociaciones como la German American Bund son ilegalizadas. Se procede a la detención e internamiento de japoneses y estadounidenses de origen japonés. En Filipinas, las tropas del general Douglas MacArthur resisten hasta junio de 1942. El 8 de mayo de ese mismo año la amenaza japonesa contra Australia fue detenida en la batalla del Mar del Coral. En junio la principal flota japonesa, que navegaba rumbo a Hawái, fue rechazada en la batalla de Midway, una de las más importantes batallas de la guerra. El ejército estadounidense también ayuda a la República de China en su lucha contra Japón.

En Europa, las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos comienzan a bombardear Alemania, sus aliados y los territorios ocupados. En noviembre de 1942 tiene lugar la Operación Torch, el desembarco aliado en el Protectorado francés de Marruecos y la Argelia francesa, en manos del gobierno pro nazi de la Francia de Vichy. En mayo de 1943, el Protectorado francés de Túnez, el último territorio del Eje en África, es conquistado por estadounidenses, británicos y por las tropas de la Francia Libre. En la Conferencia de Casablanca se acuerda invadir el Reino de Italia a través de Sicilia, la llamada Operación Husky[35]​ Si bien Sicilia es rápidamente conquistada, la Campaña de Italia es lenta y sangrienta por lo que se decide llevar a cabo un nuevo desembarco, esta vez en Normandía.

En el Océano Pacífico los estadounidenses combaten tanto en la región central (Campaña de las islas Gilbert y Marshall) como en las cercanías de Nueva Guinea (Campaña de las Islas Salomón). En este último frente tiene lugar la sangrienta Campaña de Guadalcanal entre agosto de 1942 y febrero de 1943. Tras conquistar las Gilbert y Marshall, los estadounidenses atacan las islas Marianas y Palaos en junio de 1944. Los estadounidenses recuperan Guam y conquistan Saipán y Peleliu. Con la conquista de las islas Marianas, los estadounidenses ponen en marcha una dura campaña de bombardeos sobre el archipiélago japonés.

En Francia, los Aliados avanzan hacia Alemania. Importante fue la intervención americana en la Batalla de las Ardenas y en la Batalla del Bosque de Hürtgen. Mientras, las tropas de Douglas MacArthur regresana las Filipinas en octubre de 1944. La isla japonesa de Iwo Jima, en el Pacífico central, cayó en manos de Estados Unidos en marzo de 1945 y la Isla de Okinawa fue conquistada en junio de 1945. Franklin Roosevelt falleció el 12 de abril a causa de una hemorragia cerebral, siendo sucedido por Harry S. Truman. En Europa, la guerra finalizó el 9 de mayo cuando los soviéticos se hicieron con el control de Berlín.

La invasión de Japón sería larga y sangrienta por lo que, con la esperanza de llevar la guerra a un rápido fin, el presidente Truman ordenó usar la recién creada bomba atómica contra las ciudades de Hiroshima (6 de agosto) y Nagasaki (9 de agosto). El día 8 los soviéticas comienzan la Operación Tormenta de Agosto, la invasión de Manchukuo y el norte de la Península Coreana, controlados por Japón. Los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki sumados al inminente avance soviético, provocó que el emperador Hirohito decidiese rendirse a los estadounidenses, mucho menos duros que los soviéticos, el día 2 de septiembre de 1945 a bordo del acorazado USS Missouri. Terminaba así la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Guerra Fría (1945-1989)[editar]

Desde 1945 hasta 1964[editar]

Política exterior[editar]

Tripulación de un tanque M-24 estadounidense en las cercanías del Río Nakdong durante la Guerra de Corea.

En 1946 Filipinas se independiza de Estados Unidos. Las negociaciones para la creación de un estado independiente habían comenzado con la Ley Tydings-McDuffie de 1934

Durante las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Eje estaba ya prácticamente derrotado, el gobierno estadounidense parecía más preocupado por la Unión Soviética, potencia que se estaba haciendo con más y más territorios. Pese a que ambos estados colaboraron durante la guerra, la verdad es que ambas naciones eran rivales por no decir enemigas debido a sus sistemas económicos y políticos totalmente antagónicos (Capitalismo en los Estados Unidos, comunismo en la URSS). La enemistad entre ambas potencias se remonta hasta la Intervención aliada en la Guerra civil rusa.[36]​ Una vez derrotados el Tercer Reich y el Imperio de Japón, la rivalidad resurgió. Comenzaba así la Guerra Fría

Los primeros lugares donde se apreció la rivalidad entre potencias fueron la República de China y Corea. En la primera, una vez derrotado Japón, se reanudó la guerra civil entre el Kuomintang, de ideología capitalista y apoyado por Estados Unidos, y el Partido comunista chino, apoyado por el gobierno de Stalin.[37]​ Pese al apoyo de Estados Unidos, en 1949 los comunistas, liderados por Mao Zedong ganaron la guerra. En Corea, tras la Operación Tormenta de Agosto, los americanos lanzan la Operación Cuarenta Lista Negra, la invasión del sur. Por consiguiente, Corea queda dividida en dos. La ocupación soviética del norte terminó en 1948, creándose así Corea del Norte, gobernada por Kim Il-Sung. La ocupación estadounidense del sur termina ese mismo año. Syngman Rhee se hace con el poder en Corea del Sur. Ambos dictadores desean unificar Corea bajo su mando. En 1950 el norte comunista ataca al sur. Comienza así la Guerra de Corea.

La ONU autoriza el envío una fuerza internacional al sur de Corea, coalición liderada por Douglas MacArthur, gobernador del Japón ocupado por los estadounidenses. Las tropas estadounidenses desembarcan en Inchon, liberan Seúl e invaden Corea del Norte hasta la frontera con China en el Río Yalu. Mao Zedong reacciona enviando al Ejército Popular de Liberación, que derrota a los estadounidenses en la Batalla del embalse de Chosin y envía a las tropas de la ONU de vuelta a la frontera con el sur donde los combates durarías hasta el Acuerdo de Armisticio de Corea de 1953. La guerra provocó la caída de Harry Truman y la llegada al poder del héroe de la Segunda Guerra Mundial, el general Dwight D. Eisenhower. Douglas MacArthur por su parte fue destituido cuando propuso utilizar armas atómicas contra Corea del Norte y China. La Ocupación de Japón finalizó en 1952 con la firma del Tratado de San Francisco. Japón se convertiría junto a Corea del Sur, Filipinas y Tailandia en el principal aliado de Estados Unidos en Asia.

Política interior y situación económica[editar]

El senador Joseph McCarthy, impulsor del macartismo.

En el ámbito interior, la Guerra Fría se manifestó en forma de un fuerte anticomunismo, el segundo temor rojo. Entre 1950 y 1956 el senador Joseph McCarthy desencadenó un extendido proceso de declaraciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas: El Macartismo. Se investigó a actores de Hollywood como Humphrey Bogart, Lauren Bacall o Gregory Peck, a científicos como Robert Oppenheimer, el creador de la bomba atómica, y a figuras del gobierno y del ejército estadounidense.[38]​ Uno de los casos más famosos de este período fue el de los Diez de Hollywood, diez guionistas y directores que se negaron a declarar ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses, un órgano del congreso estadounidense fundado en 1938 que no tenía que ver con Joseph McCarthy, quien era senador[39]​ Junto a McCarthy y al Comité de Actividades Antiestadounidenses, el FBI de J. Edgar Hoover, fue el principal responsable de las campañas anticomunistas que caracterizaron la década de 1950 en Estados Unidos.

La década de 1950 fue además la época del Baby Boom, un significativo aumento de la población consecuencia de la prosperidad económica que experimentaba Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Para evitar que la época de bonanza acabase desencadenando en una nueva depresión económica en 1944 se aprobaron los Acuerdos de Bretton Woods a través del cual se establecía un Nuevo Orden Económico Internacional, se sustituía el patrón oro por el patrón dólar, lo que convertía a la economía estadounidense en la más importante del mundo. La vida cotidiana experimentó grandes cambios gracias a avances tecnológicos como la televisión. A mediados de la década de 1950 nace el estilo musical conocido como Rock and roll con músicos estadounidenses como Elvis Presley, Little Richard o Chuck Berry a la cabeza. Supuso un gigantesco cambio social que evolucionaría durante la década siguiente y que se convertiría en uno de los máximos exponentes de la cultura popular estadounidense.

La situación de mejoría económica y social sin embrago dejaba de lado a los afroamericanos y a otras minorías étnicas. A mediados de la década de 1950 nace el Movimiento por los derechos civiles de los negros, el cual buscaba finalizar con las desigualdades producto de las Leyes Jim Crow. El nacimiento del movimiento suele situarse en el Boicot de autobuses de Montgomery de 1955 cuando una mujer negra llamada Rosa Parks fue detenida por negarse a ceder su asiento en un autobús a un blanco.[40]​ El caso llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos que acabó declarando inconstitucional las ley que exigía la segregación en los autobuses.

En 1957 tiene lugar la crisis de los Little Rock Nine en little Rock, Arkansas, cuando nueve estudiantes negros trataron de acceder a un instituto blanco. El gobernador de Arkansas, Orval Faubus llamó a la Guardia Nacional de Arkansas el 4 de septiembre para evitar que los estudiantes accediesen al instituto. Eisenhower respondió enviando a la 101.ª División Aerotransportada para escoltar a los estudiantes. El Movimiento por los derechos civiles fue ganado fuerza, apareciendo líderes como el pastor protestante Martin Luther King o el musulmán Malcolm X, más agresivo que King.


Kennedy había heredado del anterior presidente un plan de la CIA para derrocar al gobierno de Fidel Castro, que consistía en organizar y dar apoyo a grupos de exiliados cubanos, esperando que si se producía una invasión, el pueblo de las ciudades cubanas se alzaría contra Castro.

Los miedos de Kennedy a la respuesta soviética hicieron que la operación fuese de bastante menor envergadura que lo previsto inicialmente, por lo que el 15 de abril de 1961, el grupo de exiliados cubanos fracasó en su intento de tomar Bahía de Cochinos, saliendo Fidel Castro muy reforzado tanto en su propio país como ante la opinión pública mundial.

La gran corriente migratoria que se había establecido huyendo de Alemania Oriental hacia la República Federal de Alemania decidió a las autoridades orientales a construir un muro de separación entre ambos sectores de la ciudad de Berlín en agosto de 1961. El incidente del Checkpoint Charlie en que tanques estadounidenses y soviéticos se encontraron frente a frente, hizo saltar las alarmas cuando los soviéticos amenazaron con defenderse con armas atómicas.

También en 1961 los primeros asesores e instructores militares estadounidenses (un total de 900) aterrizan en Saigón, capital de Vietnam del Sur.

Tras la fracasada operación de Bahía de Cochinos, el régimen cubano se sentía muy vulnerable frente al gigante estadounidense, de modo que buscó ayuda militar en la URSS. Ésta respondió instalando en octubre de 1962 baterías de misiles balísticos en Cuba, capaces de alcanzar en pocos minutos las principales ciudades estadounidenses. Así comenzaría la Crisis de los Misiles Cubanos, el episodio de la Guerra Fría en que ésta estuvo más cerca que nunca en convertirse en «caliente».

Tras la crisis de los misiles cubanos, se instaura el Teléfono Rojo por el cual se establecía un enlace de comunicación directo entre Washington y Moscú para evitar situaciones similares en un futuro.

El 22 de noviembre de 1963, durante un desfile en Dallas John Fitzgerald Kennedy es asesinado, supuestamente por Lee Harvey Oswald, aunque la duda sobre la autoría ha seguido en ciertos círculos hasta el día de hoy.

Desde 1964 hasta 1989[editar]

La Casa Blanca, sede del gobierno estadounidense.

Después del asesinato del Presidente Kennedy, el Presidente Johnson se enfrentó a fuertes desafíos por parte de dos demócratas opuestos a la Guerra de Vietnam: los senadores Eugene McCarthy y Robert F. Kennedy, este último hermano del Presidente John F. Kennedy. El 31 de mayo de 1968, en vista de una humillante derrota en las encuestas de opinión pública y de la incesante prolongación del conflicto en Vietnam, Johnson se retiró de la contienda presidencial y ofreció negociar el fin de la guerra. En 1968, tras la renuncia de Johnson a las aspiraciones de su reelección, el partido Demócrata depositó todas sus esperanzas en el carismático senador Robert F. Kennedy, que se presentó como candidato y tenía inmejorables posibilidades de llegar a la Casa Blanca por encima de los demás precandidatos de su propio partido político e incluso su presunto rival republicano Richard Nixon.

Poco después de celebrar el triunfo de las elecciones primarias de California que lo aseguraba su nominación por los demócratas, Robert F. Kennedy sufrió un atentado perpetrado por un inmigrante palestino, Shiran Shiran, que lo hizo caer mortalmente herido en un hotel de Los Ángeles y muere al día siguiente, el 6 de junio de 1968. Al menos por ahora no se sabe quien estuvo detrás del asesino y se supone que hubo un complot organizado por la mafia que utilizó a ese hombre árabe para cumplir esa oscura misión.

El 20 de julio de 1969, el programa espacial de los Estados Unidos logra un gran éxito técnico y propagandístico al conseguir mandar un astronauta estadounidense a la luna y traerlo de vuelta sano y salvo a la Tierra.

Después de la Guerra de Vietnam y del escándalo Watergate, muchos estadounidenses se habían desilusionado de los hombres que los gobernaban y les habían perdido la confianza. Gerald Ford, el presidente republicano que ascendió al poder tras la renuncia de Richard Nixon, hizo mucho para restaurar la confianza de los ciudadanos, aunque algunos votantes nunca le perdonaron que hubiera indultado a su ex jefe, Richard Nixon.

Después de la Guerra Fría (1990-presente)[editar]

Dominio único (1990-2001)[editar]

En 2 de agosto de 1990, Irak invadió a Kuwait. Apenas se tuvo noticia de la invasión de Kuwait, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó este acto a través de una serie de resoluciones, de la misma forma que lo hizo la Liga Árabe. Los dictámenes fueron: Resolución N.º 660, que condenó el ataque e invasión iraquí; luego siguieron varias más entre las que se contaban las resoluciones N.º 661 del 6 de agosto de 1990, que imponía sanciones económicas; la N.º 665 del 25 de agosto, acerca del embargo marítimo; la N.º 670 del 25 de septiembre acerca del bloqueo aéreo, y finalmente, la que autorizaba el empleo de la fuerza o resolución N.º 678 del 29 de noviembre. Esta última exigió a Irak que saliera de Kuwait antes del 15 de enero de 1991. Si se cumplía el plazo y no había respuesta favorable, todos los países participantes podrían poner en práctica la resolución Nº 660 y atacar a Irak. Finalmente, EEUU organizó y lideró una coalición militar con fuerzas militares de Asia, Europa, África, y Medio Oriente.

Guerra contra el terrorismo (2001-2008)[editar]

La mañana de los atentados del 11 de septiembre.

En la mañana del 11 de septiembre de 2001, dos de los cuatro aviones secuestrados por Al-Qaeda impactaron en las dos torres del World Trade Center en Nueva York, el tercero en el Pentágono, causando la muerte a más de 3.000 personas, convirtiéndose en el peor atentado terrorista en la historia estadounidense (actualmente se discute sobre los hechos del atentado). Tras esto, Estados Unidos declaró su lucha contra el terrorismo, iniciando una invasión a Afganistán con el propósito de derrocar el régimen talibán y sus conexiones terroristas, lográndolo en menos de un mes iniciado el conflicto. Más tarde, argumentando la existencia de armas de destrucción masiva —las cuales hasta la fecha no han sido encontradas o no existieron— comenzó una invasión a Iraq. También se recortaron la libertades públicas en EE. UU. y se aprobaron la USA Patriot Act. El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados, Irma Lozada, sostuvo que la secuela del Patriot Act atenta contra la democracia. "Se trata del fin de la democracia tal y como la conocemos", sentenció. "11s ha dado un cheque en blanco al gobierno federal, para dar al traste con todo lo que los padres fundadores intentaron a fines del siglo 18 con las enmiendas a las constituciones, en cuanto a los derechos humanos y constitucionales de libertad de expresión, reunión, asamblea, organización, y de requerir del gobierno información sobre sus actos y pedir desagravios"", según él. Lozada sostuvo que la propuesta fortalece los poderes de las agencias de seguridad de detener sin garantías constitucionales a sospechosos, como en el caso del puertorriqueño José Padilla y los presuntos miembros de la red Al-Qaeda detenidos en Guantánamo.

El licenciado opinó que se establecería en Estados Unidos, y por ende en Puerto Rico, una nueva versión del macartismo, término que nació en los años 50 con la campaña de persecución contra el comunismo. "Van a perseguir a los patriotas e izquierda puertorriqueña, a toda persona que proponga por ejemplo la paz. Se justifica toda persecución contra el disidente. Es una redefinición del macartismo para el siglo 21, una revisita al mundo tenebroso de persecución contra todo lo que sea ideas nuevas o promueva posiciones contrarias al militarismo y al imperialismo estadounidense". El abogado constitucionalista, Alejandro Torres, añadió que la medida otorga una base legal a las autoridades federales para perseguir y reprimir sectores políticos disidentes. Lo mismo que antes se catalogaba como subversivo o acciones armadas de grupos independentistas, ahora le van a poner el mote de terrorismo doméstico. Con la histeria que hay uno debería esperar mayores mecanismos de control, persecución y representación contra el independentismo.[41]

A pocas semanas de comenzar la acción militar en Irak, Saddam Hussein que en ese momento ejercía como jefe de estado, escapó y se escondió en la zona montañosa del sur iraquí. Posteriormente fue encontrado en una pequeña cueva excavada en el suelo de donde fue rescatado enfermo y hecho prisionero, siendo juzgado por su actuación represiva (y hasta ejecuciones masivas) ante la propia población de Iraq, especialmente, por motivos religiosos y políticos. Saddam Hussein fue ejecutado la madrugada del 30 de diciembre de 2006. Las victorias en Afganistán e Irak fueron logradas gracias a la superioridad tecnológica y militar estadounidense. Actualmente, la ocupación en esos países se encuentra jaqueada por la insurgencia y un profundo rechazo de la población hacia el ejército estadounidense, objeto de denuncias, probadas a través de vídeos que muestran torturas a ciudadanos iraquíes, por violación de los derechos humanos. Debido, parcialmente, a ello, en las elecciones legislativas de 2006 el presidente Republicano Bush perdió el control de la cámara de Representantes frente al partido Demócrata. Esta es la historia

Crisis Financiera Mundial (2008)[editar]

Desde 2004 la carrera del senador Barack Obama fue meteórica. Sus promesas de cambio y su famoso lema "Yes, we can " le dieron fama mundial y le llevarían a la Casa Blanca, tras ganar con una ventaja considerable las elecciones de 2008, convirtiéndose en uno de los presidentes de Estados Unidos que más fuerza consiguió en las urnas. El candidato demócrata Obama tuvo que afrontar la crisis financiera de 2008, la tensión con Irán, la resolución de las guerras de Irak y Afganistán y los problemas del medio ambiente. También, Barack Obama tuvo entre los objetivos que alcanzó relativamente la mejora de la política exterior con Europa y el diálogo con todos los gobiernos del mundo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mintz, Steven. «Death in Early America». Digital History. Archivado desde el original el December 30, 2010. Consultado el February 15, 2011.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  2. a b Mann, Charles (2006), 1491, Madrid:Taurus, pag. 431-437
  3. Mintz, Steven. «Death in Early America». Digital History. Archivado desde el original el December 30, 2010. Consultado el February 15, 2011.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  4. Miller, Christopher L., George R. Hamell (Septiembre de 1986). «A New Perspective on Indian-White Contact: Cultural Symbols and Colonial Trade». The Journal of American History 73 (2). Consultado el 21 de marzo de 2007. 
  5. Crespí, Juan (2001). Diario y descripción de los dilatados caminos/A Description of Distant Roads: Original Journals of the First Expedition into California, 1796-1770. San Diego State University Press. ISBN 1-879691-64-7
  6. Ekberg, Carl J. (2000). French Roots in the Illinois Country. University of Illinois Press. pp. 31-100. ISBN 0-252-06924-2. Consultado el 9 de septiembre de 2011. 
  7. a b A Few Acres of Snow: The Saga of the French and Indian Wars. 
  8. Morgan and Morgan pg. 96–97
  9. Wood, S,G. "The American Revolution: A History." Modern Library. 2002, page 24.
  10. Becker, 1970, p. 5.
  11. «The White House at War: The White House Burns: The War of 1812». White House Historical Association. Consultado el June 9, 2011. 
  12. Gene A. Smith, "'Our Flag was displayed within their Works': The Treaty of Ghent and the Conquest of Mobile." Alabama Review 52 (1999): 3–20.
  13. Fossey, W. R. (1978). «Toward the Vision of Austina: the Life of Moses Austin». East Texas Historical Journal 16 (2): 3. Consultado el 6 October 2016. 
  14. https://web.archive.org/web/20050308083316/http://www.texancultures.utsa.edu/txtext/anglo-american/htms/AngloAmericans.htm
  15. McPherson, Battle Cry, pages 373–377
  16. Estas tres enmiendas fueron aprobadas el 6 de diciembre de 1865, el 9 de julio de 1868 y el 3 de febrero de 1870 respectivamente
  17. Perdue, Theda (October 28, 2011). «Legacy of Jim Crow for Southern Native Americans». C-SPAN. C-SPAN. Consultado el 27 November 2018. 
  18. Lowery, Malinda Maynor (January 1, 2010). «Lumbee Indians in the Jim Crow South: Race, Identity, and the Making of a Nation». Univ of North Carolina Press. pp. 0-339. Consultado el 27 November 2018. 
  19. Zane L. Miller, "Cincinnati Germans and the Invention of an Ethnic Group", Queen City Heritage: The Journal of the Cincinnati Historical Society 42 (Fall 1984): 13-22
  20. Bayrd Still, Milwaukee, the History of a City (1948) pp. 260-63, 299
  21. On Illinois see, Raymond Lohne, "Team of Friends: A New Lincoln Theory and Legacy", Journal of the Illinois State Historical Society Fall/Winter2008, Vol. 101 Issue 3/4, pp 285-314
  22. Scott, Douglas D (2013). Archaeological Perspectives on the Battle of the Little Bighorn. Norman, OK: University of Oklahoma Press. p. 244. ISBN 0806132922. 
  23. Gastón García Cantú (1996) Las invasiones norteamericanas en México, p. 276, Fondo de Cultura Económica, México.
  24. Yockelson. «Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y la Expedición Punitiva Mexicana: Parte 1». 
  25. *Andrew, Christopher (1996). For The President's Eyes Only. Harper Collins. ISBN 0-00-638071-9. 
  26. Robert L. Willett, "Russian Sideshow" (Washington, D.C., Brassey's Inc., 2003)
  27. Cómo el Ejército americano contagió al mundo la Gripe Española, Santiago Mata
  28. Health | The 'bird flu' that killed 40 million. BBS News. 19 de octubre de 2005. Consultado el 14 de marzo de 2012.
  29. Send Death Bombs to 36 U.S. Leaders: Headline from front page of the Chicago Tribune on May 1, 1919
  30. Gage, Beverly (2009). The Day Wall Street Exploded: A Story of America in its First Age of Terror.. New York: Oxford University Press. pp. 160-161. ISBN 978-0-19-514824-4. OCLC 149137353. 
  31. Collins, Rick, The Patriot Ledger, 5 de mayo de 2005
  32. Charles Lindbergh, el piloto que pasó de héroe mundial a nazi. El Español. 21 mayo de 2017. Consultado el 15 de febrero de 2020. 
  33. League of Nations Treaty Series, vol. 25
  34. Fujiwara, Shôwa tennô no ju-go nen sensô, 1991
  35. «Conferencia de Casablanca – Declaración del 12 de Febrero de 1943». Consultado el 15 de febrero de 2020. 
  36. Gaddis 1990, p. 57.
  37. Hsiung, James C. Levine, Steven I (1992). M.E. Sharpe publishing. Sino-Japanese War, 1937–1945. ISBN 1-56324-246-X.
  38. «Caza de brujas», UniversoCinemaniaco.com, 15 de abril de 2010.
  39. «Hollywood Ten». 
  40. Montgomery Bus Boycott ~ Civil Rights Movement Veterans
  41. http://www.aclu.org/FilesPDFs/spanishpatriotactbrochurebw.pdf

Bibliografía[editar]

  • Georges Ayache, Une histoire américaine : Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr., Joey Bishop, Peter Lawford, Paris, Éditions Choiseul, 2009 (ISBN 978-2-916722-93-1)
  • Jacques Binoche, Histoire des États-Unis, Paris, Ellipses, 2003 (ISBN 978-2-7298-1451-9)
  • Daniel Boorstin, Histoire des américains : l'aventure coloniale, naissance d'une nation, l'expérience démocratique, Paris, R. Laffont, 1991 (ISBN 978-2-221-06798-7)
  • Robert Calvet, Les Américains : histoire d'un peuple, Paris, Armand Colin, coll. « Civilisations », 2004, 280 p. (ISBN 9782200267216 et 2200267215)
  • David Cornut, Little big horn : autopsie d'une bataille légendaire, Parcay-sur-Vienne, Anovi, 2006 (ISBN 978-2-914818-10-0)
  • Bernard Cottret, La Révolution américaine : la quête du bonheur, 1763-1787, Paris, Perrin, coll. « Tempus », 2004 (ISBN 978-2-262-02242-6)
  • André Kaspi, Les Américains, Paris, Éditions du Seuil, 1986 (ISBN 978-2-02-009360-6)
  • Pierre Lagayette, Les grandes dates de l'histoire aḿéricaine, Paris, Hachette supérieur, 2001 (ISBN 978-2-01-145489-8)
  • Jean-Pierre Martin et Daniel Royot, Histoire et civilisation des États-Unis textes et documents commentés du XVIIème siècle à nos jours, Paris, Nathan, 2003, 6e éd. (1re éd. 1974) (ISBN 978-2-09-191303-2)
  • Yves-Henri Nouailhat, Les Etats-Unis et le monde au 20e siècle, Paris, Armand Colin, 2001 (ISBN 9782200260873)
  • René Rémond, Histoire des États-Unis, Paris, Presses universitaires de France, coll. « Que sais-je ? », 2003 (ISBN 978-2-13-053358-0)
  • Bernard Vincent, Histoire des Etats-Unis, Paris, Flammarion, 1997 (ISBN 978-2-08-081376-3)
  • Howard Zinn, Une histoire populaire des Etats-Unis d'Amérique : de 1492 à nos jours, Marseille, Éditions Agone, 2002 (ISBN 978-2-910846-79-4)

Enlaces externos[editar]