Reconstrucción (Estados Unidos)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Fue un periodo de la historia estadounidense que duró de 1865 a 1877, durante el cual los Estados Unidos se dedicaron fundamentalmente a resolver las cuestiones que habían quedado pendientes tras el final de la Guerra Civil. La necesidad de solucionar las dificultades que habían dado lugar a la Guerra de Secesión se hizo patente nada más terminar la confrontación, esto es, justo después de que los Estados Confederados de América fueron derrotados en abril de 1865 y la esclavitud terminase a través de la aprobación de la Decimotercera Enmienda a la Constitución de 1787.

Este periodo de la Historia de los EE.UU. es denominado «Reconstrucción» porque fue dedicado a abordar la reintegración de los estados sureños secesionistas, que tras la contienda civil iban a regresar a la Unión Estadounidense, al estado civil de los dirigentes de la Confederación, y a la condición jurídica de los libertos negros, reconstruyendo además la economía de los Estados del Sur, basada en la agricultura y devastada tras la guerra de Secesión y ahora debía complementarse (y no enfrentarse) a la economía de los Estados del Norte, basada principalmente en la industria y el comercio.

La controversia sobre la manera de abordar esas cuestiones se dificultó a causa de los diferentes intereses sostenidos entre los líderes blancos del Sur, que pretendían conservar su influencia política y económica pese a la derrota militar de 1865, y los reclamos de los esclavos libertos que ansiaban plena igualdad legal y política ante sus antiguos amos; a ellos se unía el interés del gobierno de los Estados del Norte, donde la población negra era muy minoritaria, para mantener el control administrativo sobre los Estados del Sur con la menor cantidad posible de conflictos políticos y sociales.

A fines del decenio de 1870 la Reconstrucción no había conseguido integrar más que parcialmente a los libertos de raza negra en el complejo jurídico, político, económico y social estadounidense, y los líderes blancos del Norte decidieron abandonar sus esfuerzos de integrar a la población negra del Sur.

La Reconstrucción se desarrolló en tres fases:

Estacion de trenes en Atlanta, destruida tras la Guerra de Secesión.
  • Reconstrucción Presidencial: (1863–1866) diseñada con antelación incluso al fin de la guerra, estaba controlada por los presidentes Abraham Lincoln y Andrew Johnson, cuyo principal objetivo era la rápida reunificación del país. Sus programas se oponían a la versión más radical del Partido Republicano, una facción política abolicionista que obtuvo el poder tras las elecciones de 1860, y que en elecciones sucesivas celebradas durante la Guerra de Secesión había ido acrecentando su poderío legislativo, al aumentar constantemente el número de sus bancas en el Congreso. Esta facción radical proponía otorgar plena ciudadanía a la población negra en el Sur, pero suspender los derechos ciudadanos de la población blanca hasta que se pudiera acreditar su lealtad a la Unión, pero en vez de ello se prefirió un gobierno militar directo sobre el Sur.
  • Reconstrucción del Congreso: (1866–1873) en este periodo se puso particular énfasis en la cuestión de los derechos civiles (abordada por la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de 1787) y del derecho al voto de los negros (solventada a través de la aprobación de la Decimoquinta Enmmienda). Comenzó con la aprobación de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de 1787, que declaraba ciudadanos de los EE.UU. a todos los nacidos dentro de las fronteras del país sin distinción de raza. El apoyo de los republicanos radicales a esta enmienda y a la Ley de Personal de la Reconstrucción de 1867, produjo que en 1868 nuevos gobiernos ascendieran al poder en los Estados que habían integrado la antigua Confederación. Dichos gobiernos se basaban en una coalición de republicanos radicales, libertos negros (que por entonces inundaron las legislaturas estatales e incluso el Congreso federal, para el que muchos de ellos fueron elegidos), los carpetbaggers (blancos pobres emigrados desde el Norte para enriquecerse aprovechando la situación), y los scalawags (los muy escasos blancos sureños dispuestos a colaborar con el Partido Republicano en la cuestión de la eliminación de las barreras raciales). Los historiadores, se refieren a este período como la Reconstrucción Radical, en tanto los gobiernos estatales del Sur quedaron prácticamente a merced del gobierno federal y se lanzaron a la ejecución de vastos planes mediante los que aspiraban a cambiar la sociedad del Sur Profundo en poco tiempo.[1]
Ex esclavos votando en Nueva Orleans, grabado de 1867
  • Redención: (1873–1877) este periodo es el que tiene lugar en el momento en el que los blancos sureños (que se llamaban a sí mismos Redeemers, o «redimidos») derrotaron electoralmente a los republicanos radicales y, a cambio de reconocer la cuestionada victoria del republicano Rutherford Hayes sobre su rival del Partido Demócrata, Samuel Jones Tilden, en las elecciones presidenciales de 1876, reclamaron apoyo para restablecerse en el pleno control de la política de los Estados anteriormente esclavistas, lo que marca el final de la Reconstrucción. Mediante el Compromiso de 1877, el Presidente Rutherford Hayes retiró las tropas federales de los estados sureños aún ocupados, provocando el colapso de los tres gobiernos estatales republicanos que aún quedaban en el Sur. Los nuevos gobernantes demócratas se entregaron de lleno a la tarea de suprimir los derechos obtenidos por los ciudadanos negros durante la década anterior, estableciendo para ello un complejo sistema de segregación racial, cuya primera expresión legal fue la ley Jim Crow de Tennessee, aprobada en 1881. Mayormente en la pobreza y sin apoyo político del gobierno federal, los ex-esclavos negros resultaron prontamente marginados de la política en el Sur y vieron en la práctica recortados sus derechos ciudadanos por la mayoría blanca.

El republicano Charles Summer sostuvo que la estadidad había impedido la secesión, extendiendo la Constitución todavía durante la guerra su autoridad y su protección en las personas como en los territorios de la Unión. Thaddeus Stevens y sus seguidores eran de la idea de que la secesión de los estados suponía automáticamente que después de haber abandonado la Unión Federal los Estados secesionistas habían quedado desprovistos de sus derechos como Estados, luego deberían de haber sido tratados como cualquier territorio conquistado por la fuerza de las armas.

Referencias[editar]

  1. Fellman (2003) pp. 301–310; Foner (1988) capítulo 6, «The Making of Radical Reconstruction». Trefousse (1968) y Hyman (1967) «Radical Republicans». Benedict (1974) argumenta que los republicanos-radicales eran conservadores sobre muchas otras cuestiones, más propias de otros ámbitos, como el social o el económico.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]