Manchukuo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
满洲国 (Mǎnzhōuguó)
満州国 (Manshū-koku)
Manchukuo

Estado títere del Imperio japonés

Flag of the Republic of China.svg

1932-1945

Flag of the Republic of China.svg
Flag of the Soviet Union.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Himno nacional del Manchukuo
Ubicación de
Capital Hsinking
Idioma oficial Japonés,
mandarín,
mongol
Otros idiomas Manchú
Gobierno Monarquía constitucional (De Iure)
Emperador
 • 1934-1945 Kangde
Primer Ministro
 • 1932-1935 Zheng Xiaoxu
 • 1935-1945 Zhang Jinghui
Período histórico Interbellum / Segunda Guerra Mundial
 • Establecimiento 22 de junio de 1932
 • Desaparición 6 de agosto de 1945
Moneda Yuan de Manchukuo
Miembro de: Fuerzas del Eje

Manchukuo[nota 1] (Chino tradicional: 滿洲國; Chino simplificado: 满洲国; Pinyin: Mǎnzhōuguó; Japonés: 滿洲国; en español se traduciría literalmente como "Estado de Manchuria") fue un estado títere — aunque nominalmente independiente — que existió durante las décadas de los años 1930 y 1940, y cuyo territorio correspondería con las actuales regiones de China del Noreste y Mongolia Interior. El área fue conocida colectivamente como "Manchuria" por los países occidentales y los japoneses.

En 1931 esta región china fue conquistada por Japón a consecuencia del llamado Incidente de Mukden, tras lo cual las autoridades japonesas instalaron un gobierno títere pro-japonés con el antiguo emperador chino Puyi como jefe de estado. Puyi acabaría siendo coronado como emperador de Manchukuo, aunque sin ostentar ningún poder real. Los manchúes constituyeron una minoría en Manchukuo, cuyo principal grupo étnico estaba compuesto por la etnia Han. A su vez, la población de coreanos aumentó considerablemente durante el período de existencia de Manchukuo, al igual que las poblaciones de japoneses, mongoles, rusos blancos y otras minorías. Las regiones mongolas situadas al oeste de Manchuria fueron gobernadas bajo una administración ligeramente distinta, en reconocimiento de las tradiciones mongolas allí existentes. En cuanto a la parte sur de la península de Liaodong, esta fue administrada directamente por Japón como la concesión de Kwantung.

El gobierno de Manchukuo fue abolido en agosto de 1945, después de que el territorio fuese ocupado por el Ejército soviético hacia el final de la Segunda Guerra Mundial. Los territorios conquistados pasaron a ser administrados por la Unión Soviética durante varios meses y finalmente serían transferidos a la administración china un año después.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Manchuria fue originalmente una provincia del Imperio chino desde los días de la Dinastía Qing, creada por príncipes manchúes que invadieron China y la gobernaron totalmente desde 1644 hasta 1911. Desde fines del siglo XIX Manchuria estuvo bajo una fuerte influencia de la Rusia zarista a causa de la construcción del ferrocarril de Moscú a Vladivostok. Japón reemplazó dicha influencia rusa después de la guerra ruso-japonesa de 1904 e instaló la línea del «Ferrocarril del Sur de Manchuria» en 1906, desde la ciudad de Changchun hasta Port Arthur (en japonés Ryojun). Esto motivó que numerosos comerciantes japoneses migraran a las ciudades principales de Manchuria, estableciendo una sólida penetración mercantil, y aumentaran en esa región las inversiones de empresas japonesas en minería e industria. A ello se añade que el control japonés del principal ferrocarril permitió que el mercado manchuriano se abasteciera ante todo de productos nipones. Ante tal situación, el débil gobierno imperial chino aceptó que Japón (al igual que los países europeos que poseían concesiones en China) enviara sus propias tropas para custodiar todo el trayecto del Ferrocarril del Sur de Manchuria.

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, Manchuria se transforma en un campo de batalla política y militar. La influencia japonesa tanto en forma de expansión económica como de ocupación militar se extiende hacia el territorio ruso desde 1917, llegando a regir Vladivostok y su región circundante tras el caos de la Revolución rusa, pero la URSS retoma el control total del antiguo territorio zarista a partir de 1925. Mientras tanto Manchuria se convierte en otra provincia sujeta a la anarquía de los señores de la guerra chinos.

El 18 de septiembre de 1931 estallan explosivos en una sección del Ferrocarril del Sur de Manchuria,[1] y Japón acusa del ataque a las tropas de los caudillos militares chinos en el llamado Incidente de Mukden. El Gobierno japonés alega que sus inversiones y súbditos en Manchuria no tienen su seguridad garantizada por el débil gobierno de China (que no controlaba la totalidad del territorio chino) y envía tropas a ocupar militarmente toda Manchuria. La ocupación por tropas japonesas alcanza ahora a toda la región y no sólo a las recorridas por el ferrocarril, venciendo fácilmente la escasa y aislada resistencia armada china. China no tenía un gobierno central fuerte, ni fuerzas capaces de recuperar el control de Manchuria; las únicas tropas disponibles allá eran de algunos caudillos locales que dependían del apoyo japonés para sobrevivir y, por tanto, China tan sólo pudo protestar ante la comunidad internacional representada en la Sociedad de Naciones.

Creación de Manchukuo[editar]

Mapa de Manchukuo.

Después de invadir Manchuria en 1931, Japón declaró la zona independiente de China el 18 de febrero de 1932, bajo el nombre de Gran Estado Manchú. La principal ciudad, Changchun, fue escogida como capital del joven Estado y rebautizada como Xinjing o «Nueva capital». Puyi, el último emperador de la dinastía Qing, fue colocado en 1932 por los japoneses como jefe del ejecutivo y en 1934 proclamado emperador de Manchukuo. Uno de sus más fieles colaboradores fue Zheng Xiaoxu, un antiguo reformista de la época Qing.[2]

El país es nombrado Gran Imperio Manchukuo, pero el poder político real queda en manos de «consejeros» japoneses que ocupan puestos en toda la administración pública de Manchukuo junto al personal manchú. Incluso la proclamación de independencia no implicó la retirada de las tropas japonesas, sino por el contrario un gran aumento en el número de éstas para «proteger los intereses de Japón» en el nuevo Estado y usarlo como base militar para la invasión de China.

El territorio fue separado de China para todos los efectos prácticos y, gracias a las inversiones japonesas y a sus propios recursos naturales, se convierte en una potencia industrial. A su vez, la economía japonesa, ahogada por la crisis comercial mundial derivada de la Gran Depresión,[1] encuentra en el expansionismo la posibilidad de obtener, en condiciones ventajosas, un mercado para sus manufacturas y una fuente de recursos naturales; para tal finalidad Manchukuo es un territorio idóneo debido a la riqueza del país en materia primas, la presencia de antiguos intereses económicos japoneses bien asentados en la zona y al total control político y militar que Japón ejercía sobre el gobierno manchú.

Una resolución de la Sociedad de Naciones declaró en 1934 que el territorio manchú seguía siendo parte de China y negó el reconocimiento diplomático a Manchukuo. No obstante, Manchukuo obtuvo el reconocimiento diplomático de gobiernos aliados de Japón, como Alemania, Italia, y Francia (tras 1940). Antes de 1942 los gobiernos Tailandia, la España, Vaticano, Rumanía, Hungría, e incluso la Unión Soviética habían reconocido a Manchukuo como un estado independiente.

Desaparición[editar]

El 8 de agosto de 1945, luego del lanzamiento de la primera bomba atómica en Hiroshima, la Unión Soviética declaró la guerra al Imperio de Japón tal como había ofrecido a Gran Bretaña y Estados Unidos (entrar en guerra con Japón tres meses después del fin de la guerra en Europa), e invade Manchukuo. La estrategia soviética -basada en la aplastante superioridad numérica, el avance veloz y el aislamiento de las unidades enemigas- vence a las tropas japonesas mal equipadas y con escaso entrenamiento, pues los esfuerzos bélicos de Japón se concentraban en el Océano Pacífico. El 15 de agosto Japón capitula ante sus enemigos, el día 19 la noticia de la capitulación es confirmada a las escasas tropas niponas que resisten aún en Manchukuo, quienes se rinden por completo el día 20. El Emperador de Manchukuo, Puyi, fue arrestado el día 16, siendo desmanteladas las instituciones gubernamentales de Manchukuo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la República de China recupera la soberanía sobre Manchuria, aunque fuerzas del Partido Comunista de China habían establecido puntos fuertes en el territorio después de la retirada del Ejército Rojo en 1947.

Gobierno y política[editar]

Jefes de gobierno[editar]

Nombre Fotografía Inicio Final Partido político Contexto histórico
Zheng Xiaoxu Zheng Xiaoxu.jpg 9 de marzo de 1932 22 de mayo de 1935 Asociación Concordia
  • Proclamación del Imperio de Manchukuo.
Zhang Jinghui Zhang Jinghui2.JPG 22 de mayo de 1935 18 de agosto de 1945 Asociación Concordia

Estructura política[editar]

El gobierno de Manchukuo estaba dirigido formalmente por el gabinete de ministros manchúes convocados por el Emperador Kangde (Puyi), pero en paralelo existía el «Consejo de Estado para Asuntos Generales», integrado sólo por funcionarios japoneses, quienes aprobaban o rechazaban las decisiones del gobierno manchú. Los miembros de este consejo sólo rendían cuentas de sus actos ante el propio gobierno de Japón y ante la máxima autoridad militar japonesa acantonada en Manchuria. Dicho ente tenía además la facultad legal de designar y cesar funcionarios manchúes de todo nivel, así como controlar el presupuesto del Estado, lo cual causó que desde el inicio Manchukuo fuese considerado a nivel internacional como «gobierno títere». Algunos historiadores han visto en Manchukuo un intento por construir un glorificado estado japonés en el Asia continental que se deterioró gravemente debido a la situación bélica.[3]

A ello se agrega que en la misma administración manchú existían a todo nivel numerosos «consejeros» japoneses con facultades para aprobar las políticas impuestas por las autoridades locales manchúes, garantizando la total colaboración de éstas con Japón, a la vez que reprimían severamente toda posible oposición al gobierno. La seguridad externa e interna de Manchukuo estaba en manos de tropas totalmente japonesas acantonadas en el territorio, casi como «fuerzas nacionales», como el Ejército de Kwantung. También se instalaron en Manchukuo unidades japonesas de fuerzas aéreas, navales e inclusive de armas biológicas, el llamado Escuadrón 731. Se creó en 1934 un «Ejército de Manchukuo» que no resultó totalmente confiable para las autoridades japonesas, por lo que el tal ejército tuvo siempre escasa potencia como unidad militar, reservando la mayor fuerza a las tropas de Japón e impidiendo una mayor autonomía manchú también en este aspecto.

Reconocimiento diplomático[editar]

China no reconoció Manchukuo pero ambas partes establecieron relaciones oficiales para enfocadas al comercio, comunicaciones y transporte. En 1933 la Sociedad de Naciones (SDN) adoptó el Informe Lytton, declarando que Manchuria legalmente seguía formando parte de China, lo que llevaría a Japón a renunciar a su membresía en la SDN. El caso de Manchukuo persuadió a los Estados Unidos a enunciar la llamada Doctrina Stimson, bajo la cual el reconocimiento internacional no estaba sujeto a aquellos cambios en el sistema internacional realizados por la fuerza de las armas.

Mapa de los países que reconocieron a Manchukuo.

A pesar de la postura mantenida por la Sociedad de Naciones, el nuevo estado fue reconocido diplomáticamente por El Salvador (3 de marzo de 1934) y la República Dominicana (1934), la Unión Soviética (de facto el 23 de marzo 1935; de iure el 13 de abril de 1941),[4] [5] Italia (29 de noviembre de 1937), España (2 de diciembre de 1937), Alemania (12 de mayo de 1938) y Hungría (9 de enero de 1939). En el caso de la España franquista, a pesar de que ésta reconoció a Manchukuo, las relaciones fueron puramente protocolarias y el régimen de Franco nunca llegó a abrir una embajada en Manchuria; el gobierno de Manchukuo sí estableció una legación diplomática en Madrid, aunque de escasa influencia y por motivos meramente propagandísticos.[6]

Después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el estado fue reconocido por Eslovaquia (1 de junio de 1940), la Francia de Vichy (12 de julio de 1940), Rumania (1 de diciembre de 1940), Bulgaria (10 de mayo de 1941), Finlandia (18 de julio de 1941), Dinamarca (agosto de 1941), Croacia (2 de agosto de 1941) — todos ellos países aliados o controlados por la Alemania nazi —, pero también por gobiernos títeres de Japón, como el Gobierno nacionalista de Nankín (30 de noviembre de 1940), Tailandia (5 de agosto 1941) y la Filipinas (1943).

Demografía[editar]

Aunque el nombre del Estado sugiera lo contrario, la mayor parte de la población de Manchukuo en 1934 no estaba formada por manchúes étnicos, sino por chinos (más del 85% de la población total), mientras que la población de etnia manchú propiamente dicha era una minoría. Otras minorías presentes eran japoneses, coreanos, mongoles y rusos, siendo que la mayoría de estos últimos colaboraron activamente con las autoridades japonesas. La población total a inicios de 1934 se estimaba que era alrededor de 30.880.000 personas, subiendo esta cifra a 38 millones en 1937.[7] Las cifras oficiales del gobierno de Manchukuo citaban en 1941 una población de 50 millones de habitantes en un territorio de aproximadamente 800.000 km².

Cartel propagandístico que ensalza la armonía entre los pueblos manchú, japonés y chino.

No se alteró el hecho que la población seguía viviendo mayormente en el campo, siendo 80% rural y 20% en centros urbanos. Las principales ciudades eran la capital, Hsinking, los centros industriales de Mukden y Harbin, y las ciudades menores de Dandong y Qiqihar.

El idioma oficial era el chino, en su variante regional de Manchuria, pero pronto se implantó el japonés como segundo idioma oficial y se hizo forzosa su enseñanza en las escuelas. El sistema educativo fue aumentado rápidamente, llegando a abarcar a 600.000 alumnos, pero por presión japonesa la instrucción sólo privilegiaba el entrenamiento juvenil para ejecutar trabajos manuales, a la vez que mediante festividades y ceremonias se insistía en la lealtad de la población al Emperador.

El autor japonés Ueda Kyōsuke etiquetó a los treinta millones de habitantes de Manchuria como "manchúes", incluyendo los chinos de etnia Han, a pesar del hecho de que la mayoría de los habitantes de Manchuria no eran étnicamente manchúes, sino chinos Han. El libro japonés "Gran Manchukuo" desarrollaba la idea propuesta por Ueda que afirmaba que 30 millones de "manchúes" que vivían en Manchuria tenían derecho a la independencia, lo que justificaba la separación de Manchukuo con respecto a China.[8] Paradójicamente, en 1942 otro libro japonés, Diez Años de Historia de la Construcción de Manchukuo, trataba de remarcar el derecho de los japoneses étnicos para colonizar tierras de Manchukuo mientras que, a su vez, intentaba deslegitimar las reivindicaciones manchúes que reclamaban Manchukuo como su tierra natal, señalando que la mayoría de los manchúes salieron de esta región durante el período Qing y que sólo regresaron a Manchuria más tarde.[9]

Población japonesa[editar]

En 1931–32 había en Manchukuo alrededor de 100.000 granjeros japoneses, aunque otras fuentes elevan esta cifra a más de medio millón de habitantes japoneses. El gobierno de Japón había planeado una migración masiva de cinco millones de campesinos japoneses, en un programa que entre 1936 y 1956 debía colonizar vastas áreas agrícolas de Manchukuo, en tanto la minoría japonesa allí residente se concentraba sobre todo en las grandes ciudades (japoneses eran casi el 25% de la población de la capital manchuria, Hsinking). Entre 1938 y 1942 un lote de 200.000 jóvenes agricultores se trasladaron a Manchukuo, al que después de 1936 se unió un grupo de 20.000 familias completas. Cuando Japón perdió el control aéreo y marítimo en la zona del Mar Amarillo, esta migración cesó.

Cuando el Ejército Rojo invadió Manchukuo, fueron capturados 850.000 colonos japoneses. Con la excepción de algunos funcionarios civiles y soldados, la inmensa mayoría fueron repatriados a Japón entre 1946 y 1947. En medio de la confusión numerosos huérfanos japoneses fueron abandonados en China por las autoridades japoneses y más tarde acabarían siendo adoptados por familias chinas. Muchos acabaron integrándose bien en la sociedad china. Cuando en los años 1980 Japón comenzó a organizar el programa de repatriación de los "huérfanos de China", muchos de ellos escogieron no regresar.

La mayoría de los japoneses quedaron abandonados en China eran mujeres, ya que muchas de estas mujeres se habían casado con maridos chinos, pasando a ser conocidas como las "mujeres de la guerra abandonadas" (zanryu fujin).[10] Dado que sus hijos tenían padres chinos, a las mujeres no se les permitió llevar con ellas a sus familias de origen chino, por lo que la mayoría de ellas se quedaron en China. Eso se debía a que la ley japonesa ofrecía solo a los hijos de padres japoneses la posibilidad de convertirse en ciudadanos japoneses.

Economía[editar]

Agricultura[editar]

La principal actividad económica de Manchukuo era la agricultura, como lo había sido desde antes de la ocupación japonesa, sobre todo en las planicies más fértiles del sur, cercanas a la frontera con Corea; precisamente la existencia de gran cantidad de tierra fértil disponible en un territorio manchú con tan pocos habitantes, en comparación con el sobrepoblado Japón, estimuló la llegada a Manchukuo de colonos agrícolas japoneses desde 1938, quienes se vieron favorecidos al ordenar Japón la venta forzosa de tierras por parte de los campesinos manchúes. La actividad agrícola estuvo controlada en buena medida por el Estado. Las producciones agrícolas principales eran soja, algodón, maíz, arroz, opio y legumbres varias. La soja se convirtió en el principal producto agrícola de Manchukuo.[11]

Cultivo de opio en Manchukuo.

También tenía importancia la ganadería de cerdos, ovejas y vacunos, junto con la introducción desde Japón de la crianza de gusanos de seda para la exportación. Más de la mitad de todas las exportaciones agrícolas (que en 1936 representaban un 65%) fueron frijoles (especialmente los frijoles de soya) y productos de soja.[12] En 1936 el 85% de todas las exportaciones de Manchukuo eran productos agrícolas.[13] La mayor parte de la producción agrícola era exportada a Japón, aunque el opio se reservaba para ser vendido por agentes japoneses como narcótico en China y el resto de Asia. Puesto que Manchukuo no había sido reconocido diplomáticamente, nunca se había adherido a los tratados internacionales contra el comercio de opio (tratados existentes desde 1912 y firmados por Japón), con lo cual Japón utilizaba la «soberanía» de Manchukuo para encubrir el propio tráfico japonés de opio en toda Asia y, en caso de algún incidente internacional por tráfico de drogas, se podía culpar a Manchukuo; las grandes ganancias resultantes eran administradas directamente por las autoridades militares japonesas.

Finanzas[editar]

Los bancos y los principales órganos económicos estaban bajo el estricto control de los japoneses.[13] El sector financiero de Manchukuo estaba dirigido exclusivamente por bancos japoneses que formaban un oligopolio bajo protección estatal, destinado a financiar empresas japonesas establecidas en Manchukuo. En teoría el sistema financiero estaba dirigido por el Banco Central de Manchukuo, el cual, bajo control japonés, introdujo como moneda el yuan manchú, cuyo valor estaba fijado en una casi paridad con el yen japonés; tal entidad también practicaba operaciones bancarias con empresas de Japón, pero principalmente regulaba la moneda manchú.

Inicialmente la industria pesada y la minería estuvieron bajo el control de la Compañía del Ferrocarril del Sur de Manchuria, que además gestionó directamente todas las inversiones y ganancias. Los negocios de esta compañía iban mucho más allá, disponiendo a su vez de una red de empresas subsidiarias de la industria del acero, vidrio, combustibles y energía, alimentación, etc.[14] Sin embargo, esta situación acabó derivando a una lucha de poder con el Ejército de Kwantung, quien en 1937 estableció junto a Nissan un monopolio sobre la Industria pesada, lo que obligó al Ferrocarril del Sur de Manchuria a abandonar este sector económico. De hecho, entre 1932 y 1936 se fundaron varias empresas de carácte mornopolista, que incluían al Banco de Manchuria o a la Manchukuo National Airways.[15]

Minería[editar]

El territorio manchú no tenía grandes yacimientos de petróleo ni de gas natural, por lo cual la posesión de los escasos yacimientos existentes no ayudó a resolver el problema de Japón para afrontar su déficit de combustibles. No obstante, en Manchukuo sí existían otras materias primas de gran interés para Japón, como el carbón y el hierro, cuya gran abundancia permitió reducir las importaciones japonesas de estos productos; también había yacimientos más reducidos de aluminio, plomo, cobre y magnesio. Así, la extracción de materias primas se acabó convirtiendo en una de las principales industrias del país, cuya cuota de exportación en 1936 alcanzó el 11%.[13]

Industria pesada[editar]

Acerías Shōwa en plena actividad, a comienzos de los años 1940.

La industria en Manchuria estaba poco desarrollada antes de 1931, a excepción del arsenal de Mukden. Durante la ocupación japonesa se crearon numerosas industrias dirigidas por grupos económicos de Japón (zaibatsu) que podían ejecutar sus planes de expansión sin competencia alguna en su respectivo sector, y con la ventaja de tener también bajo control japonés tanto las materias primas necesarias como la numerosa mano de obra china sujeta a trabajos forzados. Durante el período de ocupación japonesa la industrialización se incrementó de forma considerable.[16] Se calcula que el sistema japonés de explotación en industrias, minas y agricultura movilizó sólo en Manchuria a cinco millones de obreros chinos en un régimen de efectiva esclavitud caracterizado por maltratos continuos, muy mala alimentación y frecuentes enfermedades laborales, acusándose a las empresas japonesas incluso de hacer fusilar a obreros chinos muy enfermos para ahorrar gastos de curación.

Se dio preferencia a la industria pesada, fabricando materiales para construcción, herramientas, aeroplanos, automóviles y camiones, así como armas ligeras y pesadas para las tropas japonesas. La industria de bienes de consumo recibió menor atención, pues la finalidad buscada por Japón era usar la industria recién instalada en Manchukuo (así como todas las demás actividades económicas) para atender prioritariamente las necesidades de sus propias fuerzas armadas, dejando de lado al mercado local manchú. En contraste, Japón exportó numerosa maquinaria y productos de Industria pesada a Manchukuo.[15] [13]

Fuerzas Armadas[editar]

Las Fuerzas armadas fueron establecidas poco después de la creación del estado de Manchukuo, creadas a imagen y semejanza del Ejército Imperial Japonés, estando compuestas por oficiales, técnicos y asesores japoneses.

Estaban compuestas por las siguientes ramas:

Crímenes de guerra japoneses[editar]

De acuerdo con un estudio conjunto desarrollado por los historiadores Zhifen Ju, Mitsuyochi Himeta, Toru Kubo y Mark Peattie, más de diez millones de civiles chinos fueron movilizados por el Ejército de Kwantung para trabajos forzados en Manchukuo bajo la supervisión de la Oficina de Desarrollo del Asia Oriental (興亜院 Kōain?).[17] Los trabajadores forzados chinos a menudo sufrieron enfermedades debido a los enormes esfuerzos físicos y las terribles condiciones a las que se veían sometidos. Algunos de los trabajadores que caían gravemente enfermos eran arrojados directamente a fosas comunes para evitar gastos médicos.[18]

El infame Escuadrón 731 del Ejército Imperial Japonés experimentó con armas biológicas en humanos en la base que esta unidad disponía cerca de Harbin, realizando numerosas experimentaciones entre 1932 y 1945. Las víctimas, que en su mayoría eran chinos, rusos y coreanos, fueron sometidos a procesos de vivisección, a veces sin anestesia. Entre 3.000 y 12.00 hombres, mujeres y niños murieron durante las experimentaciones con seres humanos.[19]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Entre 1932 y 1934 el nombre oficial del país fue Manchukuo o "Estado de Manchuria". Cuando en 1934 se proclamó el imperio, el nombre oficial pasó a ser (Gran) Imperio de Manchukuo [en chino: (大)满洲帝国, transliterado como (Dà) Mǎnzhōu Dìguó; en japonés: (大)満州帝国, romanizado como (Dai) Manshū Teikoku].

Referencias[editar]

  1. a b Haslam (1983), p. 71
  2. Johnston (2008), p. 438
  3. Doak (2004), pp. 502–507
  4. Nish (2002), p. 95
  5. Lu (2002), p. 83
  6. Rodao (2013), p. 161
  7. Schumpeter (2000), p. 68
  8. Tamanoi (2000), p. 253
  9. Tamanoi (2000), p. 255
  10. Mackerras 2003, p. 59
  11. Matsusaka (2001), p. 128
  12. Schumpeter (2000), p. 303
  13. a b c d Howe (1999), p. 398
  14. Young (1999), p. 32
  15. a b Nakamura, Odaka (2003), p. 49
  16. Young (1999), p. 183
  17. Ju, Zhifen (2002). Japan's atrocities of conscripting and abusing north China draftees after the outbreak of the Pacific war. Harvard University Asia Center. .
  18. Municipal Government Information Office (2005), Repatriation of one million Japanese via Huludao, Beijing: China Intercontinental Press, p. 25, ISBN 7-5085-0735-5 .
  19. Ludes, Sokolski (2001); pp. 19 & 29

Bibliografía[editar]

  • Haslam, Jonathan (1983). Soviet Foreign Policy, 1930-33 (en inglés). Palgrave Macmillan. ISBN 9780333300497. 
  • Barrett, David P.; Shyu, Larry N. (2001). Chinese Collaboration with Japan, 1932-1945: The Limits of Accommodation. Stanford University Press.
  • Behr, Edward (1987). The Last Emperor, Recorded Picture Co (Productions) Ltd, Screenframe Ltd.
  • Doak, Kevin Michael (2004), "Review: Sovereignty and Authenticity: Manchukuo and the East Asian Modern by Prasenjit Duara", The Journal of Japanese Studies 30 (2). ISSN 0095-6848.
  • Howe, Christopher B. (1999). The Origins of Japanese Trade Supremacy, C. Hurst & Co. ISBN 1-85065-538-3.
  • Johnston, Reginald Fleming (2008) [1934]. Twilight in the Forbidden City. Soul Care Publishing. ISBN 978-0-9680459-5-4.
  • Lu, David John (2002). Agony of choice: Matsuoka Yōsuke and the rise and fall of the Japanese Empire, 1880-1946. Lanham, MD: Lexington Books. ISBN 0-7391-0458-6. 
  • Ludes, James M.; Sokolski, Henry (2001). Twenty-First Century Weapons Proliferation: Are We Ready?. Routledge.
  • Matsusaka, Yoshihisa Tak (2003). The Making of Japanese Manchuria, 1904-1932, Harvard University Asia Center, ISBN 9780674012066.
  • Nakamura, Takafusa; Odaka, Konosuke (2003). Economic History of Japan 1914–1955, Oxford University Press, ISBN 0-19-828907-3.
  • Nish, Ian Hill (2002). Japanese foreign policy in the interwar period. Westport, CT: Praeger. ISBN 0-275-94791-2. 
  • Rodao García, Florentino (2013). Franco y el Imperio Japonés. Barcelona: Plaza & Janes. ISBN 9788401346835. 
  • Schumpeter, Elizabeth Boody (2000). The Industrialization of Japan and Manchukuo, 1930–1940. Routledge, ISBN 0-415-21823-3.
  • Tamanoi, Mariko Asano (May 2000). «Knowledge, Power, and Racial Classification: The "Japanese" in "Manchuria"». The Journal of Asian Studies 59 (No. 2) (Association for Asian Studies). pp. 248–276. doi:10.2307/2658656. JSTOR 2658656. 
  • Young, Louise (1999). Japan's Total Empire. Manchuria and the Culture of Wartime Imperialism. University of California Press, Berkeley. ISBN 0-520-21934-1.

Enlaces externos[editar]