Isla de Gorea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Isla de Gorea
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Gorée - Vue mer (3).JPG
Vista de la isla.
Coordenadas 14°40′02″N 17°24′03″O / 14.66722, -17.40083
País Bandera de Senegal Senegal
Tipo Cultural
Criterios vi
N.° identificación 26
Región África
Año de inscripción 1978 (II sesión)
Mapa de la isla de 1772.
Casa de los esclavos.
Puerto.

La Isla de Gorea[1] (en francés, Île de Gorée) es una isla ubicada en África, con una superficie de 17 hectáreas, se ubica frente a la costa del país a que pertenece, Senegal, se encuentra a tres kilómetros frente a Dakar, la capital. En 1978 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Historia de la isla y del mercado de esclavos[editar]

Durante más de tres siglos fue el más importante mercado de esclavos destinado para aprovisionar de ellos a Estados Unidos de América, al Caribe y a Brasil, principalmente. Fue descubierta por portugueses en 1444, bajo cuya bandera en 1536 se construyó la primera Casa de esclavos. Al menos desde entonces y hasta 1848, año en que Francia abolió la esclavitud, en esta isla se estableció la base más activa del comercio de esclavos, siendo la casa que construyó un holandés en 1776, la que aún se conserva, por la Unesco, como museo.

La casa de los esclavos[editar]

Es imposible precisar actualmente los enormes costos que para las naciones africanas significó este comercio, se calcula que al menos veinte millones de hombres, mujeres y niños fueron secuestrados en sus aldeas, trasladados y vendidos a tratantes que se establecieron abiertamente en la isla de Gorea, aquí eran aprisionados en calabozos, eran encadenados como animales y colocados espalda con espalda, como sardinas enlatadas, para esperar a que fueran vendidos, antes de que decayeran físicamente y fueran sacados de ese lugar.

El diseño de la Casa de esclavos, como la que existe convertida en museo, incluía una sala para hombres, una para recuperar peso, una para mujeres, otra para mujeres jóvenes, una para niños; se tenía especial cuidado en que los llantos de los niños no pudieran ser escuchados por sus madres, para evitar que estas sufrieran y perjudicaran su estado de salud.

Para los efectos del mercado, las mujeres tenían un valor mayor que los hombres, siendo el factor determinante la salud, el busto y la dentadura, los niños eran evaluados por su dentadura y las condiciones en que se encontraban al momento de la transacción; carecían los niños de nombre individual y se les llamaba por las características de la dentición, los hombres deberían pesar cuando menos 60 kilos. Todos los esclavos eran exhibidos en las escalinatas exteriores de la Casa de los Esclavos, donde eran manipulados como animales para analizar y discutir el precio, en lo alto de las escalinatas se encuentra un balcón desde donde los mercaderes y tratantes ajustaban el precio.

Finalmente, eran llevados los esclavos de los calabozos al punto en que serían embarcados, el pasillo que los conducía era conocido como El lugar de donde no se regresa, no era muy ancho para facilitar el manejo de las personas y en la oscuridad del túnel, al final, se apreciaba la luz del sol y el mar, en este lugar era el último en que la familia podía verse, pues en lo sucesivo cada uno sería trasladado a diferentes lugares de América. Eran embarcados en botes para subirlos después a los barcos y los esclavistas frecuentemente utilizaban este momento para hacer limpieza y eliminar a los esclavos que estaban enfermos o no eran fácilmente comercializables, entonces los lanzaban al mar infestado de tiburones.

Un lugar de interés histórico[editar]

Desde 1960, año en que Senegal adquirió su independencia, la isla forma parte importante de la activa vida turística de este país, el cual conserva las puertas abiertas para que los visitantes de todas partes del mundo, que la visiten, mantengan la memoria de uno de los lugares donde la humanidad ha pasado mayor sufrimiento.

Notas[editar]

  1. Como isla de Gorea aparece en la versión en español de la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Algunos otros ejemplos de uso moderno del nombre tradicional de Gorea: SACO, Juan Antonio: Historia de la esclavitud en las colonias francesas. Sociedad Económica de Amigos del País, Editorial de Ciencias Sociales, 2002; pág. 139; HEREDIA ZUBIETA, Fernando: Los derechos humanos en las conferencias generales del episcopado, 2004; pág. 501.

Enlaces externos[editar]