Comercio triangular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Comercio triangular atlántico.

El comercio triangular fue una ruta comercial que se estableció en el océano Atlántico desde el siglo XVII hasta el XIX, por lo que puede considerarse un fenómeno histórico de larga duración. Su denominación se debe al hecho de que, sobre el mapa, trazaba una figura similar a un triángulo, al involucrar a América, Europa y África[1]​.[2]

Creado por el Imperio Portugués al apoderarse del golfo de Guinea en el siglo XV.[3]​ Comenzaba con la salida de Europa Occidental (Portugal, Francia, Inglaterra, Países Bajos y también España, que no solo comerció con esclavos sino que también retuvo en la península a decenas de miles de ellos, como prueban incontables documentos de compra-venta consultados por la catedrática de antropología Aurelia Martín Casares para elaborar su estudio 'La esclavitud en la Granada del siglo XVI' [4]​) con manufacturas o suministros de todo tipo. Se reescalaba en la costa occidental de África, entre los ríos Senegal y Congo, con centro en la zona genéricamente conocida como Guinea, donde algunos productos (a veces llamados quincalla: cascabeles, espejitos, cuentas de colores, telas de baja calidad) podían servir para el intercambio. El producto que allí se cargaba eran esclavos negros, cuyo comercio y suministro, a través de continuas guerras, era incentivado por las élites y los comerciantes locales. La siguiente escala eran las islas de las Antillas o la costa americana, donde los esclavos y la mayor parte de las mercancías europeas eran vendidos, y se cargaban productos coloniales (azúcar, tabaco, cacao) y metales preciosos de vuelta a Europa[1]​.

La posibilidad técnica de esta ruta se basaba en la circulación circular de corrientes oceánicas y vientos en torno al anticiclón de las Azores (vientos alisios, corriente del Golfo), cosa que facilitaba mucho la conducción de barcos. Su establecimiento solo fue posible tras los descubrimientos geográficos de finales del siglo XV.[5]

El mantenimiento de esa relación comercial tuvo unas consecuencias trascendentales para el desarrollo económico diferencial de las tres zonas afectadas, pues es un ejemplo claro de comercio colonial, en el que la metrópoli se ve beneficiada por el valor añadido de su producción industrial y la colonia, esté sujeta formalmente o no al mecanismo llamado pacto colonial, funciona como un mercado cautivo. Especialmente perjudicial fue la esclavitud para África, sumiéndola en varios siglos de atraso económico y desorganización política que continuaron con la colonización formal en el llamado reparto de África del siglo XIX una vez abolida internacionalmente la trata de esclavos, y no se remedió ni siquiera tras la descolonización del siglo XX[6][5][2]​.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Cortés López, 2006, p. 19.
  2. a b Contenidos.ceibal.edu.uy (ed.). «El comercio triangular esclavista Siglos XVI a XIX / Océano Atlántico, Europa, África, América» (PDF). Consultado el 15 de abril de 2021. 
  3. «El Comercio Triangular América-Europa». historiaybiografias.com. Consultado el 20 de octubre de 2017. 
  4. «España, cuna de esclavos». Consultado el 28 de febrero de 2018. 
  5. a b «El comercio triangular y su impacto | EAE». Retos en Supply Chain | Blog sobre Supply Chain de EAE Business School. 14 de enero de 2021. Consultado el 14 de abril de 2021. 
  6. Mateos, Susana Maria Urbano (12 de julio de 2018). «Qué fue el comercio triangular para la económia mundial». Economía Finanzas. Consultado el 14 de abril de 2021. 

Bibliografía[editar]

Cortés López, José Luis (2006). «Introducción». Pueblos y culturas de África : (etnohistoria, mito y sociedad). Madrid, España: Mundo Negro. ISBN 9788472951709. OCLC 758992488. 

Enlaces externos[editar]