Ocupación estadounidense de Haití

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ocupación estadounidense de Haití
Guerras bananeras
Fecha 28 de julio de 1915 - 1 de agosto de 1934
Lugar Haiti
Resultado Victoria estadounidense, Cacos derrotados, Haiti ocupada.
Beligerantes
Flag of the United States.svg Estados Unidos Flag of Haiti.svg Haiti
Comandantes
Flag of the United States.svg Woodrow Wilson Flag of Haiti.svg Jean Vilbrun Guillaume Sam
[editar datos en Wikidata]

La ocupación estadounidense de Haiti comenzó el 28 de julio de 1915, cuando 330 Marines desembarcaron en Port-au-Prince bajo la autoridad del entonces presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson para salvaguardar los intereses de corporaciones de EE.UU.. Se terminó el 1 de agosto de 1934, después de que Franklin D. Roosevelt reafirmara un acuerdo de separación de agosto de 1933. El último contingente de marines EE.UU. partió el 15 de agosto de 1934, luego de una transferencia formal de autoridad a la Garde.

Causas[editar]

Entre 1911 y 1915, una serie de asesinatos políticos y exilios forzados, hicieron que la presidencia de Haití cambiara seis veces.[1]​ Varios ejércitos revolucionarios llevaron a cabo una serie de golpes de Estado y revueltas. Estos grupos estaban formados por cacos, bandidos o campesinos de las montañas del norte, a lo largo de la porosa frontera dominicana, que fueron reclutados por las diferentes facciones rivales bajo las promesas de dinero, que sería pagado después de una revolución triunfante, y la oportunidad de saquear.

Estados Unidos estaba particularmente inquieto por la influencia alcanzada por la pequeña comunidad alemana en Haití, que ascendía aproximadamente a 200 personas en 1910 y poseía poder económico desproporcionadamente alto.[2]​ Nacionales alemanes, que controlaban aproximadamente el 80 por ciento del comercio internacional del país, se hicieron con el control de los servicios públicos en Cap Haitien y Port-au-Prince, el muelle principal y un tranvía en la capital, además de construir el ferrocarril que servía en la Plaine de Cul-du-Sac.[3]

La comunidad alemana estaba más dispuesta a integrarse en la sociedad haitiana que cualquier otro grupo de extranjeros blancos, entre ellos los franceses que eran más numerosos. Algunos alemanes se casaron con las familias mulatas más destacadas de la nación, evitando así la prohibición constitucional sobre la propiedad de tierras por parte de no nacionales. También fueron los principales financiadores de las reiteradas revoluciones que azotaban el país, concediendo préstamos a altas tasas de interés a las facciones políticas.[3]

En un esfuerzo por limitar la influencia alemana, en 1910-1911 el Departamento de Estado apoyó un consorcio de inversionistas estadounidenses, encabezados por el National City Bank of New York, para adquirir el control de la Banque National d'Haïti, el único banco comercial y de la tesorería, del gobierno en toda la nación.[4]

En febrero de 1915, tras la presidencia de Joseph Davilmar Théodore, Jean Vilbrun Guillaume Sam estableció una dictadura, pero en julio, con ocasión de una nueva revuelta durante la cual se masacró a 167 presos políticos, la mayoría procedentes de familias de la élite, Sam fue linchado a continuación por una turba, en Puerto Príncipe.[5]

En Estados Unidos se temió que el levantamiento popular contra Sam amenazara los intereses comerciales estadounidenses en el país (tales como la HASCO). Debido a ello y la posibilidad de que el lider anti-estadounidense Rosalvo Bobo, quien contaba con el respaldo de los cacos, emergiese como el próximo presidente de Haití, el gobierno norteamericano decidió actuar rápidamente para asegurar su control económico sobre Haití.[6]

El Presidente de Estados Unidos Woodrow Wilson envió 330 marines a Puerto Principe que desembarcaron el 28 de julio de 1915. La orden específica del Secretario de la Armada al comandante invasión, Almirante William Bundy Deville, era "proteger los intereses estadounidenses y extranjeros". Sin embargo públicamente fue presentada como «misión para "restablecer la paz y el orden ... [y] no tiene nada que ver con las negociaciones diplomáticas en el pasado o el futuro ", según comunicó el contralmirante Caperton[7]

El 17 de noviembre de 1915, los marines capturaron Fort Riviere, un bastión de los rebeldes Cacos.

El gobierno haitiano había estado recibiendo grandes préstamos de los bancos americanos y franceses en las últimas décadas y el crecimiento de la deuda hizo que cada vez le fuera más difícil afrontar los vencimientos. Así Rosalvo Bobo, había prometido el impago de la deuda y poner freno a las crecientes inversiones norteamericanas. En las seis primeras semanas de la ocupación, los representantes de los Estados Unidos se hicieron con el control de las aduanas de Haití y las principales instituciones administrativas y económicas, tales como los bancos y el tesoro nacional. Con ello se aseguraron que el 40% de la renta nacional se fuera utilizado para afrontar el pago de la deuda a los bancos americanos y franceses.[8]​ Esto supuso la salida de grandes sumas de dinero y ralentizó el crecimiento económico, afectando a la población. En diecinueve años siguientes, los asesores de los Estados Unidos dirigirán los aspectos más importantes de la política del país, asegurándose su cumplimento gracias al despliegue del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.[2]

Gobierno y oposición[editar]

Los representantes de los Estados Unidos tenían capacidad de ejercer el poder de veto sobre todas las decisiones gubernamentales en Haití, y los comandantes del Cuerpo de Marina actuaron como administradores en las provincias. Las instituciones locales, sin embargo, siguieron siendo dirigidas por los haitianos, como era preceptivo en virtud de políticas puestas en marcha durante la presidencia de Woodrow Wilson. [cita requerida]

El gobierno de EE.UU. que desmanteló el sistema constitucional y estableció la Guardia Nacional como nueva fuerza de defensa, siendo utilizada en las operaciones contra los rebeldes. Cuando se retiró la Infantería de Marina, terminará dirigiendo el país de forma violenta.[9]​ La ocupación también supuso grandes mejoras en las infraestructuras: 1700 km de carreteras se hicieron utilizables; 189 puentes fueron construidos, muchos canales de riego fueron rehabilitados, hospitales, escuelas y edificios públicos fueron construidos, y el agua potable se ha presentado a las principales ciudades [cita requerida]. Como la erosión era uno de los mayores problemas, se lanzó un ambicioso programa de reforestación.

La oposición a la ocupación se inició inmediatamente después de la Infantería de Marina entró en Haití en 1915. Los rebeldes (llamados "cacos" de la Infantería de Marina de EE.UU.) con vehemencia trataron de resistir a la ocupación estadounidense del país. En respuesta, los gobiernos de Haití y estadounidense comenzaron una enérgica campaña para disolver los ejércitos rebeldes. El militar más conocido de estas operaciones fue el Mayor Smedley Butler, que recibió una Medalla de Honor por sus hazañas, y pasó a servir como comandante en jefe de la Gendarmerie haitiana. Posteriormente él expresó más tarde su desaprobación sobre esta y otras intervenciones militares estadounidenses en su libro La guerra es un latrocinio

El comoortamiento de fuerzas de ocupación estadounidenses respecto a la población de Haití, ha sido calificado de racista, de forma generalizada y flagrante. El secretario de la NAACP Herbert J. Seligman in the July 10th, 1920 NATION, escribió;"Los campamentos militares se han construido en toda la isla. La propiedad de los indígenas incautada para uso militar. Haitianos con una pistola se disparó un tiempo a la vista. Las ametralladoras se han convertido en una multitud de indígenas desarmados, y hay marines norteamericanos, por las cuentas que varios de ellos me dio en la conversación informal, sin la molestia de investigar cuántas personas murieron o resultaron heridos. " Franklin Delano Rooselvelt no era inmune a tales actitudes como lo ejemplificado durante una visita a Haití fue divertido por un comentario de compañeros de viaje sobre el ministro haitiano de la agricultura, "no podía dejar de decir a mí mismo que aquel hombre hubiera llevado 1.500 dólares en una subasta en Nueva Orleans en 1860 a la cubrición." ['1920 the year of the six presidents' David Pietrusza pg.133.]

Philippe Sudré Dartiguenave, el presidente mulato del Senado, acordó aceptar la presidencia de Haití después de que otros candidatos se habían negado a aceptarla. En 1917, el presidente Dartiguenave disolvió la legislatura después de sus miembros se negaron a aprobar una Constitución escrita por Franklin D. Roosevelt (en ese entonces subsecretario de la Armada).[10]​ Sin embargo, en un referéndum celebrado en 1918 se aprobó la nueva constitución en una votación donde hubo 98.225 sufragios a favor por 768 en contra. Fue en general considerada una carta magna de talante liberal. La Constitución permitía a los extranjeros comprar tierras, algo que causó una gran irritación dado Jean-Jacques Dessalines había prohibido la propiedad de la tierra por parte de extranjeros, y desde 1804, había sido visto en el país como un anatema.[11]

La ocupación de Haití continuó después de la Primera Guerra Mundial, a pesar de imagen que causó al presidente Woodrow Wilson en la Conferencia de Paz de París de 1919 en la que acudió defendiendo la libre autodeterminación de los pueblos y del posterior resultado de una investigación del Congreso en 1922. [cita requerida]

En 1922, Dartiguenave fue reemplazado por Louis Borno, que gobernó sin una cámara de representación hasta 1930. Ese mismo año, el General John H. Russell, Jr. fue nombrado Alto Comisionado. La que fue en la práctica una dictadura Borno-Russell supervisó la expansión de la economía, la creación de más de 1000 millas (1609,344 km) de carreteras, instaló una central telefónica automática, realizó la modernización de las instalaciones portuarias y el establecimiento de un servicio de salud pública. El sisal fue introducido a Haití, mientras el azúcar y el algodón se convirtieron en importantes exportaciones.[12]

Sin embargo, los esfuerzos para desarrollar la agricultura comercial habrían tenido un éxito limitado, en parte porque gran parte de la fuerza laboral de Haití fue empleado como trabajadores de temporada en las industrias de azúcar más pujantes de Cuba y la República Dominicana. Se estima que 30.000-40.000 trabajadores haitianos, conocidos como braceros, fueron cada año a la provincia de Oriente de Cuba entre 1913 y 1931.[13]

A pesar de esas mejoras económicas y materiales, la mayoría de los haitianos continuaron con su orgullo herido por la pérdida de soberanía. A la vanguardia de la oposición entre la élite educada estuvo la organización L'Union Patriotique, que estableció lazos con los opositores de la ocupación en los propios EE.UU., en particular, la NAACP.[14]

La Gran Depresión diezmó los precios de las exportaciones de Haití, y destruyó parte de los beneficios acumulados durante la década anterior. La tensión social aumentó y en diciembre de 1929, infantes de marina mataron en Les Cayes a diez campesinos durante una marcha para protestar por las condiciones económicas locales.[11]

Transición hacia un gobierno plenamente haitiano[editar]

En 1930, Sténio Vincent, que desde hacía tiempo se estaba mostrando crítico con la ocupación, fue elegido Presidente. Ese mismo año el presidente Hoover se mostraba preocupado por los efectos de la ocupación, sobre todo después de la masacre en Les Cayes, nombró a dos comisiones para estudiar la situación, con William Cameron Forbes, ex gobernador en Filipinas al frente de la más importante de los dos.

La Comisión Forbes elogió las mejoras materiales que el gobierno de EE.UU. llevado a cabo, pero criticó la exclusión de los haitianos de aquellos cargos que ejercían una autoridad real en el gobierno y la policía, que había llegado a ser conocida como la Garde d'Haïti. In more general terms, the commission further asserted that "las fuerzas sociales que creó [la inestabilidad] permanecen - la ignorancia, la pobreza y la falta de una tradición o el deseo de un gobierno libre ordenada."[15]

La administración Hoover no aplicó plenamente las recomendaciones de la Comisión Forbes, pero poco después decisión de retirada estaba tomada en 1932, cuando perdió la presidencia Hoover frente a Franklin Roosevelt, el supuesto autor de la constitución haitiana más reciente y el autor de la propuesta de la "Good Neighbor policy". En una visita a Cap-Haïtien en julio de 1934, Roosevelt reafirmó un acuerdo de separación de agosto de 1933. El último contingente de marines de EE.UU. partió el 15 de agosto de 1934, luego de una transferencia formal de autoridad a la Garde.[16]

Estados Unidos mantuvo el control de las finanzas externas hasta 1947.[17]

Efectos de la ocupación en Haití[editar]

La ocupación por los Estados Unidos tuvo varias repercusiones importantes sobre Haití. Un primer período de disturbios culminaron en una rebelión de 1918 por cacos hasta 40.000 antiguos y otras personas descontentos. La escala del levantamiento superó a la Gendarmería, pero los refuerzos de la Marina ayudaron a sofocar la revuelta con un costo estimado de 2.000 vidas haitianas.[11]

La ocupación mejoró en gran medida parte de la infraestructura de Haití[2]​ y el poder centralizado en Port-au-Prince. Mejoras de infraestructura son particularmente impresionantes: 1700 km de carreteras se hicieron útil, 189 puentes fueron construidos, muchos canales de riego fueron rehabilitados, hospitales, escuelas y edificios públicos fueron construidos, y el agua potable se ha presentado a las principales ciudades. Port-au-Prince se convirtió en la primera ciudad de América Latina en tener un servicio telefónico disponible con marcación automática. La enseñanza agrícola se organizó con una escuela central de la agricultura y 69 granjas en el país.[12]

Cuando se trataba de las condiciones de vida, los americanos habitaron los barrios de Port-au-Prince, en las casas que la mayoría de los haitianos sólo se le ocurriría. En consecuencia, el barrio en el que los estadounidenses vivían se llamaba "Millionaire's Row".[18]​ Hans Schmidt en cuenta la opinión de un oficial sobre el asunto de la segregación: "No veo por qué no habría un mejor momento con su público, igual que yo con la mía."[19]​ La intolerancia de EE.UU. provocó la indignación y el resentimiento - y, finalmente, un orgullo racial que se reflejó en los trabajos de una nueva generación de historiadores de Haití, etnólogos, escritores, artistas, y otros, muchos de los cuales más tarde se convirtió en activo en la política y gobierno. La élite mulata logró dominar la burocracia del país y fortaleció su papel en los asuntos nacionales.

El sistema educativo fue re-diseñado desde cero, sin embargo, esto implicaba la destrucción del actual sistema educativo de "artes liberales" heredadas del pasado (y adaptada) de los franceses. Debido a su énfasis en la formación profesional, el sistema estadounidense que reemplazó a los franceses fue menospreciado por la elite.[20]

Los tres gobernantes durante la ocupación eran de la minoría mulata del país. Al mismo tiempo, muchos en el crecimiento de las clases profesionales negras salió de la veneración tradicional del patrimonio cultural francés de Haití e hizo hincapié en las raíces africanas de la nación.[21]​ Among these were ethnologist Jean Price-Mars and the journal Les Griots, edited by Dr. François Duvalier.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Robert Heinl, Pg. 791
  2. a b c of Haiti, 1915-34
  3. a b Schmidt, 35.
  4. Douglas, Paul H. from Occupied Haiti, ed. Emily Greene Balch (New York, 1972), 15-52 reprinted in: Money Doctors, Foreign Debts, and Economic Reforms in Latin America. Wilmington, Delaware: Edited by Paul W. Drake, 1994.
  5. Millett, Allan Reed. Semper fidelis: the history of the United States Marine Corps, pg. 185.
  6. Weinstein, Segal 1984, p.28.
  7. Weston 1972, p.217.
  8. Weinstein, Segal 1984, p.29.
  9. Paul Farmer, The Uses of Haiti (Common Courage Press: 1994)
  10. Roosevelt assereted his authorship of the Haitian Constitution in several speeches during his 1920 campaign for Vice President - which was at best a politically awkward overstatement and caused some controversy in the campaign. (Arthur Schlesinger, The Crisis of the Old Order, 364, citing 1920 Roosevelt Papers for speeches in Spokane, San Francisco, and Centralia.)
  11. a b c U.S. Haiti Rebellion 1918
  12. a b Heinl, Pg. 454-455
  13. Bridget Woodling, Richard Moseley-Williams Needed but unwanted: Haitian Immigrants and their Descendants in the Dominican Republict (Catholic Institute for International Relations: London, 2004) Pg. 24
  14. Haiti, Haitians hi, and Black America
  15. Occupation of Haiti 1915-34 Globalsecurity.org.
  16. p 223 - Benjamin Beede. The War of 1898 and U.S. Interventions, 1898-1934: An Encyclopedia (en inglés) (May 1, 1994 edición). Routledge; 1 edition. p. 784. ISBN 0824056248. 
    The Haitian and U.S. governments reached a mutually satisfactory agreement in the Executive Accord of 7 Aug 1933, and on 15 August, the last marines departed.
  17. Schmidt, Hans. The United States Occupation of Haiti, 1915-1934 New Brunswick: Rutgers University Press, 1995. (232)
  18. Schmidt 1995, p.152.
  19. Schmidt 1995, p.137-38.
  20. Schmidt, p. 183.
  21. Schmidt, p. 23.

Bibliografía empleada[editar]

  • Heinl, Robert, Written in Blood: The History of the Haitian People (University Press of America: Lantham, Md., 1996.
  • Schmidt, Hans. The United States Occupation of Haiti, 1915-1934. New Jersey: Rutgers University Press, 1995.
  • Weinstein, Brian and Aaron Segal (1984). Haiti; Political Failures. Cultural Successes. Praeger Publishers. p. 175. ISBN 0275912914. 
  • Weston, Rubin Francis. Racism in U.S. Imperialism: The Influence of Racial Assumptions on American Foreign Policy, 1893-1946. Columbia, S.C.: University of South Carolina Press. 1972

Bibliografía adicional[editar]