Tango

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tango (Argentina)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Tango
UNESCO logo.svg UNESCO-ICH-blue.svg
Nombre descrito en la Lista Representativa del PCI.
Tango au01.JPG
Pareja bailando un tango.
País Flag of Argentina.svg Argentina
Flag of Uruguay.svg Uruguay
Tipo Cultural inmaterial
N.° identificación 00258
Región América Latina y el Caribe
Año de inscripción 2009 (IV sesión)
tango
Orígenes musicales Habanera, candombe, milonga, tango flamenco, zarzuela, polka, vals, payada.
Orígenes culturales Zona del Río de la Plata[1]
Instrumentos comunes bandoneón, guitarra, piano, violín y contrabajo
Popularidad alta en Europa, América y Japón
Subgéneros
tango-pasional
Fusiones
tango-canción, tango-milonga

El tango es un género musical y una danza, característica de la región del Río de la Plata y su zona de influencia, principalmente de las ciudades de Buenos Aires en Argentina y Montevideo en Uruguay. Nacido a fines del siglo XIX de la fusión cultural de las comunidades afro-rioplatenses, con la cultura gauchesca, indígena, hispana, italiana y la enorme diversidad étnica de la gran ola inmigratoria llegada principalmente de Europa y el Oriente medio, se convirtió en un género de naturaleza global a partir de la segunda década del siglo XX. Desde entonces se ha mantenido como uno de los géneros musicales internacionales más potentes del mundo.

El tango revolucionó el baile popular introduciendo una danza sensual con pareja abrazada que propone una profunda relación emocional de cada persona con su propio cuerpo y de los cuerpos de los bailarines entre sí. Refiriéndose a esa relación, Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como «un pensamiento triste que se baila».[2]

Musicalmente suele tener forma binaria (tema y estribillo) o ternaria (dos partes a las que se agrega un trío). Su interpretación puede llevarse a cabo mediante una amplia variedad de formaciones instrumentales, con una preponderancia clásica de la orquesta y del sexteto de dos bandoneones, dos violines, piano y contrabajo. Sin ser excluyente, el bandoneón ocupa un lugar central.

Muchas de las letras de sus canciones están escritas en un argot local rioplatense llamado lunfardo y suelen expresar las emociones y tristezas que sienten los hombres y las mujeres de pueblo, especialmente «en las cosas del amor»,[3]

En 2009, a petición de las ciudades de Buenos Aires y Montevideo, la UNESCO lo declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (PCI).[4] [5]

Etimología[editar]

La palabra "tango" es uno de los vocablos más poderosos del idioma español, a tal punto que ha sido seleccionada para representar la letra "T" en el alfabeto radiofónico de uso global. Su etimología ha sido y sigue siendo objeto de múltiples teorías y fuertes controversias.[6] Uno de los trabajos fundamentales en este aspecto, es el artículo de José Gobello "Tango, vocablo controvertido" (1976), que destaca precisamente el clima controversial que el origen de la palabra suscita.[7] El núcleo del apasionado debate es esencialmente civilizatorio, ya que se centra en determinar el papel jugado por las culturas africanas, indígenas, latinoamericanas y europeas en la conformación de la expresión. Reflexionando sobre esta puja civilizatoria, Gobello decía en 1999:

Todavía hoy los especialistas discuten si en la elaboración del tango prevalecieron los ingredientes hispánicos o los africanos. La discusión resulta más bien ociosa, porque los ingredientes hispánicos en cuestión tenían también su cuota de sangre negra.

José Gobello[8]

El investigador Héctor Benedetti, en su ensayo "Sobre la etimología de la palabra tango" (2001),[9] realiza un prolijo repaso de las diversas teorías que se han formulado y la suerte corrida por cada una. Las teorías sobre el origen de la palabra "tango" se remontan a la edición del Diccionario de la Real Academia Española de 1914, en la que decía que provenía del latín tangere, afirmación eliminada en las ediciones posteriores.[9]

En 1957, el historiador Ricardo Rodríguez Molas investigó los lenguajes de los esclavos llevados a la Argentina, principalmente pertenecientes a etnias del Congo, el golfo de Guinea y el sur de Sudán,[10] [11] y descubrió la existencia de la palabra "tango" para referirse a los "lugares de reunión", utilizada tanto en África, como en la América colonial. Rodríguez Molas sostuvo entonces que la palabra "tango" tiene origen africano.[12] [13] Otras palabras íntimamente relacionadas con el tango, como "milonga" y "canyengue", también son de origen africano.

Rodríguez Molas cita una denuncia de 1789, realizada por Manuel Warnes (entonces funcionario del cabildo de Buenos Aires), en la que se usa la palabra "tango" para referirse a las reuniones bailables de los esclavos:

No permitan semejantes bailes y juntas las del tango, porque en ellas no se trata sino del robo y de la intranquilidad para vivir los negros con libertad y sacudir el yugo de la esclavitud.[12] [14]

En Montevideo, para la misma época, la palabra "tango" se utilizaba con un significado similar. El musicólogo uruguayo Lauro Ayestarán citaba en su fundacional obra La música del Uruguay, la resolución del Cabildo de Montevideo del 26 de septiembre de 1807 dictada con acuerdo del gobernador Francisco Javier de Elio:

Sobre tambos, bailes de negros. Que respecto a los bailes de negros, son por todos motivos perjudiciales se prohivan absolutamente, dentro y fuera de la Ciudad, y que se imponga al que contrabenga el castigo de un mes á las obras publicas.

Resolución del Cabildo de Montevideo
de común acuerdo con el gobernador Francisco Javier Elío del 26 de septiembre de 1807[15]

Notablemente, la citada disposición del virrey De Elío fue registrada en el índice de Actas Capitulares usando el término "tango". Es que en el virreinato del Río de la Plata, los términos «tango» y «tambo», se utilizaban como sinónimos, para referirse a los lugares en que bailaban los negros.[15]

Precisamente a partir del uso generalizado como sinónimos de las palabras "tambo" y "tango", el investigador Oscar Escalada de la Universidad de La Plata, sostiene que el origen del término es quechua, a partir del vocablo tanpu, hispanizado por los conquistadores españoles como "tambo" y luego utilizado como sinónimo de "tango".[16]

Fueron esos "tambos" o "tangos", ya constituidos en asociaciones por origen étnico de la comunidad afro-rioplatense desde que la esclavitud comenzó a ser abolida en 1813, de donde surgieron las academias, milongas, pirigundines y canguelas, en las que se iría formando el tango en la segunda mitad del siglo XIX.

Con un derrotero diferente, se ha destacado también que la palabra "tango" existía en Andalucía a mediados del siglo XIX, para designar un género musical, precisamente el tango flamenco o tango andaluz. El tango flamenco, a su vez, registra influencias afrocubanas -en particular la habanera, y africanas. Tanto la habanera como el tango flamenco se encuentran entre los géneros que influyeron en la aparición del tango, como género musical.[9]

Finalmente, teniendo en cuenta el uso generalizado en el Río de la Plata desde la colonia de las expresiones "tambo-tango" y a la vez la expresión "tango andaluz", se ha sostenido una teoría de la doble entrada, que propone que la palabra "tango" se utilizó en el Río de la Plata durante los siglos XVIII y XIX para designar los sitios del baile negro, y luego volvió a entrar en la segunda mitad del siglo XIX, procedente de Cuba-Andalucía, para designar esta vez la danza y el género musical.[15] [9]

Historia[editar]

Área geográfica[editar]

Los investigadores discuten dónde nació el tango. En el período de gestación del tango (1860-1895) existen antecedentes en las ciudades argentinas de Buenos Aires, Avellaneda, Sarandí y Rosario, y en la ciudad uruguaya de Montevideo.

El tango se gestó y es característico de algunas ciudades con puertos fluviales de la Argentina y el Uruguay, que tiene como eje al Río de la Plata, donde se ubican las capitales de ambos países, Buenos Aires y Montevideo, pero que se extiende a otras ciudades con puertos fluviales de la región, entre las que se destaca Rosario, ciudad argentina de la Provincia de Santa Fe.

En la presentación conjunta de Argentina y Uruguay ante la UNESCO para el reconocimiento del tango como patrimonio inmaterial de la humanidad, reza:

El tango nació entre las clases bajas de ambas ciudades [Buenos Aires y Montevideo] como una expresión originada de la fusión de elementos de las culturas afroargentinas y afrouruguayas, auténticos criollos e inmigrantes europeos. Como resultado artístico y cultural de este proceso de hibridación, el tango es considerado hoy en día como uno de los principales signos identitarios del Río de la Plata.

Formulario de nominación del tango como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad[17]

Existen diversos estudios que tienen como fin determinar en qué punto geográfico preciso apareció el tango. Algunas fuentes sostienen que surgió primero en Buenos Aires, otros en sus alrededores suburbanos, en Montevideo e incluso Rosario.[1] [18] [19] [20] [21] [22] Ciudades aledañas a Buenos Aires como Avellaneda y Sarandí, que integraban el suburbio conocido como Barracas al Sud, también registran antiguos antecedentes tangueros.[23]

Las ciudades-puerto en los que se gestó el tango no solo eran los puntos en los que ingresaron millones de inmigrantes a la Argentina y al Uruguay entre 1850 y 1930, sino que además fueron los centros exportadores del modelo económico agroganadero-exportador que ambos países organizaron en la segunda mitad del siglo XIX.

El tango: música de fusión social[editar]

Se sabe que el argot del tango, el lunfardo, está plagado de expresiones italianas y africanas; que el ritmo tanguero y su clima nostálgico tiene un cercano parentesco con la habanera cubana; y que «tango, milonga, malambo y candombe», son parte de una misma familia musical de raíces africanas y también de las costumbres provenientes de los gauchos que migraron a la ciudad.

Sin embargo el tango no se confunde ni deriva de ninguna danza o género musical en particular. Ernesto Sabato dijo que por sobre todas las cosas el tango es un híbrido, una expresión original y nueva que deriva de una movilización humana gigantesca y excepcional.

La época en que aparece el tango es la segunda mitad del siglo XIX, en el marco sociocultural de las grandes oleadas migratorias de los más variados orígenes internos y externos, que recibió entonces esa región, mayoritariamente varones, una situación que influirá profundamente en la manera de relacionarse entre hombres y mujeres.[24] El censo de 1914 en Argentina, registra una presencia de millón más de varones que de mujeres.[25]

Se trató de una música eminentemente popular, rechazada y prohibida por las clases altas y la Iglesia Católica, por lo que se desarrolló en los barrios pobres de los suburbios (los arrabales), los puertos, los prostíbulos, los bodegones y las cárceles, donde confluían los inmigrantes y la población local, descendientes en su mayoría de indígenas y esclavos africanos.

Allí se fueron fusionando libremente las formas musicales más diversas (candombe porteño, candombe uruguayo,[19] payada, milonga, habanera, tango andaluz, mazurca, polca, vals, zarzuela, sainete, etc.), provenientes de los orígenes más diversos (africanos, gauchos, hispanos coloniales, indígenas, italianos, judíos, alemanes, polacos, andaluces, cubanos, etc.), hasta formar el tango. Se estima que la transición duró alrededor de cuarenta años para afianzarse como un nuevo género musical, con identidad propia, en la última década del siglo XIX.[26]

Las etapas del tango[editar]

Los historiadores del tango han definido grandes etapas estilísticas en la evolución del género, sobre las que hay consensos genéricos, aunque con considerables variaciones cronológicas.

En sus orígenes los estudiosos distinguen una etapa primitiva, anónima y popular, centrada en las comunidades afro-rioplatenses y en las "orillas" (orillera) de la ciudad, de una etapa de definición del género denominada Guardia Vieja, en la que el tango adquirió identidad propia, comenzó a ser registrado por músicos profesionales y alcanzó una amplia difusión geográfica y social. La propia etapa de la Guardia Vieja suele ser subdividida en una subetapa de gestación, ubicada en las dos últimas décadas del siglo XIX y una etapa de definición estilística, ubicada en la dos primeras décadas del siglo XX.

A la Guardia Vieja le sigue la Guardia Nueva o etapa decareana, en la cual el tango alcanza madurez, refinamiento y difusión internacional. Como resultado de esta evolución, el tango alcanza su llamada Edad de Oro, con eje en la década de 1940 y parte de la siguiente.

Luego de la edad dorada del tango, las definiciones de etapas o épocas musicales se vuelven más imprecisas, hablándose de "crisis del tango", "tango de vanguardia" y "nuevo tango". En líneas generales pueden identificarse dos grandes épocas posteriores a la edad dorada: una primera etapa que puede denominarse "piazzolliana" y una segunda etapa contemporánea, que puede denominarse de "tango fusión".

Con fines puramente ordenadores y con fechas y denominaciones solo aproximativas, el Museo del Tango, que gestiona la Academia Nacional del Tango de la República Argentina, distingue las siguientes etapas y subetapas del tango:

  • Orígenes del tango (antes de 1895)
  • La Guardia Vieja (1895-1925)
    • I. La Eclosión (1895-1909)
    • II. La formalización (1910-1925)
  • La Guardia Nueva (1925-1950)
    • I. La transformación (1925-1940)
    • II. El Cuarenta: la exaltación (1940-1955)
  • La vanguardia: la modernización (1955-1970)
  • Período contemporáneo (1970-2000)
    • I. La universalización (1970-1985)
    • II. La perduración (1985-2000)
  • Período actual (2000 en adelante)

El tango afro-rioplatense antiguo[editar]

"Candombe federal" de Martín Boneo (Argentina, 1836). Los "tangos" -reuniones- de la comunidad negra, el candombe y el carnaval fueron el escenario en el que evolucionó el tango fusionándose durante cuatro décadas con las mas diversas formas musicales y culturales, hasta tomar identidad propia a fines del siglo XIX, con la Guardia Vieja.
El tango. Óleo de Pedro Figari (Uruguay, 1861-1938). El tango empieza como danza en las academias o milongas de las comunidades negras del Río de la Plata.
Compadrito bailando tango canyengue en la calle, foto de 1907. El compadrito fue una figura clave en la creación del tango. Definido como continuador en la vida urbana del lugar del gaucho en el medio rural, fue protagonista en las academias y milongas, de la coreografía tanguera, a la que le transmitió sus propios modos de moverse y caminar.
Los organilleros italianos con sus organitos difundieron el tango y le aportaron el tono quejumbroso que luego asumió el bandoneón.

Las raices iniciales del tango se encuentran en los "tangos" y "candombes" de los esclavos de origen africano, cuando Buenos Aires y Montevideo se encontraban bajo el dominio colonial de España.[27] Desde la época colonial, se llamó "tangos" a las reuniones musicales de las comunidades de origen africano del Río de la Plata, instaladas de manera forzada como consecuencia del secuestro masivo de personas en África por parte de las potencias coloniales de Europa, a fin de venderlos y explotarlos como esclavos y esclavas. Buenos Aires y Montevideo habían sido puertos coloniales para el "tráfico de negros" y por esa razón tenían importantes comunidades afro-rioplatenses, con sus peculiaridades locales. A partir de la guerra de independencia contra España, en la segunda década del siglo XIX, había comenzado la abolición de la esclavitud y para mediados de siglo, el proceso se hallaba prácticamente concluido. En Uruguay la esclavitud fue definitivamente abolida en 1846 y en Argentina en 1853, plazo que para Buenos Aires se extendió hasta 1860.

Hasta mediados de siglo XIX, tanto Argentina como Uruguay, eran sociedades pastoriles, en la que el gaucho y la china predominaban en el medio rural rioplatense, en tanto que las comunidades de origen africano predominaban en el medio urbano. Fue en ese momento de liberación de las comunidades afro-rioplatenses, que comenzó también un doble proceso de urbanización y poblamiento que tendrá como focos principales de atracción a Buenos Aires y Montevideo. De este modo, los sectores populares de las aldeas de Buenos Aires y Montevideo, con una gran proporción de población "negra", "parda" y "mulata" (según las denominaciones racistas del Imperio español), vieron confluir en sus ciudades durante las siguientes décadas a millones de migrantes, mayoritariamente varones, de las mas diversas etnias e idiomas: desde los gauchos, chinas e indígenas que venían del campo, de las provincias y de los países limítrofes, hasta los italianos, españoles, franceses, alemanes, polacos, británicos, rusos, judíos, armenios y árabes, que venían del otro lado del océano. Esa revolución urbana en la que confluían etnias, culturas y lenguas, y en la que "los negros" eran "los dueños de casa", llevaría al surgimiento del tango. Daniel Vidart concibe al tango como un "estuario" en el que desembocan diferentes ríos étnicos y culturales.[28]

En ese momento y ante ese "aluvión" poblacional, las comunidades afro-rioplatenses comenzaron a crear en los barrios populares "academias", "milongas" o "canguelas", que servirían de punto de reunión, baile y diversión para esos millones de trabajadores que confluyeron en aquellas ciudades-puerto. Allí confluyeron los "compadritos", descendientes sociales de los gauchos migrados a la ciudad, las "chinas" trasladadas forzosamente luego de las "guerras contra el indio" o en busca de mejores condiciones de vida que en sus pueblos y los inmigrantes de ultramar, como los italianos que impondrían la denominación de "piringundines" a esos lugares.[29] [30]

La más antigua de las academias, la Academia de Pardos y Morenos de Buenos Aires, data de aproximadamente comienzos de la década de 1830. Poco a poco las academias y milongas se multiplicaron, relacionadas con la venta de bebidas, los famosos "cuartos de las chinas cuarteleras" y los prostíbulos, organizados a partir de 1870.[30]

Fue en esos ámbitos de intimidad entre hombres y mujeres en los que se originó el tango, a partir de una forma muy peculiar de bailar: pareja enlazada estrechamente en un abrazo sensual, con los cuerpos y rostros en contacto, moviéndose cada bailarín con autonomía, pero con el hombre "marcando" y avanzando sobre la mujer, y la mujer "respondiendo" a la marcación varonil.

El abrazo coreográfico fue el primer paso hacia la creación del tango. Tomado del vals -que en la primera mitad del siglo XIX se puso de moda a la vez que escandalizó a las clases altas inglesas por la indecencia de las parejas abrazadas-[31] y de la mazurca, el abrazo tanguero puso en contacto aún mas estrecho a los cuerpos y los rostros de los bailarines. Así abrazados, los tipo sociales populares que crearon el tango, referidos con denominaciones como "las negras", "las pardas", "las chinas", los "compadritos", el "tano" acriollado,[Nota 1] le irían agregando al baile los otros elementos coreográficos que caracterizarían al tango canyengue, esencialmente el corte y la quebrada.[30] El resultado fue una danza sensual que revolucionaría la manera de bailar en todo el mundo.[32]

Gobello señala que la danza con esas características se fue conformando luego de la derrota de Juan Manuel de Rosas en Argentina en 1852, cuando fueron prohibidas las marchas de candombe por las calles de la ciudad.[8] Recluidas entonces en sus "tangos", las comunidades afroargentinas comenzaron a simbolizar los cortes o detenciones que realizaban en las marchas y los quiebres corporales que caracterizan al candombe, pero esta vez enlazados en pareja. En Buenos Aires está documentada en 1862 la detención de cuatro varones y dos mujeres de un conventillo por estar "bailando y tirando cortes".[33]

En las décadas siguientes esa danza iría buscando una música y un ritmo que la sostuviera, hasta llegar sobre fin de siglo a un género original perfectamente adaptado al nuevo baile, tomando ambos el nombre de "tango".[8] Por eso los estudiosos suelen decir que el tango empezó como danza y que "después se hizo camino para el canto".[34] [34] [35]

En las academias o milongas, las mujeres de pueblo, las "negras", "mulatas", "pardas" y "chinas", jugaron un importante papel en el origen del tango, sobre todo como anfitrionas, coreógrafas y bailarinas.[36] [37] Los historiadores Héctor y Luis Bates han destacado que la mujer creadora del tango como danza, no obedecía al rol pasivo tradicional, sino que "eran mujeres con cuchillo a la liga del que sabían hacer buen uso".[32] A ellas se sumaron los "compadritos", tipo popular urbano definido como "el gaucho desmontado" y los músicos, que mayoritariamente pertenecían a las comunidades negras.[38] [8]

En Buenos Aires, cerca de 1854 apareció la Academia de la Parda Cármen Gómez. También se recuerdan los nombres -muchas veces en las letras de los tangos-, de bailarinas como la Morena Agustina, Clotilde Lemos, las pardas Refucilo, Flora, Adelina, la Negra Rosa, María la Vasca, la mulata María Celeste, la Ñata Aurora, la Ñata Rosaura, La Voladora, entre muchas otras.[38] [30] [37] [37] Entre los varones que crearon el tango se recuerdan bailarines como los negros Cotongo y Benguela y el pianista Alejandro Vilela, conocido como el Pardo Alejandro.[30] En Montevideo se ha rescatado los nombres de la Parda Deolinda, el bailarín Pintín Castellanos, la Morena Sixta y el Negro Hilario, cantor, guitarrista y payador.[38]

Entre aquellos bailarines y músicos de las academias comenzarían a destacarse los primerísimos compositores de tangos. Allí aparecería hacía comienzos de la década de 1870 el violinista y bailarín santiagueño Casimiro Alcorta, conocido como el Negro Casimiro (1840-1913), liberto del músico Amancio Alcorta, uno de los primeros compositores de música clásica del país.[39] Casimiro formó el primer conjunto de tango conocido, con el clarinetista Mulato Sinforoso, a los cuales se les agregaría algún guitarrista para marcar correctamente los compases y el ritmo del tango.[40] Actuaron desde principios de la década de 1870 hasta principios de la década de 1890. Se cree que este dúo fue autor y ejecutor de muchos de los primeros tangos que hoy figuran como anónimos, ya que en esa no se solían firmar las obras. En la década siguiente, Casimiro compondrá "Concha sucia", tango iniciático por excelencia del género. Formó además una célebre pareja de baile con su compañera, la Paulina. José Gobello lo ha considerado como el padre del tango.[41]

En Buenos Aires los principales barrios de gestación del tango fueron San Telmo, Balvanera, Monserrat, La Boca -la leyenda atribuye a la esquina de Suárez y Necochea ser el lugar de nacimiento del tango-,[42] Barracas, San Cristóbal y Palermo. En Montevideo el tango se instaló en la desaparecida calle Yerbal, en el barrio sur de la Ciudad Vieja y el barrio de Goes.[43]

Fuera del circuito de las academias afrorioplatenses, en 1857, el músico español Santiago Ramos expresa el decisivo aporte andaluz -que a su vez reconoce raíces afrocubanas y africanas-,[44] al componer uno de los primeros temas de aire tanguero que se conozca, "Tomá mate, che", un proto-tango con letra rioplatense y arreglos musicales de estilo andaluz. El tema formaba parte de la obra El gaucho de Buenos Aires, estrenada en el Teatro de la Victoria.[20] De aquellos primerísimos momentos viene también el proto-tango "Bartolo tenía una flauta" o simplemente "Bartolo", derivado de una clásica melodía andaluza del siglo XV y el candombe tangueado montevideano "El chicoba".[44]

En 1874 se ha documentado el primer tango andaluz compuesto en Argentina que alcanzó difusión popular masiva. Se trata de "El queco" (argot para "prostíbulo"), de la pianista andaluza Eloísa de Silva, consagrada como la primera compositora de tangos y que compondría más de cien canciones hasta su muerte en 1943, entre ellas varios tangos.[45] La canción, de abierto estilo andaluz, se refiere en su letra a las «chinas» (las mujeres argentinas de origen indígena o africano) que trabajaban de prostitutas en los burdeles.[20] [26]

Lo de Hansen, foto cerca de 1895. Uno de los lugares históricos relacionados con los orígenes del tango. Se encontraba en Palermo, frente al lugar en el que hoy se encuentra el Planetario.

En 1876 se hizo muy popular un candombe denominado "tango" con el título de "El merenguengué", que se convirtió en éxito en los carnavales de Buenos Aires que se celebraron en febrero de ese año, organizados por la población negra.[20] En 1877 se inauguró el restaurant Lo de Hansen, en Palermo, el primero de una serie de restaurantes, cabarets y cervecerías en los que se bailaba tango y al que también asistían jóvenes de las clases altas.[46] [47] [48]

Para fines de la década de 1870, el tango (danza y música) había comenzado a tomar forma. En un inicio había sido muy similar a la habanera cubana y a los tangos andaluces, sin adquirir aún una personalidad definida. El canto era un aspecto postergado y los cantores interpretaban también estilos nacionales, zambas y chacareras. Cuando se cantaba, se cantaba como tango milongueado, de acento rural-suburbano y con predominio de versos picarescos, que escandalizaban a la alta sociedad rioplatense.

Audio de proto-tangos
"Bartolo" por Diego Munilla (1905).
Uno de los proto-tangos más antiguos. Apareció en la década de 1870. Esta es una de las grabaciones de tango más antiguas. Su título y su letra tiene connotaciones pornográficas relacionadas con la flauta de Bartolo.
"Cara sucia", canta Lola Membrives acompañada por la Orquesta de Canaro (1919)
Otro de los antiguos proto-tangos. Creado por el compositor afro-argentino Casimiro Alcorta en 1884. También tiene connotaciones pornográficas, al punto que su título original era "Concha sucia", siendo luego cambiado por "Cara sucia".

La década de 1880 muestra una fuerte evolución del tango, que algunos autores consideran como señal de iniciación de la llamada Guardia Vieja, la etapa de gestación del tango, aunque otros prefieren esperar una mayor evolución del género y la aparición de las primeras partituras. En esta década el tango y la milonga se confunden entre si, y ambas han comenzado a imponer su predominio sobre la habanera.[44] Son años en que los tangos comienzan a multiplicarse: "Señora casera" (anónimo, 1880), "Andate a la Recoleta" (anónimo, 1880), "El porteñito" (Gabriel Díez, 1880), "Tango n.º 1" (José Machado, 1883), "Dame la lata" (Juan Pérez, 1883), "Qué polvo con tanto viento" (Pedro M. Quijano, 1890).[49] [21]

En 1884 Casimiro Alcorta compuso el más antiguo tango célebre, "Concha sucia", de letra abiertamente pornográfica y prostibularia. Tres décadas después Francisco Canaro le cambiaría la letra y el título por "Cara sucia", convirtiéndolo definitivamente en el tango inaugural. Casimiro también compuso "La yapa", tango que luego fuera grabado y "Entrada prohibida", luego firmada por los hermanos Teisseire.[19] [38] Por la misma época el payador Gabino Ezeiza introduce el contrapunto milongueado, vinculando la milonga con el candombe.[44]

En esta época, el conjunto tanguero más habitual era guitarra, violín y flauta. En los años siguientes la flauta irá desapareciendo, al tiempo que se integrarían el piano y luego el bandoneón, que darían forma a la llamada "orquesta típica de tango". En esos años también se destacó el organito, reproductor portátil que jugó un papel de gran importancia en la difusión inicial del tango.

El tango fue muy resistido por las clases altas y la Iglesia Católica. Como argumento para ese rechazo buscaron asociar, sin ninguna mediación, al tango con el prostíbulo, llamándola "música prostibularia". Escritores vinculados a la clase alta, como Jorge Luis Borges,[50] Ezequiel Martínez Estrada,[51] y Julio Mafud,[52] difundirán una visión despectiva del tango, pecaminosa, violenta y propia del bajo mundo criminal. El poeta Leopoldo Lugones sintetizaría esa mirada llamando al tango "reptil de lupanar".[53] [21]

Pero los estudiosos han cuestionado esa visión, por simplificadora y prejuiciosa.[21] [54] Es cierto que muchos de los tangos iniciales tienen títulos procaces y pornográficos (ver Anexo:Antiguos títulos procaces en el tango), que se interpretaban en los ambientes nocturnos de las márgenes populares de las ciudades-puerto de Buenos Aires y Montevideo, en pleno aluvión inmigratorio, y que las relaciones sexuales ocasionales y los prostíbulos eran un componente de la noche rioplatense. Pero reducir la vida nocturna a las relaciones sexuales y el tango al prostíbulo, es una simplificación basada en el prejuicio y el desconocimiento de la vida popular. Los centros nocturnos eran también lugares de diversión, de esparcimiento, de sociabilidad y de cultura popular, en especial de baile y música.[21] Pero además, el tango originario no limitaba su ejecución a los centros nocturnos, y durante el día los barrios eran recorridos por organilleros, generalmente inmigrantes italianos, que difundían masivamente el nuevo género, a la vez que leían la suerte.[54] Daniel Vidart ha cuestionado severamente a esos escritores ligados a las clases altas atrincherados en sus bibliotecas y acuciados por interpretar un mundo al que no pertenecían:

Un estigma infamante cayó sobre el tango desde su origen: si era la danza de los humildes debía cargar con los siete pecados capitales que el patriciado del centro endosó ayer y endosará siempre a los pobres de los suburbios, eternos chivos emisarios de las culpas propias y ajenas... Todavía soportamos el reiterado equívoco de los artistócratas, plutócratas y burócratas urbanos que confunden lo humilde con lo sucio, lo popular con lo bajo, lo proletario con lo indecente. Esta antojadiza mitomanía del tango que ha acometido a los escritores criollos desde hace tres décadas está marcada por un innegable signo clasista. Ya es tiempo de devolverle el tango a quien lo inventó, lo bailó, lo cantó, lo silbó, lo sintió de veras. Hablo sencillamente del pueblo, del propio pueblo rioplatense.

Daniel Vidart (El tango y su mundo, 1967)[55]

La Guardia Vieja[editar]

El pianista porteño Rosendo Mendizábal, autor de "El entrerriano" (1896), uno de los tangos clásicos que inauguraron la Guardia Vieja.
"El criollo falsificado" (El porteñito)
(A. Villoldo)
Grabación de 1906, grabado por Alfredo Gobbi y Flora Gobbi, "Los Reyes del Gramófono".
La letra es una parodia de los inmigrantes italianos que buscaban identificarse como "porteños".

El tango propiamente dicho se inicia con la Guardia Vieja. Todos los estudiosos reconocen esta etapa y la denominan del mismo modo, aunque existen diferencias sobre el momento que marca el inicio y el final de esa etapa. La Academia Nacional del Tango ubica el período entre 1895 y 1925 y lo divide en dos subetapas, un primer momento de eclosión del tango y un segundo momento de formalización, en el que se instala socialmente.

I. La eclosión[editar]

Varias parejas de hombres bailan el tango en el Río de la Plata. El baile entre hombres y la inversión de roles, fue una característica del tango desde sus inicios, lo que ha dado lugar a opiniones diversas sobre las razones. La película Tango de Carlos Saura, posee una bella escena de baile entre varones, realizada por Julio Bocca y Carlos Rivarola.[56] La corriente contemporánea de tango queer reivindica estas prácticas originales para proponer un baile sin roles fijos.

Luego de varias décadas de combinaciones musicales, líricas y culturales, ya en las dos últimas décadas del siglo XIX, el tango había dejado atrás las formas iniciales del tango antiguo (milonga campera evolucionada con toques de habanera, candombe, tango andaluz y zarzuela), y adoptaba cada vez más una definida forma original, con identidad propia, ingresando a la etapa que se conoce como la Guardia Vieja. Para reflejar esa originalidad empezó a ser definido por los propios músicos como "tango criollo".

Coincidentemente, en la última década del siglo XIX comienzan a aparecer las partituras de tangos.[Nota 2] En 1898 se imprime el primer tango con autor registrado, "El entrerriano", del afroporteño Rosendo Mendizábal, considerado por muchos estudiosos como el primer tango propiamente dicho.[57] Un año antes, en 1897, se había designado por primera vez al nuevo género como "tango", en la zarzuela Justicia Criolla de Ezequiel Soria.[58] En 1899 el violinista Ernesto Ponzio compone "Don Juan" y en 1903 Ángel Villoldo compone "El choclo". El escritor José Portogalo relata un diálogo entre el payador Gabino Ezeiza y Ponzio en aquel momento inicial del tango:

Del encordado salían como chispas las notas.
-¡Mi Dios, como lo maneja este pibe!...- barboteó el pardo (Ezeiza) dando un salto en la silla.
Al "Pibe Ernesto" no le hizo mella la alabanza y siguió haciendo diabluras con su instrumento.
-Che, ¿y eso cómo se llama?...- volvió a interrumpir el cantor.
-Es un tango, Don Gabino -contestó el muchacho una vez terminada la pieza- lo compuse en lo de "Mamita"... ¿Le gusta?... Se llama "Don Juan".

José Portogalo[59]

Para entonces las ciudades puerto de Buenos Aires y Montevideo son romerías en las que pululan cientos de miles de trabajadores inmigrantes procedentes de las mas diversas naciones y hablantes de los más diversos idiomas,[Nota 3] mayoritariamente varones, que entablan relaciones con las poblaciones locales provenientes de la colonización española, con múltiples orígenes y mestizajes indígenas y africanos, en el que jugaron un papel crucial las mujeres. Montevideo, que tuvo su pico inmigratorio antes que Buenos Aires, pasó de 100.000 habitantes en 1865 a 300.000 habitantes en 1908.[60] Buenos Aires, por su parte dejará de ser "la gran aldea" de 1870, con una población que no llegaba a 200.000 personas, para ubicarse entre las ciudades más grandes del mundo en 1914, con más de 1.500.000 habitantes.[61]

En aquel momento único de interacción multiétnica y multicultural, casi sin paralelo en el mundo, aparece el tango rioplatense, entre mediados de la década de 1890 y fines de la década de 1910. El tango se independiza de la milonga y adquiere una definida personalidad propia.[44] Tangos como "El entrerriano" y "Don Juan", que fijaron la estructura de tres partes que caracterizó a los tangos de entonces,[44] compositores como Ángel Villoldo, autor de "El choclo" y "La morocha", con un estilo definido en sus canciones que por primera vez llevan letra,[44] orquestas "típicas" como las de Vicente Greco y Juan Maglio (Pacho), y el ingreso del bandoneón alemán, al final de la etapa, definen con claridad el nacimiento del tango propiamente dicho.

Suárez y Necochea, esquina histórica del barrio de La Boca, asociada con los orígenes del tango, en la que se concentraron varios de los cafés tangueros de principios del siglo XX.[42]

El tango iba llegando a públicos más amplios ingresando a los espectáculos teatrales, cafés, carpas, circos, salones de baile y cabarets. Siguiendo esa evolución, el tango canyengue original se fue transformando para "adecentarlo", suavizando o eliminando directamente los cortes y quebradas, y comienza a bailarse en la calle y en los patios de los conventillos, hasta que en los años 1920, ya sin la mácula de danza prohibida, comenzara a dominar el llamado tango de salón, también conocido como tango de pista o tango liso.[32]

Asimismo, a partir del 1901 comienzan a ser grabados los músicos argentinos, mediante los recientes inventos del fonógrafo (cilindros) y el gramófono (discos). Entre las grabaciones de tango más antiguas se encuentran "El pimpollo" (1904), "El negro alegre" (1907) y "El choclo" (1907) de Ángel Villoldo; "Patagones" (1905) de Gabino Ezeiza; "El taita" (1905) de Higinio Cazón; "La vida del carretero" (1905); "El tango de la muerte" (1906); "El porteñito" (1906) y "La morocha" (1906) de Villoldo y Enrique Saborido e interpretado por Flora Gobbi; "Un criollo falsificado" (1907) de Los Gobbi; "Tango de los negros" (1907) de Arturo de Nava; "Don Juan" (1910) por la orquesta típica de Vicente Greco, la primera grabación con bandoneón.[62] [63] [64]

"La morocha" (1905), de Ángel Villoldo y Enrique Saborido, el primer gran éxito del tango cantado.

En la primera década de 1900 comienzan a destacarse los primeros y las primeras cantantes de tango, sobre todo estas últimas, como la legendaria cantante de zarzuelas Lola Membrives, Andrée Vivianne y Linda Thelma, entre otros, así como las primeras grabaciones, entre las que se destacan los registros de Alfredo Eusebio Gobbi y su esposa Flora Gobbi, conocidos como "los reyes del gramofón" por la gran cantidad de cilindros y discos que grabaron. Los primeros éxitos de aquel tango canción fueron "Hotel Victoria", "El porteñito" y sobre todo el gran suceso de "La morocha" de 1905, "tango azarzuelado" con música de Enrique Saborido y letra de Ángel Villoldo, estrenado por la propia musa que lo había inspirado, la bailarina uruguaya Lola Candales y grabado originalmente por Flora Gobbi.[65]

Yo soy la morocha,
la más agraciada,
la más renombrada
de esta población.
Soy la que al paisano
muy de madrugada
muy de madrugada

brinda un cimarrón. (...)

Soy la morocha argentina,
la que no siente pesares
y alegre pasa la vida
con sus cantares.
Soy la gentil compañera
del noble gaucho porteño,
la que conserva el cariño
para su dueño.
La morocha (Ángel Villoldo)

Pese a este primer brote del tango cantado, aún faltaba una década para que madurara el tango-canción propiamente dicho, que tendrá como máximos exponentes a Pascual Contursi como letrista y a Carlos Gardel, como cantor. "Lo que cantaban Villoldo, Gobbi, Mathon, las cupletistas, no eran tangos tales como ahora entendemos, sino un híbrido de cuplé y milonga", dice Gobelo.[66]

El bandoneón[editar]

Buenos Aires cerca del 1910. Jóvenes trabajadores bailan tango entre hombres y escuchan a un bandoneonista en la vereda.

Oscar Zucchi, principal estudioso del bandoneón en el tango, sostiene que el bandoneón se integró al tango poco antes de 1910.[67] Si bien existen varias constancias de la presencia del bandoneón en el Río de la Plata mucho antes, fue recién en la primera década del siglo XX que el bandondeón pasó a ser el instrumento central del tango. Al igual que el piano, hubo resistencias por parte de los músicos para aceptar la presencia de un instrumento que requería estudio y adaptación rítmica y musical.

Se trata de un instrumento alemán, cuya invención se atribuye a Heinrich Band en 1846. Fabricado en Alemania, fue la firma Alfred Arnold Bandonion fundada en 1911, fabricante de los famosos "AA" ("doble A"), la que se ganó la preferencia de los músicos rioplatenses.

El ingreso del bandoneón y en segunda medida del piano al tango, modificó radicalmente la integración musical de los conjuntos y orquestas tangueras, que hasta ese momento se componían sobre la base de la flauta, el violín y la guitarra. Con esa integración, el sonido del tango tenía un estilo saltarín y vivaz, que marcaba la flauta. A partir de ese momento la flauta comenzó a desparecer del tango y la guitarra se vio relativamente postergada. Pero además el ingreso del bandoneón influyó sustancialmente en un notable cambio en el sonido tanguero, que conduciría a la Guardia Nueva, una nueva etapa en la historia del tango:

La inclusión del bandoneón en los conjuntos de música popular coincidió con un cambio de ritmo y de articulación que impuso una ejecución lenta y ligada. El arrastre de las notas y el ligado continuo, le quitó la vivacidad saltarina al tango, tornándolo moroso y lento. El tango saltarín y compadrito es un efecto que se obtiene tocando "staccato-picado" y los bandoneonistas estaban muy lejos de lograr tal forma de ejecución por su escaso dominio del instrumento.

Oscar Zucchi[67]

Entre los precursores que abrieron el camino del bandoneón, se destacan el violinista Carlos Posadas, el "Pardo" Sebastián Ramos Mejía, y Antonio Chiappe.

El bandoneón marcará a la llamada Generación de 1910, que se caracterizó por pegar un salto en la instrumentación del tango, antes que en la diversificación de los estilos. En 1910 aparece -y de ahí el nombre- la "orquesta típica criolla", denominada así por Vicente Greco, incorporando el bandoneón junto a la guitarra, la flauta y el violín.[68]

Juan Maglio (Pacho) fue el primero en grabar un solo de bandoneón en 1912 interpretando el tango "La sonámbula". Otras grabaciones importantes de bandoneón en esa primera época del instrumento correspondieron a Genaro Espósito, Vicente Loduca.[69]

II. La formalización[editar]

En la primera mitad de la década de 1910, el tango empieza a tener una amplia difusión internacional. Comienza una nueva era para el género, con el aporte de músicos mejor preparados, la incorporación de letras evocativas del paisaje del suburbio, de la infancia y de amores contrariados, y la difusión mundial del baile.

Había habido una primera avanzada a Europa, en 1907, por parte de Los Gobbi y Ángel Villoldo, seguidos en 1911, por Enrique Saborido y Carlos Vicente Geroni Flores. En 1913 hay una segunda incursión encabezada por el pianista Celestino Ferrer, con el bandoneonista Vicente Loduca y el violinista Eduardo Monelos, acompañados esta vez por una pareja de bailarines, Casimiro Aín (el Vasquito) y su compañera Martina, que conmovieron al viejo continente, con una danza sensual que revolucionaba completamente los modos de bailar e incluso de relacionarse con el cuerpo y entre los géneros.[70] [71] El grupo de tangueros argentinos en Europa tomó el nombre de la Murga Argentina, y sobre sus aventuras y desventuras, Enrique García Velloso escribió El tango en París.[71]

Por la misma época El Cachafaz (Ovidio José Bianquet), quien se volvería el más famoso bailarín de tango de la historia, instaló su academia de baile en Buenos Aires,[72] mientras llegaba a Hollywood el italiano Rodolfo Valentino, quien año después se volvería una celebridad mundial adoptando la identidad de un bailarín argentino de tango.

Poco antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial en 1914 el emperador de Alemania, Guillermo II prohibió que los oficiales prusianos bailaran el tango si vestían uniforme. El órgano oficial del Vaticano, L'Osservatore Romano, apoyó abiertamente la decisión en los siguientes términos:

El káiser ha hecho lo que ha podido para impedir que los gentilhombres se identifiquen con la baja sensualidad de los negros y de los mestizos (…) ¡Y algunos van por ahí diciendo que el tango es como cualquier otro baile cuando no se lo baila licenciosamente! La danza tango es, cuanto menos, una de aquellas de las cuales no se puede de ninguna manera conservar ni siquiera con alguna probabilidad la decencia. Porque, si en todos los otros bailes está en peligro próximo la moral de los bailarines, en el tango la decencia se encuentra en pleno naufragio, y por este motivo el emperador Guillermo lo ha prohibido a los oficiales cuando estos vistan uniforme.[73]

Las prohibiciones del tango en Europa indicaban la difusión creciente del baile en los países que en ese momento eran "el centro" del mundo. Ya en 1913 se hablaba de la tangomanía desatada en Europa.[74] El desparpajo innovador de la danza y el cuestionamiento a las costumbres establecidas sobre la relación de las personas con sus cuerpos, "provocó el más grande escándalo que se haya verificado jamás en la historia de las costumbres modernas".[73] Un periodista italiano de la época, reflexionando sobre las razones del éxito del tango, escribía por entonces:

Las viejas polcas y las anticuadas mazurcas y los acompasados lanceros no podían ya satisfacer el alma moderna empastada de sensibilidad. Apenas se podía soportar el antiguo vals alemán con sus giros en cuatro tiempos, destinado más a las personas atléticas que a las mujeres modernas de faldas ajustadas. Un baile, dicen, que no hace más que repetir continuamente un único paso y que no representa otra variedad que el girar en sentido inverso, es ejercicio demasiado monótono, demasiado serio, demasiado poco plástico, y para nada destinado a traducir a través de gestos las esquisitas e inadvertidas variedades del ritmo. Los viejos bailes no fotografían ni la música ni el estado psíquico de quienes danzan. El alma moderna necesita algo más fino, más sensible, más cerebral, que no sea un único paso cadenciado y uniforme como el de un pelotón de soldados marchando. Necesita ante todo de sensibilidad, de una estética nueva, más dinámica que plástica, de una coreografía algo mundana, que sea más arte que sport.(...) Se necesitaba una danza más compleja y osada, más nerviosa y sensible, más profunda y atormentada, más refinada y dinámica, hecha de impulsos y detenciones, de actitudes imprevistas y de posturas significativas, más artística y literaria, una danza que fuera la tradución plástica y dinámica de una música escrita prevalentemente en menor y plasmada sobre una tonalidad triste, armónicamente angustiada y saturada de pasiones y de enervante poesía.[73]

El investigador Enrique Cámara de Landa ha documentado el éxito masivo del tango en Italia -y al resto de Europa- desde mediados de la segunda década del siglo XX, y el desarrollo en la península de un tango con características originales, que tomó el nombre de tango liscio (tango liso), a partir de una fusión del tango, con el vals, la polca, la mazurca, que aún se practica en la actualidad.[73]

La Primera Guerra Mundial declarada en 1914 frenaría la difusión internacional del tango y habrá que esperar hasta su finalización, para que se reiniciara la expansión mundial del género.

Mientras tanto, al bandoneón le siguió el piano. Del mismo modo que el bandoneón había reemplazado a la flauta, constituyéndose en el corazón del mismo, el piano reemplazó a las guitarras en la orquesta típica. Ante públicos cada vez más numerosos, la guitarra carecía del volúmen suficiente y de potencia rítmica para el baila. Del mismo modo que Maglio y Greco habían incluido el bandoneón en la orquesta de tango, es Roberto Firpo y su famosa orquesta, el referente de la inclusión del piano, a partir de 1912. Otro de los primeros pianistas fue Agustín Bardi, autor de gran cantidad de tangos exitosos, "Gallo ciego", y ya en la década de 1930, "Nunca tuvo novio" (con Cadícamo).

Simultáneamente, el brillante y malogrado Eduardo Arolas (1892-1924), llamado "el tigre del bandoneón", muestra la potencialidad para el tango de un instrumento aún no plenamente descubierto, y que encontraría su plenitud recién en la década siguiente, con Pedro Maffía. Arolas, fallecido cuando apenas contaba con 32 años, es uno de los más destacados puentes entre la Guardia Vieja y la Guardia Nueva, inaugurada casi simultáneamente con su muerte.[75]

Francisco Canaro (1888-1964), uno de los padres de la orquesta típica de tango. Creó el sexteto típico en la década de 1910 y la orquesta sinfónica de tango en la década de 1930.

En 1916 el inmigrante uruguayo Francisco Canaro da forma en Buenos Aires a una orquesta típica con estructura de sexteto (dos bandoneones, dos violines, piano y contrabajo) e instrumentistas de primer nivel: José Martínez (piano), Osvaldo Fresedo y Pedro Polito (bandoneones), Rafael Rinaldi (violín) y Leopoldo Thompson (contrabajo). Esta integración establecerá la instrumentación típica del tango por décadas y será quien forme las primeras grandes orquestas. Canaro, quien era además un compositor prolífico, será la primera gran estrella del tango y el primero en ser contratado para las fiestas de la clase alta. Ya en las décadas siguientes alcanzaría un enorme éxito internacional, se volvería una estrella de la radio, el disco, el teatro musical y el sainete criollo, con más de 3.500 grabaciones y acumularía una fortuna tal que su nombre se convirtió en sinónimo de millonario en el habla cotidiana: «tiene más plata que Canaro».[76] Entre sus innumerables canciones y éxitos pueden mencionarse "Madreselva" («Vieja pared del arrabal, tu sombra fue mi compañera»), "Sentimiento gaucho" («En un viejo almacén del Paseo Colón, donde van los que tienen perdida la fe») y «Se dice de mi», que años después se identificaría con Tita Merello.

El uruguayo Gerardo Becho Matos Rodríguez (1897-1948), con 19 años fue el autor del tango "La cumparsita", brillante cierre de la Guardia Vieja.

La Guardia Vieja encuentra la inmortalidad en una obra instrumental compuesta por un jóven montevideano de 19 años: "La cumparsita", de Gerardo Matos Rodríguez. En 1916 Roberto Firpo la arregla y la estrena en Montevideo. El título se refiere a las comparsas de carnaval, una fiesta popular a la que el tango estuvo ligado desde el inicio.[77] Años después Enrique Pedro Maroni y Pascual Contursi escribieron la letra más conocida («si supieras / que aún dentro de mi alma...») y Carlos Gardel la graba, haciendo un éxito mundial.[77]

Carlos Gardel (1890-1935), que se había iniciado como payador y hacía unos años que venía cantando temas criollos a dúo con José Razzano, cantó en 1917 por primera vez un tango, "Mi noche triste" («Percanta que me amuraste en lo mejor de mi vida»), de Samuel Castriota y Pascual Contursi. Gardel revoluciona y populariza el tango, porque le aporta una voz de alta calidad a un género que ya daba excelentes compositores e instrumentistas, pero aún no había encontrado grandes cantores. El dúo se mantendría hasta 1925, cuando Gardel inicia su carrera como solista.[78] Con Gardel y "Mi noche triste" empieza la era del tango canción.

Delfino completaría la transformación de la canción de tango en 1920 con "Milonguita (Esthercita)", en la que reduce el tango de tres partes que venía produciendo la Guardia Vieja, para darle una forma binaria al tango canción, con con dos partes (estrofa y estribillo), una estructura que se volvería modelo.[79]

Finalizada la Primera Guerra Mundial en 1918 y reestablecidos los viajes internacionales, en un mundo en el que los discos y el cine mudo inauguraban la era de la difusión global de la música y el baile, el tango se convirtió en "uno de los bailes de salón más populares en Europa" durante toda la década de 1920, no solo en París y España, a los que iban los músicos de tango argentinos, sino incluso en los países del este europeo, como Polonia -donde surgiría el tango yddish,[80] o la Rusia soviética.[81]

En 1920 Casimiro Aín (El Lecherito) y su compañera Jazmine ganan el Campeonato Mundial de Baile, realizado en el teatro Marigny de París, y el 1 de febrero de 1924, el mismo bailarín baila el tango "Ave María" de Canaro, ante el Papa Pío XI, en una presentación realizada a solicitud de la embajada argentina.[71]

En 1921 Gardel y Razzano graban una canción con letra muy lunfarda de un desconocido poeta, "Margot", de Celedonio Flores (1896-1947):

Se te embroca desde lejos, pelandruna abacanada,
que has nacido en la miseria de un convento de arrabal...
Porque hay algo que te vende, yo no sé si es la mirada,
la manera de sentarte, de mirar, de estar parada
o ese cuerpo acostumbrado a las pilchas de percal.

"Margot" de Celedonio Flores y Gardel-Ricardo
Mujeres bailando tango en una postal de la Unión Soviética en los años '20.

Desde ese momento Flores compondría varias de las canciones más conocidas del cancionero histórico del tango: "Mano a mano", "El bulín de la calle Ayacucho" y el célebre "Corrientes y Esmeralda" («Amainaron guapos junto a tus ochavas, cuando un cajetilla los calzó de cross, y te dieron lustre las patotas bravas allá por el año... novecientos dos...»).[82]

Entre los grandes cantantes que dieron forma al tango canción, se sumaría a Gardel en 1922 Ignacio Corsini, el Caballero Cantor, que irrumpió con el éxito de "Patotero sentimental" («En mi vida hubo mucha minas, pero nunca una mujer»), de Manuel Jovés y Manuel Romero.[83] y poco después Agustín Magaldi. Gardel, Corsini y Magaldi han sido llamados "la trilogía de oro" del tango, que ya anticipan la Guardia Nueva.[84]

En esta etapa el tango se formaliza. El bandoneón, el piano, la orquesta típica de tango, la calidad del tango cantado, una danza sin equivalentes, la difusión discográfica y la aceptación internacional, estaban sentando las bases para pegar un salto de calidad que lo llevaría a una nueva etapa, la Guardia Nueva.

La Guardia Nueva[editar]

La Guardia Nueva es el nombre que recibe el período musical en el que el tango alcanza el pináculo de su difusión mundial y en el que comienzan a diferenciarse los estilos de los artistas. Por la importancia de los arreglos orquestales introducidos por Julio de Caro, muchos estudiosos denominan a esta etapa, como período decareano. La Guardia Nueva coincide con la masificación impulsada por la invención de la radio y el cine sonoro, se caracterizó por la fuerza popular del tango-canción y arriba en su segunda etapa a la denominada Edad de Oro del Tango, en una larga década de 1940.

I. La transformación[editar]

El célebre Sexteto de Julio de Caro, revolucionó el tango y creó todo un nuevo sonido para el tango que se volvería clásico.

En 1924 Julio de Caro, a los 25 años, formó un famoso sexteto que revolucionaría completamente el sonido del tango. El conjunto estaba integrado también por sus hermanos, el pianista Francisco de Caro y el violinista Emilio de Caro y el bandoneonista Pedro Maffia, más Leopoldo Thompson en el contrabajo y Luis Petrucelli en el segundo bandoneón. Poco después Pedro Laurenz reemplazaría a Petrucelli, formando con Maffia el que se considera mejor dúo de bandoneones de la historia.

De Caro trajo un concepto completamente nuevo de la interpretación del tango, apoyado en la armonía, que tendría una enorme influencia a partir de ese momento, que fue denominada decarismo. Básicamente De Caro aprovechó los profundos conocimientos musicales que había aprendido de su padre primero y de un estricto estudio de conservatorio, después, para diseñar un sonido orquestal melancólico y sentimental, cargado de matices.[85] [86] Técnicamente De Caro aportó también una innovación imperceptible para los aficionados, pero de gran importancia para los músicos ejecutantes, al abandonar la escritura musical en compás de dos por cuatro o dos cuartos (2/4) y comenzar a escribir en un compás de cuatro por ocho (4/8), que además se correspondía perfectamente con el paso básico del baile.[87] Osvaldo Pugliese explicó sintéticamente la raíz de la escuela decareana de esta manera:

El Sexteto trascendente es el Sexteto decareano, el clásico, que alcanzó su estructuración definitiva actuando para el publico en los cines mudos, en base a arreglos para bandoneones a dos voces superpuestos o en solos, para violines, también en dos voces o en solos, y apoyándose en un piano, como el de Francisco De Caro, que fue creando los “yeites”, adaptados inexorablemente por el contrabajo, que configuraron toda la posterior forma de tocar el tango.

Osvaldo Pugliese[88]

El papel de Pedro Maffia excedería el de integrar el sexteto histórico de De Caro. Maffia fue el músico que descubrió plenamente las posibilidades del bandoneón en el tango. Dice Julio Nudler que:

No se sabe por qué secreto don Pedro Maffia encontró en el fondo del bandoneón sonidos que nadie había descubierto antes. Oscar Zucchi... explica que hasta su advenimiento en la segunda década del siglo XX los bandoneonistas tenían tendencia a remedar con el instrumento a la flauta -gradualmente desplazada de los primitivos cuartetos- y al organito ambulatorio. Tras sufrir en su infancia los cadenazos de un padre brutal, que lo obligaba a pasar la gorra después de cada tango, Maffia fue quien le entregó a este género popular el bandoneón que necesitaba para dejar atrás la retozona Guardia Vieja y volverse grave, reconcentrado, bastante soñador y frecuentemente triste.

Julio Nudler[89]

A pesar de que De Caro no valoraba suficientemente la importancia del canto, el tango de la Guardia Nueva se apoyaría en una conjunción de la escuela instrumental decariana y la escuela gardeliana en el canto.[85] En Argentina, el Día Nacional del Tango se celebra cada 11 de diciembre, precisamente porque ese día nacieron Carlos Gardel y Julio de Caro.[90]

A partir de las innovaciones en la composición de canciones en la etapa final de la Guardia Vieja, el canto del tango se manifestó en tres variedades: tango-milonga, tango-romanza y tango-canción. La complejidad musical y poética alcanzada por el género fue la que abrió paso a los estilos. Dice Horacio Ferrer que "solamente con la Guardia Nueva se puede hablar con entera propiedad de estilos y modalidades interpretativas".[87]

Aparecieron entonces otras orquestas con otros estilos. Osvaldo Fresedo, "El pibe de la Paternal", venía desarrollando un estilo especial desde antes de la aparición del sexteto de Julio de Caro, alcanzando un enorme éxito a partir de la segunda mitad de la década de 1920. Trabajando con timbres nuevos, como la integración del arpa, el vibráfono e incluso la batería, y dándole una gran importancia al cantante, desarrolló un estilo elegante que fue el preferido de las clases altas.[91]

De la orquesta de Fresedo proviene el pianista Carlos Di Sarli que impone con éxito su propio estilo y sus propias orquestas desde fines de la década de 1920 y que llegará a su punto máximo de popularidad, con el cantante Roberto Rufino, ya en la década de 1940.[92]

El cantautor Carlos Gardel, símbolo mundial del tango, se convirtió en una estrella internacional, uniendo su voz y su imagen a través del naciente cine sonoro.
Sofía Bozán, La Negra, una cantante que alcanzó en la década de 1920 una popularidad comparable a la de Gardel.

En 1925 Carlos Gardel se hace solista y durante los siguientes diez años será una estrella mundial, hasta su muerte en un accidente de avión en Colombia en 1935, cuando estaba en el pináculo de su gloria. Gardel brillará como cantautor junto al letrista Alfredo Le Pera, con tangos como "El día que me quieras", "Por una cabeza" y "Sus ojos se cerraron". Pero además Gardel aprovechará intensivamente las posibilidades de difusión que abrió el cine sonoro, actuando en varias películas de la Paramount, vistas en todo el mundo, principalmente sus largometrajes Luces de Buenos Aires (1931) -con la popular cantante Sofía "La Negra" Bozán-, Espérame (1933), Melodía de arrabal (1933), Cuesta abajo (1934), El tango en Broadway (1934), Tango Bar (1935) y El día que me quieras (1935). Gardel combinaría como ningún otro tanguero el sonido y la imagen y se volvería un ídolo popular. El poeta y cineasta ecuatoriano Ulises Estrella, en un artículo titulado "El cine que entonó Gardel" habla así de la famosa "pinta de Carlos Gardel":

Los oídos, pegados al fonógrafo, acompañaban pasillos y tangos. Los ojos añoraban los gestos, las miradas, la pinta. Sobre todo la pinta de Gardel: el rostro fotogénico con las cejas cargadas de negrura, su sonrisa permanente, el pañuelo, la corbata a lunares, la camisa a rayas, el sombrero esquinado sobre la frente.

Ulises Estrella[93]

Poco antes tuvo lugar el enorme éxito popular de Rosita Quiroga, una cantante que brilló entre 1923 y 1931. En la década de 1930 llegan al primer plano nuevos directores de orquesta con estilos propios como Juan D'Arienzo, conocido como el Rey del Compás por su fuerte estilo rítmico, y Juan de Dios Filiberto, con su Orquesta Porteña llena de sonoridades nuevas mediante la introducción del clarinete, la flauta y el armonio y autor de la música de temas cruciales del cancionero histórico, como "Caminito", "Malevaje" y el instrumental "Quejas de bandoneón". Internacionalmente se vuelve un éxito mundial el tango "Jalousie (Celos)" del danés Jacob Gade, que desde entonces se convertirá en uno de los tangos más conocidos de la historia.

Emergen también dos de los mayores poetas del tango, protagonistas máximos de la Edad de Oro que vendría en la década de 1940, como fueron Homero Manzi ("Malena", "Sur", "Milonga sentimental", "Barrio de tango") y sobre todo Enrique Santos Discépolo, creador de inmortales canciones llenas de pesimismo y sufrimiento emocional que llegarían a simbolizar al tango mismo: "Cambalache", Uno, "Esta noche me emborracho", Chorra, "Malevaje", "Yira, yira" "Alma de bandoneón", "Cafetín de Buenos Aires".

Importante para la difusión del tango en la década fueron la radio, que comenzó a transmitir recitales en vivo y la industria cinematográfica argentina, que alcanzó una presencia en todo el mundo de habla hispana. El estudio Argentina Sono Film estrenó la primera película en 1932, precisamente ¡Tango!, con participación de los principales músicos, cantantes y bailarines del tango nacional. Una semana después estrenó el estudio Lumiton el film Los tres berretines, referido a las tres pasiones argentinas: el tango, el fútbol y la radio. Algunas de las películas tangueras argentinas más importantes de la década fueron:

II. La Edad de Oro[editar]

El bandoneonista Aníbal Troilo (Pichuco) (1914-1975) y su orquesta fueron la máxima expresión popular de la edad de oro del tango.
Baile de tango en un club de Buenos Aires, durante los carnavales de 1950.
Tita Merello, actriz y cantante de enorme popularidad en toda América Latina, una de las presencias femeninas más fuertes de la historia del tango, célebre por su versión de "Se dice de mí".

La larga década del cuarenta está considerada como la edad de oro del tango, momento de culminación de la Guardia Nueva, por la suma de masividad y calidad. El cantante Alberto Castillo tendría un espectáculo al que llamó Cuarenteando, refiriéndose a esta época dorada, cuya declinación coincidirá con el ascenso del folklore y del rock.

La Edad de Oro del tango coincide con la formación del peronismo en Argentina y su llegada al poder a partir de 1943, hasta su derrocamiento en 1955. El peronismo se definió a sí mismo como un "movimiento nacional y popular", estrechamente ligado a la "clase obrera" y los sindicatos, y varias de las máximas figuras del tango fueron abiertamente peronistas: Homero Manzi, Discépolo, Hugo del Carril (autor de la Marcha Peronista), Aníbal Troilo, Francisco Canaro, Nelly Omar, Héctor Mauré.[94]

Los años '40 fueron el tiempo de las grandes orquestas, de los bailes populares masivos de tango con orquestas en vivo y de la difusión masiva por medio de la radio, del disco y del cine. El tango era la música y el baile de toda esa generación. Se oía tango en decenas de cafés y cabarets y se bailaba en confiterías, clubes, sindicatos, salones y carnavales. Entre los cafés de Buenos Aires estaban El Nacional, el Marzotto, el Ebro Bar, el Germinal, el Tango Bar, el Benigno, el Argentino, el Buen Orden y las confiterías Richmond y el Olmo en las que no se bailaba. Entre las confiterías estaban la Sans Souci, Le Toucan, Tabú, El Cairo, Picadilly. Los cabarets fueron reductos muy importantes del tango, como el Chantecler, el Marabú, el Tibidado, y el Tabaris. Los principales salones de baile eran el Palermo Palace en el Parque Japonés, el Monumental de Flores, el Salón Lavalle en el Luna Park, Centro Region Leonesa y el Unione e Benevolenza. Los grandes clubes de fútbol organizaban los bailes de fin de semana y los masivos bailes de carnaval. En cada uno de esos lugares actuaban las orquestas de tango en vivo y el centro de toda esa actividad tanguera era la avenida Corrientes.[95]

Músicos que provenían de la Guardia Vieja, así como los músicos que definieron la Guardia Nueva encontraron en la década del cuarenta el momento de "la exaltación", como dice la Academia Nacional del Tango de la Argentina.[96]

Entre todos los músicos fue Aníbal Troilo (Pichuco), con su bandoneón y su orquesta, el máximo exponente de la década dorada. Se ha discutido mucho qué hizo de Troilo la figura central de la época de esplendor y masividad del tango, en medio de miles de otros músicos. Piazzolla, quien lo conoció profundamente, lo definía como "un monstruo de la intuición",[97] un músico con una sensibilidad capaz de sintetizar "la esencia más depurada, y a la vez más rica, del tango".[98]

Y con Troilo, se destacan sus cantantes: Francisco Fiorentino (1937-1944),[99] Alberto Marino (1943-1947), [100] Floreal Ruiz (1944-1948), [101] Edmundo Rivero (1947-1950),[102] y Raúl Berón (1949-1955).[103] [104] Ya luego de 1955, cantarían en la orquesta de Troilo Ángel Cárdenas, Roberto Rufino, Roberto Goyeneche, Elba Berón, Tito Reyes y Nelly Vázquez.

De la orquesta o del trabajo con Troilo también surgirían músicos decisivos en las décadass siguientes como Ástor Piazzola, el guitarrista Roberto Grela, el pianista Osvaldo Berlingieri, y los bandoneonistas Ernesto Baffa y más adelante Raúl Garello. Los éxitos de Troilo se cuentan por decenas, como los instrumentales "Responso" y "Recuerdos de bohemia" y las canciones "Sur", "Barrio de tango" y "Che bandoneón", compuestas con Homero Manzi; "La última curda" y "El último farol", con Cátulo Castillo; o "Garúa" y "Pa’ que bailen los muchachos", con Enrique Cadícamo.

Pero la edad de oro tuvo muchas otras orquestas. Desde las dirigidas por músicos consagrados que venían de las décadas anteriores, como Fresedo, Canaro, Firpo, Di Sarli, De Caro, hasta nuevas orquestas con estilos novedosos.

Entre estos últimos se destacaron Juan D'Arienzo y su popular estilo de retorno al compás en dos por cuatro (2/4), generando un tango más rápido y vivaz, perfecto para el baile, con versiones de "La cumparsita" y "La puñalada", que vendieron millones de discos en todo el mundo.[105] [106] Para D'Arienzo cantaron cantantes como Héctor Mauré

La orquesta de Osvaldo Pugliese, con éxitos como "La yumba", brilló con sus efectos precursores del tango de vanguardia y cantantes como Roberto Chanel, Alberto Morán, Jorge Vidal, Jorge Maciel y Miguel Montero.[107]

La orquesta de Ángel D'Agostino construyó su exito desarrollando un estilo caracterizado por la sencillez y la voz cristalina de Ángel Vargas, con grandes éxitos como "Tres esquinas" («Yo soy del barrio de Tres Esquinas, viejo baluarte de un arrabal, donde florecen como glicinas las lindas pibas de delantal»).[108]

La orquesta de Lucio Demare, el autor de la música de "Malena" con letra de Homero Manzi, se destacó por el fraseo intimista de su piano, y las voces de Juan Carlos Miranda, Raúl Berón y Horacio Quintana.[109]

Otra de las grandes orquestas de los cuarenta fue la de Osmar Maderna, conocido como el Chopin del tango, que suavizó las formas rítmicas del tango, buscando un sonido romántico y etéreo, que brilló especialmente con integrantes como el violinista Enrique Mario Francini, los bandoneonistas Eduardo Rovira, Armando Pontier y Domingo Federico y Raúl Iriarte como cantante, dejando éxitos antológicos como el vals "Pequeña", el instrumental "Lluvia de estrellas" y la versión tanguera de "El vuelo del moscardón" de Rimski-Kórsakov.[110]

Al igual que D'Arienzo, la orquesta de Alfredo de Angelis puso el acento en el baile y en la elección de buenos cantantes, caracterizándose por utilizar los dúos vocales, entre los que se destacó el que formaron Carlos Dante y Lalo Martel.[111]

El pianista Horacio Salgán formó una orquesta que le aportó un "toque negro" al tango, con resonancias brasileñas y jazzeras, con un sonido que tardó en ser recibido, adelantando una vanguardia que haría pie recién a partir de la década de 1960.[112]

La orquesta de Miguel Caló con el canto de Raúl Berón, Alberto Podestá y y Raúl Iriarte, fue, como la de Pichuco, escuela de grandes tangueros a la vez que un conjunto de gran calidad técnica y mucha popularidad.[113]

Finalmente, entre las grandes orquestas del cuarenta está la de Francini-Pontier, violinista aquel y bandoneonista éste, que lograron una "comunión mágica" para crear un estilo bien milonguero, recurriendo a los arreglos de Argentino Galván y las voces de Berón, Rufino, Alberto Podestá y un joven Julio Sosa recién llegado a la Argentina. Entre sus éxitos se encuentra "Nunca tuvo novio" cantado por Rufino y "El ciruja", por Sosa.[114]

Entre los letristas de la edad de oro alcanzaron especial relieve Enrique Santos Discépolo, Homero Manzi, Enrique Cadícamo y Cátulo Castillo. Discepolín, con sus letras cargadas de pesimismo y sufrimiento emocional, Manzi y Castillo con el tono elegíaco y las metáforas que se hicieron carne en la cultura popular, y Cadícamo con las resonancias del modernistas de la influencia del gran poeta nicaragüense Rubén Darío.

Tinta roja (Cátulo Castillo, 1941)

Paredón,
tinta roja en el gris del ayer;
tu emoción de ladrillo, feliz
sobre mi callejón,
con un borrón
pintó la esquina
y al botón
que en el ancho de la noche
puso al filo de la ronda
como un broche...
Y aquel buzón carmín
y aquel fondín,
donde lloraba el tano
su rubio amor lejano
que mojaba con bon vin...

Los mareados (Enrique Cadícamo, 1942)

Esta noche, amiga mía,
el alcohol nos ha embriagado...
¡Qué me importa que se rían
y nos llamen los mareados!
Cada cual tiene sus penas
y nosotros las tenemos...
Esta noche beberemos
porque ya no volveremos
a vernos más...
Uno (Enrique Santos Discépolo, 1943)

Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel
y es mucha, pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...
Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender
que uno se ha quedao sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
o un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!

Sur (Homero Manzi, 1948)

San Juan y Boedo antiguo y todo el cielo,
Pompeya y, más allá, la inundación,
tu melena de novia en el recuerdo,
y tu nombre flotando en el adiós...
La esquina del herrero, barro y pampa,
tu casa, tu vereda y el zanjón
y un perfume de yuyos y de alfalfa
que me llena de nuevo el corazón.

En el cine relacionado con el tango se destacaron películas como La historia del tango, con una actuación consagratoria de la cantante Virginia Luque.

En 1950 el tango resultó postergado en las ventas, por primera vez, por una canción popular proveniente del folklore, "El rancho 'e la Cambicha", cantada por Antonio Tormo, el "cantante de los cabecitas negras". Se iniciaba el boom del folklore, impulsada ya desde hacía dos décadas por una nueva ola migratoria hacia Buenos Aires, esta vez proveniente de los provincias del interior y de los países fronterizos. En 1955, un cantante blanco de Estados Unidos llamado Elvis Presley, comienza a cantar música negra conocida como "rock and roll". Nuevos sectores sociales y nuevas generaciones comenzaban a modificar el panorama social y artístico que llevaron al tango a su apogeo. Para la segunda mitad de la década de 1950, "el esplendor del tango empezaba a palidecer. Los locales habían reducido sus presupuestos y los conjuntos a disminuir sus componentes".[112]

Coincidentemente, también en 1955, el peronismo fue derrocado por un golpe de estado. Muchos tangueros peronistas, como Hugo del Carril, Nelly Omar, Héctor Mauré, Anita Palmero, Chola Luna, entre otros, fueron perseguidos por sus ideas y prácticamente nunca más volvieron a trabajar.[115]

El tango de vanguardia[editar]

El dúo Ástor Piazzolla-Horacio Ferrer, decisivos en la renovación del tango en los años 1960.

En las décadas de 1950 y 1960 el tango se vio desplazado del lugar central que tenía en la música y el baile popular y juvenil en las décadas anteriores. De un lado, la música folklórica con el boom del folklore en la década de 1950 y la renovación del folklore en las décadas de 1960 y 1970, se instaló como uno de los principales género populares de raiz nacional.

De otro lado, en estas dos décadas el tango sufrió también la confrontación generacional y contracultural que llevaron adelante los movimientos juveniles en todo el mundo, con expresiones como el verano del amor de 1967 y el movimiento hippie en EE. UU., el Mayo francés de 1968, que tuvieron en el rock and roll y en la revolución sexual, dos de sus códigos de referencia común. En la Argentina, esto se manifestó como una confrontación de contenido generacional entre tango y rock: el tango era la música de «los viejos»; el rock and roll era la música de los jóvenes.[116] [Nota 4]

Con el auge del mercado discográfico internacional y la aparición de los amplificadores de sonido, el baile popular y juvenil se desplazó hacia boites, discotecas, bailantas y recitales masivos, en los que predominaron géneros diferentes del tango, como el bolero, la balada romántica, la cumbia, el cuarteto, el rock internacional y nacional.

En esas condiciones el tango evolucionó hacia formas musicales que dieron prioridad al tango oído, sobre el tango bailado de masas.[117] Ya desde los años '50 venían apareciendo corrientes tangueras renovadoras, como Mariano Mores y Horacio Salgán, que experimentaban con nuevas sonoridades y temáticas. Pero el renovador indiscutido fue el marplatense Ástor Piazzolla, corazón de lo que se llamó "tango de vanguardia".

Ástor Piazzolla alternaba entre las tardes de música clásica en el Teatro Colón y su pasión por Ígor Stravinski y Béla Bartók, con las noches de tango, y su desempeño como bandoneonista y arreglador musical de la orquesta de Aníbal Troilo (1914-1975). Fusionando creativamente las influencias más diversas, Piazzolla introdujo en el tango armonías disonantes y bases rítmicas intensas y nerviosas que produjeron una transformación radical del género. En 1955 compuso "Adiós Nonino", un tema que rompía todas las estructuras de la canción de tango que venían de la Guardia Vieja y la Guardia Nueva, creando un nuevo sonido urbano asociado al mundo de postguerra, marcado por el horror de la bomba atómica y el reinado de la televisión. En los años siguientes Piazzolla iría renovando más y más su sonido, tanto en la forma de interpretación como en la composición, con temas como "Lo que vendrá", "La muerte del ángel", "Buenos Aires Hora 0", "Fuga y misterio" "Decarísimo" y "Milonga del ángel".[118] [119]

La música de Piazzolla produjo una apasionada controversia entre tradicionalistas y renovadores, sobre si «eso» era o no tango. El punto culminante de esa controversia fue el Festival de la Canción de Buenos Aires realizada en el Luna Park en 1969, en el que Ástor Piazzolla y el uruguayo Horacio Ferrer presentaron el tango "Balada para un loco", interpretado por Amelita Baltar en la sección correspondiente al tango. La canción produjo un escándalo descomunal que llevó a los organizadores a cambiar las reglas para evitar que "Balada para un loco" ganara el festival. Pese a ello, el nuevo tango-canción, ganó la adhesión popular, especialmente entre los jóvenes y se volvió un éxito de ventas como hacía años que el tango no tenía.[120] [119]

El dúo Piazzola-Ferrer realizó otras obras de amplia difusión popular como el valsecito tanguero "Chiquilín de Bachín" (1968) o la «operita-tango» María de Buenos Aires (1967), la primera gran obra conceptual de la historia del tango.

En este período se produjeron también los brillantes encuentros del guitarrista Roberto Grela con los bandoneonista Anibal Troilo, primero, y Leopoldo Federico, después, alcanzaron su plenitud los cantantes Julio Sosa y Roberto Goyeneche, el dúo Salgán-De Lío y el Quinteto Real, y se fundó el Cuarteto Cedrón, liderado por el Tata Cedrón, que irrumpió en 1964 con un álbum innovador titulado Madrugada.

El tango comenzaba a superar el shock de haber dejado de ser el género popular juvenil por excelencia durante varias décadas y comenzaba a modernizarse para configurarse como un género capaz de ir más allá de la dinámica del negocio discográfico y aprovechar la potencialidad de un sonido de enorme originalidad y expresividad emocional.

Período contemporáneo[editar]

I. Universalización[editar]

A partir de la década de 1970, bajo la influencia abrumadora del sonido de Piazzolla, el tango se afianzó como un género universal, más allá de los vaivenes del mercado discográfico. También el rock "nacional" argentino se vio influido por Piazzolla.[121] El propio Piazzolla revolucionó la instrumentación tanguera con su octeto electrónico y desarrolló una obra monumental que ganó el mundo y lo transformó en uno de los grandes compositores del siglo XX, con creaciones como Música contemporánea de la ciudad de Buenos Aires, Las Cuatro Estaciones Porteñas, Libertango, Suite Troileana, la Reunión Cumbre con Gerry Mulligan, Le Grand Tango, Concierto para Bandoneón y Guitarra: Homenaje a Lieja, Concierto para Bandoneón, Tres Tangos para Bandoneón y Orquesta, El exilio de Gardel, Five Tango Sensations, notables colaboraciones con Georges Moustaki, Milva, Jairo, entre otros, y bandas musicales para cerca de 40 películas.

En esas dos décadas de renovación surgieron también otros autores e intérpretes de gran importancia como Eladia Blázquez ("Con el corazón al sur", "Si Buenos Aires no fuera así", "Sueño de barrilete", etc.), Chico Novarro ("Cordón", "El balance", "Cantata a Buenos Aires"), Cacho Castaña ("Café La Humedad"), el Sexteto Tango, el Sexteto Mayor, el octeto coral Buenos Aires 8, con un álbum excepcional en 1970, Buenos Aires Hora 0, las nuevas sonoridades introducidas por Osvaldo Berlingieri (1928) desde el piano[122] y su asociación con Ernesto Baffa (Baffa-Berlingeri), la voz juvenil y romántica de Susana Rinaldi, la madurez compositiva de Leopoldo Federico, el revolucionario álbum Concepto (1972) de Atilio Stampone, Rodolfo Mederos ―a quien se consideraba como «la cabeza visible de una nueva música porteña en los años 1970»―, etc.[123]

También debe mencionarse aquí al último Goyeneche de la «garganta de arena» ―según el cantautor Cacho Castaña― que desarrolló el arte de «decir» el tango, cuando paradójicamente alcanzó el pico más alto de la devoción popular.[124]

El declive del tango como género musical masivo y bailable causó un elevado interés por parte de muchos intelectuales argentinos. A partir de la escritura de varias interpretaciones historiográficas del tango una gran parte del campo intelectual ejercía una crítica social y política del país. La fuerte tendencia de peronización del campo intelectual se podía ver materializada en el nuevo interés que despertaba la historiografía del tango[125]

Luego de dos décadas de declive y reacomodos, la década de 1980 marcaría la reinserción del tango en el marco de la música internacional, aunque ya no como parte de la música pop impulsada por el gran negocio discográfico global, sino como un género de fuerte identidad musical. A fines de 1981 se abrió en París la tanguería Trottoirs de Buenos Aires, en donde jugó un papel decisivo el Sexteto Mayor, así como Julio Cortazar, Edgardo Cantón -uno de los dueños del boliche- y el Tata Cedrón, que lanzaron un álbum con el mismo nombre.[126]

II. El renacimiento del tango[editar]

Tango Argentino presentado en el Obelisco de Buenos Aires en 2011. El espectáculo creado por Claudio Segovia y Héctor Orezzoli en 1983, fue un éxito mundial durante una década e influyó decisivamente en el renacimiento del tango a partir de la década de 1990.
Milonga con música en vivo en Amsterdam.
Gotan Project, creado en el año 2000, dio origen a la corriente del tango electrónico con gran difusión mundial.
El Festival y Campeonato Mundial de Baile de Tango que se celebra anualmente en agosto en Buenos Aires desde 2003, con una asistencia de más de 500.000 personas en 2013, se ha convertido en la principal convocatoria del tango en el mundo.
Corrientes como el tango queer y artistas que aportan una perspectiva de género en el tango, proponen nuevos enfoques del cuerpo y las letras y roles flexibles en la danza.

En 1983, dos acontecimientos confluirán decisivamente para iniciar el renacimiento del tango: la reconquista de la democracia en Argentina y el estreno del espectáculo Tango Argentino en París.[127]

El bailarín Pedro Benavente, El Indio, dice al respecto:

La gente poco a poco se fue conectando con lo popular, reencontrándose con su propia identidad. No te olvides que en épocas de dictadura el tango se prohibía. Había palabras que no podían pronunciarse, salones a los que no se podía concurrir. Juntarse varias personas ya era objeto de sospechas. La democracia nos fue devolviendo esos hábitos, esas costumbres tan nuestras.

Pedro Benavente[127]

Ese mismo año se estrenó en París el espectáculo Tango Argentino, creado y dirigido por Claudio Segovia y Héctor Orezzoli, con la participación de los bailarines Juan Carlos Copes y María Nieves, Cecilia Narova, Carlos y María Rivarola, Mayoral y Elsa María, Nélida Rodriguez y Nelson Ávila (Nélida y Nelson), Virulazo y Elvira, y Mónica y Luciano Frías. Los cantantes Roberto Goyeneche, Elba Berón, María Graña, Raúl Lavié y Jovita Luna, en tanto que Los músicos fueron el Sexteto Mayor, Horacio Salgán y Ubaldo De Lío. La obra fue presentada en 1985 en Broadway (Nueva York) y durante más de diez años en todas partes del mundo, obteniendo un resonante éxito que marcó el renacimiento mundial del tango y el redescubrimiento de la capacidad expresiva del baile.[128] Ese mismo año se realizó la película Tangos, el exilio de Gardel, de Pino Solanas, que asocia la última dictadura militar en Argentina finalizada en 1983, con una banda musical de Ástor Piazzolla y José Luis Castiñeira de Dios renovadora del tango canción y una coreografía que integra el erotismo original del tango con la danza moderna.[129]

A partir de la década de 1990, de la mano del proceso de globalización, la aparición de Internet y el mp3, comenzó un movimiento de integración cultural de alcance mundial que llevó a fusionar lenguajes musicales, como el jazz, el rock, la música electrónica, ritmos latinos y folklóricos, estilos pertenecientes a las mas variadas etnias y expresiones locales, que también involucró al tango.

En 1991 la cantante Nacha Guevara lanzó el espectáculo y el álbum Heavy Tango, con integrantes de la banda argentina de heavy metal Alakrán. En la danza, la coreógrafa Ana María Stekelman creó en 1993 la compañía Tangokinesis, con la intención de fusionar danza moderna, folklore y tango. Entre los compositores se destaca el bandoneonista Daniel Binelli, con obras como Preludio y candombe, o A los que se fueron, dedicado a los desaparecidos durante la última dictadura militar.

En la segunda mitad de la década de 1990, varios músicos provenientes del rock nacional, como Daniel Melingo, Rodolfo Gorosito (Trío Gorosito-Cataldi-De la Vega) y Leo Sujatovich se volcaron al tango, desempeñando un papel muy importante en el boom del tango que se producirá en la década siguiente. En Uruguay, Federico García Vigil como director de la Filarmónica de Montevideo, alcanzó un enorme éxito popular con el ciclo Galas de Tango, que desde entonces pasó a integrar el programa permanente de la orquesta.[130]

En 1998 la pareja rusa de danza sobre hielo ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Nagano, bailando el tango "Tanguera" de Mariano Mores, con coreografía diseñada por la bailarina y coreógrafa argentina Guillermina Quiroga y Roberto Reis.[131]

Otro espacio de desarrollo de nuevas expresiones tangueras fueron las recaladas en Buenos Aires, reuniones informales de músicos con público, luego de las actuaciones formales. La más famosa de las recaladas fue la del bandoneonista Rubén Juárez, inciada en 1983 en el Café Homero. En las recaladas comenzaron a interactuar músicos, generaciones y expresiones diversas que comenzarán a delinearse a comienzos de siglo XXI en la llamada Guardia Joven.

A partir del año 2000 el baile tanguero reapareció con una gran difusión en Argentina, en Uruguay y en todo el mundo,[132] [133] [134] [135] entre jóvenes y no jóvenes, ya no como baile de moda, sino como una cultura del cuerpo, de la expresión y de la relación sensual entre dos personas.[136] Solo en Buenos Aires se abrieron más de 200 "milongas" y "academias" para bailar tango popularmente.[132] "En el tango se pone el cuerpo", dice la psicoanalista Sonia Abadi:[132]

En estos días de soledades físicas en que amistad, sexo y afecto cultivan soluciones de Internet, bailar tango ofrece la oportunidad de un encuentro vivo, cuerpo a cuerpo, a la vez que un espacio para vivir experiencias de diversa calidad emocional, sensual y artística. Estoy hablando del tango bailado, de la “milonga” como experiencia popular y no de los shows para el público.

Sonia Abadi[132]

A comienzos de la década de 2010 el tango generaba 500 millones de dólares por año en todo el mundo, de los cuales sólo el 10% corresponden a la Argentina. En Internet existían 50 millones de sitios sobre tango. Se calcula que son millones las personas que bailan tango fuera de Argentina y Uruguay. Se realizan festivales en países tan distintos como Islandia, Japón, Turquía y Estados Unidos, sin hablar de Finlandia donde se lo considera un género propio. Todas las grandes ciudades del mundo tienen revistas de tango.[132]

En el libro El revival de las danzas prohibidas, su autor Reneé Critcher Lyons concluye diciendo:

Ciertamente, el tango moderno es "viejo, nuevo, profundamente vital e innegablemente global" (Goertzen, 74). El tango, a menudo descripto como danza de la vida y de la muerte, ha abrazado y conquistado a ambas, reencarnando y reviviendo de un modo similar a su propia naturaleza cíclica, pero manteniendo sobre todo, la danza de dos corazones fusionados en uno, creador de vida, de nuestro próximo paso. De allí que nunca habrá un último tango...[137]

III. Panorama actual y tendencias futuras[editar]

Ante el renacimiento mundial del tango, algunos estudiosos hablan de una "Nueva Edad de Oro".[138] En 2003 Buenos Aires comenzó a organizar el Campeonato Mundial de Baile de Tango y en 2009 la UNESCO declaró que el tango era Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad (PCI). Algunos críticos musicales utilizan la expresión "Guardia Joven", "Tango Joven" o "Nuevo Tango" para referirse a las nuevas corrientes de jóvenes artistas que se han multiplicado desde mediados de la década de 1990.[139] [140] [141] [142] [143]

Podemos situar algo arbitrariamente en el año 1995 el comienzo del surgimiento de un Nuevo Tango que contesta a una época de sequía en la que los exponentes clásicos del género no hicieron mucho más que interpretar viejos tangos repetidos hasta el cansancio, sin una apuesta masiva a la renovación del género.

Ángela Flavio[139]

En cualquier caso, tanto en Argentina, como en Uruguay, como en diversas partes del mundo, resulta notable un amplio y heterogéneo movimiento cultural conformado por jóvenes músicos que pretenden rescatar y reinterpretar con nuevos códigos el tango.

Algunas de las nuevas corrientes tienen un perfil claramente definido como el tango electrónico, el tango queer, el tango para chicos, el tango indie, etc.

El tango electrónico comienza a definirse como corriente en el año 2000 con la formación del grupo Gotan Project, luego acompañado por otras formaciones como Bajofondo Tango Club, Narcotango y Tanghetto.

El tango queer, originado en Alemania y extendido por todo el mundo, propone un tango que reconstruya la libre conexión de los cuerpos y en el que los roles en la danza no sean fijos ni determinados por el género.

Los nuevos artistas dedicados al tango son referidos por las críticas musicales como "Guardia Joven", "Tango Indie o Independiente", "Tango Off", etc. En algunos casos han llegado a vincularse para formar movimientos y eventos como el Festival de Tango Independiente en Buenos Aires, Mendoza, La Plata y Rosario,[144] con la propuesta de no interpretar covers de tangos tradicionales. En Buenos Aires, muchos de estos artistas también están vinculados por la cultura de la recaladas tangueras en lugares como El Bar de Roberto, el Bar El Faro y Sanata Bar.

Entre los nuevos intérpretes de tango que se destacan en Argentina pueden mencionarse: 34 Puñaladas, La Chicana, Orquesta Típica Fernández Fierro, Lidia Borda, Sexteto Milonguero, China Cruel, Graciela Pesce, entre otros. Entre los nuevos letristas se destacan, Marcelo Mercadante, entre otros, que aportan obras tanto poéticas como humorísticas.

Baile[editar]

Tango en una película de 1930

Evolución[editar]

En todo el mundo, «bailar un tango» es sinónimo de seducción. El tango es un arte complejo construido desde la danza.

Hay una coincidencia general entre los estudiosos en señalar que el tango nació primero como estilo de danza y luego como género musical. Es la danza del tango la que fue impulsando desde mediados del siglo XIX, una progresiva transformación musical que se correspondiera con el baile, llegando a la creación del tango, como género musical, en la última década del siglo XIX.

El tango como danza comienza a surgir a mediados de siglo en lo que se llamó las orillas o arrabal de ciudades como Buenos Aires y Montevideo, es decir las zonas marginales habitadas por los sectores populares. En esos arrabales fue en el seno de las comunidades afro-rioplatenses, en proceso final de liberación de la esclavitud, donde se instalaron los lugares de baile y entretenimiento popular, llamadas "academias", "milongas", "piringundines" o "canguelas" en los que se inventaría el tango. Los protagonistas fueron las propias comunidades afro-rioplatenses con sus tipos sociales llamados "negros", "negras", "pardos" y "pardas", y las poblaciones rurales mestizadas en proceso de migración hacia las ciudades llamados "chinas" y "compadritos", éste último protagonista destacado del origen del tango como baile. Adicionalmente, las academias y milongas recibieron también la presencia creciente de la ola de inmigrantes provenientes de los más diversos países de Europa y el Medio Oriente, mayoritariamente italianos.

José Gobello explica que luego de la caída de Juan Manuel de Rosas en 1852, en Buenos Aires, las comunidades afroporteñas no pudieron continuar marchando con sus candombes por la calle y se vieron obligadas a realizarlo en sitios cerrados. Es en esas condiciones que el baile se transforma, fusionando los cortes y quebradas característicos del candombe, con la pareja enlazada del vals y la mazurca.[8] El vals se había puesto de moda en Europa con la novedad de la pareja bailando abrazada, en las primeras décadas del siglo XIX, desatando fuertes cuestionamientos en los sectores conservadores por su supuesta indecencia e inmoralidad, sobre todo en Inglaterra.[31] La mazurca, también de pareja enlazada, era la danza de moda en 1850. La fusión de estilos dio lugar a valses y mazurcas bailados con corte y quebrada, sentando las bases coreográficas del tango: pareja enlazada estrechamente, caminata, corte y quebrada.[8]

Esas características ya estaban definidas en la década de 1860. En Buenos Aires hay registros de la detención de cuatro varones y dos mujeres por bailar con corte en 1862.[33]

En las tres décadas siguientes ese tipo de baile fue utilizado en el Río de la Plata para bailar diversos estilos: mazurcas, polcas, chotis, habaneras, tangos andaluces y milongas, en la búsqueda de un estilo que se adaptara a su cadencia. En esa época se llamaba "tango" a todo lo que bailaban "los negros". En ese proceso se fue generando un género musical nuevo, perfectamente adaptado a ese peculiar y sensual estilo de baile.[145] Finalmente ese género nuevo apareció en los últimos años del siglo XIX y fue bautizado con el mismo nombre que la danza: "tango".

Ese modo inicial de bailar el tango se conoce como "tango canyengue", o tango orillero o tango arrabalero. El tango canyengue adquirió el perfil de un estilo definido, fuertemente marcado por el corte y la quebrada, con un abrazo muy estrecho y los cuerpos en contacto. Se trata de un estilo provocativo y muy sensual.

Pero a medida que el tango fue saliendo de las academias, milongas y piringundines de la noche arrabalera, para comenzar a ser bailado en salones y ámbitos públicos o familiares, apareció un nuevo estilo de bailarlo, que buscó moderar sus aspectos más provocativos, separando los cuerpos pero sin perder el abrazo y atenuendo o incluso eliminando los cortes y quebradas, al menos sus figuras más sensuales. Este estilo, desarrollado sobre todo a partir de la segunda década del siglo XX, recibió el nombre de tango de salón o tango liso. El tango de salón o tango liso se apoyó sobre todo en la caminata tanguera. Fue básicamente el estilo que se bailó popularmente entre las décadas de 1920 y 1950.

Casi simultáneamente al tango de salón practicado como esparcimiento popular, apareció un tango bailado por profesionales orientado al espectáculo, que recibió el nombre de tango escenario. El tango escenario utiliza coreografías más audaces y libres, muchas veces tomadas de otras danzas o disciplinas físicas, como los saltos y figuras con los bailarines sueltos, que ni el tango de salón ni el tango canyengue aceptan.

El tango dejó casi de bailarse a partir de los años sesenta en Buenos Aires. Pervivieron algunas milongas. Sin embargo, en los años ochenta recibió un nuevo impulso gracias al éxito del espectáculo Tango argentino de Claudio Segovia y Héctor Orezzoli, primero en París y luego en Broadway, generando una tangomanía en todo el globo. Florecieron academias de tango por doquier y gente de todo el mundo comenzó a peregrinar en busca de lugares para bailarlo, especialmente Buenos Aires, promovida turísticamente como la Capital del Tango.

Desde 2003 se realiza anualmente en Buenos Aires el Campeonato Mundial de Baile de Tango, con competencias en dos categorías, «tango escenario» y «tango de salón», o «de pista».

Entre los bailarines y las bailarinas de tango profesionales destacados en la historia se encuentran El Cachafaz (Benito Bianquet), Casmiro "El Vazco" Aín -que bailó ante el Papa católico en 1924-, Virulazo (Jorge Orcaizaguirre), Los Dinzel,[146] Juan Carlos Copes y María Nieves.

La coreografía tanguera[editar]

El baile tanguero está construido sobre cuatro componentes básicos: el abrazo estrecho, la caminata, el corte y la quebrada, entendidos estos dos últimos términos clásicos como el eje de la improvisación y las figuras coreográficas que adornan la danza y que son conocidas bajo el nombre genérico de "firulete". Pero por sobre todas las cosas el tango debe ser bailado como un lenguaje corporal a través del cual se transmiten emociones personales a la pareja.[147]

Se dice que el tango se baila «escuchando el cuerpo del otro». En el tango la pareja debe realizar figuras, pausas y movimientos improvisados, llamados «cortes, quebradas y firuletes», diferentes para cada uno de ellos, sin soltarse. Es el abrazo lo que hace complicado combinar en una sola coreografía las improvisaciones de ambos.

Uno de los estilos del tango, el tango argentino, realiza el milagro de insertar la figura en el enlace... Este es el secreto de su éxito; esta es la principal innovación que ofrece al mundo.[148]

La escritora argentina Alicia Dujovne Ortiz la ha descrito así: «Un monstruo de dos cabezas, una bestia de cuatro patas, lánguida o vivaz, que vive lo que dura una canción y muere asesinada por el último compás».

La coreografía, diseñada a partir del abrazo de la pareja, es sumamente sensual y compleja. La complejidad de los pasos no hace a la expresión o a lo que se quiere trasmitir durante el baile. Se trata de expresar un sentimiento pleno de sensualidad y no de sexualidad, donde lo primordial no son sólo los pasos o las figuras que hacen los bailarines con los pies. De nada vale una técnica perfecta, o una sincronización perfecta, cuando la expresión facial de los bailarines no trasmiten sentimientos. Todo en la danza del tango está unido, las miradas, los brazos, las manos, cada movimiento del cuerpo acompañando la cadencia del tango y acompañando lo que ellos están viviendo: un romance de tres minutos, entre dos personas que a lo mejor recién se conocen y que probablemente no tengan una relación amorosa en la vida real.

El tango trasciende y llega al corazón de los que contemplan a los bailarines, gracias a los sentimientos que ellos ponen en el baile y obviamente a la calidad de sus coreografías. Cada estrofa musical, cada pasaje, cada tango tiene distintos momentos, no se puede bailar un tango completo siguiendo un patrón de conducta idéntico para toda la melodía. Hay cadencias tristes, alegres, sensuales o eufóricas, finales silenciosos o grandiosos, música in-crescendo o música in-diminuendo, solo expresa sentimientos y estos son los que los bailarines transportan a sus pies y a su cuerpo todo.

Pasos[editar]

El paso básico tanguero.
  • Baldosa.
  • Barrida.
  • Boleo
  • Cadena invertida.
  • Caída.
  • Cadencia (Vaivén).
  • Calesita.
  • Cambios de dirección.
  • Cambio de lado.
  • Cambio de frente.
  • Caminata sincopada.
  • Castigada.
  • Contramolinete
  • Contratiempos básicos con ochos.
  • Cunita y sacada.
  • Colgada
  • Doble molinete.
  • Doble contramolinete.
  • Doble ocho.
  • Enrosque.
  • Firulete.
  • Ganchos (desde fuera, desde dentro, en ocho atrás o adelante)
  • Ganchos contínuos sobre el mismo pie
  • Gancho mutuo
  • Gancho y caminata sincopada.
  • Ganchos con respuesta.
  • Giro con barrida y boleo.
  • Giro con quebrada o gancho.
  • Giro con sacada y parada.
  • Giro con sacada, aguja y ocho cortado.
  • Giro con traspié y boleo.
  • Giro de izquierda con barrida y boleo.
  • Giro de izquierda y derecha.
  • Giro en ochos.
  • Giro simple.
  • Giro y salida a la izquierda.
  • Lápiz
  • «La cajita».
  • «La cunita».
  • «La mordida».
  • Media americana
  • Media cadena con boleo.
  • Media luna
  • Molinete
  • Molinete quebrado.
  • Mordida (Sandwichito)
  • Mordida invertida.
  • Mordida lineal contínua.
  • Ocho atrás
  • Ochos adornados.
  • Ochos cortados.
  • Orillero (Milonguero)
  • Pasada
  • Paso básico sincopado.
  • Pasos básicos con sacada y boleo.
  • Picado/s
  • Planeo
  • Puente y calesita.
  • Sacada con giro.
  • Sacada con traspié.
  • Sacada cruzada, giro y ocho cortado.
  • Sacada del cruce con variantes.
  • Sacada y puente en un giro.
  • Sacadas con boleos.
  • Sacadas por la espalda
  • Salida americana.
  • Salida atrás.
  • Salida combinada.
  • Salida con adornos.
  • Salida con barrida.
  • Salida con traspié.
  • Sentada
  • Tijera
  • Toque y enrosque.
  • Trabada
  • Traspié cruzado con giros.
  • Vaivén.
  • Volcada.

Los roles de género[editar]

En la pareja varón-mujer tradicional los roles de género están sexualmente definidos.[149] Esto quiere decir que en la pareja de tango es el hombre quien crea y dirige el baile y la mujer es quien lo sigue, aportando belleza y sensualidad.

A fines del año 2000 surgió en Alemania un movimiento, autodenominado tango queer, que propone bailar el tango sin que los roles estén fijos al sexo de quienes lo danzan. Por lo tanto, en este estilo, son frecuentes parejas de baile del mismo sexo y se intercambian los roles de conductor y conducido. Desde Alemania el movimiento se fue extendiendo a distintas partes del mundo, promovido por las organizaciones LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y personas transgénero). Se celebran festivales de Tango Queer en la Argentina, Dinamarca, Suecia, y Estados Unidos.[150]

Temas[editar]

El arrabal[editar]

Arrabal amargo...
Con ella a mi lado
no vi tus tristezas,
tu barro y miserias,...

Arrabal amargo[151]
M.: Carlos Gardel. L.: Alfredo Le Pera

El tango es un arte de raíz suburbana, «arrabalero», derivado de su naturaleza popular. Cabe destacar el diferente origen de suburbio y arrabal, ahora considerados sinónimos. Arrabal es una palabra de origen árabe, que significaba ‘fuera de los muros’ en el caso de la ciudad amurallada de Montevideo. Surge y se desarrolla en los barrios de trabajadores que rodean a las ciudades rioplatenses: el «arrabal». Para el tango el arrabal es la musa inspiradora, el lugar de pertenencia que no se debe abandonar, ni traicionar, ni olvidar. Por sobre todas las cosas, el tanguero es un hombre (y una mujer) «de barrio». En el lenguaje del tango, el arrabal y el centro componen dos polos opuestos: el arrabal, muchas veces unido indisolublemente a los amigos y a «la vieja», expresa lo verdadero y lo auténtico, en tanto que el centro suele expresar lo pasajero, «las luces» que encandilan, el fracaso.

El sentimiento de pertenencia al arrabal ha llevado al tango a construir culturas de barrio, a darles personalidad. Sobre todo en Buenos Aires y Montevideo, el tango está indisolublemente ligado a la identidad de los barrios. La ciudad del tango es una ciudad vivida desde el arrabal.

Algunos tangos que toman como tema el arrabal son Mi Buenos Aires querido (Le Pera), Cafetín de Buenos Aires (Discépolo), Barrio de tango (Castillo), A media luz (Carlos César Lenzi), Yo soy la morocha (Villoldo), Balada para un loco (Ferrer), Sur (Homero Manzi).

El desengaño[editar]

Llora, llora corazón,
llora si tienes por qué,
que no es delito en el hombre,
llorar por una mujer,

Angustia; letra y música: Horacio Pettorossi

El desengaño amoroso como tema central del tango es un lugar común, aunque sólo parcialmente cierto. Probablemente lo que llama la atención en la forma en la que el tango aborda el desengaño amoroso, sea el contraste del hombre «duro» y orientado al machismo, emocionalmente restringido, que se abre en las letras del tango, mostrando su interioridad y la profundidad de su sufrimiento. En el tango los hombres lloran y hablan de sus emociones, en un mundo en el que los hombres no deben llorar ni exponer sus sentimientos.

Algunos tangos relacionados con el desengaño amoroso son: Mano a mano (Celedonio Flores), Uno (Discépolo), Nostalgia (Cadícamo), Esta noche me emborracho (Discépolo), Amargura (Alfredo Le Pera).

Deseo sexual y tristeza[editar]

Ya los años se van pasando,
y en mi pecho no entra un querer,
en mi vida tuve muchas, muchas minas
pero nunca una mujer...

Patotero sentimental[152]
M.: Manuel Jovés. L.: Manuel Romero

El deseo sexual, sublimado en sensualidad, y la tristeza o melancolía, derivada de un estado permanente de insatisfacción, son los componentes centrales del tango. En sus orígenes esos sentimientos afloraron de la dura situación de millones de trabajadores inmigrantes mayoritariamente varones, solitarios en una tierra extraña, acudiendo masivamente a los prostíbulos, donde el sexo pago acentuaba «la nostalgia de la comunión y del amor, la añoranza de la mujer» y la evidencia de la soledad.[153] El tango emergió así de un «resentimiento erótico»[154] masivo y popular, que condujo a una dura reflexión introspectiva, también masiva y popular, sobre el amor, el sexo, la frustración y finalmente el sentido de la vida y la muerte para el hombre común.

En el curso del siglo XX y con la importancia que adquirió la sexualidad y la introspección, así como una visión existencial y menos optimista de la vida, el tango desarrolló sus componentes básicos como una expresión artística notablemente relacionada con la problemática del hombre contemporáneo. Ernesto Sabato reflexiona que la reunión en el tango de componentes marcadamente existenciales con el temple metafísico, es lo que hace de esta danza o estas canciones una expresión artística singular en todo el mundo.

El hacer diario[editar]

Lastima, bandoneón, mi corazón
tu ronca maldición maleva
tu lágrima de ron me lleva
hacia el hondo bajofondo
donde el barro se subleva.

La última curda[155]
Música: Aníbal Troilo. Letra: Cátulo Castillo

Existe también poesía y prosa tanguera o lunfarda, creada sin ser pensada para formar parte de una canción. Entre ellos puede citarse a Julián Centeya, Celedonio Flores, Evaristo Carriego, Atilio Jorge Castelpoggi, Carlos de la Púa, Martina Íñiguez, Orlando Mario Punzi, Juan Carlos Lamadrid, Luis Luchi, Héctor Gagliardi, entre muchos. El propio Jorge Luis Borges tiene textos que pueden ser considerados tangueros como el poema Jacinto Chiclana y el cuento Hombre de la esquina rosada. También debe incluirse como poeta tanguero a Juan Gelman, quien ha dicho que para él «el tango es una manera de conversar».[156]

El paso del tiempo[editar]

La reflexión sobre el tiempo es una característica muy especial de las letras de tango, quizás tanto o más que el desengaño amoroso mismo. Prácticamente todos los tangos contienen una mirada desgarrada sobre el efecto destructivo del tiempo sobre las relaciones, las cosas y la vida misma. Por sobre todas las cosas el poeta tanguero manifiesta su impotencia ante esa «fiera venganza la del tiempo»[157] y expresa «el dolor de ya no ser».[158]

Algunos tangos relacionados con el paso del tiempo son Volver (Le Pera), Caminito (Coria Peñaloza), El corazón al sur (Eladia Blázquez), Tinta roja (Cátulo Castillo).

Otros temas[editar]

  • El amor: El día que me quieras y Amores de estudiante (Le Pera), Los mareados y De todo te olvidas (cabeza de novia) de Cadícamo.
  • La muerte: Sus ojos se cerraron (Le Pera), Adiós muchachos (César Veldani), Adiós Nonino (Ástor Piazzolla).
  • La problemática social: Cambalache (Discépolo), Que vachaché (Discépolo), ¿Dónde hay un mango, viejo Gómez? (Ivo Pelay), Chiquilín de Bachín (Ferrer), Bronca (Battistella).
  • El tango: Malena (Manzi), Che, bandoneón (Manzi), El firulete (Rodolfo Taboada), La canción de Buenos Aires (Romero), Así se baila el tango (Marvil), Pa’ que bailen los muchachos (Cadícamo), Siga el baile (Carlos Warren), Che, papusa, oí (Cadícamo), La última curda (Castillo).

Melodía[editar]

El tango tiene compás de 4/4 (a pesar de que se le llama «El dos por cuatro»),[159] y forma binaria (tema y estribillo).

Jorge Luis Borges destacaba que la música de tango está tan conectada con el mundo rioplatense que cuando un compositor, de cualquier otra parte del mundo, pretende componer un tango «descubre, no sin estupor, que ha urdido algo que nuestros oídos no reconocen, que nuestra memoria no hospeda y que nuestro cuerpo rechaza».[160] Esa característica fuertemente local del tango, imbricada con el ritmo y la musicalidad del lenguaje rioplatense, ha sido reiteradamente señalada.

Una de las primeras características de la música tanguera fue la exclusión de los instrumentos de viento-metal y percusión, quitándole estridencias con el fin de construir una sonoridad intimista y cálida, capaz de transmitir la sensualidad que lo definió desde un principio.

Instrumentación[editar]

Clásicamente, el tango se interpreta mediante orquesta típica o sexteto y reconoce el bandoneón como uno de los instrumentos esenciales.

Se ha dicho que «bandoneón y tango son la misma cosa». De origen alemán, fue adoptado por los tangueros al iniciarse el siglo XX para reemplazar la presencia inicial de la flauta y completar el sonido inconfundible del tango. Cátulo Castillo le atribuye «...al bandoneón la definitiva sonoridad de lamento que tiene el tango, su inclinación al quejido, al rezongo».[161]

El bandoneón le impuso al tango su definitiva forma compleja, integrando la melodía en una base simultáneamente rítmica y armónica.[162]

Esta complejidad melódica-rítmica-armónica, fue fortalecida más adelante con la incorporación del piano, en sustitución de la guitarra, y el desarrollo de una técnica de ejecución especialmente tanguera, fundada en la percusión rítmica. De este modo la base instrumental del tango queda definida como cuarteto de bandoneón, piano, violín y contrabajo (puede haber guitarra).

Sobre sus instrumentos se conforma la orquesta típica de tango, inventada originalmente por Julio de Caro en los años veinte y consolidada principalmente en forma de sexteto con la siguiente integración: piano, dos bandoneones, dos violines y contrabajo. La orquesta de tango, propiamente dicha, sigue el mismo esquema, ampliando el grupo de bandoneones, y agregando violas y violonchelos al grupo de las cuerdas.

Letra[editar]

Historia[editar]

El tango nació como música instrumental exclusivamente para ser bailado. Con el tiempo incorporó el canto, casi siempre solista, eventualmente a dúo, sin coro, pero manteniendo de manera bastante marcada la separación entre tangos instrumentales y tangos cantados.

En las primeras décadas del siglo XX no había radio y el cine era mudo, así que el teatro era muy popular. Pascual Contursi, Celedonio Flores, Enrique Santos Discépolo, Homero Manzi por citar algunos, fueron gente de teatro y escribían versos para las obras, algunos en lunfardo. Es lógico decir que la canción de tango fue alumbrada por el teatro y se suele comparar el tango con una pieza de teatro dramática: el cantor de tango está relatando precisamente un drama. Esto gracias también al propio Carlos Gardel, quien elegía interpretar y poner melodía a los versos que retratasen mejor los sentimientos del hombre de la ciudad, sus personajes, su lenguaje, sus lugares e idiosincrasia y, en especial, el espíritu de la gente.

El escritor Jorge Luis Borges solía decir que no le gustaba escuchar a Gardel porque hacía llorar a los porteños con sus tangos. Carlos Gardel era un hombre muy carismático y alegre pero con tendencia a la depresión. Reservado y humilde, prefería perder antes que discrepar. Dependiente de sus afectos, pero con una incontenible necesidad de llevar el tango a todo el mundo. Podemos encontrar en la canción de tango muchos rasgos de su personalidad. José Razzano decía que a veces lo encontraba melancólico y pensativo, como guardando una intensa pena.

La poesía tanguera tiene la inhabitual característica de ser considerablemente compleja, con el uso de metáforas y reflexiones filosóficas y al mismo tiempo muy popular, sobre todo en los estratos más humildes de la población. Imágenes como «el misterio de adiós que siembra el tren» que utiliza Homero Manzi en Barrio de tango (1942), o «las nieves del tiempo platearon mi sien» de Carlos Gardel en Volver (1935), o «tu mezcla milagrosa de sabihondos y suicidas» creada por Enrique Santos Discépolo en Cafetín de Buenos Aires (1948), o «tinta roja en el gris del ayer» que Cátulo Castillo puso en Tinta roja (1941), reúnen una alta complejidad poética y al mismo tiempo una alta popularidad, que ha persistido con los años.

Lenguaje[editar]

Recordaba aquellas horas de garufa
cuando minga de laburo se pasaba,
meta punga, al codillo escolaseaba
y en los burros se ligaba un metejón.

El ciruja[163]
L.: Alfredo Marino. M.: Ernesto de la Cruz

Las letras están compuestas con base en un argot local llamado lunfardo y suelen expresar las tristezas, especialmente «en las cosas del amor».

Si bien el tango puede cantarse con una mayor o menor presencia del lunfardo en sus letras, es la pose y la sonoridad del lunfardo rioplatense la que lo caracteriza. El lunfardo no es solo un argot integrado por cientos de palabras propias, sino que también es y quizás más esencialmente, una pose lingüística, una forma de hablar algo exagerada (en la que se incluye comerse las eses), por la que suelen ser reconocidos en todo el mundo los argentinos y uruguayos, habitantes de las costas del Río de la Plata. El tango es «reo»[164] porque el lunfardo «es reo», es decir se trata de un estilo musical construido sobre el habla popular; el lunfardo es el habla del suburbio, la voz del arrabal.

Como en ningún otro lugar el lunfardo expresa la fusión migratoria que originó las sociedades rioplatenses, expresada por el tango. El Lunfardo es originado en el siglo XIX principalmente por los inmigrantes italianos que eran alrededor de la mitad de los habitantes en el caso de Montevideo. (datos de Bs. As.?), pero contiene otras influencias. Palabras sicilianas, africanas, italianas, aimaras, mapuches, judías, gitano-españolas, gallegas, quechuas, árabes, guaraníes, polacas, portuguesas, inglesas, se mezclan en el uso cotidiano sin conciencia de su origen.

El lunfardo fue en sus orígenes y sigue siendo hoy un lenguaje oculto-metafórico construido a partir de una notable dinámica entre la sociedad carcelaria, los jóvenes y el mundo del trabajo. De algún modo, al decir de José Gobello, el lunfardo es «una travesura léxica, algo así como un guiño travieso que el habla le hace al idioma».[165]

En algunos momentos el lunfardo fue perseguido en el Río de la Plata y cuestionado por algunos académicos de la Real Academia Española. En las décadas de 1930 y 1940 existió la práctica de los funcionarios intermedios de censurar los tangos que contuvieran letras en lunfardo. Por esa razón muchos -entre ellos "Mano a mano" y "Los mareados" fueron reescritos. Durante la dictadura de Onganía (1966-1970) el lunfardo desapareció virtualmente del tango y la música popular. En 1969 Alejandro Dolina incluyó el término «bulín» en su tema "Fantasmas de Belgrano" y Horacio Ferrer iniciaba su famosa "Balada para un loco" con una exclamación esencialmente lunfarda: «Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...». Desde entonces, y a pesar de algunos intentos durante la dictadura establecida en 1976 por «adecentar» la cultura popular, el lunfardo registró un notable resurgimiento.[165]

En la primera década del siglo XXI el lunfardo goza de una gran vitalidad, habiendo sido adoptado y reformulado por las nuevas generaciones. Algunos lingüistas como el italiano Matteo Bartoli afirmaron que el término «lunfardo» viene del término dialectal italiano lumbardo (o sea lombardo, habitante de Lombardía, una región del norte de Italia). Con el tiempo el lunfardo asimiló el cocoliche (que se fue oyendo en Buenos Aires cada vez menos en la segunda mitad del siglo XX, probablemente debido a la desaparición de los inmigrantes del sur de Italia que lo hablaban). Muchas de las palabras del cocoliche hoy en día se encuentran formando parte del lunfardo.

Algunos ejemplos lunfardos, tomados, especialmente, del italiano y del lombardo, aparecen a continuación:[166]

  • «Fiaca» (fiacca: ‘flaqueza’ en italiano): desgano, pereza;
  • «Mufa» (‘moho’ en algún dialecto): fastidio y también mala suerte;
  • «Gamba» (‘pierna’ en italiano): alguien que ayuda o tiene buenas intenciones, también ‘cien pesos’ porque «ayudan»;
  • «Gambetear»: esquivar (principalmente en el fútbol);
  • «Minga»: ‘nada’ en dialecto lombardo;
  • «Yeta» (del italiano iettatura) mala suerte;
  • «Yira» o «yiro» (de ‘girar, dar vueltas’ en italiano): prostituta callejera;
  • «Atenti» (‘atentos’ en italiano): atención;
  • «Salute» (‘salud’ en italiano);
  • «Cuore» (‘corazón’ en italiano), si alguien dice «te quiero de cuore» quiere decir ‘te quiero con el corazón’.

Además, términos como afano, boludo, bardo, bondi, cana, chabón, che, chorro, escabiar, junar, mina, morfi, pibe, rajar, rea, yuta, manyar, lastrar, pilcha constituyen el habla rioplatense, en ambas márgenes del Plata, tanto en Uruguay como en Buenos Aires (ver mapa del Río de la Plata) y en otras partes de Argentina.

Tabla[editar]

En la siguiente tabla encontramos el origen de algunos términos definidos empleados en el tango:

Expresión Significado Origen Verso Tango Autor
tamangos
mango
morfar
zapatos
dinero
comer
africano
italiano
francés
Cuando rajés los tamangos,
buscando ese mango
que te haga morfar
Yira, yira[167] Enrique S. Discépolo
milonga 1. Danza y música cadenciosa cercana al tango
2. Lugar para bailar tango
africano Con la milonga la voy
de igual a igual
porque también soy milonga...
La milonga y yo[168] Leopoldo Díaz Vélez y Tito Ribero
candombe Estilos musicales afro-rioplatenses (por una lado el argentino, y por otro el uruguayo -ambos diferentes hoy por hoy, aunque iguales en sus respectivos orígenes africanos del área Bantú-) con uso intenso de la percusión cercano al tango africano ¡Candombe! ¡Candombe negro!
¡Nostalgia de Buenos Aires
por las calles de San Telmo
viene moviendo la calle!
Azabache[169] Enrique Francini, Héctor Stamponi y Homero Expósito
quilombo prostíbulo, desorden, lío, barullo, ruido molesto[170] africano ¿Qué destino tendrás,
viejo Juan Tango iluso?
Hijo de nadie y todos
en un quilombo oscuro.
Viejo Juan Tango[171] Juan Navarro
laburar

mina
trabajar

Mujer «fácil» o joven seductora
italiano

lombardo
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey
que el que vive de las minas
el que mata, el que cura
o está fuera de la ley.
Cambalache[172] Enrique Santos Discépolo
piantao loco italiano Ya sé que estoy piantao, piantao... Balada para un loco[173] Ástor Piazzolla y Horacio Ferrer
chorro
gil
ladrón
tonto
carcelario
italiano
Chorra: vos, tu vieja y tu papá.
Lo que más bronca me da
es haber sido tan gil.
Chorra[174] Enrique Santos Discépolo
junar mirar caló Como con bronca y junando... El ciruja[175] Alfredo Marino y Ernesto de la Cruz
chabón

Chamuyar

Firulete
‘chambón’ o ‘torpe’

errante, perdedor

hablar por lo bajo, seduciendo

exceso, dibujo

caló
gallego-francés
Vos dejá nomás
que algún chabón
chamuye al cuete
y sacudile tu firulete
El firulete[176] Mariano Mores y Rodolfo Taboada
pibe niño incierto[177] «Mamita, mamita», se acercó gritando,
la madre extrañada dejó el piletón
y el pibe le dijo riendo y llorando:
«El club me ha mandado hoy la citación».
El sueño del pibe[178] Reinaldo Yiso y Juan Puey
pilcha ropa mapundungun y quichua Metele a la vida, sacale partido,
cambiando de nido, de pilcha y gavión,...
¿Por qué me das dique?[179] Alberto Alonso y Rodolfo Sciammarella
papirusa mujer hermosa polaco En tu esquina, un día, Milonguita,
aquella papirusa criolla
que Linnig mentó
"Corrientes y Esmeralda"[180] Celedonio Flores
pucho cigarrillo mapudungun
quechua
Tango querido
que ya pa’ siempre pasó,
como pucho consumió
las delicias de mi vida
que hoy cenizas sólo son.
"Sobre un pucho"[181] Sebastián Piana y José González Castillo

Compositores[editar]

Cinematografía[editar]

"La lucha entre Jacob y el ángel", cuadro de Eugène Delacroix que la directora Sally Potter utiliza como símbolo del tango en su film La lección de tango, de 1997.
Monumento al Tango en el centro cultural de Comodoro Rivadavia

Desde el origen mismo del cine, el tango ha sido constantemente representado en el cine, desde las famosas películas de Gardel, hasta Tango de Carlos Saura, pasando por clásicos universales como El último tango en París (1972), Soldaat van Oranje (1977) de Paul Verhoeven, El exilio de Gardel (Tangos) (1985) de Pino Solanas, o Perfume de mujer (Scent of a women, 1992) con Al Pacino.

Algunas películas referidas al tango son las siguientes:

Estilos nacionales[editar]

El tango en la Argentina y en Uruguay[editar]

En Buenos Aires, ciertos barrios tienen una especial impronta tanguera, como El Abasto, San Telmo o La Boca y en Montevideo, Barrio Sur, Ciudad Vieja de Montevideo, La Mondiola, La Unión y otros barrios. También son importantes las academias de tango, donde se aprende y baila tango. Otras ciudades de la Argentina y Uruguay tienen importantes centros o actividades tangueras. En Santa Fe se organiza la Semana del Tango, un evento organizado y producido por el grupo Tangofex4, patrocinado por la municipalidad de Santa Fe y del Sindicato de Luz y Fuerza, en el que confluyen, entre músicos, bailarines, cantores, artistas plásticos, diseñadores y fotógrafos, más de 100 artistas de todo el país, con muchos espectáculos libres y gratuitos. La ciudad de San Carlos de Bariloche organiza anualmente desde el año 2002, en la primera quincena de marzo, la Cumbre Mundial de Tango, donde competencia internacional acude a competir.

Festival y Mundial de Tango en Buenos Aires[editar]

Del 13 al 31 de agosto de 2010 se llevó a cabo el Festival y Mundial de Tango en la capital porteña de Argentina. Evento tanguero de mayor repercusión internacional. Miles de bailarines y público de todo el mundo llegan a la Ciudad para participar y vivir las diversas actividades que ofrece este evento que tiene ya su fecha consagrada en el mes de agosto.

Del mismo modo, pero con carácter local y dentro del ámbito de las milongas, todos los años se realiza el Campeonato de Baile de la Ciudad, que se extiende a lo largo y ancho de la Ciudad, recorre los barrios porteños y cada noche de la competencia concreta una milonga distinta.

De esta manera, cada vez más actividades y eventos vinculados al género le dan riqueza a la agenda cultural porteña y enriquecen este bien que resume lo más singular y genuino de nuestras manifestaciones artísticas y culturales, mostrando los rasgos distintivos de la cultura porteña que conjuga la tradición, la renovación y la diversidad de una música que identifica a una ciudad orgullosamente tanguera.

El Tango en Colombia[editar]

El tango en Colombia se hizo muy popular a principios del siglo XX, cuando numerosa artistas argentinos llegaron al país. Específicamente la ciudad de Medellín, una de las capitales del tango, fuera de Argentina y Uruguay.[182] En la ciudad, se encuentran gran cantidad de bares de este género, e igualmente en el resto de Colombia. En los años años 1950 se comenzó a hacer más popular, y a expandir por el resto del territorio nacional. Un hecho histórico precisamente, fue la muerte de Carlos Gardel en Medellín en el año 1935 en un accidente aeronáutico. En la actualidad, en Colombia, existe el 'Colombia Tango Festival'[183] un evento internacional sobre el género realizado en Manizales, el Festival Anual del Tango en Medellín y el "Festival Universitario de Tango", que en el año 2013 alcanzo su 9° versión integrando a los grupos de tango universitarios de la capital. Igualmente, existen varias academias, y lugares para aprender a bailar. En Medellín existe la Casa Museo Gardeliana un lugar donde se exhiben objetos del cantante.

El Tango en Chile[editar]

Desde las primeras décadas del siglo XX se bailó el tango tanto en la capital chilena, Santiago, como ―especialmente― en el puerto de Valparaíso, donde aún se desarrolla la afición por el baile arrabalero. Subsisten algunas academias, programas radiales y festivales donde se reúnen los tangueros. Entre los cantantes y compositores chilenos de tango se destaca la figura de Chito Faró, autor de la famosísima «Si vas para Chile» y de más de cincuenta tangos.

El tango de otros países[editar]

Campeonato Mundial de Baile de Tango. Se realiza en agosto anualmente en Buenos Aires y se compite en dos categorías: tango escenario (izquierda) y tango de pista (derecha)

Eventos tangueros[editar]

Festival y Campeonato Mundial de Baile de Tango[editar]

El Campeonato Mundial de Baile de Tango se realiza anualmente, durante el mes de agosto, en Buenos Aires. Parejas de todo el mundo compiten en dos categorías: tango de pista y tango escenario. El Campeonato se desarrolla en el marco de un Festival de Tango de dos semanas de duración en el que se presentan los principales artistas del género.

Los campeones de la edición 2013 fueron las parejas integradas por Jesica Arfenoni y Maximiliano Cristiani (tango de pista) y Guido Palacios y Florencia Zárate Castilla (tango escenario), ambas de Argentina.

Festival y Campeonato Europeo de Baile de Tango[editar]

Desde 2010 se realiza anualmente, en la última semana de junio, el Campeonato Europeo de Baile de Tango, también en el marco de un festival de tango, siguiendo el formato del festival y campeonato mundial que se realiza en Buenos Aires. Los campeones clasifican directamente para la final del campeonato mundial.

Feria del Libro Lunfardo y Tanguero[editar]

Desde 2004 la Academia Porteña del Lunfardo organiza en Buenos Aires la Feria del Libro Lunfardo y Tanguero. La misma se realiza anualmente durante todo el mes de diciembre. En la feria se exponen y venden libros, discos y publicaciones de tango y lunfardo, se realizan conferencias y presentaciones, se presentan artistas y músicos y se proyectan películas, relacionadas con los temas de la feria.

Estudios sobre tango[editar]

Véase también[editar]

Algunos tangos[editar]

Notas[editar]

  1. En su tango "El falso compadrito", cantado por Los Gobbi con la melodía de "El porteñito", Villoldo describe a esos inmigrantes italianos, como habían sido los padres del propio villoldo y de Gobbi, que se identificaban con el tango y la cultura "criolla".
  2. En Internet se ha difundido una información errónea sosteniendo que el primer tango con partitura registrada fue el anónimo "La canguela" de 1889 y que dicha partitura se encontraría en el Museo de la Partitura Histórica de Rosario. Esta información es falsa. La pieza que posee el Museo de la Partitura Histórica de Rosario es una partitura manuscrita de 1901 en la que se transcribe la referida canción.
  3. Los actos sindicales se realizaban en cinco idiomas.
  4. En 1959 el rockero argentino Billy Cafaro, protagonista de la primera rockmanía por una estrella argentina, grabó un rock alemán llamado Kriminal Tango, que provocó serios enfrentamientos con los simpatizantes del tango, lo que lo llevó a emigrar a España. «Hola soy Billy Cafaro». Clarín (24 de julio de 2005). Por su parte, el tanguero Enrique Cadícamo publicaría un poema titulado "Música beat" en el que insulta a los rockeros, tratándolos de "cretinos" y "turros", y desprecia a Los Beatles, a los que llama Beat's.

Referencias[editar]

  1. a b Existe un debate entre especialistas sobre la ciudad precisa en la que primero surgió el tango, aunque todos coinciden que se originó en la región del Río de la Plata y su zona de influencia. Los historiadores Ricardo García Blaya (Historia del tango y la milonga. Buenos Aires: El Ateneo - Yenny, 2003) y Enrique Binda ((en «Tango rioplatense». TodoTango.com.) sostienen que el tango nació en Buenos Aires, extendiéndose luego a ciudades como Montevideo y Rosario. El poeta e historiador del tango Horacio Ferrer ha definido al tango como "arte popular de Buenos Aires" y ha dicho que Buenos Aires es el "corazón del tango" ( El Libro del Tango. Arte Popular de Buenos Aires. 1980. ; El siglo de oro del tango. 1996. ). El antropólogo uruguayo Daniel Vidart sostiene que el tango nació simltáneamente en Buenos Aires, Montevideo y Rosario («El canto que no cesa». Ministerio de Educación y Cultura de la República Oriental del Uruguay (2013).). El escritor Jorge Luis Borges, sostuvo que «Buenos Aires, Montevideo y Rosario son los tres lugares que se han disputado el nacimiento del tango» (prólogo del libro Carlos Gardel, de Carlos Zubillaga).
  2. Ernesto Sabato: Tango: discusión y clave (pág. 11). Buenos Aires: Losada, 1963.
  3. Del tango Qué me van a hablar de amor (1946), con música de Héctor Stamponi (1916-1997) y letra de Homero Expósito.
  4. UNESCO (2009). UNESCO (ed.): «El tango». Consultado el 1 de octubre de 2009.
  5. Senkiw, Maximiliano (12 de abril de 2009). Centro Cultural (ed.): «Tango, patrimonio de la humanidad». Consultado el 20 de octubre de 2009.
  6. Ledesma, Diego Luis (17 de agosto de 2012). «Tango: posibles orígenes del vocablo» págs. 133‐144. Buenos Aires: Sitio Propio.
  7. Gobello, José (1976). «Tango, vocablo controvertido». Historia del tango. Buenos Aires: Corregidor. pp. 133‐144. ISBN 9500512378. 
  8. a b c d e f Gobello, José (1999). Breve historia crítica del tango. Buenos Aires: Corregidor. p. 18. 
  9. a b c d Benedetti, Héctor Ángel (2001). «Sobre la etimología de la palabra tango». Doce ventanas al tango. Buenos Aires: Fundación El Libro. pp. 37‐55. ISBN 987-95803-6-2. http://www.elortiba.org/pdf/Doce_ventanas_al_tango.pdf. 
  10. Rodriguez Molas, Ricardo (1957). La música y la danza de los negros en el Buenos Aires de los siglos XVIII y XIX. Buenos Aires: Clio. 
  11. Rodríguez Molas, Ricardo (1958). «Algunos aspectos del negro en la sociedad rioplatense del siglo XVIII». Anuario de la Universidad Nacional del Litoral (Rosario: Universidad Nacional del Litoral) (3). 
  12. a b Rodríguez Molas, Ricardo (2000). «Los afroargentinos y el origen del tango (sociedad, danzas, salones de baile y folclore urbano». Desmemoria (Buenos Aires) (27). 
  13. Reid, George (1990). Los afroargentinos de Buenos Aires. Buenos Aires: Ediciones de la Flor. p. 188. 
  14. Giménez, Gustavo Javier (30 de septiembre de 2010). «Expresiones músico-religiosas como mecanismos de legitimación cultural. El caso de la comunidad africana en Buenos Aires entre 1776-1852» pág. 5. Instituto Ravignani, Facultad de Filosofía y Letras, UBA.
  15. a b c Ayestarán, Lauro (1953). La música en el Uruguay. Montevideo: SODRE. 
  16. Escalada, Oscar (2002). «Investigación sobre la etimología de la voz TANGO y su evolución» págs. 18. La Plata: Bachillerato de Bellas Artes, Universidad Nacional de la Plata.
  17. «Formulario de nominación del tango como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad». UNESCO. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  18. Mariñas, J. Alberto. «El tango». Esto. Consultado el 8 de noviembre de 2013.
  19. a b c Cirio, Norberto Pablo (junio de 2010). «La historia negra del tango». Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Consultado el 15 de octubre de 2013. El nombre del autor, Norberto Pablo Cirio, fue encontrado en «La historia negra del tango en el museo Casa Carlos Gardel». Argentina en los Museos (25 de marzo de 2011)..
  20. a b c d Jorge Gutman (septiembre de 2001). «Los comienzos del tango». Norte a Sur (241). http://www.denorteasur.com/asp/articulo.asp?numero=241&id=766. 
  21. a b c d e Ricardo García Blaya y Bruno Cespi. «Los tangos prostibularios». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013. «El escritor argentino Jorge Luis Borges dijo: «Buenos Aires, Montevideo y Rosario son los tres lugares que se han disputado el nacimiento del tango».
  22. La Dra. Marta Rosalía Norese afirma en su tesis doctoral que el tango surge en Buenos Aires. Norese, María Rosalía (2002). Contextualización y análisis del tango. Sus orígenes hasta el surgimiento de la vanguardia. Universidad de Salamanca. ISBN 84-7800-796-2. «El tango no fue creación de una nación, sino apenas de una ciudad: Buenos Aires.» 
  23. Taboada, Pablo (19 de enero de 2011). «El tango en Barracas al Sud». Consultado el 31 de octubre de 2013.
  24. «El tango». Unesco (2010). Consultado el 24 de septiembre de 2011.
  25. Demichelis, Omar (2013). Los prostíbulos de Ensenada y el tango. Buenos Aires: Sotto Vocce. p. 10. 
  26. a b Carretero, Andrés (22 de enero de 2010). «Breve historia del tango». Literatura Rioplatense. Consultado el 8 de noviembre de 2013.
  27. Spínola, Eduardo (11 de marzo de 2013). «Tras los orígenes negros del tango». Universidad Nacional de La Plata. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  28. Vidart, Daniel (1967). El tango y su mundo. Montevideo: Tauro. p. 13. «Para ellos el tango es el estuario de tres ríos musicales y plásticos....» 
  29. Gobi, Sergio (agosto de 2008). «Milonga de la canguela». Consultado el 31 de octubre de 2013. «Canguela: (…) De unos viejos versos recordados por Fernán Silva Valdés parecen desprenderse los significados “prostíbulo” y “desamparo, miseria”: «Ya los tauras de mis tiempos se acabaron; / Los bailes y las canguelas se tuvieron que cerrar; / Y las minas que conmigo garroneaban / Se piantaron con sus canflis de Rosario al Paraná. // No es la canguela la que yo canto; / La vida misia que yo pasé, / cuando en amores con mi chinita / Batiendo mugre, batiendo mugre / La empirové». José Gobello; Nuevo Diccionario Lunfardo».
  30. a b c d e Magoo, Eduardo (5 de febrero de 2013). «El tango de las academias en el Río de la Plata». Se escribe Magoo. Consultado el 15 de octubre de 2013.
  31. a b Harold & Meredith Sears. «Some waltz history». Round Dancing. Consultado el 2 de noviembre de 2013.
  32. a b c Ogando, Mónica Andrea (2001). «Del burdel al salón: Una mirada sobre la evolución sociocoreográfica del tango para entender por qué es baile nuestro». Doce ventanas al tango. Buenos Aires: Fundación El Libro. pp. 175‐195. ISBN 987-95803-6-2. http://www.elortiba.org/pdf/Doce_ventanas_al_tango.pdf. 
  33. a b Selles, Roberto. «Los primeros milongueros». LP Tango. Consultado el 3 de noviembre de 2013.
  34. a b Vidart, Daniel (1967). El tango y su mundo. Montevideo: Tauro. p. 23. «El tango es una danza antes que nada y sobre todo... después se hizo camino para el canto.» 
  35. Landi, Carlos. «El baile del Tango...». Antiques Boedo. Consultado el 2 de noviembre de 2013. «El tango fue danza antes que nada. Creación espontanea del hombre y la mujer en el escenario prostibulario del arrabal de otros tiempos, Los músicos, casi todos intuitivos, tuvieron que adaptarse a esa nueva forma de bailar y, a su vez, crearon la música que alcanzá su redención después del triunfo en París. El tango nació como danza. Como una forma distinta de bailar lo conocido hasta entonces: habaneras, mazurcas, chottis, milongas... Un producto popular propio del arrabal, el escenario donde al principio fue a devenir el gaucho convertido en compadre, y enseguida el compadrito y los negros libertos que ya encontraban espacio en la ciudad. El escenario facilitó el hallazgo. En el prostibulo era posible abrazar a la pareja, ceñirse a su cuerpo: rostro contra rostro, pecho contra pecho, vientre contra vientre, muslo contra muslo, pulso contra pulso. Horacio Ferrer ha creído ver en ese fugitivo instante en que se abrazan la pupila y el compadrito un soplo de divinidad.».
  36. Alposta, Luis (5 de febrero de 2013). «Reseña de mujeres bailarinas (Primera parte)». Todo Tango. Consultado el 15 de octubre de 2013.
  37. a b c Alposta, Luis (5 de febrero de 2013). «Reseña de mujeres bailarinas (Segunda parte)». Todo Tango. Consultado el 15 de octubre de 2013.
  38. a b c d Selles, Roberto. «Los negros del tango: de Casimiro a Rosendo». LP Tango. Consultado el 15 de octubre de 2013.
  39. Duque Castillo, Elvia (28 de marzo de 2013). Aportes del Pueblo Afrodescendiente: La Historia Oculta de America Latina. Bloomington: iUniverse. ISBN 978-1-4759-6583-4. 
  40. Cariaga, Tesy (8 de julio de 2002). «El negro Casimiro Alcorta y el mulato Sinforoso». Rincón del Tango. Consultado el 7 de noviembre de 2013.
  41. Zenzi, Sergio (8 de julio de 2002). «Los nombres del tango». Diario Folk. Consultado el 18 de octubre de 2013. «Escribe José Gobello, “no pocos tangos firmados por músicos ilustres no son sino viejas melodías anónimas, convenientemente arregladas. Alguien escribió aquellas melodías. Sus anónimos autores –músicos de las academias**, según todo lo indica- fueron los verdaderos padres del tango. Al parecer el más representativo de todos ellos fue el negro Casimiro. Por eso, no resulta arbitrario decir que el negro Casimiro fue el padre del tango”.».
  42. a b Molinari, Alejandro. «Esquina de Suárez y Necochea». Facu Urbana. Consultado el 7 de noviembre de 2013.
  43. «El tango». Liceo Digital. Consultado el 2 de noviembre de 2013.
  44. a b c d e f g Giorlandini, Eduardo. «Música autóctona, payada milonga y cirra». EFT. Consultado el 20 de octubre de 2013.
  45. Vicente Gesualdo (1992). «Eloísa de Silva, la primera mujer compositora de tangos». Todo es Historia nº 304 (reedit. Todo Tango). Consultado el 15 de octubre de 2013.
  46. José, el de la quimera. «Las primeras milongas: Lo de Hansen». Última Tanda. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  47. Gómez, Silvia (27 de diciembre de 2008). «Hallan restos de un mítico café tanguero y túneles de una usina». Clarín. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  48. Burgstaller, Carlos Hugo. «Tango, cabaret, restaurantes y cervecerías». Tango Reporter. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  49. Ana Rodriguez (13 de septiembre de 2010). «Tangos de la Guardia Vieja 1880-1920». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  50. Plantilla:Cita libro=
  51. Plantilla:Cita libro=
  52. Plantilla:Cita libro=
  53. Ímber, Sofía; Rangel, Carlos; (9 de febrero de 1982). «Entrevista a Jorge Luis Borges». Venezuela: Universidad Católica Andrés Bello (Programa "Buenos Días" del canal Venevisión). Consultado el 18 de octubre de 2013.
  54. a b García Blaya, Ricardo. «Reflexiones sobre los orígenes del tango». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  55. Vidart, Daniel (1967). El tango y su mundo. Montevideo: Ediciones Tauro. pp. 29,34. 
  56. «El tango era cosa de hombres». Maldito Tango (29 de diciembre de 2010). Consultado el 18 de octubre de 2013.
  57. Gobello, José (1999). Breve historia crítica del tango. Buenos Aires: Corregidor. p. 20. 
  58. Amuchástegui, Irene (28 de septiembre de 1997). «El día que el tango tuvo nombre». Clarín. Consultado el 19 de octubre de 2013.
  59. Portogalo, José (1972). «Ernesto Ponzio, el autor de Don Juan, fue un pedazo grandote del tango bravío del 1900». Tango y literatura. Centro Editor de América Latina. p. 104. 
  60. Javier Meneses Silva. «Montevideo» (en español). Tacuy.com.uy. Consultado el 17 de noviembre de 2009.
  61. «Atlas Poblacional de Buenos Aires». Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Consultado el 17 de octubre de 2013.
  62. «Primeros tangos grabados por payadores». Club de Tango. Consultado el 8 de noviembre de 2013.
  63. Selles, Roberto. «Historia del tango Don Juan». Todo Tango. Consultado el 8 de noviembre de 2013.
  64. Binda, Enrique. «Pioneras de la fonografía nacional». Todo Tango. Consultado el 15 de octubre de 2013.
  65. Del Priore, Oscar y Amuchástegui, Irene. «La Morocha, un tango de exportación». Todo Tango. Consultado el 16 de octubre de 2013.
  66. Gobello, José (1976). «Tango, vocablo controvertido». Historia del tango. Buenos Aires: Corregidor. p. 69. ISBN 9500512378. 
  67. a b Zucchi, Oscar. «El Bandoneón en el Río de la Plata, Parte II». Todo Tango. Consultado el 19 de octubre de 2013.
  68. Zucchi, Oscar. «La Generación de 1910». Malena Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  69. Enrique Binda. «La primera grabación de una "Orquesta Típica"». Todo Tango. Consultado el 19 de octubre de 2013.
  70. «Celestino Ferrer». Todo Tango. Consultado el 20 de octubre de 2013.
  71. a b c Barreiro, Javier (14 de marzo de 2014). «El vasco Casimiro Ain campeón mundial de bailes modernos». Sitio de Javier Barreiro. Consultado el 20 de octubre de 2013.
  72. Pinsón, Néstor. «El Cachafaz». Todo Tango. Consultado el 20 de octubre de 2013.
  73. a b c d Enrique Cámara de Landa (1996). «Recepción del tango rioplatense en Italia». Transcultural Music Review (revista transcultural de música) (2). ISSN 1697-0101. http://www.sibetrans.com/trans/articulo/277/recepcion-del-tango-rioplatense-en-italia. 
  74. «Tangomanía». P.B.T.. 16 de agosto de 1913.  Citado por Ogando, Mónica Andrea (2001). «[http://www.elortiba.org/pdf/Doce_ventanas_al_tango.pdf Del burdel al salón: Una mirada sobre la evolución sociocoreográfica del tango para entender por qué es baile nuestro]». Doce ventanas al tango. Buenos Aires: Fundación El Libro. pp. 175‐195. ISBN 987-95803-6-2. http://www.elortiba.org/pdf/Doce_ventanas_al_tango.pdf. 
  75. García Blaya, Ricardo. «Eduardo Arolas». Todo Tango. Consultado el 19 de octubre de 2013.
  76. Néstor Pinsón y Julio Nudler. «Francisco Canaro». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  77. a b Garcia Blaya, Ricardo y Pinsón, Néstor. «El carnaval, el tango y las serpentinas de la madrugada». Todo Tango. Consultado el 21 de octubre de 2013.
  78. , Taboada, Pablo. «Síntesis de su vida y trayectoria». Todo Tango. Consultado el 21de octubre de 2013.
  79. Pinsón, Néstor. «Enrique Delfino». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  80. Czackis, Lloica. «El tango yiddish durante el holocausto». Tango City. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  81. Mójova, Polina (23 de febrero de 2012). «Actualmente los rusos son los mejores bailarines de tango del mundo». Rusia Hoy. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  82. Nudler, Julio. «Celedonio Flores». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  83. Selles, Roberto. «Ignacio Corsini». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  84. Rasore, Alberto (12 de febrero de 2010). «Gardel, Corsini y la trilogía de oro del tango». Dossier Carlos Gardel. Consultado el 17 de noviembre de 2013.
  85. a b Diez, Tino. «Julio de Caro». Terapia Tanguera. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  86. Mármol, Oscar (13 de noviembre de 2001). «Julio De Caro: fundador de la Escuela Decareana». El Portal del Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  87. a b De Andrade, Luiza. «La Guardia Nueva». Tango por si Solo. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  88. Alejandro Molinari; Roberto Martínez; Natalio Etchegaray (2006). De Yrigoyen a Pugliese: La sociedad, el hombre común y el tango (1916-1943). Foro Argentino de Cultura Urbana. ISBN 9789872069438. 
  89. Nudler, Julio. «Pedro Maffia». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  90. «Día del Tango». Ministerio de Educación de la Nación Argentina. Consultado el 27 de octubre de 2013.
  91. Nudler, Julio. «Osvaldo Fresedo». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  92. García Blaya, Ricardo. «Carlos Di Sarli». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  93. Estrella, Ulisdes. «El cine que entonó Gardel». Todo Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  94. «Aquí están, estos son, los tangueros de Perón». Radio Justicialista. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  95. Espinosa Belén, Ricardo. «Los 40´, la época de oro». El Portal del Tango. Consultado el 25 de octubre de 2013.
  96. Academia Nacional del Tango de la República Argentina (2013). Período de la Guardia Nueva II: El Cuarenta. La exaltación (Gráfico explicativo). Museo Nacional del Tango. 
  97. Casak, Andrés. «El recuerdo de Pichuco». El Ortiba. Consultado el 27 de octubre de 2013.
  98. Neustadt, Bernardo (noviembre de 1965). «Entrevista a Ástor Piazzolla y Aníbal Troilo». Extra (5). http://www.bernardoneustadt.org/contenido_86.htm. Consultado el 27 de octubre de 2013. «Pregunta: ¿Qué opina de Troilo?
    Piazzolla: 14. Troilo está detenido. Pero sigue siendo la esencia más depurada, y a la vez más rica, del tango. Van a pasar muchos años hasta que aparezca un artista de su grandeza.».
     
  99. García Blaya, Ricardo. «Francisco Fiorentino». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  100. García Blaya, Ricardo. «Alberto Marino». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  101. García Blaya, Ricardo. «Floreal Ruiz». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  102. Pastor, Fernando. «Edmundo Rivero». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  103. Monjeau, Federico (28 de junio de 2007). «Raúl Berón:la voz incomparable». Clarín. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  104. Nudler, Julio. «Raúl Berón». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  105. Gobello, José. «Juan D'Arienzo». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  106. Gobello, José. «Juan D'Arienzo (entrevista)». El Ortiba. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  107. Pinsón, Néstor. «Osvaldo Pugliese». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  108. Néstor Pinsón y Ricardo García Blaya. «Ángel D'Agostino». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  109. Ferrer, Horacio (1980). «Lucio Demare». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  110. Nudler, Julio. «Osmar Maderna». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  111. García Blaya, Ricardo. «Alfredo De Angelis». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  112. a b Ursini, Sonia. «Horacio Salgán». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  113. García Blaya, Ricardo. «Miguel Caló». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  114. García Blaya, Ricardo. «Orquesta Francini-Pontier». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  115. Pinsón, Néstor. «Héctor Mauré». Todo Tango. Consultado el 26 de octubre de 2013.
  116. «El rock y el tango mantuvieron en la Argentina, desde los años 1960, una ardua relación marcada por encuentros, desencuentros y una cierta incomprensión mutua que el tiempo ha ayudado a paliar. La generación del rock se alzó universalmente contra la cultura de los padres; en la Argentina, el tango encarnaba la cultura de los padres» («Tango y rock: encuentros y desencuentros», artículo de Eduardo Berti, en Rockologías, 31 de agosto de 2007.
  117. Azzi, María Susana; Collier, Simon. «Astor Piazzolla en la orquesta de Aníbal Troilo (del libro Astor Piazzolla, su vida y su obra)». Hágase la Música. Consultado el 27 de octubre de 2013.
  118. Nudler, Julio. «Ástor Piazzolla». Todo Tango. Consultado el 28 de octubre de 2013.
  119. a b Maffei, Evangelina. «Primer Festival Iberoamericano de la Danza y la Canción». Festivales de la Canción Popular. Consultado el 10 de octubre de 2011.
  120. «Todavía piantaos». La Nación (13 de noviembre de 1999). Consultado el 10 de octubre de 2013.
  121. Luis Alberto Spinetta y Litto Nebbia, entre otros fundadores del rock nacional argentino, han reconocido la gran influencia de Ástor Piazzolla
  122. «Entrevista con Osvaldo Berlingeri», en el diario Clarín, 24 de febrero de 2007.
  123. «Entrevista a Rodolfo Mederos», diario Página/12, 19 de junio de 2005.
  124. EasyBuenosAiresCity.com (El Polaco Goyeneche).
  125. Un análisis de esta relación entre el tango, la política, el peronismo y el campo intelectual de estos años fue publicado en alemán por Franco Barrionuevo Anzaldi: Politischer Tango. Intellektuelle Kämpfe um Tanzkultur im Zeichen des Peronismus. Bielefeld: Transcript Verlag, 2012, ISBN 978-3-8376-1794-8.
  126. Barna, Tomás (1976). «La verdad sobre el origen del auge actual del tango». Club de Tango Julio-Agosto 1996 (20). http://www.clubdetango.com.ar/articulos/origen_auge.htm. Consultado el 24 de noviembre de 2013. 
  127. a b Dianese, Omar (2013). Pedro Benavente, “el Indio” detrás de la milonga de la Plaza Dorrego. El Sol de San Telmo. http://www.elsoldesantelmo.com.ar/?p=3618. Consultado el 8 de noviembre de 2013. «Yo lo atribuyo en parte a ese fenómeno que fue Tango Argentino, pero hay algo de lo que no se habla y es la llegada de la democracia. La gente poco a poco se fue conectando con lo popular, reencontrándose con su propia identidad. No te olvides que en épocas de dictadura el tango se prohibía. Había palabras que no podían pronunciarse, salones a los que no se podía concurrir. Juntarse varias personas ya era objeto de sospechas. La democracia nos fue devolviendo esos hábitos, esas costumbres tan nuestras.». 
  128. «Keith Elshaw. Juan Carlos Copes». Totango.net. Consultado el 15-03-2010.
  129. François, Cécile. «Tangos, el exilio de Gardel o la revolución estética de Fernando Solanas». Ciberletras (University of Orléans) (13). ISSN 1523-1720. http://www.lehman.cuny.edu/ciberletras/v13/francois.htm. Consultado el 7 de noviembre de 2013. 
  130. Ennio Martínez, José Luis Piccardo, Jaime Secco y Elder Silva (2 de setiembre de 2009). «Con Federico García Vigil: "Soy un luchador contra la estética cascarria"». Vadenuevo (Montevideo) 1 (12). http://www.vadenuevo.com.uy/index.php/faq/105-entrevistas/459-12vadenuevo01. Consultado el 31 de octubre de 2013. 
  131. «Guillermina Quiroga». Tango Secret Festival. Consultado el 25 de noviembre de 2013.
  132. a b c d e Abadi, Sonia. «El tango hoy en Buenos Aires: renacimiento de una pasión». Consultado el 29 de octubre de 2013.
  133. Legazkué, Amilcar (12 de junio del 2009). «El Tango y silueta con piel joven: paulatino y moderado renacimiento del tango en Montevideo bandoneon». Informe Uruguay (Uruguay) (342). http://www.uruguayinforme.com/news/12062009/12062009_legaskue.php. Consultado el 29 de octubre de 2013. 
  134. Mundra, Anil (19 de agosto de 2009). «The tango always awaits you». Consultado el 29 de octubre de 2013.
  135. Agence France Press. «Cheek-to-cheek in Bucharest tango revival». Consultado el 29 de octubre de 2013.
  136. Cynthia Quiroga Murcia, Stephan Bongard, Gunter Kreutz (14-21 de julio de 2009). «Emotional and Neurohumoral Responses to Dancing Tango Argentino: The Effects of Music and Partner». Music and Medicine I (1). http://tangoqueermadrid.files.wordpress.com/2011/09/emotional-neurohumoral-responses-dancing-tango-argentino.pdf. Consultado el 29 de octubre de 2013. 
  137. Critcher Lyons, Reneé (2012). The revival of banned dances: a worldwide study. North Carolina (USA): McFarland & Company Inc. ISBN 978-7864-6594-1. 
  138. Plantilla:Cita libro=autor=Bolasell, Michel
  139. a b Flavio, Ángela (2009). «Qué es el Tango Jóven?». Radio Rebelde. Consultado el 30 de octubre de 2013.
  140. . Todo Tango. Consultado el 30 de octubre de 2013.
  141. C.V. (7 de mayo de 2005). «Orquestas de tango del siglo XXI. La tradición busca nuevos intérpretes». Página/12. Consultado el 30 de octubre de 2013.
  142. Plaza, Gabriel (6 de marzo de 2010). «Una nueva guardia joven y hereje». La Nación. Consultado el 30 de octubre de 2013.
  143. «La guardia joven: del Winco al mp4». El Barrio Pueyrredón. Consultado el 30 de octubre de 2013.
  144. «III Festival de Tango Independiente: de locales y visitantes». Los Andes (10 de marzo de 2012). Consultado el 30 de octubre de 2013.
  145. «Tango y sus orígenes (evolución, figuras)». Argentina Explora.
  146. «Un nuevo museo recorre toda la historia del tango». Clarín (22 de diciembre de 2003). Consultado el 18 de mayo de 2011.;«Los Dinzel: pareja de baile y algo más». Clarín (12 de febrero de 2000). Consultado el 18 de mayo de 2011.
  147. «Argentine tango dancing», artículo en inglés de Larry E. Carroll (clases para bailar tango), 1997.
  148. Carlos Vega (1898-1966). Danzas y canciones argentinas. Teorías e investigaciones. Un ensayo sobre el tango. Buenos Aires: Ricordi, 1936.
  149. Magali Saikin: Tango y género. Identidades y roles sexuales en el tango argentino. Abrazos Books: 2004. ISBN 978-3-9807383-8-5
  150. Sitio web del IV Festival Internacional de Tango Queer en Buenos Aires, 2010
  151. Arrabal amargo, tango con música de Gardel y Le Pera (TodoTango.com/Spanish/Biblioteca/Letras/Letra.asp).
  152. Patotero sentimental, tango de Jovés y Romero (MundoMatero.com/Tangos/Patotero.html).
  153. Ernesto Sabato, pág. 14.
  154. Ernesto Sabato, pág. 14.
  155. La última curda, tango con música de Troilo (1914-1975) y letra de Cátulo Castillo (MercedesSosa.com.ar/Cancionero/Letras/UltimaCurda.htm).
  156. «El pibe Juan», relato autobiográfico de Juan Gelman, en Juan Gelman. Semblanza.
  157. Esta noche me emborracho (1928), letra y música de Enrique Santos Discépolo.
  158. Cuesta abajo (1934), letra de Alfredo Le Pera y música de Carlos Gardel
  159. «La 2x4». Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Consultado el 15 de octubre de 2013. Radio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dedicada al tango.
  160. Citado en Ernesto Sabato, pág. 14.
  161. Citado por Ernesto Sabato, pág. 101
  162. Oscar Zucchi: El tango, el bandoneón y sus intérpretes. _2.asp TodoTango.com/Spanish/Biblioteca/Cronicas/Cronica_Bandoneon_2.asp]).
  163. El ciruja, tango con música de Alfredo Marino y Ernesto de la Cruz (TodoTango.com/Spanish/Biblioteca/Letras/Letra.asp).
  164. Tango reo, de Pedro Pagliettini y Cacho Negri (TodoTango.com/Spanish/Biblioteca/Letras/Letra.asp).
  165. a b Sagrado.edu.ar/Revista5/Lunfardo.htm «El lunfardo en el rock y la cumbia villera», artículo de Ricardo Terrio en la revista Intertexto, n.º 5, diciembre de 2004.
  166. Léxico lunfardo, TodoTango.com
  167. Letra de Yira, yira, tango con letra y música de Enrique Santos Discépolo (TodoTango.com/Spanish/Biblioteca/Letras/Letra_Print.asp).
  168. La milonga y yo (letra), Leopoldo Díaz Vélez y Tito Ribero, Tita Merello (Tita-Merello.com.ar/LaMilongaYYo.htm)
  169. Letra de Azabache, de Enrique Mario Francini, Héctor Stamponi y Homero Expósito (Letra de "Azabache").
  170. Definición segun la RAE
  171. Letra de Viejo Juan Tango (geocities.com/tiempotango/tt10.html).
  172. Letra de Cambalache, de Discépolo (ElPortalDelTango.com/Índice/Cambal.htm).
  173. Letra de Balada para un loco, con letra de Horacio Ferrer y música de Ástor Piazzolla (RobertoGoyeneche.Tango-Tour.com.ar/BaladaParaUnLoco.htm).
  174. Letra de Chorra, de Enrique S. Discépolo (GratisLibros.com.ar).
  175. Letra de El ciruja, tango de Alfredo Marino y Ernesto de la Cruz (TodoTango.com).
  176. Letra de El firulete, tango de Mariano Mores y Rodolfo M. Taboada (ME.gov.ar)
  177. Pibe, Etimologías.DeChile.net
  178. Letra de El sueño del pibe, tango de Reinaldo Yiso y Juan Puey (MundoMatero.com).
  179. Letra de ¿Por qué me das dique?, tango de Alberto Alonso y Rodolfo Sciammarella (Informatik.Uni-Muenchen.de).
  180. Letra de Corrientes y Esmeralda, tango de Celedonio Flores (Informatik.Uni-Muenchen.de).
  181. Sebastián Piana y José González Castillo (MundoMatero.com).
  182. http://colombiareports.com/travel-in-colombia/medellin/18008-medellin-tango-sites.html
  183. https://colombiatangofestival.com/
  184. Recepción del tango en Italia
  185. Tango liscio italiano con tangos ucranianos, en el sitio web OrpheusAndLyra.com.]

Bibliografía[editar]

  • Bottomer, Paul (1999). Tango. Madrid: Susaeta. 
  • Cadícamo, Enrique (1973). Café de camareras. Buenos Aires: Sudamericana. 
  • Ferrer, Horacio (1980). Libro del tango: arte popular de Buenos Aires (3 tomos). Buenos Aires: Antonio Tersol. 
  • Judkovski, José (1998). El tango. Una historia con judíos. Buenos Aires: Fundación IWO. ISBN 987-96990-0-9. 
  • Varios (1976-2011). Historia del tango (21 tomos). Buenos Aires: Corregidor. ISBN 9789500519472. 
  • Nudler, Julio (1998). Tango judío (del ghetto a la milonga).. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 950-07-1498-1. 
  • Pau, Antonio (2001). Música y poesía del tango. Madrid: Trotta. 
  • Sabato, Ernesto (1963). Tango: discusión y clave. Buenos Aires: Losada. 
  • Vidart, Daniel (1964). Teoría del tango. Montevideo: Banda Oriental. 
  • Zubillaga, Carlos; Borges, Jorge Luis (1986). Carlos Gardel (prólogo de Jorge Luis Borges).. Madrid: Los Juglares. 
  • Zucchi, Oscar (1997ss). El tango, el bandoneón y sus intérpretes (10 tomos; 3 editados). Buenos Aires: Corregidor. 

Enlaces externos[editar]