Argentina Sono Film

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Argentina Sono Film S.A.C.I. era un estudio cinematográfico argentino, fundado en 1933. Actualmente funciona como productora y distribuidora de cine.

Historia[editar]

Primera década, nacimiento y ascenso[editar]

Luis José Moglia Barth, quien había dirigido algunas películas mudas, le propuso a don Ángel Mentasti, un importante comerciante de películas, la realización de un largometraje sonoro con tangos en la trama. De esta propuesta nacía Argentina Sono Film. Esta primera película llevaría por título precisamente ¡Tango!. Se trata de una cabalgata musical, es decir, una sucesión de números musicales, en que intérpretes populares, que ya eran conocidos por el público, se lucían cantando y actuando. Para la película Mentasti contrató a Azucena Maizani, Luis Sandrini, Libertad Lamarque, Mercedes Simone, Tita Merello, Pepe Arias, Alberto Gómez, Alicia Vignoli, Meneca Tailhade y Juan Sarcione. También intervienen las orquestas de Juan de Dios Filiberto, Osvaldo Fresedo, Pedro Maffia, Edgardo Donato, Ponzio-Bazán y Juan D’Arienzo. Completa el elenco el bailarín José Osvaldo Bianquet (El Cachafaz).

Así, ¡Tango! (1933) fue el primer largometraje de la Sono Film, y fue también el primero con sonido óptico del país. Algunos autores sugieren que otros filmes sonoros, usando la misma tecnología, ya estaban terminados antes de que se realizara Tango, pero el hecho cierto es que fue la primera en estrenarse. Luis José Moglia Barth dirigiría ese mismo año Dancing (1933) otra película musical sobre tangos, de la que no se cuenta con copias actualmente.

La tercera producción de ASF, también dirigida por Luis José Moglia Barth, será Riachuelo (1934), que terminaría de consagrar a Luis Sandrini como estrella del cine del momento. Este y otros estrenos fueron material de exportación, llevados a España. Dirigió también para la Sono Film: ¡Goal! (1936), Amalia (1936), Melodías porteñas (1937), Melgarejo (1937), El último encuentro (1938), Senderos de fe (1938), Doce mujeres (1939), Una mujer de la calle (1939), Con el dedo en el gatillo (1940), Huella (1940), Confesión (1940).

Entre estas destacan Amalia, que fue la primera versión sonora de una importante novela argentina (de José Mármol), Melodías porteñas (que era otro musical tanguero), Con el dedo en el gatillo (un policial de género) y Huella (un film de ambiente histórico rural).

Hacia 1935 más de un director debutaba en el sonoro realizando películas para ASF. Arturo S. Mom que solo había dirigido en 1930 un film mudo, debutaba en el sonido dirigiendo Monte criollo (1935) un thriller, con trabajada fotografía de Francis Boeniger (quien también había iluminado Riachuelo y volvería a trabajar para la compañía) y escenografías art decó a cargo de Juan Manuel Concado (quien venía desempeñándose como director de arte desde los comienzos, en ¡Tango! y las que le siguieron). Volverá a dirigir para la compañía en 1936 la comedia Loco lindo.

También Mario Soffici dirigía El alma del bandoneón (1935), un melodrama musical, de tono tanguero, con Libertad Lamarque y Santiago Arrieta. Más tarde volverá a dirigir para la ASF, durante los años treinta: Puerto Nuevo (1935), Cadetes de San Martín (1936), Viento Norte (1937), Kilómetro 111 (1938), El viejo doctor (1939) y Cita en la frontera (1940). En sus primeros films no solo demostró un estilo poco común para su tiempo, sino que ya anticipaba también algunas de sus preocupaciones sociales, pero no será hasta dejar la Sono Film que se consagrará con Prisioneros de la tierra, película que no podría haber realizado en el marco del sistema de estudios.

Hacia 1936 hacía su aparición Luis César Amadori que dirigía junto a Mario Soffici, Puerto Nuevo. Amadori venía del teatro y era además crítico de espectáculos y compositor de tangos. Luego dirigiría numerosas producciones de la Sono como El pobre Pérez (1936), Maestro Levita (1937), Madreselva (1938), Caminito de gloria (1939) y El haragán de la familia (1940). Todas sus películas del período consistieron en relatos fluidos e ingeniosos, comedias sentimentales y enredos de personajes en tramas de compleja resolución.

Sus relatos estaban inclinados hacia el costado social y en alguna medida crítico, con un retrato de personajes marginales que buscaban un lugar en la sociedad. Luego migraría hacia otro tipo de personajes, de otro estatus social, con otra clase de conflictos a resolver. Luis César Amadori también estuvo encargado de dirigir el doblaje de varias películas animadas que la Disney encargó a Argentina Sono Film. Estuvo a cargo algunos años después, de dirigir el doblaje de Pinocho (1940), Fantasía (1941), Dumbo (1942) y Bambi (1943). En 1940 Amadori se convertía en director de Argentina Sono Film, estudios de los que luego llegaría a poseer más del 50% de las acciones, hacia fines de los años cincuenta. Por su simpatía con el peronismo, se exilió en España en 1956 con la caída de la democracia.

Un caso muy curioso en la historia de la Sono Film, es el del director de fotografía John Alton. De nacionalidad húngara, Alton llegó a la Argentina de la mano de Enrique Telémaco Susini, para trabajar en los estudios Lumiton, sin embargo, luego de Los tres berretines Alton tuvo diferencias con el grupo y no trabajó más con ellos. Para la Sono trabajó junto a varios directores como Luis Moglia Barth, Sóficci y Amadori, incluyendo Amalia (1936), El pobre Pérez (1937) y Cadetes de San Martín (1937), entre otros. Hacia el final de la década, regresó a Hollywood donde se haría famoso años más tarde por su trabajo en clásicos del film noir y ganaría el Óscar por An American in Paris (1951) de Vincente Minnelli.

Luis Saslavsky trabajó para la Sono Film, fue convocado para dirigir a Libertad Lamarque en uno de los más recordados melodramas: Puerta cerrada (1939), en este film John Alton hizo la fotografía y, según algunas fuentes, participó de la dirección del film. Saslavsky también dirigió a Pepe Arias, en El Loco Serenata (1939). Su estilo supo combinar un cine de entretenimiento con una búsqueda estética novedosa. En 1949 por presión del gobierno sobre los sellos para los cuales había trabajado Saslavsky, un conocido opositor a la ideología peronista, no tuvo propuesta alguna para dirigir por lo cual después de una gestión inútil de Tinayre ante Apold[1] [2] partió por 15 años al exilio.

Luis Saslavsky junto a Alberto de Zavalía fundó SIFAL, una productora independiente que sólo produjo dos filmes: Crimen a las tres (1934) y Escala en la ciudad (1935).

Alberto de Zavalía también trabajó para la Sono, dirigiendo Dama de compañía (1940) con Olinda Bozán, y La vida de Carlos Gardel (1939), un drama musical con Hugo del Carril como Carlos Gardel. Intelectual, culto y refinado se convirtió en uno de los realizadores esteticistas en los comienzos del cine sonoro. La temática de sus películas oscila entre lo histórico, lo popular, y algunas comedias, géneros que siempre realizó con dedicación y oficio.

Otro director que se desempeñó en el ámbido de ASF fue Orestes Caviglia quien había comenzado actuando, también para la Sono, bajo la dirección de Luis Moglia Barth, Sóffici y Amadori. En 1938 dirigió su primer film, Con las alas rotas, con Mecha Ortiz y Ángel Magaña. Luego logró dirigir El matrero (1939) con Amelia Bence, todavía con la compañía y después dirigió otras películas sin mucho éxito. Durante el gobierno peronista tuvo que exiliarse. Retornó en 1956, pero solo volvió al cine como actor.

El chileno Carlos Borcosque fue convocado por la Sono en 1939 para dirigir Alas de mi patria, con Enrique Muiño y Delia Garcés, que según algunos autores constituyó la más importante y espectacular realización del cine argentino, al menos hasta los años ochenta. El famoso artista Raúl Soldi fue director de arte en esta producción, así como lo fue de la gran mayoría de los films de la Sono durante este período. También Alberto Etchebehere, director de fotografía, estuvo a cargo de la misma en este film, así como en muchos otros de la productora, desde los comienzos, con ¡Tango!. Borcosque también dirigió ...Y mañana serán hombres, un drama de tono familiar de 1939.

Etapa Sonotex[editar]

Para la década del 70, los empresarios peruanos Genaro y Manuel Delgado Parker adquieren los estudios para crear en ellos la filial de su empresa PANAMERICANA TV S.A.C.I. (Sociedad Anónima Comercial e Industrial) y comenzar la co producción de telenovelas con su casa matriz en Perú. Ahí se produjeron Nino con Enzo Viena y Gloria María Ureta, Mi dulce enamorada con Regina Alcover y Guillermo Bredeston, Papá corazón con Andrea Del Boca y Norberto Suárez, entre otras; además de encargarse de la programación del Canal 2 de La Plata.

En los años ochenta los estudios de la empresa Argentina Sono Film fueron adquiridos por el productor Raúl Lecouna, quien los adaptó para televisión y los rebautizó con el nombre de Estudios Sonotex. Durante los años ochenta y noventa se grabaron en ellos diversas telenovelas como Amo y señor, Amándote, El infiel, Celeste, Antonella, Perla negra; Celeste siempre Celeste y Muñeca brava, entre otras.

A fines de los años noventa fueron adquiridos por el canal Telefe, a quienes pertenecen actualmente. En la última década gran parte de la producciones de Telefe han sido grabadas o transmitidas desde estos estudios. En la primera mitad de la década del 2000 funcionó en ellos la casa del Reality show Gran Hermano.

El Fin de Selección Mentasti Editor[editar]

A finales de los años 90, solo quedaba de la productora el nombre y alguna oficinas. Una parte de la productora, que aun pertenecía a la familia Mentasti, fue adquirida por el productor Luis A Scalella, con la idea de retomar a hacer películas humorísticas del estilo que hacia la productora en los 80 y darle vida otra vez al nombre. Adquirió equipos de filmación de nueva tecnología, mudo sus oficinas del centro, (Lavalle 1860) al barrio de Belgrano(Echeverría 840/870) y ahí junto a sus oficinas, instalo un moderno estudio que lo alquila a diversos programas del medio local y también se usa para sus película. Actualmente produce 1 o 2 películas al año

Filmografía[editar]

Bibliografía[editar]

  • Martínez, A. C.: Diccionario de directores del cine argentino (de los comienzos del sonoro hasta nuestros días). Buenos Aires: Corregidor, 2004.
  • Posadas, A., M. Landro, y M. Speroni: Cine sonoro argentino: 1933-1943. Buenos Aires: El Calafate, 2005.
  • Couselo, J. M. (dir.): Historia del cine argentino. Buenos Aires: CEAL, 1984.

Notas[editar]

  1. Barney Finn, Oscar: Los directores del cine argentino. Luis Saslavsky págs.. 15/6. Centro Editor de América Latina. Buenos Aires 1994 ISBN 950-25-3174-4
  2. Adolfo C.Martínez: Diccionario de directores del cine argentino, Editorial Corregidor, Buenos Aires 2004 ISBN 950-05-1524-5

Enlaces externos[editar]