Uno (tango)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
UNO
Datos generales
Origen Argentina, Buenos Aires
Información artística
Período de actividad 1943
Web
Sitio web [1]
[editar datos en Wikidata ]

Uno es un tango con letra de Enrique Santos Discépolo y música de Mariano Mores que ha sido interpretado y grabado por numerosas orquestas en todo el mundo. Su gestación fue larga, ya que se compuso primero la música y 3 años después la letra.

Repercusiones históricas[editar]

El tango Uno fue interpretado por Libertad Lamarque y Juan José Míguez en la película El fin de la noche, que ocurría en la época de la invasión Nazi. En 1943, el presidente constitucional Ramón S. Castillo prohibió su exhibición. El filme sólo pudo ser estrenado años después, pues el golpe de estado llamado Revolución Nacional prohibió la letra de varios tangos, entre ellos de Discépolo.

Letra[editar]

Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias… Sabe que la lucha es cruel y es mucha, pero lucha y se desangra por la fe que lo empecina… Uno va arrastrándose entre espinas y en su afán de dar su amor, sufre y se destroza hasta entender que uno se ha quedao sin corazón… Precio de castigo que uno entrega por un beso que no llega a un amor que lo engañó… ¡Vacío ya de amar y de llorar tanta traición!

Si yo tuviera el corazón… (¡El corazón que di!…) Si yo pudiera como ayer querer sin presentir… Es posible que a tus ojos que me gritan tu cariño los cerrara con mis besos… Sin pensar que eran como esos otros ojos, los perversos, los que hundieron mi vivir.

Si yo tuviera el corazón… ¡El mismo que perdí! Si olvidara a la que ayer lo destrozó y… pudiera amarte.. me abrazaría a tu ilusión para llorar tu amor…

Pero, Dios, te trajo a mi destino sin pensar que ya es muy tarde y no sabré cómo quererte… Déjame que llore como aquel que sufre en vida la tortura de llorar su propia muerte… Pura como sos, habrías salvado mi esperanza con tu amor… Uno está tan solo en su dolor… Uno está tan ciego en su penar…. Pero un frío cruel que es peor que el odio -punto muerto de las almas- tumba horrenda de mi amor, ¡maldijo para siempre y me robó… toda ilusión!…

[1]

Referencias[editar]