Francisco Javier de Elío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Francisco Javier Elío»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Javier de Elío
General Elio.jpg

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Virrey del Río de la Plata
(sólo con jurisdicción montevideana)
12 de enero - 18 de noviembre de 1811
Predecesor Baltasar Hidalgo de Cisneros
Sucesor Gaspar de Vigodet
(como capitán general y gobernador)

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
8º. Gobernador de Montevideo
9 de septiembre - 17 de septiembre de 1807
Monarca Carlos IV de España
Predecesor Pascual Ruiz Huidobro / John Whitelocke (comandante británico de la ciudad de Montevideo, desde el 10 de mayo de 1807)
Sucesor Juan Ángel Michelena

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
10º. Gobernador de Montevideo
28 de septiembre de 1807 - 15 de julio de 1809
Monarca Carlos IV / Fernando VII / José I de España
Predecesor Juan Ángel Michelena
Sucesor Vicente Nieto

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
12º. Gobernador de Montevideo
29 de septiembre de 1809 - 5 de junio de 1810
Monarca Fernando VII / José I de España
Predecesor Vicente Nieto
Sucesor Joaquín de Soria

Datos personales
Nacimiento 1767
Pamplona, Reino de Navarra Flag of Cross of Burgundy.svg Corona de España
Fallecimiento 1822
Valencia, reino homónimo Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Corona española
Profesión Militar y gobernante colonial
[editar datos en Wikidata]

Francisco Javier de Elío (Pamplona, 1767 - Valencia, 1822) militar español que fue gobernador de Montevideo y último Virrey del Río de la Plata, cargo designado por el Consejo de Regencia que sólo ejerció sobre una pequeña parte del mismo, en la Banda Oriental. Fue posteriormente uno de los principales responsables en la represión absolutista de la restauración borbónica de Fernando VII en España, siendo Capitán General de Valencia. Murió ejecutado tras el triunfo de la Revolución Liberal de 1820.

Gobernador de Montevideo[editar]

Francisco Javier de Elío era gobernador de Montevideo desde 1807 y, en 1809, mediante un cabildo abierto, organizó la Junta de Montevideo, una Junta de Gobierno independiente de la autoridad virreinal, ocupada por Santiago de Liniers en Buenos Aires. Gobernó la Banda Oriental.

El comerciante español afincado en Buenos Aires Martín de Álzaga y sus seguidores, hicieron estallar una asonada con el objetivo de forzar la renuncia de Liniers. El 1 de enero de 1809 un cabildo abierto exigió la renuncia del virrey Liniers y designó una Junta a nombre de Fernando VII, presidida por Álzaga; parte de las milicias españolas apoyaron la rebelión, los tercios de gallegos, vizcaínos y miñones de Cataluña. Las milicias criollas encabezadas por Saavedra y el tercio de andaluces, rodearon la plaza provocando la dispersión de los sublevados.

Los cabecillas fueron desterrados y los cuerpos militares sublevados fueron disueltos. Como consecuencia, el poder militar quedó en manos de los criollos que habían sostenido a Liniers, y se acentuó la rivalidad entre criollos y españoles peninsulares.

Los responsables del complot, desterrados a Carmen de Patagones, fueron rescatados por de Elío y llevados a Montevideo.

Los acontecimientos de la Revolución de Mayo en la Semana de Mayo transcurrida entre el 18 de mayo de 1810, cuando se reunieron los primeros grupos revolucionarios, hasta el 25 de mayo, fecha de asunción de la Primera Junta, el primer gobierno rioplatense elegido sin intervención de España, posibilitaron a Elío la continuación de su actitud rebelde, ahora justificada por la decisión sediciosa de Buenos Aires hacia la corona española.

Virrey en Montevideo[editar]

En 1810 la Junta de Cádiz lo nombró virrey del Río de la Plata, por lo cual intentó ser admitido por el Cabildo de Buenos Aires, que desconoció su autoridad, por lo que se instaló en Montevideo proclamándose virrey con sede en la ciudad.

El 19 de enero de 1811, Elío declaró a Montevideo capital del virreinato y asumió allí como virrey del Río de la Plata —cargo para el que fue nombrado por el Consejo de Regencia el 31 de agosto de 1810— pero el doctor Miguel Mariano de Villegas como síndico del Cabildo de Buenos Aires y asesor privado de gobierno, en representación de la Junta Grande de las Provincias Unidas del Río de la Plata, firmó el 22 de enero del citado año la nota en que formalmente rehusó reconocerle como virrey.

Al poco tiempo, la población rural de la Banda Oriental también rechazó su autoridad el 27 de febrero, hecho que se conocería como Grito de Asencio que fue comandado por Pedro José Viera y Venancio Benavides.

El 18 de mayo de ese año, José Gervasio Artigas derrotó en la Batalla de Las Piedras al jefe realista José Posadas; la Batalla de Las Piedras constituyó el primer triunfo importante de las fuerzas revolucionarias frente al Imperio español.

Francisco Javier de Elío, había designado al capitán de fragata José Posadas, jefe de las fuerzas regulares. Posadas instaló su cuartel general en San Isidro de Las Piedras, para librar allí un enfrentamiento decisivo contra los revolucionarios. José Artigas se ubicó en la villa de Nuestra Señora de Guadalupe de los Canelones. Los orientales apoyados por la Primera Junta porteña llegaron a conformar un ejército de mil hombres, en tanto que las milicias de Posadas estaban constituidas por 1.230 efectivos, de las cuales cerca de doscientas pasaron al bando de Artigas en medio del fragor de la lucha.

La derrota fue decisiva, quedando de Elío sólo con el control de la Colonia del Sacramento y la sitiada ciudad de Montevideo.

No obstante el triunfo revolucionario, el 20 de octubre de 1811 Elío y el gobierno de Buenos Aires firmaron un armisticio que devolvía al control español la Banda Oriental y las villas entrerrianas de Gualeguaychú, Gualeguay y Concepción del Uruguay, lo que produjo el inicio de los conflictos entre Buenos Aires y Artigas. Los españoles abandonaron el establecimiento Soledad, en las Islas Malvinas en 1811 por orden de Elío. El virrey Elío regresó a España el 18 de noviembre de 1811, dejando su cargo de virrey en enero de 1812.

Pronunciamiento de Elío[editar]

El rey de España Fernando VII volvió del exilio francés en 1814 y cruzó la frontera el 24 de marzo. Llegó el momento de la verdad respecto a la Constitución de 1812. De acuerdo con los decretos de las Cortes, no se reconocería por libre al Rey ni, por tanto, se le prestaría obediencia, hasta que prestase el juramento prescrito por el artículo 173 de la Constitución.

Fernando VII se negó a seguir la ruta a Madrid marcada por la Regencia y entró en Valencia el 16 de abril. Ahí le esperaban dos personas: un representante de la Regencia con el texto de la Constitución y un diputado absolutista con un manifiesto absolutista firmado por 69 diputados. Era el llamado Manifiesto de los Persas. El 17 de abril, el general Elío invitó al monarca a recobrar sus derechos, poniendo sus tropas a disposición del soberano y realizando el que fue probablemente el primer pronunciamiento de la historia contemporánea de España.

Ferviente seguidor de la causa absolutista, por lo que protagonizó persecuciones contra diversos liberales y/o constitucionales (véase Constitución de 1812). Tras la Revolución de 1820 y ya en 1822 se ordenó su ejecución en el garrote vil.

Notas[editar]

Referencias[editar]

  • Rafael Gambra. La primera guerra civil de España (1821-1823). Madrid, 1950.
  • García Monerris, Encarna, y Carmen García Monerris, La nación secuestrada. Francisco Javier Elío: correspondencia y manifiesto, Universidad de Valencia, Valencia, 2009.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Baltasar Hidalgo de Cisneros
Virrey del Río de la Plata
1810 - 1811
Sucesor:
Gaspar de Vigodet
(como capitán general y gobernador)