Yma Súmac

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Yma Sumac»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Yma Súmac
Yma Sumac in Italy.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nombre en inglés Yma Sumac(Quechua) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 10 de septiembre de 1923 Ver y modificar los datos en Wikidata
Callao (Perú) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1 de noviembre de 2008 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Los Ángeles (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Cáncer colorrectal Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Hollywood Forever Cemetery (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Peruana y estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Sixto Chávarri Ver y modificar los datos en Wikidata
Emilia del Castillo Atahualpa Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
  • Moisés Vivanco Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos
Información profesional
Ocupación Cantante, compositora y actriz Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activa 1943-2006
Seudónimo Queen of Exótica & Princesa Inca
Géneros Exotica, world music, Mambo y lounge Ver y modificar los datos en Wikidata
Instrumento Voz Ver y modificar los datos en Wikidata
Tipo de voz Soprano sfogato Ver y modificar los datos en Wikidata
Discográficas
Distinciones
  • Comendador de la Orden El Sol del Perú Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Ymasig.png
Web
Sitio web

Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo (Ichocán, San Marcos, Cajamarca, 10 de septiembre de 1922-Los Ángeles, 1 de noviembre de 2008), más conocida como Yma Súmac,[1]soprano peruana de gran éxito internacional en los años cincuenta especialmente conocida por su inusual registro vocal único en el mundo, que llegó a abarcar cinco octavas y media.[2]

Además de destacarse por su belleza exótica decía ser nada menos que una ñusta (princesa de la realeza inca) descendiente del inca Atahualpa. Es la única peruana que tuvo su nombre inscrito en el Paseo de la Fama de Hollywood.[3]​Y la primera cantante femenina latinoamericana en formar parte de un teatro musical en Broadway en el 1950. Yma Sumac vendió más de 40 millones de discos por lo cual es la cantante peruana con más ventas en la historia.

Biografía[editar]

Yma Sumac nació en el Distrito de Ichocán,[4]San Marcos, Cajamarca; el 13 de septiembre de 1922. Sus padres fueron Sixto Chávarri y Emilia del Castillo. A través de la genealogía materna ella decía que se consideraba descendiente directa del último inca Atahualpa de raza indígena, hecho que fue confirmado por el cónsul general del Perú en los Estados Unidos, aunque cabe destacar que Yma Sumac es de ascendencia castiza.

A los cinco años su familia se mudó al poblado de Magdalena y luego a Cajamarca. Se dice que de niña trataba de imitar el canto de los pájaros hasta lograr el registro vocal propio del trinar de las aves, iniciándose así su pasión por el canto. Después de que se descubrieran sus dotes de cantante a los trece años de edad y con apoyo del Ministerio de Educación, pasó a vivir a la ciudad de Lima, capital del Perú. Su primera aparición en la radio fue en 1942. Contrajo matrimonio con Moisés Vivanco, compositor y director de la banda Compañía Peruana de Arte, el 6 de junio de 1942 en Arequipa.

Usando el nombre artístico de Yma Sumac, grabó como mínimo ocho canciones de folclore peruano en Argentina en 1944. En estas primeras grabaciones, con el sello discográfico Odeón, fue acompañada por la agrupación de Vivanco Compañía Peruana de Arte, integrada por 46 nativos danzantes, cantantes y músicos.

En Estados Unidos[editar]

En 1946, Yma Sumac viaja con Moisés Vivanco a Nueva York donde se presentan como Trío Inca Taky, con Vivanco a la guitarra y Cholita Rivero, prima de Sumac, cantando como contralto y bailando. Algunos periodistas de prensa amarilla lo consideraron un esnobismo basado en un engaño que ella se proclamara descendiente del emperador Atahualpa y surgió el bulo de que había nacido en Brooklyn y que su verdadero nombre era Amy Camus, que en realidad es su nombre artístico deletreado al revés. El 23 de mayo de 1946, el cónsul José Varela y Arias, en nombre del gobierno del Perú, certificó oficialmente «a mi buen entendimiento y en concordancia con las aserciones de autoridades en la historia de los incas y la historia peruana en general, Yma Sumac es una descendiente del inca Atahualpa».

En 1950 el matrimonio firmó un contrato con Capitol Records, compañía que comprendió el interés del público de Estados Unidos por las culturas exóticas tras la Segunda Guerra Mundial. De hecho, en sus actuaciones aparecía vestida como supuestamente lo haría una princesa inca según el gusto de Hollywood.

Ese mismo año graba, con la producción de Les Baxter, Voice of the Xtabay, que fue un gran éxito. Después grabaría con el director de orquesta Billy May. Su repertorio se nutría de canciones del folklore andino y de otras compuestas por su marido.

En 1954 participa en varias escenas como la ayudante de un arqueólogo en la película El secreto de los incas, con Charlton Heston, Robert Young y la glamorosa Nicole Maurey donde aparece en escenas de representación folclórica donde interpreta magistralmente los temas «Taita Inty», «Ataypura» y «Tumpa».

En 1955 publica Mambo!, con ritmos afrocubanos. En julio de 1955, el Gobierno estadounidense le concedió la ciudadanía estadounidense.[5]

En 1956 aparece en la película mexicana Música de siempre, donde escenifica «Chuncho», y al año siguiente lo hace en Omar Khayyam, con Cornel Wilde. Después de estos éxitos se le concedió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, siendo la primera latinoamericana en recibir este galardón y la única peruana que cuenta con tal distinción.

En mayo de 1958 obtuvo su divorcio legal de su exesposo, el músico Moisés Vivanco.[6]

A principios de los años sesenta consiguió gracias a sus convicciones políticas hacerse popular en la Unión Soviética, donde en 1961 grabó un disco en directo acompañada por la Orquesta Sinfónica del Teatro Bolshói. Una década después, en 1972, grabó un disco de rock, Miracles. Durante los años siguientes continuó actuando, aunque esporádicamente, en Estados Unidos, Perú y Canadá. En 1987 grabó el tema «I wonder» con el productor Hal Willner para el disco Stay Awake, con versiones de varios artistas de temas de películas de Disney.

En los años noventa se volvió a escuchar su voz en anuncios publicitarios y películas, apareciendo por ejemplo su tema «Ataypura» en la película El gran Lebowski de Joel e Ethan Coen.

El 2 de mayo de 2006, después de tres décadas de alejamiento y contando con 84 años de edad y gracias a la iniciativa de Miguel Molinari (reconocido crítico y promotor cultural), retornó al Perú para recibir una serie de condecoraciones del Gobierno de este país y otras autoridades y organizaciones culturales. La soprano permaneció durante quince días en su país natal, visitando Cuzco y Machu Picchu.

En su larga trayectoria se destacaron piezas exóticas como «Ataypura», «Chuncho», «Taita Inty», «Gopher Mambo», «Montana», «Incacho», «Tumpa», «Xtabay», «A La Molina», «El cóndor pasa», «Goomba Boomba», «Jungla», «Jívaro» o «Vírgenes del sol». Algunos cantantes han reconocido su influencia, como el francés Bernard Lavilliers, quien reconoce las influencias musicales «latinas» de los discos de Yma Sumac que sus padres le habían dado en los años cincuenta. Más modernamente, es citada por la cantante Vanessa Paradis en el tema «Joe le taxi» (1987) o por el español Guille Milkyway, que tiene una canción titulada: «La nueva Yma Sumac». La ganancia por sus millones de discos vendidos le permitió llevar una vida refinada de alta sociedad en el mundo de Hollywood.

Yma Sumac falleció en Los Ángeles el 1 de noviembre de 2008 a sus 86 años tras una corta lucha de seis meses de lucha contra un agresivo cáncer de colon. Por deseo de la cantante y de sus parientes más cercanos, fue inhumada en Hollywood, donde había pasado 60 años de su vida.[7]

Registro vocal único[editar]

Yma Sumac tenía un amplio registro vocal, podía emitir notas por encima de una soprano de coloratura hasta los graves de un bajo, tenía uno de los rangos vocales más amplios jamás conocidos en una interprete, siendo capaz de emitir notas desde la tesitura de sopranino, soprano, mezzo-soprano, contralto, tenor, barítono y bajo, fue la única persona capaz de hacer la triple coloratura o imitar a la prefección el trino de las aves. Su rango abarcaba desde Si1 a Re8.

En la canción «K´arawi» emite cinco octavas y cinco notas desde Sol2 a Re8.[8]

En la canción «Chuncho» emite cinco octavas y tres notas desde Si1 a Re7.

Realiza en vivo un dueto con la flauta dulce alcanzando un E6.[9]

Críticas y comentarios[editar]

El compositor español Manuel de Falla (1876-1946) advirtió que Yma Sumac debía cantar con su voz natural y evitar ser influenciada por profesores de canto sistémicos.[10]

Arthur Fiedler ―conductor de la afamada orquesta Pop de Boston― quedó impresionado al oírla y envió a su hermana, Elsa Fiedler, para que le enseñara a leer música y a hablar en el idioma de los músicos profesionales. Él tampoco quiso meterse con su voz.[10]

La más grande revelación de nuestros tiempos.
Diario La Prensa (Buenos Aires, 1943)[10]
Yma Sumac domina la sensibilidad artística de todo Brasil. Con su mágica y divina voz los problemas de nuestro mundo moderno son olvidados a través del magnetismo de este regalo fabuloso, el que viene a nosotros descendiendo directamente de Atahualpa, último rey inca.
Diario O Globo (Río de Janeiro, 1944)[10]
Yma Sumac, la maravillosa cantante peruana, introduce a un tipo de autohipnosis cuando canta.
Diario Los Ángeles Times (11 de marzo de 1951)[10]
Una fiera peruana, Yma Sumac, mantiene helada a la audiencia con un fabuloso rango de cuatro octavas.
James Poling, Collier’s (14 de abril de 1951)[10]
Lo más emocionante que nunca he oído.
Jarmina Novotna, soprano del Metropolitan Opera
Ha habido voces de cuatro octavas en la ópera en raras ocasiones, y añade que cada cantante se ha limitado a un solo rango en las que se sienten más cómodas. Yma se siente igualmente cómoda en cualquiera de sus cuatro voces.
Max Rudolf, secretario musical de la Compañía Metropolitana de Opera de Nueva York[10]

El Dr. Hollace E. Arment, cabeza del Departamento de Música de la Universidad de Auburn afirmó que la voz de Yma podría ser un retroceso a una era más primitiva. Él suponía que en las partituras de siglos anteriores, los compositores europeos daban por supuesto que las voces profesionales tenían un registro más grande que el actual. El Dr. Arment también afirmó que había detectado similitudes entre la manera de cantar de Yma Sumac y la antigua música yenemita y balinesa. (La antigua música babilónica se desconoce por completo, ya que no existen registros escritos). Arment sugirió que la voz de Yma Sumac podía ser un «asomo al pasado».[10]

No hay voz como esta en el mundo de la música de hoy. Tiene una escala más alta que cualquier voz femenina de concierto u ópera. Se encumbra dentro de la estratósfera acústica, o aploma al subcontralto profundo de tono con igual facilidad. Tales voces sobrevienen sólo una vez en una generación.
Glenn Dillard Gunn, crítico de música del diario Times-Herald (Washington DC)[10]
Oírla entrelazar ese fantástico contrapunto sobre los complejos ritmos de su acompañamiento es al fin experimentar algo nuevo en música.
Albert Goldberg, crítico musical del diario Los Ángeles Times[10]
Su voz tiene indudablemente gran belleza y su técnica vocal es impecable. Canta en notas muy graves y cálidas, y muy altas como trinos de pájaros, y sus tonos medios no son menos encantadores que los extremos de su registro. Ninguna de las notas que emitió fue desagradable o desafinada. Sin duda, sus atributos naturales son tan grandes y su técnica tan sólida que sólo queda lamentar que no se hubiese dedicado al gran repertorio de la música; su lugar está en los grandes teatros de ópera.
Virgil Thomsom, crítico musical del diario Herald Tribune (Nueva York, 1954)[10]
Stravinsky me sacudió de mi letargo cinematográfico:
¡¿Peruano?! ―me dijo― ¡¿Como Yma Sumac?!
Y continuó elogiando la garganta tenebrosa de nuestra cantante.
Jorge Eduardo Eielson (1924-2006), poeta peruano, en su obra Diálogo sobre Nijinski[10]

Discografía[editar]

Filmografía[editar]

Entre las películas que contienen sus canciones destacan:

Musicales

Distinciones[editar]

Referencias[editar]

  1. El nombre Yma Sumac es una mundialmente reconocida transliteración del término quechua Ima sumaq (‘qué linda’).
  2. En la canción «K'arawi» ella cantó desde un mi2 hasta un Lab7, abarcando 5 octavas y 7 notas en una canción, cuando un cantante profesional canta unas dos octavas y media. Su registro lograba la triple coloratura que le permitía imitar el canto de las aves. En la canción «Chuncho» canta desde un si2 (en el minuto 0:40) hasta un do#7 (en el minuto 2:55). En esa canción abarca 4 octavas y 3 notas Sin embargo, en este audio de la canción «K'arawi» que se encuentra en el sitio web YouTube.com, Yma Sumac canta desde un mi3 (en el minuto 3:09) hasta un re6 (en el minuto 0:10). En otro audio de la misma canción «K'arawi» (también en el sitio web YouTube) ―por alguna razón subida a Internet dos semitonos más grave― Yma Sumac canta desde un re3 (en el minuto 3:33) hasta un do6 (en el minuto 0:15). En esa canción, entonces, su registro tiene casi tres octavas (dos octavas más diez semitonos).
  3. «La inigualable y exótica Yma Sumac, primera iberoamericana en el Paseo de la Fama de Hollywood». Notimérica. 30 de marzo de 2017. Consultado el 25 de septiembre de 2019. 
  4. «BIOGRAPHY». Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. Consultado el 2 de diciembre de 2015. 
  5. «Yma Sumac becomes citizen», artículo del 23 de julio de 1955 en el diario New York Times, pág. 10.
  6. «Yma Sumac's divorce final», artículo del 21 de mayo de 1958 en el diario New York Times, pág. 39.
  7. Sitio web Sun Virgin.
  8. En la canción «K'arawi» ella cantó desde un Sol2 minuto 00:15 hasta un Re8 minuto 00:26. Esta canción abarca cinco octavas y cinco notas. En la canción «Chuncho» canta desde un si1 (en el minuto 0:40) hasta un Re7 (en el minuto 2:56).
  9. La supuesta «doble voz» es la grabación de su voz (cantando un mi6 mientras se ejecuta una flauta).
  10. a b c d e f g h i j k l Biography, artículo en inglés en el sitio web Yma-Sumac.

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]