Maltrato emocional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El maltrato emocional o psicológico se da en aquellas situaciones en las que los individuos significativos de quienes depende el sujeto lo descalifican, humillan, discriminan, ignoran sus sentimientos, someten su voluntad o lo subordinan en distintos aspectos de su existencia que inciden en su dignidad, autoestima e integridad psíquica y moral.

Definición[editar]

El maltrato emocional o psicológico se da en aquellas situaciones en las que los sujetos significativos de quienes depende el maltratado lo hacen sentir mal, descalificado, humillado, discriminado, ignorando o menoscabando sus sentimientos, sometiendo su voluntad o subordinándolo en distintos aspectos de su existencia que inciden en su dignidad, autoestima o integridad psíquica y moral.

Ejemplos de maltrato emocional son el abandono emocional, la falta de empatía, la descalificación, la violencia verbal, los insultos, las amenazas, el control excesivo, la extorsión afectiva, la culpabilización, la presión económica, los sarcasmos, la coerción, las críticas destructivas, el desprestigio de los vínculos del sujeto (descalificación de sus amistades, familiares o pareja), el aislamiento emocional, las burlas y cualquier tipo de castigo que no sea físico.

El maltrato emocional puede venir acompañado de maltrato físico o no, pero cuando existe maltrato físico siempre se combina con el maltrato emocional[1] .

Consecuencias[editar]

Las consecuencias pueden ser sentimientos de humillación, vergüenza o culpa, depresión, baja autoestima, inestabilidad del sueño con pesadillas, automutilación, extrema dependencia afectiva, anorexia, bulimia y drogodependencia. Se puede llegar incluso a intentos de suicidio.

En el caso de los niños, el maltrato infantil se da porque los adultos significativos de los que depende el niño, es decir, sus padres o sus maestros o profesores o tutores, no establecen un vínculo positivo que estimule al niño y le proporcione bienestar emocional y psicológico. El niño maltratado padece descuido por parte de dichas figuras adultas quienes no lo protegen y no lo estimulan adecuadamente ni responden a sus necesidades afectivas y psíquicas. Las consecuencias pueden ser retraso madurativo, accidentes frecuentes, trastornos de aprendizaje, trastornos psicosomáticos y depresión.[2] .

Indicadores[editar]

Algunos síntomas del maltrato emocional en los niños pueden ser los tics, miedos, fobias, llantos excesivos, temores de salir o de ir a la casa o a la escuela, comerse las uñas, tartamudeo, falta de interés en la escuela o de curiosidad, abulia, excesiva pasividad o hiperkinesia, agresividad y negativismo.[3]

El maltrato emocional puede darse tanto en la familia, violencia doméstica, como en la pareja, violencia de pareja, tanto en la escuela como en el trabajo.[4]

Referencias[editar]

  1. Susana Velazquez. «xtraños en la noche». Género, psicoanálisis, subjetividad. Buenos Aires: Paidós. ISBN 950-12-4192-0. 
  2. Escudero Alvaro, Consuelo (1997). «Maltrato emocional o psicológico». Niños maltratados. Madrid, Díaz de Santos. ISBN 9788479783082. Consultado el 26 de noviembre de 2015. 
  3. de Medina, Amparo (2001). Libres de la Violencia Familiar. El Paso, Tex. Mundo Hispano. ISBN 9780311462803. Consultado el 26 de noviembre de 2015. 
  4. Marie-France Hirigoyen (1999). El acoso moral: el maltrato psicológico en la vida cotidiana. Buenos Aires: Paidós. ISBN 9788449307058. Consultado el 26 de noviembre de 2015. 

Véase también[editar]