Mánager

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un representante artístico o mánager (anglicismo de manager) es un individuo que guía la carrera profesional de artistas en la industria del entretenimiento. La responsabilidad del representante es supervisar los negocios de un artista; aconsejarlo y asesorarlo en temas profesionales, planes a largo plazo y decisiones personales que puedan afectar a su carrera.[1]

Las funciones y tareas de un representante varían levemente de una industria a otra, dependiendo de las labores para las cuales fue contratado. Por ejemplo, los deberes de un mánager musical difieren de las de un mánager que asesora a actores, escritores o directores. Un representante también puede ayudar a artistas a encontrar agentes, o a decidir cuándo renovarlos.[2] Los agentes de talentos tienen la autoridad de cerrar tratos para sus clientes, mientras que los mánager sólo pueden establecer contacto con productores y estudios, sin la capacidad de negociar contratos.

Por extensión, el concepto támbién se aplica a otras áreas, por ejemplo en el deporte.

Representantes musicales[editar]

Un representante musical maneja muchos asuntos relacionados a la carrera de cantantes, bandas y, en ocasiones, disc jockeys. Son contratados por músicos para que los ayuden a determinar decisiones profesionales, compromisos, promociones, acuerdos, contratos discográficos, etc. La tarea de estos mánager es extensa, y puede incluir actividades similares a las de un asesor de prensa, un promotor, un agente, un contador, un encargado de giras y, a veces, un asistente personal.[3] Mientras la trayectoria del artista se va desarrollando, las responsabilidades del representante aumentan. Éste se vuelve imprescindible para manejar las diferentes piezas que arman una carrera en la industria musical. También puede ayudar a cantantes, compositores e instrumentistas a encontrar a productores o a entablar relaciones con compañías discográficas, publicistas, agentes y espectadores. Los quehaceres de un mánager musical activo se enfocarán en ganar reputación para el artista, formar una base de admiradores, lanzar demos, planear actividades promocionales y programar espectáculos. Además, tendrá acceso a estudios de grabación, fotógrafos, promociones, y tendrá que entregar material publicitario de su artista a los medios de comunicación de manera periódica.

Comienzos[editar]

Al empezar la carrera de un artista, las tareas publicitarias recaen en los propios músicos o en el representante si es que cuentan con uno. Debido a que el artista es relativamente desconocido al comienzo, las giras, las promociones y los eventos agendados son mínimos. En esta etapa, el mánager debe reconocer claramente lo que el músico desea. Esto puede lograrse mediante un contrato verbal o escrito. Dentro de los primeros objetivos del mánager se encuentra el lanzamiento de un álbum musical.

Comisión[editar]

Un acuerdo de comisión puede ser renegociado luego de 3 o 4 meses. Ésta puede ser aproximadamente de un 20% del producto, o de un 10% o más de las ganancias generadas por actuaciones y eventos comerciales. Estas cantidades dependen obviamente del nivel alcanzado por la banda o artista, y de la experiencia y recursos que posea el mánager (mientras menos desarrollado el artista y más experto el representante, más alta la comisión).

Actuaciones[editar]

Es importante para un artista presentarse en vivo frente al público. Fiestas de cumpleaños, espectáculos gratuitos y shows de talentos son buenas oportunidades para ganar experiencia y no requieren mayores compromisos de parte del músico. Si un artista desea actuar en un bar o en una discoteca, el administrador del recinto pone diversas condiciones. En la mayoría de los casos, se pide una demo que incluya algunas canciones (preferiblemente las mejores del músico). La banda debe ser los más profesional posible para mantener a los administradores del lugar interesados en una nueva presentación en el futuro. Otro factor crítico es el de la promoción y la publicidad. Aunque la mayoría de los bares y otros lugares de entretenimiento prefieren que los mánager traigan un buen número de asistentes a sus shows, no siempre ocurre eso. En raras ocasiones, y previo acuerdo entre las partes, el dueño del local puede multar a la banda por el público que no asistió a la actuación. Esta multa es para cubrir los gastos del bar y la pérdida del dinero invertido en montar el espectáculo para la banda.

Fotografía[editar]

Los representantes usualmente requieren los servicios de un fotógrafo profesional mientras el artista está grabando en el estudio. Diferentes imágenes del músico pueden ser usadas en sitios web, carátulas de álbumes, afiches y material promocional que se entregará a los medios de comunicación. El fotógrafo no cubre los gastos de los materiales, y debe ceder los derechos de autor al representante luego de tomar las fotografías. A los representantes se les aconseja tener estas imágenes antes de que se diseñe la carátula del disco.

Lanzamiento del álbum[editar]

Una vez que la fecha de lanzamiento del álbum se establece, el mánager puede comenzar a buscar recintos para llevarlo a cabo. Los lanzamientos son mucho más atractivos para los dueños de bares porque casi siempre garantizan la asistencia de público. Consecuentemente, estos eventos son fáciles de realizar. El tamaño del lugar no debe exceder la cantidad de asistentes, porque si es muy amplio, el artista se ve insignificante.

«Kit de prensa» del músico[editar]

Cuando se fija la fecha del lanzamiento del disco, el mánager debe preparar un «kit de prensa», que es un paquete de materiales usado para contactar a los ejecutivos de los sellos musicales, a las estaciones de radio, a los periódicos y a las oficinas A&R de las casas discográficas con el objetivo de generar interés en el artista y en su música. Por otra parte, muchos representantes prefieren usar un «kit de prensa» electrónico, el cual es idéntico al anterior, excepto porque es un archivo computacional descargable. El «kit de prensa» debe llamar la atención de aquellos a quienes va dirigido y, por lo general, contiene:

  • Un panfleto con la biografía del artista, logros en su carrera y fotografías promocionales.
  • Citas o artículos de prensa sobre el artista, incluyendo reseñas sobre su música, que pueda ser fácilmente editada para añadirla a las publicaciones. Una crítica hecha por una persona acreditada agrega credibilidad, y le permite al lector saber que el músico ha sido mencionado anteriormente.
  • Una agenda de presentaciones recientes, actuales y futuras. El itinerario artístico demuestra que el artista gana popularidad en la comunidad.
  • Un CD demo que contenga el último lanzamiento musical del artista. Aunque lo habitual es enviar al menos tres canciones, algunos músicos entregan el álbum completo para que la publicación o la radioemisora pueda revisarlo en su totalidad.
  • Boletos de obsequio para presenciar la presentación del lanzamiento del álbum (si es que se organiza uno).
  • Información de contacto.

Algunos representantes connotados[editar]

Referencias[editar]

  1. Musicbizadvice.com. «How much does the average concert promoter make per year, and how hard is the course of study?» (en inglés). Consultado el 27 de enero de 2009.
  2. Garrison, Larry (2002). Breaking into acting for dummies. Wiley Publishing Inc.. pp. 34. ISBN 978-0-7645-5446-9. http://www.dummies.com/store/product/Breaking-Into-Acting-For-Dummies.productCd-0764554468,navId-322429.html. 
  3. Getsigned.com. «When does my band need a manager?» (en inglés). Consultado el 27 de enero de 2009.