Alfonso Reyes Ochoa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfonso Reyes Ochoa
Alfonso Reyes.jpg
Alfonso Reyes
Nombre de nacimiento Alfonso Reyes Ochoa
Nacimiento 17 de mayo de 1889
Bandera de México Monterrey, Nuevo León
Defunción 27 de diciembre de 1959 (70 años)
Bandera de México Ciudad de México, D.F.
Nacionalidad mexicana
Seudónimo "El regiomontano universal"
Ocupación escritor (ensayista, narrador, poeta), diplomático, poeta, abogado
Instituciones La Casa de España, El Colegio de México, Academia Mexicana de la Lengua, El Colegio Nacional
Lengua de producción literaria español
Lengua materna español
Premios Premio Nacional de Ciencias y Artes (Literatura y Lingüística); candidato al Premio Nobel de Literatura; doctor honoris causa (Universidad de Princeton, La Sorbona, Universidad de California-Berkeley)
[editar datos en Wikidata ]

Alfonso Reyes Ochoa (Monterrey, 17 de mayo de 1889 - México, D.F., 27 de diciembre de 1959) fue un poeta, ensayista, narrador, diplomático y pensador mexicano. Se le conoce también como «el regiomontano universal».[1]

Semblanza biográfica[editar]

Alfonso Reyes fue el noveno de los doce hijos del General Bernardo Reyes Ogazón y de Doña Aurelia de Ochoa-Garibay y Sapién, de importante familia jalisciense. Su padre ocupó importantes cargos durante los gobiernos de Porfirio Díaz (fue gobernador del estado de Nuevo León y Secretario de Guerra y Marina).

Alfonso Reyes realizó sus primeros estudios en colegios de Monterrey, en el Liceo Francés de México, en el Colegio Civil de Monterrey, y posteriormente en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Escuela Nacional de Jurisprudencia, que tiempo después sería la Facultad de Derecho en la ciudad de México, en donde el 16 de julio de 1913 se graduó de abogado.

En 1909, fundó, con otros escritores, el Ateneo de la Juventud, donde Pedro Henríquez Ureña, Antonio Caso y José Vasconcelos Calderón, entre otros intelectuales, se organizaron para leer y discutir a los clásicos griegos, acuñar agudas reflexiones sobre la literatura y la filosofía universales, y llevar a cabo una importante labor de difusión cultural. De gran relevancia fueron las críticas que hicieron al positivismo y al desarrollo que tuvo en México durante el Porfiriato, mismas que suscitaron una verdadera revolución cultural en el país.

En 1911, cuando tenía 21 años de edad, publicó su primer libro Cuestiones estéticas.

La Revolución mexicana de 1910 no favoreció a la familia Reyes, que tenía buenas relaciones con la dictadura porfirista. Reyes recuerda que escribía en su cuarto de la ciudad de México con una carabina cargada, cerca de su escritorio; de vez en cuando la miraba, preguntándose si tendría que usarla [cita requerida].

En agosto de 1912, fue nombrado secretario de la Escuela Nacional de Altos Estudios, antecedente de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde impartió la cátedra de "Historia de la Lengua y Literatura Españolas".

En 1913, su padre participó en el golpe de estado en contra del presidente Francisco I. Madero, lo que derivará en la lucha fratricida conocida como la Decena Trágica. El general Bernardo Reyes murió el primer día de combate, en el Zócalo de la Ciudad de México. Alfonso Reyes escribiría luego un poema a la memoria de esa tarde. Este hecho y la posterior participación de su hermano en el gobierno de Victoriano Huerta lo hicieron marchar a Europa en junio de ese año e incorporarse a la Legación de México en Francia, puesto que desempeñó hasta 1914.

Estancia en España[editar]

Reyes se exilió luego en España, donde residió desde 1914 hasta 1924. Esta época será la de su mejor período de creación y en la que se convertirá, al mismo tiempo, en gran escritor y maestro de la investigación literaria.

En España, donde pasó apuros económicos, se consagró a la literatura y la combinó con el periodismo; trabajó en el Centro de Estudios Históricos de Madrid bajo la dirección de Don Ramón Menéndez Pidal. En 1919 fue nombrado secretario de la comisión mexicana "Francisco del Paso y Troncoso", año en el que efectuó la versión en prosa del Cantar de mio Cid.

Varios de sus amigos lo instaron a naturalizarse español, pues así podría desempeñar un puesto en el gobierno, pero Reyes no siguió el consejo. Alguna vez se le presentó una oferta para la enseñanza, pero la rechazó. Se interesó en la estética de Benedetto Croce. Publicó numerosos ensayos sobre la poesía del Siglo de Oro español, entre los que destacan: Barroco y Góngora; además, fue uno de los primeros escritores en estudiar a sor Juana Inés de la Cruz. En España, organizó una ceremonia para honrar la memoria del poeta simbolista Stéphane Mallarmé. De 1917 son Cartones de Madrid, su breve y magistral obra, Visión de Anáhuac, El suicida, y de 1921, El cazador. Fue colaborador de la Revista de Filología Española, de la Revista de Occidente y de la Revue Hispanique. Son notables sus trabajos sobre literatura española, sobre literatura clásica antigua y sobre estética, entre los que destacan, de esa época, Cuestiones estéticas (1911).

A partir de 1924, desarrolla una vida diplomática y social en París, Buenos Aires y Río de Janeiro. Traduce a Mallarmé y edita su propio correo literario: Monterrey, publicado a partir de 1930. Se cartea con amigos dispersos de todo el mundo y dicta discursos, conferencias y contribuye en homenajes y reuniones culturales.

Publica, entre otros, Cuestiones gongorinas (1927), Capítulos de literatura española (1939-1945), Discurso por Virgilio (1931). De su obra poética, que revela un profundo conocimiento de los recursos formales, destacan Ifigenia cruel (1924), Pausa (1926), 5 casi sonetos (1931), Otra voz (1936) y Cantata en la tumba de Federico García Lorca (1937).

Dejó asimismo una valiosa obra como traductor (Laurence Sterne, G. K. Chesterton, Antón Chéjov) y como editor (Ruiz de Alarcón, Poema del Cid, Lope de Vega, Gracián, Arcipreste de Hita, Quevedo).

Vida de diplomático[editar]

Firma de Alfonso Reyes en carta dirigida al licenciado Luis I. Rodríguez, secretario particular del presidente de la República Lázaro Cárdenas del Río en uno de los documentos relacionados con el exilio republicano español en México (caja 4, expediente 12, del fondo documental "Daniel Cosío Villegas" del Archivo Institucional/Archivo Histórico de El Colegio de México).

Una vez aquietados los vientos de la Revolución, la fama de Reyes en Europa llega a México y el Estado mexicano lo incorpora al servicio diplomático.

De 1920 a 1939 desempeñó diversos puestos dentro del servicio diplomático mexicano. Primero, en junio de 1920, fue nombrado segundo secretario de la Legación de México en España. Luego, encargado de negocios en España (de 1922 a 1924), ministro en Francia (de 1924 a 1927) y embajador en Argentina (de 1927 a 1930).

Durante su estancia en Buenos Aires, Reyes recibe una carta y auxilia a un colega diplomático y poeta, Pablo Neruda, que está atrapado y muriendo de aburrimiento en una perdida e ignota oficina comercial en Asia. De 1936 a 1937 es titular de la Embajada en Brasil, entre 1930 y 1936.

Influencia y reconocimientos[editar]

Sepulcro de Alfonso Reyes en la Rotonda de las Personas Ilustres (México)

Durante su etapa como embajador en Argentina, Reyes se relaciona con la brillante generación literaria de este país sudamericano. La amistad de Victoria Ocampo y el dominicano Pedro Henríquez Ureña lo reúne con Xul Solar, con Leopoldo Lugones, con un joven Jorge Luis Borges, y, un aún más joven, Adolfo Bioy Casares, además del celebrado Paul Groussac. «Groussac me enseñó a escribir»- decía con humildad y con frecuencia-. Por su parte, a Jorge Luis Borges «sobre todo le subyugaba el refinado y seductor estilo literario del escritor mexicano»;[2] tal era la admiración de Borges por él (Reyes era diez años mayor), que llegó a considerarlo «el mejor prosista de lengua española en cualquier época»,[3] y en su recuerdo escribió el poema «In memoriam».[4] Los libros de escritores mexicanos van del Anáhuac al Río de la Plata, y en sentido inverso van los textos de autores argentinos.

En abril de 1939 preside la Casa de España en México, una institución fundada principalmente por refugiados de la Guerra Civil Española (a los que él, junto con Daniel Cosío Villegas, ayudó a asilarse) que después se convertiría en el prestigiado El Colegio de México. El 19 de abril de 1940 fue nombrado miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua, contraparte correspondiente de la Real Academia Española, ocupó la silla XVII y fue director de 1957 a 1959.[5] Fue catedrático y fundador de El Colegio Nacional.[6]

En 1945 obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Literatura y Lingüística en México.[7] De 1924 a 1939 se convirtió en una figura esencial del continente hispánico de las letras, como atestigua el propio Jorge Luis Borges. Es el principal animador de la investigación literaria en México, y uno de los mejores críticos y ensayistas en lengua castellana.

En 1949, Gabriela Mistral "lanza" la candidatura de Reyes para que se le otorgue el Premio Nobel de Literatura, pero el movimiento nacionalista mexicano, muy fuerte en ese momento, "obstruye" la candidatura pues, para su gusto, Reyes escribe mucho de los griegos y muy poco de los aztecas.

En 1951 Reyes sufre un infarto y es atendido por el famoso cardiólogo mexicano Ignacio Chávez.

Fue nombrado doctor honoris causa en letras por la Universidad de Princeton en 1950[8] y en 1958 fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad La Sorbona (en francés La Sorbonne) de Francia. Ese mismo año viaja en automóvil de la ciudad de México a Estados Unidos, para recibir el doctorado honoris causa de la Universidad de California en Berkeley. Las minifaldas que ve en un establecimiento de comida rápida en California le encantan: "Aquí las chicas sirven comida usando patines y con los muslos al aire, como en la Creta minoica", escribe en su diario. En 27 de diciembre de 1959 fallece en la ciudad de México, víctima de una afección cardíaca. Fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres[9]

El Fondo de Cultura Económica ha publicado los 27 volúmenes de sus Obras completas, cuya edición estuvo a su cargo hasta su muerte.

Alfonso Reyes es un escritor clásico, formalista, comedido, su prosa nos hace pensar en el modelo apolíneo de Nietzsche. Sus temas y preocupaciones fueron siempre los grandes temas de la cultura clásica griega. Fue considerado por Borges "el mejor prosista del idioma español del siglo XX".[10]

Obra publicada[editar]

Poesía[editar]

  • Huellas (1922)
  • Pausa (1926)
  • Cinco casi sonetos (1931)
  • Sol de Monterrey (1932)
  • Romances del Río de enero (1933)
  • A la memoria de Ricardo Guiralde (1934)
  • Golfo de México (1934)
  • Yerbas del tarahumara (1934)
  • Minuta. Juego Poético (1935)
  • Infancia (1935)
  • Otra voz (1936)
  • Cantata en la tumba de Federico García Lorca (1937)
  • Villa de Unión (1940)
  • Algunos poemas, (1925-1939) (1941)
  • Romances (y afines) (1945)
  • La vega y el soto (1916-1943) (1946)
  • Cortesía (1909-1947) (1948)
  • Homero en Cuernavaca (1949)
  • Poema del Cid (Traducción) (1949)
  • La Iliada de Homero. Primera parte: Aquiles agraviado. Traslado de Alfonso Reyes (1951)
  • Obra poética (1952)
  • Nueve romances sordos (1954)
  • Bernardo Mandeville. El panal rumoroso o la redención de los bribones. Paráfrasis libre de Alfonso Reyes (1957)
  • Cuatro poemas en torno a Monterrey (1957)

Teatro[editar]

Crítica, ensayos y memorias[editar]

  • Composiciones presentadas en los exámenes de primero y segundo curso de literatura, en la Escuela Nacional Preparatoria, por el alumno... (1907)
  • Los "poemas rústicos" de Manuel José Othón. Conferencias en el Ateneo de la Juventud (1910)
  • Cuestiones estéticas, (1911)
  • El paisaje en la poesía mexicana del siglo XVI (1911)
  • El suicida. Libro de ensayos, (1917)
  • Visión de Anáhuac (1519) (1917)
  • Cartones de Madrid (1914-1917) (1917)
  • Retratos reales e imaginarios (1920)
  • Simpatías y diferencias:
Primera serie: Páginas del jueves (1921)
Segunda serie: I Crítica/II Historia menor (1921)
Tercera serie: I Simpatías/II El cisne (1922)
  • El cazador. Ensayos y divagaciones (1921)
  • L'evolution du Mexique (1923)
  • Calendario (1924)
  • Simples remarques sur le Mexique (1926)
  • Reloj de sol. Quinta serie de "Simpatías y diferencias" (1926)
  • Cuestiones gongorinas (1927)
  • Fuga de Navidad (1929)
  • La saeta (1931)
  • Discurso por Virgilio (1931)
  • A vuelta de correo (1932)
  • En el día americano (1932)
  • Horas de Burgos (1932)
  • Atenea política (1932)
  • En el ventanillo de Toledo (1932)
  • Tren de ondas (1932)
  • Voto por la Universidad del Norte (1933)
  • La caída. Exégesis en marfil (1933)
  • Tránsito de Amado Nervo (1937)
  • La idea política de Goethe (1937)
  • Las vísperas de España (1937)
  • Aquellos días (1937)
  • Mallarmé entre nosotros (1938)
  • Capítulos de literatura española:
Primera serie (1939)
Segunda serie (1945)
  • La crítica en la edad ateniense (600 a 300 a. C.) (1941)
  • Pasado inmediato y otros ensayos (1942)
  • Los siete sobre Deva. Sueño de una tarde de agosto (1942)
  • La antigua retórica (1942)
  • Última Tule (1942)
  • La experiencia literaria (1942)
  • El deslinde. Prolegómenos a la teoría literaria (1944)
  • Tentativas y orientaciones (1944)
  • Dos o tres mundos. Cuentos y ensayos (1944)
  • Norte y sur (1925-1942) (1944)
  • El Brasil y su cultura (1944)
  • Tres puntos de exegética literaria (1945)
  • Los regiomontanos (1945)
  • Los trabajos y los días, 1934-1944 (1945)
  • Las letras patrias (1946)
  • Por mayo era, por mayo... (1946)
  • Justo Sierra. Un discurso (1947)
  • A lápiz. 1923-1946 (1947)
  • Grata compañía (1948)
  • Entre libros, 1912-1923 (1948)
  • De un autor censurado en el Quijote (Antonio de Torquemada) (1948)
  • Panorama de la religión griega (1948)
  • Letras de la Nueva España (1948)
  • Sirtes (1932-1944) (1949)
  • De viva voz (1920-1947) (1949)
  • Mi idea de la historia (1949)
  • Junta de sombras. Estudios helénicos (1949)
  • Tertulia de Madrid (1949)
  • Cuatro ingenios (1950)
  • En torno al estudio de la religión griega (1951)
  • Trazos de historia literaria (1951)
  • Ancorajes (1951)
  • Interpretación de las edades hesiódicas (1951)
  • Medallones (1951)
  • La X en la frente. Algunas páginas sobre México (1952)
  • Marginalia
Primera serie (1946-1951) (1952)
Segunda serie (1909-1954) (1954)
Tercera serie (1940-1959) (1959)
  • Memorias de cocina y bodega (1953)
  • Trayectoria de Goethe (1954)
  • Parentalia. Primer capítulo de mis recuerdos (1954)
  • La danza (1956)
  • Dos escritos sobre Paul Valéry (1957)
  • Las burlas veras (1957)
  • La filosofía helenística (1959)
  • Los nuevos caminos de la lingüística (1960)
  • A campo traviesa. Trazos de Jean-Pierre Marcillac (1960)
  • Al yunque (1944-1958) (1960)
  • La afición de Grecia (1960)
  • Albores. Segundo libro de recuerdos (1960)
  • El polifemo sin lágrimas (1961)
  • Oración del 9 de febrero (1963)
  • Dante y la ciencia de su época (1965)
  • Universidad, política y pueblo (1967)
  • Anecdotario (1968)
  • Prosa y poesía (1975)

Narrativa[editar]

  • El plano oblicuo. Cuentos y diálogos (1920)
  • El testimonio de Juan Peña (1930)
  • La casa del grillo (1945)
  • Verdad y mentira (1950)
  • Árbol de pólvora (1953)
  • Quince presencias (1955)
  • Los tres tesoros (1955)

Archivo personal[editar]

  • Reliquias (Recuerdos, intimidades):
    • Berkeleyana (1941)
  • Astillas (Literatura menor, juegos de pluma):
    • Burlas literarias (1919-1922) (1947)
    • Tres cartas y dos sonetos (1954)
    • Briznas I (1959)
  • Residuos (Orillas, relieves, gangas y flecos de la obra):
    • Cartilla moral (1944) (1952)
    • Resumen de la literatura mexicana (siglos XVI-XIX) (1957)
  • Instrumentos (Apuntes, notas, elementos de trabajo y estudio):
    • Introducción al estudio económico del Brasil (1936) (1938)
    • La inmigración en Francia (1927) (1947)
    • La constelación americana. Conversaciones de tres amigos, Buenos Aires, 23 de octubre al 19 de noviembre de 1936 (1950)
    • De la antigüedad a la Edad Media (1954)
    • Troya (1954)
    • Libros y libreros en la antigüedad (1955)
    • El triángulo egeo (1958)
    • La jornada aquea (1958)
    • Geógrafos del mundo antiguo (1959)
  • Testimonios (Memorias, reseñas):
    • El servicio diplomático mexicano (1933) (1937)
    • La conferencia colombo-peruana para el arreglo del incidente de Leticia. Río de Janeiro, 25 de octubre de 1933 al 24 de mayo de 1934 (1947)
    • Momentos de España: Memorias políticas, 1920-1923 (1947)
    • Crónicas de Francia:
Vol. I (enero a abril de 1925) (1947)
Vol. II (abril a junio de 1925) (1952)
Vol. III (julio a diciembre de 1925) (1955)
Vol. IV (enero a junio de 1926) (1956)
Vol. V (junio de 1926 a febrero de 1927) (1957)
  • Documentos (Papeles ajenos):
    • Manuel García Blanco, el escritor mexicano Alfonso Reyes y Unamuno (1956)

Obras completas[editar]

Editadas por el Fondo de Cultura Económica e ilustradas por el dibujante Enrique Sobisch (1955-1993).

Obras ilustradas[editar]

  • La cena, con ilustraciones de Santiago Caruso (México, La Caja de Cerillos, 2013)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. López Villafañe, Víctor et al. (2007). Nuevo León en el siglo XX. Apertura y globalización de la crisis de 1982 al fin de siglo. Volumen 3. Monterrey: Fondo Editorial de Nuevo León. p. 204. ISBN 970-9715-32-1. Consultado el 2 de octubre de 2010. 
  2. Braulio Hornedo, Reyes el memorioso.
  3. Séptima conferencia del ciclo Siete noches titulada «La ceguera», celebrada el 3 de agosto de 1977 en el teatro Coliseo de Buenos Aires.
  4. Incluido en El hacedor.
  5. José Rojas Garcidueñas (1975). Semblanzas de académicos (ed.): «Nuestros centenarios: humanistas mexicanos» págs. 313. México: Ediciones del Centenario de la Academia Mexicana. Consultado el 15 de noviembre de 2009.
  6. «Miembros. Reyes, Alfonso». El Colegio Nacional. Consultado el 6 de mayo de 2012.
  7. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. «Premio Nacional de Ciencias y Artes». Secretaría de Educación Pública. Consultado el 1 de diciembre de 2009.
  8. Grados honoríficos otorgados por la Universidad de Princeton
  9. «Rotonda de las personas ilustres». Segob. Consultado el 20 de julio de 2011.
  10. Castañón, Adolfo (2007). Alfonso Reyes, caballero de la voz errante. Monterrey: Universidad Autónoma de Nuevo León. p. 228. ISBN 970-694-386-2. Consultado el 28 de enero de 2012. 

Bibliografía[editar]

  • Arenas Monreal, Rogelio. “Alfonso Reyes en España. Los trabajos eruditos en el Centro de Estudios de Madrid”. Actas XXIX Congreso del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, t. II, v. I. Barcelona: Promociones y Publicaciones Universitarias, 1992, pp. 469-479.
  • Barrera Enderle, Víctor, La mudanza incesante. Teoría y crítica literarias en Alfonso Reyes, Monterrey, Universidad de Nuevo León, 2002.
  • Cavazos Garza, Israel (1996). Escritores de Nuevo León. Diccionario Biobibliografico. Universidad Autónoma de Nuevo León. 
  • Guichard, Luis Arturo. “Notas sobre la versión de ‘La Ilíada’ de Alfonso Reyes”. Nueva Revista de Filología Hispánica 52.2 (2004), pp. 409-448.
  • Houvenaghel, Eugenia. “El homenaje de Alfonso Reyes a intelectuales latinoamericanos: Un elogio velado de la tradición europea”. Neophilologus 86.3 (July 2002), 391-399.
  • Lago Carballo, Antonio. “Ortega y Alfonso Reyes (Una relación intelectual con América al fondo)”. Revista de Occidente, 264 (mayo de 2003), pp. 5-16.
  • Moreno, Hugo. “El humanismo de Alfonso Reyes, hoy”. Revista de Literatura Mexicana Contemporánea, 9[18], (Jan-Mar 2003), pp. 14-24.
  • Pineda Buitrago, Sebastián, La musa crítica: teoría y ciencia literaria de Alfonso Reyes, México, El Colegio Nacional, 2007.
  • Rangel Guerra, Alfonso. Las ideas literarias de Alfonso Reyes. Segunda edición. México: El Colegio de México, 1991.
  • Rangel Guerra, Alfonso. “Alfonso Reyes, teórico de la literatura”. Hispania 79.2 (1996), pp. 208–214.
  • Reyes, Alicia. Genio y figura de Alfonso Reyes. México: Fondo de Cultura Económica, 2000.
  • Robb, James Willis. El estilo de Alfonso Reyes (Imagen y estructura). Segunda edición. México: Fondo de Cultura Económica, 1978.
  • Saladino García, Alberto. “El humanismo de Alfonso Reyes”. Cuadernos Americanos, 17.5 [101] (Sept-Oct 2003), pp. 43-58.
  • Ward, Thomas. “La teoría literaria de Reyes”. La teoría literaria: el romanticismo, el krausismo y el modernismo ante la 'globalización' industrial. University, MS: Romance Monographs, núm. 61, 2004, pp. 87-91.
  • Garciadiego Dantán, Javier. “Alfonso Reyes”. Colección Grandes protagonistas de la historia mexicana. México. Planeta Deagostini. 2002.
  • Conn, Robert T. The Politics of Philology. Alfonso Reyes and the Invention of the Latin American Tradition. Lewisburg: Bucknell University Press, 2002.

Enlaces externos[editar]