Ramón María del Valle-Inclán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ramón María del Valle-Inclán
Valle inclan.jpg
Nombre de nacimiento Ramón José Simón Valle-Inclán Peña
Nacimiento 28 de octubre de 1866
Bandera de España Villanueva de Arosa, Pontevedra, España
Defunción 5 de enero de 1936
(69 años)
Bandera de España Santiago de Compostela, España
Nacionalidad Española
Ocupación Escritor
Período Primer tercio del siglo XX
Lengua de producción literaria Castellano
Lengua materna Castellano
Género Teatro
Novela
Poesía
Movimientos Modernismo
Cónyuge Josefa María Ángela Blanco Tejerina
Descendencia 1. María de la Concepción (1908)
2. Joaquín María Baltasar (1914-1914)
3. Carlos Luis Baltasar (1917-2006)
4. María de la Encarnación Beatriz Baltasara 'Mariquiña' (1919-2003)
5. Jaime Baltasar Clemente (1922-1985)
6. Ana María Antonia Baltasara (1924)
Premios No obtuvo.
Finalista del premio Fastenraht 1931 [Premio desierto]
[editar datos en Wikidata]
Ramón María del Valle-Inclán

Escudo de la Segunda República Española.svg
Director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma
10 de marzo de 1933-5 de enero de 1936[nota 1]
Predecesor Miguel Blay y Fábrega
Sucesor Emilio Moya Lledó

Escudo de la Segunda República Española.svg
Conservador General del Tesoro Artístico Nacional[nota 2]
2 de septiembre de 1931-junio de 1932[nota 3]
Predecesor nadie
Sucesor nadie
[editar datos en Wikidata]

Ramón Valle y Peña (Villanueva de Arosa, 28 de octubre de 1866Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936), también conocido como Ramón del Valle-Inclán o Ramón María del Valle-Inclán, fue un dramaturgo, poeta y novelista español, que formó parte de la corriente literaria denominada modernismo en España y se encuentra próximo, en sus últimas obras, a la denominada generación del 98. Se le considera uno de los autores clave de la literatura española del siglo XX.

Respecto a su nombre público y literario, Ramón del Valle-Inclán es el que aparece en la mayoría de las publicaciones de sus obras, así como en los nombramientos y ceses de los cargos administrativos institucionales que tuvo en su vida. El nombre de Ramón José Simón Valle Peña sólo aparece en los documentos de la partida de bautismo y del acta de matrimonio. Como Ramón del Valle de la Peña sólo firma en las primeras colaboraciones que realiza en su tiempo de estudiante universitario en Santiago de Compostela para Café con gotas. Semanario satírico ilustrado. Con el nombre de Ramón María del Valle-Inclán se le encuentra en algunas ediciones de ciertas obras su época modernista,[nota 4] así como en un texto igualmente de su época modernista, que responde a una particular «autobiografía».[nota 5] No sólo él mismo toma a veces este nombre durante esta época literaria, sino que también Rubén Darío igualmente así le declama en la «Balada laudatoria que envía al Autor el Alto Poeta Rubén» (1912).[nota 6] Por otra parte, tanto en la firma ológrafa que aparece en todos sus textos manuscritos, como en el membrete del papel timbrado que utiliza, sólo indica «Valle-Inclán», a secas.

Índice

Biografía de Valle-Inclán[editar]

La biografía de Valle-Inclán ha despertado el interés de diversos biógrafos, además de por investigadores o críticos literarios también por mismos escritores y literatos, como Ramón Gómez de la Serna, Melchor Fernández Almagro o Francisco Umbral.

Nacimiento[editar]

Valle-Inclán nació en una vieja casa denominada «El Cantillo», sita en la calle de «San Mauro», en la localidad de Villanueva de Arosa (pueblo de provincia de Pontevedra) al borde de la Ría y frente a la isla de Arosa, pueblo de pescadores y campesinos. Era el segundo hijo de una familia de raigambre carlista[1] , el marinero y escritor por gusto Ramón del Valle Bermúdez (amigo de Manuel Murguía —esposo de Rosalía de Castro— y Andrés Muruáis) y de Dolores de la Peña y Montenegro, ambos de ascendencia hidalga, poseedores de casas solariegas y viejos fueros, pero venidos a menos. Ramón fue bautizado tres días después de su nacimiento en la iglesia de San Cibrán de Cálago con tres nombres: Ramón José Simón con los apellidos Valle y Peña. Tomó su nombre artístico del apellido de uno de sus antepasados paternos, Francisco del Valle-Inclán.[2] El nombre de Ramón se le puso en honor a su padre, el de José por ser el patrono de la madrina y abuela materna del bautizado y Simón por ser el santo del día en el que nació. No se celebró el bautizo porque el parto fue complejo y la madre quedó muy debilitada. Dos poblaciones se disputan su nacimiento, Villanueva de Arosa y Puebla del Caramiñal. Él afirmaba que nació en un barco que hacía la travesía entre ambas por la ría.[3] La disputa nace de la temporada que pasó su madre (Dolores de la Peña) en agosto en Puebla del Caramiñal, con motivo de las preparaciones previas del parto. Esta estancia de la madre confundió a algunos biógrafos.[4]

Formación y comienzos literarios[editar]

La fortuna familiar heredada por el padre fue dilapidándose poco a poco, y esto obligó a la familia a llevar una vida más modesta. Es muy posible que Valle-Inclán y sus hermanos fueran criados como señoritos de pueblo.[5] Dispuso en su infancia de la buena biblioteca paterna y se le asignó como preceptor un clérigo de la Puebla del Deán (de apodo bichuquino y nombre Carlos Pérez Noal) con el que estudió gramática latina. A la edad de nueve años acomete su ingreso en el Instituto de Segunda Enseñanza primero en Santiago y posteriormente en un Instituto de Pontevedra hasta 1885. Durante este periodo el bachillerato fue ejecutado sin el menor interés por su parte.[4] En ese tiempo ejerció una gran influencia sobre él Jesús Muruáis, siendo decisivo en su formación literaria posterior.[nota 7] El 29 de abril de 1885 acaba sus estudios de bachillerato, tiene diecinueve años. Toda la familia se había trasladado unos años antes a la capital de la provincia donde el padre había conseguido que lo nombraran Secretario del Gobierno Civil.

En septiembre de 1885, sin convicciones y siguiendo la imposición directa de su padre, comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela con resultados igualmente irregulares. Valle-Inclán no tiene preferencia por ninguna carrera siéndole todas iguales. Desde los primeros instantes universitarios solicitó examinarse por libre de algunas asignaturas. Disponiendo de poco dinero, impartía clases particulares de latín y frecuentaba más los cafés que las aulas, siendo también asiduo de la biblioteca de la universidad. Pudo vérsele por el Ateneo Compostelano y frecuentando los espacios literarios. En esos años trabó amistad con aquellos que más tarde llegarían a ser figuras relevantes del mundo de la cultura y de la política gallega[nota 8] También trabó amistad con el florentino Attilio Pontanari del que aprendería esgrima y nociones de italiano. En el año 1888 se matriculó en «Dibujo y adorno de figura» en la Escuela de Artes y Oficios. Valle-Inclán se hizo pronto uno de los estudiantes más populares de la Universidad.

En esta época publica sus primeros trabajos literarios en la revista Café con gotas de Santiago de Compostela,[6] [nota 9] y en 1889 su cuento A media noche, en la barcelonesa La Ilustración ibérica; participando activamente, junto a su hermano Carlos, en la vida periodística de la ciudad. La visita de José Zorrilla a Santiago de Compostela para dar una conferencia en la universidad a la que asiste Valle-Inclán, le produce una honda impresión, quedando seducido por la figura del escritor consagrado. Es en estos años en los que comenzó a arraigar en él su vocación literaria.[nota 10]

El 14 de octubre de 1890, con la muerte de su padre en Villanueva, y con la edad de veintidós años es liberado del compromiso paterno, abandonó la carrera de Derecho por la que no sintió ningún interés, y regresó a Pontevedra. Lleva ya cinco años en la universidad compostelana y no ha pasado del tercer año de la carrera de Derecho. Piensa en ir a Madrid y comenzar en esa ciudad una nueva vida. La herencia del padre no ha sido de mucha cuantía y no le da para vivir.

Primera estancia en Madrid[editar]

Tras una hipotética estancia en Italia aún por documentar,[nota 11] viaja a Madrid a finales de 1890. La situación política de España es mala y en lugares públicos madrileños se vocifera, se exponen ideas contrapuestas y se solicitan soluciones. La primera estancia en Madrid supone dos años en la vida de Valle-Inclán. En Madrid frecuenta los abundantes cafés de la Puerta del Sol lugar de tertulia habitual, en ellas participa de forma expresiva y se hace conocer (resulta gracioso con su acento y su particular ceceo). Es irreductible en sus opiniones. En estas primeras visitas a los cafés va configurando su personalidad, su mundo, que acabaría haciéndolo famoso en las sociedades y tertulias de Madrid.

Colabora en diarios como El Globo, dirigido por su amigo e importante mentor Alfredo Vicenti que publica algunos de sus artículos y cuentos, y La Ilustración Ibérica, y dedica gran parte de su tiempo libre a asistir a representaciones del género chico. No es todavía considerado públicamente un escritor, las colaboraciones periodísticas que hace son para ganar algo de dinero, considerando poco afán por el oficio periodístico. La asistencia a peñas y tertulias de la época empieza a establecerse, se hace famoso en ellas por su ingenio. A pesar de sus esfuerzos abandona la capital sin lograr un sustento estable, la decisión parece ser tomada de forma inmediata.

Primer viaje transatlántico: México[editar]

En 1892 tras una breve estancia en Pontevedra, Valle-Inclán se embarca el 12 de marzo en su primer viaje a América, concretamente a México. Los periódicos gallegos anuncian un viaje motivado por ser elegido para la dirección de un periódico.[7] El trasatlántico francés en el que realiza el viaje, que se denomina Le Havre, desembarca en Veracruz el 8 de abril y pocos días después ya se encontraba alojado en la capital de México. Durante su estancia mexicana escribió para los periódicos: El Correo Español, El Universal (su serie de artículos denominada cartas galicianas) y El veracruzano Independiente. Su labor pasa por ser mero traductor al castellano de textos italianos y franceses, a pesar de que posee ligeros conocimientos sobre ambos idiomas. Pasa en tierras mexicanas un periodo algo menor de un año, repartido entre las ciudades de Veracruz y Ciudad de México. Durante esa época se encontraba Porfirio Díaz como presidente de México, su poder le impone una severa censura. La vida a partir de ahora en tierras americanas será una aventura para Valle-Inclán, la situación política mexicana lo excita y ello lo lleva a protagonizar ciertos incidentes.

Parece ser que su estancia en tierras americanas no estuvo exenta de problemas, ya que existen datos de que participó en un amago de duelo con el redactor de El Tiempo, y en una sonada pelea en Veracruz. De este primer viaje a México Ramón obtiene las primeras experiencias como escritor. Durante esta época conoce a Sóstenes Rocha, que le desvela los secretos de la política mexicana, Sóstenes es un personaje que resume la situación mexicana de la época. De esta primera estancia en México, Valle-Inclán presiente su destino como escritor, empezará los relatos que posteriormente se agruparán en Femeninas. Finalmente abandona México agotando su estancia de poco menos de un año. De las tierras mexicanas pasa a Cuba donde pasa una estancia de varias semanas, permanece algunos días en el hoy demolido Ingenio (azucarero) Santa Gertrudis, en la provincia de Matanzas hospedado en casa de unos amigos: familia González de Mendoza, propietarios por ese entonces de dicho ingenio.[8] En primavera de 1893 se encuentra de nuevo en España, donde se aloja en Pontevedra. Su aspecto físico está transformado, lleva barba y melenas. Valle volvería a tierras mexicanas en un segundo viaje en 1921.

De vuelta a España[editar]

De regreso a España, en 1893, se instaló en Pontevedra lugar elegido por él con objeto de aliviar su nostalgia. Es en este lugar donde trabó amistad con Jesús Muruáis, bibliógrafo y profesor de latín en el Instituto de la ciudad, en cuya biblioteca pudo leer a los más importantes autores europeos de la época (Biblioteca Muruais: obras francesas e inglesas de literatura y arte del siglo XIX). Es Valle-Inclán un joven escritor recién llegado de América, atendiendo a una imagen de dandi, aparece frecuentemente en el Café Moderno de Pontevedra y exhibe su dialéctica peculiar que luego lo haría famoso. Es durante esta época cuando el poeta italiano Gabriele D'Annunzio ejerce una fuerte influencia sobre él y de él toma la fórmula del decadentismo europeo. Valle-Inclán conoce también durante esta época pontevedresa a René Ghil. Durante su estancia en Pontevedra, que se prolongaría hasta 1896 (cerca de tres años), publicó su primer libro, la colección de relatos de tema amoroso en 1894 titulado Femeninas (Seis historias amorosas). Esta primera obra aparece a la luz con el apoyo del amigo de su padre Manuel Murguía. Valle-Inclán ya se siente escritor, ya sabe a partir de este instante la dedicación futura de su vida.

Es en esta época cuando Valle-Inclán comienza a cultivar su particular indumentaria: capa (al principio un poncho mexicano), chalina, sombrero, polainas blancas,[nota 12] y sobre todo, sus largas y características barbas, las «barbas de chivo» de que habla Rubén Darío en un poema dedicado al autor. Colabora desde Pontevedra en la revista Blanco y Negro. Es en esta etapa pontevedresa en la que ya figura con su nombre Ramón de Valle Inclán, así se nombra a sí mismo en la portada de su primer libro. Concluida esta etapa, poco le queda hacer en provincias, se dirige a Madrid en lo que será su segundo viaje a la capital.

Segunda etapa en Madrid: las tertulias[editar]

En el año 1895 volvió a instalarse por segunda vez en Madrid, esta vez como funcionario del Estado, en el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, cobrando 2.000 pesetas al año. Según Joaquín María del Valle-Inclán Alsina, este «momio» le dura por lo menos hasta 1899 y ni se molesta en publicar, ya que no tiene necesidad económica alguna de hacerlo.[9] Pronto acude a varias tertulias madrileñas llevando la vida bohemia de la época, en las que conoce a muchas figuras destacadas de la época, como Gómez Carrillo, Pío y Ricardo Baroja, Azorín, Jacinto Benavente, González Blanco, Villaespesa, Mariano Miguel de Val, Alejandro Sawa, entre otros. Asiste a los innumerables cafés madrileños de la época: el de Fornos, el Suizo, el Café del Príncipe, el Café de Madrid, el Café de El Gato Negro, la terraza del Café Gijón, Lhardy en la Carrera de San Jerónimo, y el Café Nuevo de la Montaña, en la Puerta del Sol. Con tertulia propia en la «sala de La Cacharrería» del Ateneo de Madrid, en la Granja El Henar. En ellos con su verbo ceceante, se hace famoso por su capacidad de monopolizar conversaciones, por destruir reputaciones, su falta de paciencia a la hora de soportar interrupciones de oyentes e interlocutores.

Su atuendo se hace peculiar, y la barba se alarga en lo que será su estética habitual. Vive con escaso dinero rozando la penuria y su solitario café en los cenáculos de las tertulias. En esta segunda etapa madrileña se dedica a la vida bohemia en cuerpo y alma, vive la época: la disfruta y la padece. Vive la bohemia literaria modernista con estrecheces económicas que incluso le obligan a pasar hambre. Habita en un patio de viviendas en la calle Calvo Asensio, 4, del barrio de Argüelles, entonces suburbio de Madrid, en una buhardilla alquilada con dos oscuros cuartuchos con una silla, una mesa y una cama como único mobiliario.[10]

De esta época inicial en Madrid se narra una anécdota de Valle-Inclán en el que paseando por la madrileña Carrera de San Jerónimo se encuentra con Miguel de Unamuno y Pío Baroja, los tres hostiles entre sí en lo que se refiere a teorías literarias, no reconociéndose ningún mérito entre ellos. A pesar de presentar Pío Baroja a Valle-Inclán y Miguel de Unamuno, no pasan ni ochenta pasos sin que acabaran insultándose, gritándose y finalmente separándose antes de acabar el paseo por la calle. Los tres eran representantes de la Generación del 98, los tres dejaron impronta de su independencia. En el año 1897 se publica su segundo libro, Epitalamio (Historias de amores), sin demasiado éxito entre los lectores; el libro se vende mal. Durante estos años, participó como actor en obras teatrales como La comedia de las fieras, de Jacinto Benavente, o Los reyes en el destierro, adaptación por Alejandro Sawa de una novela de Alphonse Daudet. Durante la guerra Hispano-Estadounidense las afinidades sentimentales hacen que Valle-Inclán tome partido por las aspiraciones cubanas a la independencia de España.[11]

La pérdida del brazo y el encuentro de Rubén Darío[editar]

El 24 de julio de 1899, en una discusión en el Café Nuevo de la Montaña, ubicado en la planta baja del Hotel París, sito en la Puerta del Sol, 2, el periodista Manuel Bueno Bengoechea le causa una herida en un antebrazo que termina gangrenándose y se hace necesaria su amputación. Valle-Inclán y su amigo Manuel Bueno discutían sobre la legalidad de un duelo que iba a celebrarse debido a la minoría de edad uno de los duelistas.[nota 13] Llegaron a agredirse, Valle-Inclán con una botella de cristal y Manuel Bueno con un bastón, con tan mala fortuna en los lances para Valle-Inclan que se le clavó un gemelo en su muñeca izquierda, con resultado de fractura conminuta de los huesos del antebrazo izquierdo. La herida se gangrenó y el 12 de agosto de 1899, el médico y cirujano Manuel Barragán y Bonet le amputó dicho brazo.[nota 14] Ramón Gómez de la Serna, que no fue testigo de la escena, tiempo después convertiría el episodio en material literario.[12] De manera análoga recogería el suceso Tomas Orts Ramos en una versión más periodística.[13] [nota 15]

Según cuentan la entereza de Valle-Inclán fue tal, que durante la operación del doctor Barragán, estuvo despierto y se desmayó sólo una vez, siendo conocido que casi al final de la operación sugiere a los asistentes deseos de fumar, y durante los últimos instantes se fuma un habano, haciendo ascender al techo grandes volutas de humo. Valle-Inclán tenía entonces treinta y tres años. A partir de ahora la imagen de manco se hace mítica. Algunos amigos deciden organizar un festival y conseguir fondos para comprarle un brazo ortopédico, estrenando en el Teatro Lara, el 19 de diciembre de ese año de 1899 su obra Cenizas: Drama en tres actos, con dirección del propio Valle-Inclán. La siguiente vez que se encuentra con Manuel Bueno le estrecha la mano. Tras el incidente regresa a vociferar a los cafés, al mismo tiempo que la manquedad le hace olvidarse de sus pretensiones de ser actor de teatro.

En el mismo periodo finisecular colabora en diversas revistas literarias, como La vida literaria, dirigida por Benavente, Revista Nueva, dirigida por Luis Ruiz Contreras, Germinal dirigida por Joaquín Dicenta o Vida Nueva[nota 16] dirigida por Eusebio Blasco. El año de su manquedad es el año en el que inicia su amistad con Rubén Darío recién llegado a Madrid y al que conoce cuando asiste a la tertulia literaria del Café de Madrid, que dirigía junto a Jacinto Benavente.

Escritor modernista y tertuliano[editar]

En el año 1900, Valle-Inclán participa en un concurso de cuentos auspiciado por el diario El Liberal. Aunque no consigue ganar el premio (el ganador fue el periodista José Nogales), su relato Satanás fue muy elogiado por Juan Valera, uno de los miembros del jurado, en un artículo de prensa. Parece ser que el jurado no quiso arriesgarse a premiar un relato tan innovador. En los años siguientes, siguió colaborando en varias publicaciones, como La Ilustración Artística, La Ilustración Española e Hispanoamericana o La España Moderna. En Alma Española publicó, en diciembre de 1903, una famosa «autobiografía». En Los Lunes del Imparcial empieza a publicar Sonata de otoño, en que hace por primera vez aparición su personaje el Marqués de Bradomín. Comienza a ser asiduo del Nuevo Café de Levante en el que se concentrará durante un decenio casi toda la vida intelectual de Madrid. Traduce a Eça de Queirós.

Las Sonatas: Memorias del Marqués de Bradomín, que el autor anuncia como fragmentos de las «Memorias amables» autobiográficas de su «noble tío» el Marqués de Bradomín (personaje inspirado en el general carlista Carlos Calderón), constituyen el ejemplo más destacado de prosa modernista en la literatura española. La primera de ellas, Sonata de otoño (1902), la escribió durante los tres meses de convalecencia de un involuntario tiro en un pie con una pistola de su propiedad. A ésta le siguieron Sonata de estío (1903), Sonata de primavera (1904) y Sonata de invierno (1905). En estas narraciones, siendo independientes entre sí, realiza un juego de correspondencias con los títulos del ciclo estacional anual y las sucesivas etapas del ciclo vital del protagonista, presentando a Xavier, el marqués de Bradomín, en cuatro ambientes y lugares distintos, narrando cuatro historias amorosas que corresponden, siguiendo la lógica argumental de la tetralogía -no el orden de escritura y publicación-, a la juventud en Italia -primavera-, a la primera madurez en México -estío-, a la madurez plena en Galicia -otoño-, y a la vejez en Navarra -invierno-. Las cuatro sonatas se empiezan a vender bien y para algunas de ellas hay traducciones en otros idiomas como el francés. En el mismo año de 1905 publica Valle una colección de cuentos con el título de Jardín novelesco; Historias de almas en pena, de duendes y de ladrones. Al año siguiente estrena en el Teatro de la Princesa una adaptación teatral basada en el protagonista de las Sonatas, El marqués de Bradomín: Coloquios románticos. Forma parte del reparto de la obra Josefa María Ángela Blanco Tejerina, a la que meses antes le ha dedicado la Sonata de invierno de esta manera: «...Para unos ojos tristes y aterciopelados...»,[nota 17] futura esposa de Valle, con la que posteriormente contraerá matrimonio, aunque, muy probablemente, pudieran haber iniciado la convivencia con anterioridad.[nota 18]

Por esta época algunos miembros de la generación del 98 trabajaban de manera coordinada en diversas actividades creativas, y cada uno de sus componentes se conocen e intercambian ideas en sus reuniones en los diferentes cafés, como el Nuevo Café de Levante; y cafés-conciertos, como la popular sala de music-hall Central Kursaal, sita en la plaza del Carmen. Allí actuaba una jovencita cupletista llamada Anita Delgado, de la que se enamoró el Maharajá de Kapurthala, suceso que se comentó con gran lujo de detalles en cafés y periódicos y semanarios de la época, siendo el propio Valle-Inclán uno de los intermediadores de una historia que acabó en boda.[nota 19]

En 1907 publica varios libros, como Águilas de blasón (estrenada el mismo año en Barcelona), Aromas de leyenda, Versos en loor de un santo ermitaño y El marqués de Bradomín. Coloquios románticos. Por entregas, en el diario El Mundo, publica Romance de Lobos. En 1908 inicia la publicación de su serie de novelas «La guerra carlista»: Los cruzados de la causa, El resplandor de la hoguera y Gerifaltes de antaño. En 1909 escribe Mi hermana Antonia, que narra la venganza del estudiante Máximo Bretal, enamorado de Antonia y rechazado por su madre. Sus simpatías por el carlismo no fueron sólo literarias: en 1910 se presentó a diputado por el Partido Carlista, pero no obtuvo escaño.

El 3 de marzo de 1909 muere en su casa de Madrid el escritor Alejandro Sawa, ciego y en penosas condiciones físicas. Valle-Inclán, que años más tarde, dará vida a su alter ego Max Estrella en la obra Luces de bohemia, lamenta enormemente su pérdida, y así se lo hace saber en una carta a Rubén Darío, la cual ha sido reproducida profusamente desde que se diera a conocer.[nota 20]

Matrimonio, gira teatral por Hispanoamérica y asentamiento en Galicia[editar]

Valle-Inclán contrae matrimonio con Josefina Blanco Tejerina en la mañana del 24 de agosto de 1907 en la iglesia madrileña de San Sebastián. Él tiene cuarenta años y ella veintiocho. Tras la boda, ella abandona la profesión teatral, con excepción de una gira por Hispanoamérica. Enseguida nace la primera hija, María de la Concepción (1908), de un total de seis hijos nacidos a lo largo de los quince años siguientes. Valle-Inclán publica Historias perversas; la que será su primera obra de poesía, Aromas de leyenda. Versos en loor de un santo ermitaño (1907); y comienza con la escritura de su serie de obras teatrales de Las farsas.

Su mujer Josefina Blanco se incorpora a las labores como actriz de teatro en 1910 y el matrimonio viaja de gira con la compañía de teatro de Francisco García Ortega. Valle-Inclán acompaña a su mujer en calidad de director artístico y tiene la oportunidad de pronunciar algunas conferencias sobre la literatura española en los países que visitan de gira, Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia. De regreso a España, tras seis meses de gira americana regresa a Madrid, donde los carlistas le ofrecen un almuerzo, y se sienta a la mesa con Vázquez de Mella, Manuel Bofarull, el marqués de Cerralbo, etc. Valle-Inclán sigue estrenando obras de teatro: Voces de gesta, en 1911 (en el teatro Novedades de Barcelona), y La marquesa Rosalinda. Farsa sentimental y grotesca, en 1912. A los estrenos también se suman incidentes; su obra teatral titulada El embrujado fue rechazada por el Teatro Español, que dirigía el escritor Benito Pérez Galdós, y el incidente acaba en un acto tumultuoso que incluye una lectura de la obra en el Ateneo de Madrid. En su empeño de queja no deja de asistir a las tertulias de café. Con el dinero que obtiene de la publicación de sus obras completas por Sociedad General de Libraría, Valle-Inclán inicia con los suyos un viaje a Galicia con el objeto de vivir en su tierra natal junto con sus hijos. Esta estancia en Galicia se ve interrumpida frecuentemente por viajes a Madrid, cediéndole el escultor Sebastián Miranda su casa, donde permanece períodos largos para atender asuntos literarios, como los ensayos y estreno de La marquesa Rosalinda. Farsa sentimental y grotesca (5 de enero de 1912), o el inicio de la publicación de su «Opera Omnia», a cargo de la imprenta Rivadeneyra, que inicia en 1913 con esta obra teatral como tercer volumen, o posteriormente La Lámpara maravillosa. Ejercicios espirituales (1916), que pondrá al frente de su «Opera Omnia» como primer volumen de la misma.

En 1915 escribe al rey solicitando la rehabilitación de los títulos de marquesado del Valle, vizcondado de Vieixin y señorío del Caramiñal. Sus peticiones no son atendidas. Los años que rodean la publicación de la Lámpara maravillosa. Ejercicios espirituales son especialmente duros para Valle-Inclán. Su amigo Rubén Darío realizará en 1914 el que será su viaje de regreso definitivo a Nicaragua, donde muere en 1916. Por otro lado las noticias de la incipiente guerra europea lo van rodeando poco a poco, y la pugna llega a las calles de Madrid dividiendo opiniones. Valle-Inclán toma parte desde el principio por el bando aliado encabezando un «Manifiesto de adhesión a las naciones aliadas»[nota 21] [nota 22] Esta situación hace que durante la I Guerra Mundial, fuera invitado por el gobierno francés a visitar los frentes de guerra en los Vosgos, Alsacia, Flandes y Verdún. Entre el 27 de abril y el 28 de junio de 1916, Valle-Inclán viajó como corresponsal del periódico El Imparcial, redactando también cartas donde daba fe y proporcionaba descripciones de lo que estuvo viendo en esos dos meses. En París se relacionó con autores españoles como Pedro Salinas, Manuel Ciges Aparicio y Corpus Barga. Fruto de su visita al frente fueron los textos publicados en El Imparcial, Visión estelar de la medianoche, entre octubre y diciembre de 1916, y En la luz del día, entre enero y febrero de 1917.

En 1912 se instala en Cambados con su familia, acogidos por doña Lucinda Fernández Soler en el barrio de Fefiñáns, y un verano en la casa de la calle Carreira, de su amigo José González Fraga.[14] Allí nacerá el segundo de sus hijos, Joaquín María Baltasar (mayo de 1914, Cambados - septiembre 1914, Cambados), que fallece trágicamente a los cuatro meses de edad, el 29 de septiembre, a causa de un accidente en la playa de Pombal, en Fefiñáns. Este suceso hace que se traslade en 1916 a la Puebla del Caramiñal y comienza a explotar las tierras del «pazo priorato de la Merced» que ha rentado, con el objetivo de convertirse en un terrateniente de la comarca del Salnés, actividad a la que se dedicó por un tiempo sin obtener buenos resultados. Allí nacerán el tercero y la cuarta de sus hijos, Carlos Luis Baltasar (1917, Puebla del Caramiñal) y María de la Encarnación Beatriz Baltasara 'Mariquiña' (5 de septiembre de 1919, Puebla del Caramiñal). Estas tareas las compatibiliza con su puesto en Madrid, durante dos cursos académicos, en la cátedra de Estética de las Bellas Artes. En 1921, cuando la posesión del pazo se le escapa de las manos, se traslada a Villa Eugenia, ubicada en en núcleo urbano de A Pobra do Caramiñal, residiendo hasta 1925, lugar donde nacerán el quinto y la sexta y última, de sus hijos, Jaime Baltasar Clemente (29 de enero de 1922, Puebla del Caramiñal) y Ana María Antonia Baltasara (agosto de 1924, Puebla del Caramiñal)[nota 23] En 1925 regresa con su familia definitivamente a Madrid.

El «esperpento» y El ruedo ibérico[editar]

En julio de 1916 se crea la asignatura de Estética de las Bellas Artes en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado con características específicas para el desempeño de dicho puesto docente,[nota 24] para él se le nombra profesor especial de misma,[15] y se le confirma en el cargo un año después como profesor titular numerario de dicha asignatura.[16]

El mismo año de 1916 publica La lámpara maravillosa. Ejercicios espirituales, meditación sobre el hecho literario en la que realiza una síntesis de su ética y su estética, muy influido por los saberes ocultistas, gnósticos y esotéricos, herméticos, alquímicos y teosóficos, y de trasfondo pitagórico y neoplatónico, de autores como Mario Roso de Luna y Helena Blavatsky, dedicándosela a Joaquín Argamasilla de la Cerda y Bayona.[nota 25]

En noviembre de 1919 renuncia a la plaza docente y la cátedra queda amortizada.[17] Empieza a fallarle a Valle-Inclán la salud y a guardar cama con frecuencia. Es habitual el trato de viejos carlistas. En 1920 sufre una intervención quirúrgica con la consiguiente estancia en un sanatorio. En 1920 es la primera vez que Ramón emplea la palabra «esperpento» en relación con su obra: «Esta modalidad consiste en buscar el lado cómico en lo trágico de la vida», expresaría en 1921. Su forma de vestir llama la atención: «fantocheril» a la manera de sus esperpentos, vestido de negro y bien flaco, con barba larga, renegando de todo.

A mediados de septiembre de 1921 realiza un nuevo viaje a México, por invitación personal del presidente de la república, Álvaro Obregón y a través de la mediación del escritor Alfonso Reyes Ochoa, con motivo de la celebración del centenario de su independencia. Su recibimiento fue un acontecimiento con enorme repercusión en el que participa todo el país. Durante su estancia en la capital azteca se establece en el Hotel Regis. Este segundo viaje a México estuvo lleno de actividades culturales. De regreso pasa dos semanas en La Habana y otras dos en Nueva York, llegando a Galicia en los últimos días del año. En 1922 se establece de nuevo en Madrid, participando frenéticamente de nuevo en las tertulias de la capital: en La Granja del Henar, en el Café Regina, en el Café de El Gato Negro.

En 1920 colabora con el Teatro de la Escuela Nueva, dirigido por su amigo Cipriano Rivas Cherif, que intentaría el estreno de la Farsa y licencia de la reina castiza, lo que es impedido por la policía. Ese mismo año Cipriano Rivas Cherif intentará fundar el Teatro de los Amigos de Valle-Inclán, un frustrado proyecto que tenía por objetivo la puesta en escena los dramaturgos europeos considerados más avanzados y de cuya dirección artística debía encargarse el propio escritor. Algunos años después, en 1926, los dos amigos participarán activamente en las sesiones de El Mirlo Blanco, el teatro de cámara que los Baroja tenían en el salón de su casa, en el barrio madrileño de Argüelles, donde se estrenará el prólogo y el epílogo de Los cuernos de don Friolera y Ligazón. Ese mismo año ambos fundarán El Cántaro Roto, con la pretensión de llevar la experiencia privada de El Mirlo Blanco al ámbito comercial, programando en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, obras de Anatole France y Bernard Shaw, entre otros, además de las suyas propias,[nota 26] pero fracasa al poco de ser creado, por el escaso éxito del público y la poca confianza por parte del programador.

A finales de 1926 edita la que algunos consideran su obra maestra narrativa, la novela Tirano Banderas, donde es patente la huella de su todavía reciente viaje al México revolucionario. En 1927 inicia la publicación de un ambicioso proyecto narrativo, El ruedo ibérico, que, de forma semejante a los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, pretende narrar la historia de España desde el reinado de su detestada Isabel II hasta la época contemporánea al autor hasta el la pérdida colonial con la guerra de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Únicamente llegó a escribir tres novelas de este proyecto: La corte de los milagros (1927), Viva mi dueño (1928) y Baza de espadas (1932).

Desde 1924 muestra su oposición a la dictadura de Primo de Rivera, vocifera en los cafés y no duda en hacerse oír. En alguna ocasión fue detenido en la vía pública por quejas al régimen. Valle-Inclán era un paisano incómodo, a pesar de ello lucha por mejorar su situación económica y la de su familia. En 1927 participa en la creación de la Alianza Republicana. En 1928 Valle-Inclán consigue el contrato editorial más importante de su vida, con la Compañía Ibero-Americana de Publicaciones (CIAP) que le ofrece una cuantiosa suma a cuenta de la explotación de los derechos literarios, pagadera en mensualidades. Instalado su domicilio familiar en un piso de la calle del General Oraá, 9, empieza a escribir con cierto sosiego. Se aristocratiza y se vuelve más selecto en su entorno cercano de amistades. En 1929 es encerrado quince días en la cárcel Modelo de Madrid, por negarse a pagar una multa impuesta con motivo de unos incidentes ocurridos en el Palacio de la Música en el estreno de El hijo del diablo, una obra de Montaner. La quiebra de la CIAP en 1931 hace que se agote el dinero obtenido y espléndidamente gastado, cuando ya las horas del régimen de Primo de Rivera igualmente dan sus últimas horas. La situación económica hace pensar al matrimonio Valle-Inclán Blanco en la separación matrimonial.

La República: los cargos institucionales y sus últimos días[editar]

Estatua ubicada en Bouzas (Vigo).

La situación social y política hace que abandone sus quehaceres artísticos y apoye a la república española, incluso se presenta a diputado por La Coruña en las listas del Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, aunque no sale elegido. Ese mismo año, una semana después de la proclamación de la República y en un intento de atraerle a sus filas, el pretendiente carlista, don Jaime de Borbón y Borbón-Parma (Jaime III), le nombra caballero de la Orden de la Legitimidad Proscrita.

Se encuentra a mitad de la sesentena de edad. Conociéndose públicamente su intención de irse a México en busca de mejora para él y su familia, Manuel Azaña, entonces aún ministro de la Guerra, previo sondeo del interesado, hace gestiones ante el Consejo de Ministros para que se le habilite un cargo que le permita subsistir dignamente. El 2 de septiembre de 1931, el gobierno de la República lo nombra Conservador General del Patrimonio Artístico Nacional,[18] seguido cinco meses después de la dirección del Museo de Aranjuez, «encargándole la realización, como Museo, del que fue Real Sitio de Aranjuez»,[19] pero unos meses más tarde, en junio de 1932, dimite por los desacuerdos con el director general de Bellas Artes en relación a la gestión del nuevo Museo de Aranjuez y por no haber sido informado de la preparación del proyecto de ley de protección del Patrimonio Artístico.[nota 27] [nota 28]

Ese mismo año de 1932 se presenta al premio Fastenrath correspondiente a 1931, convocado por la Real Academia Española, que termina declarándose desierto.[nota 29] Después de la nula satisfacción con el veredicto, desde el Ateneo de Madrid se lanzaron diatribas contra la Real Academia Española, así como contra todos los académicos que votaron, al interpretarse la decisión en términos políticos y no estrictamente literarios. En compensación por este fallo se realizó un homenaje público de desagravio, en el participó una gran parte de los intelectuales y escritores del momento.[nota 30]

El 30 de mayo de 1932, conocido ya el veredicto del premio Fastenrath 1931, Valle-Inclán es elegido para la presidencia del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid,[nota 31] sucediendo en el cargo a Manuel Azaña,[nota 32] y se instala con su familia en el domicilio destinado para tal fin, en la calle de Santa Catalina. El tiempo en que permanecerá en el cargo es de siete meses y medio, siendo relevado del cargo el 14 de diciembre por Augusto Barcía Trelles. Valle-Inclán ya era un destacado tertuliano en la «sala de La Cacharrería», fundando su propia tertulia. En su presidencia introduce cambios notorios, y a iniciativa suya, en 1933 se organiza en su sede el Primer Congreso de la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios. También es co-fundador, el 11 de febrero de 1933, de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, acciones desarrolladas en un claro revulsivo a la política gubernamental anti-socialista de la época, que sostenía un tono condenatorio en relación a los relatos sobre las conquistas y los problemas del socialismo en la URSS.

En cuando al ámbito familiar, el mismo año de 1932, su esposa solicita el divorcio del enlace matrimonial iniciándose los trámites por la vía judicial para la obtención de la custodia de los hijos y las reclamaciones compensatorias, consideradas muy elevadas por Valle-Inclán. Al estar ya casada la hija mayor, Valle-Inclán se quedaría al cuidado de los tres hijos intermedios, aún menores de edad, mientras que la hija pequeña la custodiaría su madre.

Liberado de la presidencia ateneísta, y con la labor desplegada en una intensa campaña personal de apoyos, consigue ser nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma el 8 de marzo de 1933,[20] [nota 33] desplazándose a Roma, junto con los tres hijos de los que tenía la custodia legal. Con estancias intermitentes en Roma y largos períodos en Madrid, mantendrá este cargo hasta su muerte, pues aunque por diferencias en cuanto a la administración del centro, con intentos de dimisión por su parte y otros tantos de cese por parte de las autoridades ministeriales, y aún abandonando la institución con su regreso definitivo a España el 3 de noviembre de 1934, su nombramiento era por tres años según el reglamento vigente y munca se llegó a oficializar el cese y el siguiente director se nombró al finalizar el periodo correspondiente de tres años. A su regreso se siente enfermo en medio de una pintoresca falta de los más elementales medios de subsistencia. El 16 de noviembre asiste a la representación de su obra teatral Divinas palabras en el Teatro Español. A comienzos de 1935 se lo vuelve a ver paseando por las calles de Madrid decaído, pero con buen humor y hablando de su proyecto romano. El 7 de marzo de 1935 se retiró a Santiago de Compostela, ingresando en el sanatorio de su amigo doctor Manuel Villar Iglesias donde recibe un tratamiento radioterápico. De vez en cuando se escapa de la clínica y pasea por la ciudad con grupos de jóvenes sentado en el «Café del Derby», en la mayoría galleguistas. Es elegido para formar parte de presidencia del «I Congreso de la Asociación Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura», aunque no podrá asistir al congreso que se celebró en junio de 1935 en París. La situación nacional continúa agravándose, el periódico Ahora de Madrid publica el 2 de octubre de 1935 el que será su último artículo: «Mi rebelión en Barcelona (Nota literaria)» sobre el mismo título de Manuel Azaña.

A iniciativa de Victoriano García Martí, se abre en Galicia una subscripción pública para regalar a Valle-Inclán un pazo en octubre a sus sesenta y nueve años. La idea de tal regalo llega tarde ya que el 5 de enero del año 1936, víspera de la festividad de la Epifanía, tras negarse a recibir auxilio religioso Valle-Inclán muere. El parte a la prensa dice que murió: «a consecuencia de un coma rápido, después de una grave enfermedad de vejiga urinaria complicada con carácter de malignidad». Fue sepultado al día siguiente, en el cementerio de la Boisaca, en una ceremonia civil y en humilde féretro sin esquelas. Tal y como dispuso días antes de su muerte, en el que precisó que: «No quiero a mi lado ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabiondo». El escultor Francisco Asorey realizó la mascarilla mortuoria de su faz y el pintor Juan Luis le dibujó de cuerpo yacente. Manuel Azaña escribe al día siguiente del entierro: «Él hubiese querido ser, no el hombre de hoy, sino el de pasado mañana». A partir de ese instante comenzaron una innumerable cantidad de eventos póstumos.

A la muerte de Valle-Inclán, la que fue su mujer y madre de sus hijos, que se hallaba viviendo en Barcelona, consigue una pensión compensatoria del Ministerio de Instrucción Pública del Gobierno del Frente Popular, para la educación de sus hijos.[21]

Actividad literaria de Valle-Inclán[editar]

Estatua ubicada en el Paseo de Recoletos en Madrid (Francisco Toledo Sánchez, 1972), por iniciativa del Círculo de Bellas Artes de Madrid, 1973.

La actividad literaria de Valle-Inclán comienza con la publicación de algunos pequeños textos en Santiago de Compostela. Poco a poco extendería su obra a varios géneros de la narrativa, desde el relato y las crónicas a la novela, y del teatro además de la poesía lírica.

Toda su obra será de dominio público a partir del 1 de enero de 2017.[22] Hasta esa fecha son los distintos herederos de Valle-Inclán quienes tienen los derechos de explotación y publicación de su obra. Los derechos sobre su obra ha estado dividida entre los hijos e hijas que le sobrevivieron y luego entre los herederos de estos.

Narrativa[editar]

Su producción narrativa se inicia en el modernismo. Dentro de esta estética se inicia Valle-Inclán con Femeninas y Epitalamio, colección de relatos sutiles, sensuales y muy musicales. Más adelante llevará a cabo todo un monumento del modernismo: son las SonatasSonata de otoño (1902), Sonata de estío (1903), Sonata de primavera (1904) y Sonata de invierno (1905). Tres años tardan en salir las cuatro sonatas. Es con ellas con las que inicia una carrera de escritor. En ellas relata, de forma autobiográfica, los amores del Marqués de Bradomín (un Don Juan ochecentista, cínico y sensual). En estos relatos, Valle-Inclán representa una nostalgia sensitiva típica en los discípulos de Rubén Darío (padre del modernismo, quien lo llevó de Latinoamérica a España).

Cabe destacar también una de las mejores y más importantes obras en toda la prosa modernista hispana: Flor de santidad. Esta obra, sin huir de las formas musicales y coloridas del modernismo, se centra un poco más en las tradiciones populares y leyendas gallegas con las que Valle se familiarizó en su infancia.

Por la cantidad de texto en estilo directo (diálogos), algunas obras narrativas de Valle-Inclán, como el ciclo de las Comedias bárbaras, podrían considerarse dramáticas. Al revisarlas y comprender la dificultad —o imposibilidad— de representarlas se las ha incluido entre sus novelas.

Otra vertiente de la novelística de Valle-Inclán queda plasmada en los Relatos de la Guerra Carlista (1909), donde ofrece un tratamiento nuevo de esta temática, raspando el efectismo épico dominante en obras anteriores del autor y adoptando un estilo más sobrio, entrañable y lleno de emoción.

En la serie de novelas El ruedo ibérico se burla de la corte de Isabel II y presenta ya la orientación crítica y grotesca que predominan en sus últimas creaciones.

Tirano Banderas. Novela de tierra caliente (1926) narra la caída del dictador sudamericano Santos Banderas, personaje despótico y cruel que mantiene el poder gracias al terror y a la opresión. Es una excepcional descripción de la sociedad sudamericana y uno de los primeros ejemplos de la llamada «novela de dictador».

Estas novelas marcan un cambio en la postura estética de Valle-Inclán, acercándose un poco a las preocupaciones y críticas propias de la generación del 98.

No obstante, es importante mencionar la postura formal que adaptó Valle-Inclán en estos cambios. No llegó a revelarse como un artista noventayochista del todo, sino que absorbió las críticas y las preocupaciones de este grupo y las barajó en su estilo propio.

Poesía[editar]

La obra poética de Valle-Inclán está reunida en la trilogía Claves líricas (1930), formada por Aromas de leyenda. Versos en loor a un santo ermitaño, El pasajero y La pipa de kif.

Aromas de leyenda. Versos en loor a un santo ermitaño (1907), recibe la influencia del Modernismo. Consta de catorce poemas de métrica variada. En ellos recrea diversos aspectos de su Galicia natal: descripciones del paisaje, trabajos cotidianos, milagrería, superstición, etc. Inscrito también en la estética modernista.

El pasajero (1920) desarrolla en treinta y tres composiciones temas trascendentes: la muerte, el dolor, la vida, la pasión, la eternidad, etc.

Con La pipa de kif (1919), Valle-Inclán da paso en sus poemas a lo grotesco, a lo esperpéntico. Esta obra se ha definido como una colección de estampas trágico-humorísticas.

Teatro[editar]

En relación al teatro y a las artes escénicas Valle-Inclán fue actor, adaptador, traductor, escenógrafo, director teatral, productor teatral y sobre todo, dramaturgo. Escribió numerosas obras de teatro y desde sus comienzos literarios mostró una atracción por el mundo del escenario. El teatro de Valle-lnclán suele dividirse en cinco períodos:

  1. Ciclo modernista. A él pertenecen obras como El marqués de Bradomín (1906) y El yermo de las almas (1908).
  2. Ciclo mítico. Partiendo de su Galicia natal, Valle-lnclán crea un mundo mítico e intemporal. La irracionalidad, la violencia, la lujuria, la avaricia y la muerte rigen los destinos de los protagonistas. Pertenecen a este período la trilogía Comedias bárbaras y Divinas palabras (1920).
  3. Ciclo de la farsa. Se trata de un grupo de comedias recogidas en un volumen titulado Tablado de marionetas para educación de príncipes (1909, 1912, 1920). Estas obras presentan un continuo contraste entre lo sentimental y lo grotesco, y sus personajes, marionetas de feria, anuncian la llegada del esperpento.
  4. Ciclo esperpéntico. Está formado por Luces de bohemia (1920 y 1924) y el volumen titulado Martes de Carnaval (1930). El esperpento, más que un género literario, es una nueva forma de ver el mundo, ya que deforma y distorsiona la realidad para presentarnos la imagen real que se oculta tras ella. Para ello utiliza la parodia, humaniza los objetos y los animales y animaliza o cosifica a los humanos. Presentados de ese modo, los personajes carecen de humanidad y se presentan como marionetas.
  5. Ciclo final. En esta última etapa Valle-Inclán lleva a su extremo las propuestas dramáticas anteriores: presencia de lo irracional e instintivo, personajes deshumanizados, esquematizados y guiñolescos, y la técnica distorsionante del esperpento. Sus obras quedan recogidas en Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte.

Valle-Inclán, al igual que Miguel de Unamuno y Azorín, se enfrenta directamente al teatro comercial vigente. Esos tres autores muestran una clara oposición al teatro realista, costumbrista y de corte burgués que tanto éxito tenía en los escenarios, cuyos máximos exponentes en ese momento eran Jacinto Benavente y los hermanos Álvarez Quintero, como antes lo había sido José de Echegaray, si bien cada uno de ellos ensayará una técnica particular.

Traducciones[editar]

Realizó numerosas traducciones. Del portugués: La reliquia, El crimen del Padre Amaro y El primo Basilio, de Eça de Queiroz; del francés: La condesa de Romaní, de Alejandro Dumas y Las chicas del amigo Lefèvre, de Paul Alexis; y del italiano: Flor de pasión, de Matilde Serao.

Obra literaria de Valle-Inclán[editar]

Las fechas, cuando son dobles, hacen referencia primero a la publicación de la obra en la prensa periódica y luego en volumen.
También se indican los títulos de aquellas obras que tenía en proyecto pero que no llegó a escribir o de las que se conocen sólo fragmentos (manuscritos o publicados).

Ensayo[editar]

  • La lámpara maravillosa. Ejercicios espirituales. (1916).

Teatro[editar]

[Basada en la serie narrativa Sonatas: Memorias del Marqués de Bradomín]

Serie Comedias bárbaras (1906-1922):

Incluye:
Farsa y licencia de la Reina Castiza.
Farsa italiana de la enamorada del rey.
Farsa infantil de la cabeza del dragón.
Incluye:
Ligazón. Auto para siluetas.
La rosa de papel.
La cabeza del Bautista.
El embrujado.
Sacrilegio. Auto para siluetas.
Incluye:
Las galas del difunto (El terno del difunto).
Los cuernos de don Friolera. Esperpento.
La hija del capitán. Esperpento.

Novela[editar]

Serie Sonatas: Memorias del Marqués de Bradomín (1902-1905):

  • Flor de santidad (1904).

Serie La guerra carlista (1908-1909) [inacabada]:

El ruedo ibérico. Los amenes de un reinado (Serie 1ª):

Aires nacionales (El Sol, 1931; incorporada a La corte de los milagros).

El ruedo ibérico. Aleluyas de la Gloriosa (Serie 2ª):

  • España con honra [en proyecto].
  • Trono en ferias [en proyecto].
  • Fueros y cantones [en proyecto].

El ruedo ibérico. La Restauración borbónica (Serie 3ª):

  • Los salones alfonsinos [en proyecto].
  • Dios, Patria y Rey [en proyecto].
  • Los campos de Cuba [en proyecto].

Poesía lírica[editar]

Relatos, novelas cortas y cuentos galantes[editar]

Incluye:
  • La condesa de Cela [1893].
  • Tula Varona [1893].
  • Octavia Santino [1892].
  • La Niña Chole [1893].
  • La Generala [1892].
  • Rosarito [1894].
  • Rosita.
  • Eulalia.
  • Augusta.
  • Beatriz.
Incluye (entre otros):
  • Malpocado.
  • El Miedo.
  • Tragedia de ensueño.
  • El rey de la máscara.
  • Un cabecilla.
Incluye:
  • La adoración de los Reyes al Niño Jesús.
  • La misa de San Electus.
  • Un ejemplo.
  • Del misterio.
  • A media noche.
  • Comedia de ensueño.
  • Nochebuena.
  • Geórgicas.
  • Una breve Oración.
Incluye (entre otros):
  • Fue Satanás.
  • La hueste.
  • Égloga.
  • Hierbas olorosas.
  • Una tertulia de antaño (1909) [temática carlista].
  • La Corte de Estella (1910) [temática carlista].
  • Cofre de sándalo (1909).
Incluye (entre otros):
  • Mi hermana Antonia (1909, 1913).
  • Historias de amor (1909).
Incluye ocho (entre otros):
  • Drama vulgar (1908).
  • Las mieles del rosal (1910) [antología].
  • Augusta (1913)
  • Beatriz (1913)
  • Mi hermana Antonia (1913)
  • Corte de Amor (2ª edición 1914).
  • Jardín umbrío (2ª edición 1914) [16 relatos].
Incluye (entre otros):
  • Juan Quinto.
  • Mi bisabuelo.
  • Rosarito.
  • Milón de la Arnoya.
  • Jardín umbrío (3ª edición 1920) [17 relatos;[nota 34] versión definitiva].
Incluye:
  • Juan Quinto.
  • La adoración de los Reyes.
  • El miedo.
  • Tragedia de ensueño.
  • Beatriz.
  • Un cabecilla.
  • La misa de San Electus.
  • El rey de la máscara.
  • Mi hermana Antonia.
  • Del misterio.
  • A media noche.
  • Mi bisabuelo.
  • Rosarito.
  • Comedia de ensueño.
  • Milón de la Arnoya.
  • Un ejemplo.
  • Nochebuena y Oración.
  • Corte de Amor (3ª edición 1922) [5 relatos; versión definitiva]
Incluye:
  • Rosita.
  • Eulalia.
  • Augusta.
  • La condesa de Cela.
  • La generala.
  • Flores de almendro (1936) [recopilación póstuma].

Crónicas de guerra[editar]

  • La medianoche. Visión estelar de un momento de guerra (El Imparcial, oct.-dic. 1916; 1917).
  • Un día de guerra. Visión estelar. Segunda parte: En la luz del día (El Imparcial, ene.-feb. 1917).

Series de artículos periodísticos[editar]

  • Colaboraciones varias en Café con gotas. Semanario satírico ilustrado[nota 9] (1886-1890)
  • Paul y Angulo y los asesinos de Prim. Serie de colaboraciones en Ahora (1935).

Textos inéditos y de edición reciente[editar]

La mayoría pertenecen al «Archivo Valle-Inclán Alsina», creado con el legado de Carlos Luis Valle Inclán Blanco y Mercedes Alsina Gómez-Ulla.[23]
Los textos recientemente editados han sido publicados en 2008 en un volumen bajo edición de Javier Valle-Inclán Alsina.

  • La muerte bailando (edición 2008)
  • Sevilla… (edición 2008)
  • Bradomín expone un juicio (edición 2008)
  • La marquesa Carolina y Bradomín (edición 2008)
  • El Beato Estrellín. Tragedia sacramental [obra dramática]
  • Las mujeres de Sálvora [obra dramática]
  • El rey ciego
  • Caminos y destinos
  • Auto de Don Juan
  • El Nigromante
  • Terremoto
  • El Soldado de África
  • El Yerno de Gálvez
  • [Cuaderno de Francia] [cuaderno de notas]
  • [Cuaderno de Navarra] [cuaderno de notas]

Adaptaciones y obras de inspiración valleinclaniana[editar]

Ópera[editar]

Basada en Farsa infantil de la cabeza del dragón.
Libreto: Ramón del Valle-Inclán. Música: Ricard Lamote de Grignon i Ribas.
  • Blutbund. Oper 1 Ak. (1974; estreno: Hamburgo, 1977).
Basada en Ligazón. Auto para siluetas.
Libreto: Ramón del Valle-Inclán. Walter Boehlich (trad.). Música: Hans-Jürgen von Bosse.
  • Ligazón (1982, estreno: Cuenca, 1982).
Basada en Ligazón. Auto para siluetas.
Libreto: Ramón del Valle-Inclán. Música: José Luis Turina.
Basada en Divinas palabras. Tragicomedia de aldea.
Libreto: Francisco Nieva. Música: Antón García Abril.
Basada en Sonata de primavera.
Libreto: Alejandro Fontenla. Música: Jorge Fontenla.
Basada en La cabeza del Bautista.
Libreto: Carlos Wagner. Música: Enric Palomar.
  • Patto di sangue. Ópera en dos partes: Patto di sangue y La rosa di carta. (estreno: Florencia, 2009).
Basada en Ligazón. Auto para siluetas y en La rosa de papel.
Libreto: Sandro Cappelletto. Maria Luisa D'Amico (trad.). Música: Matteo D'Amico.

Cine[editar]

Basada en la serie de novelas Sonatas: Memorias del Marqués de Bradomín.
Adaptación: Juan Antonio Bardem, Juan de la Cebada y José Revueltas. Director: Juan Antonio Bardem.
Basada en la novela Flor de santidad.
Adaptación: Pedro Carvajal y Adolfo Marsillach. Director: Adolfo Marsillach.
Basada en los cuentos galantes Beatriz y Mi hermana Antonia.
Adaptación: Santiago Moncada y Gonzalo Suárez. Director: Gonzalo Suárez.
Basada en la obra teatral Divinas palabras. Tragicomedia de aldea.
Adaptación: Juan Ibáñez. Director: Juan Ibáñez.
Basada en la obra teatral Luces de Bohemia. Esperpento.
Adaptación: Mario Camus. Director: Miguel Ángel Díez.
Basada en la obra teatral Divinas palabras. Tragicomedia de aldea.
Adaptación: José Luis García Sánchez y Enrique Llovet. Director: José Luis García Sánchez.
Basada en la novela Tirano Banderas. Novela de tierra caliente.
Adaptación: Rafael Azcona y Enrique Llovet. Director: José Luis García Sánchez.

Televisión[editar]

Basada en la obra teatral La cabeza del Bautista. Novela macabra.
Adaptación: Manuel Revuelta. Director: Manuel Revuelta.
Basada en la serie de obras teatrales Comedias bárbaras.
Adaptación: Luis de Castresana. Director: Pascual Cervera.
Basada en la «Clave IX: La infanzona de medinica» de la obra poética La pipa de kif.
Adaptación: José Luis Font Espina. Director: José Luis Font Espina.
Basada en la obra teatral Águila de blasón. Comedia bárbara.
Adaptación: José Manuel Fernández. Director: José Antonio Páramo.
Basada en la obra teatral La marquesa Rosalinda. Farsa sentimental y grotesca.
Director: Francisco Montolio.
Basada en la novela Sonata de estío. Memorias del Marqués de Bradomín.
Adaptación: Enrique Llovet. Director: Fernando Méndez-Leite.
Basada en la novela Sonata de primavera. Memorias del Marqués de Bradomín.
Adaptación: Enrique Llovet. Director: Enrique Llovet.
  • Martes de carnaval (España: RTVE, 2009).
Basada en la serie de esperpentos teatrales Martes de Carnaval. Esperpentos, que incluye Los cuernos de don Friolera. Esperpento, Las galas del difunto y La hija del capitán. Esperpento.
Adaptación: Rafael Azcona y José Luis García Sánchez. Director: José Luis García Sánchez.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Por fallecimiento.
  2. Puesto de nueva creación que no tuvo continuidad posterior.
  3. Dimisión a petición propia. No se publicó decreto oficial alguno con cese o admisión de la dimisión.
  4. Como en «Aromas de Leyenda. Versos en loor de un Santo Ermitaño» (1907). VALLE-INCLÁN, Ramón María DEL. Aromas de Leyenda. Versos en loor de vn Santo Ermitaño, por Don Ramón María del Valle-Ynclán. Madrid: Villavicencio Editor, 1907.
  5. Ésta es una colaboración que realiza para la sección de «Juventud militante. Autobiografías» en la revista Alma Española (1903). Curiosamente, aunque lo firma como «R. del Valle-Inclán», se enuncia a sí mismo en el texto mismo como «Ramón María del Valle-Inclán». VALLE-INCLÁN, Ramón DEL. «Juventud militante. Autobiografías». En: Alma Española, n. 8, 27 diciembre 1903, p. 7. ISSN 1885-4702.
  6. Es esta una composición versificada en endecasílabo galaico, que a petición del propio Valle-Inclán realiza su amigo Rubén Darío, con objeto de que fuera el proemio de su obra Voces de gesta (1912).
  7. En la biblioteca paterna tuvo acceso a los clásicos españoles y a los románticos en boga; mientras que en la de su profesor de francés y amigo de su padre Jesús Muruáis accedió a la literatura francesa (Alberca & González 2002: 46).
  8. Entre sus amigos se encontraban los hermanos Moisés y Augusto González Besada y Mein, Pedro Seoane, Camilo Bargiela y Enrique Labarda (Alberca & González 2002: 47-53).
  9. a b Existe una versión facsimilar de todos los números conocidos, realizada por el Grupo de Investigación Valle-Inclán. GRUPO DE INVESTIGACIÓN VALLE INCLÁN. SANTOS ZAS, Margarita (dir.). Café con gotas. Semanario satírico ilustrado (1886-1892). Santiago de Compostela: Servizo de Publicacións e Intercambio Científico. Universidade de Santiago de Compostela, 1999. ISBN 84-8121-775-1. ISBN 978-84-8121-775-9.
  10. «Valle era una especie de predestinado de la literatura, pues, como cuenta el La lámpara maravillosa y en múltiples declaraciones públicas, se sintió atraído a partes iguales por la literatura y la aventura. [...] La literatura le permitió poder cumplir en la ficción ese anhelo aventurero, al proyectar en sus héroes lo que la experiencia real le negó la mayoría de las veces» (Alberca & González 2002: 52–53).
  11. El valleinclanista Robert Lima menciona esta estancia en Italia que sin existir documentación sobre ella resulta improbable y solo se sostiene por referencias a ella del propio Valle-Inclán en su artículo Psiquismo publicado en México en 1892 y por reconocer en sus escritos cierto conocimiento de Italia. «Esta hipótesis de la estancia en Italia, de haber sido cierta, hubiera permitido “rellenar” ese año largo que va de marzo de 1890 [...] hasta el 7 de junio de 1891» (Alberca & González 2002: 55-56).
  12. Tal como lo definía Ramón Gómez de la Serna: «la mejor máscara a pie que cruzaba la calle de Alcalá. Sus polainas blancas aparecen siempre intachables y no son pretenciosos botines de cuatralbo, sino, usando una metáfora suya, prendas de "gallo polainero"» (Gómez de la Serna 1944: 35).
  13. El lance de honor era entre un joven aristócrata andaluz, López del Castillo, y el caricaturista portugués Tomás Leal da Câmara, que noches atrás habían tenido sus diferencias en el Paseo de la Castellana sobre el valor personal de lusos e hispanos.
  14. José María Carretero Novillo 'El Caballero Audaz', en entrevista con el propio Valle-Inclán, éste le cuenta en relación a la herida primera que «Él [Manuel Bueno], en el acaloramiento de la controversia, me sujetó la mano y al apretar me clavó el gemelo aquí en el mismo canto de la muñeca»; y en relación a su amputación: «Y aquel mismo día me amputaron el brazo por encima del codo; mas la infección ya se había corrido y tuvieron que volver a cortar al día siguiente por el mismo hombro». EL CABALLERO AUDAZ. «Nuestras entrevistas. Don Ramón del Valle-Inclán». En: La Esfera, 6 mar. 1915, n. 62, pp. 8-9. ISSN 1577-0389.
    Por ora parte, el informe medico de la amputación dice así: «Don Manuel Barragán y Bonet, Doctor en Medicina y Cirugía, domiciliado en la Corredera Baja, 37, certifica que en la Casa de Salud «Santa Teresa», Paseo de la Castellana nº 7 antiguo, amputó el brazo izquierdo por su tercio inferior a Don Ramón del Valle-Inclán, el día 12 del corriente a consecuencia de una fractura con [ilegible, conminuta?] con herida de los huesos del antebrazo. Y para que pueda procederse a la inhumación expido la presente en Madrid a 14 de Agosto de 1899, M. Barragán».
    Juan Antonio Hormigón Blánquez y Javier y Joaquín del Valle-Inclán Alsina han demostrado que los bastonazos de Manuel Bueno le produjeron, además de una herida en la cabeza que sangraba aparatosamente, la fractura conminuta de los huesos del antebrazo izquierdo, es decir fragmentados en trozos muy pequeños, que le hicieron numerosas heridas internas. Por tanto, era una lesión muy seria y no un simple rasguño del gemelo de la camisa, como tantas veces se ha dicho (Alberca & González 2002: 11-12).
  15. Con motivo del cincuentenario del fallecimiento de Valle-Inclán, otro periodista Luis Calvo Andaluz, retomaría en su relato la versión de Tomas Orts Ramos, aunque no lo cite. CALVO ANDALUZ, Luis. «Origen y arrequives esperpénticos de la pérdida de un brazo». En: ABC, 4 ene. 1986, Sábado Cultural, pp. VI-VII. ISSN 1136-0143.
  16. Revista en la que Miguel de Unamuno escribe dos conocidos artículos: «Muera Don Quijote» y «Renovación».
  17. VALLE-INCLÁN, Ramón DEL. Sonata de Invierno. Memorias del Marqués de Bradomín. Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1905. En la posterior edición de 1933, supervisada por el autor, publicada una vez finalizado el proceso de divorcio del matrimonio con el proceso judicial correspondiente el año anterior, la dedicatoria desaparece.
  18. Según opinión de Manuel Alberca y Cristóbal González: «Nuestra hipótesis está avalada también por el altercado provocado por Valle en el teatro Pérez Galdós de Las Palmas el 9 de diciembre de 1906, […] en la crónica del suceso Josefina es presentada en todo momento como la esposa del escritor» (Alberca & González 2002: 103).
  19. El Maharajá de Kapurthala (Raja-i-Rajgan Maharásh Sir Jagatjit Singh) se encontraba en Madrid exclusivamente con motivo de los esponsales del rey Alfonso XIII, y ante sus peticiones, Anita Delgado, de dieciséis años de edad, en un principio no accede. Desde París insiste y pide a Anita Delgado que se case con él. En un principio ella no acepta, pero en una de las cartas que le envía le comunica al fin que se casará con él. Esta carta llega a manos de Julio Romero de Torres y Valle-Inclán, antes de que fuera enviada a Francia, observando el lenguaje sencillo y las numerosas faltas de ortografía, redacta una nueva misiva que convierte la aceptación de matrimonio de Anita Delgado en una poética declaración de amor hacia el Maharajá de Kapurthala.
  20. «Querido Darío:
    Vengo a verle después de haber estado en casa de nuestro pobre Alejandro Sawa. He llorado delante del muerto por él, por mí y por todos los pobres poetas. Yo no puedo hacer nada, usted tampoco, pero si nos juntamos unos cuantos algo podríamos hacer.
    Alejandro deja un libro inédito [Iluminaciones en la sombra]. Lo mejor que ha escrito. Un diario de esperanzas y tribulaciones.
    El fracaso de todos los intentos para publicarlo y una carta donde le retiraban una colaboración de sesenta pesetas que tenía en El Liberal, le volvieron loco durante los últimos días. Una locura desesperada. Quería matarse. Tuvo el fin de un rey de tragedia: murió loco, ciego y furioso.»

  21. La guerra europea. Palabras de algunos españoles. El manifiesto fue traducido al francés y publicado en numerosos periódicos de los países aliados. En España lo hicieron los diarios El Liberal y El País y el semanario España:«Manifiesto de adhesión a las naciones aliadas». En: España. Semanario de la Vida Nacional, 9 julio 1915, n. 24, p. 6-7. ISSN 2171-2549.
  22. Jorge Devoto Valle-Inclán refiere que Ramón del Valle-Inclan no sólo se limitó a firmarlo sino que debió tener participación activa en su génesis, por la existencia de un borrador de un listado autógrafo de sus firmantes. DEVOTO DEL VALLE-INCLÁN, Jorge (ed.); VALLE-INCLÁN, Ramón DEL. Mi bisabuelo / por Ramón del Valle-Inclán. Facsímil del manuscrito autógrafo. Santiago de Compostela: Servizo de Publicacións e Intercambio Científico. Universidad de Santiago de Compostela, 2007. ISBN 978-84-9750-787-5.
  23. Del carácter de las relaciones establecidas con los paisanos del lugar durante todo ese tiempo en la aldea gallega da buena cuenta su hijo Carlos Luis cuando, con doce años, un periodista le entrevista en 1929, y a la pregunta de si conoce alguna anécdota de la vida de su padre, le contesta:

    «-Papá ha nacido en Villanueva de Arosa, un pueblecito de la ría gallega. Después ha vivido ocho años en el pazo de la Merced, próximo a la Puebla del Caramiñal, donde yo nací. Pues bien: los vecinos de la aldea nos tenían un respeto extraño. Y llegaron a decir que mi papá subía por las noches al cielo para hablar con los astros mientras ellos dormían.»

    ANGULO, Julio. «Una hora con Carlos Luis del Valle-Inclán». En: Heraldo de Madrid. Madrid, 12 jun. 1929, vol. 39, n. 13532, p. 7. ISSN 2171-0090. Reproducida en: VALLE-INCLÁN ALSINA, Joaquín DEL. «Otras entrevistas y cartas olvidadas». En: «Curiosidades de Valle-Inclán» (recurso electrónico en línea). Madrid: Fundación Zuloaga, 2011.
  24. «Al propio tiempo ha acordado S.M. que por tratarse de una enseñanza de índole especial y de finalidad propia y distinta de la de enseñar á los alumnos á ejecutar obras de arte, se desempeñe por un literato y publicista de reconocido prestigio, y que ya esté sancionado por la crítica y la opinión como garantías de acierto.» MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. «Real Orden, de 18 de julio de 1916, creando en la Escuela especial de Pintura, Escultura y Grabado la asignatura de Estética de las Bellas Artes, disponiendo sea desempeñada dicha enseñanza por un literato y publicista de reconocido prestigio». En: Gaceta de Madrid, 22 julio 1916, n. 204, p. 204.
  25. Joaquín Argamasilla de la Cerda y Bayona, marqués de Santacara, es la persona que en 1920 fundaría y presidiría la Sociedad Española de Estudios Metapsíquicos. En 1926 saltó a la prensa el denominado «caso Argamasilla», una denuncia de fraude y engaño por los espectáculos públicos basados en supuestos «fenómenos supranormales» de los que hacía gala su joven hijo, Joaquín Argamasilla de la Cerda y Elio. Puede verse una sinopsis del «caso Argamasilla», con la comisión de investigadores que se formó para su estudio, y las declaraciones de apoyo de Valle-Inclán, así como sus ideas y fervientes creencias acerca de dichos «fenómenos supranaturales» en: VALLE-INCLÁN ALSINA, Joaquín DEL. «Otras entrevistas y cartas olvidadas». En: «Curiosidades de Valle-Inclán» (recurso electrónico en línea). Madrid: Fundación Zuloaga, 2011.
  26. El «Teatro Fernando de Rojas» del Círculo de Bellas Artes de Madrid se estrenó el 19 de diciembre de 1926 por el propio Valle-Inclán con su compañía, «El cántaro roto», representando la obra Ligazón.Auto para siluetas.
  27. En carta al director de El Sol, publicada el 26 de junio de 1932, expone los motivos de su dimisión.
  28. Puede encontrarse una relación más pormenorizada de lo acaecido: GARCÍA FERNÁNDEZ, Javier. «La regulación y la gestión del Patrimonio Histórico-Artístico durante la Segunda República (1931-1939)». En: Revista Electrónica de Patrimonio Histórico (e-rph), dic. 2007, n. 1. ISSN 1988-7213., en el § f) El Conservador General del Tesoro Artístico Nacional.
  29. En la convocatoria del premio Fastenrath 1931 las obras a concurso debían ser novelas, publicadas entre los años 1927 y 1931, ambos includive. Valle-Inclán presenta sus tres últimas publicadas, de las que dos serán seleccionadas como finalistas, Tirano Banderas y la La corte de los milagros. A éstas se le unen Semana de pasión, de Mariano Tomás López; El tesoro de los monfíes de Ángel Menoyo Portolés; y El convento de los reyes, de Guillermo Hernández Mir. En la primera sesión, la primera votación dio el resultado de Tirano Banderas 11 votos, Semana de pasión 8 votos y El tesoro de los monfíes 6 votos. La segunda votación dio el resultado de Semana de pasión 13 votos, Tirano Banderas 12 votos, y 1 voto en blanco. En la segunda sesión, la tercera votación dio el resultado de La corte de los milagros 10 votos, Semana de pasión 5 votos, Tirano Banderas 2 votos, y 8 votos en blanco. Después de dos sesiones y tres votaciones, al no obtener ninguna obra la mayoría absoluta de votos favorables, el premio se declaró desierto. En: «Sobre el premio Fastenrath». En: ABC, 21 may. 1932, p. 31. ISSN 1136-0143.
  30. El acto se celebró el 7 de junio de 1932, en el Hotel Palace, y es presidido por el escultor Juan Cristóbal González Quesada y presentado por Miguel de Unamuno; acuden, entre otros, Américo Castro; Jiménez de Asúa; Secundino Zuazo; Ros; el maestro Amadeo Vives; Victorio Macho; Pío del Río Hortega; Fernando de los Ríos Urruti, ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes; Pedro Rico López, alcalde de Madrid; Genaro Estrada Félix, embajador de México; Cortesão, embajador de Portugal.
  31. Los candidatos eran cinco: Antonio Bartolomé y Mas; Eduardo García del Real; Antonio Medinaveitia; Miguel de Unamuno, con 146 votos fue el segundo más votado; y Valle Inclán, con 311 votos fue el más votado (Ruiz Salvador 1976: 152-153).
  32. Manuel Azaña, aunque le postuló para sucederle en el cargo de presidente en dichas las elecciones, escribió en su diario: «Valle no durará en la presidencia porque él solo se basta para armar líos donde no los hay. Pero allá cuidados» (Ruiz Salvador 1976: 151).
  33. En la correspondencia epistolar de Valle-Inclán mantenida con su amigo el pintor Ignacio Zuloaga y custodiada en el Museo Zuloaga (Zumaia), se puede trazar como se gestó el nombramiento y las dificultades que tenía su candidatura de acuerdo a quienes tenían que evaluarla. Véase GÓMEZ DE CASO ESTRADA, Mariano. «Valle-Inclán, los Zuloaga y otros» (en línea). En: El Pasajero. Revista de Estudios sobre Ramón del Valle-Inclán, 2010, n. 25. ISSN 1576-1320.
    El apoyo de
    Ignacio Zuloaga fue también público con la publicación de un manifiesto en prensa.
  34. «El número definitivo de cuentos y su ordenación no es casual, pues tal como señala Garlitz responde a una cuidada simetría, en la que el primer cuento se empareja con el último, el segundo con el penúltimo y así hasta completar ocho círculos entorno a «Mi hermana Antonia», situado en el centro del circulo como relato “fantástico simbolista”(Alicia Ramos, apud Garlitz, 230)» TROUILLHET MANSO, Juan. «Historias de brujas, doncellas y endemoniados: Valle-Inclán frente a lo fantástico, de la narrativa al teatro» (en línea). En: El Pasajero. Revista de Estudios sobre Ramón del Valle-Inclán, 2009, n. 24. ISSN 1576-1320.

Referencias[editar]

  1. Santos Zas, Margarita (1993). Society of Spanish and Spanish-American Studies,, ed. Tradicionalismo y literatura en Valle-Inclán: 1889-1910. Colorado, EUA. p. 412. ISBN 9780892950683. 
  2. Pedraza y Rodríguez 2001, p. 601.
  3. Gómez de la Serna, 1944.
  4. a b «Valle-Inclán». En: Grandes personajes. Madrid: Editorial Labor, 1992.
  5. José Rubia Barcia (1983), Mascarón de proa, Edicios do Castro.
  6. AUBRUN, Charles V. «Les débuts littéraires de Valle-Inclán». En: Bulletin Hispanique. Annales de la Faculté des Lettres de Bourdeaux, 1955, vol. 57, n. 3, pp. 331-333. ISSN 0007-4640. eISSN 1775-3821.
  7. El Faro de Vigo, número 7699.
  8. Españoles en la cultura cubana, Miguel Iturria Savón, Ediciones Renacimiento, Madrid, 2004, ISBN 84-8472-189-2 p. 117.
  9. Entrevista de Joaquín María del Valle Inclán Alsina con Isabel Bugallal, La Opinión A Coruña, 2 junio 2009
  10. Alberca & González 2002: 70.
  11. Francisco Madrid, (1943), La vida altiva de Valle Inclán, Buenos Aires, Poseidón, p. 54.
  12. GÓMEZ DE LA SERNA, Ramón. «Algunas versiones de cómo perdió el brazo don Ramón María del Valle-Inclán». En: Muestrario. Madrid: Biblioteca Nueva, 1918, pp. 273-287.
  13. UNO AL SESGO. «A los cuarenta y tantos de ver toros: recuerdos, reflexiones y cosas por el estilo de un aficionado». Barcelona: Editorial Lux, 1926, pp. 73-77.
  14. La Voz de Galicia, 18 septiembre 2008.
  15. MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. «Real Orden, de 18 de julio de 1916, nombrando profesor especial de Estética de las Bellas Artes, vacante en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado a Don Ramón del Valle Inclán». En: Gaceta de Madrid, 22 julio 1916, n. 204, p. 204.
  16. MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. «Real Orden, de 1 de junio de 1917, confirmando en en el cargo de profesor especial numerario de la asignatura de Estética de las Bellas Artes, de la Escuela especial de Pintura, Escultura y Grabado, a D. Ramón del Valle Inclán». En: Gaceta de Madrid, 4 junio 1917, n. 155, p. 615.
  17. DIRECCIÓN GENERAL DE BELLAS ARTES. «Admisión de la renuncia de la Cátedra de Estética de las Artes Plásticas, de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado, presentada por D. Ramón del Valle Inclán, y amortización de dicha cátedra» [10 de noviembre de 1919. En: Gaceta de Madrid, 22 noviembre 1919, n. 326, p. 862.]
  18. MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. Decreto nombrando a D. Ramón del Valle Inclán Conservador general del Tesoro Artístico Nacional. En: Gaceta de Madrid, 2 sep. 1931, n. 245, p. 1595. Ref. 1931/07313.
  19. MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y BELLAS ARTES. «Decreto, de 27 de enero de 1932, encargando al Conservador general del Tesoro Artístico Nacional la organización, como Museo, del que fue Real Sitio de Aranjuez». En: Gaceta de Madrid, 29 enero 1932, n. 29, p.732. Ref. 1932/00725.
  20. MINISTERIO DE ESTADO. «Decreto, de 8 de marzo de 1933, nombrando Director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma a D. Ramón María del Valle Inclán». En: Gaceta de Madrid, 11 marzo 1933, n. 70, p. 1898.,
  21. MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA. GOBIERNO DEL FRENTE POPULAR.«Orden haciéndose cargo este Departamento de la educación de los hijos de don Ramón del Valle-Inclán, y concediendo a la viuda de este ilustre escritor la subvención anual de 12.000 pesetas». En: Gaceta de la República. Diario Oficial, 23 dic. 1937, n. 357, pp. 1387-1388. Ref. 1937/26864.
  22. De acuerdo a la legislación española vigente sobre derechos de propiedad intelectual, para autores fallecidos antes 7 de diciembre de 1987, su obra pasará a ser de dominio público el 1 de enero del año siguiente a su muerte. Por analogía se procede de la misma manera para las obras seudónimas o anónimas, colectivas y en colaboración.
  23. SANTOS ZAS, Margarita. «Los manuscritos de Valle-Inclán: inéditos». En: Anuario Valle-Inclán, 2008, vol. 7, pp. 5-10 | Anales de la Literatura Española Contemporánea, 2008, vol. 33, n. 3, pp. 417-422. ISSN 0272-1635.

Bibliografía[editar]

· Biografía cronológica (1866-1919), vol. 1, pt. 1, 2006. ISBN 84-95576-59-7. ISBN 978-84-95576-59-0.
· Biografía cronológica (1920-1936), vol. 1, pt. 2, 2007. ISBN 978-84-95576-60-6.
· Epistolario de Valle-Inclán, vol. 2, 2006. ISBN 84-95576-53-8. ISBN 978-84-95576-53-8.
  • MADRID, Francisco. La vida altiva de Valle-Inclán. Buenos Aires: Editorial Poseidón, 1943.
  • OLIVA OLIVARES, César. El fondo del vaso. Imágenes de don Ramón M. del Valle Inclán. València: Universitat de València, 2003. ISBN 84-370-5834-1. ISBN 978-84-370-5834-1.
  • PEREIRO OTERO, José Manuel. La escritura modernista de Valle-Inclán: Orgía de colores. Madrid: Editorial Verbum S.L., 2008. ISBN 978-84-7962-418-7.
  • PEDRAZA JIMÉNEZ, Felipe Blas & RODRÍGUEZ CÁCERES, Milagros. Manual de literatura española. VIII. Generación de fin de siglo: Introducción, líricos y dramaturgos. Tafalla: Cénlit Ediciones, 2001. ISBN 84-85511-17-4. ISBN 978-84-85511-17-4.
  • REIGOSA, Carlos G.; VALLE-INCLÁN ALSINA, Javier DEL & MONLEÓN BENNACER, José. La muerte de Valle-Inclán. El último esperpento. Madrid: Ézaro Ediciones, 2008. ISBN 13: 978-84-935134-9-8.
  • RUBIA BARCIA, José. A Bibliography and Iconography of Valle Inclán (1866-1936). Berkeley; Los Angeles: University of California Press, 1960.
Reseña bibliográfica con enmiendas:
DEVOTO, Daniel. «J. Rubia Barcia, A Bibliography and iconography of Valle Inclán (1866-1936)». En: Bulletin Hispanique. Annales de la Faculté des Lettres de Bourdeaux, ene.-jun. 1963, vol. 65, ns. 1-2, pp. 176-178. ISSN 0007-4640. eISSN 1775-3821.
· Gente de letras. Algunos antepasados de don Ramón del Valle-Inclán. Los años mozos (1885-1892), vol. 1. ISBN 84-8121-715-8. ISBN 978-84-8121-715-5.
· Los primeros años en Madrid (1895-1900). Los viajes, América y Francia, vol. 2. ISBN 84-8121-716-6. ISBN 978-84-8121-716-2.
· Las artes del libro. Opiniones de don Ramón sobre el teatro, vol. 3. ISBN 84-8121-717-4. ISBN 978-84-8121-717-9.
· Catálogo general de la exposición, vol. 4. ISBN 84-8121-718-2. ISBN 978-84-8121-718-6.

Enlaces externos[editar]

Portales especializados valleinclanianos[editar]
Portales especializados y generalistas con sección valleinclaniana[editar]
Portales especializados de la Edad de Plata[editar]
Fundaciones y asociaciones valleinclanianas[editar]
Ficha informativa ACAMFE.
Museos y casas-museos valleinclanianos[editar]
Ficha informativa ACAMFE.
Ficha informativa ACAMFE.
Portales de instituciones vinculadas a Valle-Inclán[editar]
Publicaciones periódicas valleinclanianas[editar]
Tributos y noticias valleinclanianas en prensa[editar]
  • El Cultural, 20-26 enero 2012, «Desmontando a Valle».
repositorio 1.
repositorio 2.
Portales y páginas personales de valleinclanistas[editar]
Tributos personales y portales didácticos valleinclanianos[editar]
Obras y adaptaciones[editar]
Adaptación: Rafael Azcona y José Luis García Sánchez. Director: José Luis García Sánchez.
Capítulo 1: Los cuernos de don Friolera.
Capítulo 2: Las galas del difunto.
Capítulo 3: La hija del capitán.
Documentales y docudramas[editar]
Guion: Silvio Martínez. Director: José Luis García Sánchez.