Ignacio Zuloaga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ignacio Zuloaga
Ignacio Zuloaga 1925.jpg
Ignacio Zuloaga en 1925
Nombre completo Ignacio Zuloaga Zabaleta
Nacimiento 26 de julio de 1870
Éibar, País Vasco,
Bandera de España España
Fallecimiento 31 de octubre de 1945
(75 años)
Madrid, Bandera de España España
Nacionalidad Española
Área Pintura

Ignacio Zuloaga Zabaleta (n. Éibar, Guipúzcoa; 26 de julio de 1870 - f. Madrid; 31 de octubre de 1945) fue un pintor español.

Ignacio Zuloaga fue uno de los más importantes pintores españoles de finales del siglo XIX y principios de XX, fundamentalmente conocido por sus cuadros costumbristas y retratos. Por su estilo naturalista de recio dibujo y colorido oscuro, influido por Ribera y Goya, ha sido tradicionalmente etiquetado como «reverso» u oponente del estilo luminoso y optimista de Sorolla.

Perteneció a una saga de artistas: fue hijo del notable damasquinador Plácido Zuloaga y sobrino de Daniel Zuloaga, uno de los más destacados ceramistas españoles de su época y que ejerció gran influencia sobre él. Trabajó de niño en el taller de su padre en Éibar, donde tuvo los primeros contactos con el dibujo y el grabado. Su formación escolar se realizó con los jesuitas en Francia, completándose en Madrid, París y Roma.

Biografía[editar]

Monumento a Ignacio Zuloaga en Éibar.
Monumento a Ignacio Zuloaga en Madrid.

Primeros años[editar]

Nació el 26 de julio de 1870 en la población guipuzcoana de Éibar en el País Vasco (España) en el seno de una familia de armeros y artistas.

En 1887 presenta un cuadro en la Exposición Nacional de Madrid, titulado Un sacerdote rezando en una habitación antigua. Copia en el Museo del Prado obras de Velázquez y El Greco, a los que considerará, junto a Zurbarán, Ribera y Goya, como sus maestros. El año siguiente pintaría Fuente de Éibar y El ciego de Arrate, sus primeras obras conocidas.

Se va a Roma en 1889, meta de muchos jóvenes artistas, donde se empapa con los maestros del Renacimiento. Su estancia dura más de medio año. Pinta El forjador herido.

En 1890 se traslada a París. Vive en Montmartre. Frecuenta la Academia de la Palette, donde corrige Carrière. Presenta un cuadro en la Exposición Nacional de Madrid. Amistad con Santiago Rusiñol y los artistas catalanes de Montmartre. Entabla amistad con Toulouse-Lautrec, Jacques Émile Blanche, Degas, Maxime Dethomas y Gauguin. Vive en la rue Durantin, rue Cortot y rue des Saulnes. Le atrae la pintura de Monet, Degas y Carrière. Encuentro con Pablo Uranga. Presenta "El forjador" en el Salón de los Artistas Franceses. Expone, junto con Gauguin, Van Gogh, Degas y Toulouse-Lautrec, y enseguida adquirirá fama representando la parte gráfica de la generación del 98. Enrique Lafuente Ferrari diría de él:

Zuloaga extraía de sus motivos la máxima capacidad de expresión, magnificándolos hasta un plano de verdadera grandeza artística y humana

En el período entre 1891 y 1895 tendría una intensa relación con el grupo de Gauguin (Paco Durrio, Emile Bernard, Paul Maurice) con el que ese mismo año expondrá en la galería Le Barc de Boutteville, presentando dos paisajes. Viaja a Bilbao, siendo fundador de la Sociedad Festiva El Escritorio, también conocida como Kurding Club, y decora uno de sus muros con el lienzo titulado Amanecer.

En Andalucía[editar]

En 1892 descubre en París dos Grecos, que adquiere Rusiñol (ahora conservados en Sitges, Museo del Cau Ferrat). Vive en la Isla de St. Louis con Rusiñol y Maurice Utrillo. Acude a la VIII Muestra del Salón de los Independientes con cinco cuadros. Marcha a Andalucía durante la temporada, buscando sus temas en España.

Durante 1893 estudió en Sevilla en la calle de la Feria. Acude al Salón de los Independientes con seis cuadros. Descubre la obra de James McNeill Whistler y consolida su amistad con los literatos franceses, si bien huye de las influencias simbolistas e impresionistas. Al año siguiente presenta en el Salón Nacional de Bellas Artes de París dos cuadros: Retrato de la abuela del pintor y El enano don Pedro. Junto con Rusiñol compra, en París, dos Grecos y viaja por Italia y Suiza. En Bermeo, localidad vizcaína, pinta los frescos del Casino, que terminará al año siguiente. El otoño lo pasa en Sevilla.

En 1895 realiza una segunda exposición en Le Barc de Bouteville; muestra 6 cuadros y comparte estudio con Paco Durrio y Gauguin. Retrata a Valentine Dethomas. Mantiene su residencia principal en Andalucía hasta 1898. En la Exposición de Barcelona de 1896 obtiene la 2ª medalla por el cuadro Amigos. Viaja por España y llega a torear en la plaza que Manuel Carmona tiene en Sevilla.

En 1898 expone en la Societé Nationale de París. En Barcelona muestra su Víspera de la corrida, obteniendo la primera medalla. Se traslada a Segovia.

Segovia[editar]

A finales del verano de 1898 llega a Segovia, en donde se instala con su tío Daniel al frente de un taller cerámico. Pinta, entre otras obras, Mi tío y mis primas, cuadro que será adquirido por el Estado francés para colocarlo en el Musée du Luxembourg.

El 18 de mayo de 1899 se casa con Valentine Dethomas, hermana de su amigo, el pintor Maxime. Son sus testigos de boda Carrière y Albéniz. Viaje de bodas por Europa y regreso a España, instalándose en Elgueta, localidad cercana a Éibar. Pinta La enana doña Mercedes. El Estado belga compra El alcalde de Riomoros.

De nuevo en Segovia estudia en la Casa del Crimen y en la Canonjía. En París, con motivo de la Exposición Universal, vende el cuadro Vísperas de la corrida. Esta obra fue rechazada por el jurado español que seleccionaba las obras que acudirían. Fue comprada por el Estado belga. Realiza exposiciones en Bruselas, Berlín, Colonia, Düsseldorf y Bilbao.

En 1901 inicia una buena y larga amistad con el poeta Rainer María Rilke. Gana la Gran Medalla de la Exposición Internacional de Dresde, coincidiendo con Anglada Camarasa y Francisco Iturrino. La relevancia internacional es ya importante y la Ópera de Berlín le encarga la escenografía de un montaje de Carmen, mientras que la publicación Le París Ilustré le dedica un número monográfico y en Madrid le hacen un homenaje. Al año siguiente establecería relación con el escultor Auguste Rodin, relación que daría paso a una gran amistad. En esa época, su litografía El predicador (Segovia) se incluye en un libro de la editorial Insel Verlag, junto con grabados de James Ensor, Edouard Vuillard, Pierre Bonnard, Max Liebermann y otros, lo que demuestra su notoriedad internacional.

Vuelve a pintar en Sevilla en 1902. Es nombrado Socio de la Nacional de Bellas Artes de París. Su madre, Lucía Zamora Zabaleta, fallece en Éibar. Poco después, el 15 de mayo, nace su hija Lucía. Pasa largas temporadas en Segovia pintando junto a su amigo Pablo Uranga. Su obra se sigue mostrando por diversas ciudades europeas: París, Burdeos, Múnich, Budapest y Berlín.

En 1904 realiza las pinturas de Nuestra Señora de Arrate. En Segovia se junta con su amigo Cottet, quien pintará catorce cuadros; a éste le seguirán otros artistas, empujados por Ignacio a trabajar en Segovia. Daniel Zuloaga compra la abandonada iglesia de San Juan de los Caballeros, que albergará el taller y estudio de tío y sobrino. Expone en Düsseldorf invitado por Rodin, obteniendo un gran éxito. Al año siguiente expone en París, Praga, Róterdam, Amberes, Lieja, Venecia, Dresde y Viena. En Bruselas, colabora en el montaje de la ópera Pepita Jiménez, cuyo autor es su amigo Isaac Albéniz. Viaja por España junto con Rodin y el coleccionista ruso Tchoukin. Comienza una relación por carta con Picasso.

En 1906 se traslada de nuevo a París, donde establece su estudio en la rue Caulaincourt, 54. Su hijo Antonio nace el 10 de enero. Sigue trabajando en su estudio de San Juan de los Caballeros. De este trabajo saldrán once cuadros que mostrará en París; entre ellos, Toreros de pueblo y Celestina. En 1907 expone en la Quinta Exposición Internacional de Barcelona, en la que se le dedica una sala, y obtiene el premio del Rey y el diploma de honor. Concurren con él Maxime Dethomas y Rodin. Inicia por Guipúzcoa la búsqueda de unos terrenos donde edificar vivienda, estudio y museo. En Segovia realiza catorce cuadros, entre ellos Las brujas de San Millán y El enano Gregorio el botero.

En 1908, obtiene un gran éxito en la exposición que realiza en París en el Salón Nacional de Bellas Artes. En Éibar, muestra a sus paisanos Gregorio el Botero, acudiendo el rey. Pinta en Segovia Los flagelantes y Gregorio en Sepúlveda.

Gira americana[editar]

En 1909 expone en los Estados Unidos (Nueva York, Buffalo y Boston) un total de 38 cuadros, 15 de ellos con temática segoviana. Se dedica al estudio del paisaje, ocupándole mucho de su tiempo parisino. Siguiendo su afición por los toros, acude en Sevilla y en Lora del Río a un tentadero en la finca Zabariche, perteneciente al ganadero Urcola. En el mes de octubre Charles Morice escribe una monografía sobre Zuloaga y aparece publicada en la revista L'Art et les Artistes.

Al año siguiente expone en México, Santiago de Chile y Buenos Aires (en la capital argentina le comunican el fallecimiento de su padre, aunque provocando una confusión en el nombre y destacando una rápida especulación sobre sus cuadros). Presenta cuadros a la Bienal de Venecia. Adquiere terrenos en Zumaya para construir, con el tiempo, Santiago Echea. Amante de las costumbres, prepara el templo de San Juan de los Caballeros para recibir al Santísimo como si permaneciera vigente al culto. Para ornar la iglesia trajo los objetos litúrgicos de Éibar. Pinta ahora Víctima de la fiesta y La familia de mi tío Daniel.

Obtiene el Gran Premio en la Exposición Internacional de Roma de 1911. Sin embargo, debió acudir fuera de la representación española por no ser invitado. Paradójicamente fue reclamada su asistencia por el Gobierno italiano. De 25 obras colgadas, 14 son segovianas. Viaja por Italia.

En 1912 recibe un homenaje en Éibar de sus paisanos. En París, Leónce Bénédite le dedica un artículo especial en L'Art et le Beau. Expone en Viena, Dresde, Budapest, Múnich y Ámsterdam. La obra más destacada de su estancia segoviana es El cardenal.

En 1913 realiza un homenaje a Goya en Fuendetodos, descubriendo una lápida en su casa natal, que compraría al año siguiente. Pinta Ídolos futuros o Torerillos de Turégano, así como Cortesana española. En París, Manuel de Falla le espera, pues Ignacio se había ofrecido para diseñar los trajes y el escenario de la representación de La vida breve. Se inicia una fecunda colaboración.

El 19 de enero de 1914 presenta en Nueva York, en las Kraushaar Galleries, varios de sus retratos más famosos, incluyendo La Morenita, con Chal Blanco, con una impresionante crítica en la revista New York American bajo el título 'Zuloaga's New Work Shown'.

Museo de Zuloaga en Zumaya

E1 14 de julio de 1914 inaugura la vivienda de Santiago Echea en Zumaya (Guipúzcoa), hoy día museo. Expone en Nueva York y Bruselas y por última vez en al Salón de la Sociedad Nacional de Bellas Artes de París. Pinta Mi prima Cándida y Bailarina vestida de torero.

En plena Primera Guerra Mundial se manifiesta a favor de los aliados y participa, mediante la donación de uno de sus cuadros (el retrato Cándida) para aliviar la situación económica de la población eibarresa sumida en la crisis de la guerra. Expone en Éibar a beneficio de los huérfanos de la Guerra Mundial de 1914.

Fachada de un edificio de Éibar retratando al pintor.

En el período comprendido entre 1916 y 1917 expone en los Estados Unidos: envía a Nueva York 34 cuadros, de los que 20 son segovianos. Hace de Santiago Echea atracción para sus amigos españoles y extranjeros. Realiza los bocetos para Goyescas, de Enrique Granados. Por los muchos méritos realizados en favor de Francia es distinguido, por el presidente Poincaré, con la Legión de Honor. Juan de la Encina, seudónimo de Ricardo Gutiérrez Abascal, publica un estudio sobre Zuloaga. En los dos años siguientes es requerido para realizar el retrato de Alfonso XIII. Viaja con el doctor Marañón a Las Hurdes y a la Sierra de Gredos. En Bilbao, el financiero Sota compra el cuadro La duquesa de Noailles, que posteriormente será regalado al Museo de la Villa. En París se estrena la ópera Goyescas.

Se traslada a Madrid en 1920, donde instala su taller en el madrileño barrio de las Vistillas. Realiza el retrato de su amigo Ortega y Gasset. Inaugura en Fuendetodos el monumento a Goya. En Londres expone en la Real Academia. Junto con Manuel de Falla y el argentino Enrique Larreta, estudia montar una obra basada en la novela del segundo La gloria de don Ramiro.

Visita y se entusiasma con la Sierra de Albarracín en 1921. La muerte de su tío Daniel le sume en la tristeza. Se traslada a Segovia, produciéndose el distanciamiento de Segovia que rompería acudiendo a Granada al concurso de cante jondo que ha organizado Falla al año siguiente.

En 1925 vuelve a los Estados Unidos. Expone en Nueva York, en la sala Reinhardt, obteniendo un gran éxito. De los 52 cuadros, 15 eran motivos segovianos. Le recibe el presidente Coolidge. Expone también en Boston y Palm Beach, terminando su gira en La Habana, donde será recibido apoteósicamente. Compra el castillo de Pedraza de la Sierra.

Se inaugura con una gran exposición de Zuloaga el nuevo Círculo de Bellas Artes de Madrid en 1926. Su obra empieza a ser controvertida por jóvenes artistas orientados hacia las vanguardias parisinas.

En 1928 la posada de Vizcaínos de Segovia le sirve como motivo para realizar los decorados de la obra de Manuel de Falla, El retablo de maese Pedro, tomada del relato de Cervantes en El Quijote. En cartón piedra, policromadas por él mismo, realiza una figura de Sancho y otra del Quijote.

Es nombrado en Madrid presidente del Patronato del Museo de Arte Moderno en 1931. Retrata a Valle-lnclán y Pérez de Ayala. En Italia, e invitado por el embajador de Estados Unidos, pinta La italiana.

En 1936 realiza el retrato del escultor Julio Beobide. La guerra civil supone un recogimiento en la vida del pintor, abriéndose camino en el mundo de la escultura. En 1938 gana el Gran premio en la Bienal de Venecia, que supone un reconocimiento a su obra. Exposición de Zuloaga en Londres; también se le concede una sala individual.

Zuloaga durante y después de la Guerra Civil Española[editar]

Zuloaga apasionadamente apoyó a las fuerzas nacionalistas falangistas durante la Guerra Civil Española y el régimen dictatorial del Generalísimo Franco, cuyo retratro adulatorio pintó en 1940. Mientras que la devastación aérea de pueblos vascos por aviadores voluntarios de Alemania nazi inspiró a Picasso a crear la pintura épica y moderna de Guernica, el incidente de la Guerra que Zuloaga eligió para honrar fue el Asedio del Alcázar de Toledo en 1936. Este asedio, y eventos asociados como la muerte de el hijo de General Moscardó, fueron inspiración para las fuerzas anti-republicanas.[1] El contenido nacionalista de dicha obra está aliado a la celebración de tradiciones populares por Zuloaga, sin embargo, en España, a lo largo de los siglos, este enfoque nacionalista anti-cosmopolita también se utilizó para deportar a grupos como los judíos, moros y gitanos. Las fuerzas de Franco adoptaron el deseo fascista de purificar países y dejarlos como entidades unitarias. Estilísticamente, la pintura sobre el Asedio también evita usar los estilos modernos de representación; el arte fascista aplaude la franqueza en representación, sin simbolismo complejo.

Si bien parece sorprendente que un vasco apoyara las fuerzas armadas que arrasaron su ciudad natal de Éibar, y apoyar al Generalísimo que después suprimió la enseñanza de la lengua vasca en España, sin embargo, muchos en el País Vasco también fueron partidarios de Carlismo y su milicia, los Requetés, que formaron alianza incómoda con la Falange.

En una carta escrita en abril de 1939 a la colecionista de sus pinturas, la señora Garret, Zuloaga declaró:.[2]

Gracias a Dios, y a Franco, por el fin la guerra se ganó y otra vez! Y otra vez, a pesar de la buena voluntad de los países llamados democráticos - que una farsa, qué vergüenza, cuando esos países lleguen a aprender la verdad de este drama! Todos trabajaremos con todas nuestras fuerzas para reconstruir una nueva España (libre, grande y unificada) a Españolizar España, y deshacernos de todas las influencias externas, de modo que podamos mantener nuestra esencia grandiosa. Ese es mi sueño en el arte. Odio las modas (que son destructivos para las características raciales) Uno debe (para bien o para mal) ser uno mismo, y no imitar el estilo de nadie más. Voy a dedicar los años que me quedan para ese fin. Qué vergüenza habrá en el futuro, para los países que infligeron la delincuencia, el vandalismo salvaje, que reinó dentro del clan soviético en España!

Después del 1940, Zuloaga declaró estaba horrorizado, como francófilo (y esposado a una francesa) cuando Hitler derrotó a Francia en la guerra. Después de su muerte, en 1945, apareció en España, 500 pesetas billetes emitidos por el Régimen de Franco en 1954 su serie, con una representación de Toledo en la parte posterior. Crinton en su ensayo de 1909[3] fue profético sobre la adulación futura de Zuloaga con falangismo:.

Él personifica en forma extrema el espíritu de la autocracia en el arte, el principio del absolutismo tan típico de su raza y país. En estos cuadros audaces y positivos, usted no encontrará ningún indicio de cobardía o el compromiso. Las obras son desafiantes, casi despóticas. No se esfuerzan por buscar simpatía, y no tienen miedo de ser francamente antipático ... los tonos son frequentemente acídicos, y las superficies a veces duras y metálicas. Reaccionario, se puede suponer ...

Una vez finalizada la guerra, en 1941 expone individualmente en el Museo de Arte Moderno de Madrid y al año siguiente en Barcelona en la sala Argos; la última exposición celebrada en vida del artista se realiza en Madrid en La Taberna de Antonio Sánchez, propiedad de su gran amigo y alumno Antonio Sánchez.

En 1945, después de veinte años de cursada petición, es nombrado hijo predilecto de Guipúzcoa por mediación de la Sociedad Bascongada de Amigos del País. Además de retratos de sus amigos, pinta Las presidentas. También ha dedicado su creatividad a la elaboración de bodegones. Muere en su estudio de Madrid un 31 de octubre de 1945 y es enterrado en San Sebastián.

Homenajes[editar]

La compañía Iberia L.A.E. bautizó un Airbus 340 con su nombre.

Referencias[editar]

  1. En enero de 1939, estos dos cuadros se colgaron en cuartos contiguos durante una exposición en Londres. Crosson, D. página 148.
  2. * Thesis on Zuloaga by Dena Crosson (2009), University of Maryland. página 151.
  3. *Brinton, Christian (1909). Catalogue of paintings by Ignacio Zuloaga exhibited by the Hispanic society March 21 to April 11, 1909. New York.: Hispanic Society of America.. pp. 30. http://archive.org/details/catalogueofpaint00hisprich. 

Enlaces externos[editar]