Virgen de la Candelaria (Islas Canarias)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nuestra Señora de la Candelaria
Virgendecandelariacamarin01.jpg
Virgen de Candelaria (Patrona de Canarias), en el municipio tinerfeño homónimo.
Venerada en Iglesia católica
Templo Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria
Festividad 2 de febrero y 15 de agosto
Patrona de Flag of the Canary Islands.svg Islas Canarias
Flag of Tenerife.svg Cabildo de Tenerife
Fecha de la imagen 1827, la imagen primitiva era del siglo XIV.
(La actual obra es de Fernando Estévez.)
Estilo Neoclásico, la primitiva imagen era una talla medieval de estilo gótico.
[editar datos en Wikidata]
Nuestra Señora de la Candelaria
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
CandelariaPatrona.JPG
Declaración 2005
Figura de protección Bien mueble
Ubicación Villa Mariana de Candelaria (Tenerife)
Estilos predominantes Neoclásico
[editar datos en Wikidata]

Nuestra Señora de la Candelaria es una advocación mariana de la Iglesia católica. Su imagen se encuentra en el camarín de la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, en el municipio de Candelaria en Tenerife (Islas Canarias, España).

La imagen es venerada en el Archipiélago Canario, especialmente en la isla de Tenerife (lugar de su aparición),[1] donde es conocida popularmente como La Morenita, es la Patrona de Canarias[2] ,[3] ,[4] ,[5] ,[6] siendo una de las siete Patronas de las Comunidades Autónomas de España. La Virgen de Candelaria es conocida como el "tesoro más grande" del Archipiélago Canario.[7]

El relato canónico de la aparición a los aborígenes guanches de la imagen de la Virgen de Candelaria en las Islas Canarias fue escrito en 1594 por el religioso e historiador español Fray Alonso de Espinosa, dicho relato aparece contenido en dos libros, siendo de hecho los libros impresos más antiguos que tratan sobre las Islas Canarias.[8] [9]

Hoy en día la Virgen de Candelaria es un símbolo para Canarias,[10] su culto se extendió por diferentes ciudades y países del Nuevo Mundo, en lugares con alguna importante colonia de canarios donde suele usarse para representar al Archipiélago Canario.[11] Se considera que la imagen aparecida a los guanches fue la que dio inicio a la proliferación de imágenes con la advocación de "La Candelaria" en el mundo[12] principalmente gracias a la emigración canaria.

Historia de la aparición[editar]

La historia de esta advocación está unida íntimamente a la historia de las Islas Canarias, especialmente de la isla de su aparición, Tenerife. No hay acuerdo sobre el año de la aparición, pero la opinión mayoritaria es que apareció en la desembocadura del barranco de Chimisay, en el municipio canario de Güímar, 95 años antes de la conquista de Tenerife, es decir aparecería del 1392 al 1401. Es por tanto la primera aparición mariana de Canarias. Fray Alonso de Espinosa describió la historia en 1594.

Según la leyenda relatada por Fray Alonso de Espinosa, iban dos pastores guanches a encerrar su ganado a las cuevas cuando notaron que el ganado se remolinaba y no quería entrar. Buscando la causa miraron hacia la desembocadura del Barranco de Chimisay y vieron sobre una peña, casi a la orilla del mar, la figura de una mujer que creyeron animada. Como estaba prohibido a los hombres hablar o acercarse a las mujeres en despoblado, le hicieron señas para que se retirase a fin de que pasase el ganado. Pero al querer ejecutar la acción, el brazo se le quedó yerto y sin movimiento. El otro pastor quiso herirla con su cuchillo. Pero en lugar de herirla, quedó herido el mismo. Asustados, huyeron los dos pastores a Chinguaro, la cueva-palacio del mencey Acaymo, para referirle lo acontecido. El mencey acudió con sus consejeros. Ella no respondía pero nadie se atrevía a tocarla. El mencey decidió que fuesen los mismos dos pastores ya heridos quienes la recogieran para llevarla al palacio. Ellos, al contacto con la imagen, quedaron sanados. El mencey comprendió que aquella mujer con un niño en brazos era cosa sobrenatural. El mismo rey entonces quiso llevarla en sus brazos, pero después de un trecho, por el peso, necesitó pedir socorro. Es así que en lugar de la aparición hay hoy día una cruz y en el lugar donde el mencey pidió socorro, un santuario a Nra. Señora del Socorro.

La llevaron a una cueva cerca del palacio del rey hoy convertida en capilla. Más tarde un joven llamado Antón, que había sido tomado como esclavo por los castellanos y había logrado escapar y regresar a su isla, reconoció en la imagen milagrosa a la Virgen María. Él, habiendo sido bautizado le relató al mencey y a su corte la fe cristiana que él sostenía. Así llegaron a conocer a la Virgen María como "La Madre del sustentador del cielo y tierra" (Guanche: Axmayex Guayaxerax Achoron Achaman o Chaxiraxi) y la trasladaron a la Cueva de Achbinico (detrás de la actual Basílica de Candelaria) para veneración pública.

Versiones de otros cronistas[editar]

Según relata don José Rodríguez Moure que un lejano atardecer dos pastores conducen un rebaño de cabras en las costas de Güímar y al torcer una curva del camino, cerca de la desembocadura del barranco de Chinguaro descubrió, uno de ellos, "una mujercita con un niño al brazo derecho y con vestidos distintos a los que usaban las mujeres de la tierra, de pie sobre una roca lo miraba con fijeza".

Así inicia el ilustre dominico lagunero el relato que compuso durante su estancia en el convento de Candelaria donde cuidó de su archivo y del que se ilustró para componer el libro "La historia de la devoción del pueblo canario a Nuestra Señora de Candelaria". Relata cómo el adivino o zahorí Guadameñe (sacerdote aborigen) había pronosticado hacía mucho tiempo que "dentro de unos pájaros grandes de blancas alas vendrían a la Isla, por el mar, otras gentes que se habrían de enseñorear de ella". Estos augurios que formaban parte de los miedos y creencias del pueblo guanche eran del común conocimiento y había dado lugar a que los menceyes hubieran convenido que cada uno de ellos cuidara de su territorio y que los demás le prestaran la ayuda que necesitara en caso de peligro.

Antón Guanche, años más tarde, integrado en una expedición, hizo su entrada por las costas de Güímar con objeto de hacer pillaje en la zona, ya sea robando ganado o cautivando personas que el señor de Lanzarote enviaba a Sevilla para su venta como esclavos. Pero Antón aún conserva recuerdos de su infancia identificando su propia patria y aprovechando la ocasión que se le presenta decide regresar a su antiguo hogar. Permaneció escondido hasta que el velero se retira de la Isla con sus arboladuras hinchadas por la brisa del atardecer. Allí se queda en la soledad del Valle de Güímar vestido con ropas extrañas aunque ha practicado su idioma con otros cautivos y ello le servirá para ser reconocido.

Y dice Rodríguez Moure que Antón fue reconocido y con mucho entusiasmo recibido y junto al rey Dadarmo acudió a visitar la cueva donde tenían depositada a "La celestial imagen de María". Inmediatamente que tuvo ante sí la estatua la identificó con la Virgen y este hecho hizo correr la noticia por toda la Isla y una inmensa muchedumbre guanche se congregó en Candelaria proveniente de los más diversos rincones de Tenerife. Era costumbre traer algún presente en la visita a otros parientes o amigos y en este caso se reunió un enorme rebaño que los guanches regalaron a Guayaserax o Chaxiraxi en testimonio de su devoción.

Antón Guanche convenció al mencey de Güímar de que la imagen no debería de radicar en la casa del propio mencey sino tener su propia casa, eligiendo para ello la espelunca de Achbinico, a la orilla del mar donde aún se guarda culto a San Blas mártir. La leyenda crece en torno a la imagen de la Virgen que en sus diversas variaciones traza profundos surcos en la conciencia religiosa del nuevo pueblo canario que se produce con el cruce entre ambas culturas.

Posible explicación[editar]

Ya desde antes de la conquista, el archipiélago Canario era visitado por europeos en expediciones de reconocimiento o en razias de esclavos, pero también eran visitadas por religiosos que pretendían llevar a cabo una labor evangelizadora antes de que se produjera la conquista y anexión política de las islas; de este modo en el siglo XIV se formó un breve obispado en Telde, Gran Canaria. La imagen de la Virgen de Candelaria sería llevada a Tenerife por frailes mallorquines, los cuales probablemente se habrían establecido por un tiempo en la isla introduciendo elementos de la religión cristiana entre los guanches, produciéndose un sincretismo religioso. La Virgen de Candelaria quizás hubiera sido identificada con el sol (Magec), deidad de los guanches, pero sobre todo se la identificó con Chaxiraxi, la madre de los dioses que adoraban los aborígenes. Este tipo de sincretismo es palpable en otros lugares del mundo, tal es el caso de la Virgen de Guadalupe y la diosa azteca Tonantzin en México.

La Virgen de Candelaria después de la conquista[editar]

Cuadro del siglo XVIII que representa a la Virgen junto a los dos pastores guanches y el mencey Acaimo de Güímar. La pintura se encuentra en la Ermita de las Angustias en el municipio de Icod de los Vinos en el norte de Tenerife.

La imagen fue robada por los españoles pero devuelta tras una peste que ellos atribuyeron al robo sacrílego. Más tarde, cuando los españoles conquistaron la isla, la devoción ya estaba allí arraigada. En 1526 se edificó el santuario por los muchos prodigios que Dios obraba por Nuestra Señora de la Candelaria. A Nuestra Señora de Candelaria elevaron sus plegarias el Santo Hermano Pedro, el Beato Padre José de Anchieta y la Siervita de Dios, María de León Bello y Delgado, entre otros.

De las Islas Canarias la devoción se propagó a América. Hernán Cortés llevaba al cuello una medalla de esta imagen. En 1826 la imagen se perdió víctima de una inundación. Se vigilaron las costas, se enviaron barcos a recorrer los mares de entre las islas, se removió el litoral desde la playa a la Cueva de San Blas; pero todo fue en vano, pues la imagen no apareció, aunque posteriormente fue creada una réplica que actualmente está en la basílica.

En la noche del seis al siete de noviembre de 1826, se produjo un temporal que ocasionó numerosos destrozos, arrasando el castillo de San Pedro y arrastrando al mar la imagen de la Virgen, la ermita y parte del convento. Después de una búsqueda infructuosa se decidió encargar una nueva talla que sustituyera a la desaparecida. Para ello se eligió al imaginero orotavense Fernando Estévez.

La desamortización extinguió, en 1835, las órdenes religiosas en España. En 1836, los religiosos dominicos son expulsados del Santuario y el Estado se incautó de los bienes del convento y de las joyas que se salvaron de un incendio y del aluvión. Quedó la Virgen al cuidado del cura Juan Fernández del Castillo, quien con notables esfuerzos mantuvo la dignidad del culto después del expolio al que fue sometida la ermita y el convento. También hemos de recordar la labor del mayordomo Lorenzo de Barrios, natural de Igueste, quien con su esfuerzo personal hizo lo posible por recuperar el tesoro de la Virgen. En 1860 se devolvieron los bienes incautados por la Desamortización, los edificios estabanen muy mal estado. De nuevo, comenzaron las obras de reconstrucción con la mediación del obispo Nicolás Rey Redondo. En 1863 fue nombrado cura párroco Antonio de la Barreda y Paiva, a quien se debe, en gran parte, el resurgimiento de la festividad del 15 de agosto.

En 1599 el papa Clemente VIII la nombra Patrona de Canarias.[13] [14] En esto influyó también que, en 1596, el futuro rey Felipe III se hubiese declarado protector y patrono de la Santa Imagen, cargo que mantuvieron sus sucesores. El monarca, tras subir al trono, se declaró patrono del Convento Real de Nuestra Señora de la Candelaria, de ahí el rango que lleva todo el santuario desde entonces. Por lo que es también el primer Santuario cristiano de Canarias en recibir el título de "Real".

Más tarde, el 17 de julio de 1867, un Decreto del papa Pío IX, ordena que cada diócesis tuviera también su propio patrono, que tenía que ser aprobado por la Santa Sede. Por Decreto de 12 de diciembre de dicho año, el Vaticano designa a la Virgen de la Candelaria patrona principal de ambas Diócesis canarias y Patrona Principal del Archipiélago Canario, lo que se publica en los boletines oficiales canarios en 1868. Más tarde se establecen dos patronazgos específicos para las dos diócesis, siguiendo el ejemplo de todas las demás diócesis de España, sin que por ello se prescindiese del patronazgo general de la Virgen de Candelaria.[15] Por bula del Papa Pío VII se nombra en 1819 patrona específica de la Diócesis Nivariense (provincia de Santa Cruz de Tenerife) a Nuestra Señora la Virgen de los Remedios y por Decreto de 16 de abril de 1914, otorgado por el Papa Pío X, se designa patrona específica de la Diócesis de Canarias (provincia de Las Palmas) a la Santísima Virgen del Pino. Pero aun así conservó este último Papa para la Virgen de Candelaria los títulos de Patrona de Canarias y de Patrona Principal del Archipiélago Canario.[16] [17] En 1630 fue confirmado el Patronazgo de la Virgen de Candelaria sobre el Archipiélago[3] y por bula de 1867, también lo hizo el papa Pío IX.[5] El Papa, Benedicto XVI con motivo del 50 aniversario de la consagración de la Basílica de Candelaria en 2009, emitió una bendición apostólica en la que se refería a la Virgen de la Candelaria como Patrona General del Archipiélago Canario.[18] La Virgen de Candelaria es también la Patrona de la Corporación del Cabildo Insular de Tenerife[19] y fue además aclamada como patrona por el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario, quién la declaró "Patrona de la Nación Canaria".[20]

La Virgen de Candelaria fue coronada canónicamente el 13 de octubre de 1889 por el obispo de Tenerife, Don Ramón Torrijos, gracias a una Bula del Papa León XIII en la que se le otorga tal privilegio. La talla de la Virgen de Candelaria se convirtió así en la quinta[21] imagen mariana de España en recibir la Coronación canónica y la primera de Canarias. Además fue la segunda advocación patrona de una comunidad autónoma de España en recibir la coronación (tras la Virgen de Montserrat, patrona de Cataluña).[13] Fue también la primera imagen mariana de Canarias en recibir la coronación canónica de rango pontificio, es decir, aprobada por el Papa.

El 2 de febrero de 1672 se consagró la primera iglesia de la Candelaria, dada la pequeña capacidad y estado ruinoso del santuario anterior. Esta nueva iglesia era un templo de tres naves y que fue destruido por un incendio (al igual que el convento) el 15 de febrero de 1789, reduciéndose a cenizas el archivo, así como la importante biblioteca de la iglesia contigua. Religiosos y vecinos lograron salvar la imagen de la Virgen y otras tallas, que albergaron en la cueva de San Blas, donde permanecieron 14 años.[22]

En 1947 fue nombrado obispo de Tenerife Domingo Pérez Cáceres, que impulsó la construcción de una basílica monumental que magnificara la devoción por la Virgen. Con planos del arquitecto José Enrique Marrero Regalado, la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria se terminó en 1959. Entre los personajes más significativos que han visitado a la Patrona de Canarias y su basílica destacan jefes de estado o de gobierno, así como los más destacados personajes de la Iglesia, Milicia, Política, Deporte, Arte, etc. Entre ellos ocupan un papel de honor los anteriores Reyes de España, Don Juan Carlos I de Borbón y Doña Sofía de Grecia, que la visitaron siendo aún siendo Príncipes y luego, ya como Reyes, en 1977.

La imagen[editar]

Descripción de la imagen original[editar]

Descripción sobre la talla original hecha por Fray Alonso de Espinosa primero, y posteriormente Fray Juan de Abreu Galindo:[23]

La imagen es de más o menos 5 palmos de altura (aproximadamente 1 metro), contando con la peana en que apoyaba los pies. Su posición era de pie, con la cabeza recta y mirando al frente, teniendo en el brazo derecho al Niño Dios, desnudo, las piernecitas dobladas y los brazos también. Aprisionaba por las alas un dorado pajarito de moñita o peineta, y por último, la Imagen del Niño tenía la cabeza ladeada a la derecha y miraba a algo que estaba a los pies de la Madre. El brazo izquierdo de la Virgen, en posición inverosímil, sostenía al Niño, y en la mano izquierda, que se presentaba en posición cerrada y muy natural, tenía un trozo de vela como un jeme de color verde, que daba a entender podía aumentarse con otro, a voluntad, y por último apoyaba las plantas de los pies sobre una tabla redonda o peana, como de cuatro centímentros de alto, pintada de color encarnado, descubriendose la parte externa del pie izquierdo que salía un poco del diámetro de la peana. La indumentaria constituíala una túnica dorada, imitando el color amarillo, desde el cuello hasta los pies, haciendo el talle un cinturón cerrado, azul, como de dos centímentros de altura. El manto, también azul obscuro, salpicado de flores de color de oro, calíale desde los hombros por uno y otro lado del cuerpo, sujetándolo sobre el pecho una traba cuerda encarnada. La parte del pie que se dejaba ver por los bajos de la túnica, presentaba calzado un chaplín cerrado, de color encarnado. La cabeza de la Santa Imagen adornába la hermosa cabellera partida a la mitad, cayendo sobre los hombros en seis ramales tendidos por la espalda. El rostro muy proporcionado a la estatura, era ligeramenmte ovalado, adornado por rasgados ojos, boca pequeña y bien plegada y con unas hermosas rosas en las mejillas. La Imagen esta adornada en el cuello del vestido, cinturón en los extremos de las mangas y al pie de la túnica con unas letras, que aún en la actualidad, no ha podido entenderse su significado.

Fr. Alonso de Espinosa y Fr. Juan Abreu Galindo

Muchos investigadores han relacionado a esta imagen medieval con el Priorato de Sión y sobre todo con la Orden del Temple, de hecho se la ha calificado como la "última Virgen negra del Temple"[24] ya no solo por su característica tez morena o negra, sino por el tipo de ropaje que llevaba, siendo muy similar a la Virgen de Lluc (patrona de Mallorca) o incluso a la Virgen de Montserrat (patrona de Cataluña), aunque si bien esta última es una talla románica, siendo gótica la primitiva imagen de La Candelaria. Tenemos que tener en cuenta que una de las teorías más aceptadas por los investigadores es la presencia de frailes mallorquines en la isla de Tenerife poco antes de la conquista introduciendo en la isla elementos de la religión cristiana entre los aborígenes guanches y que uno de estos elementos sea la propia talla de la Virgen de Candelaria.

Actualmente una de las imágenes consideradas más fieles a la primitiva imagen de la Virgen de Candelaria es la llamada "Virgen de Candelaria de Adeje", una imagen que ha suscitado mucha polémica entre algunos investigadores, que sostienen que esta puede ser la imagen original y no una copia de la misma. A pesar de esto, aún no se ha desmostrado esta postura que otra gran parte de los científicos desmiente. Igualmente en la Cueva de Achbinico (situada detrás de la Basílica de Candelaria), existe otra copia fiel a la imagen original aunque esta es en bronce en lugar de en madera, que permite hacerse una idea de cómo debió de ser la antigua talla mariana.

La imagen actual de la Virgen[editar]

Imagen actual de la Virgen de Candelaria, en su baldaquino en el camarín.

Como consecuencia de la desaparición de la primera imagen, en el temporal de 1826, hubo que realizar las fiestas de febrero de 1827 sin imagen alguna, utilizándose el óleo existente en el Convento de los Dominicos de Candelaria.

Dado el valor religioso de la Virgen de Candelaria, los frailes encargaron al escultor orotavense Fernando Estévez (1788-1845), calificado como "el mejor imaginero tinerfeño" una nueva imagen. Sus cualidades artísticas y el reconocimiento del sentir del pueblo hacia la Patrona de Canarias le hicieron concebir una imagen ligeramente distinta, original, perfecta dentro del estílo neoclásico (con formas realistas y barrocas) que, en un primer momento (empezó a hacerla en agosto de 1827), confundió a los fieles, si bien pronto sería igualmente venerada.

Según María Jesús Riquelme los rituales y milagros atribuidos a la Virgen de Candelaria desde su aparición en las costas canarias y el tener el título de "Patrona Universal" del archipiélago hicieron pensar a Estévez en la profunda significación esotérica que, sin negar la tradición cristiana de María, tenían las "Vírgenes Negras" desde el medievo, de reconocida fama y milagros. Sin embargo, no siguió rígidamente todas las directrices presentes en éstas, en las que, se cuida especialmente la ejecución del rostro, no tanto la del Hijo, lo que no ocurre en nuestro caso. Tampoco coincide la altura, que en las medievales es de 70 cm más 30 cm. de peana y la nuestra excede en 90 cm más del total.

Sí sigue el estilo en los ropajes, con predominio constante de azules, blancos y dorados; además se han encontrado imágenes medievales que también presentan telas encoladas pintadas.

La negrura del rostro puede tener un valor simbólico de gran profundidad; para el peregrino puede significar duda y pecado. En la alquimia medieval el negro está considerado como la propia naturaleza femenina. Su forma, trazo de la nariz y los ojos almendrados son una característica oriental propia de estas imágenes, hecho que también se da en la obra de Estévez.

La actual imagen fue restaurada en 1972 por el escultor orotavense Ezequiel de León. Su trabajo consistió en hacer un cuerpo pleto de brazos fijos (en los que insertó las manos de Estévez) tallado en madera de cedro y adaptando la cabeza de la Virgen convenientemente encolada a éste; también policromó e historió la túnica con los típicos letreros que tenía la imagen desaparecida. Asimismo, realizó un impresionante trabajo de restauración (carcoma, brazos totalmente desarmados, etc).

La belleza y perfección en los rasgos de la Virgen actual de 1,60cm, así como en su Hijo, han sido ampliamente comentadas. Así, el Dr. Hernández Perera, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid dijo que "Entre las Vírgenes obras de Estévez, bastaría únicamente la de Candelaria para inmortalizar a su autor".[25]

Curiosidades iconográficas de la imagen actual[editar]

Por norma general, en las imágenes de la Virgen María con el Niño Jesús recostado en los brazos, el Niño suele ir en el brazo izquierdo, por una razón elemental de sentido maternal (la madre lleva al hijo en la mano izquierda para darle de comer y cuidarlo con la mano derecha). La imagen de la Candelaria tiene, por el contrario, al niño recostado en el brazo derecho.

Además, el Niño Jesús tiene asido entre sus manos un pajarito. Sin duda es símbolo de las tórtolas o pichones que la madre estaba obligada a entregar, según la Ley de Moisés, cuando iba a presentar a su hijo en el templo.[26]

Por otra parte, talladas en los ropajes de la Virgen de Candelaria original existían unas extrañas letras cuyo significado aún se desconoce. La actual talla de la Virgen de Candelaria también lleva impresas estas letras. Éstas eran:

  • En la pretina del cuello:

ETIEPESEPMERI

  • la manga izquierda:

LPVRINENIPEPNEIFANT

  • En la parte inferior de la túnica:

EAFM IPNINI FMEAREI

  • En el cinturón:

NARMPRLMOTARE

  • En el manto, en el brazo derecho:

OLM INRANFR TAEBNPEM REVEN NVINAPIMLIFINIPI NIPIAN

  • En la orla de la mano izquierda:

EVPMIRNA ENVPMTI EPNMPIR VRVIVINRN APVI MERI PIVNIAN NTRHN

  • En la parte trasera, en la cola:

NBIMEI ANNEIPERFMIVIFVE

La Virgen de Candelaria y el arte[editar]

Guanche Monument, Santa Cruz. Lámina del libro de Olivia Stone (1887).

En Santa Cruz de Tenerife se erigió en 1768 un monumento de mármol, conocido como Triunfo de la Candelaria por estar dedicado a la Virgen de la Candelaria que corona una pilastra piramidal, como se ve en el grabado de Olivia Stone.

En el Real Santuario del Cristo de La Laguna, se encuentra un óleo del siglo XVIII, de estilo barroco de la Virgen de Candelaria atribuido a Cristóbal Hernández de Quintana (1651-1725). Es interesante, indicar cómo desde mediados del siglo XVII, Nuestra Señora de Candelaria, fue representada en lienzos tal y como la encontrábamos en el Santuario. En esta imagen, se puede obsevar la antigua escultura revestida con ricos brocados y ataviada con rostrillo. Se encuentran cuadros suyos por toda Canarias, la península e Iberoamérica. También la Virgen de Candelaria ha sido protagonista de excepción en el arte del bordado canario.

Dentro de la basílica, en la Sala de las Velas o de las Ofrendas está el famoso cuadro de la Coronación Canónica. En él aparece la Virgen con un manto azul celeste y la media luna de plata a sus pies.

Con motivo del traslado multitudinario de la Virgen de la Candelaria a La Laguna en mayo de 2009, el presidente de CajaCanarias, Álvaro Arvelo Hernández, inauguró la exposición “Vestida de Sol. Iconografía y memoria de Nuestra Señora de Candelaria”, que incluía 114 pinturas, esculturas y grabados sobre la imagen de la Virgen Nuestra Señora de Candelaria a través de los siglos. Las obras expuestas procedían de las dos diócesis canarias y del exterior, instituciones públicas, privadas y particulares.[27]

En la Basílica de la Anunciación en Nazaret (Israel), lugar en donde según la tradición el Arcángel Gabriel le anunció a la Virgen María su maternidad, se encuentra un mosaico de la Virgen de Candelaria, patrona de Canarias,[28] junto a las de otras advocaciones famosas de España, como la Virgen de Montserrat de Cataluña, la Virgen de los Desamparados de Valencia y la Virgen de Guadalupe de Extremadura.[29] El mosaico de La Candelaria fue inaugurado por el propio obispo de la Diócesis de Tenerife y además también hay mosaicos de otras advocaciones marianas de diversos países. También en Roma y en la Catedral de Sevilla hay retratos de la Virgen de Candelaria.[30]

Desde el año 2002 en la Basílica de los santos Justo y Pastor de Barcelona se encuentra una réplica de la imagen de la Virgen de Candelaria, que fue donada por la Casa Canaria de Cataluña.[31]

La Virgen de Candelaria en la literatura[editar]

Se han escrito varios libros que tratan o mencionan a la Virgen de Candelaria entre ellos:

  • "Del origen y milagros de la Santa Imagen de nuestra Señora de Candelaria, que apareció en la Isla de Tenerife con la descripción de esta Isla" es la primera historia de Tenerife, además de ser el segundo libro impreso que trata exclusivamente sobre Canarias. La obra, de fray Alonso de Espinosa, es una de las fuentes etnohistóricas más importantes sobre el pasado del Archipiélago, siendo citada y comentada por la mayoría de historiadores posteriores.

Fue concebida para dejar constancia escrita del origen y los milagros de la popular virgen morena. Para ello, Espinosa efectuó un encomiable trabajo de campo recogiendo testimonios, empapándose a menudo del saber oral de los guanches viejos o de sus descendientes inmediatos. Así, a la vez que perpetuaba la grandeza de su estimada imagen, lo hacía también con el no menos interesante pasado isleño.

  • "La Historia de Nuestra Señora de Candelaria" se divide en cuatro libros. El primero de ellos constituye el marco geográfico e histórico del tema principal de la obra, incluyendo la descripción de la isla de Tenerife y sus antiguos pobladores. El texto, junto con el tratado histórico atribuido a fray Juan de Abreu Galindo y el libro de Leonardo Torriani, «es la mejor fuente de que disponemos sobre el modo de vivir y las costumbres de los guanches», en opinión del profesor Cioranescu (Espinosa 1980: XXVIII).

En el Libro Segundo, los guanches ejercen de actores principales en la narración de la aparición de la Virgen. Los bandos de Güimar y Taoro serán los más mencionados: el primero, por haber sido el lugar donde apareció la imagen; el otro, por tratarse del menceyato más importante de la Isla. El tercer libro se ocupa de la conquista de Tenerife y de la historia de la imagen de Candelaria, mientras que en el Libro Cuarto se exponen los milagros atribuidos a la Virgen.

  • En cuanto a libros antiguos sobre Candelaria, varias copias han sobrevivido hasta nuestros días, pues existen sendos ejemplares en la Biblioteca Nacional de París, en el British Museum de Londres, en la Hispanic Society de Nueva York y en la biblioteca particular del duque de T’Serclaes» (Espinosa 1980: XXXV-XXXVI). Además, menciona una copia adquirida por El Museo Canario de Las Palmas, otra en posesión de un particular de Tenerife y, por último, un ejemplar que desapareció «modernamente» de la Biblioteca Municipal de Tenerife, y que «probablemente sigue existiendo, sin que conozcamos su paradero» (Espinosa 1980: XXXVI).[32]

Ajuares y mantos de la Virgen[editar]

Virgen de Candelaria, con manto rosado o salmón.

Uno de los asuntos que más llaman la atención a los fieles es el ritual secreto de vestición de la virgen, ya que en las fechas cercanas al 2 de febrero y al 15 de agosto, la imagen es bajada en secreto del camarín hasta colocarla en un trono procesional repujado en plata, donde se la reviste con los mantos de festejos. De esta labor se encargan una cuadrilla de voluntarios y los frailes, todos ellos hombres, algo muy peculiar cuando lo habitual es que las imágenes marianas cuenten con una corte de camareras. La Virgen de Candelaria cuenta en total con una treintena de mantos, entre los de diario, los de las fiestas y los de las grandes ocasiones. La imagen se carga a mano al trono, donde se la viste y se le colocan las numerosas joyas, fruto de donaciones. Este "ritual" de vestición de la virgen también se efectúa durante todo el año, en la que se le cambia el color de los mantos conforme a los tiempos litúrgicos.[33]

Mantos de la virgen

  • Mantos rojos en infinidad de tonalidades (claro, fuego, oscuro etc...). Algunos de ellos regalados por la comunidad de los Dominicos de Candelaria y la comunidad hindú.
  • Manto verde (dos de la misma tonalidad). Uno de ellos regalados por una familia de Garachico que actualmente viven en Madrid.
  • Manto morado o de penitencia.
  • Manto dorado (el original de la virgen).

Sayas de la virgen

  • Dorada (tradicional).
  • Blanca.
  • Azul.

Coronas y joyas

  • La corona de diario es la que usa en el camarín.
  • La corona de la coronación canónica es la que usa en procesión.
  • Varias candelas de oro.
  • Rosarios de oro y piedras semipreciosas.
  • Diferentes pulseras anillos.

Devoción actual en las Islas Canarias[editar]

Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, lugar donde se encuentra y se venera la imagen de esta virgen.

Como patrona general del archipiélago, la Virgen de Candelaria, tiene un papel especial en las celebraciones religiosas de las Canarias, España. Como la talla original desapareció en el mar en 1826 a consecuencia de un aluvión, se creó una réplica que se encuentra actualmente en la Basílica de Candelaria, en Tenerife, siendo el autor el escultor orotavense Fernando Estévez.

La Virgen de Candelaria, se encuentra en lo alto del altar-camarín de la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, a donde pueden acceder los fieles varias veces al día cuando acaban las misas. La Virgen de Candelaria está entronizada en un trono de madera con motivos vegetales dorados y rodeada de dos ángeles a los lados, la virgen tiene un cuarto creciente (media luna) a sus pies, que hace alusión al Apocalipsis 12, "Apareció en el cielo una señal grande, una mujer vestida de sol, con la luna a sus pies". A la imagen de la virgen que es de vestir, se le cambian frecuentemente los mantos por otros de diferentes colores.

La comunidad hindú de Tenerife también venera a la Virgen de Candelaria. Esta comunidad le ha regalado a la Virgen de Candelaria multitud de mantos ricamente bordados. Tanto la Basílica de la Candelaria como la Virgen tienen la categoría de Bien de Interés Cultural, declarada como tal por el Gobierno de Canarias.

A la Virgen de Candelaria se la llama cariñosamente en Canarias "La Morenita". En España existen otras vírgenes negras conocidas con el nombre de "morenita" o "moreneta" (esta última palabra en catalán) como la Virgen de Montserrat, (Barcelona, Cataluña) o la Virgen de Lluc, (Mallorca, Baleares).

Una canción popular de la Virgen de Candelaria dice:

"Virgen de Candelaria,

La más bonita, la más morena,

la que tiende su manto

desde la cumbre hasta la arena."

Derivaciones de la Virgen de Candelaria[editar]

Además de la Virgen de Candelaria, existen en Tenerife otras advocaciones marianas vinculadas a la Virgen de Candelaria y a su historia, entre ellas:

  • Virgen del Socorro de Güímar: Imagen que toma el nombre de cuando la Virgen de Candelaria, se apareció en Chimisay, el mencey guanche la intentó trasladar el mismo con sus propias manos, pero la talla experimentó un gran peso, hasta el punto que el rey hubo de pedir socorro a sus súbditos, para que lo ayudaran. La imagen de la Virgen del Socorro data de 1630 y se venera en la Iglesia de San Pedro Apóstol (Güímar), la iconografía de la imagen es la misma que la de la Virgen de Candelaria, solo que la Virgen del Socorro es blanca, siendo la de Candelaria morena.
  • Virgen de Chinguaro: Imagen que es una pintura, y que toma el nombre en memoria de la estancia en la que estuvo la Virgen de Candelaria en la Cueva de Chinguaro en Güímar, justo después de aparecerse la imagen a los guanches. La Cueva de Chinguaro era cueva-palacio del Mencey de Güímar, y fue (junto con la Cueva de Achbinico en Candelaria), el primer santuario cristiano de Canarias.
  • Virgen de Candelaria de Adeje: Talla de la Virgen de Candelaria que se conserva en la Ermita de Santa Úrsula en el municipio sureño de Adeje. Sobre su origen hay muchas teorías, hay quién dice incluso que pudiera ser la imagen original de la Virgen de Candelaria aparecida a los guanches. Aunque esta teoría no ha sido aún probada.

Devoción a la Virgen de Candelaria en las demás islas de Canarias[editar]

Aunque su Santuario principal se encuentra en Tenerife, como Patrona de Canarias que es, la Virgen de Candelaria es igualmente venerada en otros municipios de todas las demás restantes islas de Canarias:

Himno de la Virgen de Candelaria[editar]

"Salve, salve, Virgen morenita,

dulce madre del divino amor,
clara estrella de esperanza nuestra,
luz que irradia del eterno sol.

De Canarias la Patrona excelsa
nuestras islas con fervor te aclaman,
y admirando tu piadoso influjo,
Madre y Reina con amor te llaman.

Tu candela nos alumbra y guía
por la senda de la fe más alta,
como un faro que señala al mundo
los caminos de la Eterna Patria.

Templo abierto diéronte las cumbres
y de arena bello ser la playa,
blanco perla tu dosel las nubes
y su arrullo las marinas aguas.

Candelaria, pueblo venturoso,
relicario de tu imagen santa,
horno y centro del amor isleño,

cuna y fuente de la fe canaria."

Existe otro himno más reciente cuya letra es de Manuel Perdomo Alfonso:

¡Salve, tú, celestial Virgen Morena

de las islas Patrona preferida;
beso suave del sol que el rostro quema
y en el cielo canario estrella unida!

Plenitud fecundante de los campos:
protectora ideal del pescador;
oración y nostalgia en mundo extraño
al amparo de tu bello fulgor.

Tenerife te da un dosel de cumbres,
sobre un trono de rocas y de flores,
te custodia en los velos de sus nubes
y te ofrenda en el volcán de sus amores.

¡Salve, tú, mi divina soberana
que la estela del mar vino a traer
a la tierra del Teide que te aclama
inmortal atalaya de la fe!

Plenitud fecundante de los campos;
protectora ideal del pescador:
Virgen Morena de la Candelaria

¡excelsa gloria del cristiano amor!.

La Virgen de Candelaria y los Emigrantes Canarios[editar]

Pero será con la notable migración canaria acaecida en todos los confines de Venezuela y Latinoamérica desde el último tercio del siglo XVII, en la que un considerable número de familias de ese origen se desplazan a esas tierras cuando estos nuevos colonos difundirán por todos los lugares que se asientan el culto a su Patrona. El culto a la Candelaria se difundió por las siete Islas Canarias, y el conjunto de los inmigrantes isleños llevarían a América como seña de identidad a la Candelaria. Un fenómeno muy parecido a la difusión del culto a San Patricio por los Estados Unidos por parte de los emigrantes irlandeses.

La razón es obvia, en primer lugar, por ser la Virgen más extendida por toda la faz insular y, en segundo lugar, por constituir la emigración tinerfeña la abrumadoramente mayoritaria al ser la isla más poblada, cuyo número entonces superaba al conjunto de las restantes, y por ser la más afectada por la crisis vinícola, al ser la que dependía más estrechamente de la cotización de sus caldos. Actualmente la Virgen de Candelaria está representada en toda Latinoamérica.[11]

Las Fiestas de la Virgen de Candelaria (Fiesta Patronal del Archipiélago Canario)[editar]

Virgen de Candelaria, en su trono procesional.

El 2 de febrero se celebra universalmente la Fiesta de la purificación de la Virgen, si bien en Canarias la festividad de Candelaria se celebra también en verano, el 15 de agosto, por ser ésta una fecha vinculada a antiguas festividades de los aborígenes de Canarias (guanches, y al día de esta aparición mariana).

En las fechas cercanas al 2 de febrero y al 15 de agosto (días de su fiesta), la imagen es bajada en secreto del camarín hasta colocarla en un espléndido trono procesional repujado en plata (que fue hecho por un artista lagunero). Mientras la Virgen está en su trono procesional se coloca en un lateral de la nave central de la basílica, justo debajo de la cúpula y con un dosel colocado tras el trono. Allí la Virgen permanece más cerca de sus fieles hasta que termina su fiesta, cuando regresa de nuevo al camarín.

Parada militar ante el representante de Su Majestad el Rey de España durante las Fiestas de la Virgen el 15 de agosto delante de la basílica.

En la noche del 14 al 15 de agosto se realiza la "Caminata a Candelaria" con gentes venidas de todas las islas y de fuera de ellas, y por supuesto de Tenerife. Cada 14 de agosto se celebra la romería ofrenda, floral y folclórica a la Patrona de Canarias en la que participan agrupaciones venidas de todas las Islas Canarias, además de cada uno de los municipios de Tenerife, con trajes típicos de magos, en la que le entregan a la virgen los productos típicos de la tierra. Al concluir esta manifestación folclórica ya al atardecer, tiene lugar la representación del hallazgo o aparición de la virgen a los guanches para después procesionar la sagrada imagen por las calles de la villa donde se tiran fuegos artificiales y se le canta el Himno a la Virgen de Candelaria. A la mañana siguiente ya el día 15 el "día grande" se hace una solemne misa precedida por el obispo de la Diócesis Nivariense, un representante del Rey de España y con presencia también del Presidente del Gobierno de Canarias, para después procesionar la imagen de la Virgen de Candelaria alrededor de la Plaza de la Patrona de Canarias.

Principales actos de las Fiestas de Candelaria[editar]

Las Fiestas de la Virgen de Candelaria se celebran dos veces al año, en febrero y en agosto, ambas poseen gran participación y gran cantidad de actos, entre los principales destacan;

  • Febrero (Festividad Litúrgica)
    • Último fin de semana de enero: Marcha Infantil Misionera.
    • 1 de febrero: Procesión de Las Candelas.
    • 2 de febrero: Misa Pontifical y posterior procesión.
  • Agosto (Festividad Popular)
    • 4 de agosto: Lectura del Pregón.
    • 14 de agosto: Romería Ofrenda, Ceremonia del Hallazgo de la Virgen y posterior procesión.
    • 15 de agosto: Solemne Misa Pontifical y posterior procesión.
    • Domingo siguiente al 15 de agosto: Octava de la Virgen, misa de acción de gracias y posterior procesión.

Los traslados de la Virgen[editar]

Como Patrona Universal del Archipiélago Canario, la imagen de la Virgen de Candelaria fue muy utilizada en rogativas para implorar su protección tanto hacia la isla de Tenerife en particular como hacia el resto del archipiélago en general. Según apuntan diversos cronistas, desde 1562 a 1771, la imagen de la Virgen de Candelaria ha visitado distintos municipios de la isla de Tenerife en más de 29 ocasiones y por diferentes motivos. Sobre todo por cuestiones de sequías, epidemias, plagas de la langosta o cigarra, y también ante posibles erupciones volcánicas, sobre todo del Teide y de otros tantos volcanes. Éste último tipo de rogativas eran muy similares a las realizadas en otros lugares del mundo con grandes riesgos volcánicos, dos claros ejemplos se encuentran en Italia, tales como las rogativas a San Jenaro (santo patrono de Nápoles), a quién se le reza para que interseda ante las erupciones del Vesubio,[34] o bien, Santa Águeda de Catania, a quién también se le realizan rogativas ante las erupciones del Etna en Sicilia.[35]

Fuera cual fuere el motivo, la mayoría de estos traslados consistián en trasladar a la Virgen a la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, capital del archipiélago en aquella época, posteriormente se rezaba una novena y la imagen volvía a su santuario en Candelaria. La Virgen de Candelaria y el Cristo de La Laguna fueron las dos imágenes "oficiales" que utilizaba el Cabildo de Tenerife en dichas rogativas, aunque también se usaban otras, tales como la Virgen de los Remedios, San Cristóbal, la Inmaculada Concepción, San Juan Bautista, etc.

En 1555 se produjo el primer traslado de la patrona de los canarios, aunque en esta ocasión fue para evitar su profanación debido a las incursiones piráticas en las costas de la isla tan habituales en aquella época, para tal motivo la imagen fue trasladada al Convento de Santo Domingo en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna. Más tarde en 1582, la Virgen de Candelaria fue trasladada al municipio y ciudad de La Laguna como rogativa y protectora por las epidemias. Durante el siglo XX, la actual imagen ha salido de su Santuario en cuatro ocasiones: en 1939 a Santa Cruz de Tenerife y a La Laguna, con motivo de las fiestas de La Victoria. En 1964, en comunión y solidaridad con la Diócesis, recorrió cada rincón de Tenerife con el fin de recaudar fondos para la construcción del Seminario Diocesano, este último traslado es particularmente recordado como el mayor acontecimiento religioso y peregrinacional de la Historia de Canarias. Con motivo del V Centenario de la ciudad, en 1994 se trasladó, nuevamente, a la capital tinerfeña y, en 1997, hacia La Laguna al conmemorarse el V Centenario de la Fundación de la ciudad.

En octubre de 1994 permaneció dos semanas en la Iglesia Parroquia de San Francisco de Asís en pleno corazón de Santa Cruz. Fue nombrada Alcaldesa Honoraria del municipio capitalino y ciudad de Santa Cruz de Tenerife y recibió la Medalla de oro de la isla, concedida por el Cabildo Insular. También en ese año fue nombrada Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la Villa de Candelaria.[36] Después, en abril de 1997, la virgen volvió a salir de su basílica, esta vez para ir hasta la ciudad y el municipio de San Cristóbal de La Laguna, donde se hospedó en la Catedral de La Laguna, también se encontró con la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna, como ya se había encontrado en 1964 y en siglos anteriores.

Con el cambio de siglo, la visita de la Virgen de Candelaria a Santa Cruz de Tenerife y a San Cristóbal de La Laguna, fue instituida mediante decreto por el Obispo, Felipe Fernández, el 15 de agosto de 2001. En el mismo se fija "una Visita periódica de la Virgen de Candelaria a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y a la ciudad de San Cristóbal de La Laguna cada siete años, alternativamente, comenzando por el traslado de la venerable Imagen a Santa Cruz en 2002 y continuando por el traslado de la misma Imagen a San Cristóbal de La Laguna en 2009, y así sucesiva y alternativamente." En 2002, la imagen de la virgen se hospedó en la Iglesia Matriz de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife. Y en 2009 en la Iglesia de la Concepción de La Laguna, ya que la Catedral de La Laguna estaba en obras de rehabilitación. El 22 de mayo de 2009 nuevamente se encontró la Virgen de Candelaria con el Cristo de La Laguna. Los próximos traslados de la patrona canaria serán: en 2016 a Santa Cruz de Tenerife y el 2023 a San Cristóbal de La Laguna.

Cuando la Virgen es trasladada a Santa Cruz de Tenerife o a La Laguna usa el llamado trono-móvil o "Yaya-móvil" como es conocido popularmente, este transporte para grandes recorridos tiene una urna de metacrilato que protege la imagen. La primera vez que estrenó este trono fue en el año 2002, año en que la Virgen de Candelaria se trasladó a Santa Cruz de Tenerife.

Cada año que la imagen es trasladada suele crearse un cartel anunciatorio de dicho evento (al igual que todos los años en sus fiestas patronales); en el año 2002 (cuando se trasladó a Santa Cruz), el cartel fue una foto de la virgen de perfil con el manto verde esperanza, el fondo del cartel de color violeta y encima de la corona de la virgen el lema: María peregrina en la fe.

En 2009 (traslado a La Laguna), el cartel fue una imagen de la mitad superior de la Virgen, con un manto rosado o salmón, y detrás de ella la famosa Torre de la Concepción de La Laguna, sobre fondo apergaminado de color marrón. El lema escogido para este año es, María, vida, dulzura y esperanza nuestra. Asimismo, en la parte inferior también se recoge una imagen del campanario de la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria con las fechas del 50º Aniversario de su consagración.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Leyenda de la advocación de Nuestra Señora de la Candelaria
  2. Patrona del archipiélago Canario Sitio web de las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María.
  3. a b Pregón de las fiestas de la Virgen del Pino de 2004 a cargo de Juan Artiles Sánchez, Vicario de la Diócesis Canariense
  4. Noticias breves en el sitio web de la Conferencia Episcopal Española
  5. a b Historia ampliada del municipio de Candelaria en el sitio web del Gobierno de Canarias
  6. Nota de prensa de Bernardo Álvarez Afonso, Obispo de la Sede Episcopal de San Cristóbal de La Laguna
  7. [1]
  8. Fray Alonso de Espinosa (Alcalá de Henares 1543-?). Historia de Nuestra Señora de Candelaria
  9. Historia de Nuestra Señora de Candelaria - Espinosa
  10. Lugarés de interés en Tenerife
  11. a b La devoción canaria a la Virgen de Candelaria en la Venezuela colonial.
  12. Presentación de Jesús al templo (Fiesta de la Candelaria) y origen de la advocación
  13. a b Página sobre Candelaria del Cabildo de Tenerife
  14. Jesús Mendoza rector de la basílica
  15. Pregón de las fiestas de la Virgen del Pino de 2004 a cargo de Juan Artiles Sánchez, Vicario de la Diócesis Canariense
  16. Opinión del alcalde del municipio de Candelaria
  17. Pregón de las fiestas de la Virgen del Pino de 2004 a cargo de Juan Artiles Sánchez, Vicario de la Diócesis Canariense
  18. Bases de la Fiesta de Candelaria de agosto de 2011, en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife
  19. El Cabildo celebra el día de su Patrona con un homenaje a sus empleados jubilados
  20. Patrona de Canarias
  21. Historia del municipio de Candelaria.
  22. Medio siglo de fervor en Candelaria
  23. Virgen de Candelaria de Adeje
  24. La Candelaria Templaria de Tenerife
  25. La imagen actual de la Virgen de Candelaria
  26. Historia ampliada del municipio de Candelaria. Gobierno de Canarias.
  27. Vestida de Sol
  28. Cristianos en Tierra Santa
  29. La patrona extremeña será entronizada en la basílica de la Anunciación
  30. La Virgen de Candelaria y las Fiestas de la Victoria
  31. La Casa Canaria de Cataluña entronizó a la Virgen de Candelaria en Barcelona
  32. Historia de Nuestra Señora de Candelaria por Fray Alonso de Espinosa
  33. La Virgen de los dominicos
  34. San Jenaro de Nápoles
  35. Santa Águeda de Catania
  36. Historia del municipio de Candelaria

Enlaces externos[editar]