Alonso Fernández de Lugo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alonso Fernández de Lugo
Parlamento 03.jpg
Alonso Fernández de Lugo funda la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Pintura situada en el Parlamento de Canarias en Santa Cruz de Tenerife.
Nacimiento c. 1456
Sanlúcar de Barrameda (Andalucía)
Fallecimiento 20 de mayo de 1525
San Cristóbal de La Laguna (Islas Canarias)
Residencia San Cristóbal de La Laguna
Ciudadanía Corona de Castilla
Ocupación Conquistador, Gobernador de La Palma y Tenerife, Adelantado de Canarias, Capitán General de las costas de África
Conocido por Conquistas de La Palma y Tenerife
Sucesor Pedro Fernández de Lugo y Suárez-Gallinato
Creencias religiosas Católica
Cónyuge Catalina Suárez-Gallinato, Beatriz de Bobadilla y Ossorio y Juana de Massières
Hijos Fernando Fernández de Lugo y Suárez-Gallinato
Pedro Fernández de Lugo y Suárez-Gallinato
Beatriz Fernández de Lugo y Suárez-Gallinato
Luisa
Constanza
Padres Pedro Fernández de Lugo
Inés de las Casas
Familiares Pedro Fernández de Señorino o de Lugo (hermano), fray Luis de Lugo (hermano), Alonso Fernández de Lugo (tío)
Alonso Fernández de Lugo recibe a los menceyes.
Iglesia de Santo Domingo, Santa Cruz de La Palma. Construida en la fundación de la ermita de San Miguel, fundada por Fernández de Lugo.

Alonso Luis Fernández de Lugo nació en Sanlúcar de Barrameda (España) hacia el año 1456[1] durante el reinado de Enrique IV. Se alistó en la Marina llegando a obtener el título de Adelantado y de Capitán General de las costas de África. Participó en la conquista de Gran Canaria, y conquistó las islas de La Palma y Tenerife, las últimas Islas Canarias anexionadas por la corona castellana. Alonso Fernández de Lugo fue el Primer Adelantado Mayor de Canarias.[2]

Fernández de Lugo dio el actual apodo a la ciudad de San Cristóbal de La Laguna en Tenerife ("La Ciudad de Los Adelantados"). Falleció el 20 de mayo de 1525, y sus restos reposan actualmente en la antigua parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, hoy Santa Iglesia Catedral de La Laguna (Tenerife), donde fueron trasladados en la segunda mitad del siglo XIX.

Conquista de La Palma y Tenerife[editar]

Preparativos[editar]

En 1492 los Reyes Católicos otorgaron a Fernández de Lugo el derecho de conquistar la isla de la Palma, con una recompensa de 700.000 maravedíes y ciertas rentas. Para armar la expedición, de Lugo se asoció con dos empresarios italianos afincados en Sevilla: Juanoto Berardi y Francisco de Riberol.[3]

En 1493 de Lugo solicita y obtiene de los Reyes Católicos el título de Adelantado y la licencia para explorar y conquistar Tenerife, en el año 1493:

"El que más hizo fue Dn. Alonso Fernández de Lugo, que era Alcaide de la torre de Lagaete y de allí salía algunas veces y entraba en Tenerife en partes remotas, en donde hacía algunas presas de poca consideración. Dn. Alonso Fernández de Lugo determinóse pasar a España a pedir licencia a su Majestad para conseguirla a su costa, que él buscaría quien le ayudase. Le fue concedida la licencia que pedía y por mandato de sus Majestades los Reyes Católicos Reyes Fernando y Dª. Isabel, se le otorgaron escrituras de concierto y asiento sobre las condiciones de la conquista, y le dieron título de Capitán General de ellas desde el cabo de Aguer hasta el de Bujador, en las partes de África; y que habiendo conquistado las dichas islas de Tenerife y La Palma, sus Majestades nombrarían persona que con él entendiese en el repartimiento de sus tierras y heredamientos, como más bien se especifica en la conducta; su fecha año de 1493. Conseguida esta merced por Dn. Alonso Fernández de Lugo, habló a algunos caballeros poderosos de España si querían ayudarle en la conquista, que partiría con ellos de las presas de ganado y cautivos que se hiciese y entrarían en parte según el caudal con que cada uno entrase.../... A la fama de la conquista se alistaron muchos soldados y se allegaron muchos nobles sin interés de paga y deudos suyos; y algunos que tenían parientes de los primeros conquistadores que habían ido a Lanzarote y Fuerteventura y demás islas con Bethencourt. Pasaron el general y sus capitanes y soldados a Cádiz, en donde estaban prevenidos dos navíos para el viaje. Salieron del puerto y aportaron a la isla de Gran Canaria; y dando cuenta a las demás islas conquistadas para si le querían ayudar, algunos vinieron en su compañía con mucha voluntad de que todas las islas estuviesen de católicos y a la obediencia de los Reyes de Castilla.[4]

Inicio de la Conquista[editar]

El 29 de septiembre de 1493, Alonso de Lugo llega a La Palma y firma un acuerdo con los nativos. Los opuestos al pacto con los castellanos, liderados por Tanausú, se refugian en las cumbres, en el distrito de Aceró.[5] El 3 de mayo Tanausú se presta a negociar con Alonso de Lugo, quien faltando a su palabra, le tiende una emboscada apresando al caudillo awara, y enviándolo preso de cadenas, en un barco para España, en cuyo trayecto decidió dejarse morir pronunciando sus últimas palabras "vacaguaré" (quiero morir) en honor a su tierra; quedando de esta manera finalizada la conquista de La Palma.

En esas mismas fechas, Alonso, con 190 caballeros y entre 1.000 y 2.000 (cifra que oscila dependiendo de la fuente consultada[6] (Béthencourt Alfonso da la cifra de 670 peones y 80 jinetes[7] [8] ) infantes castellanos desembarca en Tenerife.

Alonso llega a acuerdos de paz con Añaterve, caudillo guanche del Menceyato de Güímar, aprovechando Lugo, la enemistad de este menceyato con Benchomo a causa de los tributos impuestos por el reino de Taoro (dado que estaban entonces los güimareros sujetos a tributos al menceyato de Benchomo después de que tras una batalla de ambos bandos acaecida en La Montaña la Negrita, Arafo, saliesen victoriosos los taorinos), a los que se une el Menceyato de Icode, el de Daute, el de Adeje y el de Abona, que forman el llamado bando de paces, proclive a aceptar el dominio de los castellanos y aliados militares de estos. Las conversaciones con otros menceyes no llegan a acuerdo alguno y la alianza militar contra los españoles (o bando de guerra) queda compuesta por los menceyatos de Taoro (Benchomo), Tacoronte (Acaymo), y Anaga (Beneharo).[9]

Primera Batalla de Acentejo[editar]

Primera Batalla de Acentejo.

A finales de mayo de 1494, Alonso se enfrenta al bando de guerras en la Primera Batalla de Acentejo, la denominada también Matanza de Acentejo, que vino a producirse en el fondo del barranco del mismo nombre,[7] y en la que los españoles confiados en su superioridad numérica y de armas, caen en una magistral táctica de guerra de guerrillas del hermano de Benchomo, Tinguaro o Chimechia (según las fuentes), siendo finalmente masacrados por los valerosos guerreros guanches que acompañaban a Benchomo y que tenían como consigna no dejar a ninguno con vida, puesto que sabían que los castellanos no tendrían conmiseración con ellos si los dejaban con vida[cita requerida]. Entre 1000 y 2000 hombres del ejército castellano perecen en la batalla, siendo está la mayor derrota infligida al ejército castellano en toda, su historia[cita requerida], en la que fue herido el mismo Alonso de Lugo de una pedrada en la boca[cita requerida], que le dolió y le causo serias lesiones, y una horrible cicatriz de por vida en su cara, y que pudo escapar gracias a la ayuda de nativos de Güímar, a "uña de caballo" según los cronistas, después que cambiara su jubon por ropas nativas[cita requerida]. A manera de curiosidad, diremos que años después de la batalla Alonso de Lugo busco el estandarte de Castilla y las 2000 espadas que fueron tomadas por Benchomo como trofeo de guerra y que jamás se encontraron, dando lugar a muchas leyendas sobre el destino final de las mismas[cita requerida].

Batalla de Aguere[editar]

En noviembre del mismo año, Alonso embarca desde Gran Canaria en una flota de galeras con unos 1.200 infantes, 80 de caballería 25 ballesteros, y sobre el 10 de noviembre desembarca de nuevo en Tenerife, con el propósito de culminar la conquista definitiva de la última isla que no reconocía aún la soberanía de la Corona de Castilla.[8]

Comenzada la que se llamaría Batalla de Aguere, el 14, en la llanura cercana a la actual Cruz de Piedra de San Cristóbal de La Laguna, la vanguardia española constituida por infantería de a pie y ballesteros desordenó las filas guanches, y entraron en acción la caballería seguida de los piqueros, hiriendo y matando a los fugitivos. En el enfrentamiento murieron unos 600 guerreros nativos, junto al mencey o rey Benchomo, muerto en la actual montaña de San Roque, donde se refugió mal herido, situación esta, que aprovecho Martín Buendia, gomero bautizado que le asesto una lanzada mortal en el pecho, después de que este se le rindiera[cita requerida].

Segunda Batalla de Acentejo[editar]

Un mes después, Alonso terminó con la resistencia guanche, al asaltar y vencer el menceyato donde había reinado Benchomo, atacando desde el norte de la isla en dirección a Taoro. Unos 750 guerreros guanches le esperaban en un barranco del actual municipio de La Victoria de Acentejo, muy cerca del lugar en donde se había producido la gran victoria guanche meses atrás, la Primera Batalla de Acentejo. Pero Lugo no pensaba ahora consentir que la impedimenta y el ganado robado le estorbasen en sus movimientos: la caballería, perfectamente organizada, cargó tras la primera lluvia de saetas. La victoria castellana en lo que se llamó Segunda Batalla de Acentejo; aunque se piensa[¿quién?] que esta segunda batalla, fue un invento literario de los conquistadores, con el fin de borrar la afrenta, de la batalla de Acentejo.

Formalmente la isla no se considera incorporada a la Corona de Castilla hasta 24 de septiembre de 1496, después de la que se considera última batalla en la conquista de Tenerife, acaecida en La Mesas de Guaza, Arona, concretamente en el lugar conocido como Magotes, donde Alonso de Lugo envió un destacamento integrado por 50 espingarderos alemanes al mando de un mercenario y amigo de Alonso de Lugo llamado Jorge Grimon apodado el borgoñón, por ser oriundo de la Borgoña. En esta batalla, fue decisiva la intervención de las armas de fuego, siendo la primera vez que se utilizaban en la conquista de la isla y con la cual los guerreros guanches vieron su esperanzas de victoria, nulas.

Expedición a Berbería[editar]

En 1499 Alonso Fernández de Lugo fue nombrado, además de Adelantado de las Canarias, capitán general de la costa de Berbería comprendida entre los cabos de Aguer y Bojador. En 1501 por orden de los Reyes desembarcó en la costa africana y fundó una fortaleza. Los indígenas lanzaron ataques a los castellanos que causaron la muerte de dos de los sobrinos del Adelantado. Según Bartolomé de las Casas, Alonso Fernández de Lugo pudo huir solo gracias al sacrificio del capitán general de la expedición, Francisco de Peñalosa, y de otros veinte caballeros.[10]

Fallecimiento[editar]

Lápida conmemorativa en la Catedral de La Laguna en Tenerife, lugar donde reposan los restos mortales del Adelantado Fernández de Lugo.

Fallece el 20 de mayo de 1525 después de una larga intriga perpetrada por su familia: es envenenado por sus hijos para poder heredar el título de Adelantado[cita requerida].

Inicialmente fue enterrado en el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna,[11] sin embargo, el 28 de julio de 1810 se produjo un gran incendio en el santuario[12] que destruyó totalmente el edificio, quedando en pie solamente la espadaña. Los restos quemados de Alonso Fernández de Lugo y de todos los sepultados en dicho lugar quedaron al descubierto, en un estado de total abandono.[13] Los restos fueron exhumados en 1860, permaneciendo 20 años depositados en el Santuario del Cristo, hasta que en 1880, el ayuntamiento pidió su traslado a la Santa Iglesia Catedral de San Cristóbal de La Laguna, lugar en donde aún permanece.[14]

Referencias[editar]

  1. Don Alonso Fernández de Lugo, el Adelantado El Día, 29/06/2003.
  2. Estatutos Oficiales de la Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna
  3. Aznar Vallejo, Eduardo (1983). La integración de las Islas Canarias en la Corona de Castilla, 1478-1526: Aspectos administrativos, sociales y económicos. Universidad de La Laguna. ISBN 978-8460032434. , p.43
  4. Nuñez de la Peña, Historia de las Canarias
  5. Mónica Acosta Betancor y Felipe Ros Brandon, 29 de abril-3 de mayo, Dos fechas y un mismo símbolo. 1999
  6. Primera y Segunda Invasión de Lugo
  7. a b Bethencourt Alfonso, J: Historia del Pueblo Guanche II Lemus editor, La Laguna, 1997
  8. a b Buenaventura Bonnet, La Batalla de La Laguna y la muerte de Tinguaro. Estudio Hermenéutica Histórica. Comisión provincial de Monumentos Históricos de Canarias, Tenerife ,1916
  9. Mónica Acosta Betancor y Felipe Ros Brandon, 29 de Abril-3 de mayo, Dos fechas y un mismo símbolo. 1999
  10. Bonnet y Reverón, Buenaventura (julio 1933). «Alonso Fernández de Lugo y sus conquistas en África». Revista de historia (37):  pp. 138-149. http://mdc.ulpgc.es/cdm/singleitem/collection/revhistoria/id/301/rec/62. Consultado el 18 de marzo de 2013. 
  11. Cuestionan ahora si los restos que están en la catedral pertenecen al Adelantado
  12. Cuestionan ahora si los restos que están en la catedral pertenecen al Adelantado
  13. Cuestionan ahora si los restos que están en la catedral pertenecen al Adelantado
  14. Cuestionan ahora si los restos que están en la catedral pertenecen al Adelantado

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Viera y Clavijo, Noticias de la Historia General de las Islas canarias. Goya ediciones, 4 volúmenes, Tenerife.
  • Espinosa, Alonso (fray). Historia de Nuestra Señora de Candelaria, Goya ediciones, Tenerife.
  • Abreu y Galindo, J. de, Historia de la conquista de las siete islas de Canarias, en A. Cioranescu (ed) Goya ediciones, Tenerife, 1977 ISBN 84-400-3645-0
  • Berthelot, Sabino. Etnografía y Anales de la Conquista de Las Islas Canarias. Ed. Goya. Santa Cruz de Tenerife. 1978. ISBN 84-85437-00-4.
  • Blanco, Joaquín. Breve Noticia Histórica de las Islas Canarias. Ed. Rueda. Madrid 1983. ISBN 84-7207-029-8
  • Acosta, José Juan; Rodríguez Lorenzo, Félix; L. Quintero, Carmelo Padrón, Conquista y Colonización.Santa Cruz de Tenerife, Centro de la Cultura Popular Canaria, 1988
  • VV.AA. Historia de Canarias. Vol. I Ed. Prensa Ibérica. Valencia 1991. ISBN 84-87657-10-9

Enlaces externos[editar]