Tinguaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tinguaro
Nacimiento Comienzos de la segunda mitad del siglo XV
Tenerife (islas Canarias)
Fallecimiento 14 de noviembre de 1494
Aguere Tenerife
Ocupación Mencey
Cónyuge Guajara
Hijos Hernández Pérez, Pedro Hernández, Francisca Pérez, Inés Pérez y Juana Pérez
Padres Quebehi Imobach
[editar datos en Wikidata ]

Tinguaro (De *ti-n-əgraw > chingʷaro, ‘la (cueva) de reunión’.), o Chimechia, según otras fuentes, es el nombre por el que algunos historiadores conocen al hermano (o hermanastro) de Bencomo, líder de la resistencia guanche ante la conquista de Tenerife y de las islas Canarias por parte de la Corona de Castilla. El nombre fue atribuido de forma ficticia por el poeta Antonio de Viana, tomando el nombre del auchón (cueva-palacio) real del mencey de Güímar.[1]

Se trata de un personaje a mitad de camino entre histórico y de leyenda, acerca del cual muchos historiadores sostienen versiones contrapuestas, algunas incluso negando su existencia.

Biografía[editar]

Tinguaro era el hermano o hermanastro (según también sea la fuente consultada) del mencey de Taoro, el líder Bencomo, y tuvo un papel decisivo en la Primera Batalla de Acentejo, la denominada también Matanza de Acentejo, y en todos los enfrentamientos del bando de guerras, o alianza contra los castellanos, comandados por Alonso Fernández de Lugo, hasta su muerte, frente al mismo de Lugo, en la Batalla de Aguere.

Primera Batalla de Acentejo.

El primer enfrentamiento con las tropas castellanas (Primera Batalla de Acentejo), mayo de 1494), vino a producirse cerca de Acentejo, en el fondo del barranco del mismo nombre, en el punto por donde hoy discurre el Camino de Santo Domingo, y en la que los españoles se apoyan por vez primera en sus alianzas con los guerreros de Güimar y de Gran Canaria. Los españoles llevaban consigo todo el ganado que habían ido recogiendo en su marcha desde el real situado en lo que hoy es Santa Cruz de Tenerife, lugar desde donde habían partido en incursión hacía el interior de la isla. Tinguaro les esperaba con 300 guerreros en los altos del barranco, que provocaron con sus silbos y lluvia de piedras una espantosa desorganización en las huestes castellanas, impedidas en una defensa efectiva por los movimientos del ganado robado, siendo finalmente masacradas por los 2.000 guerreros de refresco que acompañaban a Bencomo y que cerraron la salida del barranco.[2]

Meses después, el 14 de noviembre del mismo año, Tinguaro vuelve a oponerse, al lado de Bencomo, a las tropas de Lugo, en lo que se denomina Batalla de Aguere o de La Laguna.

El campo que cubría el ejército guanche abarcaba desde donde hoy está edificada la ermita de San Cristóbal de la Laguna hasta la Cruz de Piedra. El centro estaba mandado por Bencomo, el ala derecha por Acaymo, rey de Tacoronte y el ala izquierda por el mismo Tinguaro. La batalla debió celebrarse en el llano que hoy ocupa el llamado Barrio del Timple, Barrio Nuevo o Viña Nava y la Urbanización de la Verdellada.

La vanguardia española constituida por arcabuceros y ballesteros desordenó las filas guanches, y después entraron en acción los piqueros y caballeros, hiriendo y matando a los fugitivos. El ala izquierda de Tinguaro fue arrollada por la caballería castellana.

Ya herido Tinguaro durante la batalla, continuó defendiéndose en la falda del cerro que subía desde el llano a los altos de La Laguna, acosado por los soldados de a caballo. Ascendía cerro arriba con rapidez, pero en lo alto del repecho surge Martín Buendía, soldado español que seguramente procedía directamente del real de Santa Cruz, a través del barranco de Santos (al pie del real castellano) que continuando por el del Drago lo une con los altos de La Laguna, y con la pica en alto se dirige al encuentro del príncipe guanche. Tinguaro, mal herido y débil por la sangre que perdía, le habla en guanche para advertirle que era príncipe, pero el castellano le atraviesa con la pica. Este suceso se superpone en algunos historiadores con el de la muerte, un par de horas más tarde, del propio Bencomo y además entra en conflicto con lo narrado por algún historiador, según el cual Tinguaro muere en Taoro a los dos días de la batalla, a consecuencias de sus heridas. Igualmente se pone en duda el nombre de su matador, e incluso que fuera castellano, adjudicando algunos historiadores a Buendía la muerte de Bencomo, y no la de Tinguaro.

Espinosa cita al respecto:

Entre otros peleó ese día valentísimamente el rey de Taoro, porque con una alabarda, dicen se defendió de siete hombres de a caballo, y al cabo se escapó dentre ellos y se subió por la cuesta de San Roque. Mas aunque destos se escapó, no pudo escaparse de un fulano de Buendía, que sin conocerlo ni saber que era rey (aunque él en su lengua se lo decía ser el Mencey, que es rey), como no lo entendiese, no le valió su reinado, que le pasó con la lanza en un barranquillo estrecho, do quedó….[3]

Después de muerto Tinguaro, su cadáver fue trasladado al real de los españoles para comprobar si era el famoso capitán que tanto estrago hizo en la Primera Batalla de Acentejo. Tantos fueron los golpes que recibió el cadáver, que el rostro y el cuerpo quedaron muy desfigurados, no pudiendo afirmar los prisioneros guanches si era Tinguaro o Bencomo. El Adelantado, en la duda de si era uno u otro, ordena que le corten la cabeza y puesta en una pica la lleven al campo enemigo. Sus familiares y amigos la recogieron para honrarla con fúnebres exequias; la comitiva se dirigió al reino o menceyato de Taoro, acompañada de Guajara, esposa del príncipe. La muerte de su hermano o hermanastro supuso según algunos historiadores un golpe final a la resistencia de Bencomo, que murió escasas horas después, atravesado en la huida por una pica castellana, aunque este hecho también ha sido controvertido entre los historiadores.

Familia[editar]

Tinguaro era hijo de Quebehi Imobach, nieto de Betenuhya y biznieto de Tinerfe, "El grande". Tenía un hermano, Bencomo, junto el cual luchó durante la conquista castellana de Tenerife. Él se casó con Guajara y tuvieron cinco hijos bautizados como Ana Hernández Pérez, Pedro Hernández, Francisca Pérez, Inés Pérez y Juana Pérez.[4]

Lista de términos[editar]

  • Adelantado: oficial de un rey castellano o español en una marca fronteriza, terreno de conquista o región inexplorada, que le representaba en dicho lugar.
  • Bando de Guerra: los menceyatos o comarcas de la isla de Tenerife enfrentados militarmente a los castellanos.
  • Bando de paces: los menceyatos o comarcas de Tenerife que eran partidarios o aliados de los castellanos.
  • Guanche: aborigen de Tenerife y su lengua.
  • Mencey: en guanche, rey, jefe tribal de una de las comarcas en que se dividía Tenerife.
  • Menceyatos: derivado del guanche, comarcas o demarcaciones territoriales bajo la jurisdicción de un mencey, rey o jefe guerrero. Tenerife tenía nueve.

Referencias[editar]

  1. http://insuloamaziq.blogspot.com.es/2012/09/tinguaro.html
  2. Mónica Acosta Betancor y Felipe Ros Brandon, 29 de abril–3 de mayo, dos fechas y un mismo símbolo. 1999
  3. Espinosa, A. Historia de Nuestra Señora de Candelaria, Goya Ediciones, Tenerife.
  4. Bethencourt Alfonso, Juan. Historia del Pueblo Guanche, tomo II. Francisco Lemus, Editor, 1994. Páginas: 129 (en "Anexo.Linajes Guanches) y 147.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Viera y Clavijo. Noticias de la Historia General de las Islas canarias. Goya Ediciones, 4 volúmenes, Tenerife.
  • Abreu y Galindo, J. de. Historia de la conquista de las siete islas de Canarias, en A. Cioranescu (ed.), Goya Ediciones.
  • Berthelot, Sabino. Etnografía y anales de la conquista de las Islas Canarias. Ed. Goya. Santa Cruz de Tenerife. 1978. ISBN 84-85437-00-4.
  • Blanco, Joaquín. Breve noticia histórica de las Islas Canarias. Ed. Rueda. Madrid 1983. ISBN 84-7207-029-8.
  • VV.AA. Historia de Canarias. Vol. I Ed. Prensa Ibérica. Valencia 1991. ISBN 84-87657-10-9.