Nerón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Neron»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Nerón
Emperador del Imperio romano
Nero 1.JPG
Busto de Nerón, Museos Capitolinos, Roma.
Información personal
Nombre secular Nerón Claudio César Augusto Germánico
Reinado 13 de octubre de 54-9 de junio de 68
Procónsul desde 51
Nacimiento 15 de diciembre de 37
Anzio
Fallecimiento 9 de junio de 68 (30 años)
Roma
Predecesor Claudio
Sucesor Galba
Familia
Dinastía Dinastía Julio-Claudia
Padre Cneo Domicio Ahenobarbo
Madre Agripinila
Consorte Claudia Octavia
Popea Sabina
Estatilia Mesalina
Descendencia Con Popea Sabina: Claudia Augusta y un niño muerto al nacer

Nerón Claudio César Augusto Germánico (en latín: Nero Claudius Cæsar Augustus Germanicus, 15 de diciembre de 37-9 de junio de 68)[n. 1] fue emperador del Imperio romano entre el 13 de octubre de 54 y el 9 de junio de 68, último emperador de la dinastía Julio-Claudia. Nacido del matrimonio entre Cneo Domicio Ahenobarbo y Agripinila, accedió al trono tras la muerte de su tío Claudio, quien anteriormente lo había adoptado y nombrado como sucesor en detrimento de su propio hijo, Británico.

Durante su reinado centró la mayor parte de su atención en la diplomacia y el comercio, e intentó aumentar el capital cultural del Imperio mediante la construcción de diversos teatros y la promoción de competiciones y pruebas atléticas. Diplomática y militarmente su reinado está caracterizado por el éxito contra el Imperio Parto, la represión de la revuelta de los británicos (6061) y una mejora de las relaciones con Grecia. En el año 68 tuvo lugar un golpe de Estado en el que estuvieron involucrados varios gobernadores, tras el cual, aparentemente, lo forzaron a suicidarse.[n. 2]

El reinado de Nerón se asocia comúnmente a la tiranía y la extravagancia.[n. 3] Se lo recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su propia madre [n. 4] y la de su hermanastro Británico, y sobre todo por la creencia generalizada de que mientras Roma ardía él estaba componiendo con su lira,[n. 5] además de como un implacable perseguidor de los cristianos. Estas opiniones se basan fundamentalmente en los escritos de los historiadores Tácito, Suetonio y Dion Casio. Pocas de las fuentes antiguas que han sobrevivido lo describen de manera favorable,[n. 6] aunque sí hay algunas que relatan su enorme popularidad entre el pueblo romano, sobre todo en Oriente.[1]

La verosimilitud de los documentos que relatan los tiránicos actos de Nerón es motivo de controversia en la actualidad. Separar la realidad de la ficción, en relación con los escritos clásicos, puede resultar imposible.[n. 7]

Juventud[editar]

Familia[editar]

Busto del joven Nerón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Lucio Domicio Ahenobarbo
 
 
 
 
 
 
 
8. Cneo Domicio Ahenobarbo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
17. Porcia Catonis
 
 
 
 
 
 
 
4. Lucio Domicio Ahenobarbo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
9. Emilia Lépida
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2. Cneo Domicio Ahenobarbo
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
20. Marco Antonio Crético
 
 
 
 
 
 
 
10 = 26. Marco Antonio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
21. Julia Antonia
 
 
 
 
 
 
 
5. Antonia la Mayor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
22. Cayo Octavio Turino
 
 
 
 
 
 
 
11 = 27. Octavia la Menor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
23. Atia Balba Cesonia
 
 
 
 
 
 
 
1. Nerón
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
24. Tiberio Claudio Nerón
 
 
 
 
 
 
 
12. Druso el Mayor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
25. Livia Drusilla
 
 
 
 
 
 
 
6. Julio César Germánico
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
26 = 10. Marco Antonio
 
 
 
 
 
 
 
13. Antonia la Menor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
27 = 11. Octavia la Menor
 
 
 
 
 
 
 
3. Agripinila
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
28. Lucio Vipsanio Agripa
 
 
 
 
 
 
 
14. Marco Vipsanio Agripa
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
7. Agripina la mayor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
30. César Augusto
 
 
 
 
 
 
 
15. Julia la Mayor
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
31. Escribonia
 
 
 
 
 
 

Nerón nació el 15 de diciembre de 37 con el nombre de Lucio Domicio Ahenobarbo en Antium,[2] [3] cerca de Roma. Era el único hijo de Cneo Domicio Ahenobarbo y Agripinila, hermana del emperador Calígula.

Su padre era nieto de Cneo Domicio Ahenobarbo y Emilia Lépida a través de su hijo Lucio Domicio Ahenobarbo. Cneo era nieto de Marco Antonio y Octavia la Menor a través de su hija Antonia la Mayor. A través de Octavia era por tanto sobrino de César Augusto. El padre sirvió como pretor y como miembro de la guardia personal de Calígula durante el viaje del futuro emperador a Oriente.[4] Según Suetonio, el padre de Nerón era un asesino y el emperador Tiberio le acusó de traición, adulterio e incesto.[4] Sólo la muerte del propio Tiberio hizo que se librase de los cargos que se le imputaron. Cneo murió de un edema en el año 39, cuando Nerón contaba con tres años de edad.[4]

Esquema failiar de los Domitii Aenobarbi

Su madre, Agripinila (también conocida Agripina la menor), era bisnieta de César Augusto y su esposa Escribonia a través de su hija Julia Augusta y de su marido Marco Vipsanio Agripa. El padre de Agripinila, Germánico, era nieto de la esposa de Augusto, Livia por un lado y de Marco Antonio y Octavia por otro. Germánico era además hijo adoptivo de Tiberio. Una serie de antiguos historiadores acusan a la madre de Nerón de asesinar a su propio marido, el emperador Claudio.[5]

Ascenso al poder[editar]

Las posibilidades de que Nerón ascendiera al trono eran muy escasas, ya que su tío materno, Calígula, comenzó su reinado a la edad de 24 años, tiempo más que suficiente para tener o nombrar a sus propios herederos. Además, su madre perdió el favor de Calígula y tras la muerte de su esposo en 39 estuvo en el exilio.[6] Calígula administró la herencia de Nerón y se la envío a su tía Domicia Lépida.[3]

Moneda con la efigie de Nerón.

Antes de que Calígula empezara siquiera a mover la lenta maquinaria de los preparativos para su sucesión, fue asesinado junto a su esposa Milonia Cesonia y su hija Julia Drusilla en el año 41.[7] El asesinato de Calígula elevó al trono al tío del finado emperador, Claudio[8] quien, una vez en el poder, permitió a Agripinila regresar del destierro.[3]

Claudio había estado casado en dos ocasiones antes de contraer matrimonio con Mesalina.[9] Fruto de este matrimonio habían nacido Claudio Druso (muerto durante la adolescencia)[10] y una hija. Con Mesalina tuvo dos hijos, Claudia Octavia y Británico.[10] Claudio sin embargo tuvo que asesinar a Mesalina tras el complot que esta urdiera para derrocarle.[9] En el año 49, Claudio se casó por cuarta vez con Agripinila.[10] Para apoyarse políticamente en un heredero, Claudio adoptó a Nerón en el año 50, pasando este a llamarse Claudio Nerón César Druso.[11] Al ser mayor que su hermanastro Británico, Nerón se convirtió en heredero al trono.[12]

Nerón se proclamó adulto a la edad de 14 años.[13] Fue nombrado procónsul y entró por primera vez en el Senado, además de disertar ante la Cámara. Realizó sus primeras apariciones públicas junto a Claudio y apareció en las monedas emitidas durante el gobierno de su tío como su sucesor.[13] Se casó además con su hermanastra Claudia Octavia.[14]

Emperador[editar]

Primera etapa[editar]

Cuando Claudio murió en el año 54, Nerón ascendió al trono como su inmediato sucesor. Aunque existen muchas discrepancias entre los antiguos relatos sobre la muerte de Claudio, muchos de estos establecen a Agripinila como la asesina, alegando que la madre de Nerón lo envenenó.[5] Sin embargo, no existen pruebas contundentes de dicha acusación.[n. 8]

Moneda con Nerón y Agripinila.

Nerón se convirtió por tanto en emperador a los 16 años de edad,[n. 9] siendo muy joven aún. Según diversas fuentes antiguas, estuvo fuertemente influenciado por su madre durante la primera etapa de su reinado, por su tutor Séneca y por el Prefecto del pretorio, Sexto Afranio Burro.[n. 10] Los primeros años de su reinado se conocen como ejemplo de buena administración en los que los asuntos del Imperio se trataron de manera efectiva y el Senado gozó de influencia y poder en los asuntos del Estado.[15]

Sin embargo, pronto se presentaron problemas debido a la competencia entre la influencia ejercida por su madre y la de sus asesores, Séneca y Burro. En el año 54 Agripinila trató de sentarse junto a su hijo mientras este parlamentaba con un delegado armenio, pero Séneca la detuvo en pos de evitar una escandalosa escena.[15] El círculo de amigos de Nerón empezó a poner al emperador en contra de su madre y le advirtieron sobre su "sospechosa conducta".[16] Nerón mientras, insatisfecho con su matrimonio con Octavia, inició un romance con Claudia Actea, una liberta.[17] Cuando Agripinila tuvo noticias de la infidelidad de su hijo, trató de intervenir a favor de Octavia y le exigió que despidiera a Actea. Nerón, apoyado por Séneca, se resistió a que su madre interviniera en su vida privada.[18]

Cuando Británico, hijo del finado emperador Claudio llegó a la edad de 14 años, Nerón lo consideró como una amenaza para su poder.[19] Según Tácito, la denigrada Agripinila esperaba que con su apoyo, Británico se convirtiera en heredero al trono por encima de Nerón.[19] Sin embargo, el joven murió repentina y sospechosamente el 12 de febrero de 55, el día anterior a su proclamación como adulto.[20] Según Nerón, Británico murió de un ataque epiléptico, pero todos los historiadores antiguos acusan a Nerón de envenenarle con el vino.[21] Tras la muerte de Británico, Octavia y Nerón expulsaron a Agripinila de la residencia imperial.[22]

Matrimonio y consolidación del poder[editar]

Nerón y Popea Sabina.

Con el tiempo, se fue volviendo más poderoso, liberándose de sus asesores y eliminando a sus rivales al trono. En el año 55, depuso a Marco Antonio Palas, un aliado de Agripinila de su puesto en el Tesoro.[18] Palas, junto a Afranio Burro fue acusado de conspirar para derrocarle y colocar en el trono a Fausto Cornelio Sila Felix.[23] A su vez, Séneca fue acusado de mantener relaciones con Agripinila y de malversación de fondos. Sin embargo, todos ellos fueron absueltos.[24] A partir de ese momento, Séneca y Burro redujeron su papel político a intentar moderar el modelo de gobierno de Nerón.[25]

En el año 58, inició una relación amorosa con Popea Sabina, la esposa de su amigo y futuro emperador, Marco Salvio Otón.[26] Al parecer, no podía contraer matrimonio con Popea mientras su madre siguiera viva, ya que esta se opondría, así que ordenó su asesinato en el año 59,[27] si bien Nerón no se casaría con Popea hasta el año 62[28] y, según Suetonio, Nerón y Popea sólo se casaron cuando esta comenzó a presionarle.[29] Los historiadores modernos opinan que el verdadero motivo para asesinar a su madre fue que esta había conspirado contra él intentando colocar a Cayo Rubelio Plauto en el trono.[30]

Los remordimientos de Nerón tras matar a su madre, por John William Waterhouse, 1878.

En el año 62, Burro, uno de sus asesores más importantes, murió[31] y Séneca, por su parte, tuvo que hacer frente de nuevo a acusaciones de malversación, lo que le obligó a retirarse de la vida pública.[32] Nerón se divorció de Octavia y la desterró, pero viendo las airadas protestas que esta acción había suscitado entre el pueblo romano, se vio obligado a llamarla del exilio. A pesar de esta aparente buena acción, Octavia fue ejecutada al poco de regresar a la capital.[33]

Las tensiones entre el Senado y Nerón se iniciaron a partir del año 62.[34] Nerón acusó de traición a Antistio, un pretor, cuando este habló mal de él en una fiesta. Posteriormente, Nerón exilió a Fabricio Veiento al calumniar al Senado en un escrito.[35] Según Tácito, la conspiración de Cayo Calpurnio Pisón empezó a fraguarse ese mismo año. Con el objetivo de consolidar su poder, Nerón ejecutó a una serie de sus rivales entre los años 62 y 63, incluyendo a Palas, Rubelio Plauto y Fausto Sila.[36]

La consolidación de su poder incluía también usurpar progresivamente las prerrogativas del Senado.[37] Cuando inició su reinado en 54, Nerón había prometido al Senado devolverle los poderes que ostentaba durante la época republicana. En el año 65, los senadores se quejaron de que Nerón no había cumplido su promesa, lo que motivó la Conspiración de Pisón.[38]

Guerra y paz con Partia[editar]

Poco después de su ascenso al trono en el año 55, el reino vasallo de Armenia derrocó a su príncipe Radamisto y lo sustituyó por el príncipe parto Tiridates I.[39] Los romanos consideraron esto como una invasión parta de territorio romano[39] y temieron cómo actuaría el entonces joven emperador ante la situación.[40] Nerón reaccionó rápidamente enviando un ejército a la región bajo las órdenes de Cneo Domicio Corbulo.[41] Los partos huyeron y cedieron temporalmente el control de Armenia a Roma.[42]

La paz no duró mucho y la guerra a gran escala se inició en el año 58. El rey parto Vologases I se negó a retirar a su hermano Tiridates de Armenia[43] e inició una invasión en toda regla del territorio armenio[26] pero Corbulo respondió satisfactoriamente rechazándoles ese mismo año.[44] Tiridates se vio por tanto obligado a ceder de nuevo el control de Armenia a Roma.[44]

Imperio Parto.

Nerón fue aclamado en público cuando llegaron a Roma las noticias de esta victoria.[45] El emperador colocó a Tigranes VI, un noble capadocio, en el trono de Armenia[46] y Corbulo, por su parte, fue nombrado gobernador de Siria como recompensa por su buena actuación en el Este.[46]

En el año 62, Tigranes invadió la provincia parta de Adiabene.[47] Una vez más, Roma y Partia se encontraban en guerra, situación que continuó hasta el año 63. Partia por su parte alimentó el establecimiento de disturbios por territorio sirio.[48] Corbulo trató de convencer a Nerón para que continuara con la guerra, pero Nerón optó por intentar llegar a un acuerdo de paz[49] mientras que en Roma crecía el enrarecimiento de la plebe debido al vulnerable suministro de grano y al déficit presupuestario.[50]

El resultado de las negociaciones fue que Tiritades se proclamaba Rey de Armenia, pero fue coronado en Roma por el propio Nerón.[48] En el futuro, por tanto, el Rey de Armenia debía ser un príncipe parto, pero debía ser nombrado por el emperador romano. Tiritades se vio obligado por tanto a viajar a Roma para ser coronado por Nerón[51] y el pueblo, por su parte, se mostró contento por las vidas que se habían salvado gracias a este acuerdo de paz.[51]

El tratado le supuso una gran victoria política[52] que propició que el emperador se convirtiese en un personaje muy popular en las provincias orientales y también entre los partos.[52] La paz entre Roma y Partia se mantuvo hasta el año 114, cuando el emperador Trajano invadió Armenia.

Política administrativa[editar]

Agripina coronando con una corona de laurel a Nerón, como símbolo de la ascensión al poder de éste.

Durante el transcurso de su reinado, intentó a menudo complacer a las clases bajas, si bien también fue criticado por el mismo motivo, por su obsesión por ser popular.[53] Al comienzo de su mandato, en el año 54, prometió al Senado más autonomía,[37] para lo cual prohibió durante su primer año en el poder que se le hiciera referencia en los decretos públicos, lo que fue bien acogido entre los senadores.[54] Durante esta época se le conocía en Roma por derrochar a espuertas y por frecuentar prostíbulos y tabernas.[54]

En el año 55, comenzó a desempeñar un papel más activo como administrador. Fue cónsul en cuatro ocasiones entre los años 55 y 60. Durante esta etapa los historiadores hablan bastante bien de su administración, en contraste con los posteriores relatos.[n. 11]

Nerón puso restricciones al importe de las fianzas y las multas[55] y limitó los honorarios de los abogados.[56] Hubo un debate en el Senado sobre si los antiguos dueños de los libertos tenían derecho a revocar su libertad si estos mostraban una mala conducta frente a ellos[57] en la que Nerón apoyó a los libertos[58] y, cuando el Senado trató de aprobar una ley referente a su libertad, Nerón la vetó.[59]

Sus acciones estaban encaminadas a mejorar la situación económica de los pobres. Cuando estos clamaron que estaban demasiado endeudados, Nerón trató de derogar todos los impuestos indirectos.[60] Sin embargo, el Senado le convenció de que esta medida sería demasiado extrema[60] y, como solución intermedia al problema, Nérón estipuló que los impuestos se redujesen del 4,5% al 2,5%.[61] Además, los registros tributarios pasaron a ser de dominio público[61] y, con el objetivo de reducir el costo de los alimentos, estableció que los barcos mercantes quedasen exentos de pagar impuestos.[61]

Busto de Nerón.

Como amante de las artes y del placer, construyó una serie de gimnasios y teatros en los que se celebraban actuaciones al estilo griego.[62] También se celebraron muchos combates de gladiadores.[63] El emperador estableció los Quinquenales Neronia,[63] [62] unos espléndidos juegos en los que se celebraban como novedad interpretaciones de poesía y teatro. Sin embargo, el teatro no era bien visto en Roma, ya que se consideraba inmoral y característico de las clases bajas[62] [64] y se empezó además a cuestionar la carga que supondría para el Erario la celebración de estos juegos.[64]

En el año 63 se presentaron las primeras crisis económicas. La guerra contra Partia y la dificultad del transporte de grano amenazaron con aumentar el precio del mismo.[65] Para hacer frente a las dificultades económicas, Nerón hizo una donación al tesoro[65] y destinó una parte del mismo para pagar el grano. Posteriormente decidió firmar la paz con sus enemigos partos.[66] En el año 64, un nuevo desastre asoló al Imperio cuando la propia ciudad de Roma se vio envuelta en llamas.[51] Tras el devastador incendio, Nerón destinó todo el dinero posible a la reconstrucción de la ciudad[67] y para ello tuvo que incrementar fuertemente los impuestos a los ricos ciudadanos de las provincias.[68]

Durante su reinado se llevaron a cabo una serie de importantes proyectos de construcción. Para prevenir el paludismo, Nerón recogió los escombros resultantes tras el incendio.[67] Además, también erigió la Domus Aurea[69] y trató de excavar un canal navegable a través del Istmo de Corinto.[70] Todos estos y otros proyectos vaciaron prácticamente el Tesoro.[71]

Rebeliones[editar]

En comparación con sus sucesores, Roma se mantuvo relativamente pacífica bajo el reinado de Nerón. La guerra contra Partia fue la única gran guerra acaecida durante su gobierno, y a su término se le elogió por ser una victoria tanto política como militar.[72] Sin embargo, y al igual que muchos emperadores, Nerón tuvo que enfrentarse a una serie de rebeliones internas y luchas por el poder durante su reinado. Nerón fue uno de los pocos emperadores que pudo disponer el cierre de las puertas del Templo de Jano. Jano era en la mitología romana el dios del principio y del final, y tenía un templo en el Foro Romano, al cual debían cerrársele las puertas en tiempos de paz. Pero como los ejércitos romanos siempre se encontraban combatiendo en alguna provincia lejana, las puertas del templo permanecían abiertas. Solo tres emperadores romanos pudieron mantener las puertas del templo cerradas por un tiempo: Augusto, Vespasiano y Nerón.

Rebelión británica[editar]

En el año 60, mientras el gobernador de la provincia de Britania,[73] Cayo Suetonio Paulino estaba ocupado tomando la Isla de Mona, las tribus del sureste, encabezadas por la Reina Boudica se rebelaron contra Roma.[74] Boudica y sus tropas destruyeron tres ciudades antes de que el ejército de Suetonio Paulino pudiera regresar y sofocar la rebelión en la Batalla de Watling Street acontecida en el año 61.[75] Temiendo que Suetonio Paulino pudiera incitar aún más a la revuelta, Nerón sustituyó al victorioso gobernador por el más conciliador Publio Petronio Turpiliano.[76]

Busto de Nerón, Moscú.

Conspiración de Pisón[editar]

En el año 65, Cayo Calpurnio Pisón, un senador romano, organizó una conspiración para derrocar a Nerón con la ayuda de Subrio Flavio, un tribuno pretoriano y Sulpicio Ásper, un centurión.[77] Según Tácito, la intención de los conspiradores era "liberar al Estado" del tiránico gobierno de Nerón y restaurar la República.[78] El liberto Milico descubrió el complot e informó al secretario del emperador, Epafrodito.[79] A consecuencia de esto, la conspiración fracasó y sus componentes fueron ejecutados, incluyendo Marco Aneo Lucano, poeta y amigo del emperador, además de sobrino de Séneca.[80] Séneca se suicidó tras reconocer haber hablado del complot con los conspiradores.[81]

Revuelta judía[editar]

En el año 66 estalló una revuelta en Judea derivada de la creciente tensión religiosa entre griegos y judíos.[82] En el año 67, Nerón envió a quien años más tarde sería el emperador Tito Flavio Vespasiano a sofocar la rebelión,[83] cosa que hizo satisfactoriamente en el año 70, dos años después de la muerte del propio Nerón.[84] Durante el conflicto los romanos destruyeron la ciudad de Jerusalén y destrozaron su Templo.[85]

La rebelión de Víndex[editar]

A finales de 67 o principios de 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón.[86] El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, gobernador de Germania Superior a sofocar la revuelta.[87] Víndex, con el objetivo de recabar aliados, solicitó apoyo a Galba, gobernador de Hispania Tarraconense[88] pero Verginio Rufo terminó derrotando a Víndex y este se suicidó.[87] Galba por su parte había sido declarado enemigo público.[88]

El ascenso de Galba[editar]

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, cuestión que fue utilizada en su contra por sus enemigos en Roma. En junio de 68, el Senado votó que Galba fuera proclamado como emperador[89] y declaró enemigo público a Nerón.[90] La Guardia Pretoriana había sido sobornada y su prefecto Ninfidio Sabino ambicionaba convertirse en emperador[91] por lo que capturó a Nerón y le obligó a suicidarse.[90]

La muerte de Nerón sin dejar herederos, en vez de traer estabilidad al Imperio, desató un ciclo de guerras civiles conocido como el Año de los cuatro emperadores.[92] Los sucesores de Nerón combatieron entre sí por el poder y fueron sucediéndose hasta que Vespasiano fue proclamado emperador, comenzando la que sería la dinastía Flavia.

El gran incendio de Roma[editar]

Durante la noche del 19 de julio de 64 estalló en Roma un incendio que devastó la ciudad. El fuego se inició en el sureste del Circo Máximo, donde se localizaban unos puestos que vendían productos inflamables.[51]

Según Tácito, el fuego se extendió rápidamente y duró cinco días.[93] Se destruyeron por completo cuatro de los catorce distritos de la ciudad y otros siete quedaron muy dañados.[93] El único historiador que describe el incendio, de entre los que vivían en esa época, es Plinio el Viejo,[94] mientras que los demás historiadores de la época, Flavio Josefo, Dion Crisóstomo, Plutarco y Epicteto, no mencionan el acontecimiento en sus obras.

No está realmente claro cuál fue la causa del incendio, si fue un accidente o fue premeditado.[51] Suetonio y Dion Casio defienden la teoría de que fue el propio Nerón quien lo causó con el objetivo de reconstruir la ciudad a su gusto.[95] Tácito menciona que los cristianos se declararon culpables del delito, aunque no se sabe si esta confesión fue inducida bajo tortura.[96] Lo cierto es que los incendios accidentales fueron comunes en la Antigua Roma.[97] Bajo los reinados de Vitelio (69)[92] y de Tito Flavio Sabino Vespasiano (80),[98] estallaron otros dos más.

El antiguo Foro Romano.

Según Suetonio y Dion Casio, mientras Roma ardía, Nerón estaba cantando el Iliupersis.[99] Sin embargo, según Tácito, Nerón estaba en Antium, distante aproximadamente 42 km. de Roma, durante el incendio[100] y, al tener noticias del mismo, viajó rápidamente a Roma para encargarse del desastre, utilizando su propio tesoro para entregar ayuda material.[100] Tras la catástrofe, abrió las puertas de su palacio a las personas que habían perdido su hogar y abrió un fondo para pagar alimentos que serían entregados entre los supervivientes.[100] A raíz del incendio, Nerón desarrolló un nuevo plan urbanístico[67] dentro del cual proyectó la construcción de un nuevo palacio, conocido como la Domus Aurea, en unos terrenos que el fuego había despejado.[69] Para conseguir los fondos necesarios para la construcción del suntuoso complejo, Nerón aumentó los impuestos de las provincias imperiales.[68]

Tácito relata que tras el incendio la población buscó un chivo expiatorio para desatar su ira y empezaron a circular rumores de que Nerón era el responsable.[96] Para alejar de sí las culpas, Nerón acusó a los cristianos[96] y ordenó que a algunos se los arrojara a los perros mientras que otros fueron quemados vivos y crucificados.[96]

Tácito lo describe así:

«Sin embargo, ni por industria humana, ni por larguezas del emperador, ni por sacrificios a los dioses, se lograba alejar la mala fama de que el incendio había sido mandado. Así pues, con el fin de extirpar el rumor, Nerón se inventó unos culpables, y ejecutó con refinadísimos tormentos a los que, aborrecidos por sus infamias, llamaba el vulgo cristianos. El autor de este nombre, Cristo, fue mandado ejecutar con el último suplicio por el procurador Poncio Pilatos durante el Imperio de Tiberio y reprimida, por de pronto, la perniciosa superstición, irrumpió de nuevo no solo por Judea, origen de este mal, sino por la urbe misma, a donde confluye y se celebra cuanto de atroz y vergonzoso hay por dondequiera. Así pues, se empezó por detener a los que confesaban su fe; luego por las indicaciones que estos dieron, toda una ingente muchedumbre (multitudo ingens) quedaron convictos, no tanto del crimen de incendio, cuanto de odio al género humano. Su ejecución fue acompañada de escarnios, y así unos, cubiertos de pieles de animales, eran desgarrados por los dientes de los perros; otros, clavados en cruces eran quemados al caer el día a guisa de luminarias nocturnas. Para este espectáculo, Nerón había cedido sus propios jardines y celebró unos juegos en el circo, mezclado en atuendo de auriga entre la plebe o guiando él mismo su coche. De ahí que, aún castigando a culpables y merecedores de los últimos suplicios, se les tenía lástima, pues se tenía la impresión de que no se los eliminaba por motivo de pública utilidad, sino para satisfacer la crueldad de uno solo.»[96]

Apariciones públicas[editar]

Nerón y el Ara Pacis.

Nerón era aficionado a la conducción de carros, al arpa y a la poesía.[101] El emperador compuso canciones que se interpretaron por todo el Imperio,[102] aunque en un principio solo las tocaba en audiencias privadas.[103]

En el año 64 Nerón empezó a cantar en público en la ciudad de Neápolis, buscando con ello aumentar su popularidad.[103] Cantó también en el Quinquenal Neronia en el año 65.[104] Algunos historiadores relatan que fueron el Senado, su círculo de amigos y el pueblo los que animaron a Nerón a cantar en público.[105] Sin embargo, los historiadores antiguos critican las acciones del emperador considerándolo denigrante para alguien de su posición.[106]

Nerón participó en los Juegos Olímpicos del año 66/67, a fin de mejorar las relaciones con Grecia y mostrar el dominio romano al pueblo helénico y al orbe en general.[107] En ese viaje proclama a todos los griegos libres y exentos de pagar tributo. Como competidor, Nerón condujo un carro de diez caballos y casi murió al sufrir una caída.[108] También participó como actor y cantante[109] y, a pesar de no ser el mejor de los participantes,[108] ganó todas las coronas y las llevó a Roma donde las expuso en un desfile.[108] Las victorias de Nerón se atribuyen sin duda a su condición de emperador y al soborno de los jueces.[110]

Muerte[editar]

Galba, sucesor de Nerón.

A finales de 67 o principios de 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón.[111] El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, gobernador de Germania Superior, a sofocar la revuelta[87] y Víndex, con el objetivo de recabar aliados, pidió apoyo a Galba, gobernador de Hispania Tarraconense.[88] Verginio Rufo, sin embargo, derrotó a Víndex y este se suicidó,[87] mientras que Galba, por su parte, acabó siendo declarado enemigo público.[88]

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, pero esto fue utilizado en su contra por sus enemigos en Roma. En junio de 68, el Senado votó que Galba fuera proclamado como emperador[112] y declaró «enemigo público» a Nerón,[90] utilizando para ello a la Guardia Pretoriana, que había sido sobornada, y a su prefecto Ninfidio Sabino, que ambicionaba convertirse en emperador.[91]

Según Suetonio, Nerón huyó de Roma a través de la Vía Salaria.[113] Sin embargo, a pesar de haber huido, Nerón se preparó para suicidarse[90] con ayuda de su secretario Epafrodito,[90] quien lo apuñaló cuando un soldado romano se aproximaba.[90] Según Dion Casio, las últimas palabras de Nerón demostraron su amor a las artes.

¡Qué artista muere conmigo!.[114]

A su muerte desapareció la Dinastía Julio-Claudia y el Imperio se sumió en una serie de guerras civiles conocidas como el Año de los cuatro emperadores.[92]

Tras la muerte[editar]

Según Suetonio y Dion Casio, el pueblo de Roma celebró la muerte de Nerón.[115] [116] Tácito, sin embargo, habla en sus escritos de un panorama político mucho más complicado según el cual la muerte de Nerón fue bien recibida entre los senadores, la nobleza y la clase alta[117] pero que, por el contrario, la clase baja, los esclavos y los asiduos del teatro, que habían sido los beneficiarios de los excesos del emperador, recibieron la noticia con gran rechazo.[117] El ejército, mientras tanto, estaba en la encrucijada entre el deber obediencia a Nerón como su emperador y los sobornos ofrecidos para derrocarlo.[91]

Filóstrato y Apolonio de Tiana mencionan la muerte de Nerón como un duro golpe para el pueblo en general, que la lloró con amargura debido a que "restableció y respetó las libertades con una sabiduría y moderación de las cuales su carácter carecía".[118] [119]

Los historiadores modernos defienden la teoría de que mientras el Senado y la clase alta recibieron con regocijo la noticia, el pueblo llano "fue fiel hasta el final". De esta manera, tanto Otón como Vitelio apelaron a su nostalgia para consolidar su posición en el poder.[120]

El nombre de Nerón fue eliminado de algunos monumentos.[121] Muchos retratos de Nerón fueron reelaborados para representar otras figuras, de la cuales, según Eric R. Varner han sobrevivido cincuenta.[122] La transformación de estas imágenes se explica a menudo como parte de la aplicación de un Damnatio memoriae, en la que los emperadores caían en desgracia de forma póstuma.[122] Champlin, sin embargo, duda que esta práctica fuera necesariamente negativa y resalta el hecho de que muchos artistas siguieron pintando retratos de Nerón mucho después de su muerte.[123]

Busto de Nerón.

Todos los historiadores antiguos describen la guerra civil derivada de la muerte de Nerón, conocida como el Año de los cuatro emperadores como un inestable y turbulento periodo.[92] Según Tácito, esta inestabilidad se basó en la percepción de que ya no se podía confiar en la legitimidad dinástica imperial.[117] Galba inició su corto reinado con la ejecución de varios de los antiguos aliados de Nerón y, por tanto, posibles enemigos potenciales.[124] Uno de los más importantes fue Nimfidio Sabino, supuesto hijo del emperador Calígula.[125]

Cuando Otón derrocó a Galba, recabó el apoyo de gran parte del ejército debido a su parecido con el finado emperador.[126] Al parecer el pueblo se dirigía a Otón como lo hacía con el propio Nerón[127] y hasta el propio Otón utilizó Nerón como su apellido y volvió a erigir muchas de las estatuas del emperador.[127] Cuando Vitelio venció a Otón y usurpó el poder, comenzó su reinado con un gran funeral en su honor en el que se interpretaron canciones escritas por el propio Nerón.[128]

Tras el suicidio de Nerón en 68, en las provincias orientales se estableció la creencia generalizada de que en realidad no estaba muerto y que en cualquier momento podría volver.[129] Esta creencia se extendió de tal manera que se llegó a convertir en una auténtica leyenda popular.

Al menos tres impostores surgieron tras la muerte de Nerón: El primero surgió en 69, durante el reinado de Vitelio[130] y se parecía a él físicamente, cantaba y tocaba la lira. Tras la captación de varios acólitos fue capturado y ejecutado.[130] Durante el reinado de Tito Flavio Sabino Vespasiano (79 - 81) surgió otro impostor que fue también ejecutado.[131] Veinte años después del suicidio de Nerón surgió, durante el cruel reinado de Domiciano, otro usurpador. Este tercer pretendiente fue apoyado por los partos[132] y el asunto se tornó tan tenso que casi estallaron las hostilidades entre las dos naciones.[92]

La leyenda de Nerón sobrevivió durante muchos años, tanto es así que Agustín de Hipona la nombra como una importante creencia popular (422).[133]

Historiografía[editar]

Plinio el Viejo.

La veracidad de las historias supervivientes sobre el reinado de Nerón es dudosa, ya que no han sobrevivido fuentes bibliográficas contemporáneas al emperador. Las primeras historias existentes se muestran demasiado críticas o son una serie de alabanzas.[134] Además, la credibilidad de los relatos está también empañada por la presencia de sucesos fantásticos e inverosímiles, siendo muy numeroso el número de contradicciones que podemos encontrar entre los distintos autores.[135] No obstante, estas fuentes perdidas sirvieron de base para próximas generaciones de historiadores.[136]

Algunos historiadores de nombre conocido, como Fabio Rústico, Cluvio Rufo y Plinio el Viejo, escribieron condenando el reinado de Nerón en relatos que se han perdido.[137] También se escribieron algunas historias sobre él que datan de fechas anteriores a su ascenso al trono, aunque se desconoce su contenido.[138]

La mayor parte de lo que se conoce de Nerón fue escrito por Tácito, Suetonio y Dion Casio, todos de la clase senatorial o aristocrática. Tácito y Suetonio escribieron sus obras más de cincuenta años después de su muerte, mientras que Dion Casio lo hizo 150 años después. Estos historiadores se contradicen en una serie de eventos de la vida del emperador, como la muerte de Claudio, la muerte de Agripinila y el Gran Incendio de Roma de 64, aunque emiten una condena común al emperador.

Por otro lado, un buen número de fuentes distintas a las citadas añaden una visión limitada y variada sobre el emperador, aunque muy pocas son favorables. Algunos de ellos, sin embargo, le retratan como un emperador competente y popular entre el pueblo romano, especialmente en el Este.

Con la llegada al poder del emperador Constantino en el siglo IV y su edicto de tolerancia, la influencia cristiana creció en Roma, lo que a la larga contribuyó a reforzar la visión negativa de Nerón como perseguidor de los cristianos.

Dion Casio[editar]

Dion Casio (155 - 229) fue hijo de Casio Aproniano, senador romano. Pasó la mayor parte de su vida bajo el servicio público. Fue senador durante el reinado de Cómodo y gobernador de Esmirna tras la muerte de Septimio Severo. Sirvió como cónsul suffecto y como gobernador proconsular de África y Panonia.

Los Libros LXI-LXIII de su obra, la Historia Romana, describen el reinado de Nerón. Solo han sobrevivido unos pocos fragmentos sobre estos libros, y los que han sobrevivido han sido abreviados y alterados por Juan Xifilino, un monje bizantino del siglo XI.

Dion Crisóstomo[editar]

Dion Crisóstomo (40 - 120), historiador y filósofo griego, relata en su obra que el pueblo romano estaba feliz con el gobierno de Nerón, y que consideraban que habría de reinar indefinidamente. La plebe anheló su vuelta cuando murió y persiguió a los impostores del emperador que buscaban usurpar el trono.[139]

Epicteto[editar]

Epicteto (55 - 135) fue el esclavo del escribano de Nerón, Epafrodito. Realiza un par de comentarios negativos sobre el carácter de Nerón en su obra, aunque no analiza su gobierno. Describe a Nerón como un mimado, un iracundo y un infeliz.

Flavio Josefo[editar]

El historiador Flavio Josefo acusó a otros historiadores de vilipendiar a Nerón.

El historiador Flavio Josefo (37 - 100), a pesar de describir a Nerón como un tirano, es también el primero en mostrar la aversión hacia el emperador de otros historiadores, lo que hace dudosa la veracidad de sus historias. Así lo recoge Josefo:

"Omitiré una serie de discursos de los que han relatado la vida Nerón; algunos de los cuales debido a que, por sus favores personales han tergiversado la verdad a su favor, y los de otros que por venganza y por odio han mentido".[140]

Marco Aneo Lucano[editar]

Aunque es más un poeta que un historiador, Lucano (39 - 65) es uno de los historiadores cuyos relatos se muestran más favorables con Nerón. Describe la paz y la prosperidad que experimentó el Imperio bajo el reinado de Nerón, en contraste con las anteriores guerras y conflictos. Irónicamente, Lucano (también sobrino de Séneca, el antiguo preceptor de Nerón) participó en la conspiración de Pisón y fue consecuentemente ejecutado.[141]

Filóstrato el Viejo[editar]

Filóstrato el Ateniense (172 - 250) habla de la vida de Nerón en Apolonio de Tiana (Libros IV-V). Aunque en general habla mal de Nerón, reconoce su popularidad en el Este.

Plinio el Viejo[editar]

La historia de Nerón por Plinio el Viejo (24 - 79) no ha sobrevivido. Sin embargo existen varias referencias en su gran obra Naturalis Historia, en la que describe al emperador como "enemigo de la humanidad". Plinio es por tanto uno de los historiadores que peor opinión tiene acerca de Nerón.[142]

Plinio el Joven[editar]

Cayo Plinio Cecilio Segundo (62 - 113), conocido como Plinio el Joven, fue un abogado, escritor y científico de la antigua Roma. Plinio el Joven, al igual que su tío Plinio el Viejo, tiene una visión totalmente negativa sobre Nerón:

¿Has visto a alguien más abyecto y más cobarde que Marco Régulo después de la muerte de Domiciano, en cuyo reinado había cometido infamias no menores que las realizadas bajo Nerón, aunque menos conocidas?[143]

Plutarco[editar]

El historiador Plutarco (46 - 127) menciona indirectamente a Nerón en sus relatos sobre las vidas de Galba y Otón. Aunque lo describe como un tirano, no tiene una opinión mucho más favorable de sus sucesores.

Séneca el Joven[editar]

No es de extrañar que Séneca el Joven (4 - 65), en su condición de tutor y asesor del emperador, describa a Nerón como un buen emperador.[144]

Suetonio[editar]

Suetonio (69 - 130) fue un historiador romano y miembro del ordo equester, desempeñó los cargos de superintendente de las bibliotecas públicas y responsable de los archivos. Cuando fue despedido en 121 por Adriano, comenzó a escribir biografías de emperadores, recreándose en los aspectos anecdóticos y sensacionalistas.

Las partes de su biografía sobre Nerón que han sobrevivido son abiertamente hostiles, y aunque el gobierno de Nerón puede racionalizar tal hostilidad, algunos historiadores modernos cuestionan la exactitud de su obra. Por ejemplo, la siguiente cita, que se ha tomado tradicionalmente como una señal de locura del emperador, podría ser simplemente propaganda.

"Castró al joven Esporo y trató de hacer de él una mujer, de hecho se casó con él con todas las ceremonias habituales, incluyendo una dote y un velo nupcial, lo llevó a su casa y lo trató como su esposa. Esporo se arreglaba como las mejores emperatrices, paseaba por la ciudad en litera y besaba en público a Nerón.[145]

El pueblo romano llegó a decir cierta vez, que hubieran corrido mejor suerte si la esposa de Domicio Ahenobarbo hubiese sido así.

Tácito[editar]

Los Anales de Publio Cornelio Tácito (55 - 120) nos ofrecen el relato más comprensivo y detallado del gobierno de Nerón, a pesar de estar incompleto tras el año 66. Tácito se muestra crítico con Nerón, aunque a diferencia del resto de historiadores, no se apoya en rumores sensacionalistas o pura propaganda. El historiador describe el gobierno de la Dinastía Julia-Claudia como mediocre en general. A pesar de todo, considera que los escritos sobre el emperador son subjetivos.

Las biografías de Augusto, Tiberio, Calígula y Nerón fueron falsificadas por medio del terror durante su reinado, y tras su muerte se escribieron bajo el resentimiento de la tiranía.<!R0>

Nerón para la religión[editar]

Tradición judía[editar]

A finales de 66, estalló un conflicto entre los griegos y judíos de Jerusalén y Cesarea. Según una tradición judía registrada en el Talmud (Gitin 56 a-b), Nerón llegó a Jerusalén y ordenó a sus soldados que lanzaran flechas a los cuatro vientos. Todas las flechas cayeron sobre la ciudad. A continuación, pidió a un niño que pasaba que recitara un verso que había aprendido ese día "Me vengaré de Edom mediante mi pueblo de Israel" (Ez. 25,14). Nerón quedó aterrorizado, comprendiendo que Dios quería que el Templo de Jerusalén fuera destruido, pero que luego lo castigaría por ello. Nerón dijo: "quiere sembrar la destrucción en su Casa, pero echarme la culpa a mí". Nerón regresó precipitadamente a Roma y se convirtió al judaísmo para evitar ese castigo. Vespasiano fue el general enviado para sofocar la rebelión. Según el Talmud, el sabio Reb Meir Baal HaNess, uno de los líderes de la rebelión judía de Bar Kojba contra los romanos, en 132-135, era descendiente del propio Nerón.

Tradición cristiana[editar]

Nerón en Jerusalén.

La tradición cristiana ve a Nerón como el primer perseguidor de los cristianos y como el asesino de Pedro y Pablo. También existe la creencia de que Nerón es el Anticristo.

Persecuciones[editar]

El historiador Tácito describe con amplitud las torturas y ejecuciones de cristianos llevadas a cabo por el emperador tras el incendio del año 64.[96] Suetonio, por su parte, también habla de las persecuciones, aunque de manera elogiosa, y no lo relaciona con la autoría del incendio.[146]

El escritor cristiano Tertuliano (155 - 230) es el primer autor conocido en llamar a Nerón el "primer perseguidor de los cristianos". En una de sus obras dice Examinad vuestros recuerdos, y veréis que fue el primero en perseguirnos.[147] Lactancio (240 - 320) y Sulpicio Severo también relatan las cruentas persecuciones.[148] [149] Sin embargo, algunas fuentes anteriores al reinado de Nerón hablan de una primera expulsión de cristianos de Roma ordenada por Claudio.[150]

Asesino de Pedro y Pablo[editar]

Por cuanto se sabe hasta ahora, el primer texto que sugiere que Nerón asesinó a un apóstol es el escrito apócrifo del siglo II Ascensión de Isaías. Lo retrata como un matricida y un perseguidor de la fe cristiana. Tanto es así que uno de los doce apóstoles moriría en sus manos.[151]

El obispo Eusebio de Cesarea (275 - 339) escribió que Pablo fue decapitado en Roma durante el reinado de Nerón.[152] Afirma además que las persecuciones del emperador llevaron al asesinato de Pedro y Pablo, aunque no dice que Nerón diera órdenes específicas para estos dos individuos. Varios escritos contradicen a Eusebio diciendo que sobrevivió a su estancia en Roma y viajó a Hispania.[153]

El escrito apócrifo Hechos de Pedro (200), es el primer relato que habla sobre la crucifixión boca abajo de Pedro.[154] El relato finaliza con Pablo huyendo y con la promesa de Nerón de no volver a perseguir más a los cristianos.

Un grupo de escritores del siglo IV indican que Pedro y Pablo fueron asesinados por órdenes de Nerón.[155]

El Anticristo[editar]

La Ascensión de Isaías es el primer texto que sugiere que Nerón es el Anticristo. Las similitudes entre los dos son claras, ya que «un rey sin ley, asesino de su madre, llegará a este mundo con todos los poderes, y todo el mundo accederá a lo que desee.»[151]

Los Oráculos sibilinos, Libros V y VIII, escritos en el siglo II, profetizan que Nerón volverá y traerá consigo la destrucción.[156] En el interior de las comunidades cristianas, estos escritos, junto con otros,[157] alimentaron la creencia de que Nerón regresaría como el Anticristo. En 310, Lactancio escribió que Nerón desapareció del lugar donde había sido enterrado y que nunca se le había vuelto a ver. Algunas personas piensan que Nerón está escondido en un lugar remoto, aguardando, y que volverá validando las profecías sibilinas.[148]

En 422, Agustín de Hipona escribió sobre su teoría de que Pablo mencionó la venida del Anticristo. Aunque el propio San Agustín rechaza la teoría de que Nerón era el Anticristo y que regresará, sí menciona la fuerte creencia cristiana sobre ese punto.;[133]

Algunos estudiosos modernos defienden que el 666 es en realidad un código relativo al emperador.[158] Los escritos bíblicos católicos[159] avalan esta teoría. Cuando se suman en hebreo las letras del nombre de Nerón el resultado es 616 y 666, tomando las dos variantes del nombre (Nero y Nerón).

El concepto de Nerón como el Anticristo es la creencia central sobre la que gira la escatología del preterismo.

Amantes de Nerón[editar]

Nerón pasó su vida personal entre amores tanto con mujeres como de hombres, entre ellos:

Cronología[editar]

  • 15 de diciembre de 37 - Nacimiento de Nerón en Anzio.
  • 49 - Agripina, la madre de Nerón, se casa con su tío, el emperador Claudio.
  • 53 - Nerón se casa con la hija de Claudio, Claudia Octavia, siendo nombrado como sucesor al igual que Británico.
  • 13 de octubre de 54 - Muerte de Claudio, posiblemente envenenado por Agripina la Menor.
  • 13 de octubre de 54 - Se nombra a Nerón como Emperador de Roma.
  • (año 55) - Británico, el hijo de Claudio, es asesinado por Nerón.
  • (año 59) - Nerón hace asesinar a su madre Agripina la Menor.
  • 9 de junio de 62 - Nerón manda asesinar a su prima y primera esposa Claudia Octavia la hija de Claudio.
  • (año 64) - Gran incendio de Roma.
  • (año 66) - Ordenó la persecución de los cristianos (acusados de ser los responsables del incendio).
  • (año 66) - Sublevación judía en Judea.
  • 65 - Durante un estado de ebriedad, Nerón propina un puntapié en el vientre a Popea Sabina que estaba encinta, la misma muere a causa de este golpe.
  • 9 de junio de 68 - Nerón se suicida.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La fecha del nacimiento de Nerón se cita en la obra de Suetonio Las Vidas De Los Doce Césares, Vida de Nerón 6 (de el sitio LacusCurtius). La fecha de su muerte es incierta, aunque quizás esto se deba a que Galba fue declarado emperador antes del fallecimiento de Nerón. Se establece el 9 de junio como la fecha de la muerte del emperador partiendo de la obra de Jerónimo de Estridón Crónicas. Por su parte Dion Casio y Flavio Josefo establecen la fecha en el 11 de junio respectivamente en sus obras Historia Romana y La guerra de los judíos
  2. El historiador Suetonio, en su obra La vida de los doce césares, establece que Nerón se suicidó49; Sulpicio Severo, que se basa en fragmentos de las obras de Tácito, pone en duda que Nerón se suicidara. La visión de Sulpicio Severo, en su obra Crónica, es compartida por el historiador británico T.D. Barnes en sus trabajos "The Fragments of Tacitus' Histories" y Classical Philology (1977), p.228
  3. Galba criticó la lujuria de Nerón en audiencias públicas y privadas durante su rebelión. En los Anales de Tácito I.16; Kragelund, Patrick, "Nero's Luxuria, en Tácito y en Octavia, The Classical Quarterly, 2000, p. 494-515
  4. Las referencias al matricidio de Nerón aparecen en los Oráculos Sibilinos, en la obra de Geoffrey Chaucer Canterbury Tales, y en Hamlet 3.ii, de William Shakespeare
  5. Según Suetonio, en su obra La vida de los doce césares, mientras Roma se consumía bajo el gran incendio del 64, Nerón estaba componiendo con su lira38; para una explicación más detallada ver M.F. Gyles "Nero Fiddled while Rome Burned", The Classical Journal (1948), p. 211-217 [1]
  6. Los únicos que lo hacen son Lucano Guerra Civil, Séneca De la Clemencia y Dion Crisóstomo Discursos, además de las lógicas inscripciones monetarias imperiales
  7. Para El Gran Incendio y las persecuciones cristianas véase F.W. Clayton, "Tacitus and Christian Persecution", The Classical Quarterly, p. 81-85; B.W. Henderson, Life and Principate of the Emperor Nero, p. 437; en general se muestran contrarios a Nerón, véase Edward Champlin, Nero, Cambridge, MA: Harvard University Press, 2003, p. 36-52 (ISBN 0-674-01192-9)
  8. Dion Casio y Suetonio alegan que Nerón conocía el asesinato. Dion Casio Historia Romana LXI.35, Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 33; Tácito y Flavio Josefo solo mencionan a Agripinila como la asesina, Tácito, Anales XII.65, Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos XX.8.1
  9. Augusto lo fue a los 35, Tiberio a los 56, Caligula a los 25 y Claudio a los 50
  10. Según Dion Casio, "Al principio Agripinila gobernó sobre todos los asuntos del Imperio", después "Séneca y Burro tomaron todo el poder en sus manos", pero "tras la muerte de Británico, Séneca y Burro fueron desplazados" (55) Dion Casio Historia Romana LXI.3-7
  11. Aurelio Víctor compara el gobierno de Trajano con los cinco primeros años de reinado de Nerón. Aurelius Victor The Style of Life and the Manners of the Imperitors 5; El anónimo autor del Epitome de Caesaribus también compara a los dos emperadores Auctor incertus Epitome De Caesarbius 5

Referencias[editar]

  1. Tácito, Historias I.4, I.5, I.13, II.8; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 57, Vida de Otón 7, Vida de Vitellio 11; Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 5.41; Dion Crisóstomo, Discurso XXI, De la Belleza
  2. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 1
  3. a b c Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 6
  4. a b c Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón5
  5. a b Tácito, Anales XII.66; Dion Casio, Historia Romana LXI.34; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Claudio44; Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos XX.8.1
  6. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Calígula 29
  7. Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos XIX.1.14, XIX.2.4
  8. Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos XIX.3.2
  9. a b Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Claudio 26
  10. a b c Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Claudio27
  11. Tácito, Anales XII.25
  12. Tácito, Anales XII.26
  13. a b Tácito, Anales XII.41
  14. Tácito, Anales XII.58
  15. a b Tácito, Anales XIII.5
  16. Tácito, Anales XIII.13
  17. Tacitus, Annals XIII.12
  18. a b Tácito, Anales XIII.14
  19. a b Tácito, Anales XIII.15
  20. Tácito, Anales XIII.16
  21. Tácito, Anales XIII.16; Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos, XX.8.2; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón33; Dion Casio, Historia Romana LXI.7
  22. Tácito, Anales XIII.18-21
  23. Tácito, Anales XIII.23
  24. Dion Casio, Historia Romana LXI.10
  25. Dión Casio, Historia Romana LXI.7
  26. a b Tácito, Anales XIII.46
  27. Tácito, Anales XIV.1
  28. Dawson, Alexis, "Whatever Happened to Lady Agrippina?", The Classical Journal, 1969, p. 254
  29. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Otón 3
  30. Rogers, Robert, Heirs and Rivals to Nero, Transactions and Proceedings of the American Philological Association, Vol. 86. (1955), p. 202. Silana acusa a Agripinila de intentar colocar en el trono a Plauto en el 55, Tácito, Anales XIII.19; Tácito, Anales XIV.12; Plauto fue exiliado en 60, Tácito, Anales XIV.22
  31. Tácito, Anales XIV.51
  32. Tácito, Anales XIV.52
  33. Tácito, Anales XIV.64
  34. Tácito, Anales XIV.48
  35. Tácito, Anales XIV.49
  36. Tácito, Anales XIV.65
  37. a b Tácito, Anales XIII.4
  38. Tácito, Anales XV.51
  39. a b Tácito, Anales XIII.7
  40. Tácito, Anales XIII.8
  41. Tácito, Anales XIII.9
  42. Tácito, Anales XIII.10
  43. Tácito, Anales XIII.42
  44. a b Tácito, Anales XIII.55
  45. Tácito, Anales XIII.56
  46. a b Tácito, Anales XIV.36
  47. Tácito, Anales XV.1
  48. a b Tácito, Anales XV.4
  49. Tácito, Anales XV.19
  50. Tácito, Anales XV.21
  51. a b c d e Tácito, Anales XV.38
  52. a b Dion Casio Historia Romana LXII.23
  53. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 53; Gibbon, Edward, Historia de la Decadencia y Ruina del Imperio romano Vol. I, Cap. VI
  54. a b Tácito, Anales XIII.25
  55. Tácito, Anales XIII.28
  56. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón17
  57. Tácito, Anales XIII.26
  58. Tácito, Anales XIII.27
  59. Tácito, Anales XIV.45
  60. a b Tácito, Anales XIII.50
  61. a b c Tácito, Anales XIII.51
  62. a b c Tácito, Anales XIV.20
  63. a b Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón12
  64. a b Tácito, Anales XIV.21
  65. a b Tácito, Anales XV.18
  66. Tácito, Anales XV.29
  67. a b c Tácito, Anales XV.43
  68. a b Tácito, Anales XV.45
  69. a b Tácito, Anales XV.42
  70. Flavio Josefo, La guerra de los judíos III.10.10
  71. Tácito, Anales XVI.3
  72. Suetonio La vida de los doce césares, Vida de Nerón18; Marco Anneo Lucano Farsalia (Guerra Civiel) (c. 65)[2]
  73. Tácito, Anales XIV.29
  74. Tácito, Anales XIV.31
  75. Tácito, Anales XIV.31-38
  76. Tácito, Anales XIV.39
  77. Tácito, Anales XV.49
  78. Tácito, Anales XV.50
  79. Tácito, Anales XV.55
  80. Tácito, Anales XV.70
  81. Tácito, Anales XV.60-62
  82. Flavio Josefo, La guerra de los judíos II.13.7
  83. Flavio Josefo, La guerra de los judíos III.1.3
  84. Flavio Josefo, La guerra de los judíos VI.10.1
  85. Flavio Josefo, La guerra de los judíos VII.1.1
  86. Dion Casio Historia Romana LXIII.22
  87. a b c d Dion Casio Historia Romana LXIII.24
  88. a b c d Plutarco, Vidas Paralelas, Vida de Galba 5
  89. Dion Casio Historia Romana LXIII.49
  90. a b c d e f Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón49
  91. a b c Tácito, Historias I.5
  92. a b c d e Tácito, Historias I.2
  93. a b Tacito, Anales XV.40; Suetonio, por su parte, declara que el incendio duró seis días y siete noches, La vida de los doce césares, Vida de Nerón
  94. Plinio el Viejo Naturalis Historia, XVII.1.5
  95. Suetonio, Vida de Nerón38; Dion Casio, Historia Romana LXII.16
  96. a b c d e f Tácito Anales XV.44
  97. Décimo Junio Juvenal escribió que Roma sufrió numerosos incendios durante su vida, Sátiras 3.7, 3.195, 3.214
  98. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Tito 8
  99. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 38; Dion Casio Historia Romana LXII.16
  100. a b c Tácito, Anales XV.39
  101. Tácito, Anales XIV.14, XIV.16
  102. Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 4.39; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Vitelio 11
  103. a b Tácito, Anales XV.33
  104. Suetonio, La vida de los doce césares Vida de Nerón21
  105. Tácito, Anales XVI.4; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Vitelio 11; Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón10, 21
  106. Tácito, Anales XIV.15; Dion Casio, Historia Romana LXI.19
  107. Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 5.7
  108. a b c Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón24
  109. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 25
  110. Suetonio La vida de los doce césares, Vida de Nerón23, 24
  111. Dion Casio, Historia Romana LXIII.22
  112. Dion Casio, Historia Romana LXIII.49
  113. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón48
  114. Dion Casio, Historia Romana LXIII.29
  115. Dion Casio, Historia Romana 63
  116. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 57
  117. a b c Tácito, Historias I.4
  118. Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 5.41
  119. Carta de Apolonio al emperador Vespasiano, Filóstrato, Vida de Apolonio de Tiana 5.41
  120. M. T. Griffin, Nerón (1984), p. 186; Edward Gibbon, Historia de la Decadencia y Ruina del Imperio romano Vol. I, Cap. III
  121. Champlin (2003), p. 29.
  122. a b John Pollini, Revisión de Mutilaction and Transformation: Damnatio Memoriae and Roman Imperial Portraiture por Eric R. Varner, The Art Bulletin (September 2006).
  123. Champlin (2003), pp. 29–31.
  124. Tácito, Historias I.6
  125. Plutarco, Vidas Paralelas, Vida de Galba 9
  126. Tácito, Historias I.13
  127. a b Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Otón 7
  128. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Vitelio 11
  129. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón57; Tácito Historias II.8; Dion Casio, Historia Romana LXVI.19
  130. a b Tácito, Historias II.8
  131. Dion Casio, Historia Romana LXVI.19
  132. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón57.
  133. a b Agustín de Hipona, Ciudad de Dios XX.19.3
  134. Tácito, Anales I.1; Flavio Josefo, Antigüedades de los judíos XX.8.3; Tácito, Vida de Cneo Julio Agrícola 10; Tácito, Anales XIII.20
  135. Tácito, Anales XIII.20; Tácito, Anales s XIV.2
  136. Tácito, Anales XIII.20; Flavio Josefo Antigüedades de los judíos XIX.1.13
  137. Tácito, Anales XIII.20
  138. Tácito, Anales I.1; Flavio Josefo Antigüedades de los judíos XX.8.3
  139. Dion Chrisóstomo, Discurso XXI, De la belleza
  140. Flavio Josefo Antigüedades de los judíos XX.8.3
  141. Marco Anneo Lucano, Farsalia (Guerra Civil) (c. 65)
  142. Plinio el Viejo, Naturalis Historia VII.8.46
  143. Plinio el Joven, Cartas, I.5.1.
  144. Séneca,Apocolocyntosis 4
  145. Suetonio, La vida de los doce césares, Vida de Nerón 28
  146. Suetonio La vida de los doce césares, Life of Nero, chapter 16
  147. Tertuliano Apologeticum,Eusebio de Cesarea, Historia Eclesiástica II.25.4
  148. a b Lactancio, Sobre la manera en que los perseguidores murieron II
  149. Sulpicius Severus, Chronica II.28
  150. Suetonio La vida de los doce césares, Vida de Claudio 25.
  151. a b Ascensión de Isaías Capítulos 4.2
  152. Eusebio de Cesarea Historia Eclesiástica II.25.5
  153. En apócrifos Actos de Pablo, en apócrifos Actos de Pedro, en Primera Epístola de Clemente 5:6, y en El Fragmento Moratorio
  154. apócrifos Actos de Pedro
  155. Lactancio escribe que Nerón crucificó a Pedro y asesinó a Pablo, Lactancio, Sobre la manera en que los perseguidores murieron II; John Crisóstomo escribió que Nerón conocía personalmente a Pablo y que lo asesinó, John Chrisóstomo, Concerning Lowliness of Mind 4; Sulpicio Severo dice que Nerón asesinó a Pedro y Pablo, Sulpicio Severo, Crónica II.28-29
  156. Oráculos Sibilinos 5.361-376, 8.68-72, 8.531-157
  157. Sulpicio Severo y Victorino de Pettau también dice que Nerón es el Anticristo, Sulpicio Severo, Crónica II.28-29; Victorino de Pettau, Commentarios del Apocalipsis 17
  158. Hillers, Delbert, “Rev. 13, 18 and a scroll from Murabba’at”, Bulletin of the American Schools of Oriental Research 170 (1963) 65.
  159. The New Jerome Biblical Commentary. Ed. Raymond E. Brown, Joseph A. Fitzmyer, y Roland E. Murphy. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall, 1990. 1009

Bibliografía[editar]

Fuentes secundarias[editar]

  • Camplin, E., Nerón, (2006), Ediciones Turner, Madrid, ISBN 978-84-7506-750-6.
  • Fenandez Uriel, Pilar y Palop, Luis, Nerón: La imagen deformada, (2000), Aldebarán Ediciones, Madrid, ISBN 978-84-95414-01-4.
  • Kleiner, Fred S., The Arch of Nero in Rome: a study of the Roman honorary arch before and under Nero, (1985), Giorgio Bretschneider, Rome.
  • Griffin, Miriam T. Nero: The End of a Dynasty. New Heaven, CT; London: Yale University Press, 1985 (hardcover, ISBN 0-300-03285-4); London; New York: Routledge, 1987, ISBN 0-7134-4465-7.
  • Warmington, Brian Herbert. Nero: Reality and Legend (Ancient Culture and Society), London, Chatto & Windus, 1969 (hardcover, ISBN 0-7011-1438-X); New York: W.W Norton & Company, 1970 (paperback, ISBN 0-393-00542-9); New York: Vintage, 1981 (paperback, ISBN 0-7011-1454-1).

Narrativa histórica[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Nerón: La consolación a Livia en la muerte de su hijo Druso.
    • Texto español en el sitio de la Biblioteca de Clásicos Grecolatinos.
Precedido por:
Claudio
Emperador romano
5468
Sucedido por:
Galba
Precedido por:
Claudio
Dinastía Julio-Claudia
5468
Sucedido por:
Galba
Precedido por:
Manio Acilio Aviola y Marco Asinio Marcelo
Cónsul del Imperio romano junto con Lucio Antistio Veto
55
Sucedido por:
Quinto Volusio Saturnino y Publio Cornelio Léntulo Escipión
Precedido por:
Quinto Volusio Saturnino y Publio Cornelio Léntulo Escipión
Cónsul del Imperio romano
57-58
junto con
Lucio Calpurnio Pisón (57)
Marco Valerio Mesala Corvino
Sucedido por:
Cayo Vipstano Aproniano y Cayo Fonteyo Capitón
Precedido por:
Cayo Vipstano Aproniano y Cayo Fonteyo Capitón
Cónsul del Imperio romano junto con Coso Cornelio Léntulo
60
Sucedido por:
Publio Petronio Turpiliano y Lucio Junio Cesenio Peto