Julia la Mayor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Julia la Mayor

Julia la Mayor fue hija del emperador Augusto y de Escribonia (m. 14 d. C.), y se casó sucesivamente con:

Biografía[editar]

Julia fue la única hija del princeps Octavio Augusto y de la dama Escribonia, que estuvieron casados por un período relativamente corto. Poco antes del nacimiento de Julia, Augusto conoció a Livia Drusilla, quien se convertiría en la tercera esposa del princeps después de que éste se divorciara de su segunda esposa, por el simple motivo de desposarse con Livia.

Después del Primer Pacto entre Augusto y el Senado, Augusto cayó enfermo y estuvo en serio peligro de muerte. Octavio había recibido poderes extraordinarios por parte del Senado para solventar la gravísima crisis que vivía Roma a finales de la etapa republicana. Sus poderes eran tales que creó un nuevo sistema de gobierno en colaboración con el Senado, pero rápidamente se hizo patente el problema sucesorio. Al carecer de descendencía masculina, Augusto usó a su hija Julia para elegir a su posible sucesor, desposándolo con ella y asegurando así la sucesión y la continuación del sistema del Principado tras su muerte.

El sobrenombre de Julia la Mayor se utiliza para diferenciarla de su hija Julia, nacida del matrimonio con Agripa. Julia la Mayor ha pasado a la historia por su lascivia, promiscuidad y excesos sexuales; en las fuentes se afirma que mantuvo relaciones con senadores, miembros del orden ecuestre, plebeyos, libertos y esclavos. Se dice que organizó una orgía en el centro de la plaza del mercado de Roma en plena noche. Al parecer, su padre Augusto no tenía conocimiento de su libertino estilo de vida.

Marco Claudio Marcelo[editar]

Julia fue desposada en el año 25 a. C. con su primo Marco Claudio Marcelo, hijo de Octavia, hermana de Augusto, y de Cayo Claudio Marcelo. Desde joven, Marcelo acompañó al princeps en los actos públicos y este lo colocó, por delante de personajes como Agripa y Mecenas, como sucesor. Al ser desposado con Julia, Augusto estaba declarando públicamente su intención de que Marcelo lo sucediera a su muerte, pero al cabo de poco tiempo Marcelo cayó enfermo, por intoxicación o víctima de un envenenamiento, y murió súbitamente. De este matrimonio, Julia no dio a Augusto ningún descendiente, lo que volvió a poner de manifiesto el problema sucesorio.

Marco Vipsanio Agripa[editar]

Tras la muerte de Marcelo, Agripa regresó de la isla de Lesbos. Había sido la mano derecha de Augusto desde el comienzo de su lucha por el poder y fue gracias a Agripa que Augusto fue victorioso en muchas batallas, como por ejemplo la batalla de Accio. Augusto no tardó en desposar a Julia con Agripa, que era veinticuatro años mayor que ella; aun así, este matrimonio dio como fruto cinco hijos:

  • Cayo Julio César Vipsanio, nacido en 20 a. C.
  • Julia la Menor, nacida en 19 a. C.
  • Lucio Julio César Vipsanio, nacido en 17 a. C.
  • Agripina la Mayor, nacida en 14 a. C.
  • Marco Vipsanio Agripa Póstumo, nacido en 12 a. C., justamente tras la muerte de su padre, de ahí el epiteto de Póstumo.

Marco Vipsanio Agripa murió en el año 12 a. C., poco antes del nacimiento de su Marco Vipsanio Agripa Póstumo. Augusto adoptó como hijos a sus hijos Cayo y Lucio, pero prefirió no adoptar a Póstumo, en señal de respeto hacia Agripa, para que quedase un hijo que continuase su linaje.

Tiberio Claudio Nerón[editar]

Poco después de la muerte de Agripa, Tiberio Claudio Nerón, nacido del primer matrimonio de Livia y futuro sucesor de Augusto, se divorció de su primera esposa y solicitó a Augusto permiso para casarse con Julia. Aunque Augusto aceptó, se sabe que no fue un matrimonio feliz. Únicamente nació un hijo que murió durante la infancia. Por esta época, Julia comenzó a hacerse famosa por su promiscuidad. Quizás Tiberio solicitó el retiro a Rodas por ello.

Exilio de Julia[editar]

Augusto fue un gobernante que, en asuntos internos, predicó sobre la moralidad y la santidad del matrimonio, y promulgó leyes que castigaban el adulterio y la soltería, y al mismo tiempo premiaban la fertilidad y la fidelidad conyugal. Seguramente, cuando tuvo conocimiento de los excesos de su hija, se sintió humillado e hipócrita. Cuando Julia fue acusada de adulterio con Julo Antonio, su padre tomó a sus nietos bajo su protección, nombrándolos sus herederos, y exilió a su hija a una isla mediterránea llamada Pandataria y posteriormente a Calabria. Allí permaneció muchos años, hasta la muerte de Augusto, en el 14 d. C., año en el que ella también moriría.

Actualidad[editar]

Julia es un personaje histórico llevado al cine y a la TV. Cuando se ha tratado de hacer la biografía de su ilustre padre, como en la película Augusto, donde se dramatiza la tensa relación de amor-odio con su padre y también la difícil relación que mantenía con su madrastra-suegra Livia Drusilla, en dicha película se insinúa que Livia conspiró en contra de Julia para que la tacharan de adúltera y dejar libre el camino para que sus hijos, y no los de Julia, heredaran el poder de Roma.

Véase también[editar]