Tiridates I de Armenia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tirídates I
Rey de Armenia[nota 1]
Tiridates.jpg
Estatua de Tirídates I de Armenia en el parque del Palacio de Versalles.
Predecesor Tigranes VI
Sucesor Sanatruces
Información personal
Descendencia Falleció sin descendencia legítima
Casa real Arsácida
Padre Vonones II

Tiridates o Tirídates I[nota 2] fue rey de Armenia desde 53 hasta su muerte, así como el instaurador de la dinastía arsácida en el territorio, cuya administración perduraría hasta el derrocamiento de su último representante, Artaxias IV (428).[1]

El emperador Nerón le coronó en 66 —a pesar de que su reinado se iniciara en el año antes señalado y experimentara dos interrupciones, una en 54 y otra en 58-63— en un intento de consolidar un territorio muy inestable debido a las consecuencias derivadas de la lucha entre romanos y partos.[2] La coronación de Tiridates sentó un importante precedente por el que los reyes de Armenia serían príncipes partos cuyo nombramiento dependiera de la aprobación del Imperio romano. Cabe destacar además de este acontecimiento que, si bien convirtió a Armenia en una especie de «Estado satélite» de Roma, ciertos autores creen que implicó una cesión de facto del territorio al Imperio parto.[3]

Tiridates destacó también por ser un sacerdote zoroastriano; incluso en su coronación acudió a Roma acompañado de otros magi[nota 3] A comienzos del siglo XX Cumont especuló con la posibilidad de que Tiridates tuviese un papel relevante en el desarrollo del mitraísmo,[4] al que considera en esencia un zoroastrismo romanizado; no obstante, esta teoría ha sido rechazada en numerosas ocasiones.[5] Tiridates desempeña uno de los roles principales en la opera Radamisto de Händel, así como en Octavia, de Keiser.

Ascenso al poder[editar]

Nacido de la relación entre Vonones II y una concubina helena,[nota 4] [6] apenas conocemos nada de su niñez ni de su adolescencia, únicamente que la pasó en Media, territorio que administró su padre durante el reinado del hermano de éste Gotarces II. El nombre Tiridates quiere decir «dado por Tir» —Tir era el dios armenio-parto de la literatura, la ciencia y el arte derivado del avéstico Tishtrya y muy asociado a la divinidad helena Apolo.[7] En 51 el procurator romano de Capadocia, Julio Peligno, invadió Armenia y arrasó el país, entonces dominado por el usurpador iberio Radamisto, que había asesinado a su tío Mitrídates.[8]

Sin esperar instrucciones desde el imperio, el procurador romano reconoció a Radamisto como nuevo monarca de Armenia. El administrador de la provincia de Siria Ummidio Quadrato envió a Helvidio Prisco al mando de un importante contingente con la misión de poner orden en el territorio,[9] pero la expedición tuvo que detenerse cuando desde Roma llegaron órdenes de no llevar a cabo ninguna acción que el Imperio parto pudiera interpretar como una provocación.[8]

En el año 52, el rey Vologases I de Partia aprovechó la inestabilidad de la zona para invadir Armenia, conquistando rápidamente Artaxata y proclamando a su hermano menor Tiridates como nuevo rey.[10] Esta acción constituía una violación del acuerdo que había alcanzado Octavio con Fraates IV en el que se explicitaba que eran los romanos los que tenían el derecho de nombrar y coronar a los monarcas armenios.[nota 5] [11] Vologases declaró que no podía permitir que el trono de Armenia, otrora propiedad de sus ancestros, acabara usurpado por un asesino.[nota 6] [12] Una epidemia invernal y una insurrección liderada por su heredero Vardanes hicieron que Vologases tuviera que retirar sus tropas de Armenia, momento del que se valió Radamisto para volver e iniciar una severa política de represión que causó la rebelión del pueblo armenio y la proclamación como nuevo rey del príncipe parto Tiridates (55).[13]

Radamisto escapó con su esposa Zenobia que, a causa de su embarazo, pidió a su marido que acabara con su vida para no ser capturada. Radamisto la apuñaló con una daga meda y arrojó su cuerpo al Araxes, pero la herida no resultó mortal y Zenobia sería encontrada por unos pastores que la enviaron con Tiridates, quien la recibió amablemente y la trató como un miembro más de la estirpe real.[14] Radamisto pudo retornar a Iberia, donde su padre Farasmanes le condenó a muerte por haber conspirado contra el poder real.[8]

Guerra con Roma[editar]

La creciente influencia del Imperio parto en Oriente causó una enorme inquietud al emperador Nerón,[14] que envió allí a Corbulón al mando de un gran ejército y con órdenes de restaurar el dominio romano en la zona.[14] [15] Como el comandante romano permanecería en campaña una importante temporada un asmoneo llamado Aristóbulo recibió la administración de Armenia Menor —constituida esencialmente por Nicópolis y Satala— mientras que Armenia Sophene le correspondió a Sohaemo de Emesa. En la primavera de 58 Corbulón penetró en Armenia desde Capadocia y marchó sobre Artaxata mientras Farasmanes de Iberia atacaba desde el norte y Antíoco IV de Comagene realizaba una incursión por el sudoeste. Apoyado por su hermano, Tiridates envió columnas volantes para asaltar en varios puntos las columnas romanas, pero Corbulón contestó empleando las mismas tácticas, y utilizo a las tribus nativas Moschoi para que saquearan las regiones fronterizas de Armenia.[14] Tirídates pudo huir de la capital antes de que la capturaran los romanos, que la quemaron hasta los cimientos. Ese mismo verano Corbulón avanzó sobre Tigranocerta a través de un duro terreno que pasaba por Taronitida, donde numerosos oficiales murieron en una emboscada orquestada por la resistencia armenia. Sin embargo, cuando alcanzaron la ciudad ésta capituló y abrió sus puertas a excepción de una de las ciudadelas urbanas, destruida al asalto por los invasores.[16] En este punto la mayor parte del pueblo armenio había abandonado la resistencia y aceptado al príncipe nombrado por Roma.[17]

Nerón nombró nuevo rey de Armenia al último de los descendientes reales de la monarquía capadocia, nieto de Glafira —la heredera de Arquelao de Capadocia— y Alejandro de Judea —el hermano de Herodes Arquelao y heredero de Herodes el Grande,[18] que asumió el trono con el nombre de Tigranes VI.[19] Su heredero Alejandro contraería matrimonio con Iotapa —hija de Antíoco VI— y obtendría el reino de Cilicia. Las victorias en Oriente complacieron al pueblo romano, que aclamó públicamente a su emperador[20] y propició que éste recompensara a Corbulón con la administración de la provincia de Siria.[21] [nota 7] Tigranes recibió una guardia de mil legionarios, tres cohortes auxiliares y dos divisiones de caballería para que impidiera la invasión de su territorio,[16] cuyos límites territoriales pasaron al dominio de los aliados romanos que había apoyado a Corbulón, entre los que destacan Polemón II, Parasmanes, Aristóbulo y Antíoco.[16]

Zenóbia encontrada por pastores en los márgenes del Araxe.
Paul-Jacques-Aimé Baudry, c. 1848

Por el contrario, el emperador parto estaba ahora enormemente contrariado por el hecho de que de nuevo un monarca extranjero ocupara el trono armenio, pero no pudo apoyar de inmediato la causa de su hermano al hallarse combatiendo a los hircanios, que se habían rebelado.[16] Tigranes aprovechó el impasse para invadir el reino de Adiabene y deponer a Monobaces (61), un vasallo de los partos.[22]

Vologases consideró este movimiento como un acto de agresión de los romanos e inició una campaña para restaurar a Tiridates en el trono armenio ordenando al spahbod Moneses —al que concedió el mando de un contingente de catafractos y auxiliares adiabenianos— expulsar a Tigranes de Armenia. El mismo Vologases participó en persona en la campaña tras acabar con los hircanios rebeldes.[16] Cuando fue informado del inminente ataque, Corbulón envió inmediatamente dos legiones lideradas por Verulano Severo y Vetio Bolano a apoyar a Tigranes, aunque con instrucciones secretas de actuar de forma cautelosa en lugar de agresiva. Envió una carta a Nerón en la que le solicitaba el envío de otro comandante, pues ahora eran dos provincias —Armenia y Siria— las que se encontraban en peligro. El resto de las legiones serían estacionadas a orillas del Éufrates y las tropas irregulares en el resto de provincias cercanas. Como la región tenía una importante escasez de agua ordenó la construcción de defensas en los puentes y ocultó los arroyos enterrándolos con arena.[16]

Monese marchó sobre Tigranocerta, pero no pudo atravesar los muros de la ciudad al no estar sus tropas preparadas para un asedio de larga duración. Corbulón envió entonces a un centurión llamado Casperio al campamento de Vologases en Nisibis —ubicada a 37 kilómetros de Tigranocerta— con la petición de que los partos levantaran el sitio, requerimiento al que los partos accedieron, en parte debido a una plaga de langostas y a la escasez de pastos para su caballería, si bien a cambio de que se le entregara Armenia para alcanzar un acuerdo de paz.[16] Vologases demandó que tanto las tropas romanas como los soldados partos fueran evacuados del territorio armenio, que Tigranes fuera depuesto, y que Tiridates fuera reconocido, condiciones a las que decidió no acceder. Tras la ruptura de las negociaciones Roma envió a la región a Cesenio Peto, gobernador de Capadocia, para resolver la cuestión anexionando Armenia a la administración romana.[23] [24] [25]

Pero Peto demostraría su incapacidad como comandante al conducir a las tropas romanas a una humillante derrota en Randeya (62),[26] que comportó la destrucción de las legiones XII Fulminata, comandada por Calvisio Sabino y de la IIII Scythica comandada por Funisulano Vetoniano, por lo que Nerón concedió de nuevo el mando a Corbulón, que en 63 realizó una incursión en Melitene y penetró en Armenia eliminando a todos los gobernadores regionales de los que sospechaba que pudieran apoyar a los partos.

Ese mismo año Corbulón y Tiridates decidieron reunirse en Randeya para acordar un tratado de paz; la localización era importante para los dos: para el monarca armenio suponía la conmemoración de un campo de batalla en el que los partos habían alcanzado una trascendental victoria, mientras que para el comandante romano era esencial realizar un acto que acabara con la mala reputación de la zona. Cuando Tiridates entró en el campamento romano se quitó su diadema real y la puso a los pies de una estatua de Nerón, acordando que no volvería a recibirla hasta que le fuera entregada de manos del mismo emperador en la capital.[27] En ese momento Tiridates pasó a ser un rey vasallo del Imperio romano, que mantendría una guarnición permanente en el territorio. Tiridates —en compañía de Annio Viniciano— marchó de inmediato a Roma para participar en la ceremonia de coronación.[23]

Viaje a Roma[editar]

Antes de embarcarse para Roma, Tiridates realizó una visita a su madre y a sus dos hermanos en Media Atropatene y Partia. En su travesía —que duró nueve meses en los que el monarca armenio cabalgó con su esposa y sus herederos a su lado—[28] le acompañó un séquito constituido por sus parientes y una representación de la nobleza armenia escoltada por 3000 soldados montados que cruzó Tracia, Iliria, la costa oriental del Adriático y el Piceno, en el noreste de Italia antes de alcanzar la capital.

El historiador Dion Casio le describe en estos términos: «Tiridates estaba en la flor de la vida, una notable figura en razón de su juventud, belleza, familia e inteligencia».[28] En octubre de ese mismo año se produciría el primer encuentro entre Nerón y Tiridates en Neapolis (Nápoles). Tiridates dio muestra de su amor propio cuando se negó a entregar su espada en compañía del emperador, aunque a nadie le estuviera permitido estar armado cerca del princeps.[nota 8] En Puteolis (Pozzuoli) —localidad ubicada cerca de Nápoles— Nerón ordenó la celebración de pruebas de atletismo en honor a su invitado, que demostró su habilidad como arquero al disparar un proyectil entre los cuerpos de dos búfalos. Cabe destacar que el de Puteolis era el primer espectáculo en el que está probada la aparición de una gladiatrix:[nota 9]

Nerón le admiró por esta acción [la negativa de Tiridates a desprenderse de su espada] y lo entretuvo de numerosas maneras, entre las que destaca la celebración de combates de gladiadores en Puteoli. Bajo la dirección de Patrobio, uno de sus libertos, ofreció un brillante y ostentoso espectáculo, como demuestra el hecho de que uno de los días no aparecieron personas sino etíopes —hombres, mujeres y niños— en el teatro.[29]

El clímax de las celebraciones estaría reservado para su estancia en la capital, decorada para la ocasión con banderas, antorchas y guirnaldas y cuyas calles estaban espléndidamente iluminadas por la noche y atestadas de personas.[30]

El día siguiente a la llegada de Tiridates a Roma, Nerón entró en el Foro ataviado con ropas triunfales y rodeado de mandatarios y soldados, todos espléndidamente engalanados con sus resplandecientes armaduras. Mientras Nerón tomaba asiento en el trono imperial, Tiridates y su séquito avanzaron entre dos hileras de soldados hasta alcanzar el estrado en el que estaba el emperador, momento en que Tiridates se arrodilló con las manos unidas sobre el pecho. Cuando cesaron las aclamaciones de los excitados ciudadanos el monarca armenio declaró:

Mi señor, soy descendiente de Arsaces y hermano de los reyes Vologases y Pacoro. He venido a ti, que eres mi Dios; te he adorado como al [Sol];[nota 10] [31] Debo ser aquello que me ordenes ser, porque eres mi destino y mi suerte.

Nerón replicó:

Has hecho bien en acudir aquí para disfrutar de mi presencia en persona. Aquello que tu padre no te ha legado y que tus hermanos no han podido preservar para ti, te lo doy, y te nombró rey de Armenia, de modo que tú, al igual que ellos, sepas que tengo el poder de arrebatar y conceder reinos.[32]

Entonces Tiridates subió los peldaños de la tribuna y se arrodilló mientras Nerón colocaba la diadema real en su cabeza. Cuando el rey iba a arrodillarse de nuevo Nerón le detuvo con la mano derecha y, después de besarle, ordenó que se sentara a su lado en una silla un poco menos alta que la suya, acto que el pueblo recompensó con una sonora ovación a ambos líderes. Como Tiridates hablaba en griego un pretor interpretó y explicó sus palabras al público.[33] Plinio escribe que Tiridates presentó a Nerón a sus acompañantes magi cuando acabó la ceremonia,[34] mientras que Tácito destaca el enorme interés por todos los aspectos de la cultura romana que mostró el líder armenio.

Las celebraciones públicas continuaron después de la ceremonia de coronación. El interior del Teatro de Pompeyo estaba especialmente decorado para la ocasión, por lo que los ciudadanos romanos llamaron a este día «el día dorado». Las festividades diurnas no fueron menos fastuosas que las nocturnas: Toldos pintados con la púrpura real se colocaron como protección ante el calor del sol. Nerón, vestido de verde y con un tocado de conductor de carros tomó parte en una carrera. En los banquetes nocturnos Nerón cantaba y tocaba la lira con un acompañamiento de cítara. Tiridates se mostró sorprendido e incómodo ante las excentricidades del emperador, mientras que sólo tenía elogios para Corbulón, al que expresó su sorpresa por servir a un amo como ese.[35] No ocultó su punto de vista en presencia de Nerón y observó sarcásticamente:

Señor, tienes un maravilloso servidor en la persona de Corbulón"[35]

Para conmemorar estos acontecimientos el Senado concedió al emperador la corona lauréola y el título de imperator. Nunca en la historia romana se realizó una recepción diplomática que pudiera compararse a éste en tamaño o esplendor. Al tremendo desembolso realizado en las celebraciones hubo que añadir el hecho de que la administración imperial corriera con los gastos del viaje de Tiridates y su séquito, tanto el de ida como el de vuelta. Nerón llevaría a cabo otro imprudente dispendio al dar a Tiridates un presente de cincuenta millones de sestercios.[36]

En su retorno a Armenia, Tiridates presenció una exhibición de pankration. Al ver que uno de los participantes continuaba recibiendo golpes después de haber caído al suelo exclamó:

Esta es una lucha injusta. No es justo que un hombre que ha caído sea golpeado.[35]

Espoleado por el aparente éxito diplomático, Nerón intentó en varias ocasiones convocar a Roma al rey parto Vologases, que, cuando no podía continuar desatendiendo las peticiones del emperador romano sin desairarle, envió un despacho diciendo:

Es mucho más sencillo para ti que para mi atravesar tan importante cuerpo de agua. Por lo tanto, si viniera a Asia podríamos reunirnos.[35]

Existen teorías que establecen que la visita de Tiridates, un acontecimiento que impresionó enormemente a sus contemporáneos, sería empleada por los cristianos como base de la adoración de los Reyes Magos.[37] La leyenda cristiana cambió Roma por Belén y sustituyó a Tiridates por Gondofares, un rey que ya estaba vinculado al cristianismo por su supuesta relación con Tomás el Apóstol.[38]

Periodo de paz[editar]

Moneda romana acuñada en 66 en la que se muestra la clausura de las puertas del Templo de Jano.

Con la conclusión de la disputa por el control de Armenia comenzó un periodo de paz en todo el Imperio romano, por lo que Nerón ordenó cerrar las puertas del Templo de Jano.[nota 11] Cuando Tiridates entró en su país ordenó de inmediato a los más célebres artesanos armenios que reconstruyeran Artaxata, que pasaría a llamarse Neronia en honor al emperador;[39] también embelleció la residencia real de Garni,[40] con la construcción de opulentos monumentos y la adición de un nuevo templo. Por otro lado, el crecimiento del comercio entre ambos continentes permitió que Armenia consolidara su independencia de Roma.[39] Ahora el Imperio contaba con un leal aliado en ese país, incluso después de la muerte de Nerón y el ascenso al poder de Vespasiano. Políticamente, la paz obtenida en ese territorio constituyó una relevante victoria política de Nerón.[41]

El beneficio inmediato de la estabilización de Armenia sería la posibilidad de que Roma centrara su atención en los problemas de Judea, donde el descontento ciudadano desembocó en el estallido de la Primera Guerra Judeo-Romana (66-73) tan sólo un año después de la coronación de Tiridates. Durante la contienda el Imperio envió numerosos soldados a Judea desde Siria, lo que en situación de guerra habría sido imposible, puesto que hubiera comprometido la seguridad de la zona.[42] La popularidad de Nerón se acrecentó enormemente en las provincias orientales, así como entre los armenios y los partos. La paz entre Partia y el Imperio romano duraría cincuenta años, hasta que el emperador Trajano invadiera Armenia (114).[43]

Guerra con los alanos[editar]

En 72 los alanos, una belicosa tribu sármata, realizaron una incursión en Media Atropatene y en varios distritos del norte de Armenia. Tiridates y su hermano Pacoro, rey de Media Atropatene, combatieron al invasor en numerosas batallas; en una de ellas un soldado alano le atrapó con una cuerda, pero el monarca armenio reaccionó rápidamente y pudo cortarla antes de resultar capturado. Tras saquear Armenia y Media Atropatene los alanos decidieron retirarse con un enorme botín.[44] El rey de Iberia pidió protección contra los alanos a Vespasiano, que contribuyó a la reconstrucción de Harmozica, una ciudadela localizada cerca de la capital iberia Miskheta, en las inmediaciones de la moderna Tbilisi. Una inscripción aramea encontrada cerca de Tbilisi indica que Tiridates combatió a Iberia durante sus últimos años de vida. Desconocemos el año exacto de la conclusión de su reinado, y diversas fuentes mencionan a Sanatruces como su sucesor.[45] Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que el sobrino de Tiridates, Axidares, hijo de Pacoro II, alcanzaría el trono armenio en 110.[46]

Notas[editar]

  1. Los monarcas arsácidas de Armenia no acuñaban moneda, motivo por el cual se desconocen sus títulos oficiales.
  2. Տրդատ Ա en armenio: Trdat I en EA; y Drtad I en WA
  3. Término que hace referencia al discípulo de Zoroastro.
  4. Dando por hecho que la madre de Vologases, Pacoro y Tiridates fuese la misma mujer.
  5. Octavio además recuperó los estandartes romanos que se perdieron tras la derrota de Craso en Carras, con lo que pudo curar parte de la herida que experimentó el honor romano en esa batalla.
  6. Vologases hace referencia a Vonones I y sus herederos Artabano II, Arsaces y Orodes como los primeros arsácidas que se sentaron en el trono armenio.
  7. Éste era un nombramiento muy importante, pues Siria no era sólo una de las provincias más extensas, sino que además era una de las más ricas.
  8. No obstante Tiridates alcanzó un compromiso por el que llevaría la espada firmemente sujeta a la vaina, por lo que habría sido imposible que hubiera podido blandirla ante Nerón antes de la intervención de la escolta imperial.
  9. Una gladiatrix era una «mujer gladiadiora», una luchadora que se enzarzaba en violentos combates con otros humanos o con animales para el entretenimiento del público en las arenas de la Roma republicana e imperial. Aunque su participación era muy inusual, la literatura y la arqueología aportan evidencias indiscutibles de su existencia.
  10. Edward Champlin señala: «Cuando Nerón entró con los senadores y la escolta, ascendió a la rostra y se sentó en el trono imperial, mirando hacia atrás, hacia el Foro en una dirección este-sudeste. Con ello quiere decirse que cuando Tiridates se aproximó a él el naciente Sol le daba en la cara, dotándole de un triunfal esplendor. Entonces el príncipe se dirigió al emperador de la tierra, alzando su vista hacia la rostra:

    He venido a ti, mi Dios, adorándote como a Mitra

    El punto importante —algo que conocería muy probablemente Nerón— es que para los zoroastrianos el Sol era el ojo de Mitra, que estaba tan estrechamente vinculado al Sol que podía ser identificado con éste. Tal y como dice Estrabón:
    ...el Sol a quien llaman Mithres.
    Además, los zoroastrianos cuando rezaban al aire libre tenían que volverse hacia el Sol, ya que su religión les obligaba a orar ante el fuego. De este modo, cuando Tiridates se detuvo en el Foro Romano ante el iluminado emperador y le adoró como a Mitra estaba en esencia adorando al Sol. Un ex-pretor tradujo sus palabras causando la aclamación de la multitud. En esa época muy pocas personas conocían la identidad de Mitra, por lo que existe la posibilidad de que el intérprete transmitiera las palabras de Tiridates como:

    He venido a ti, mi Dios, adorándote como al Sol

    Nerón culminó las celebraciones en una teatral alegato de su papel como nuevo dios del Sol.»
  11. La clausura de las puertas del Templo de Jano de Roma era una acción que únicamente se llevaba a cabo cuando Roma no estaba combatiendo en ningún conflicto, algo que era muy infrecuente.

Referencias[editar]

  1. Arthur Cotterell Historia de las civilizaciones antiguas p.249.
  2. Joël le Gall y Marcel le Glay El Imperio Romano: el alto Imperio desde la batalla de Actium hasta la muerte de Alejandro Severo (31 A. C. - 235 D. C.) p. 181.
  3. Redgate, Anne Elizabeth (2000). The Armenians (First edición). Massachusetts: Blackwell Publishers Inc. pp. 88–91. ISBN 0-631-22037-2. 
  4. Cumont, Les réligions orientales dans le paganisme romaine. Conferencias realizadas en el Collége de France (1905)
  5. Beck, Roger (2002), «Mithraism», Encyclopedia Iranica, http://www.iranica.com/newsite/articles/sup/Mithraism.html 
  6. Encyclopædia Britannica
  7. Boyce, Mary (1991). A History of Zoroastrianism. Brill Academic Publishers. p. 77. ISBN 90-04-10474-7. 
  8. a b c Sherk, Robert K. (1980). ANRW II.7, Politische Geschichte (Provinzen und Randvölker: Griechischer Balkanraum; Kleinasien), Roman Galatia: The Governors from 25 B. C. to A. D. 114. Berlin & New York: Walter de Gruyter & Co. pp. 954–1052. ISBN 3-11-008015-X. 
  9. Tácito Anales L. XII XLIX.
  10. Tácito, Anales 12.50.1–2
  11. Boardman, John (1925). The Cambridge ancient history. Cambridge University Press. pp. 158–159. ISBN 0521264308. 
  12. Tácito, Anales, 12.5
  13. Tácito, Anales, 13.7
  14. a b c d Yarshater, Ehsan (1983). The Cambridge History of Iran. Massachusetts: Cambridge University Press. pp. 80–83. ISBN 0-521-20092-X. 
  15. Tácito, Anales, 13.9
  16. a b c d e f g Lindsay, John. A View of the History and Coinage of the Parthians. Adamant Media Corporation. pp. 83–84. ISBN 1402160801. 
  17. Tácito, Anales, 13.55
  18. Tabor, James D.. «The Jewish Roman World of Jesus». Department of Religious Studies • The University of North Carolina at Charlotte. Consultado el 30 de noviembre de 2006.
  19. Estrabón, 12.3.35
  20. Tácito, Anales, 13.56
  21. Tácito, Anales, 14.36.
  22. Tácito, Anales, 15.1
  23. a b Smith, William (1867), «Corbulo», Dictionary of Greek and Roman Biography and Mythology, Boston, pp. 851, http://www.ancientlibrary.com/smith-bio/0860.html 
  24. Tácito, Anales, 15.1–6.
  25. Dión Casio Historia Romana, 62.20
  26. Joėl Le Gall y Marcel Le Glay El Imperio Romano: El Alto Imperio, desde la batalla de Actium hasta la muerte de Severo Alejandro ( 31 a. C.- 235 d. C.). P. 180.
  27. The Penny Cyclopædia of the Society for the Diffusion of Useful Knowledge. Great Britain: Society for the Diffusion of Useful Knowledge. 1842. p. 496. 
  28. a b Casio, Dión (2004). Historia Romana Vol. 5. Kessinger Publishing. p. 34. ISBN 1-4191-1613-4. 
  29. Dion Casio, 62.3.1
  30. Lewis, Naphtali (1990). Roman Civilization: Selected Readings: The Empire. Columbia University Press. p. 33. ISBN 0231071337. 
  31. Champlin, Edward (2003). Nero. Belknap Press. ISBN 0-674-01192-9. 
  32. Dion Casio, 63.5.2
  33. Suetonio, Gaius; Robert Graves, Michael Grant (2003). Las vidas de los doce Césares. Penguin Classics. p. 220. ISBN 0140449213. 
  34. Plinio, Naturalis historia 30.6.17
  35. a b c d Casio, Dion (2004). Historia Romana Vol. 5. Kessinger Publishing. p. 36. ISBN 1-4191-1613-4. 
  36. Kurkjian, Vahan (1958). A History of Armenia. Nueva York: Armenian General Benevolent Fund. ISBN: B000BQMKSI. 
  37. A. Dietrich, „“Die Weisen aus dem Morgenlande“, Zeitschrift für die Neutestamentliche Wissenschaft, Bd. III, 1902, S.1-14; citado por J. Duchesne-Guillemin en “Die Drei Weisen aus dem Morgenlande und die Anbetung der Zeit”, Antaios, Vol. VII, 1965, p. 234-252, p.245.
  38. Ernst Herzfeld, Archaeological History of Iran, Londres, Oxford University Press for the British Academy, 1935, pp.65-66.
  39. a b Bournoutian, George (2002). A Concise History of the Armenian People. Mazda Publishers. p. 42. ISBN 1-56859-141-1. 
  40. Una inscripción en griego hallada en Garni en 1945 se refiere a Tiridates como Helios y líder supremo de la «Gran Armenia». Los nuevos estudios continúan identificando al monarca armenio con el líder del que habla la inscripción. En los círculos académicos R. D. Wilkinson constituye una nota discordante al creer lo contrario. Joyce, Reynolds (1971). «Roman Inscriptions 1966–1970». The Journal of Roman Studies (Society for the Promotion of Roman Studies) 61:  pp. 152. doi:10.2307/300013. http://jstor.org/stable/300013. 
  41. Dion Casio, Historia Romana, 62.23
  42. Shotter, David (1997). Nero. Routledge (UK). pp. 39–40. ISBN 0415319420. 
  43. Dion Casio 68.17.2–3
  44. Flavio Josefo, La guerra de los judíos 7.8.4
  45. Tantos los autores clásicos griegos y romanos, como los escritores armenios de la Antigüedad tardía mencionan a Sanatruces —Sanatruk en armenio. No obstante Nina Garsoian, profesor emérito de la Universidad de Columbia, cree que no existe ninguna evidencia explícita de que Sanatruces fuese el sucesor de Tiridates. Hovannisian, Richard G. (1997). The Armenian people from ancient to modern times: from antiquity to the fourteenth century. Palgrave Macmillan. p. 69. ISBN 0-312-10168-6. 
  46. ARMENIA AND IRAN:b. The Arsacid dynasty: Tiridates I and his successors Encyclopædia Iranica, Universidad de Columbia

Bibliografía[editar]

  • Chahin, Mark (2001). The Kingdom of Armenia. Londres: Routledge. ISBN 0-7007-1452-9. 
  • Grant, Michael (1956). The Annals of Imperial Rome. Penguin Classics. pp. 354–360. ISBN 0-14-044060-7. 
  • Henderson, Bernard W. (1901). «The Chronology of the Wars in Armenia, A. D. 51–63». Classical Review (Cambridge University Press) 15 (3):  pp. 159–165. ISSN: 0009840X. 
  • Hovannisian, Richard G. (1997). The Armenian people from ancient to modern times: from antiquity to the fourteenth century. Palgrave Macmillan. pp. 64–66. ISBN 0-312-10168-6. 
  • Khachatrian, Hayk (1998). All the 141 Armenian Kings. Yerevan: Amaras. 
  • Lynam, Robert (1850). The History of the Roman Emperors: From Augustus to the Death of Marcus Antoninus. London: Simpkin, Marshall & Co. pp. 422–428, 468–470. 

Enlaces externos[editar]

Precedido por:
Tigranes VI
Rey de Armenia
63 - ?
Sucedido por:
Sanatruces