Guardia Pretoriana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Soldado de la guardia pretoriana del siglo primero

La Guardia Pretoriana (del latín: praetoriani) era un cuerpo militar que servía de escolta y protección a los emperadores romanos. Antes de los emperadores, esta escolta era usada por los líderes militares aún desde los días de la familia de los Escipiones alrededor del año 275 a. C. Los miembros de la Guardia Pretoriana estaban entre las más diestras y célebres fuerzas militares de la Historia Antigua.

Los soldados de las cohortes pretorianas recibían doble paga y gozaban de numerosos privilegios. Cada miembro, al abandonar la cohorte, recibía 20 000 sestercios después de 16 años de servicios.

Historia[editar]

El término "pretoriano" tiene su origen en la tienda de campaña del general o praetor de un ejército romano llamada praetorium.

La primera noticia convenientemente documentada que hay es la del año 146 a. C. en que Publio Cornelio Escipión Emiliano marcha hacia Numancia con su impresionante ejército y una cohorte formada por 500 amigos que formaban su escolta personal, puesto que acampaban junto al pretorio, recibieron el nombre de «guardia pretoriana».

Muchos de los generales romanos tenían la costumbre de escoger entre las filas una fuerza privada de soldados para servir como escoltas (guardias) de la tienda o de la persona del general, y consistía en una infantería y una caballería. Durante las guerras civiles aumentó el número de los soldados que integraban la Guardia Pretoriana.

Con el pasar del tiempo, esta unidad (cohorte) se llegó a conocer como la cohors praetoria y varias figuras notables incluyendo Julio César, Marco Antonio y César Augusto tuvieron una. Julio César se dio cuenta que se necesitaba una unidad más peligrosa que las demás en el campo como la Legión X Equestris (o Legio X Gemina). Cuando Augusto se convirtió en el primer gobernante del imperio en el 27 a. C., decidió que tal formación era útil no solamente en guerra, sino también en política. Así, de las filas de las legiones de todas las provincias, Augusto reclutó a la Guardia Pretoriana. El campo ocupado por esta tropa se llamó «Castra Praetoria» (campamento pretoriano) y su comandante, designado por Augusto, prefecto del pretorio. Este cargo, puramente militar, no tuvo al principio gran importancia, pero la adquirió en la época de Tiberio. Los prefectos del pretorio se convirtieron poco a poco en primeros ministros del emperador. En un principio, había dos prefectos del pretorio.

La primera Guardia[editar]

La primera guardia fue muy distinta a la guardia de los tiempos posteriores, la cual incluso llegó a asesinar emperadores. Aunque César Augusto comprendió la necesidad de tener guardaespaldas en el caos que era Roma, tuvo mucha precaución al preservar los ideales de la República[cita requerida]. Augusto solamente permitió que se formaran nueve grupos de guardias. Originalmente contaban con 500 hombres cada uno pero finalmente permitió hasta 1000, y solamente tres de estas divisiones se encontraban en estado activo dentro de la capital del imperio. También se creó una unidad reducida de caballería, y cada escuadrón llamado turma contaba con treinta hombres. La mayoría de los integrantes de esta primera guardia patrullaban el palacio y los edificios más importantes, mientras que otras divisiones estaban posicionadas en los pueblos que rodeaban Roma; se ha determinado que estas unidades eran demasiado pequeñas como para ser una amenaza para el imperio. Cuando dos prefectos pretorianos, Quinto Ostorio Scapula y Salvio Aper, ascendieron al poder en el año 2 a. C., se conservaron las mismas figuras en los números de divisiones, pero se mejoró el mando y la organización de tales.

Cuando César Augusto falleció el 19 de agosto del año 14, el periodo de calma entre los pretorianos finalizó y a partir de ese momento comenzaron a usar su fuerza militar para ejercer presión sobre las políticas del imperio. Augusto fue el único emperador que gozó de la lealtad total de los pretorianos. Después de la muerte de Augusto, los pretorianos actuaron según sus intereses personales. Lucio Elio Sejano, un prefecto ambicioso, movió la base de la guardia a los cuarteles de Roma. En el año 23, Sejano logró convencer a Tiberio para que construyera la Castra Praetoria (el campo de los pretorianos) justo en las afueras de Roma. Uno de los grupos de la guardia mantendría un puesto permanente como guardia del palacio imperial. Desde ese punto de la historia en adelante, la guardia estaría bajo el control del César, pero la guardia también obtuvo un buen grado de poder sobre el mismo. En el año 31, Tiberio tuvo que enviar a su guardia personal, la cohors praetoria, en contra de aquellos ciudadanos y soldados que apoyaban a Sejano. Aunque la guardia le fue fiel a un Tiberio que se encontraba muy envejecido, el poder político de la misma dejó de ser un secreto.

En las campañas militares, los pretorianos mantenían las mismas formaciones que el ejército romano. Ya en el año 68 se les empezó a enviar al campo de batalla y lograron destacarse en la batalla de Bedriacum bajo el mando de Otón. Los líderes Domiciano y Trajano mandaron a la guardia a que luchara en las guerras que tuvieron lugar en Dacia y Mesopotamia, mientras que Marco Aurelio los utilizó para su campaña del Danubio. Durante el siglo III los pretorianos asistieron a los emperadores en sus diversas campañas militares.

Asuntos políticos[editar]

Relieve de un soldado pretoriano procedente de Pérgamo (Turquía), Aparece con uniforme de cuartel, esto es sin corarza, portando lancea, gladius, cingulum militiae y un pequeño escudo tipo caetra.

Luego de que muriera Sejano, como parte del Donativum (regalo imperial) que Tiberio había prometido, la guardia comenzó a jugar un papel más ambicioso y sangriento dentro del imperio. La guardia se convirtió en una fuerza sobornable que —por la suma adecuada de dinero o por pura voluntad— estaba dispuesta a asesinar al césar. La guardia incluso llegó a ser una amenaza para sus mismos prefectos y para el mismo pueblo romano. En el 41, Calígula fue asesinado en un complot orquestado por ciertos senadores y miembros de la guardia. Los pretorianos ayudaron a que Claudio tomara el puesto de emperador y retaron a que el senado se opusiera a su decisión.

Aunque la guardia contaba con el poder de matar al césar, sus funciones no incluían ningún papeleo administrativo, a diferencia del personal del palacio, el senado y la burocracia romana. En muchas ocasiones, las barbaries de la guardia fueron castigadas severamente por el emperador. En el año 193, Didio Juliano le compró el imperio a la guardia por una vasta cantidad de dinero luego de que la guardia lo subastara al mejor postor. Ese mismo año, Septimio Severo marchó a Roma y se deshizo de los pretorianos ya existentes para que fuesen reemplazados por miembros de sus propias legiones panonias. En el año 69, Tito Flavio Vespasiano ya había sentado bases para este tipo de hecho: se deshizo de un gran número de guardias cuando llegó al trono después de que Vitelio ya hubiese eliminado a varios de ellos. Como otra medida de seguridad, Vespasiano nombró a Tito Flavio Sabino Vespasiano, su hijo, como el prefecto del pretoriano. La turba romana luchó en varias ocasiones contra los pretorianos, como fue el caso durante el reinado de Maximino el Tracio.

En 271 Aureliano viajó al este, a Palmira en Siria, junto con sus legionarios, pretorianos y su caballería. Los palmirenses fueron derrotados fácilmente, pero este hecho cambió el modo en el que los pretorianos eran vistos. Diocleciano y sus colegas crearon el sacer comitatus (escoltas del emperador en el campo de batalla) que incluía a unidades regulares que trabajaban bajo una estructura pretoriana, pero de una manera menos formal y contando con más unidades.

Los últimos años de la Guardia[editar]

Diocleciano cambió el rol de los pretorianos en el año 284. La guardia ya no desempeñó función alguna dentro del palacio una vez que Diocleciano trasladara la sede real a Nicomedia, a 60 millas de Bizancio en Anatolia. Dos nuevos cuerpos, los Jovianos y Herculianos (que derivaron su nombre de los del dios Jove, también conocido como Júpiter y de Hércules) reemplazaron a los pretorianos como los guardaespaldas del emperador y dicha práctica se mantuvo durante la tetrarquía. El 1 de mayo de 305 Diocleciano se retiró como emperador y ya para entonces la Castra Praetoria (el campamento de los pretorianos en Roma) solamente servía como una pequeña base de operaciones militares.

En el 306, Majencio (hijo de Maximiano) fue ignorado en la línea de sucesión como emperador, y como resultado el ejército se movilizó el 28 de octubre e instauró a Majencio como emperador de Italia. César Flavio Valerio Severo, por orden de Galerio, intentó suprimir la guardia, pero el resultado fue una rebelión de los pretorianos y estos acabaron uniéndose al ejército que comandaba Majencio. Cuando Constantino el Grande inició la invasión de Italia en el 312, su ejército se enfrentó a las fuerzas de Majencio en la Batalla del Puente Milvio. Una vez que Constantino derrotó a Majencio, se deshizo de los pretorianos, que habían compuesto la gran parte del ejército derrotado. Los soldados de la guardia fueron enviados a diversas partes del imperio y se demolió la Castra Praetoria. La “edad de la guardia”, que duró unos 300 años, llegó a su fin el día en que el susodicho fuerte fue demolido por orden de Constantino.

El legado de la Guardia Pretoriana[editar]

Inscripción funeraria del pretoriano Quinto Pomponio Poenino, natural de Norba Caesarina (Cáceres, España).

Aunque se ha asociado el término "pretoriano" con la intriga, las conspiraciones, la traición y con asesinatos, se podría argumentar que durante los primeros dos siglos de su existencia, la guardia pretoriana ejerció una influencia positiva en el Estado romano. Durante este tiempo, los pretorianos se encargaron de deshacerse de aquellos emperadores crueles, débiles y poco populares, mientras que los justos, fuertes y populares contaban con el apoyo y la lealtad de la guardia. Al proteger a estos monarcas y al detener los desórdenes y mantener un cierto grado de control sobre el senado, la guardia permitió que el imperio tuviese un periodo de estabilidad que se denominó como la Pax Romana. No fue hasta que terminó el reinado de Marco Aurelio, que de igual forma se considera el fin de la Pax Romana, que la guardia comenzó a deteriorarse al convertirse en mercenarios crueles, y por estos rufianes se recuerda a los pretorianos como aspecto negativo de Roma. Durante la dinastía de los "Severos" y luego durante la Crisis del tercer siglo, las legiones, el senado y el emperador empezaron a caer en la decadencia al igual que los pretorianos.

La relación entre los emperadores y la guardia pretoriana[editar]

Inscripción procedente de Augusta Emerita (Mérida, Badajoz, España) dedicada a Cayo Cecilio Várica, que fue soldado de la Cohors Antistianae Praetoriana a princiìos del siglo I.
Emperador Año Relación con la guardia pretoriana
César Augusto 27 a. C.-14 Creador de la Guardia Pretoriana, contó con lealtad total
Tiberio 14-37 Permitió que Sejano tomará poder como el Prefecto de la Guardia
Calígula 37-41 Asesinado por la Guardia
Claudio 41-54 Fue proclamado emperador por la Guardia
Nerón 54-68 La Guardia lo abandonó
Galba 68-69 Asesinado por la Guardia
Otón 69 Elegido por la Guardia
Vitelio 69 Depuesto y ejecutado por la Guardia
Vespasiano 69-79 Redujo el número de la Guardia después de su victoria en el 69
Tito 79-81 Fue Prefecto de la Guardia antes de convertirse en emperador
Domiciano 81-96 Tuvo el apoyo de la Guardia al ser elegido, pero después fue asesinado por sus Prefectos
Nerva 96-98 Fue humillado por la Guardia y murió durante un sitio contra él
Trajano 98-117 Ejecutó a los oficiales pretorianos que lideraron la rebelión contra Nerva
Adriano 117-138 Fundó la policía secreta (espías) llamados Frumentarii
Antonino Pío 138-161
Lucio Vero 161-169
Marco Aurelio 169-180 Usó la Guardia en sus campañas contra las tribus germanas
Cómodo 180-192 Asesinado por su Prefecto
Pertinax 193 Asesinado por la Guardia
Didio Juliano 193 Ofreció dinero por el imperio a la Guardia
Pescennius Niger 193
Septimio Severo 193-211 Licenció a los soldados de la Guardia y los sustituyó por legionarios de las legiones de Panonia
Caracalla 211-217 Asesinado en un complot por su Prefecto, Macrino
Macrino 217-218
Heliogábalo 218-222 Asesinado en la Castra Praetoria por la Guardia
Alejandro Severo 222-235 Elegido por la Guardia
Maximino Trax 235-238
Gordiano I 238
Gordiano II 238
Balbino 238 Asesinado por la Guardia
Pupieno 238 Asesinado por la Guardia
Gordiano III 238-244 Fue proclamado emperador por la Guardia pero fue asesinado por su Prefecto, Filipo el Árabe
Filipo el Árabe 244-249
Decio 249-251
Herrenio Etrusco 251
Hostiliano 251
Treboriano Gallo 251-253
Emiliano 253
Publio Licinio Valeriano 253-260
Galieno 260-268
Claudio II 268-270
Quintilo 270
Aureliano 270-275 Asesinado por las tropas pretorianas
Marco Claudio Tácito 275-276
Floriano 276
Probo 276-282 Asesinado por las tropas pretorianas después de una revuelta
Caro 282-283
Carino 283-285
Numeriano 283-284
Diocleciano 284-305 Acabó con el poder de los pretorianos
Maximiano 286-305, 307-308
Galerio 305-311
Constancio Cloro 305-306
Flavio Valerio (Severo II) 306-307
Majencio 306-312 Último emperador al mando de la Guardia
Constantino I 306-337 Disolvió la Guardia y destruyó la Castra Praetoria (Castillo Pretoriano)

Organización y condiciones de servicio[editar]

Inscripción funeraria de un pretoriano de origen itálico, que prestó servicio en la Cohors IV Praetoria en el siglo I.

Para pertenecer a la Guardia Pretoriana tenían que pasar las pruebas de selección del ejército, y generalmente ser de clase alta, léase hijos de patricios o senadores o estar muy recomendados dentro del ejército.

La guardia pretoriana en un principio, para diario o desfiles portaban el equipamiento de combate de la época republicana (casco de bronce, cota de malla, escudo ovalado), para combate lucían el mismo equipo y armamento que la legión. En casos especiales como en la época de Nerón, éste los uniformó como hoplitas griegos.

Como todas las legiones, la guardia también tenía un símbolo propio para sus estandartes, en este caso era un escorpión (signo zodiacal del emperador Tiberio).

Rango y jerarquía[editar]

Rangos de la Guardia Pretoria en Orden Ascendente (de menor a mayor)
Milites Soldados regulares
Immunes Después de 5 años se les permitía servir en la caballería (Equites pretorii) o como agentes especiales (Speculatores)
Principales Administradores legionarios
Evocati Después de 16 años de servicio, se les otorgaba la jubilación, pero la mayoría decidían quedarse
Centuriones Eran soldados que habían sido transferidos a la Guardia Pretoriana después de haber servido en las legiones, los vigiles o la cohorte urbana
Tribuni Estos oficiales también provenían de las legiones y casi siempre de la clase ecuestre y comandaban una cohorte. Casi nunca se promovía a los centuriones al puesto de tribuni
Procuratores Un rango de la clase ecuestre
Praefectus Cargo disponible a los vigiles y las cohortes urbanas; era el rango mayor de la Guardia Pretoriana y el líder de tal

Usos modernos análogos del término[editar]

Actualmente se usa el término pretoriano para hacer referencia a las guardias de corps de monarcas y presidentes, pero su uso se generalizó para determinar a los miembros leales de personas importantes, especialmente dictadores.

Ejemplos de guardias pretorianas:

- Guardia Varega de los basileos de Constantinopla

- Mosqueteros del rey Luis XIV

- Guardia amarilla, Guardia borgoñona y Guardia valona de los reyes de España

- Guardia Imperial de Napoleón I

- SS (Schutzstaffel) de Adolf Hitler

- Grupo de Amigos Personales (o GAP) de Salvador Allende

- Guardia Amazónica de Muamar el Gadafi

- Regimiento Escolta Presidencial de Paraguay

- Securitate de Ceaucescu

- Húsares negros de la guardia del kaiser Guillermo

- Mosqueteros del Duce de Benito Mussolini

- Guardia Republicana Especial de Saddam Hussein

- Guardia Mora del general Francisco Franco

- Oprítchnik del Zar Ivan IV de Rusia "El Terrible"

- Guardia Suiza pontificia

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Y. Le Bohec, El ejército romano: instrumento para la conquista de un imperio. Ed. Ariel, Barcelona, 2004, ISBN 84-344-6723-2 (978-84-344-6723-1)
  • A. Goldsworthy, El ejército romano, Ed. Akal, Madrid 2005, ISBN 84-460-2234-6, 978-84-460-2234-6

Enlaces externos[editar]