Valeriano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Valeriano
Emperador del Imperio romano
Aureus Valerian-RIC 0034-transparent.png
Valeriano en una moneda que conmemora
a la diosa Fortuna
Información personal
Nombre secular Publius Licinius Valerianus (dese nacimiento hasta ascenso trono);
Caesar Publius Licinius Valerianus Augustus
(como emperador)
Reinado 253-260 (con su hijo Galieno)
Nacimiento Hacia 200
Fallecimiento Después de 260
Bishapur
Predecesor Emiliano
Sucesor Galieno (en solitario)
Familia
Consorte Egnatia Mariniana
Descendencia Galieno &
Valerianus Minor (Valeriano el Joven)
[editar datos en Wikidata ]

Publio Licinio Valeriano (en latín, Publius Licinius Valerianus; 200-260) fue emperador romano desde 253 hasta 260.

Sus orígenes y carrera[editar]

Al contrario de la mayoría de los usurpadores de la crisis del siglo III, generales romanos que llegaban al poder como resultado de guerras civiles, Valeriano descendía de una familia noble y senatorial. De sus primeros años de vida poco se sabe, salvo que casó dos veces, la segunda con Egnatia Mariniana, de la que tuvo dos hijos varones: Galieno y Valeriano el Menor.

En 238 ya era princeps senatus, y Gordiano I negoció con él su reconocimiento como emperador por parte del Senado. En 251, cuando Trajano Decio otorgó a los censores poderes legislativos y ejecutivos tan amplios que reemplazaban prácticamente la autoridad civil del emperador, Valeriano fue elegido censor por el Senado. Decio le nombró gobernador de las provincias renanas de Nórico y Recia, conservando la lealtad del siguiente emperador, Treboniano Galo, que le pidió refuerzos para sofocar la rebelión de Emiliano en 253. Valeriano se dirigió al sur, pero llegó demasiado tarde: las mismas tropas de Galo le habían dado muerte y se habían unido a las de Emiliano antes de que Valeriano llegara. El Senado proclamó emperador a Emiliano, pero Valeriano no aceptó esta designación y marchó en su contra. Cuando ambas tropas se encontraron cerca de Spoleto, y viendo la superioridad de las de Valeriano, las legiones de Emiliano le dieron muerte, uniéndose al ejército de Valeriano para salvar su vida y proclamándole emperador. El Senado reconoció este nombramiento rápidamente, no sólo por miedo a las represalias, sino sobre todo, por considerarle uno de los suyos.

Valeriano emperador[editar]

El primer acto de Valeriano como emperador fue nombrar a su hijo Galieno colega. Al principio de su reinado las cosas en Europa iban de mal en peor, y todo el Occidente entró en un auténtico caos. En Oriente, Antioquía cayó en manos de los persas y Armenia fue ocupada por Sapor I. Valeriano y Galieno encararon los problemas del imperio entre los dos, ocupándose el hijo de Occidente y dirigiéndose el padre a Oriente para solucionar el conflicto con los persas. En el 253 d.C. sucedió la primera gran invasión de bárbaros en la Galia, región que no pudo ser bien defendida debido a que Valeriano se había llevado los ejércitos apostados ahí a Italia para proteger su recién adquirido trono. Evacuó entonces tropas de los ríos Rhin y Danubio, siendo que la tribu de los alamanes atravesó el primer río, cerca de Mannheim y llegaron hasta el Palatinado y Renania. Los francos por su parte también entraron a territorio romano y alcanzaron Metz, Reims y París.[1] Será su hijo Galieno, poco después, quien recupere a las Galias de estas invasiones.

Pero en 259 se presentó una nueva invasión de los alamanes y los francos. El nieto del emperador, Salonino, era el comandante que defendía ahora el Rhin. Esta vez los bárbaros llegaron hasta Hispania y saquearon Tarragona. Por esas fechas, un general romano de origen galo, Póstumo, sitió al ejército de Salonino derrotándolo y capturando al general, a quien después dio muerte. Póstumo estableció un estado independiente, el Imperio Galo, que duró hasta el 274 d.C., año en que el emperador Aureliano lo reconquistó.

Persecución a los cristianos[editar]

Valeriano es conocido por proclamar un edicto de persecución en el que prohibía el culto cristiano y las asambleas, confiscando los cementerios donde a menudo se reunían. Las motivaciones de Valeriano, alegadas por su ministro de finanzas Macriano, eran hasta entonces inéditas: intentó subsanar en parte el déficit estatal con los bienes de los cristianos.[2] En el Edicto de agosto de 257, «prohibió el culto cristiano, obligando al clero a sacrificar a los dioses so pena de destierro» (Actas de Cipriano). Un año más tarde (agosto de 258), un Senadoconsulto amplió el edicto al prescribir:

«[...] Los obispos, presbíteros y diáconos deben ser inmediatamente ejecutados; los senadores, nobles y caballeros, perdida su dignidad, deben ser privados de sus bienes, y si aun así continúan siendo cristianos, sufran la pena capital. Las matronas, despojadas de sus bienes, sean desterradas. Los cesarianos [libertos del césar] que antes o ahora hayan profesado la fe, confiscados sus bienes, y con el registro [marca de metal] al cuello, sean enviados a servir a los dominios estatales.»

Carta 80 de Cipriano a Suceso[2]

Fruto del edicto fueron martirizados en Roma los Papas Esteban I (254-257) y Sixto II (257-258), sus diáconos Agapito, y el popular San Lorenzo. Resultado del ambiente reinante, también fue muerto el niño Tarsicio, llamado desde entonces «el mártir de la Eucaristía». Donde los cristianos más sufrieron la persecución fue en el norte de África, ejemplificado con la decapitación del obispo Cipriano de Cartago, referente indiscutido.[3]

Últimos años del mandato de Valeriano[editar]

Alrededor de 257 Valeriano recuperó Antioquía y la provincia de Siria, pero al año siguiente los godos saquearon Asia Menor. Al final de 259 se trasladó a Edesa, pero una epidemia diezmó sus tropas, debilitando las posiciones romanas. Por circunstancias que se ignoran (posiblemente fue traicionado por su prefecto pretoriano Macriano el Viejo) fue hecho prisionero por los persas, sin que llegase a firmar la paz con Sapor I. Se cree que fue cruelmente ultrajado (obligado a tragar oro fundido) y posteriormente ejecutado. Fue el primer emperador que cayó prisionero del enemigo. Con su piel los persas hicieron un trofeo que mostraban en su templo principal. A pesar de varios intentos de usurpación y con gran astucia, Galieno se aseguró el trono hasta su asesinato en 268.

Tras la muerte de Valeriano Siria, Cilicia y Capadocia fueron ocupadas y devastadas por los persas. La más completa anarquía se apoderó del Imperio, hubo ataques en las fronteras y en las costas por los piratas, terremotos y pestes que diezmaron la población, aprovechando el Senado estas circunstancias para fortalecer su poder.

Según la leyenda, el emperador romano, Valeriano murió a manos del rey persa Sapor I, quién le obligó a tragar oro fundido. Debido a lo incompleto y contradictorio de las fuentes, la cronología y los detalles del reinado de Valeriano son bastantes inciertos.

Referencias[editar]

  1. Millar, Fergus (1992). El Imperio Romano y sus pueblos limítrofes. El mundo mediterráneo en la Edad Antigua IV. Siglo Veintiuno Editores. p. 324. 
  2. a b García, Rubén D. (1979). Dios y el César. Relaciones Iglesia-Estado en los primeros siglos de la Iglesia (año 30 - año 313). Buenos Aires (Argentina): Editora Patria Grande. pp. 11–12. 
  3. Sáenz, Alfredo (2002). La Nave y las Tempestades. La Sinagoga y la Iglesia primitiva. Las persecuciones del Imperio Romano. El arrianismo. Morón, Buenos Aires (Argentina): Ediciones Gladius. p. 85. ISBN 950-9674-61-3. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Emiliano
Emperadores romanos
253-260
Sucesor:
Galieno