Otón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Otón
Emperador del Imperio de Roma
Oth001.jpg
Emperador del Imperio de Roma
15 de enero de 6916 de abril de 69
Predecesor Servio Sulpicio Galba
Sucesor Aulo Vitelio
Cónsul del Imperio de Roma
junto a Lucio Salvio Otón
15 de enero de 6916 de abril de 69
Predecesor Servio Sulpicio Galba
Tito Vinio
Sucesor Lucio Verginio Rufo
Lucio Pompeyo Vopisco
Información personal
Nombre secular Marco Salvio Otón
Nacimiento 25 de abril de 32
Ferentino, Antigua Roma
Fallecimiento 16 de abril de 69
Bedriacum, Antigua Roma
Familia
Dinastía Dinastía Flavia
Padre Lucio Otón
Madre Terencia Alba
Cónyuge Popea Sabina
[editar datos en Wikidata ]

Marco Salvio Otón,[n. 1] llamado en ocasiones Marco Otón César Augusto[1] y más comúnmente conocido como Otón (Ferentinum, 25 de abril de 32 - Bedriacum, 16 de abril de 69), fue emperador del Imperio romano durante tres meses, desde el 15 de enero al 16 de abril de 69. Tras la muerte de Servio Sulpicio Galba, se convirtió en el segundo en ascender al trono durante el año de los cuatro emperadores.

Apariencia[editar]

El historiador Suetonio le describe así:[2]

El físico y las maneras de Otón no correspondían a tanto valor. Dícese que era pequeño, que tenía los pies contrahechos y torcidas las piernas. Era cuidadoso de su traje, casi tanto como una mujer; hacíase depilar todo el cuerpo, y llevaba en la cabeza, casi calva, cabellos postizos, fijados y arreglados con tanto arte que nadie lo notaba. Afeitábase diariamente con sumo cuidado y se frotaba con pan mojado, costumbre que había adquirido desde la edad de la pubertad, con objeto de no tener nunca barba.

Suetonio, Las vidas de los doce césares

Biografía[editar]

Familia[editar]

Era hijo de Lucio Otón, cuya madre pertenecía al patriciado y estaba relacionada con las familias más influyentes de la capital. Su padre gozó del favor del emperador Tiberio, al que se parecía mucho físicamente;[n. 2] desempeñó con rigidez diversos cargos dentro de la administración imperial. El futuro emperador descendía de una noble y antigua familia establecida en Ferentinum[n. 3] aunque de origen etrusco; sus antepasados eran los príncipes de Etruria.

Su abuelo, llamado Marco Salvio Otón, era un pretor que descendía de un caballero romano y de una mujer de origen humilde, probablemente sin ciudadanía, que fue promovido al orden senatorial merced a la influencia de Livia.[3] Contrajo matrimonio con Terencia Albia; fruto de este matrimonio nacieron dos hijos, Ticiano y Marco, y una hija, prometida al hijo de Germánico.[3]

Ascenso al trono[editar]

Conocido en Roma por sus excesos y su vileza, aparece por primera vez en los escritos de los historiadores clásicos cuando entró a formar parte del círculo del emperador Nerón; se le califica como imprudente y extravagante.[4] A pesar de ello, la amistad entre ambos se rompió cuando entró en escena la esposa del futuro emperador, Popea Sabina (58). Nerón y Sabina se conocieron en una cena, cuando Otón se la presentó merced a la insistencia de su mujer. Desde ese momento y tras divorciarse de Otón, se inició una relación entre ambos que terminaría con la muerte de Sabina. Antes de fallecer envió al exilio a su marido, al que se le concedió por diez años el gobierno de la provincia de Lusitania[n. 4] en calidad de cuestor.[5] Por Roma comenzaron a circular estos versos:[5]

¿Por qué, preguntaréis, va al exilio Otón con un título engañador? Porque llegó a ser el amante de su esposa.

Suetonio, Las vidas de los doce césares

Tras diez años de administración moderada, insólita en esa época, el destino le ofreció una oportunidad de vengarse de Nerón. Galba, gobernador de Hispania Tarraconense, se levantó contra el emperador Nerón (68) y encontró en la persona de Otón a uno de sus más fieles adeptos. El resentimiento por el trato recibido, así como la ambición personal, decidieron al gobernador de Lusitania a unirse a su vecino; además Galba no tenía descendencia y estaba en una edad muy avanzada, por lo que Otón aspiraba a ser nombrado su sucesor.[6]

Aunque su lealtad parecía inquebrantable, Otón comenzó a negociar con la Guardia Pretoriana tras el nombramiento de Lucio Calpurnio Pisón Frugi Liciano como sucesor de su aliado; pese a que el estado de sus finanzas era desesperado, encontró el dinero suficiente para comprar los servicios de todos los miembros del cuerpo. La mañana del 15 de enero, sólo cinco días después de la adopción de Pisón, acudió, como de costumbre, a presentar sus respetos al emperador; tras ello fue escoltado al campamento de los pretorianos, donde, al cabo de unos breves instantes de indecisión, fue aclamado Imperator.[7]

Después volvió al Foro con una importante fuerza y allí encontró a Galba, quien, alarmado por los rumores de lo ocurrido que habían comenzado a circular por la capital, se dirigía a través de una confundida muchedumbre hacia los cuarteles de los pretorianos. La cohors de turno que rondaba por el Palatino y que acompañaba al emperador, desertó. Indefensos, Galba, Pisón y otros hombres fueron brutalmente asesinados por la Guardia.[7] Al terminar el breve combate los senadores le invistieron con el título de Augusto, con la tribunicia potestas y con otros honores exclusivos del emperador. Otón debía su éxito al odio que suscitaba la figura de Galba entre los soldados a consecuencia de su famoso rechazo al derroche monetario. Los habitantes, también descontentos con la gestión de este emperador, le concedieron su apoyo.

Reinado[editar]

Administración[editar]

Busto de Otón.

A su adhesión al trono aceptó añadir el título de Nerón a su nombre; este título le había sido conferido por la plebe por su parecido con este emperador y su afeminamiento.[8] Se volvieron a levantar las estatuas de Nerón y se finalizaron ciertos de los proyectos urbanísticos impulsados durante su reinado, como la Domus Aurea.[8] Paralelamente se anunció una administración liberal, moderada y respetable, calmando así los recelos de los ciudadanos más respetables.

Guerra contra Vitelio[editar]

El nuevo emperador comprendió la verdadera dimensión de la revolución de Germania tras leer la correspondencia privada de Galba; allí se habían rebelado varias legiones al mando de Vitelio y avanzaban hacia Italia.[9] Tras una vana tentativa de reconciliación se preparó para la batalla con una fuerza inesperada.[9] De las provincias que se habían declarado a su favor poca ayuda se podía esperar, a excepción de las legiones que avanzaban desde Dalmacia, Panonia y Mesia. Con estas tropas formó una fuerza formidable y con su armada tomó el control de los mares italianos.

Otón envió de inmediato a su flota a fin de asegurar Liguria. El 14 de marzo inició un avance a la cabeza de sus tropas con el que esperaba evitar la entrada de su adversario en Italia.[n. 5] A pesar de ello no llegó a tiempo y envió parte de su ejército a guarnecer Plasencia. Estos soldados defendieron la ciudad con éxito frente al sitio al que la impuso Aulo Cecina Alieno; tras el combate los efectivos del comandante viteliano fueron forzados a trasladarse a Cremona. A pesar de esta victoria, el avance de Fabio Valente cambió el curso del conflicto.

Los legatus de Vitelio resolvieron librar una batalla decisiva en Bedriacum. Paralelamente, el alto mando de Otón estaba totalmente dividido: los comandantes con más experiencia estimaban que era preferible esperar a que les alcanzaran las tropas que venían desde Dalmacia; no obstante, su hermano, Titiano, y el praefectus praetoriae, Próculo, impulsaron a su líder a avanzar de inmediato, invalidando de ese modo toda oposición. Por su parte, Otón permaneció a la cabeza de un considerable ejército de reserva en Brixellum, territorio ubicado a orillas del Po. Cuando se tomó la decisión, sus tropas ya habían cruzado el río y acampado en Bedriacum, una pequeña población en las inmediaciones de la Via Postumia, situada por donde les asistirían los soldados dálmatas.[10]

Caída[editar]

Busto de Otón en el Palacio de Versalles.

Abandonando su ventajosa posición, sus fuerzas avanzaron a través de la Vía Postumia en dirección a Cremona. En su camino se encontraron con las tropas de su adversario, que las forzaron a presentar batalla desde una ubicación desventajosa. Tras una debacle militar, su ejército se desplazó a Bedriacum. Aunque las fuerzas de Vitelio les persiguieron, se alcanzó un acuerdo por el que se permitía el acceso de las tropas de Vitelio al campamento de Otón.

A pesar de que esta batalla no había inclinado la balanza del conflicto hacia ninguna dirección, el efecto en el campamento de Brixellum tras recibir la información relativa a la batalla fue devastador. Otón estaba aún a la cabeza de un ejército formidable y las legiones procedentes de Dalmacia ya habían llegado a Aquilea; asimismo, la moral de soldados y oficiales de este destacamento era muy alta. No obstante, parece ser que el emperador optó por aceptar el veredicto de una batalla provocada por su propia irreflexión. En un solemne discurso se despidió de aquellos que se habían unido a él exclamando:[11]

Es mucho más justo morir uno por todos que todos por uno.

Dión Casio, Historia de Roma

Tras estas palabras se retiró a su tienda a fin de descansar por unas horas. Esa mañana decidió suicidarse clavándose una daga en el corazón; cuando sus asistentes entraron en sus aposentos ya había fallecido. A su muerte se colocaron sus cenizas en un sencillo mausoleo. Otón había regido el Imperio durante sólo tres meses. No obstante, había demostrado mucha más sabiduría durante el desempeño de este cargo de la que nadie habría cabido esperar. Muchos de sus soldados siguieron su ejemplo suicidándose en una hoguera. Se levantó una sencilla tumba en su honor en Brixellum; encima del monumento había una inscripción que rezaba: Diis Manibus Marci Othonis.

Suicidio[editar]

Muchos historiadores han defendido la teoría de que el suicidio de Otón tenía como objetivo liberar a su nación de este conflicto fratricida. Pocos podrían haber esperado que el otrora compañero de Nerón habría optado por un final tan digno. Llevados por la impresión, sus soldados se lanzaron en masa hacia la hoguera que se encendió con motivo de su entierro a fin de morir con su emperador.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Denominación imperial en latín: IMPERATOR MARCVS OTHO CAESAR AVGVSTVS.
  2. Surgieron en Roma rumores de que Lucio Otón era descendiente de Tiberio.
  3. Actual Ferento, en las inmediaciones de Viterbo.
  4. Territorio correspondientes a Portugal y Extremadura.
  5. Las fuentes clásicas afirman que este avance se inició con numerosos augurios adversos.

Referencias[editar]

  1. Rives, 2007, p. Nota 4 capítulo Otón.
  2. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, XII.
  3. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, I.
  4. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, II.
  5. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, III.
  6. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, IV.
  7. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, VI.
  8. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, VII.
  9. a b Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, VIII.
  10. Suetonio, Las vidas de los doce césares, Vida de Otón, IX.
  11. Casio, Dión (2002). Bill Thayer (ed.): «Epitome of Book LXIII» (en inglés) (HTML). Cassius Dio Roman History. Chicago: penelope.uchicago.edu. «versículo 13».

Bibliografía utilizada[editar]

Enlaces externos[editar]

Fuentes antiguas[editar]

Primarias[editar]

  • Tácito: Historias (Historiae), especialmente I, 12 y 21 - 90.
    • Texto inglés en el Proyecto Perseus, con las características indicadas antes: I, 12; I, 2190.

Secundarias[editar]

Fuentes modernas[editar]


Predecesor:
Galba
Año de los Cuatro Emperadores
69
Sucesor:
Vitelio
Predecesor:
Galba
Emperador romano
69
Sucesor:
Vitelio