Antonino Pío

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonino Pío
Emperador del Imperio romano
Antoninus Pius Glyptothek Munich 337 cropped.jpg
Predecesor Adriano
Sucesor Lucio Vero y Marco Aurelio, luego solo Marco Aurelio
Información personal
Cónyuge Faustina la Mayor
Descendencia Faustina la Menor; otra hija y dos hijos (muertos antes de 138, causas naturales); Marco Aurelio y Lucio Vero (adoptivos)
Nombre completo Titus Aurelius Fulvius Boionus Arrius Antoninus Pius
Padre Aurelio Fulvo (biológico)
Adriano (adoptivo, desde 138)
Madre Arria Fadilla
Nacimiento 19 de septiembre de 86
Lanuvium
Fallecimiento 7 de marzo de 161
Lorium
Entierro Castillo Sant'Angelo

Tito Fulvio Boyonio Arrio Aurelio Antonino Pío (Titus Aurelius Fulvius Boionus Arrius Antoninus Pius), conocido como Antonino Pío (19 de septiembre de 86 - 7 de marzo de 161) gobernó el Imperio romano de 138 a 161. Fue el cuarto de los Cinco Buenos Emperadores. Pertenecía a la gens Aurelia. Antonino adquirió el sobrenombre de Pío tras acceder al trono y obligar al Senado a deificar a su predecesor Adriano.

Juventud[editar]

Orígenes e Infancia[editar]

Antonino Pío era el único hijo de Tito Aurelio Fulvo, cónsul en 89, natural de la Colonia Nemauso en la muy romanizada provincia Gallia Narbonensis (moderna Nimes, Francia) y de Arria Fadilla. Su abuelo fue Tito Aurelio Fulvo, consul ordinarius en 85 y prefecto de Roma hasta su muerte hacia 89. Cuando su padre murió, Antonino Pío fue educado por su abuelo materno, Arrio Antonino, hombre de gran integridad y cultura y perteneciente al círculo de amistades del escritor Plinio el Joven. Su madre se casó con Publio Julio Lupo, consul suffectus en 98. Fruto de este matrimonio nació Julia Fadilla.

Matrimonio y Descendencia[editar]

Antonino Pío se casó entre 110 - 115 con Annia Galeria Faustina la Mayor. El matrimonio resultó ser muy feliz. Faustina era la hija de cónsul Marco Annio Vero y Rupilia Faustina (pariente de la emperatriz romana Vibia Sabina). Faustina fue una hermosa mujer, conocida en Roma por su sabiduría. Pasó toda su vida ayudando a los pobres y desfavorecidos.

Faustina y Antonino tuvieron cuatro hijos, dos niños y dos niñas:

  • Marco Aurelio Fulvio Antonino (m. en 138). Se ha encontrado una inscripción en su tumba en el Mausoleo de Adriano, en Roma.
  • Marco Galerio Aurelio Antonino (m. en 138). Se ha encontrado una inscripción en su tumba en el Mausoleo de Adriano, en Roma. Su nombre figura en una moneda imperial griega.
  • Aurelia Fadilla (m. en 135), se casó con Lucio Lamia Silvano, cónsul en 145. No parece que fruto de este matrimonio nacieran hijos. Su tumba se ha encontrado en Italia.
  • Annia Galeria Faustina Minor o Faustina la Menor (125/130 - 175), futura emperatriz, casada con el emperador Marco Aurelio. Fue el único de los hijos del emperador que vivió hasta una edad adulta.

Antonino Pío, cuando su esposa murió en 141, se vistió completamente de luto e hizo las siguientes acciones en memoria de su finada esposa:

  • La deificó como una diosa.
  • Construyó un templo en el Foro Romano en su nombre, con sacerdotisas rindiendo culto.
  • Emitió varias monedas en las que ella aparecía. Estas monedas, de decoración refinada, llevaban una inscripción que rezaba :DIVA FAUSTINA
  • Creó una organización de beneficencia a la que llamó Puellae Faustinianae o Niñas de Faustina, que prestaba asistencia a niñas que se habían quedado huérfanas.
  • Creó un nuevo alimenta.

Carrera bajo Adriano[editar]

Tras desempeñar con un sorprendente éxito los cargos de cuestor y pretor, obtuvo el consulado en 120. Fue posteriormente nombrado por Adriano como uno de los cuatro procónsules que administraban Italia. Su labor durante su proconsulado en Asia aumentó en gran medida su reputación gracias a su buena conducta. Antonino Pío fue favorecido durante su carrera por Adriano, que lo adoptó como su heredero el 25 de febrero de 138, tras la muerte de su hijo adoptivo Lucio Aelio Vero, con la condición de que el propio Antonino Pío adoptara a Marco Annio Vero, el hijo de la mujer de su hermano, y a Lucio, hijo de Aelio Vero, que después se convertirían en los emperadores Marco Aurelio y Lucio Vero.

Emperador[editar]

Sestercio de Antonino con la personificación de Italia en el reverso.

A su ascenso al trono, Antonio se convirtió en César Imperator Tito Aelio Adriano Antonio Augusto Pontifex Maximus. Una de sus primeras actuaciones como emperador fue convencer al Senado para que concediera honores divinos a su predecesor Adriano, a lo que los senadores se habían negado inicialmente; sus esfuerzos destinados a persuadir al Senado para rendir esta clase de honores a Adriano le valieron el cognomen de Pío. Las otras dos razones que justificaban este título fueron que su suegro se apoyaba en su hombro al entrar en la Cámara del Senado y que salvó a los hombres que Adriano había condenado a muerte durante su etapa de enfermedad. Construyó durante su reinado templos, teatros, mausoleos, promovió las artes y las ciencias y otorgó sueldos y honores a los maestros de retórica y filosofía.

Su reinado transcurrió pacíficamente, a pesar de una serie de disturbios militares que asolaron el Imperio durante su gobierno en Mauritania, Judea y en Britania contra los brigantes, aunque ninguna de estas insurrecciones se consideran de importancia. Se cree que la insurrección en Britania llevó al Emperador a erigir el Muro de Antonino en el Fiordo de Forth y el Fiordo de Clyde, a pesar de que fue pronto abandonada. Fue uno de los pocos emperadores que se enfrentaron a las crisis de su gobierno sin salir de Italia, tratando los asuntos bélicos provinciales a través de gobernadores o por medio de cartas a ciudades como Éfeso. Este estilo de gobierno fue muy elogiado por sus contemporáneos y por las generaciones futuras.

Busto de Antonino, Museo Británico.

Poco se conoce de la política exterior del gobierno de Antonino, aunque a juzgar por los eventos consecuentes de ella, no acaecieron importantes acontecimientos durante este periodo, comparado con sus antecesores y predecesores en el trono. Algunos historiadores defienden que trató con gran cuidado los asuntos del Imperio, o que tal vez se desinteresó de los eventos que sucedieron en el exterior de Italia, y de su inactividad se derivaron los problemas a los que se tuvo que enfrentar, no solo Marco Aurelio, sino un gran número de emperadores del S. III. El historiador alemán Ernst Kornemann escribe en su obra Römische Geschichte [2 vols., Ed. Por H. Bengtson, Stuttgart 1954] que el reinado de Antonino comprendió:

...una sucesión de flagrantes pérdidas de oportunidades...

Esta teoría se erige sobre las pequeñas invasiones partas que sucedieron durante el reinado de Antonino. Kornemann defiende que Antonino debría haber librado una guerra preventiva contra los invasores en pos de hacerles retroceder. El historiador Ivan Lissner [Poder y la Locura; La Historia de los césares, Jonathan Cape Ltd, Londres 1958] escribió:

...Antonino Pío vivió con la cabeza en las nubes cuando se trató de asuntos externos" .. . Sin embargo, creo que es injusto criticarle por ello. Cada monarca o estadista que realmente cree en la posibilidad de una paz duradera y desea evitar a su pueblo el derramamiento de sangre, fundamentalmente, vive con la cabeza en las nubes ... para que su nombre impacte en menor medida en la mente de todos, en contraste con los tiranos imperiales como Nerón o Domiciano.

Antonino Pío mantuvo buenas relaciones con el Senado, en contraste con su predecesor Adriano. Su reinado, junto con el de sus predecesores Trajano y Adriano, y el de su sucesor Marco Aurelio, se conoce como la Edad de Oro del Imperio romano.

En el año 140, mediante una Constitución imperial, se declaró que la ciudadanía romana que recibían los soldados veteranos de las tropas auxiliares tras veinticinco años de servicio no era extensible a los hijos que hubieran tenido durante su servicio o antes de este, pero sí la recibirían los descendientes que tuvieran tras haber sido nombrados ciudadanos con la honesta missio. Las motivaciones de lo anterior aún no han sido discernidas completamente.

Estudiosos aseguran que Antonino Pío fue amigo íntimo de Yehudah Hanasí. Según el Talmud (Avodah Zarah 10a-b), el rabino Yehudah era muy rico y muy venerado en Roma. Mantuvo una estrecha amistad con "Antonino", posiblemente Antonino Pío, el cual le consultaba sobre asuntos mundanos y espirituales.

Muerte[editar]

Templo de Antonio y Faustina en el Foro Romano.

Tras desempeñar el reinado más duradero desde el de Augusto, (superando en dos meses al de Tiberio), Antonio murió de unas fiebres en Lorium, Etruria, a unos doce kilómetros de Roma, el 7 de marzo de 161. La última palabra que el finado emperador pronunció fue característica de lo que fue su reinado: aequanimitas, (ecuanimidad). Su cuerpo fue depositado en el Mausoleo de Adriano y se erigió una columna en su honor en el Campo de Marte, y el templo que él mismo había dedicado a su esposa Faustina en 141 se volvió a deificar en su nombre y en el de Faustina.

Historiografía[editar]

La única obra de la que se tienen datos de Antonino Pío que ha llegado hasta nosotros es la Historia Augusta, un relato de escasa fiabilidad. Antonio Pío es el único emperador romano que no tiene una biografía. Los historiadores por tanto, han debido recurrir a los registros públicos para documentarse sobre lo dicho en sus escritos.

Obra moderna[editar]

Antonino Pío representaba el ideal del caballero romano y fue alabado por sus contemporáneos, y, posteriormente, por los eruditos modernos como Edward Gibbon. El artículo sobre el emperador en la Encyclopædia Britannica (edición de 1911) dice lo siguiente:

Unos meses tras la muerte de Adriano, emperador que había sido acogido con gran entusiasmo por el pueblo romano, el cual no decepcionó sus expectativas, Antonino Pío ascendió al trono con amable disposición, amplia experiencia, buena formación. gran inteligencia y sincero deseo de lograr el bienestar de sus súbditos. En lugar de saquear el tesoro en su propio beneficio, Antonio Pío lo vacío, sí, pero para apoyar económicamente a los ciudadanos de provincias y ciudades, ejerciendo en todas las provincias una rígida economía. Rechazó con destreza las conspiraciones que se urdieron en su contra haciendo gala después de su clemencia. En lugar de perseguir a los cristianos, les protegió con firmeza a lo largo del Imperio.[1]

Referencias[editar]

  • Bossart-Mueller, Zur Geschichte des Kaisers A. (1868)
  • Lacour-Gayet, A. le Pieux et son Temps (1888)
  • Bryant, The Reign of Antonine (Cambridge Historical Essays, 1895)
  • P. B. Watson, Marcus Aurelius Antoninus (London, 1884), chap. ii.
  • W. Hüttl, Antoninus Pius vol. I & II, Prag 1933 & 1936.
  • Este texto incorpora información de la Encyclopædia Britannica (edición de 1911) (ahora en dominio público)


Predecesor:
Adriano
Emperadores romanos
Sucesor:
Marco Aurelio y Lucio Vero
Predecesor:
Adriano
Emperador Antonino
138 - 161
Sucesor:
Marco Aurelio y Lucio Vero
Predecesor:
Adriano
Cinco Buenos Emperadores
138 - 161
Sucesor:
Marco Aurelio y Lucio Vero
Predecesor:
Adriano y Publio Dasumio Rústico
Cónsul del Imperio romano junto con Lucio Catilio Severo Juliano Claudio Reginus
120 d. C.
Sucesor:
Marco Annio Vero y Cneo Arrio Augur
Predecesor:
Kano Junio Níger y Cayo Pomponio Camerino
Cónsul del Imperio romano junto con Cayo Bruttius Praesens L. Fulvius Rusticus y Marco Aurelio
139 d. C. - 140 d. C.
Sucesor:
Tito Hoenio Severo y Marcus Peducaeus Stloga Priscinus
Predecesor:
Lucio Hedio Rufo Loliano Avito y Titus Estatilio Máximo
Cónsul del Imperio romano junto con Marco Aurelio
145 d. C.
Sucesor:
Sexto Erucio Claro y Cneo Claudio Severo Arabiano

Enlaces externos[editar]