Edward Gibbon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Edward Emily Gibbon
Edward Emily Gibbon.jpg
Retrato, óleo sobre lienzo, de Edward Emily Gibbon (1737–1794) por Sir Joshua Reynolds (1723–1792)
Nombre de nacimiento Edward Emily Gibbon
Nacimiento 8 de mayo, 1737
Bandera del Reino Unido Putney, Inglaterra
Defunción 16 de enero, 1794
Londres, Inglaterra
Nacionalidad Inglesa
Ocupación Historiador
Período Georgiano
Género Historia de Roma
Movimientos Ilustración

Edward Emily Gibbon (8 de mayo de 1737 - 16 de enero de 1794) fue un historiador británico, considerado como el primer historiador moderno, y uno de los historiadores más influyentes de todos los tiempos.[1] [2]

Su obra magna, The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (Historia de la decadencia y caída del Imperio romano), publicada entre 1776 y 1788, es un trabajo fundamental cuya influencia perdura hasta hoy en día, no sólo para comprender la evolución historiográfica sobre este tema —que no el estado de la cuestión, dado que la obra está, lógicamente, desfasada—, sino también como sólido hito metodológico en el estudio histórico.

Vida[editar]

Primeros años[editar]

Nacido en Putney, por entonces una ciudad junto al Támesis, cerca de Londres, Inglaterra. Su abuelo había hecho y perdido la fortuna familiar en la burbuja de los mares del Sur. Gibbon era hijo único, y en sus memorias se describe a sí mismo como un "muchacho enfermizo". Su madre murió cuando él contaba con diez años, y su crianza y cuidado corrió a cargo de su tía Catherine Porten. Asistió al Kingston Grammar School, residiendo en la casa de su favorita "Aunt Kitty", seguida de Westminster School. A los 14 su padre lo envió al Magdalen College de la Universidad de Oxford.

Gibbon no disfrutó de la atmósfera escolar y más tarde describió los catorce meses pasados allí como los menos provechosos de toda su vida. Lo más memorable de este periodo fue su conversión al Catolicismo el 8 de junio de 1753. "Desde mi juventud he sido aficionado a la disputa religiosa", escribió más tarde.

Estancia en Suiza[editar]

Por su conversión al catolicismo fue expulsado de Oxford y su padre lo envió a Lausana, Suiza, bajo la tutoría de M. Pavilliard, pastor calvinista y tutor privado, donde permaneció cinco años, un tiempo que tendría un fuerte impacto en su carácter y su vida posterior. Rápidamente apostató de nuevo y regresó al Protestantismo. Su estancia en Lausana enriqueció la inmensa aptitud de Gibbon para el estudio y la erudición. Además conoció al único amor de su vida, la hija del pastor, una joven llamada Suzanne Curchod, que más tarde sería la esposa de Jacques Necker, el ministro de finanzas francés y madre de Madame de Staël. Una vez más intervino su padre en su vida, que le negó el permiso para proponer matrimonio a la joven y exigió su regreso a Inglaterra. Gibbon escribiría: "I sighed like a lover, I obeyed like a son."

Regreso[editar]

A su regreso a Inglaterra Gibbon publicó su primer libro Essai sur l'Etude de la Littérature en 1758. De 1759 a 1763 Gibbon pasó cuatro años de servicio con la milicia de Hampshire. A finales de 1763 embarcó para una Grand Tour a Europa, que incluyó una visita a Roma. Fue allí, en 1764, que Gibbon concibió por primera vez la idea de escribir sobre la historia del Imperio romano. En 1772 su padre murió dejándole lo suficiente como para vivir desahogadamente en Londres. Empezó a escribir su historia en 1773 y el primer "quarto" de la Decadencia y Ruina apareció en 1776. La obra tuvo mucho éxito entre los intelectuales de su tiempo y provocó cierta polémica con las autoridades eclesiásticas. Los últimos tomos de la "Decadencia y caída del Imperio romano" aparecieron en 1788. Trabajó en su autobiografía hasta su muerte, en 1794.

Enfermedad[editar]

Gibbon sufrió de una afección, que ahora se piensa que podría ser hydrocele testis, de acuerdo con el Manual de Merck. Produce la exudación de fluido de los testículos en proporciones extraordinarias. Gibbon ideó muchas maneras de retirar el fluido en años posteriores, pero la situación empeoró y se convirtió en algo más doloroso y vergonzoso. Su médico, que hacía mediciones, sacó una vez más de un litro de líquido de la protuberancia. Esta inflamación crónica le causó una incomodidad añadida en una época en que la moda tendía a los calzones ajustados. Se refiere indirectamente a esto en sus memorias cuando comenta: "puedo recordar sólo catorce días verdaderamente felices en mi vida" y "nunca estoy contento sino cuando escribo en soledad". La higiene personal durante el siglo XVIII era como mucho opcional. La humillación social que soportó como consecuencia de su necesidad de higiene y su protuberancia quedó registrada. En una época en que el valor del hombre era medido no solamente por el "corte de sus calzones", sino también por su equitación, Gibbon fue una figura solitaria. En un incidente se arrodilló ante una dama de la sociedad a la que iba a declararse. Ella protestó, "Señor, por favor, levántese." Gibbon replicó: "Señora, no puedo."

Historia de la decadencia y caída del Imperio romano[editar]

Gibbon se plantea escribir la historia de manera accidental[cita requerida]. En sus memorias escribió que la redacción del libro se le ocurre en Roma, cuando está entre las ruinas del Capitolio y, mientras oye orar a los franciscanos, se plantea el porqué de la decadencia del Imperio romano[cita requerida]. Quizá por eso asociará la caída del Imperio con el ascenso del Cristianismo[cita requerida], si bien en la obra esto no parece ser una teoría creada ad hoc.

La pregunta inicial del libro será la causa de la caída del Imperio romano, y el tema central, quizá por la relevancia histórica del mismo, será el ascenso y desarrollo del Cristianismo. La primera edición de la primera parte de la obra se publica en 1776, y va seguida del escándalo, porque Gibbon por primera vez aplica la historia filosófica[cita requerida] a la historia de la Iglesia, es decir, escribe este libro desde una perspectiva ilustrada y crítica. El escándalo y la seriedad inherente de la obra contribuyen al éxito de la obra, por lo que publica la segunda parte en 1788.

La primera parte abarca desde los Antoninos hasta el año 476, en el que se produce la desaparición del último Emperador, Rómulo Augústulo. La segunda parte se ocupa fundamentalmente de la historia bizantina y de occidente, desde el año 476 hasta la Caída de Constantinopla en el año 1453. La caída de Roma y Constantinopla se habría producido, según él, por un proceso de decadencia moral, debido a que el Cristianismo iba en contra de los ideales de Roma, que eran la libertad intelectual y moral.

Uno de los planteamientos centrales de la obra es responder a por qué el Cristianismo se impuso en Roma (y cuál pudo ser su influencia en la caída del Imperio). La respuesta obvia que le hubieran dado en su época es porque se trata de la doctrina verdadera. Gibbon, aunque agnóstico confeso, no discute esta causa, sino que la ignora y analiza las causas verdaderas, que son, según él:

  • La intolerancia de los cristianos, que están convencidos de que su religión era la verdadera.
  • El Cristianismo tiene como ventaja que es una doctrina proselitista, no como el Judaísmo, que es cerrada.
  • La promesa en una vida futura.
  • Los milagros de la Iglesia Primitiva.
  • La moral austera.
  • La unión del Cristianismo y Gobierno.

Todo esto contribuye a explicar la caída del Imperio.

El verdadero mérito de Gibbon, empero, no se centra en sus tesis decadentistas, sino en cómo aborda el estudio del período, en cómo maneja las fuentes históricas, y en cómo no se conforma con recoger aquello que cada una de éstas relata, sino que lo hilvana y contextualiza tratando de ofrecer una imagen global de cada período histórico. Así, lo novedoso y valioso de Gibbon no son sus tesis políticas, morales o religiosas, que son las mismas de Voltaire y de Montesquieu, sino que supo comprender el importante papel de los hechos en la Historia, y supo ordenarlos y valorarlos, realizando la primera historia moderna: en eso radica su importancia y la fuerza con que ha calado en toda la historiografía posterior.[3]

Valoración[editar]

Placa conmemorativa de Edward Gibbon en Bentinck Street, London.

El arte literario de Gibbon, la continua excelencia de su estilo, sus epigramas picantes y su brillante ironía, puede que no hubieran asegurado a su obra la inmortalidad de que probablemente disfruta, de no ser por el empuje ecuménico, la precisión extraordinaria y una perspicacia de juicio que raramente ha sido igualada en historia, o incluso en la prosa inglesa. Winston Churchill anotó, "empecé Decadencia y Ruina (y) fui inmediatamente dominado tanto por la historia como por el estilo. Devoré a Gibbon. Lo seguí triunfalmente de principio a fin." Más tarde, en sus propios escritos tendería a imitar el estilo de su prosa, aunque a un nivel menos elevado.

De modo inusual para el Siglo XVIII, Gibbon nunca estaba satisfecho de segundas fuentes si las primarias estaban a mano. "Siempre me he esforzado", dijo, "por extraer de la fuente principal; mi curiosidad, tanto como un sentido del deber, me han urgido siempre a buscar en los originales." En esta insistencia en la importancia de las fuentes primarias Gibbon es considerado por muchos como el primer historiador moderno.

El capítulo decimoquinto, que documenta las razones para el rápido crecimiento de la Cristiandad a lo largo del Imperio romano, fue particularmente vilipendiado y causó la prohibición del libro en varios países hasta hace relativamente poco. (Irlanda, por ejemplo, levantó la prohibición sobre su venta poco después de 1970).

La historia de Gibbon sobre la Decadencia y Ruina del Imperio romano sigue siendo una obra de valor indiscutible, una inspiración para los historiadores y, sobre todo, una crítica brillante, sostenida y extraordinariamente perspicaz de la fragilidad de la condición humana. Empero, la tesis decadentista que planteó en cuanto al "fin del imperio romano de occidente" está más que desfasada y bastante superada por la historiografía actual. A Gibbon es importante tenerlo en cuenta para comprender la evolución historiográfica sobre este tema, ya que fue uno de los pioneros en la historiografía moderna, pero su propuesta ya no es aceptada por los estudiosos del tema.

Influencia en otros autores[editar]

Los temas acerca de los cuales escribió Gibbon, así como sus ideas y su estilo, han influido en otros autores, como es el caso de Isaac Asimov, que usó su obra principal "The History of the Decline and Fall of the Roman Empire" como su guía al escribir uno de los cuentos que forman parte del libro "Fundación e Imperio" (Parte I: "El General"), dentro de la famosa Trilogía de la Fundación.

Obra[editar]

  • Essai sur l’étude de la littérature (1761).
  • The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (Volume I, 1776; Volumes II and III, 1781; Volumes IV, V, and VI, 1788).
  • A vindication of some passages in the fifteenth and sixteenth chapters of the History of the decline and fall of the Roman Empire (1779).
  • Mémoire justificatif pour servir de réponse à l’exposé, &c de la cour de France (1779).
  • Memoirs of My Life (1796)

Referencias[editar]

  1. Edward Gibbon en la Encyclopaedia Britannica
  2. A finales del s. XIX, el biógrafo Sir Leslie Stephen "Gibbon, Edward (1737-1794)," Dictionary of National Biography, vol. 21, p. 255 (Londres, 1890), apuntó la reputación de The History' como la de una obra de erudición inigualable, algo que el ámbito académico reconoce tan válido entonces como en la actualidad:

    Las críticas vertidas sobre su libro (...) son casi unánimes. En precisión, meticulosidad, lucidez, y en abarcar de forma extensiva tan vasto tema, la Historia es insuperable. Es el único libro de Historia escrito en inglés que puede considerarse como definitivo. (...) A pesar de sus defectos, el libro es a la vez artísticamente imponente e históricamente irreprochable como un vasto panorama de un período inmensamente largo.

  3. "Gibbon’s Contribution to historical Method", en: Historia, 1954, 458-460

Bibliografía[editar]

  1. Volumen I (Tercera edición). ISBN 978-84-939635-0-7. 
  2. Volumen II (Segunda edición). ISBN 978-84-939635-6-9. 
  • Gibbon, Edward (2006). Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano. Edición íntegra en cuatro volúmenes, traducción José Mor de Fuentes. Madrid: Editorial Turner. 
  1. Tomo I. Desde los Antoninos hasta Diocleciano; Desde la renuncia de Diocleciano a la conversión de Constantino. ISBN 978-84-7506-753-7. 
  2. Tomo II. Desde Juliano hasta la partición del Imperio; Invasores bárbaros. ISBN 978-84-7506-754-4. 
  3. Tomo III. Invasiones de los bárbaros y revoluciones de Persia; Aparición del Islam. ISBN 978-84-7506-755-1. 
  4. Tomo IV. El Imperio de Oriente y las cruzadas; Fin del Imperio de Oriente y coronación de Petrarca. ISBN 978-84-7506-756-8. 

Enlaces externos[editar]