Historia Augusta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Historia Augusta es una colección de biografías escrita en latín de los emperadores romanos, sus colegas y los usurpadores del trono, que abarca el periodo comprendido entre 117 y 284. Se presenta como la unión de las obras de seis autores diferentes,[1] escritas durante los reinados de Diocleciano y Constantino I. No obstante, la verdadera autoría del texto, la fecha en que se escribió y su propósito han sido durante largo tiempo motivo de debate. Sus mayores problemas están relacionados con las fuentes utilizadas, y con determinar cuánto del contenido de la obra es pura ficción. Obviando estos interrogantes, no exentos de importancia, el escrito ha sido revisado en incontables ocasiones por los historiadores modernos, que se muestran reacios a desechar el único texto que ofrece información acerca de esta época a pesar de tener la certeza de que contiene información falsa.

La obra y su contexto[editar]

El nombre de la obra, Historia Augusta, procede de la edición crítica realizada por Isaac Casaubon en 1603, quien la realizó a partir de diversas variantes de textos manuscritos. No se conoce la difusión que tuvo esta obra en la Antigüedad tardía, pero se han hallado numerosas y extensas citas a la misma en autores de los siglos VI y IX, y los manuscritos utilizados por Casaubon también pertenecían a los siglos IX y X (la editio princeps fue publicada en Milán en 1475). Los seis autores a los que la tradición atribuye la obra son Flavio Vopisco, Elio Esparciano, Julio Capitolino, Volcacio Galicano, Trebelio Polión y Elio Lampridio, y dedicaron sus biografías a Diocleciano, Constantino y otros emperadores, pero está bastante claro que todas ellas fueron escritas sobre el principio del siglo IV muy posiblemente por un único autor. El contenido abarca una treintena de vitae o biografías de emperadores, tiranos y usurpadores desde Adriano hasta Carino y Numeriano. Una sección trata sobre el reinado de Filipo el Árabe, Decio, Treboniano Galo y Emiliano. Excepto el final del reinado de Valeriano, el resto de la parte referida a este emperador se ha perdido en todos los manuscritos. Se afirma que las biografías de Nerva y Trajano se encontraban al principio de esta obra, aunque también se han perdido. Esta parte podría enlazar la obra como una continuación de la de Suetonio.

También se ha especulado con la posibilidad de que las lagunas sobre el periodo de mediados del siglo III sean un recurso deliberado del autor o autores para ahorrarse el trabajo de escribir sobre emperadores acerca de los que había muy poco material de referencia disponible.

A pesar de dedicarse libros enteros a usurpadores efímeros, o en algunos casos inexistentes, no hay biografías independientes de los emperadores Quintilo y Floriano, cuyos reinados se encuentran señalados como breves anotaciones al final de las biografías de sus respectivos predecesores, Claudio Gótico y Tácito. Durante casi trescientos años después de la edición de Casaubon, aunque gran parte de la Historia Augusta se trataba con bastante escepticismo, fue usada por los historiadores como una fuente auténtica; por ejemplo, en el primer volumen de la Historia sobre la decadencia y caída del Imperio Romano de Edward Gibbon.

El problema de la datación[editar]

En 1889, Hermann Dessau, quien se había preocupado de forma creciente por la enorme cantidad de términos anacrónicos, vocabulario del latín vulgar y, especialmente, de la existencia de nombres propios obviamente falsos en la obra, propuso que los seis autores eran todos ellos personajes ficticios y que la obra había sido escrita por un solo autor a finales del siglo IV, probablemente durante el reinado de Teodosio I.

Entre las evidencias que apoyaban esta tesis estaba que el relato de la vida de Septimio Severo hacía uso de un pasaje del historiador Aurelio Víctor, de mediados del siglo IV, y que en el relato de la vida de Marco Aurelio se usaba asimismo material escrito obra de Eutropio. En las décadas siguientes a los trabajos de Dessau, muchos académicos trataron de invalidar estas tesis para preservar al menos a algunos de los seis escritores como autores reales del texto, así como para validar la autenticidad del contenido como fuente. Ya en 1890, Mommsen postuló que el trabajo previamente redactado de estos escritores podría haberse editado durante el reinado de Teodosio, una idea que ha resurgido en muchas ocasiones desde entonces. Otros, como Norman H. Baynes, descartaron la datación de principios del siglo IV, aunque adelantándola tan sólo hasta el reinado de Juliano (lo cual resultaba de utilidad para argüir que la obra había sido creada como propaganda pagana). En las décadas de 1960 y 1970, sin embargo, los argumentos originales de Dessau fueron reafirmados y ampliados por Sir Ronald Syme, quien relacionó tres libros con un solo autor, y dató la obra cerca del año 395.

Otros estudios recientes también muestran mucha consistencia en el estilo, y muchos estudiosos aceptan ya la teoría de un único autor de identidad desconocida. El análisis estilístico asistido por ordenador de la obra, sin embargo, ofrece resultados ambiguos. Algunos elementos del estilo son completamente uniformes a lo largo del texto, mientras otros varían de forma que sugieren una autoría múltiple. Esto podría explicarse por la compilación de porciones del texto a partir de múltiples fuentes.

Biografías primarias y secundarias[editar]

Una característica única de la Historia Augusta es que pretende proporcionar la biografía no sólo de los emperadores reinantes, sino también de sus herederos designados o emperadores asociados, así como de los usurpadores que reclamaron sin éxito el poder supremo. De ese modo, entre las biografías del siglo II y principios del siglo III están incluidos el heredero de Adriano, Lucio Aelio Vero, y los usurpadores Avidio Casio, Pescenio Níger y Clodio Albino, el hermano de Caracalla, Geta y el hijo de Macrino, Diadumeniano. Ninguna de estas partes contiene mucha información sólida: todas ellas están repletas de relleno retórico y obvias ficciones. La biografía del colega de Marco Aurelio, Lucio Vero, que Mommsen tildó de «secundaria», es rica sin embargo en información aparentemente fidedigna y ha sido confirmada por Syme como perteneciente a la serie «primaria».

Las biografías «secundarias» permiten al autor ejercitarse en la invención libre, sin tener que ceñirse a los meros hechos, y al tiempo que el trabajo se envuelve en estas invenciones, se hace cada vez más elaborado, culminando en hazañas tan virtuosas como la de los Treinta Tiranos de los que se cuentan que usurparon el trono durante el reinado de Galieno. Además, tras la biografía de Caracalla, las mismas biografías «primarias» de los propios emperadores empezaron a incorporar características retóricas y ficticias que anteriormente se limitaban a las biografías «secundarias». La biografía de Macrino es claramente poco fidedigna, y tras una vuelta parcial a la fiabilidad en Heliogábalo, la vida de Alejandro Severo, una de las biografías más largas de la obra, se desarrolla dentro de una especie de fabulación ejemplar y retórica sobre el rey filósofo. Claramente, las anteriores fuentes del autor habían desaparecido, pero al tiempo se desarrollaba su inventiva. Aun así, hace uso de algunas fuentes reconocibles (Herodiano hasta el 238 y probablemente Dexipo en los últimos libros, y para todo el periodo imperial, el Enmannsche Kaisergeschichte) pero las biografías son cada vez más meras invenciones con ocasionales trozos de hechos reales incrustados en el texto.

Notas y referencias[editar]

  1. Conocidos en conjunto como los Scriptores Historiae Augustae.

Enlaces externos[editar]