Marca de la Bestia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El número de la bestia, William Blake.

La Marca de la Bestia es el nombre con el que se llama al número 666, que habitualmente es relacionado con Satanás y con el Anticristo. El origen de esta asociación está en el libro de Revelaciones de San Juan del Nuevo Testamento:

Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis

Ap 13:18.

En Ap 13:17 y Ap 15:2 se dice que el número 666 no es la marca de la bestia, sino el número del nombre de la bestia. Para calcular el número es necesario conocer el nombre, y conociendo éste debería ser sencillo averiguar qué es la marca.

Investigaciones más recientes parecieren indicar que debería ser el número 616, tal y como lo dice un fragmento del Nuevo Testamento encontrado hace varios años.[1]

Diferentes versiones[editar]

Visión cristiana[editar]

Esta visión diferente suele variar de una Iglesia a otra, ya que existen varias derivadas del cristianismo.

La versión cristiana Católica sugiere que este número representa a un emperador del imperio Romano que fue el mayor opositor a la expansión del Cristianismo, dado que en la biblia se habla de que el anticristo ya existía en época de los Apóstoles:

y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

1 Juan 4:3.

Según algunas doctrinas religiosas cristianas, este número sería la marca que impondría el dictador mundial (el Anticristo), en la mano derecha o la frente de cada ser humano, al final de los tiempos de la Tierra. Se cree que la denominación 666 (Seiscientos sesenta y seis) es una base numérica para denotar al anticristo.

Ante todos las interpretaciones que se hacen por mucha gente con diferente significado cada una, el apóstol Pedro dijo claramente:

Sépanlo bien: ninguna profecía de la Escritura puede ser interpretada por cuenta propia, pues ninguna profecía ha venido por iniciativa humana, sino que los hombres de Dios han hablado, movidos por el Espíritu Santo.

2 Pedro 1:20-21.[2] [3] [4]

Revisión académica[editar]

Investigaciones sobre descubrimientos relativamente recientes como los Papiros de Oxirrinco,[1] que constituyen una de las colecciones manuscritas más importantes, actualmente en el Ashmolean Museum de Oxford, han confirmado que el número representado en el original del Apocalipsis de Juan en realidad fue el 616. Aunque ya se sabía que la variante de 616 existía, puesto que autores como San Ireneo lo mencionan. El descubrimiento de su original griego sugiere que la primera redacción del Apocalipsis de Juan debió de haber contenido el número 616 para referirse al nombre de una persona a quienes los cristianos denunciaban como enemigo.

Una teoría al respecto[5] se basa en que los romanos expresaban los números con letras con distinto valor. Así, la cifra 666 es, en numeración romana, DCLXVI. Este acrónimo vendría a significar: Domitius ( o Domitianus) Caesar Legatos Xti Violenter Interfecit, que traducido es: Domicio (o Domiciano) César mató vilmente a los enviados de Cristo. Domicio es el nombre del emperador Nerón antes de ser adoptado por el emperador Claudio como hijo suyo. La cifra apunta a Nerón o al emperador Domiciano, famosos ambos por sus persecuciones a los cristianos, como el Anticristo.

El que San Ireneo y luego investigaciones modernas, indiquen que el la cifra de la bestia es 616, y no 666, supone eliminar la L de Legatos, con lo que el acrónimo significaría: Domicio (o Domiciano) Cesar mató vilmente a Cristo que hace que el sentido de la frase sea más genérico pero sigue apuntando a Nerón o a Domiciano como los responsables de los males de los cristianos.

El 666 en la historia del papado[editar]

En el documento atribuido al emperador Constantino, por medio del cual éste dona a la Iglesia Católica la ciudad de Roma y todo el Imperio Romano de Occidente (Donación de Constantino), aparece que el título papal es vicarivs filii dei (vicario del Hijo de Dios). Si sumamos las letras que representan los números romanos, de ese título, obtenemos el número 666.

Algunos religiosos protestantes como los Adventistas del séptimo día se han basado en ese título para indicar que el Anticristo será un papa o lo es todo el papado en su conjunto.[cita requerida] Cabe aclarar sin embargo que el título papal oficial usado por la Iglesia Católica es vicarivs christi, y no es válida entonces esta relación entre el 666 y el papado, la suma del título "vicarivs filii dei" si da como resultado 666;

  • Para VICARIVS: V = 5, I = 1, C = 100, I= 1 V = 5;
  • para FILII: I = 1, L = 50, I = 1, I = 1; para DEI: D = 500, I = 1; totalizar 666.

Notas[editar]

  1. a b «The Other Number of the Beast». Centre for the Study of Ancient Documents. Consultado el 23 de junio de 2006.
  2. http://www.bibliacatolica.com.br/16/68/1.php
  3. http://bibliaparalela.com/2_peter/1-20.htm
  4. http://www.biblegateway.com/passage/?search=2+Pedro+1%3A20&version=RVR1960
  5. Graves, Robert (1985). La diosa blanca. Gramática histórica del mito poético. Alianza Editorial. pp. 479–489. ISBN 84-206-1949-3. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]