Suicidio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Conducta suicida»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Suicidio
Edouard Manet - Le Suicidé.jpg
Le Suicidé de Édouard Manet.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 X60X84
CIE-9 E950
MedlinePlus 001554
eMedicine article/288598
MeSH F01.145.126.980.875
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

El suicidio (en latín: suicidium, de sui, sí mismo, y caedĕre, matar) es el acto por el que una persona, deliberadamente, se provoca la muerte.[1] Por lo general es consecuencia de desesperación, derivada o atribuible a una enfermedad mental, como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el trastorno límite de la personalidad,[2] el alcoholismo o abuso de sustancias.[3] A menudo influyen en él diversos factores estresantes como dificultades financieras o problemas en las relaciones interpersonales. Entre las medidas empleadas para prevenirlo se encuentran: limitar el acceso a los métodos, como armas de fuego y venenos, el tratamiento de la enfermedad mental subyacente o del abuso de sustancias y la mejora de las condiciones financieras. Aunque son comunes las líneas de crisis, hay poca evidencia sobre su efectividad.[4]

Los métodos de suicidio varían por país y están parcialmente relacionados con su disponibilidad. Los más comunes son el ahorcamiento, envenenamiento por plaguicidas o manipulación de armas de fuego. Esta fue la causa de muerte de 842 000 personas en 2013, un considerable aumento en comparación con las 712 000 muertes por esta razón en 1990.[5] Por lo anterior, el suicidio es la décima causa de muerte a nivel mundial.[3] [6] Es más común en hombres que en mujeres; los primeros tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de suicidarse que las últimas.[7] [8] [9] Se estima que cada año hay de 10 a 20 millones de intentos de suicidio.[10] Los intentos fallidos pueden acarrear lesiones e incapacidades a largo plazo. Por su parte, los intentos son más comunes en jóvenes y en mujeres.[11]

La visión del suicidio ha sido influenciada por diversos temas como la religión, el honor y el sentido de la vida. Tradicionalmente, las religiones abrahámicas lo consideran un pecado, debido a su creencia en la santidad de la vida. Durante la era de los samuráis en Japón, el harakiri era respetado como una manera de resarcir un fracaso o como una forma de protesta. El satí, actualmente una práctica ilegal, implicaba la inmolación de la viuda en la pira funeraria de su marido recién fallecido, ya fuera voluntariamente o por presión de la familia o la sociedad.[12]

Aunque en diversos países el suicidio o su intento son considerados un delito, en la mayoría de los países occidentales no son punibles. Durante los siglos XX y XXI, el suicidio mediante inmolación fue utilizado en algunas ocasiones como forma de protesta, mientras que el kamikaze y los ataques suicida fueron y son empleados como una técnica militar o terrorista.[13]

Definición[editar]

El suicidio es el «acto de quitarse deliberadamente la propia vida».[14] Mientras que el intento de suicidio (también llamado comportamiento suicida no mortal) es la autoagresión llevada a cabo con la intención de morir que, sin embargo, no resulta en la muerte del individuo.[15] El suicidio asistido consiste en la ayuda que una persona brinda a otra que desea acabar con su vida, ya sea por medio de los conocimientos o medios para hacerlo.[16] En contraste, en la eutanasia la persona que ayuda a otra a finalizar su vida juega un papel más activo, por ejemplo al no instaurar o al suspender el tratamiento médico.[16] [17] La ideación suicida implica pensamientos sobre suicidarse «con diversos grados de intensidad y elaboración».[15] En cierto punto, el uso de la palabra «cometer» al hablar de suicidio implica cierta connotación negativa. El Diccionario de la Real Academia Española define esta palabra como «[c]aer, incurrir en una culpa, yerro, falta, etc».[18]

Factores de riesgo[editar]

El trastorno depresivo mayor y otros trastornos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar, pueden incrementar hasta 20 veces el riesgo de suicidio.[19]

Entre los factores de riesgo de suicidio se incluyen: enfermedades psiquiátricas, abuso de sustancias, el estado psicológico, las situaciones culturales, familiares y sociales y la genética.[20] Frecuentemente coexisten las enfermedades mentales y el abuso de sustancias.[21] Otros factores de riesgo son: un intento de suicidio previo,[22] la disponibilidad de medios para llevarlo a cabo, historia familiar de suicidios o la presencia de un traumatismo craneoencefálico.[23] Respecto a la disponibilidad de un medio, se ha encontrado que las tasas de suicidio son mayores en hogares con armas de fuego.[24] Asimismo, problemas socioeconómicos como el desempleo, la pobreza, la indigencia y la discriminación pueden desencadenar pensamientos suicidas.[25] [26] Entre el 15 y el 40% de los suicidas dejan una nota suicida.[27] La genética es la causa de entre el 38 y el 55% de los comportamientos suicidias.[28] Por otro lado, los veteranos de guerra tienen un mayor riesgo de suicidio debido, en parte, a una mayor incidencia de enfermedades mentales y problemas de salud relacionados con la guerra.[29]

Enfermedades mentales[editar]

Se estima que la presencia de enfermedades mentales al momento del suicidio varía entre el 27[30] y más del 90% de los casos.[22] De los pacientes ingresados a unidades psiquiátricas, el riesgo vitalicio de completar el suicidio es de alrededor de 8.6%.[22] La mitad de las personas fallecidas por esta razón podrían haber padecido un trastorno depresivo mayor. Esta enfermedad y otros trastornos del estado de ánimo, como el trastorno bipolar, pueden incrementar hasta 20 veces el riesgo de suicidio.[19] Otras condiciones implicadas son la esquizofrenia (14%), los trastornos de la personalidad (14%),[31] el trastorno bipolar[19] y el trastorno por estrés postraumático.[22] Cerca del 5% de las personas con esquizofrenia mueren por suicidio.[32] Los trastornos de la conducta alimentaria son también un importante factor de riesgo.[33]

Un historial de intentos de suicidio previos es el mejor indicador de un eventual suicidio completado.[22] Aproximadamente el 20% de los suicidas tuvieron un intento previo y, de estos, el 1% se suicidó al cabo de un año[22] y el 5% al paso de 10 años.[33] Comúnmente las autolesiones no tienen motivos suicidas y en su mayoría no representan un riesgo de suicidio.[34] No obstante, algunos de los que realizan esta práctica se suicidan.[34] En aproximadamente, el 80% de los suicidios completados, la persona acudió a un médico en el año anterior a su muerte;[35] 45% lo hizo en el mes previo.[36] Un estudio encontró que de 5894 fallecidos por suicidio, el 83% tuvo contacto con los servicios de salud mental en el año anterior a su fallecimiento.[37]

Abuso de sustancias[editar]

Después de las enfermedades mentales, el abuso de sustancias es el factor de riesgo más común.[38]

El abuso de sustancias es el segundo factor de riesgo más común.[38] Están asociados tanto el abuso crónico, como la intoxicación aguda.[21] [39] El riesgo incrementa cuando se combina con problemas personales, como el duelo.[39] Por otro lado, el abuso de sustancias está asociado con algunos trastornos mentales.[21]

La mayoría de las personas se encuentran bajo la influencia de drogas sedantes (como el alcohol o las benzodiazepinas) al momento de suicidarse;[40] el alcoholismo está presente en entre el 15 y el 61% de los casos.[21] Generalmente, los países con mayores tasas de uso de alcohol y mayor densidad de bares tienen tasas de suicidio más altas.[41] Entre el 2.2 y el 3.4% de las personas tratadas por alcoholismo fallecen por suicidio.[41] Comúnmente, los alcohólicos que intentan suicidarse son hombres, mayores y han intentado suicidarse previamente.[21] Son suicidios entre el 3 y el 35% de las muertes por consumo de heroina.[42] En adolescentes con abuso de alcohol, las disfunciones neurológicas y psicológicas pueden contribuir a incrementar el riesgo.[43]

El abuso de cocaína y metanfetaminas tienen una alta correlación con el suicidio.[21] [44] En las personas que usan cocaína el riesgo es mayor durante la fase de abstinencia.[45] En aquellos que emplean inhalantes también hay un significativo riesgo; 20% de las personas intenta suicidarse en algún momento y más del 65% lo ha considerado.[21] Asimismo, fumar cigarros también implica cierto riesgo de suicidio.[46] No obstante, hay poca evidencia de por qué sucede esto; se ha conjeturado que aquellos con predisposición a fumar también tienen predisposición al suicidio, que el fumar causa problemas de salud que, subsecuentemente, llevan a las personas a poner fin a su vida y que fumar afecta la química del cerebro, causando tendencia al suicidio.[46] Por su parte, la marihuana (por sí sola) no parece incrementar el riesgo.[21]

Ludopatía[editar]

Comparados con la población general, los ludópatas tienen una mayor ideación suicida y una mayor cantidad de intentos de suicidio.[47] Entre el 12 y el 24% de los apostadores patológicos han intentado acabar con su vida.[48] En las esposas de los ludópatas, la tasa de suicidio es tres veces mayor en comparación con la población general.[48] Otros factores que incrementan el riesgo en ludópatas son las enfermedades mentales y el abuso de sustancias.[49]

Condiciones médicas[editar]

Existe una asociación entre las tenencias suicidas y problemas de salud como[33] el dolor crónico,[50] el traumatismo craneoencefálico,[51] el cáncer,[52] la insuficiencia renal (con necesidad de hemodiálisis), el sida y el lupus eritematoso sistémico.[33] El diagnóstico de cáncer duplica el subsecuente riesgo de suicidio.[52] En Japón, los problemas de salud son registrados como la principal razón de suicidio.[53]

Por otra parte, trastornos del sueño como el insomnio[54] o la apnea del sueño son también factores de riesgo para depresión y suicidio. En algunos casos, los trastornos del sueño pueden ser un factor de riesgo independiente para la depresión.[55] Otras condiciones médicas pueden presentarse con síntomas similares a los trastornos del estado de ánimo, incluyendo el hipertiroidismo, el Alzheimer, los tumores cerebrales, el lupus eritematoso sistémico y efectos adversos de ciertos fármacos (como beta bloqueadores y esteroides).[22]

Estados psicológicos[editar]

En situaciones extenuantes, el suicidio puede ser empleado como un método de escape. Tal fue el caso de algunos presos de los campos de concentración nazis, que se suicidaron al tocar las vallas electrificadas.[56]

Ciertos estados psicológicos pueden incrementar el riesgo de suicidio: desesperanza, anhedonia, depresión y ansiedad.[19] También influye una pobre capacidad de resolver problemas, pérdida de capacidades que antiguamente se tenían y poco control de los impulsos.[19] [57] En adultos mayores, es importante la percepción de ser una carga para otras personas.[58] El suicidio producto de una «pobre integración a la sociedad» se denomina «suicidio egoísta».[59]

Diversos estreses de la vida, como la pérdida de un familiar o amigo, de un trabajo o el aislamiento social (como el vivir solo), incrementan el riesgo de suicidio.[19] Asimismo, las personas que nunca se han casado tienen un riesgo mayor.[22] Al contrario, el ser religioso puede reducirlo. Lo anterior se ha atribuido a las percepciones negativas de muchas religiones sobre el suicidio y a la interrelación que la religión puede proveer.[60]

Algunas personas optan por el suicidio para escapar de situaciones como el acoso escolar o el prejuicio.[61] Un historial de abuso sexual infantil[62] y de acogidas temporales son también factores de riesgo.[63] Se cree que el abuso sexual contribuye con alrededor del 20% del riesgo total.[28] Desde un punto de vista evolutivo, una explicación del suicidio es que este ayuda a la eficacia biológica inclusiva, lo que ocurre si el suicida es una persona que no puede tener más hijos, por lo que, al suicidarse, evita robar recursos necesarios a sus parientes. Una objeción a esta teoría es que las muertes de adolescentes sanos no ayudan a la eficacia biológica inclusiva.[57] [64]

La pobreza también está relacionada.[65] El incremento de la pobreza relativa, en comparación con las personas que rodean al individuo, incrementa el riesgo.[66] Cerca de 200 000 granjeros en la India se han suicidado desde 1997 debido, en parte, a problemas financieros.[67] En China, el suicidio es tres veces mayor en las regiones rurales. Se cree es debido, parcialmente, a las dificultades económicas en estas áreas del país.[68]

Algunos estudios correlacionan las crisis económicas con el aumento de muertes por suicidio. Un estudio encontró que cada punto de aumento en el desempleo está asociado con un aumento del 0.79% en las tasas de suicidio en personas menores a 65 años de edad.[69] De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los problemas mentales, la ingesta excesiva de alcohol y el suicidio se incrementan durante las recesiones económicas. El suicidio es más común en zonas de alta carencia socioeconómica, fragmentación social y desempleo, por lo que la protección social es fundamental en la aminoración de los problemas mentales durante las crisis económicas. Según datos de países europeos, el desempleo no incrementa las tasas de suicidio si el gasto anual en programas de bienestar social es mayor a 190 dólares por persona.[70]

Medios de comunicación[editar]

Los medios de comunicación, como el Internet, son importantes factores de riesgo.[20] La forma en que se describe el suicidio, con una prominente y repetitiva cobertura de alto volumen que lo glorifica e idealiza, tiene un efecto negativo.[71] Cuando se realizan descripciones detalladas de un método de suicidio, el uso de este método puede incrementar en la población.[72]

Lo anterior desencadena el denominado efecto Werther, que toma su nombre del protagonista de la novela Las penas del joven Werther de Johann Wolfgang von Goethe, cuyo suicidio fue emulado por varios admiradores del libro.[73] El riesgo es mayor en adolescentes, que pueden propender a idealizar la muerte.[74] El efecto contrario, el propuesto efecto Papageno, en el que la cobertura de estrategias de afrontamiento efectivas pueden tener efectos preventivos, se basa en el nombre del personaje de La flauta mágica de Wolfgang Amadeus Mozart, que, temiendo la pérdida de una persona querida, planea suicidarse hasta que es auxiliado por sus amigos.[73] Cuando los medios de comunicación siguen las directrices recomendadas, el riesgo de suicidio puede disminuir. Sin embargo, obtener apoyo de la industria puede ser difícil, especialmente a largo plazo.[71]

Racionalización[editar]

El suicidio racional es el suicidio «fríamente decidido por una persona que recibe los adecuados cuidados paliativos y apoyo moral para su enfermedad».[75] El acto de, deliberadamente, provocarse la muerte en beneficio de otras personas es denominado «suicidio altruista». Un ejemplo es el suicidio de una persona mayor para dejar una mayor cantidad de alimentos a las personas más jóvenes de la comunidad.[76] En algunas culturas esquimales, el suicidio es visto como un acto de respeto, coraje o sensatez.[77]

Por otra parte, el ataque suicida es una acción política en la que uno o varios atacantes llevan a cabo un ataque violento contra otros individuos en el entendimiento de que el resultado será su propia muerte.[78] Algunos son motivados por el deseo de convertirse en mártires.[29] Asimismo, las misiones kamikaze son llevadas a cabo como un deber a una causa superior o una obligación moral.[77] El homicidio-suicidio es el acto en el que un homicidio es sucedido en menos de una semana por el suicidio del homicida.[79]

Comúnmente, el suicidio colectivo se realiza bajo presión social en comunidades donde los miembros ceden su autonomía a un líder.[80] Por su parte, cuando dos personas acuerdan quitarse la vida al mismo tiempo se denomina «pacto suicida».[81] En situaciones extenuantes, donde continuar con la vida se vuelve intolerable, algunas personas optan por el suicidio como un método de escape.[82] Algunos presos de los campos de concentración nazis se suicidaron al tocar las vallas electrificadas.[56]

Métodos[editar]

Métodos de suicidio utilizados en Latinoamérica y el Caribe entre 2005 y 2009, según la Organización Panamericana de la Salud.[83]

Los métodos de suicidio más comunes varían por país. No obstante, entre los más utilizados están el ahorcamiento, el envenenamiento por pesticidas y el disparo con arma de fuego.[84] Se cree que las diferencias en los métodos se deben, en parte, a su disponibilidad.[72] En una revisión de 56 países se encontró que el ahorcamiento era el método más utilizado en la mayoría,[84] sumando el 53% de suicidios en hombres y 39% en mujeres.[85]

A nivel mundial, 30% de los suicidios son realizados por medio de pesticidas. Sin embargo, el uso de este método varía marcadamente del 4% en Europa a más del 50% en el Pacífico.[86] También es comúnmente utilizado en Latinoamérica, debido al fácil acceso a los pesticidas en las poblaciones agrícolas.[72] La sobredosis es motivo de aproximadamente dos tercios de los suicidios en mujeres y un tercio en hombres.[87] Muchos no son planeados y ocurren durante periodos de ambivalencia.[72] Igualmente, la tasa de mortalidad varía según el método: arma de fuego 80-90%, ahogamiento 65-80%, ahorcamiento 60-85%, tubo de escape 40-60%, salto 35-60%, quema de carbón 40-50%, pesticidas 6-75% y sobredosis de medicamentos 1.5-4%.[72] Los métodos más empleados para el intento de suicidio y para el suicidio exitoso también son diferentes; cerca del 85% de los intentos de suicidio en el mundo desarrollado se realizan por sobredosis.[88]

En China, el método más común es el envenenamiento por pesticidas.[89] En Japón, aunque todavía se practica el harakiri,[89] el método más común es el ahorcamiento,[90] al igual que en Suiza.[91] El salto desde alguna altura es común en Hong Kong y Singapur, involucrado en el 50 y 80% de los suicidios, respectivamente.[72] En Estados Unidos, el 57% de los suicidios involucra un arma de fuego, método un poco más común en hombres que en mujeres, seguido del ahorcamiento en hombres y el envenenamiento en mujeres.[92]

Fisiopatología[editar]

No existe una fisiopatología unificadora de la depresión o el suicidio.[22] Sin embargo, se cree son resultado de la interacción de factores socioambientales, psiquiátricos y de comportamiento.[72] Los niveles bajos del factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC) están directamente asociados con el suicidio[93] e indirectamente asociados con el trastorno depresivo mayor, el trastorno de estrés postraumático, la esquizofrenia y el trastorno obsesivo compulsivo.[94] En diversas autopsias han encontrado niveles bajos del FNDC en el hipocampo y en la corteza prefrontal en personas con condiciones psiquiátricas y sin ellas.[95] Se cree que en los suicidas los niveles de serotonina se encuentran bajos, lo que se basa, parcialmente, en el hallazgo en autopsias de niveles incrementados de receptores 5-HT2A.[96] Asimismo, otras pruebas han encontrado niveles reducidos de ácido 5-hidroxindolacético en el líquido cefalorraquídeo.[59] No obstante, evidencias directas son difíciles de reunir.[96] También se cree que la epigenética participa en la determinación del riesgo de suicidio.[97]

Prevención[editar]

La prevención del suicidio abarca los esfuerzos colectivos encaminados a reducir la incidencia del suicidio por medio de medidas preventivas. Una forma de reducir el riesgo es limitar el acceso a ciertos métodos, como las armas de fuego y venenos.[72] [98] Otras medidas incluyen: reducir el acceso a carbón vegetal y barreras en puentes y plataformas del metro.[72] [99] También puede ser efectivo el tratamiento de adicciones, como al alcohol o a las drogas, enfermedades, como la depresión, y de personas con intentos de suicidio previos.[98] Se ha propuesto reducir el acceso a alcohol como una estrategia preventiva (así como reducir el número de bares).[21] A pesar de que las líneas de crisis son comunes, existe poca evidencia que apoye o refute su efectividad.[4] En adultos jóvenes con pensamientos suicidas, la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a mejorar los resultados.[100] El desarrollo económico por medio de su habilidad de reducir la pobreza puede ser capaz de reducir las tasas de suicidio.[65] También pueden ser efectivas las medidas que incrementen la conexión social, especialmente en hombres adultos mayores.[101] El Día Mundial para la Prevención del Suicidio se celebra cada 10 de septiembre con el apoyo de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud.[102]

Enfermedades mentales[editar]

El tratamiento con antidepresivos, como la fluoxetina, puede ser efectivo para reducir el riesgo de suicidio en pacientes con enfermedades mentales.

Diversos tratamientos pueden reducir el riesgo en personas con problemas mentales. Los pacientes con un mayor riesgo de suicidio pueden ser ingresados, voluntaria o involuntariamente, en una unidad psiquiátrica.[22] Comúnmente les son removidas las pertenencias que puedan utilizar para autolesionarse.[33] Algunos médicos hacen que los pacientes firmen un «contrato de no suicidio», por medio del que se comprometen a no autolesionarse si son dados de alta. No obstante, no hay evidencias que demuestren un efecto significativo de esta práctica.[22] Si la persona no está en alto riesgo, se pueden llevar a cabo tratamientos psiquiátricos para pacientes externos.[33] Asimismo, no se ha confirmado que las hospitalizaciones a corto plazo sean más efectivas que la ayuda comunitaria en personas con trastorno límite de la personalidad (TLP), que son suicidas crónicos.[103] [104]

Hay evidencia tentativa que señala que la psicoterapia, específicamente la terapia dialéctica conductual, reduce la tendencia suicida en adolescentes[105] y en personas con TLP.[106] También puede ser útil en reducir los intentos de suicidio en adultos en alto riesgo.[107] Sin embargo, no se ha encontrado evidencia que demuestre una disminución en suicidios completados.[105] Hay controversia en torno a las ventajas en comparación con los daños de los antidepresivos.[20] En jóvenes, los antidepresivos como los ISRS parecen aumentar el riesgo de suicidio de 25 sobre 1000 a 40 sobre 1000.[108] En contraste, en adultos pueden reducir el riesgo.[22] El litio puede ser efectivo para reducir el riesgo en personas con trastorno bipolar y depresión clínica a niveles similares a los de la población general.[109] [110] Además, la clozapina puede reducir los pensamientos suicidas en algunos pacientes con esquizofrenia.[111]

Epidemiología[editar]

Tasa de suicidio total (hombres y mujeres) estandarizada por edad (por cada 100 000 habitantes) de América Latina y España en 2012, según datos de la Organización Mundial de la Salud.[112]

Aproximadamente entre 0.5 y 1.4% de las personas fallecen por suicidio, una tasa de mortalidad de 11.6 por cada 100 000 personas cada año.[6] [22] En 2013, el suicidio fue la causa de muerte de 842 000 personas, en comparación con las 712 000 que fallecieron por esta razón en 1990.[5] Principalmente en el mundo desarrollado,[3] las tasas de suicidio se han incrementado un 60% entre la década de 1960 y el 2012.[98] A nivel mundial, entre 2008 y 2009, el suicidio fue la décima causa de muerte más importante.[3] Por cada suicidio completado hay entre 10 y 40 intentos.[22]

Las tasas por cada 100 000 habitantes en 2012 fueron: Australia 10.6, Canadá 9.8, China 7.8, India 21.1, Reino Unido 6.2, Estados Unidos 12.1 y Corea del Sur 28.9.[112] En 2009, fue la décima causa de muerte en los Estados Unidos, con aproximadamente 36 000 casos anuales[113] y con 650 000 ingresos a hospitales por intento de suicidio.[22] Por su parte, Guyana, Corea del Sur, Sri Lanka y Lituania tienen las tasas más altas del mundo.[112] Los países con los números absolutos más altos son China e India, con aproximadamente la mitad del toda.[6] En China, el suicidio es la quinta causa de muerte.[114] En Latinoamérica, las mayores tasas son las de El Salvador (13.6), Bolivia y Chile (12.2), Uruguay (12.1), Cuba (11.4) y Argentina (10.3).[112]

Género[editar]

Tasa de mortalidad por suicidio por país (por cada 100 000 habitantes) en 2012.
     Sin datos      <2.5      2.5-5      5-7.5      7.5-10      10-12.5      12.5-15
     15-17.5      17.5-20      20-22.5      22.5-25      25-27.5      >27.5
Hombres
Mujeres
Tasa de mortalidad por suicidio por género (por cada 100 000 habitantes) en 2012.

     Sin datos      <4      4-8      8-12      12-16      16-20      20-24

     24-28      28-32      32-36      36-40      40-44      >44

En el mundo occidental, los hombres fallecen por suicidio cuatro veces más que las mujeres, aunque las mujeres lo intentan cuatro veces más que los hombres.[6] [22] Lo anterior puede ser atribuido a que los hombres utilizan métodos más letales.[115] Esta diferencia es incluso más pronunciada en personas de 65 años o más, donde un décuplo de hombres comete suicidio por cada mujer.[115] China tiene uno los índices de suicidio femenino más altos del mundo y es el único donde este es mayor al de los hombres.[6] [22]

En el Mediterráneo oriental, las tasas de suicidio son casi equivalentes entre ambos géneros.[6] La mayor tasa de suicidio femenino es la de Corea del Sur (22 por cada 100 000 habitantes).[6] En parte debido a la estigmatización y la depresión resultante, las personas que se identifican con un género distinto del que le asignaron al nacer se encuentran en alto riesgo de suicidio.[116]

Edad[editar]

En muchos países, las tasas de suicidio son mayores en la mediana[117] y tercera edades.[72] No obstante, el número absoluto de suicidios más alto se encuentra entre los 15 y 29 años, dada la cantidad de personas pertenecientes a este grupo de edad.[6] En los Estados Unidos, la tasa es mayor en los hombres caucásicos mayores de 80 años, aunque las personas más jóvenes lo intentan más frecuentemente.[22] Es la segunda causa de muerte más común en adolescentes.[20] En hombres jóvenes en el mundo desarrollado, el suicidio es causa de aproximadamente 30% de las muertes.[117] Las tasas en los países desarrollados son similares, pero constituye una pequeña proporción del total de muertes debido a que otros tipos de traumatismos tienen mayores tasas de mortalidad.[117] En contraste con otras áreas del mundo, en el Sudeste asiático son más comunes las muertes por suicidio en mujeres jóvenes que en mayores.[6]

Historia[editar]

En la antigua Atenas, las personas que se suicidaban sin la aprobación del Estado no podían recibir los honores de un entierro normal. El suicida era enterrado sin asistencia en los alrededores de la ciudad, sin lápida sepulcral o algún marcador.[118] Sin embargo, el suicidio era considerada una forma de mantener el honor o evitar la humillación.[119] En la antigua Roma, aunque fue inicialmente permitido, más tarde, por su práctica entre los esclavos, fue juzgado como un crimen contra el Estado debido a sus costos económicos.[120] En la Europa Cristiana pasó a ser estimado como un pecado y fue condenado en el Concilio de Arlés de 452 como una obra de Satanás, además los suicidas eran excomulgados.[119] En Francia se tomaron fuertes medidas en relación al suicidio: el cadáver del suicida era arrastrado por las calles, cabeza abajo y, luego, arrojado o colgado de una pila de basura.[121] Asimismo, las pertenencias del fallecido eran confiscadas.[122]

Durante el Renacimiento, la actitud contra el suicidio comenzó a cambiar. Biathanatos de John Donne contenía las primeras defensas modernas del suicidio. En su obra, Donne sugiere que el suicidio «no es contrario a las leyes de la naturaleza, la razón o Dios». Además señala la falta de condena al suicidio de figuras bíblicas e incluso presenta algunas circunstancias en las que «la razón recomienda el suicidio».[123]

La secularización de la sociedad comenzó durante la Ilustración, que cuestionó las actitudes religiosas tradicionales contra el suicidio y se presentó una perspectiva más moderna del asunto. David Hume negó que el suicidio fuera un crimen ya que no afecta a ninguna persona y era, potencialmente, para beneficio del individuo. En sus Ensayos sobre el Suicidio y la Inmortalidad del Alma de 1777, Hume asegura que «Un hombre que se retira de la vida no hace daño alguno a la sociedad; lo único que hace es dejar de producirle bien. Y si esto es una ofensa, es, ciertamente, de la más modesta especie».[124]

Para el siglo XIX, en Europa el suicidio pasó de considerarse causado por un pecado a ser causado por la locura.[122] Por otra parte, se convirtió en el objetivo de comentarios satíricos, como el de El Mikado, musical de Gilbert y Sullivan, que ironizaba sobre la idea de ejecutar a alguien que se había suicidado. En 1879, la ley inglesa comenzó a distinguir entre suicidio y homicidio, aunque el suicidio resultaba en pérdida de los derechos hereditarios.[125] En 1882, Inglaterra permitió al suicida recibir un entierro durante las horas de luz.[126] Y para mediados del siglo XX, se descriminalizó el suicidio en la mayor parte de los países occidentales.

Sociedad y cultura[editar]

Legislación[editar]

Legalidad de la eutanasia a nivel mundial:      Eutanasia activa legal      Eutanasia pasiva legal      Las leyes varían por región administrativa      Eutanasia ilegal

En la gran mayoría de los países occidentales, el suicidio no es un crimen.[127] Sin embargo, en algunos países musulmanes, todavía es considerado como tal.[56] Aunque en Australia el suicidio no es un delito,[128] es castigado el incitar, aconsejar o auxiliar el suicidio de otra persona. Además, explícitamente se permite el uso de «tanta fuerza como sea necesaria» para evitar que se complete el suicidio.[129] Entre 1996 y 1997, en el Territorio del Norte fue legal el suicidio asistido por médicos.[130]

En la actualidad, ningún país europeo castiga el suicidio o su intento. En Inglaterra y Gales se descriminalizó el suicidio por medio del Acta del Suicidio de 1961, mientras que la República de Irlanda lo hizo en 1993.[131] En la India, el suicidio era ilegal y la familia del suicida podía enfrentar problemas legales.[132] Sin embargo, en 2014, el Gobierno de la India derogó esa ley.[133] En Alemania, la eutanasia activa es ilegal y todas las personas presentes al momento del suicidio pueden ser procesadas por omisión de auxilio.[134]

Por su parte, Suiza legalizó el suicidio asistido en pacientes enfermos mentales crónicos. La Corte Suprema de Lausana, en una resolución de 2006, garantizó el derecho de una persona con un largo historial de dificultades psiquiátricas a poner fin a su vida.[135] En los Estados Unidos, el suicidio no es ilegal pero puede acarrear sanciones para las personas que lo intenten.[131] El suicidio asistido es legal en el estado de Washington para personas con enfermedades terminales.[136] En Oregón, los pacientes terminales pueden solicitar medicamentos para acabar con su vida.[137] A los canadienses que han intentado suicidarse se les puede impedir el acceso a los Estados Unidos. La ley estadounidense permite a los guardias fronterizos impedir el acceso a enfermos mentales y personas con intentos previos de suicidio.[138] [139]

Latinoamérica y España[editar]

En España y Latinoamérica el suicidio no es un delito, pero sí se castiga su facilitación o instigación por parte de terceros. El artículo 143 del Código Penal español reza que «[e]l que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años».[140]

Por su parte, Bolivia considera ilegal el homicidio piadoso. El artículo 257 de su Código Penal señala que «[s]e impondrá la pena de reclusión de uno a tres años, si para el homicidio fueren determinantes los móviles piadosos [...]».[141] Igualmente, en Colombia se castiga con dos a seis años de prisión al que «induzca a otro al suicidio» o «le preste una ayuda efectiva para su realización», mientras que «[c]uando la inducción o ayuda esté dirigida a poner fin a intensos sufrimientos» la pena se reduce a uno o dos años.[142] En Costa Rica, El Salvador, Paraguay y Perú también está penalizado el homicidio por motivos piadosos.[143] En contraste, el artículo 37 del Código Penal de Uruguay destaca que, en casos de homicidio piadoso, «[l]os Jueces tiene la facultad de exonerar de castigo al sujeto de antecedentes honorables, autor de un homicidio, efectuado por móviles de piedad, mediante súplicas reiteradas de la víctima».[144] Asimismo, aunque en México la eutanasia activa y el instigar o facilitar el suicidio son ilegales, desde 2008 se permite a pacientes terminales rechazar medicación o tratamientos médicos que busquen mantenerlo con vida —eutanasia pasiva—.[145]

Religión[editar]

Los escritos de pensadores como Agustín de Hipona influyeron en la visión cristiana del suicidio

En la mayoría de las formas de cristianismo, el suicidio es considerado un pecado, en gran parte debido a los escritos de influyentes pensadores del Medioevo, como Agustín de Hipona y Tomás de Aquino. No obstante, el suicidio no fue considerado pecado en el Corpus iuris civilis.[146] [147] En la doctrina católica, los argumentos en contra se basan en el mandamiento «No matarás», así como en la idea de que la vida es un regalo de Dios que no debe ser desdeñado y que el suicidio va contra el «orden natural» y por lo tanto interfiere con el plan maestro de Dios para el mundo.[148] Se cree que las enfermedades mentales o el temor al sufrimiento reduce la responsabilidad del suicida.[148] No obstante, un gran número de suicidios de seguidores de Dios no son condenados en la Biblia. En esos pasajes, no se parece considerar el suicidio como un pecado grave.[149]

Para el judaísmo, la vida es sagrada y condena el hecho de acortar la vida.[150] Para esta religión, el suicidio es un acto criminal, incluso los suicidas son considerados como homicidas, y un delito grave, dado que implica «negar que la vida sea un regalo divino» y porque «constituye un desafío a la voluntad de Dios».[151] [152] Igualmente, las religiones islámicas son contrarias al suicidio.[56] El Corán lo prohíbe al señalar que «no te matarás o destruirás».[153] Por su parte, el Hadiz agrega que el suicidio individual es ilegal y un pecado.[56] Además existe un estigma asociado con el suicidio en los países islámicos.[153]

En el hinduismo, el suicidio está, generalmente, prohibido, dado que «interrumpe la sincronización del ciclo de muerte y renacimiento». No obstante, el hinduismo acepta el derecho de las personas a poner fin a su vida por medio del ayuno, denominado Prayopavesa, que no es considerado suicidio dado que es una práctica no violenta y natural y aceptada solo bajo ciertas circunstancias.[154] El satí, la autoinmolación llevada a cabo por viudas, fue una práctica común en la sociedad hindú durante la Edad Media.[155]

Filosofía[editar]

Diversas preguntas han surgido en torno a la filosofía del suicidio, incluyendo qué constituye un suicidio, si el suicidio puede ser una elección racional y la permisividad moral del suicidio.[156] Los argumentos relacionados a la aceptabilidad del suicidio en términos morales y sociales varían desde posturas que lo consideran intrínsecamente inmoral e inaceptable bajo cualquier circunstancia, hasta otras que lo consideran un derecho de cualquier persona que crea que, racional y concienzudamente, tomó la decisión de finalizar la vida, incluso si son jóvenes y saludables.

En Le suicide (1897), Émile Durkheim realizó una investigación sociológica del suicidio basada en datos y análisis estadísticos.

Entre los oponentes al suicidio se encuentran Agustín de Hipona, Tomás de Aquino,[156] Immanuel Kant[157] y, podría decirse, John Stuart Mill —el enfoque de Mill en la importancia de la libertad y autonomía implica su rechazo a decisiones por las cuales se impida a las personas tomar futuras decisiones autónomas—.[158] Otros filósofos ven el suicidio como materia legítima de las decisiones personales. Quienes apoyan estas posiciones sostienen que nadie debe ser obligado a sufrir, particularmente de condiciones como enfermedades incurables o mentales y la vejez. Además, rechazan la creencia de que el suicidio es siempre irracional, argumentando que puede ser un último recurso válido para aquellos que enfrentan dolor o traumas duraderos.[159] Una postura más fuerte argumentaría que a las personas se les debería permitir elegir, de forma autónoma, morir independientemente de si están sufriendo. Entre quienes apoyan esta posición se encuentran David Hume[156] y Jacob Appel.[135] [160]

Sociología[editar]

El sociólogo francés Émile Durkheim en su obra Le suicide (1897), señala que los suicidios son fenómenos individuales que responden esencialmente a causas sociales. Este acto se define como «todo caso de muerte que resulte, directamente o indirectamente, de un acto, positivo o negativo; realizado por la víctima misma, sabiendo ella que debía producir este resultado».[161] Para Durkheim, el suicidio «es el resultado de la fortaleza o la debilidad del control de la sociedad sobre el individuo».[162]

Durkheim define cuatro tipos de suicidio:[162] [163]

  • Suicidio altruista: «pedido por la sociedad, debido a su cultura, normas y costumbres». La persona carece de otra «opción honorable», por lo que seguir viviendo sería una «ignominia». Se da en individuos «integrados en el grupo pero con carencia de individualización».
  • Suicidio egoísta: el individuo tiene pocos lazos con la sociedad; «son personas que viven solas, no tienen familia ni grupo social o institución con quien relacionarse». Prácticamente carece de exigencias sociales. Se da en individuos «no fuertemente integrados en su grupo social»
  • Suicidio anómico: ocasionado por una «repentina ruptura» en la relación entre la persona y la sociedad, por ejemplo, ante la pérdida de «seres queridos, propiedad, prestigio». Es decir, ocurre en individuos con una «integración distorsionada con el grupo».
  • Suicidio fatalista: acontece «cuando existe una reglamentación excesiva, que termina aplastando a los individuos».

Según Rodríguez Pulido et al. (1990), las conclusiones más relevantes de la obra de Durkheim son: que el individuo se suicida porque la sociedad a la que pertenece ha perdido su cohesión y que la religión «ejerce una acción profiláctica sobre el suicidio porque constituye una sociedad». En contraste, los críticos a su obra han señalado: que la realidad social no es independiente de las realidades individuales, que hay una tendencia a «extraer conclusiones mediante un análisis conceptual para demostrar las cosas» y que «[Durkheim] ajustó» los datos estadísticos y las ideas teóricas para «demostrar la validez de su proposición general».[164]

Defensa[editar]

Algunas culturas y subculturas han defendido el suicidio. El ejército japonés, durante la Segunda Guerra Mundial, animó y glorificó los ataques kamikaze, los ataques suicidas realizados por aviadores del Imperio contra los navíos aliados. La sociedad japonesa ha sido calificada de «tolerante del suicidio».[165] Al realizar búsquedas en Internet de información relacionada con el suicidio, entre 11 y 30% de las páginas web pueden animar el suicidio y facilitar métodos para hacerlo. Varias personas realizan pactos suicidas en línea, tanto con amigos preexistentes o con personas recientemente conocidas en salas de chat o en foros. No obstante, el Internet puede ayudar a prevenir los suicidios al proveer un grupo social a personas aisladas.[166]

Lugares[editar]

El puente de Nankín sobre el río Yangtsé es el lugar con la mayor cantidad de suicidios en el mundo. Suma más de 2000 desde su inauguración en 1968.[167]

Algunos puntos de referencia se han hecho conocidos para sus altos niveles de intentos de suicidio. Estos incluyen: el metro de Londres, el puente Nusle de Praga, el cabo Beachy de Eastbourne, el viaducto Principe Edward de Toronto, el Salto de Tequendama en Colombia, The Gap en Sídney, las cataratas del Niágara, el puente Golden Gate en San Francisco, el puente de Nankín sobre el río Yangtsé y el monte Mihara en Izu Ōshima.[167] [168] Para el 2010, el puente Golden Gate sumaba más de 1300 muertes por suicidio desde su construcción en 1937.[169] En otros lugares se han construido barreras para evitar los suicidios, por ejemplo, la Torre Eiffel de París, el Empire State de Nueva York o el puente de la bahía de Sídney.[170]

Casos notables[editar]

Durante los últimos días de la batalla de Saipán de 1944, miles de ciudadanos japoneses se suicidaron, algunos al saltar de los acantilados «Banzai» o «Suicide», temerosos de vivir bajo la ocupación estadounidense.[171] Algo similar sucedió al año siguiente, el 8 de mayo de 1945; entre 700 y 1000 habitantes de Demmin, Alemania, se suicidaron ante la inminente llegada del Ejército Rojo.[172] También durante la Segunda Guerra Mundial, al mariscal de campo alemán Erwin Rommel, acusado de participar en el atentado del 20 de julio, fue obligado a suicidarse bajo la amenaza de un juicio público (donde sería encontrado culpable y recibiría la pena de muerte) y de represaliar a su familia.[173] El 18 de noviembre de 1978, 914 miembros del Templo del Pueblo se suicidaron tras tomar cianuro.[174] Las huelgas de hambre de 1981, lideradas por Bobby Sands, resultaron en la muerte de 10 personas. La causa de muerte fue identificada por el forense como «inanición, autoimpuesta» en lugar de suicidio; la causa fue modificada a simplemente «inanición» en los certificados de muerte tras protestas de los familiares de los fallecidos.[175]

Otras especies[editar]

Los científicos han sido incapaces de explicar si los animales son capaces de acabar conscientemente con sus propias vidas.[176] Se han observado comportamientos suicidas en Salmonella que, en un intento de vencer a las bacterias rivales, activa una respuesta inmunitaria que también acaba con una parte de ellas.[177] Las hormigas Forelius pusillus también llevan a cabo una defensa suicida: cada tarde, un pequeño grupo de hormigas abandona la seguridad del nido y cierra la entrada desde afuera.[178]

Ciertos tipos de parásitos inducen cambios o incluso comportamientos suicidas en sus huéspedes.[179] Cuando es amenazado por un coccinélido, el Acyrthosiphon pisum puede explotar, esparciendo y protegiendo a otros de su misma especie y, algunas veces, matando al depredador.[180] Ciertas especies de termitas también explotan, produciendo una secreción pegajosa a manera de defensa.[181] Aunque existen reportes anecdóticos de perros, caballos y delfines suicidas, hay poca evidencia conclusiva.[182] En este sentido, existen pocos estudios científicos sobre el suicidio en animales.[183]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Suicidio y comportamiento suicida». MedlinePlus (en inglés). Biblioteca Nacional de Medicina. Consultado el 19 de septiembre de 2015. 
  2. Paris, Joel (2002). «Chronic suicidality among patients with borderline personality disorder» (pdf). Psychiatric services (en inglés) 53 (6): 738–742. doi:10.1176/appi.ps.53.6.738. PMID 12045312. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  3. a b c d Hawton, Keith; van Heeringen, Kees (2009). «Suicide». The Lancet (en inglés) 373 (9672): 1372–1381. doi:10.1016/S0140-6736(09)60372-X. PMID 19376453. 
  4. a b Sakinofsky, Isaac (2007). «The current evidence base for the clinical care of suicidal patients: strengths and weaknesses». Canadian Journal of Psychiatry (en inglés) 373 (6, suplemento 1): 7S–20S. PMID 17824349. 
  5. a b GBD 2013 Mortality and Causes of Death Collaborators (2015). «Global, regional, and national age–sex specific all-cause and cause-specific mortality for 240 causes of death, 1990–2013: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2013» (pdf). The Lancet (en inglés) 385 (9963): 117–1171. doi:10.1016/S0140-6736(14)61682-2. PMID 25530442. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  6. a b c d e f g h i Värnik, Peeter (2012). «Suicide in the World» (pdf). International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 9 (3): 760–771. doi:10.3390/ijerph9030760. PMC 3367275. PMID 22690161. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  7. Powell, Jane (23 de enero de 2013). «Suicide is a gender issue that can no longer be ignored». The Guardian (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2015. 
  8. Hodgekiss, Anna (19 de febrero de 2014). «Men are now Three times more likely to commit suicide than women - and is the recession to blame?». Daily Mail (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2015. 
  9. Ríos, Pere (18 de octubre de 2010). «Los hombres se suicidan, las mujeres lo intentan». El País (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2015. 
  10. Bertolote, José Manoel; Fleischmann, Alexandra (2002). «Suicide and psychiatric diagnosis: a worldwide perspective». World Psychiatry (en inglés) 1 (3): 181–185. PMC 1489848. PMID 16946849. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  11. Palacios Delgado, Jorge Raúl; Sánchez Torres, Berenise; Andrade Palos, Patricia (2010). «Intento de suicidio y búsqueda de sensaciones en adolescentes». Revista Intercontinental de Psicología y Educación 12 (1): 53–75. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  12. «India wife dies on husband's pyre». BBC News (BBC). 22 de agosto de 2006. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  13. Aggarwal, Neil (2009). «Rethinking suicide bombing». Crisis 30 (2): 94–97. doi:10.1027/0227-5910.30.2.94. PMID 19525169. 
  14. «Suicide». Organización Mundial de la Salud (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2015. 
  15. a b Organización Panamericana de la Salud, 2003, pp. 201
  16. a b de Miguel Sánchez, C.; López Romero, A. (2006). «Eutanasia y suicidio asistido: conceptos generales, situación legal en Europa, Oregón y Australia (1)» (pdf). Medicina Paliativa (Madrid) 13 (4): 207–215. Consultado el 17 de abril de 2015. 
  17. Mishara, 2003, pp. 1112.
  18. Real Academia Española (2014), «cometer», Diccionario de la lengua española (23.ª edición), Madrid: Espasa, http://dle.rae.es/?w=cometer&o=h .
  19. a b c d e f Chehil, Sonia; Kutcher, Stanley P. (2012). Suicide Risk Management: A Manual for Health Professionals (en inglés) (2 edición). Wiley. pp. 30–33. ISBN 978-1-119-95311-1. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  20. a b c d Hawton, Keith; Saunders, Kate E. A.; O'Connor, Rory C. (2012). «Self-harm and suicide in adolescents». The Lancet (en inglés) 379 (9834): 2373–2382. doi:10.1016/S0140-6736(12)60322-5. PMID 22726518. 
  21. a b c d e f g h i Vijayakumar, Lakshmia; Kumar, M. Suresh; Vijayakumar, Vinayakc (2011). «Substance use and suicide». Current opinion in psychiatry (en inglés) 24 (3): 197–202. doi:10.1097/YCO.0b013e3283459242. PMID 21430536. 
  22. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Chang, B.; Gitlin, D.; Patel, R. (2011). «The depressed patient and suicidal patient in the emergency department: evidence-based management and treatment strategies». Emergency Medicine Practice (en inglés) 13 (9): :1–23; quiz 23–4. PMID 22164363. 
  23. Simpson, Grahame; Tate, Robyn (2007). «Suicidality in people surviving a traumatic brain injury: Prevalence, risk factors and implications for clinical management». Brain Injury (en inglés) (Taylor & Francis) 21 (13-14): 1335–1351. doi:10.1080/02699050701785542. PMID 18066936. 
  24. Miller, Matthew; Azrael, Deborah; Barber, Catherine (2012). «Suicide Mortality in the United States: The Importance of Attending to Method in Understanding Population-Level Disparities in the Burden of Suicide». Annual Review of Public Health (en inglés) 33: 393–408. doi:10.1146/annurev-publhealth-031811-124636. PMID 22224886. 
  25. Qin, Ping; Agerbo, Esben; Mortensen, Preben Bo (2003). «Suicide Risk in Relation to Socioeconomic, Demographic, Psychiatric, and Familial Factors: A National Register–Based Study of All Suicides in Denmark, 1981–1997». American Journal of Psychiatry (en inglés) (Asociación Estadounidense de Psiquiatría) 160 (4): 765–772. doi:10.1176/appi.ajp.160.4.765. PMID 12668367. 
  26. Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (2013). «Suicide Among Adults Aged 35–64 Years — United States, 1999–2010». Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) (en inglés) 62 (17): 321–325. PMID 23636024. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  27. James, Richard; Gilliland, Burl (2012). «8. Crisis of Lethality». Crisis Intervention Strategies (en inglés) (7, revisada edición). Cengage Learning. p. 215. ISBN 978-1-111-18677-7. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  28. a b Brent, David A.; Melhem, Nadine (2008). «Familial Transmission of Suicidal Behavior». Psychiatric Clinics of North America (en inglés) 31 (2): 157–177. doi:10.1016/j.psc.2008.02.001. PMC 2440417. PMID 18439442. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  29. a b Rozanov, Vsevolod; Carli, Vladimir (2012). «Suicide among War Veterans». International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 9 (7): 2504–2519. doi:10.3390/ijerph9072504. PMC 3407917. PMID 22851956. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  30. Stickley, Theo; Bassett, Thurstine (2008). Learning About Mental Health Practice (en inglés). John Wiley & Sons. p. 348. ISBN 978-0-470-51227-2. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  31. Bertolote, José Manoel; Fleischmann, Alexandra; De Leo, Diego; Wasserman, Danuta (2004). «Psychiatric Diagnoses and Suicide: Revisiting the Evidence». Crisis (en inglés) (Hogrefe & Huber) 25 (4): 147–155. doi:10.1027/0227-5910.25.4.147. ISSN 2151-2396. PMID 15580849. 
  32. van Os, Jim; Kapur, Shitij (2009). «Schizophrenia». The Lancet (en inglés) 374 (9690): 635–645. doi:10.1016/S0140-6736(09)60995-8. PMID 19700006. 
  33. a b c d e f Tintinalli, Judith; Stapczynski, J.; John Ma, O.; Cline, David; Cydulka, Rita; Meckler, Garth (2010). Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide, Seventh Edition (en inglés) (7 edición). McGraw Hill Professional. pp. 1940–1946. ISBN 978-0-071-48480-0. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  34. a b Greydanus, Donald E.; Shek, Daniel (2009). «Deliberate Self-harm and Suicide in Adolescents». The Keio Journal of Medicine (en inglés) 58 (3): 144–151. doi:10.2302/kjm.58.144. PMID 19826208. 
  35. Pirkis, J.; Burgess, P. (1998). «Suicide and recency of health care contacts. A systematic review.». The British Journal of Psychiatry (en inglés) 173 (6): 462–474. doi:10.1192/bjp.173.6.462. PMID 9926074. 
  36. Luoma, Jason B.; Martin, Catherine E.; Pearson, Jane L. (2002). «Contact With Mental Health and Primary Care Providers Before Suicide: A Review of the Evidence». The American Journal of Psychiatry (en inglés) 159 (6): 909–916. doi:10.1176/appi.ajp.159.6.909. PMID 12042175. 
  37. Ahmedani, B.K.; Simon, G.E.; Stewart, C.; Beck, A.; Waitzfelder, B.E.; Rossom, R.; Lynch, F.; Owen-Smith, A.; Hunkeler, E.M.; Whiteside, U.; Operskalski, B.H.; Coffey, M.J.; Solberg, L.I. (2014). «Health care contacts in the year before suicide death». Journal of General Internal Medicine (en inglés) 29 (6): 870–807. doi:10.1007/s11606-014-2767-3. PMC 4026491. PMID 24567199. Consultado el 13 de agosto de 2015. 
  38. a b Levin, Jerome David; Culkin, Joseph; Perrotto, Richard S. (2001). «8. Chemical Dependency and Mental Health». Introduction to Chemical Dependency Counseling (en inglés). Jason Aronson. pp. 150–152. ISBN 978-0-765-70289-0. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  39. a b Fadem, Barbara (2004). Behavioral science in medicine (en inglés). Lippincott Williams & Wilkins. p. 217. ISBN 978-0-7817-3669-5. 
  40. Youssef, Nagy A.; Rich, Charles L. (2008). «Does Acute Treatment with Sedatives/Hypnotics for Anxiety in Depressed Patients Affect Suicide Risk? A Literature Review» (pdf). Annals of Clinical Psychiatry (en inglés) 20 (3): 157–169. doi:10.1080/10401230802177698. ISSN 1547-3325. PMID 18633742. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  41. a b Sher, Leo (2005). «Alcohol consumption and suicide». Q J Med (en inglés) 99 (1): 57–61. doi:10.1093/qjmed/hci146. PMID 16287907. 
  42. Darke, Shane; Ross, Joanne (2002). «Suicide among heroin users: rates, risk factors and methods». Addiction (en inglés) 97 (11): 1383–1394. doi:10.1046/j.1360-0443.2002.00214.x. PMID 12410779. 
  43. Sher, Leo (2007). «Functional magnetic resonance imaging in studies of the neurobiology of suicidal behavior in adolescents with alcohol use disorders». International Journal of Adolescent Medicine and Health (en inglés) 19 (1): 11–18. doi:10.1515/IJAMH.2007.19.1.11. PMID 17458319. 
  44. Darke, Shane; Kaye, Sharlene; McKetin, Rebecca; Duflou, Johan (2008). «Major physical and psychological harms of methamphetamine use». Drug and Alcohol Review (en inglés) 27 (3): 253–262. doi:10.1080/09595230801923702. PMID 18368606. 
  45. Ayd, Frank J. (2000). Lexicon of Psychiatry, Neurology, and the Neurosciences (en inglés) (2 edición). Lippincott Williams & Wilkins. p. 256. ISBN 978-0-7817-2468-5. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  46. a b Hughes, John R. (2008). «Smoking and suicide: A brief overview». Drug and Alcohol Dependence (en inglés) 98 (3): 169–178. doi:10.1016/j.drugalcdep.2008.06.003. PMC 2585177. PMID 18676099. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  47. Pallanti, Stefano; Rossi, Nicolò Baldini; Hollander, Eric (2007). «11. Pathological Gambling». En Eric Hollander y Dan J. Stein. Clinical Manual of Impulse-Control Disorders (en inglés). American Psychiatric Pub. p. 253. ISBN 978-15-8562-664-9. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  48. a b Magalhães Tavares de Oliveira, Maria Paula; da Silveira, Dartiu Xavier; Araujo Silva, Maria Teresa (2008). «Pathological gambling and its consequences for public health». Revista de Saúde Pública (en inglés) 42 (3): 542–549. doi:10.1590/S0034-89102008005000026. PMID 18461253. 
  49. Hansen, Marianne; Rossow, Ingeborg (2008). «Pengespill og suicidal atferd». Tidsskr Nor Legeforen (en noruego) 128 (2): 174 – 176. PMID 18202728. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  50. Manthorpe, Jill; Iliffe, Steve (2010). «Suicide in later life: public health and practitioner perspectives». International Journal of Geriatric Psychiatry (en inglés) (John Wiley & Sons) 25 (12): 1230–1238. doi:10.1002/gps.2473. PMID 20104515. 
  51. Simpson, Grahame K.; Tate, Robyn L. (2007). «Preventing suicide after traumatic brain injury: implications for general practice». The Medical Journal of Australia (en inglés) 187 (4): 229–232. PMID 17708726. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  52. a b Anguiano, Linda; Mayer, Deborah K.; Piven, Mary Lynn; Rosenstein, Donald (2012). «A Literature Review of Suicide in Cancer Patients». Cancer Nursing (en inglés) 35 (4): E14–E26. doi:10.1097/NCC.0b013e31822fc76c. PMID 21946906. 
  53. Takahashi, Yoshitomo (2008). «2. Japan». En Paul S. F. Yip. Suicide in Asia: Causes and Prevention (en inglés). Hong Kong University Press. p. 11. ISBN 978-9-622-09942-5. 
  54. Ribeiro, Jessica D.; Pease, James L.; Gutiérrez, Peter M.; Silva, Caroline; Bernert, Rebecca A.; Rudd, M. David; Joiner Jr., Thomas E. (2012). «Sleep problems outperform depression and hopelessness as cross-sectional and longitudinal predictors of suicidal ideation and behavior in young adults in the military». Journal of Affective Disorders (en inglés) 136 (3): 743–750. doi:10.1016/j.jad.2011.09.049. PMID 22032872. 
  55. Bernert, Rebecca A.; Joiner Jr., Thomas E.; Cukrowicz, Kelly C.; Schmidt, Norman B.; Krakow, Barry (2005). «Suicidality and sleep disturbances» (pdf). Sleep (en inglés) 28 (9): 1135–1141. PMID 16268383. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  56. a b c d e Lester, David (2005). Suicide and the Holocaust (en inglés). Nova Publishers. p. 115. ISBN 978-1-594-54427-9. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  57. a b Joiner Jr., Thomas E.; Brown, Jessica S.; Wingate, LaRicka R. (2005). «The Psychology and Neurobiology of Suicidal Behavior». Annual Review of Psychology (en inglés) 56: 287–314. doi:10.1146/annurev.psych.56.091103.070320. PMID 15709937. 
  58. Van Orden, Kimberly; Conwell, Yeates (2011). «Suicides in Late Life». Current Psychiatry Reports (en inglés) 13 (3): 234–241. doi:10.1007/s11920-011-0193-3. PMC 3085020. PMID 21369952. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  59. a b Vassilas, Christopher A.; Morgan, Gethin; Owen, John; Tadros, George (2007). «Chapter 7. Suicide and non-fatal deliberate self-harm». En George Stein y Greg Wilkinson. Seminars in General Adult Psychiatry (en inglés). RCPsych Publications. pp. 144–145. ISBN 978-1-904-67144-2. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  60. Koenig, Harold G. (2009). «Research on religion, spirituality, and mental health: a review». Canadian Journal of Psychiatry (en inglés) 54 (5): 283–291. PMID 19497160. 
  61. L. Cox, William T.; Abramson, Lyn Y.; Devine, Patricia G.; Hollon, Steven D. (2012). «Stereotypes, Prejudice, and Depression: The Integrated Perspective». Perspectives on Psychological Science (pdf) (en inglés) 7 (5): 427–449. doi:10.1177/1745691612455204. 
  62. Wegman, Holly L.; Stetler, Cinnamon (2009). «A Meta-Analytic Review of the Effects of Childhood Abuse on Medical Outcomes in Adulthood». Psychosomatic Medicine (en inglés) 71 (8): 805–812. doi:10.1097/PSY.0b013e3181bb2b46. PMID 19779142. 
  63. Oswald, Sylvia H.; Heil, Katharina; Goldbeck, Lutz (2010). «History of Maltreatment and Mental Health Problems in Foster Children: A Review of the Literature». Journal of Pediatric Psychology (en inglés) 35 (5): 462–472. doi:10.1093/jpepsy/jsp114. PMID 20007747. 
  64. Confer, Jaime C.; Easton, Judith A.; Fleischman, Diana S.; Goetz, Cari D.; Lewis, David M. G.; Perilloux, Carin; Buss, David M. (2010). «Evolutionary psychology: Controversies, questions, prospects, and limitations». American Psychologist (en inglés) 65 (2): 110–126. doi:10.1037/a0018413. PMID 20141266. 
  65. a b Stark, C. R.; Riordan, V.; O'Connor, R. (2011). «A conceptual model of suicide in rural areas». Rural and Remote Health (en inglés) 11 (2): 1622. PMID 21702640. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  66. Daly, Mary (septiembre de 2012). «Relative Status and Well-Being: Evidence from U.S. Suicide Deaths» (pdf) (en inglés). Federal Reserve Bank of San Francisco Working Paper Series. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  67. Lerner, George (5 de enero de 2010). «Activist: Farmer suicides in India linked to debt, globalization». CNN (en inglés) (Time Warner). Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  68. Law, Samuel; Liu, Pozi (2008). «Suicide in China: Unique demographic patterns and relationship to depressive disorder». Current Psychiatry Reports (en inglés) 10 (1): 80–86. doi:10.1007/s11920-008-0014-5. PMID 18269899. 
  69. Stuckler, David; Basu, Sanjay; Suhrcke, Marc; Coutts, Adam; McKee, Martin (2009). «The public health effect of economic crises and alternative policy responses in Europe: an empirical analysis». The Lancet (en inglés) 374 (9686): 315–323. doi:10.1016/S0140-6736(09)61124-7. PMID 19589588. 
  70. World Health Organization Regional Office for Europe (2011). Impact of economic crises on mental health (pdf) (en inglés). Organización Mundial de la Salud. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  71. a b Bohanna, India; Wag, Xiangdong (2012). «Media Guidelines for the Responsible Reporting of Suicide: A Review of Effectiveness». Crisis (en inglés) 33 (4): 190–198. doi:10.1027/0227-5910/a000137. PMID 22713977. 
  72. a b c d e f g h i j Yip, Paul S.F.; Caine, Eric; Yousuf, Saman; Shu-Sen, Chang; Chien-Chang Wu, Kevin; Chen, Ying-Yeh (2012). «Means restriction for suicide prevention». The Lancet (en inglés) 379 (9834): 2393–2399. doi:10.1016/S0140-6736(12)60521-2. PMID 22726520. 
  73. a b Sisask, Merike; Värnik, Airi (2012). «Media Roles in Suicide Prevention: A Systematic Review» (acceso abierto). International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 9 (1): 123–138. doi:10.3390/ijerph9010123. PMC 3315075. PMID 22470283. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  74. Stack, Steven (2005). «Suicide in the Media: A Quantitative Review of Studies Based on Nonfictional Stories». Suicide and Life-Threatening Behavior (en inglés) 35 (2): 121–133. doi:10.1521/suli.35.2.121.62877. PMID 15843330. 
  75. «Suicidio racional». Clínica Universidad de Navarra. Consultado el 14 de agosto de 2015. 
  76. Moody, Harry R. (2010). «Basic Concepts II. Aging, Health Care, and Society». Aging: Concepts and Controversies (en inglés). Pine Forge Press. p. 158. ISBN 978-1-412-96966-6. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  77. a b Wendler, Sheila; Matthews, Daryl; Morelli, Paula T. (2012). «Chapter 4. Cultural Competence in Suicide Risk Assessment». En Robert I. Simon y Robert E. Hales. The American Psychiatric Publishing Textbook of Suicide Assessment and Management (en inglés). American Psychiatric Pub. p. 84. ISBN 978-1-585-62414-0. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  78. Usmani, Zeeshan-ul-hassan; Imana, Eyosias Yoseph; Kirk, Daniel (2010). «Escaping Death - Geometrical Recommendations for High Value Targets». En Tarek Sobh. Innovations and Advances in Computer Sciences and Engineering (en inglés). Springer Science & Business Media. p. 503. ISBN 978-9-048-13658-2. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  79. Eliason, Scott (2009). «Murder-Suicide: A Review of the Recent Literature». Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law (en inglés) 37 (3): 371–376. PMID 19767502. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  80. Kornblum, William (2011). «Chapter Two. The tools of Sociology». Sociology in a Changing World (en inglés) (9° edición). Cengage Learning. p. 27. ISBN 978-1-111-30157-6. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  81. Campbell, Robert Jean (2004). Campbell's Psychiatric Dictionary (en inglés). Oxford University Press. p. 636. ISBN 978-0-195-15221-0. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  82. Kopelman, Loretta M. (1997). «10. Moral problems in psychiatry. The role of value judgments in psychiatric practice». En Robert M. Veatch. Medical Ethics (en inglés) (2° edición). Jones & Bartlett Learning. p. 292. ISBN 978-0-867-20974-7. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  83. Organización Panamericana de la Salud (2014). Mortalidad por Suicidio en las Américas. Washington D.C.: Organización Mundial de la Salud. ISBN 978-92-75-31843-0. 
  84. a b Ajdacic-Gross, Vladeta; Weiss, Mitchell G.; Ring, Mariann; Hepp, Urs; Bopp, Matthias; Gutzwiller, Felix; Rösslera, Wulf (2008). «Methods of suicide: international suicide patterns derived from the WHO mortality database» [Métodos de suicidio: comparación internacional a partir de la base de datos de mortalidad de la OMS] (pdf). Bulletin of the World Health Organization (en inglés) (Organización Mundial de la Salud) 86 (9): 726–732. doi:10.2471/BLT.07.043489. PMC 2649482. PMID 18797649. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  85. Windfuhr, Kirsten; Kapur, Navneet (2011). «2. International Perspectives on the Epidemiology and Aetiology of Suicide and Self-Harm». En Rory C. O'Connor, Stephen Platt y Jacki Gordon. International Handbook of Suicide Prevention: Research, Policy and Practice (en inglés). John Wiley and Sons. p. 34. ISBN 978-1-119-97391-1. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  86. Gunnell, David; Eddleston, Michael; Phillips, Michael R.; Konradsen, Flemming (2007). «The global distribution of fatal pesticide self-poisoning: Systematic review» (pdf). BMC Public Health (en inglés) 7: 357. doi:10.1186/1471-2458-7-357. PMC 2262093. PMID 18154668. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  87. Geddes, John; Price, Jonathan; McKnight, Rebecca (2012). «6. Risk assessment and management». Psychiatry (en inglés). Oxford University Press. p. 62. ISBN 978-0-19-923396-0. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  88. Tintinalli, Judith E. (2010). Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide (en inglés). McGraw-Hill. pp. 1940–1946. ISBN 0-07-148480-9. 
  89. a b Organización Panamericana de la Salud, 2003, pp. 213
  90. de Leo, Diego (2001). Suicide and euthanasia in older adults : a transcultural journey (en inglés). Hogrefe & Huber. p. 121. ISBN 978-0-88937-251-1. 
  91. Lester, David (2009). «14. Culture and Suicide». En Sussie Eshun y Regan A. R. Gurung. Culture and Mental Health: Sociocultural Influences, Theory, and Practice (en inglés). John Wiley & Sons. p. 301. ISBN 978-1-44-430581-4. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  92. Chang, Bernard; Gitlin, David; Patel, Ronak (2011). «The depressed patient and suicidal patient in the emergency department: evidence-based management and treatment strategies». Emergency Medicine Practice 13 (9): 1–23. PMID 22164363. Consultado el 19 de abril de 2015. 
  93. Pjevac, Milica; Pregelj, Peter (2012). «Neurobiology of suicidal behaviour» (pdf). Psychiatria Danubina 24 (Suplemento 3): 336–341. PMID 23114813. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  94. Sher, Leo (2011). «The role of brain-derived neurotrophic factor in the pathophysiology of adolescent suicidal behavior». International Journal of Adolescent Medicine and Health (en inglés) 23 (3): 181–185. doi:10.1515/ijamh.2011.041. PMID 22191181. 
  95. Sher, Leo (2011). «Brain-derived neurotrophic factor and suicidal behavior». QMJ (en inglés) 104 (5): 455–458. doi:10.1093/qjmed/hcq207. PMID 21051476. 
  96. a b Meyer, Jeffrey H. (2012). «9. Neuroimaging High Risk States for Suicide». En Yogesh Dwivedi. The Neurobiological Basis of Suicide (en inglés). CRC Press. p. 166. ISBN 978-1-439-83881-5. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  97. Autry, Anita E.; Monteggia, Lisa M. (2009). «Epigenetics in Suicide and Depression». Biological Psychiatry (en inglés) 66 (9): 812–813. doi:10.1016/j.biopsych.2009.08.033. PMC 2770810. PMID 19833253. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  98. a b c «Suicide data» (en inglés). Organización Mundial de la Salud. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  99. Cox, Georgina R.; Owens, Christabel; Robinson, Jo; Nicholas, Angela; Lockley, Anne; Williamson, Michelle; Cheung, Yee Tak Derek; Pirkis, Jane (2013). «Interventions to reduce suicides at suicide hotspots: a systematic review» (acceso abierto). BMC Public Health (en inglés) 13: 214. doi:10.1186/1471-2458-13-214. PMC 3606606. PMID 23496989. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  100. Robinson, Jo; Hetrick, Sarah E.; Martin, Cathy (2011). «Preventing Suicide in Young People: Systematic Review». Australian & New Zealand Journal of Psychiatry (en inglés) 45 (1): 3–26. doi:10.3109/00048674.2010.511147. PMID 21174502. 
  101. Fässberg, Madeleine Mellqvist; van Orden, Kimberly A.; Duberstein, Paul; Erlangsen, Annette; Lapierre, Sylvie; Bodner, Ehud; Canetto, Silvia Sara; De Leo, Diego; Szanto, Katalin; Waern, Margda (2012). «A Systematic Review of Social Factors and Suicidal Behavior in Older Adulthood» (acceso abierto). International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 9 (3): 722–745. doi:10.3390/ijerph9030722. PMC 3367273. PMID 22690159. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  102. «World Suicide Prevention Day - 10 September» (en inglés). Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio. Consultado el 15 de agosto de 2015. 
  103. Paris, Joel (2004). «Is Hospitalization Useful for Suicidal Patients with Borderline Personality Disorder?». Journal of Personality Disorders (en inglés) 18 (3): 240–247. doi:10.1521/pedi.18.3.240.35443. PMID 15237044. 
  104. Goodman, Marianne; Roiff, Tracey; Oakes, Allison H.; Paris, Joel (2012). «Suicidal Risk and Management in Borderline Personality Disorder». Current Psychiatry Reports (en inglés) 14 (1): 79–85. doi:10.1007/s11920-011-0249-4. PMID 22113831. 
  105. a b Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health (2010). «Dialectical Behaviour Therapy in Adolescents for Suicide Prevention: Systematic Review of Clinical-Effectiveness». CADTH Technology Overviews (en inglés) 1 (1): e0104. PMC 3411135. PMID 22977392. Consultado el 16 de agosto de 2015. 
  106. Stoffers, Jutta M.; Völlm, Birgit A.; Rücker, Gerta; Timmer, Antje; Huband, Nick; Lieb, Klaus (2012). «Psychological therapies for people with borderline personality disorder». Cochrane Database of Systematic Reviews (en inglés) (8): CD005652. doi:10.1002/14651858.CD005652.pub2. PMID 22895952. 
  107. O'Connor, Elizabeth; Gaynes, Bradley N.; Burda, Brittany U.; Soh, Clara; Whitlock, Evelyn P. (2013). «Screening for and Treatment of Suicide Risk Relevant to Primary Care: A Systematic Review for the U.S. Preventive Services Task Force». Annals of Internal Medicine (en inglés) 158 (10): 741–754. doi:10.7326/0003-4819-158-10-201305210-00642. PMID 23609101. 
  108. Hetrick, Sarah E.; McKenzie, Joanne E.; Cox, Georgina R.; Simmons, Magenta B.; Merry, Sally N. (2012). «Newer generation antidepressants for depressive disorders in children and adolescents». Cochrane Database of Systematic Reviews (en inglés) (11): CD004851. doi:10.1002/14651858.CD004851.pub3. PMID 23152227. 
  109. Baldessarini, Ross J.; Tondo, Leonardo; Hennen, John (2003). «Lithium treatment and suicide risk in major affective disorders: update and new findings». The Journal of Clinical Psychiatry (en inglés) 64 (suplemento 5): 44–52. PMID 12720484. 
  110. Cipriani, Andrea; Hawton, Keith; Stockton, Sarah; Geddes, John R. (2013). «Lithium in the prevention of suicide in mood disorders: updated systematic review and meta-analysis» (acceso abierto). BMJ (en inglés) 346: f3646. doi:10.1136/bmj.f3646. PMID 23814104. Consultado el 16 de agosto de 2015. 
  111. Wagstaff, Antona J.; Perry, Caroline M. (2003). «Clozapine». CNS Drugs (en inglés) 17 (4): 273–280. doi:10.2165/00023210-200317040-00004. PMID 12665398. 
  112. a b c d «Suicide rates. Data by country» (en inglés). Organización Mundial de la Salud. Consultado el 10 de septiembre de 2015. 
  113. M. Haney, Elizabeth; O'Neil, Maya Elin; Carson, Susan; Low, Allison; Peterson, Kimberly; Denneson, Lauren M.; Oleksiewicz, Chandra; Kansagara, Devan (2012). «Suicide Risk Factors and Risk Assessment Tools: A Systematic Review» (pdf). Evidence-based Synthesis Program. PMID 22574340. Consultado el 10 de septiembre de 2015. 
  114. Weiyuan, Cui (2009). «Women and suicide in rural China». Bulletin of the World Health Organization 87 (12): 888–889. doi:10.2471/BLT.09.011209. PMC 2789367. PMID 20454475. Consultado el 10 de septiembre de 2015. 
  115. a b Sue, David; Sue, Derald Wing; Sue, Diane; Sue, Stanley (2012). Understanding Abnormal Behavior (en inglés). Cengage Learning. p. 255. ISBN 978-1-111-83459-3. Consultado el 10 de septiembre de 2015. 
  116. Grant, Jaime M.; Mottet, Lisa A.; Tanis, Justin; Harrison, Jack; Herman, Jody L.; Keisling, Mara (2012). Injustice at every turn: A report of the National Transgender Discrimination Survey (pdf) (en inglés). Washington D. C.: National Center for Transgender Equality and National Gay and Lesbian Task Force. Consultado el 10 de septiembre de 2015. 
  117. a b c Pitman, Alexandra; Krysinska, Karolina; Osborn, David; King, Michael (2012). «Suicide in young men». The Lancet 379 (9834): 2383–2392. doi:10.1016/S0140-6736(12)60731-4. PMID 22726519. 
  118. Stephen Szasz, Thomas (1999). Fatal Freedom: The Ethics and Politics of Suicide (en inglés). Greenwood Publishing Group. p. 11. ISBN 978-0-2759-6646-1. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  119. a b Baena Zúñiga, Alma; Sandoval Villegas, Maurilia Araceli; Urbina Torres, Celia C.; Juárez, Norma Helen; Villaseñor Bayardo, Sergio J. (2005). «Los trastornos del estado de ánimo» (pdf). Revista Digital Universitaria (Universidad Nacional Autónoma de México) 6 (11): 1–14. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  120. Leming, Michael; Dickinson, George (2015). Understanding Dying, Death, and Bereavement (en inglés) (8 edición). Cengage Learning. p. 306. ISBN 978-1-3055-3761-3. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  121. Pickering, W. S. F. (2000). «6. Reading the Conclusion. Suicide, morality and religion». Durkheim's Suicide: A Century of Research and Debate (en inglés). Psychology Press. p. 69. ISBN 978-0-4152-0582-5. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  122. a b Jobes, David A.; Luoma, Jason B.; T. Hustead, Lisa Anne; Mann, Rachel E. (2000). «22. In the Wake of Suicide: Survivorship and Postvention». En Ronald W. Maris, Alan L. Berman, Morton M. Silverman. Comprehensive Textbook of Suicidology (en inglés). Guilford Press. p. 540. ISBN 978-1-5723-0541-0. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  123. «Suicide» (en inglés). Stanford Encyclopedia of Philosophy. 18 de mayo de 2004. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  124. García-Huidobro, Rodolfo Figueroa (2008). «Concepto de derecho a la vida». Ius et Praxis 14 (1): 261–300. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  125. Paperno, Irina (1997). Suicide as a Cultural Institution in Dostoevsky's Russia (en inglés). Cornell University Press. p. 60. ISBN 978-0-8014-8425-4. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  126. Krishna Mehrotra, Palash (27 de diciembre de 2014). «Finally the Government has recognised that suicide is not a crime». Daily Mail. Consultado el 5 de septiembre de 2015. 
  127. White, Tony (2011). Working with Suicidal Individuals: A Guide to Providing Understanding, Assessment and Support (en inglés). Jessica Kingsley Publishers. p. 12. ISBN 978-0-8570-0224-2. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  128. Lanham, David; Wood, David; Bartal, Bronwyn; Evans, Rob (2006). Criminal Laws in Australia (en inglés). Federation Press. p. 229. ISBN 978-1-8628-7558-6. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  129. Costa, Michael; Duffy, Mark (1991). «10. Euthanasia, Suicide and Natural Death». Australian HIV/AIDS Legal Guide (en inglés). Federation Press. p. 315. ISBN 978-1-8628-7060-4. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  130. Putnam, Constance E. (2002). Hospice Or Hemlock?: Searching for Heroic Compassion (en inglés). Greenwood Publishing Group. p. 143. ISBN 978-0-8978-9921-5. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  131. a b McLaughlin, Columba (2007). «2. Contemporary issues in suicide-related behaviour». Suicide-Related Behaviour: Understanding, Caring and Therapeutic Responses (en inglés). John Wiley & Sons. p. 24. ISBN 978-0-4705-1241-8. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  132. Desai, Nimesh G.; Schneider, Eric B.; Dogra, Nitish (2012). «13. Mental Health». En Nitish Dogra y Sangeet Srivastava. Climate Change and Disease Dynamics in India (en inglés). The Energy and Resources Institute. p. 256. ISBN 978-8-1799-3412-8. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  133. Redacción (10 de diciembre de 2014). «Govt decides to repeal Section 309 from IPC; attempt to suicide no longer a crime». Zee News (en inglés). Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  134. Boyes, Roger (2 de julio de 2008). «German politician Roger Kusch helped elderly woman to die». The Times (en inglés). Archivado desde el original el 1 de junio de 2010. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  135. a b Appel, Jacob M. (2007). «A Suicide Right for the Mentally Ill? A Swiss Case Opens a New Debate». Hastings Center Report (en inglés) 37 (3): 21–23. doi:10.1353/hcr.2007.0035. PMID 17649899. 
  136. «Chapter 70.245 RCW The Washington Death with Dignity Act» (en inglés). Washington State Legislature. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  137. «Oregon Revised Statute. Chapter 127» (en inglés). Oregon Health Authority. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  138. Adams, Claude (15 de abril de 2014). «US border suicide profiling must stop: Report». Global News (en inglés). Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  139. Bridge, Sarah (9 de septiembre de 2011). «Canadians with mental illnesses denied U.S. entry». CBC News (en inglés). Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  140. «Código Penal». Boletín Oficial del Estado. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  141. «Código Penal de Bolivia» (pdf). Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  142. «Código Penal de Colombia» (pdf). Organización de Estados Americanos. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  143. Trejo García, Elma del Carmen. «Legislación Internacional y Estudio de Derecho Comparado de la Eutanasia» (pdf). Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  144. «Código Penal: Título II. De las circunstancias que eximen de pena. Capítulo I. De las causas de justificación». Asamblea General de Uruguay. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  145. Agencia EFE (26 de noviembre de 2008). «México aprueba una reforma legislativa que permite la eutanasia pasiva». El Mundo. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  146. Holland, Norman N. «Literary Suicide: A Question of Style» (en inglés). CLAS Users. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  147. «A Biblical Perspective of Suicide, Physician-assisted Suicide, & Euthanasia» (en inglés). Acu-Cell. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  148. a b «Catecismo en la Iglesia Católica. Tercera parte: La vida en Cristo. Segunda sección: Los diez mandamientos». La Santa Sede. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  149. «Bible passages dealing with suicide» (en inglés). Religious Tolerance. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  150. «Euthanasia and suicide» (en inglés). BBC. 21 de julio de 2009. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  151. Bernstein, Sid (26 de enero de 2000). «Stopping a Suicide» (en inglés). Aish. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  152. Jacobs, Louis. «Suicide in Jewish Tradition and Literature» (en inglés). My Jewish Learning. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  153. a b Gearing, Robin E.; Lizardi, Dana (2009). «Religion and Suicide». Journal of Religion and Health (en inglés) 48 (3): 332–341. doi:10.1007/s10943-008-9181-2. PMID 19639421. 
  154. «Euthanasia and Hinduism» (en inglés). Religious Facts. Archivado desde el original el 26 de octubre de 2006. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  155. Redacción (22 de agosto de 2006). «India wife dies on husband's pyre». BBC World News (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  156. a b c «Suicide» (en inglés). Stanford Encyclopedia of Philosophy. 18 de mayo de 2004. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  157. Kant, Immanuel (1996). Mary J. Gregor, ed. Kant: The Metaphysics of Morals (en inglés). Cambridge University Press. p. 176. ISBN 978-0-5215-6673-5. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  158. Safranek, John P. (1998). «Autonomy and Assisted Suicide The Execution of Freedom». The Hastings Center Report (en inglés) 28 (4): 32–36. doi:10.2307/3528611. 
  159. Whiting, Raymond (2002). A Natural Right to Die: Twenty-three Centuries of Debate (en inglés). Greenwood Publishing Group. pp. 13–17. ISBN 978-0-3133-1474-2. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  160. Smith, Wesley J. (5 de julio de 2007). «Death on Demand». The Weekly Standard (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  161. Manzo Guerrero, Guadalupe Imelda (2005). «El suicidio desde una perspectiva socioeconómica cultural». Cuicuilco (Instituto Nacional de Antropología e Historia) 12 (33): 153–172. ISSN 1405-7778. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  162. a b Pérez Barrero, Sergio; Reytor Sol, Francisco (1995). «El suicidio y su atención por el médico de la familia». Revista Cubana de Medicina General Integral 11 (4): 11–18. ISSN 1561-3038. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  163. Vega-Piñero, Miguel; Blasco-Fontecilla, Hilario; Baca-García, Enrique; Díaz-Sastre, Carmen (2002). «El suicidio» (pdf). Salud Global 2 (4): 1–15. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  164. Rodríguez Pulido, F.; González de Rivera y Revuelta, J. L.; Gracia Marco, R.; Montes de Oca Hernández, D. (1990). «El suicidio y sus interpretaciones teóricas» (pdf). Pisquis (4): 374–380. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  165. Ozawa-de Silva, Chikako (2008). «Too Lonely to Die Alone: Internet Suicide Pacts and Existential Suffering in Japan». Culture, Medicine, and Psychiatry (en inglés) 32 (4): 516–551. doi:10.1007/s11013-008-9108-0. PMID 18800195. 
  166. Durkee, Tony; Hadlaczky, Gergo; Westerlund, Michael; Carli, Vladimir (2011). «Internet Pathways in Suicidality: A Review of the Evidence». International Journal of Environmental Research and Public Health (en inglés) 8 (10): 3938–3952. doi:10.3390/ijerph8103938. PMC 3210590. PMID 18800195. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  167. a b Poisuo, Pauli (4 de junio de 2013). «10 Famous Landmarks That Are Creepy Suicide Magnets». Listverse (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  168. Ross, Oakland (10 de enero de 2010). «The fatal attraction of 'suicide magnets'». The Star (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  169. Webley, Kayla (3 de agosto de 2010). «Why Is the Bay Area Building a Suicide Barrier?». Time (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  170. Tweedie, Neil (26 de mayo de 2012). «Golden Gate Bridge is the world's most popular site for suicide: 'Just why do they make it so easy?’». The Telegraph (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  171. Warren, Lydia (17 de enero de 2012). «Hell in the Pacific: Rare World War II photographs show American soldiers' fight for survival in brutal Battle of Saipan». Daily Mail (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  172. Doncel, Luis (19 de abril de 2015). «Cuando las madres tiraban al río a sus hijos». El País. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  173. Watson, Bruce (2006). Exit Rommel: The Tunisian Campaign, 1942-43 (en inglés). Stackpole Books. p. 170. ISBN 978-0-8117-3381-6. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  174. «1978: Mass suicide leaves 900 dead». BBC News (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  175. O'Keeffe, Terence M. (1984). «Suicide and Self-Starvation». Philosophy (en inglés) 59 (229): 349–363. doi:10.1017/S0031819100069941. 
  176. «Is Animal Suicide Real Or Is There Another Explanation?». The Huffington Post (en inglés). 4 de abril de 2012. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  177. Chang, Kenneth (25 de agosto de 2008). «In Salmonella Attack, Taking One for the Team». The New York Times (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  178. Tofilski, Adam; Couvillon, Margaret J.; F. Evison, Sophie E.; Helantera, Heikki; H. Robinson, Elva J.; W. Ratnieks, Francis L. (2008). «Preemptive Defensive Self-Sacrifice by Ant Workers». The American Naturalist (en inglés) 172 (5): E239–E243. doi:10.1086/591688. PMID 18928332. 
  179. Smith Trail, Deborah R. (1980). «Behavioral Interactions between Parasites and Hosts: Host Suicide and the Evolution of Complex Life Cycles». The American Naturalist (en inglés) 116 (1): 77–91. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  180. O'Hanlon, Larry (10 de marzo de 2010). «Animal Suicide Sheds Light on Human Behavior». Discovery News (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  181. «Life In The Undergrowth». BBC Press Office (en inglés). 20 de octubre de de 2005. Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  182. Nobel, Justin (19 de marzo de 2010). «Do Animals Commit Suicide? A Scientific Debate». Time (en inglés). Consultado el 11 de septiembre de 2015. 
  183. Stoff, David M.; Mann, J. John (2006). «Suicide Research». Annals of the New York Academy of Sciences (en inglés) 836: 1–11. doi:10.1111/j.1749-6632.1997.tb52352.x. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]